• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Carmen Ruiz, Chris Ford

[ Ver toda la lista ]


Élite
Time Of HeroesDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] UeBOPRkCielo Rosso
Hermanos
Directorios
Dejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500Dejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] BssODpeDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5XcDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5XcDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5XcDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5XcDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5XcDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] SH3v5Xc

Dejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tal vez la perdida del grupo solo fuera el aviso de mi final. Seguramente, a estas alturas ya estuvieran todos muertos o agonizando. Todo comenzó con la marcha de Kamekona, él dijo que volvería pero jamás pasó y por ello fuimos en su búsqueda, pese que las estadísticas no estuvieran con nosotros.

Jay, Thea, Hal... El grupo se fue agrietando hasta que yo me separé totalmente de todos y ahora estaba sola, sola como al inicio de toda esta mierda, sola comenzando a desear una visita de la muerte. Conocer a la Parca ahora me parecía la mejor opción del mundo, en comparación con el resto de opciones que me quedaban. Casi todas mis ideas acababan conmigo muerta, ya que no me quedaba apenas agua, nada de comida y estaba agotada. Aquellos viajes eran horribles, estar siempre alerta, constante, preparada para huir, absorbía mis fuerzas.

El coche me había dejado tirada en mitad de la nada, en algún lugar próximo a Los Angeles. Había pasado un par de noches allí, refugiada dentro del vehículo. Por las mañanas recorría los alrededores en busca de algún refugio, una cabaña... Algo, pero allí no había nada de nada. Aquel día decidí que seguiría hacia adelante, pues no me quedaba comida y llevaba ya un par de día a base de agua y alguna chocolatina rancia. Recogí mis cosas y caminé, caminé y caminé sin dar con nada más que bosque y más bosque. Tanto que así pasaron los minutos y luego las horas hasta que el cielo comenzó a teñirse del característico rojo crepuscular.

El cansancio se apoderaba de mi, el sueño comenzaba a franquear mis escasas fuerzas y tuve que parar. Me senté sobre un árbol caído y apoyé el rostro sobre mis rodillas. ¿Dónde estaría? ¿Lograría llegar a alguna parte antes de morir? Decenas de preguntas se acumulaban en mi cabeza y no era capaz de resolverlas o de pensar en un plan B. El cansancio pesaba tanto que mis ojos comenzaron a cerrarse hasta que no fui capaz de volverlos a abrir.


A beautiful liar, love for him is pain. The temples are now burning, our faith caught up in flames. I need a new direction, cause I have lost my way. All we need is faith.

Volver arriba Ir abajo

Era un día normal en Silver Lake. Los planes de construcción para una muralla ya habían comenzado, habiendo gente encargada de llevar y traer los materiales que íbamos a necesitar. Esa era la primera tarea complicada: conseguir las cosas para alzar la muralla, porque no es como antes que ibas a la ferretería y te vendían todo, no, aquí había que arriesgar la vida por cada ladrillo y bulto de cemento. Por otro lado, los planes de Lyon empezaban a ponerse en marcha a la par que la muralla, encargándose él de hacer lo que se convertiría en nuestra fuente de alimento: una huerta. Estimaba que para dentro de tres meses, tanto la muralla como la cosecha estarían listos y podríamos disfrutar de una vida un poco más tranquila, pero mientras tanto había que trabajar, y varias vidas se perderían en el proceso, lamentablemente.

Cada día aparecía algún muerto viviente que interrumpía nuestro trabajo, aunque claro, todos íbamos armados para encargarnos de ellos con facilidad, pero no dejaban de quitarnos tiempo valioso. Nos levantábamos a la primera luz del sol y terminábamos al atardecer, para aprovechar la máxima cantidad de horas con luz. Terminábamos totalmente exhaustos, pero por suerte teníamos una fuente casi inagotable de agua a nuestro alcance: el lago, con agua limpia y cristalina. Sin embargo, como todos los días, cuando el sol comienza a ocultarse, yo era el que debía encargarse de hacer la última ronda para buscar que nada estuviera fuera de su lugar, y que ningún caminante estuviera cerca para la hora de dormir.

Alisté mis armas ligeras, que eran una pistola y un cuchillo, y equipado con una linterna empecé a recorrer los alrededores del campamento en busca de alguna anormalidad. Siempre me alejaba uno o dos kilómetros como máximo, rebuscando tras los árboles y arbustos, con unos binoculares al cuello para facilitarme la labor de mirar a lo lejos. La luna ya se abría paso y era hora de regresar antes de que se oscureciera del todo, pero algo llamó mi atención. Se trataba de un cuerpo femenino sentado sobre un tronco, sin mostrar su rostro. Usé los binoculares pero no pude notar ningún rasgo particular de los muertos vivientes, como heridas graves o sangre reseca manchando toda su ropa. Alisté mi cuchillo y empecé a acercarme lentamente a la chica inmóvil, nada raro sería que en realidad se tratase de un cadáver bien muerto, a juzgar por su falta de movimiento. -¡¡HEY!! Grité fuerte a ver si mi voz la hacía reaccionar, pero no hubo resultado. Me acerqué más, con cuchillo en mano listo para clavarlo en su cráneo tras el más mínimo provocamiento. Toqué su cabeza con un dedo, pero todavía no se movía, entonces le empujé la cabeza hacia atrás con mi mano abierta, y descubrí que era una mujer humana, viva, o por lo menos no parecía un zombi.

Volver arriba Ir abajo

Sentía como los parpados me pesaban, caían pesadamente y mi mente se ponía en blanco, hasta el punto de desconectar, aunque estuviera en aquella posición tan incómoda. La cabeza me daba vueltas y terminé por ceder. No fui consciente del tiempo que pasó, de los ruidos de mi alrededor, de nada, tan solo escuchaba el sonido de mi propia respiración, nada más. Tal vez pasó un buen rato hasta que abrí los ojos, pues sentía como el frío había calado bien hondo en mis huesos.

Solté un grito ahogado cuando sentí aquel contacto físico. Lo primero en lo que pensé fue en ellos: zombies. Llevé una mano a mi cinturón de forma torpe tratando de sacar el machete de su funda, pero en vez de ello caí al suelo, entre la tierra y algunas hojas secas. El pelo me tapaba la cara, la oscuridad apenas me dejaba ver. Me arrastré por el suelo con la respiración agitada, las manos llenas de tierra, hasta que logré empuñar el machete. No muy rápida, no muy ágil... Podía parecer incluso que estaba borracha sino fuera por las marcadas ojeras que rodeaban mis ojos.

Yo... —la cabeza me da vueltas, puede que incluso me ponga a vomitar, pero lo dudo, ya que no me queda nada en el estómago—. ¿De dónde has salido? —es estúpido, pero es lo único que logro decir cuando mis ojos alcanza a ver que la supuesta amenaza es un hombre vivo y no un zombie.

El machete cayó de mis manos sin siquiera darme cuenta. Me quedé ahí mirando al hombre fijamente, mi cuerpo temblaba a causa del frío, mis manos se movían sobre la tierra en busca del machete, ya que mi mirada se empeñaba en seguir fija en el desconocido. Podía ser perfectamente un loco, un psicópata, mi asesino o algo peor aún. Y yo no era capaz de moverme apenas, de realizar algún movimiento certero de hacer algo bien, la cabeza me daba vueltas, el hambre, el cansancio... Estaba exhausta, todo junto, resultaba muy estúpido, algo tan simple podría acabar perfectamente con mi vida. Desvié la mirada fijamente, a causa del propio peso de mi cuerpo, que ahora parecía ser el doble o el triple de pesado. Era jodidamente exagerado, pero así resultaba, no podía más y terminé por caer rendida al suelo.


A beautiful liar, love for him is pain. The temples are now burning, our faith caught up in flames. I need a new direction, cause I have lost my way. All we need is faith.

Volver arriba Ir abajo

Puede que me haya sentido exaltado cuando reaccionó de una forma tan repentina, torpe y agresiva ante mi leve contacto, pero no puedo decir que me haya sorprendido por eso, simplemente porque es una reacción natural en un mundo tan peligroso, y de hecho me sentía afortunado por no haber terminado con aquel machete clavado en mi cráneo. Me quedé mirando fijamente a la mujer, percatándome de que sus movimientos no eran para nada normales, quizás debido a un agotamiento extremo, una borrachera de las bravas, o una enfermedad que le aqueje. De cualquiera de las tres opciones, era evidente que necesitaba ayuda, porque ni siquiera era capaz de sostener su propio peso.

-Está claro que no te encuentras muy bien. Déjame ayudarte.- Esperé hasta que ella soltó el machete y me agaché para quedar a su misma altura. Sólo toqué ligeramente su rostro y pude sentir que estaba tan fría como un muerto, cosa que me preocupó. -No dejaré que pases aquí la noche, te llevaré conmigo.- No era una sugerencia ni tampoco una pregunta, estaba afirmando algo que definitivamente iba a hacer, sin importarme su opinión o la de las otras personas en el refugio. Si alguien requería mi ayuda poco me importaba lo que pensasen los demás, a menos claro que se tratase de alguien de Umbrella, de lo cual no estaba seguro, pero consideraba que era algo poco probable.

Agarré su brazo y lo pasé por encima de mi cuello, luego tomé su cintura e hice fuerza para levantarla del frío suelo. Prácticamente tuve que cargar yo solo con todo su peso, porque ella no tenía la fuerza necesaria para mantenerse en pie. La luna ya había reemplazado al sol para ese momento, complicando un poco nuestro viaje hasta el refugio. Seguramente los otros ya estaban preocupados por mí... sólo esperaba que no salieran a buscarme, porque tal vez terminaría otro perdido. -Oye, háblame, no te duermas, ¿cuál es tu nombre?- Sentía que a cada segundo su vida se desvanecía más y más, por lo que no podía permitirle el quedarse dormida, porque quizás nunca volvería a despertar.

Spoiler:
Lamento la tardanza, de verdad lo siento.

Volver arriba Ir abajo

Thea, dile a Hal que no me meta mano, que nos conocemos... —susurro sin llegar a ser consciente de lo que estoy diciendo y mucho menos a quien se lo estoy diciendo—. Sabía que prefería a las rubias antes que a las morenas —añado en voz baja, momento antes de dejar caer la cabeza sobre el hombro de aquel tipo a quien considero Hal por un momento.

Arrastraba los pies como mejor podía, pestañeaba y trataba de no quedarme dormida, escuchaba la voz de él y yo intentaba asentir. Levemente, apenas un pequeño movimiento de cabeza. Estaba confusa y una parte de mi decía que aquel no era Hal, la otra simplemente se sentía bien por no pasar otra noche sola al raso, porque además por un instante era como si todo hubiera acabado y ya pudiera escuchar la voz de la morena, gritar a Kamekona amenazando con alguna de sus pesadas comidas o a Jay insinuando cualquier tontería para justificar mi mal estado.

En algún diminuto momento de lucidez fui consciente de que eso no estaba pasando, miré a mi alrededor y solo vi oscuridad, además de parte del rostro del hombro que me ayudaba. Sentí los ojos hinchados y había roto a llorar de no ser porque estaba totalmente deshidratada. La razón de aquel llanto: ahí había acabado mi lucha por encontrar a mis amigos, ahí morían mis esperanzas de volver a verlos con vida.

Gra-cias —susurro aferrándome con fuerza a su hombro—. Gracias —repito justo cuando dejo mi cabeza de nuevo apoyada sobre él y mis ojos se cierran levemente. Lucho por seguir andando, torpe, pero lo intento, o al menos creo que soy capaz de avanzar unos cuantos pasos hasta que definitivamente no puedo más y pies tropiezan el uno con el otro haciendo que caiga al suelo.

Con las manos seguía agarrando las ropas de aquel tipo. No quería morir, de verdad que no, que trataba por seguir caminando, pero ya no era capaz de dar más pasos, estaba agotada. Había sido un largo viaje.


A beautiful liar, love for him is pain. The temples are now burning, our faith caught up in flames. I need a new direction, cause I have lost my way. All we need is faith.

Volver arriba Ir abajo

Estaba delirando, no era difícil llegar a esa conclusión. No sabía cuánto tiempo llevaba sin comer ni tomar nada, además de estar durmiendo al aire libre con el frío que hacía en las noches en esa zona del mundo. Me mordí el labio pensando que quizás iba a perderla, nada me aseguraba que al día siguiente me despertasen con la noticia de que la chica murió mientras dormía. El sentimiento que me invadía era algo que podía asemejar a la frustración y la angustia que surgían fruto de no ser un médico que pudiera ayudarla, y aunque en el refugio había una enfermera, tampoco es que fuese muy experimentada en la medicina. Maldición... no quería ver morir a nadie más, incluso si no la conocía de nada. Y ese "gracias" que me dijo sólo lograba destrozar mi corazón cuando me daba cuenta de que no había nada que agradecer si no iba a ser capaz de salvar su vida.

La chica desfalleció y cayó al suelo, pero todavía estaba lo suficientemente consciente como para aferrarse a mi ropa. No teniendo más opción, y aprovechando también para acelerar mi paso hacia el refugio, la agarré con una mano por debajo de las piernas y con la otra de la cabeza y la alcé. No pesaba mucho, tal vez por la desnutrición, pero si tenía en cuenta que cada vez estaba más oscuro, eso entorpecería mi andar. -Vas a estar bien.- Le susurré antes de comenzar a caminar nuevamente. Le estaba mintiendo vilmente; no sabía si en verdad iba a estar bien, pero me puse a pensar que si yo estuviera en la misma situación, a punto de morir, me gustaría que alguien me dijese que todo iba a estar bien aunque fuese mentira.

No sé cuánto tiempo transcurrió hasta que llegamos al refugio. En efecto algunas personas estaban preocupadas por mí, y al verme llegar con una mujer en brazos todos se escandalizaron de inmediato. No era un secreto para nadie que el verdadero objetivo del refugio, más allá de mantener la esperanza en recuperar una sociedad civilizada, era acabar con umbrella, y cualquier persona nueva que llegase ponía en peligro tanto el objetivo como la seguridad de todos los presentes. Ya era una rutina que cada vez que había un nuevo integrante, el grupo se dividiera en dos: por un lado los que estaban de acuerdo con la anexión de nuevas personas, y por otro lado los que satanizaban todo. En esta ocasión no me importaban ninguna de las dos posiciones; dijeran lo que dijeran iba a intentar salvar la vida de esa mujer, y por suerte la enfermera estaba de acuerdo conmigo, demostrándolo cuando me ayudó a llevarla hasta la humilde enfermería y acostándola en una de las no tan cómodas camas.

Volver arriba Ir abajo

El frío seguía calando bien hondo en mis huesos. Este solo se disminuyó cuando sentí como aquel hombre me recogía del suelo entre sus brazos. Eso me recordó a una vez en la que Frost me sacó de un edificio cuando me torcí el tobillo en una misión. No podía morir aún, recordar a mis compañeros me hizo reaccionar y abrir los ojos de par en par.

Por favor, si muero hable con Thea, dígale que debe seguir con todo, que debe encontrar a los demás... —me cuesta hablar, la garganta me duele, pero eso no me detiene—. Por favor... —logro sujetar su muñeca cuando fuerza.

En mi bolsa está todo —logro decir finalmente, cuando me depositan en una camilla. Lo miré desesperada, en aquel momento de lucidez, sabía que podría morir, necesitaba saber que de ocurrir aquello Thea obtendría el mensaje. En mi bolsa de deporte se encontraban todas las cosas que él necesitaría: las fotos de mis compañeros, la placa que me identificaba e incluso el diario del grupo, con todos los lugares que habíamos visitado, lo que habíamos vivido y las notas con respecto a Umbrella. Necesitaba saber que acabaría todo en manos de ellos, de nuevo.

Respiré hondo, agotada, mis ojos se cerraban poco a poco, no sabía dónde estaba, si de verdad podría fiarme de dejarle todo aquello a aquel hombre, no tenía seguro nada, solo que era mi única oportunidad.

Al final cedí al sueño, al cansancio... mis ojos se terminaron de cerrar con la duda de si sería capaz de volver a despertar.

Bolsa de deporte:
Por si quieres echar un vistazo, dentro encontrarás:
· Cinturón para armas.
· Algo de ropa limpia.
· Cuerda.
· Ganzúas.
· Botiquín pequeño.
· Spray de pimienta.
· Diario de los Wolfpack: (No sé si llegaste alguna vez a ver el Centro de Operaciones de nuestro grupo) Pero básicamente viene toda esa información. Anotaciones y mapas de los lugares en los que estuvimos, BOWs vistas y descripciones de estas. Posibles lugares de la localización de la base de Umbrella en Nevada, gracias a comentarios de Taylor. Vehículos con los que contábamos, indicaciones de lugares con útiles y lugares que mejor NO visitar ya... Y no recuerdo que más, pero más o menos todo eso.
· Brújula.
· Zippo.
· x4 Cigarrillos.
· Placa e identificación.
· Algunas fotografías:
Dejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] 8OnyDxXDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] EXv57VBDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] R676J0MDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] QgLQvKbDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] MUTxlA5Dejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] MVpVH0eDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] 9pgIYewDejando atrás los viejos tiempos [Nicholas Robles] ATVIJex


A beautiful liar, love for him is pain. The temples are now burning, our faith caught up in flames. I need a new direction, cause I have lost my way. All we need is faith.

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.