• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite {21/54}
Hermanos
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] BfaHM5eWe both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] TT9KvUfWe both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] Gubwrm5We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] Gubwrm5
Directorios

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Carreteras de Nevada // Sobre las 13:10 // Calor soportable
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] Tumblr_mht659c6Zk1r7dnteo1_500

Las horas de conducción hace ya un tiempo que se convirtieron en días, cruzando la frontera de California hasta Nevada para seguir nuestro camino hasta Nebraska, aunque ambos sabemos que podría ser cualquier otro lugar y de hecho será así una vez hayamos alcanzado el pueblucho en cuestión pero de momento tenemos una especie en objetivo, algo concreto que hacer, y supongo que se trata de algo necesario para no terminar volviéndonos locos.

La convivencia por el momento se puede decir que está yendo bien, supongo que el hecho de que ambos estemos Infectados ha jugado por una vez a nuestro favor y podemos entendernos bastante bien en la mayoría de ocasiones aunque ella sigue extrañada por algunos de mis nuevos comportamientos que por el momento no he visto en ella pero tampoco le he dado demasiadas vueltas a todo eso. Actualmente los prejuicios sociales dejan de tener sentido y por tanto me da un poco igual que haya llegado a morder algún cadáver reciente. Sé que no es muy normal... pero en el fondo tampoco hago daño a nadie, como mucho doy algo de asco. Hemos tenido nuestras discusiones pero también alguna reconciliación que ha valido la pena y ahora mismo estamos en un momento de simple y llana tranquilidad.

Esta vez es Nessa la que conduce a buena velocidad a través de las carreteras desérticas de Nevada. La verdad es que el paisaje de esta zona siempre me ha parecido bastante predecible y repetitivo pero no me queda más remedio que resignarme así que elijo un casette de Pantera de mi agrado y procuro dejar la mente algo en blanco mientras los montículos de piedras y algunas dunas de arena van quedando atrás. Mi estado se podría resumir en mortalmente aburrido, por eso bostezo exageradamente a menudo y me muevo inquieto en el asiento a sabiendas de que no podré encontrar una postura en la que quedarme demasiado rato quieto.

-Empiezo a tener algo de hambre, ¿tú no?- me froto un poco el pelo y me decido a mirarla perezosamente. Cuando estás distraído conduciendo el trayecto es algo más rápido pero también tenso porque tienes que estar algo pendiente de la carretera, lo mínimo para no terminar en la cuneta -Mira eso- señalo un cartel que indica la presencia de un camping a unas cinco millas de distancia y después de unos segundos pensativo vuelvo a mirarla -Puede ser una buena opción, ¿no? Vamos para allá antes de que me muera del asco...- la miro de manera suplicante un instante pero enseguida me dejo caer por mi asiento con un resoplido.



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

Menos mal que al final él no decidió acaparar con el coche todo el tiempo, ir de copiloto podía ser entretenido hasta cierto punto, normalmente mi límite llegaba cuando me hartaba de leer, de dormir o de escuchar música, eso último me recordó a Anna, la última vez que "hablé" con ella fue mediante la libreta esa que compartíamos, tenía que ir a recogerla a donde ella la dejaría, le había dicho que tenía que enseñarle una canción, ya no me preocupaba el hecho de pensar que Anna pudiera haber muerto, no, era Anna, más terca que una mula y encima inmune, ¿había una combinación mejor para aquella situación post apocalíptica zombie?

Bueno, después de todo aquello me gustaría encontrarme con ella, aunque lo más seguro es que le acabara dando algo al verme con mi nuevo acompañante, miré de reojo a Jared que en el asiento de al lado se movía de forma bastante inquieta, le miré medio sonriendo con cierta malicia y algo de diversión porque sabía lo aburrido que tenía que estar, volví la mirada hacia la carretera, aquello aveces era también un verdadero coñazo, pero ya era más entretenido que lo suyo.

Los últimos días los tachaba como interesantes/raros, tenía que reconocer que por una vez en mucho tiempo estaba más tranquila, más relajada ante todo y menos a la defensiva, aquello de haberme convertido en una autentica antisocial me había estresado demasiado. Pero es que ya no solo era aquello de estar sola, si no que con algo de compañía todo parecía más colorido, los muertos ya no eran para tanto, el trabajo de supervivencia se reducía y había alguien con quien debatir o que te cubría las espaldas. Aunque tuviéramos nuestros momentos de desacuerdo, pero normalmente acababan bastante bien y lo mejor es que nos llevábamos bien, me caía bien, no era uno de esos estirados a los que no podía ni ver, todo lo contrario, luego estaba el hecho de que estábamos en la misma condición, infectados por aquel dichoso virus, eso también me gustaba, para que engañarme, porque de alguna forma me sentía más libre con él, sin ese estado de alerta continuo con todo el mundo, aunque me sentía culpable por lo ocurrido, no sabía si él se habría dado cuenta, pero aunque me gustase aquello por el otro lado sentía un nudo en el estómago cada vez que recordaba lo que ocurrió aquel día, cuando dejó de respirar.

No se lo iba a decir. Pero es que sentía en ocasiones que le tenía que pedir perdón una y otra vez por todo aquello, lo hice, creo, en su momento, pero no me sentía del todo bien con aquello. En fin... A lo mejor ahora a él le parecía una tontería a esas alturas.

-¡Si!-Exclamé saliendo de aquel trance mental cuando me preguntó que si tenía hambre y la verdad que bastante, seguí con la mirada el cartel que señaló y asentí, tal vez nos encontraríamos alguna sorpresa, pero bueno, quería bajar del coche ya y estirar las piernas, me sentía bastante encerrada y por su actitud diría que yo no era la única...

Seguí hacia adelante apenas unos minutos, tal vez siete u ocho cuando vi el desvío y conduje el coche por él entrando en aquella zona.
-Juguemos al veo veo...-Comenté en voz baja con seriedad y cierta ironía mientras que reducía la velocidad y miraba a nuestro alrededor, íbamos avanzando por un camino y yo me concentraba en ver si había algo por lo que fuera mejor largarse y no quedarse.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Me parece que Nessa estaba casi igual de en la parra que yo porque en cuanto responde parece salir de su trance consiguiendo que dé un pequeño respingo antes de reírme por lo bajo. Se agradece que podamos ponernos de acuerdo con facilidad en la mayoría de ocasiones porque si no la convivencia parecería imposible pero creo que ambos nos hemos adaptado bastante bien a esta repentina alianza después de tanto tiempo en solitario. Yo desde luego lo estoy disfrutando así que pienso aprovecharlo mientras pueda porque sé que a la larga terminará cansándose de mí, como todos, y además ella es demasiado independiente como para ligarse demasiado a alguien. No sé, a veces me planteo si seremos capaces de llegar siquiera hasta Nebraska, viaje que por lo menos nos llevará una semana de viaje, pero prefiero no recrearme en mi parte pesimista porque eso nunca ha dado buenos resultados así que me quedo con el vaso medio lleno que representa mi presente, a pesar del maldito apocalipsis.

-Veo, veo... una conductora rubia muy atractiva que es lo único interesante de este jodido paisaje desértico- admito riendo entre dientes antes de inclinarme hasta morderle juguetonamente un muslo, cosa fácil teniendo en cuenta sus habituales shorts que hacen honor a su nombre. Aún así no me recreo demasiado porque no me apetece que me pegue un codazo o el Impala termine contra el único cactus de la zona así que me incorporo dándole unas palmaditas en la rodilla y finalmente empiezo a mirar alrededor algo expectante.

-Creo que está allí, detrás de esa colina- señalo el lugar en cuestión y efectivamente en cuanto rodeamos el pequeño montículo de roca ahí aparece lo que anteriormente debió de ser un camping bastante amplio en plena llanura desértica y amparado por una pequeña cordillera al más puro estilo Cañón del Colorado pero más pequeña, claro. Al parecer disponía de su propio supermercado, piscinas, gimnasio y demás comodidades, por lo que puede leerse en los carteles de presentación del lugar, pero en cuanto atravesamos las puertas principales deteniendo el vehículo resulta algo menos alentador que en la propaganda pues las tiendas aparecen desperdigadas, desmontadas y llenas de sangre al igual que las caravanas pero la ventaja es que no hay demasiadas y eso significa que tampoco habrá tantos zombies. O eso espero.

-Parece tranquilo, ¿no?- la miro un poco extrañado y en cuanto detiene el motor no dudo en salir rápidamente para estirar los brazos y las piernas, quedándome con los brazos en jarra momentáneamente mientras observo nuestro alrededor apreciando el sonido de los típicos lamentos guturales de esos Podridos a lo lejos -¿Quién cojones pagaría por acampar aquí?- resoplo sonoramente y niego con la cabeza, recuperando mi cinturones de siempre y posteriormente la ballesta. Me planteo el cargar también con el M16 pero tiende a ser demasiado ruidoso, sólo es útil cuando se necesitan barridos y no parece ser el caso.

-¿Lista, princesa?-
a veces tengo la sensación de que terminará pegándome un puñetazo por llamarla así pero es que me sale sin pensarlo. Aguardo a que ella también prepare su propio arsenal, apuesto a que no se separará de sus queridas katanas, y entonces señalo con un gesto de cabeza los carteles que indican la dirección del supermercado, por ahora lo que más nos interesa, ¿no? Aunque tal vez ella tenga otra idea en mente.



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

Miré a Jared con una sonrisa entre divertida y traviesa por su comentario para luego observar como se agachaba y acercaba dándome un pequeño mordisco en el muslo como reacción mordí mi labio inferior al instante de sentirlo mientras que miraba de reojo hacia adelante y luego a él para mirarle de aquella forma traviesa dejando el tema cuando dio algunas palmaditas en las rodillas y cambió de tema.

Asentí y volví la mirada hacia adelante aún con aquella pequeña sonrisa en mis labios, me gustaban demasiado aquellos momentos que tenía él de forma repentina, provocaban cierta excitación y detestaba cuando sin más como habían llegado se iban, pero bueno, eran mejor que nada.

AL final llegamos a la gran entrada, bueno, no es que fuera muy grande, pero parecía un pequeño párking para turismos y al otro lado estaba la zona de las caravanas, en frente habían algunos edificios, no muy grandes, pero se podían ver en los letreros lo que era cada cual, el lugar era bastante... Siniestro, joder, si que lo era, después de todo aquello, era normal ver ese tipo de cosas, pero uno seguía casi sin acostumbrarse, o por el contrario si te acostumbrabas demasiado te veían como rara... La verdad es que yo estaba en la mitad aveces me sorprendía a veces ni eso...

-Supongo, no veo muchas caravanas desde aquí, el coche ese... Y Una, dos... ¡Y ahí otra!-Fui diciendo poco a poco, había un viejo volvo marrón aparcado en la entrada, y desde donde estábamos conté tres caravanas, las que pude ver, no es que tuvéramos una visión perfecta de la zona, pero algo era, por lo demás el sitio daba asco.-Ponle un poquito de imaginación, tal vez el sitio antes fuera un... Bah da igual, no tengo tanta imaginación-Acabé soltando medio riendo, aquel sitio tampoco es que hubiera sido muy bueno antes de todo aquello, tal vez pasar un día o dos por allí hubiera sido entretenido o divertido, pero más de cinco días y estaría subiéndome por las paredes...

Bajé del coche y fui directa a por las katanas, para variar, coloqué las fundas como siempre en mi espalda, para tener un fácil acceso a ellas, podía distinguir algunos ruidos aplacados ligeramente por la lejanía, lo típico de siempre, no creí necesarias armas de fuego por lo que aquella vez me pensé un poco que sacar, como si aquello fuera un buffet libre de armas y acabé con un cinturón lleno con los cuchillos, las katanas y mi bate que hacía tiempo que no lo sacaba a pasear en una mano, a demás de la palanca de hierro en mi bota.

-Claro, ¿por qué no?-Respondí a su pregunta mientras que hacía un gesto con la mano.-Voy detrás de ti-Sonreí divertida mientras me preparaba como si nada estirando una de las correas de las fundas que se habían quedado flojas.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

En cuanto empieza a decir que le ponga imaginación miro alrededor arrugando un poco la frente pero al final ni ella misma se lo cree así que termino riéndome abiertamente, aunque procuro no ser demasiado escandaloso -Quién sabe, ¿has estado por Las Vegas recientemente? Antes era la hostia y ahora parece un desierto en el que se han dejado olvidados souvenirs por parte de algún tipo de gigante. Es bastante lamentable... pero los edificios que se mantienen en pie siguen siendo... interesantes- lo malo es que por allí también suele haber abundancia de zombies, por eso no he merodeado tanto como me gustaría por esa ciudad, aunque ahora que lo pienso debemos estar cerca -Quizá podamos dar un paseo por allí mañana, ¿no?- propongo encogiéndome de hombros mientras introduzco el brazo por la ventanilla del Impala hasta alcanzar la guantera. Enseguida caen al suelo varios mapas, papeles e incluso algunas balas que no sé qué cojones hacían por ahí sueltas pero yo me quedo con mi gorra, dado que hace un solazo bastante incómodo, y después de colocármela comienzo a caminar unos pocos metros por delante de Ness.

Spoiler:
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] Tumblr_mj7b5mePeM1qj7fo3o5_250

Llegamos hasta el edificio que anteriormente fue el supermercado en escasos cinco minutos de caminata, después de dejar la recepción y la cafetería atrás. Las vidrieras están rotas prácticamente en su totalidad y el interior carece de luz eléctrica. Por suerte el sol del mediodía ilumina sin problema el local así que entro a través de uno de los muchos cristales rotos con cuidado de no cortarme en el proceso y observo las estanterías volcadas y los productos desparramados por el suelo. A pesar de estar todo muy desordenado se podría decir que hay bastante material, no es un lugar que hayan saqueado a menudo porque dudo que alguien supiera que esta mierda de camping existe.

-Creo que esto nos hará falta- cojo una de las cestas de plástico tan habituales para transportar tu propia compra y entonces me acerco hasta el mostrador, evidentemente vacío -Mmm... joder, sí- me agacho y recojo como diez paquetes de chicles del suelo con una sonrisa de satisfacción, llevándome un par de ellos a la boca -Llevaba un tiempo buscando de estos. Quizá hasta encontremos tabaco...- entonces golpeo reiteradamente con la palma de la mano uno de esos timbres que acostumbraban a usarse en las recepciones de los hoteles y sitios parecidos. Supongo que era una buena manera de llamar la atención del responsable de la tienda y en este caso nos sirve para constatar la presencia de algunos zombies que no dudan en salir de sus "escondites" ante la llamada de la campanilla.

Un par de de ellos se mueven con lentitud, arrastrando los pies y estirando los brazos hacia nosotros, probablemente hambrientos, por contra otro resulta ser muy rápido y corre como una exhalación para saltar encima mío. Ni siquiera me da tiempo a apuntar y disparar con la ballesta pero sí que alcanzo a interponerla entre ambos para empujarle a un lado, desequilibrándole y aprovechando el momento para hundir un cuchillo en su cabeza.



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

¿Las vegas?, cada vez que podía me iba por allí, casi todas las veces que había estado había sido con Anna, la última vez fue el último día del año, vaya la que montamos a lo tonto, pese a las montañas de arena que llegaban hasta la mitad de la mayoría de los grandes hoteles que habían todo lo demás estaba genial, la arena se había llevado a muchos caminantes de allí, por lo que las calles solían estar solitarias, el problema es que de vez en cuando si que se habían algunos y los edificios estaban llenos de ellos, pero si ibas a alguno y te quitabas de encima a los que había en alguna planta merecía la pena, solo por todas las comodidades que aún conservaban aquellos hoteles y resorts.

-Si, creo que es el único lugar que me gusta de todos en los que he estado-Y le miré con una sonrisa que creció cuando dijo que podríamos dejarnos caer por allí, eso sería genial -Me gustaría mucho ir, las veces que he ido han estado bastante bien-Iba diciendo mientras que avanzábamos en dirección al supermercado dejando atrás el resto de comercios que ahora mismo no importaban mucho. Seguí añadiendo algo en voz baja. -Hay varios hoteles de esos que son una pasada y se puede acceder a ellos con facilidad, ahora que lo pienso siempre que fui estuve en las habitaciones más normales, ¿sabes esas que están en lo alto con esos pedazos de ventanales desde los que se ven la ciudad entera?, como en las películas, me gustaría ir a una suite de esas, después de estar aquí sería un buen cambio...-Comentaba en voz baja mientras que terminábamos de llegar al sitio en si que al igual que casi todo estaba bastante destrozado, pero parecía tener cosas que nos vendrían bien.

Me hizo gracia ver a Jared con la cestita de la compra le miré evidentemente divertida por la visión frunciendo ligeramente los labios hacia un lado.
-¿También llevas la lista de la compra?-Pregunté con esa sonrisa aún en mi rostro ya que ambos no encajábamos para nada en aquella visión, un lugar destrozado y nosotros dos como si nada de "compras" era simplemente eso, una situación tan normal que habría podido ser antes ahora me parecía todo lo contrario. -Hmmm... Ni me lo recuerdes-Me refería al tabaco, antes de aquello solía fumar de vez en cuando, era raro ver que tenía bastante control con aquello, solía encenderme algún cigarrillo cuando me apetecía, pero ahora que llevaba bastante tiempo sin ello si que empezaba a sentir esa necesidad, cuando sabía que estaba allí no me importaba tanto, pero el hecho de no tenerlo lo que me empezaba a molestar. O al menos eso creía. Alcé las cejas al ver los chicles recordando instintivamente las gominolas, también me apetecían pensé con resignación.

Y por fin volvimos del pasado al mundo real, cuando él atrajo con el ruido a dos caminantes, que bueno, íbamos igualados, me dije con ironía cuando Jared de un movimiento ágil y rápido acabó con el primero y yo sin molestarme en sacar las katanas alcé el bate dispuesta a golpearle en la cabeza al segundo cuando se acercaba y así lo hice para luego moverme lo más rápida y ágil que pude dándole una patada al muerto para que cayera al suelo de boca y así golpear unas dos veces su sien hasta que definitivamente dejó de moverse.

-Ya decía yo que tardaban demasiado en aparecer...-Añadí rompiendo el silencio para luego acercarme a la estanterías e ir cogiendo algunas cosas, como algunas latas de conservas, bricks de zumo y cosas del estilo que tardaban bastante en caducar, los zumos parecían haber caducado hacía un mes o así, pero seguro que estarían buenos, en aquellos tiempos ponerse remilgados y esas cosas eran una completa idiotez.

-¿Ves algo interesante?-Y la situación pareció otra vez más normal y eso que prácticamente habían dos muertos a nuestros pies, pero es que a eso ya me había acostumbrado y sabía que si le daba más importancia o me preocupaba más acabaría volviéndome loca, al inicio de todo aquello me pasó algo similar habría perdido el juicio si no empezara a ver que nada de humano les quedaban ya a esas cosas...


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Según parece lo de mencionar Las Vegas llama bastante la atención de Nessa así que me quedo mirándola sin disimular mi curiosidad, sobretodo cuando menciona que es uno de sus sitios favoritos. ¿En serio...? Yo lo vi tan desolado desde fuera que nunca me he tomado la molestia de indagar demasiado dentro de los edificios y casinos pero tal vez acompañado la cosa mejora, sobretodo con una buena botella de whisky de la mano. Creo recordar que precisamente de ese tipo de cosas iban bastante bien servidos pero ya hace meses enteros que estuve allí y en la situación actual eso se me antoja como años enteros.

-Una suite presidencial, ¿eh...? Creo que sólo he estado en un par desde que empezó todo esto así que por mí bien, si además hay agua caliente me parece que nos tomaremos unas merecidas vacaciones- esa idea me anima un poco, estaría bien poder estar cómodos y sin hacer prácticamente nada durante un par de días, aunque agotemos las provisiones que llevamos almacenadas hasta la fecha. ¿De qué te sirve sobrevivir día a día si de vez en cuando no te das caprichos de ese tipo? Sí, definitivamente nos vendrá bien un buen incentivo y enredarme entre las sábanas de una enorme cama con Nessa se me antoja más que apetecible.

Poco después de eso entramos hasta el supermercado y no tardamos en dar buena cuenta de los zombies, con la clara diferencia de que yo me quedo mirando con sumo interés como Nessa golpea al suyo reiteradamente y de manera brusca. Ella lo hace por simple instinto de supervivencia, por supuesto, pero a mí me pone a cien, así de claro. Aún así me obligo a mantenerme controlado, porque sé que aunque a mí me guste verla reventar cráneos el sentimiento no es mutuo así que sería demasiado raro intentar agarrarle las tetas ahora mismo, ¿no? Joder, a veces me parece que se me va demasiado la olla...

Sacudo la cabeza quitándome esas ideas raras de encima, y me centro en quedarme en cuclillas para revisar los productos y embalajes del suelo mientras ella se encarga de las estanterías, aunque allí tampoco queda gran cosa, reuniendo lo que parece aprovechable en esa cesta de plástico mugriento que recogí hace un momento.

-Pues depende... ¿hablas de la comida o de tu culo?- le respondo sonriendo traviesamente para poco después reír entre dientes -Cereales, pasta... un poco lo de siempre peeero....- le lanzo entonces una bolsa para que la coja al vuelo, a fin de cuentas pesa poco. Hay bastantes como esas dispersas por el local, son simples patatas fritas pero joder, cuando las encuentras tan poco a menudo se convierten en un manjar aunque no llenen demasiado -Y creo que por ahí he visto chocolate. ¿Eres de esas chicas que lo adora?- pregunto con curiosidad mientras me hago con la única tableta que consigo encontrar sepultada entre algunas bolsas y embalajes vacíos, incorporándome entonces para acercarme hasta ella tendiéndosela pero cuando ya está a punto de cogerla la aparta levantándola todo lo que puedo, demasiado alto para una taponcilla como ella.

-Ah-ah. Intenta convencerme...- le sonrío con diversión, aunque conociéndola es capaz de pegarme un rodillazo en el estómago o sitios peores pero procuraré mantenerme atento para que eso no suceda... A fin de cuentas sólo es un jueguecillo sin malicia, ¿no?



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

La verdad es que me había emocionado con aquella idea de ir a Las Vegas, de aquel lugar no tenía malos recuerdos, bueno los justos, no era como por ejemplo con las gasolineras, ambos estaban en los sitios opuestos en cuanto a mi agrado por ellos, de pequeña siempre soñé con ir alguna vez a Las vegas y por desgracia la primera vez que fui fue después de todo aquello, pero aún así me seguía gustando ir, me sentía como una cría a la que le acababan de decir que la iban a llevar a Disneyland. Pero es que todas las veces que había ido por allí habían sido una continua fiesta, alcohol, música, comida, comodidades y hacer el idiota todo el rato, además de que me olvidaba de que fuera habían millones de muertos que caminaban a sus anchas por ahí. Además de todo aquello estaba la compañía de Jared que me agradaba bastante, por lo que la cosa mejoraba aún más y ahora no podía esperar el momento de volver al Impala para ir dirección Las Vegas. Le miré sonriendo con cierta emoción cuando vi que la idea pareció gustarle también.

-¡Genial!-Exclamé alzando ligeramente las manos para luego volverme a la estantería y seguir con aquello, contra antes terminásemos mucho mejor, la verdad es que si antes aquel lugar me parecía demasiado triste y yo ya me quería ir ahora con la idea de ir hacia Las Vegas mis ganas por largarme se incrementaban, avanzaba lentamente en paralelo a las estanterías que quedaban en pie mirando las partes más altas con cierta decepción al no dar con lo que me apetecía, frunciendo los labios y luego mordiendo el inferior ligeramente mientras que Jared revisaba los estantes de abajo.

-Tu sabrás... ¿Tienes buenas vistas?-Le pregunté en un tono travieso mientras que le miraba de reojo sonriendo y cogía una caja de oreos pensando en lo casi milagroso que había sido sacarla del fondo de entre tantas cosas inservibles para luego dejarla caer en la cesta.-¡Ey!-Sonreí y cogí la bolsa de patatas cuando me la lanzó para echar un vistazo al envase, tenían muy buena pinta, iba a abrirlas directamente porque con todo aquello se me había abierto el apetito hasta que mencionó la palabra chocolate, aparté rápidamente la mirada hacia él, ¿en serio?, ¿podía haber alguien que no se volviera loco con el chocolate?, le miré seria sin moverme mucho, que no me bromease con aquellas cosas por favor. Pensé con ironía para ver como se levantaba con una tableta de chocolate en las manos.

-¿Pero es que puede haber alguien que no lo adore?-Esa mezcla de entusiasmo y alegría desapareció de golpe cuando fui a coger la tableta y él la levantó bien alto, la seguí con la mirada para luego bajarla y observarle a él de forma seria entrecerrando los ojos para luego poner las manos sobre mi cintura negando y mirando hacia otro lado sonriendo ligeramente.

Con la vista hacia otro lado apenas pasaron dos segundo cuando reaccioné abalanzándome sobre él. -¡Dámela!- Me agarré a su hombro con mi mano izquierda rodeándolo mientras que con la derecha trataba de alcanzar la tableta y tirar de su brazo hacia abajo, pero con Jared todo aquello eran esfuerzos perdidos si él no cedía yo ya me podía quedar con las ganas, ¿qué lo convenciese no?, pero es que yo era muy cabezota. Me quedé quieta aún pegada a él rodeándole con un brazo y estirando el otro en dirección de la preciada tableta, para mirarle fijamente con una pequeña sonrisa con malicia. -Está bien... A ver cuanto aguantas con el brazo en alto...-Le contesté medio riéndome, ya se cansaría ya...



No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Las patatas llaman su atención, sin duda, pero la simple mención del chocolate parece iluminarle momentáneama la mirada así que no puedo evitar reír por lo bajo. Probablemente lleva meses enteros sin probarlo, yo la última vez que probé algo así fue con una barrita energética pero no es lo mismo, aunque a mí tampoco me entusiasma tanto -Yo prefiero adorar otras cosas, francamente- replico a su pregunta retórica antes de apartarle la tableta del alcance, momento en el que parece enfurruñarse en plan niña pequeña a la que dejan sin postre.

-No me digas que te enfadas...- apenas he terminado de decirlo cuando ya la tengo medio encima pero no me molesta, de hecho me divierte bastante así que no dudo en reírme abiertamente mientras le rodeo la cintura con un brazo dejando que se afane en intentar tirar de mi brazo. Me lo pone difícil, se remueve enérgicamente, pero por suerte sigue siendo demasiado flacucha para poder oponerse a mi fuerza de manera directa -Si querías bailar sólo tenías que decirlo, ¿eh?- comento burlonamente ante esa extraña posturita en la que nos hemos enredado, moviéndome ligeramente para obligarla a hacer lo mismo hasta que se queda medio acorralada entre una estantería y mi propio cuerpo.

-¿De verdad pretendes ganarme con una prueba de resistencia?- miro ambos brazos extendidos hacia arriba de reojo. No estoy seguro de quién de los dos se cansaría antes pero francamente, tampoco me importa -Yo creía que me convencerías de una manera más efectiva...- admito avanzando unos pasos más hasta que su espalda queda apoyada en las estanterías provocando que uno de los tarros metálicos caiga estrepitosamente al suelo. No le doy demasiada importancia a eso pero aprovecho su posible sobresalto para besarla repentinamente, con una sonrisa traviesa, bajando entonces el brazo para dejarlo detrás de mi espalda.

-Sabes que podría pasarme así horas enteras, ¿verdad?- le digo casi sin separarme de su cara, volviendo a besarla de manera superficial encima de los labios -Sólo tienes que pedírmelo educadamente...- le especifico arqueando una ceja con diversión porque a fin de cuentas todo esto no es más que una especie de jueguecito y de hecho en cuanto abre la boca, me da igual si es para ceder o protestar, no dudo en asaltarla de nuevo para impedirle hablar, lamiendo su propia lengua mientras nos enredamos en un beso algo lento pero desde luego muy húmedo.

Spoiler:
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] Tumblr_lrqk77ISvh1qbbw9no2_250



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

Le miré fijamente sonriendo de forma traviesa mientras estiraba mi brazo derecho con el suyo para tratar de alcanzar la tableta a la vez que con el otro rodeaba su cuerpo y su otro brazo para impedir que apartase la mano con la que trataba de alcanzar el preciado premio, aunque en verdad no conseguí aquello, nada más ya empezar y me había rodeado a mi también con su otro brazo libre rompiendo a reír al igual que él porque parecía que en cualquier momento fuéramos a bailar o algo así por el estilo, pero en verdad no dejé de insistir con mis intenciones de quitarle la tableta estirando el brazo y dejando caer mi propio peso sobre su cuerpo, con eso ya se tendría que acabar cansando y en cuanto bajase un poquito más la mano, se lo quitaría.

-¡Ah!, ¿Pero tu sabes bailar?-Pregunté aún divertida por la situación mientras que me dejaba llevar, él di algunos pasos hacia adelante haciéndome retroceder mientras que yo retrocedía con más calma de forma que quedásemos bien cerquita el uno del otro.

Daba exactamente igual quien aguantase más, no se trataba de que él aguantase si no de que estirando de su brazo hacia abajo acabaría cediendo fijo al rato, yo me había apoyado sobre su cuerpo y me agarraba a su brazo con la mano derecha de forma que pudiera ceder pero en vez de eso siguió avanzando hacia adelante de forma que a mi no me quedaba de otra que retroceder pero sin dejar de mirarle con aquella sonrisa traviesa hasta que mi espalda dio contra una las estanterías y algo cayó contra el suelo ni siquiera me fijé en ello porque tenía la vista fija en la mirada de Jared. Separé mis labios a la vez que tomaba aire por la boca y luego mordía mi labio inferior sin dejar de mirarle fijamente conforme la situación se volvía más pícara.

-A veces me gusta llevarte la contraria...-Admití en voz baja con una pequeña sonrisa juguetona en mis labios echándome un poco hacia adelante para sentir el roce de sus labios contra los míos mientras que deslizaba mis manos hasta sus hombros olvidándome ya de por qué había empezado todo aquello.

Seguí su beso saboreando sus labios y rozándolos con los míos propios jugando con su lengua de forma muy superficial acariciando la suya con lentitud para acabar mordiendo su labio inferior y estirándolo un poquito con cuidado, soltándolo finalmente quedando nuestros rostros a escasos centímetros.

-Pero si que podría convencerte...-Acabé añadiendo en un susurro mientras que de forma juguetona llevaba una de mis manos a su cara acariciando con las yemas de mis dedos de forma algo superficial pero suave un lado de su rostro.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

El olor desagradable con el que había cerrado los ojos, volvía a alcanzar con fuerza mis fosas nasales. Me recordaba a una tubería podrida o algo peor. Gemí por lo bajo aun sin percatarme de gran cosa removiéndome en el sitio adormilada hasta que se escuchó un golpe, cuyo origen fue básicamente darme por detrás de la cabeza con el mueble de esa diminuta cocina con la que contaba la caravana. Solté una apagada exclamación antes de llevarme las manos a la zona perjudicada y desvelarme mejor que con el despertador más estridente.

Me froté la nariz antes de incorporarme del suelo donde había algunos trastos y de los cuales más de uno debí haberme clavado durante el sueño por las molestias al estirarme. Bostecé deteniéndose mi mirada en un reloj de pared que como siguiese funcionando bien, dejaba claro que me había tomado un largo sueño y que más me valía no seguir perdiendo el tiempo. Por la fuerza del sol entre los cristales con varias capas de suciedad, algo me decía que más me valdría seguir con la marcha pero antes…

Los supermercados eran una fuente de recursos pero por norma general solían estar infestados de zombies así que yo misma me había preocupado en tener a mano el cuchillo. Tuve que acabar con uno tan apenas a la entrada antes de que fuera capaz de escuchar algunos ruidos entre los sonidos que emitían los zombies más en el interior. ¿Habría más gente aquí? Peor que tener zombies al acecho, era tenerlos en compañía de posibles personas hostiles. Intenté avanzar sigilosa, terminando por quedar próxima a aquel revuelo pero oculta tras unos estantes en los que me apoyé intentando agudizar el odio hasta que me vi sorprendida por otro de esos seres demasiado cerca y como acto reflejo poder clavarle el cuchillo en uno de sus ojos justo en el momento en el que algo parecía caer al suelo y romperse para después terminar todo en completo silencio.

Acabé dirigiéndome justamente al origen de aquello. Se escuchaban más cosas pero no fui capaz de percatarme de lo que era hasta que les pille infraganti. La primera reacción fue apartar la vista colorada y muerta de la vergüenza. Con un poco de suerte se les veía tan entretenidos que no se habrían dado cuenta de mi presencia pero quizá era cosa de ese pequeño ser morboso cotilla que toda persona tiene dentro que volví a mirar, logrando reconocerlos o eso me parecía y por un extraño cruce de cables y recuerdos que me ahogaron en un rápido flash recorriendo mi memoria lo vi todo con una perspectiva bastante distinta. —Joder— Espeté por lo bajo alucinando e invadiéndome un tembleque por todo el cuerpo que parecía un flan, antes de sacar la pistola y apuntar directamente, o eso intentaba, al hombre. —Apártate de ella p-puto enfermo o te juro que…— Desconocía si era buena idea ir amenazándole, más teniendo en cuenta de que no contaba con balas pero así… se imponía más, esperaba.

OFF: Siento mucho el retraso, tenía que superar que estuviera besando al lisiado (?) D:

Volver arriba Ir abajo

-Soy una puñetera caja de sorpresas- comento en cuanto menciona lo de bailar. En realidad no es que se me dé bien pero digamos que tampoco mal... del todo. En realidad da bastante igual porque en cuanto nos enredamos en ese beso, prácticamente de manera literal, el chocolate termina por el suelo y ya ni siquiera me acuerdo de él, y diría que de hecho ella tampoco.

Me limito a rodear la cintura de Nessa con ambos brazos mientras disfruto de sus mordiscos hasta que se aparta, sólo un poco -No me cabe duda...- admito mientras me acaricia la mejilla, gesto que en realidad me resulta bastante raro viniendo de ella pero me gusta, es más cariñoso que la mayoría de los que nos dedicamos y por tanto es diferente precisamente por eso. No es que vaya a decirlo en voz alta porque me temo que sería demasiado cursi incluso para mí pero evidentemente me dejo y disfruto del tacto unos segundos en los que me limito a mirarla directamente a los ojos.

Estoy a punto de responder al respecto pero entonces alguien hace acto de presencia, alguien en quién no había reparado hasta que la oigo hablar, gran error por parte de ambos. Por suerte o por desgracia sólo parece una chica un poco asustada y confundida así que decido tranquilizarla retrocediendo mientras levanto las manos en señal de rendición. Con algo de suerte seremos capaces de que vuelva a sus cabales, espero que no esté loca del todo y empiece a disparar como si fuera el puñetero tiro al pato. Además, no me parezco a ningún pato.

-Creo que ha habido un malentendido- o quizá no porque en lo de enfermo no le falta razón, en este caso infectado, pero dudo que se refiriese a eso -Estábamos...- me parece un poco absurdo tener que aclarar lo evidente, sobretodo porque por una vez realmente no estaba haciendo nada malo -Somos pareja, vaya- seguramente ahora viene cuando Nessa me asesina pero me parece que es lo más fácil y rápido para que la chica entienda que todo era correspondido. Yo diría que era muy evidente teniendo en cuenta la actitud de ambos pero tal vez ha tenido malas experiencias hace y poco y en fin... a ver quién puede culparla por emparanoiarse.



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

Negué aún medio sonriendo de forma divertida, ambos nos habíamos olvidado bastante del entorno y con ello todo lo que se pudiera acercar, algún muerto más para variar, pero no, sabía que era lo más probable, era lo que me esperaba, no alguien vivo, por ello cuando escuché aquella voz que además me resultaba bastante familiar fue como un "despertar" de alguna forma volver a la realidad, que no estábamos solos entre tumbas...

Me volví entonces para ver a Olympia allí de pie sujetando un arma, la sonrisa desapareció de mi rostro a la vez que parpadeaba mirándola con asombro, apuntaba a Jared, seguidamente le miré a él que pareció bastante tranquilo para la situación, se apartó alzando las manos con lentitud, tranquilo y responsable diría yo, más de uno le habría contestado con alguna buena o a saber, tenía la cabeza un poco embotada de tanto viaje, pero finalmente me di cuenta de lo que estaba pasando, ya que no entendía aún por qué Olympia le apuntaba a él con un arma, ni siquiera como era capaz de apuntar a alguien con ella, bueno tampoco es que la conociera mucho, pero lo poco que la conocía me dio la sensación de que no era de ese tipo de personas y efectivamente que no. Como Jared había dicho solo había habido un mal entendido por lo que no pude evitar medio reír negando por el comentario de él para entonces recorrer la distancia que había entre armas con lentitud.

-Olympia... No pasa nada-Me acerqué a su lado mirando a su alrededor en busca de ver si había alguien que la acompañase, ese niño que estaba buscando, pero no, entonces la miré directamente a los ojos con cierta preocupación, seria ya, ¿seguía sin saber de él o ya lo habría encontrado?.

-Puedes bajar el arma...-Añadí luego a modo de petición alzando mi mano en la dirección de ella, preguntándome si después de vernos le habría ocurrido algo, no parecía estar muy bien, ¿pero quien estaba bien hoy en día?


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Todo lo que me había resultado muy lógico y bastante espantoso, se distorsionó en el momento en el que se separaron y se explicaban ante la loca de turno porque así lo parecía pero aun con todo le seguí apuntando con ese pulso desastroso hasta el mismo momento en el que tuve a Nessa a mi lado y la miraba con preocupación. Lo que me confundía aún más es que ella estuviera mirándome con esa misma expresión. Bajé nada convencida la pistola, aun descargada… así no me sentía segura.

En esos momentos no tenía muy claro que era lo que quería hacer, ni decir. Que la tierra me tragara, por ejemplo… eso sería buena opción… costaba asimilarlo y más aún comprender lo que acababa de pasar. Parecía una lunática de campeonato pero tenía mis razones y justificaban bastante bien mi paranoia. Desconocía si hacía bien o mal pero no sabía contenerme, ni callarme por la situación, lamentablemente. Bastante hacia aguantando las ganas de acabar tirándole la pistola o algo a ver si así se quedaba inconsciente y… no sé, evitarme que hiciera cualquier cosa.

¿Qué? ¿C-cómo que pareja? ¿Estas con este capullo? No sabes el tipo de persona que es…— Aparte la mirada de ella para desviarla a él mirándole con desconfianza mientras una punzada de miedo me invadía. —A gente como tú no deberían dejarla salir de la cárcel. Al menos con ella no es en contra de su voluntad... Se te debe de hacer raro que no suplique que la sueltes ni le hagas daño, ¿eh?— No era mi intención ir ofendiendo o bueno, que tontería la verdad es que sí, a él, no a Nessa aunque dudaba bastante que eso le importara y menos sentido tenía ya todo aquello después de que el mundo se fuera al traste. Pero desde años atrás cuando mi tía me había comentado que había cumplido la condena me había quedado con las ganas de soltárselo, con esa espina clavada pero claro, nunca pensé que fuera a ser cierto que volvería a cruzármelo. Era la última persona en el mundo que querría ver y el desprecio que destilaba lo decía todo.

Maldita sea, ¿qué narices estaba haciendo? Me sentía ridícula, enfadada y con ganas de mandar todo a la mierda, si tuviera algo que poder mandar, por supuesto. La cabeza me iba a estallar y seguir mirándolos espantada no iba a servir de gran cosa. No pensaba que la gente pudiera cambiar pero tampoco podía arrastrar conmigo a Nessa por más que me entrase la necesidad. Ni siquiera nos conocíamos tan apenas. —Será mejor que me largue…— Dije guardando el arma y llevándome una mano a la cabeza tras hacer una mueca y acabar después de titubear por hacer el ademán de marcharme pero bien lejos.

Volver arriba Ir abajo

Ellas parecen conocerse y eso me tranquiliza un poco al tiempo que explica porque parece tan alterada ante la idea de que pudiera estar haciéndole algo a Nessa. Si son amigas o similar es natural que se sienta a la defensiva con un tipo de mi aspecto pero aún así baja su arma cuando la rubia se lo pide y en ese momento hago lo mismo con los brazos. Aún así no me muevo del sitio porque no tengo intención alguna de alterarla o asustarla más, supongo que así cederá del todo a la razón. O al menos eso creía hasta que la oigo hablar y frunzo bastante el ceño fijándome mejor en ella, en sus rasgos.

-Vaya, ¿y tú sí que me conoces?- espeto claramente a la defensiva mientras me cruzo de brazos porque yo tengo claro que no me suena y su cara y estoy bastante convencido de que la reconocería de haber tenido cualquier tipo de encuentro. Podría ser una de esas chicas a las que usé y tiré en el pasado, es la parte de mi vida más borrosa y turbulenta, pero aún así recordaría esa cara en concreto. Estoy seguro... o casi.

Después llega su siguiente afirmación y me sienta como si acabaran de golpearme la cabeza con un mazo. Al principio me quedo aturdido y completamente en blanco, tanto que tardo unos segundos en poder pensar de nuevo de manera coherente para comprender que o es aquella chica o tiene algo que ver con ella pero aún así me siento nervioso, puede que incluso algo asustado. No lo sé, son muchas emociones confusas juntas, desde luego ninguna agradable o positiva así que termino sacudiendo la cabeza con fuerza.

-Ya no soy ese tipo de tío- aseguro con toda la determinación que puedo aunque probablemente para ella no signifique nada y lo comprendo. No quiero que me perdone o entienda, ni siquiera me lo merezco, pero al menos espero que deje a Nessa al margen de todo esto aunque bien pensado... quizá sería su justa venganza, ni siquiera tendría derecho a negársela, así que empiezo a sentirme más inquieto mientras me hago a un lado para que se largue cuando quiera... y cuanto antes.

OFF: A no ser que la frenes Olympia saldría del hilo



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo

Suma dos más dos y tendrás cuatro. La voz del loco de mi profesor de literatura me llegó a la cabeza de golpe, ni siquiera supe por qué, bueno en realidad si, siempre me decía aquello cuando había algo que era más que evidente y yo que no era muy avispada para muchas cosas no me solía enterar de la mitad... Luego recordé que Brandon también me decía aquello en muchas ocasiones y al escuchar a Olympia hablar fue como si los dos me dijeran que todo era bien evidente y no hacía mucha falta pensar.

Alcé la mirada en la dirección de Jared por un momento se me pasó por la cabeza algo bastante retorcido, tal vez se confundiera con otra persona, yo sabía a quien me refería, pero el hecho de ver la reacción de él no hacía más que confirmar lo que era evidente, ¿en serio?, no llegué a decir nada pero él lo confirmó. Ya no soy ese tipo de tío. Aparté la mirada de su dirección a la vez que me volvía hacia Olympia que se marchaba.

Respiré profundamente llevándome las manos a la cara estirando mi piel al recordar mejor aquel día en la gasolinera, así que por eso había estado en la cárcel, un escalofrío me recorrió el cuerpo conforme volvía a recordar aquello, Se te debe de hacer raro que no suplique que la sueltes ni le hagas daño, ¿eh?, apreté los dientes al seguir recordando aquello, a mi misma suplicando, eso me cabreó porque me hacía sentir estúpida, débil y estúpida además de avergonzada y no sabía por qué, me volví rápidamente hacia Jared para decir algo y callé de golpe al verle a él pero también a Aaron.

¿Era real?, ¿quién diablos elegía lo que me debía pasar o no?, porque se lo estaría pasando genial con todo aquello, menuda suerte la mía, culpaba a Aaron, si no le hubiera conocido no habría pasado nada de esto, no estaría infectada, no me habría ido por ahí solo, no habría confiado en aquel tipo... Desde luego tal vez ahora podría mirar a Jared en vez de evitar su expresión porque no podía mirarle, sabía lo que Olympia sentía y ahora yo me veía como una idiota allí de pié, no sabía que hacer o decir, casi ni describir como me sentía, las palabras de ella seguían resonando en mi cabeza y con ellas llegaban mis propios gritos y los recuerdos esos que ya había olvidado, ahora él se encargaba de recordarmelos, me volví de nuevo hacia afuera y avancé por la dirección en la que ambos habíamos venido, por un momento perdí el juicio, saqué la palanca de hierro de mi bota y cuando estuve a la altura del impala la sujeté con fuerza y fui directa a golpear el cristal de la puerta del conductor.

No me detuve lo golpeé haciéndolo saltar en mil pedacitos, avancé hasta colocarme en la segunda ventanilla y repetí el golpe, arañé la carrocería y golpeé varias veces la puerta con todas mis fuerzas, si Aaron estuviera allí perdería la cabeza, le daría un ataque.

Pero antes de llegar a golpear el primer cristal me detuve, con la palanca de hierro a escasos centímetros del coche, quería destrozarlo por un lado, era como si llevara algo que me recordase todo aquello además de que con imaginarme destrozando el coche me sentía bastante mejor, pero es que me había adueñado del coche y yo también le tenía su aprecio, guardé la palanca de hierro en la bota y abrí la puerta sacando las cosas de Jared y tirándolas a un lado, subí al coche y arranqué antes de que me diera un ataque de lo que fuera, odiaba aquello, aquella sensación estúpida que me hacía hasta querer llorar, pero en vez de eso arranqué el coche y salí de allí sin decir más. Cuanto más lejos tal vez estaría mejor.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Olympia no tarda en abandonar el local pero apenas la sigo de reojo con la mirada, respirando con fuerza sólo un poco más aliviado. En cierto modo me gustaría pedirle disculpas o algo por el estilo pero sé que eso no serviría de nada, no la consolaría, así que ni lo intento porque sería contraproducente, probablemente pensaría que estoy burlándome de ella o algo así.

Observo entonces a Nessa pero ni siquiera parece estar en este mundo, obviamente se ha quedado mucho más consternada que yo o incluso de lo esperado. La verdad es que es una situación bastante difícil, por no decir incómoda. Joder, si al menos hubiera podido decírselo de otra forma... pero admitámoslo, si fuera por mí nunca le hubiera explicado algo así, no es que me sienta orgulloso de ello aunque ni siquiera sea capaz de recordarlo.

Me mira un momento pero ni me ve y en ese momento siento una fuerte punzada de dolor en el pecho porque ya sé que la he perdido. No esperaba que fuera algo tan repentino, francamente, pero quizá debería haberlo visto venir, yo ni siquiera soy el tipo de persona capaz de tener amigos durante mucho tiempo -Vanessa, si me dejaras explicártelo...- empiezo a pedirle sin que sirva de nada porque ella abandona el supemercado con decisión mientras yo no puedo hacer otra cosa que sentirme impotente y dolido -Sé que no tengo perdón, y no espero que me lo déis, pero no es tan sencillo...- lo intento pero no sirve de nada, no escucha lo que le digo mientras la sigo y para entonces ya ha abierto el coche y empieza a tirar todas mis cosas fuera pero aún así no la detengo, sé que no tengo derecho.

-No hagas esto...- le pido con tono algo suplicante siendo ignorado por enésima vez mientras ella se limita a cerrar la puerta y pisar el acelerador dejándome ahí tirado como un puto perro que ya no sirve para nada. ¿Así que era así de prescindible? Yo me hubiera jugado la vida por ella, lo hice en más de una ocasión y la perdoné por casi terminar con la mía pero supongo que sólo soy un gilipollas demasiado iluso. Quizá no supe estar a la altura de Aaron, otra vez, por algo era el favorito de todo el mundo mientras yo me pudría en el olvido... y supongo que sencillamente acabo de volver al sitio que me corresponde.

Pateo las armas con fuerza debido a la frustración, emitiendo un gruñido de cierta desesperación antes de dejarme caer al suelo de culo, llevándome las manos a la frente mientras noto como empiezo a llorar en silencio. Soy tan patético que había llegado a quererla.


OFF: DDDDD: Pues cerramos xD



Memories:
thanks:

We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] GPMnf8S
We both know the day will come, but I don't want to leave you [Vanessa A. Walcott] CzLMPcj

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.