• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Puede que esta sea nuestra última oportunidad [3/9]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyAyer a las 15:51 por Thea Grayson

» Diez mensajes antes de un chico - Juego
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyVie 17 Sep 2021, 16:18 por Abigail Roth

» [Diario] Carmen Ruiz
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyJue 16 Sep 2021, 16:44 por Carmen Ruiz

» Líderes de St. friedrich, bandidos y otros indeseables... [2/7]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 22:16 por Harvey Black

» Arcadia [Centro de Operaciones]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 20:32 por Thea Grayson

» Los problemas llaman a los problemas [T. Grayson]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 20:24 por Thea Grayson

» Compi de aventuras [0/1]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 20:06 por Abigail Roth

» Ahora no es el final [Abby's memories]
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 20:05 por Abigail Roth

» ₪ Novedades de septiembre
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyMiér 15 Sep 2021, 19:35 por Agent 4.0

» ★ New Born | Cambio de botón af. élite
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott EmptyJue 09 Sep 2021, 18:14 por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite {21/54}
Hermanos
El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott BfaHM5eEl chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott TT9KvUfEl chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott Gubwrm5El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott Gubwrm5
Directorios

El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

24 horas antes de que ella muriese

Conducir otro coche que no fuera el mío se me hacía raro, pero ahí estaba yo llevando aquel toyota para que Bécker pudiera descansar algo. No es que me hiciera demasiada ilusión conducir aquel coche que me resultaba algo más complicado que el mío, que era mucho más simple, este tenía más cosas que sin duda serían para hacer más sencilla la conducción, pero yo que ni tenía el carnet de conducir se me hacía raro llevar aquel vehículo más moderno que el impala. Incluso tenía cierto temor o respeto por si la acababa liando, pero no. El camino seguía siendo más fácil conforme avanzaba y le iba terminando de pillar el truquillo, Mathías estaba detrás ligeramente dormido igual que su dueño. Anna a mi lado completamente roque y Katherine, su hermana al otro lado de Mathias, el perro.

Había accedido a dejar el impala porque no teníamos gasolina, Bécker prometió llevarme hasta alguna gasolinera, hacernos con combustible y volver hasta el impala que se había quedado en aquella otra gasolinera. Por si acaso recogimos muchas de mis cosas que acabaron en el coche de Bécker, básicamente mis armas y algunas otras que me resultaban importantes para mi. Mientras conducía me llevé una mano, la libre, al cuello y acaricié con las yemas de mis dedos el ankh que J me regaló hacía ya mucho tiempo. Recuerdo que me dijo algo así como: Simboliza la vida y quiero que te de mucha suerte. Sin duda el que fue mi mejor amigo en Inglaterra, cada vez que le recordaba sentía ganas de llorar, cuando murió su hermano supe que él acabaría muriendo de pena y poco a poco así fue... Estaba completamente colgada de aquel chico, era algo exagerado y nunca llegué a decirle nada por miedo a que se volviera violento más tarde y cuando murió me sentí destrozada. Desde entonces nunca me había quitado aquel collar, no es que creyera que me diera mucha suerte, pero... Seguía viva, había sobrevivido al fin del mundo, me había acompañado desde entonces, así que... Algo de suerte daría.

Empezaba a anochecer cuando a lo lejos empezaba a distinguir un edificio, no muy grande y contaba con un letrero que anunciaba que se trataba de un bar de carretera. — ¡Menos mal! — exclamé de golpe sin alzar demasiado la voz. Aunque logré que Mathias se levantase y asomase su peluda cabeza por entre los dos asientos, me volví apenas unos segundos hacia él, medio sonriendo al ver como él miraba hacia el frente con la lengua fuera. Vaya perro... Bueno supongo que como todos, me hacía gracia.

Mira Mathy Mathy, ahí podremos descansar, no tengo ganas de seguir conduciendo, ¿qué te parece a ti? — le pregunté al animal mientras que ni se inmutaba y aparcaba el coche justo en la entrada del bar, para entonces salir y estirar las piernas. No se veía nada desde las ventanas. Entonces pude ver que no sólo se trataba de un bar si no que era una especie de motel también. Aunque decía: Hotel Dusk.

Como si nada me volví hacia la puerta del copiloto, que abrí con tranquilidad, Bécker seguía completamente dormido. Vaya sueño y concentración coño... Miré al perro en el asiento trasero y sonreí con malicia al par que me acercaba a Bécker...

¡¡¡¡DEEEEESPIIIIIERRRTAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!! — grité con todas mis fuerzas en su oído para seguidamente romper a reír a carcajadas.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

Habían sido sin duda unos días difíciles, muy difíciles. Aquel a quien quería como un padre acababa de morir, además había descubierto que su madre le engañaba y que ahora nunca podría pedir explicaciones o al menos arreglar esas mentiras y olvidarlas. No, el joven de apenas dieciocho años de edad tendría que convivir con todo aquello hasta que llegase su fin.

Logró sobrevivir más días solo de los que se había llegado a imaginar. Se escondía en casas a las afueras de las ciudades, nunca se acercaba a estas y mucho menos a las grandes, era precavido y siempre miraba antes de salir, como si fuera a venir un coche. En realidad siempre iba atento y aquella actitud parecía ser la que le había mantenido a salvo en los siguientes días. Estaba un poco cansado de todo aquello, sí, pero era eso o morir, tenía miedo, seguía siendo un crío, ¿a quién pretendía engañar? A nadie, Max sabía que estaba teniendo demasiada suerte, ya había aguantado con vida más de un año y ahora incluso él solo ya una semana o dos, se perdía la noción del tiempo en aquel nuevo mundo. A saber, no recordaba ya cuantos días habían pasado desde que perdió a Hugo, pero se le hacían eternos.

Había conseguido armas nuevas y ahora caminaba con ellas por medio de una carretera, el sol estaba en lo alto del cielo y Max caminaba con una gorra echada a la cabeza, su vieja mochila del instituto cargada de sus cosas y sus nuevas adquisiciones, el viejo bate y la ballesta, cargada ya con una flecha por si era necesario, Max no tenía muy buena puntería pero con aquella cosa se sentía más seguro. Siguió avanzando en dirección de una estación de servicio, parecía haber un bar de carretera y un motel, tal vez pudiera encontrar algo allí, por lo que no le dio muchas vueltas y acabó en el bar primero, entrando con sigilo, la puerta se abrió como si nada y descubrió un local iluminado, sucio y lo principal limpio de mordedores.

Pasó una media hora cuando el joven se despertó de golpe al escuchar ruidos, ¿un vehículo? Pero como estaba tan adormilado no le dio ninguna importancia, hasta que de golpe escuchó el grito, Max asustado se levantó casi de un salto. Estirando su brazo para poder coger la ballesta con la que se encaminó a una de las ventanas, se asomó y pudo ver a una chica rubia al lado de la puerta de un todoterreno, riendo abiertamente tras aquel grito, distinguió un perro con ella, en ese lado del coche había un tipo aunque no llegó a distinguirlo demasiado bien, aún así Max armado con su ballesta decidió salir fuera, abriendo con lentitud la puerta.

- ¡No disparéis!, estoy vivo, yo... Escuché ruidos y os vi, me llamo Max - sin dar muchas vueltas pensó que podría salir así, aquellos dos no les parecía los típicos desvalijadores, si no los típicos supervivientes, al igual que él. Tal vez había sido un imprudente, pero él era así, con Hugo había tenido la suerte de no toparse con mala gente y ahora solo... aunque no lo reconociera no quería seguir sin nadie.

Estaba algo nervioso y alterado, era normal. Asustado más bien, también comprensible.


El chiste es encontrarnos ahora #Max A. Walcott Max10

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.