• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados

BalioN

[ Ver toda la lista ]


Élite {50/54}
Time Of Heroess6ZDTi3.png
Hermanos
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  BfaHM5eVértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  TT9KvUfVértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  Gubwrm5Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  Gubwrm5
Directorios
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  HcLp47q

Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fecha sin fijar | Umbrella Corporation | 12 °C | Privado

═ ✥ - ✥ ✥ - ✥ ═

VÉRTIGO: MÁS ALLÁ DE LAS ALTURAS
Planta cuatro: Piscina de recreación
7:02:43 pm

La temperatura desciende conforme pasa más tiempo sumergido bajo el agua, es cuando la sensación en descarga del estrés acumulado se transforma en una medición espontánea entre el gozo y el placer. La caterva que nubla su mente crea un sinnúmero de emociones recargadas que, por un momento, tan efímero como su frío sentir por el amor al prójimo, lo comunica con su yo interior y lo envuelve en un manto de ira e impotencia capaz de seducirlo y hacerlo borrar huellas. Sin embargo, desaparece tan rápido como llega, y es ahí cuando Marcus abre los ojos y se percata de lo solitario que es capaz de sentirse en algunas ocasiones.

Cuando sale a la superficie no se encuentra con un panorama distinto al anterior, sino todo lo contrario, el zumbido de sus orejas, el aire que expulsa por su boca, sigue vivo y eso le disgusta. ¿Pero podría seguir siendo el mismo de siempre? Cada misión tomaba represalias en contra de su personalidad, en contra de su postura moral y ética, y por alguna razón le estaba comenzando a temer al cambio. Sí, en efecto, aquel hombre que no le temía a nada se encontraba ensimismado entre dilemas varios y teorías múltiples que bien podrían estar mal, pero que ante la interrogante no solventada se postraron frente al umbral de lo posible, de lo real, de lo palpable.

Frívolo y cautivo, enciende uno de sus cigarrillos y comienza a meditar sobre sí mismo, sobre lo que debe o no debe hacer, una introspección que marcaría los siguientes cinco pasos de su vida, pero en vano, se pone en blanco. Observa al techo y se dedica a respirar nada más. «Seguir pensando asentará la tapa de mi sepulcro» comenta el rubio al respecto, y, por ende, da por hecho que su participación e intervención, al menos de la manera más sana posible, sería a través de la nada, ver y seguir la corriente, incluso allí, sumergido en el lado más profundo de la piscina.


Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  VOaC76K

Volver arriba Ir abajo

Que asqueroso eres—Comentaba Alexia entre balbuceos mientras observaba de forma despectiva al hombre que se dignaba a arrojar el sobrante de las cenizas dentro de la piscina, dejando que se mezclase con el cloro del agua.

La mujer se encontraba prácticamente en traje de baño sentada al borde la piscina, utilizando las baldosas como soporte para sus muslos, mientras que sus palmas reposaban sobre los azulejos, balanceándose de adelante hacia atrás con cierto aire infantil como si el ocio se apoderase de ella. Sus piernas por otro lado, se encontraban sumergidas al interior de la piscina, guiándose en un movimiento recto bajo las pequeñas olas que generaba el movimiento del cuerpo de Marcus que flotaba al interior de ésta.

Notando la proximidad del hombre hacia el centro, Alexia deslizó lentamente su cuerpo hacia el interior de la piscina dejando que éste se sumergiese poco a poco hasta el nivel de su cintura, abordando cada vez más el nivel del agua hasta que éste se topase con su pecho donde el peso de Blackwell fue arrastrado casi que por naturaleza por la corriente temporal que tendía a atraer a los visitantes hacia el sector más profundo de la piscina donde los pies apenas y tocaban el suelo cerámico de ésta.

Entre calmos pataleos, Blackwell se mantenía a tope de la superficie, dejando que su cuerpo flotase por encima de todo, mientras que sus brazos de alguna forma equilibraban su masa dentro del agua, dejando que ésta se mantuviese a flote en todo momento a pesar de la poca experiencia que ésta tendría al momento de nadar.

¿Practicando?—Acotaba mientras impulsaba su cuerpo con cierta dificultad hacia arriba como si el agua generase alguna clase de peso por sobre sus hombros.

Volver arriba Ir abajo

Una figura femenina se adentra en el agua y su voz hace eco, el lugar estaba vacío, paredes blancas y un techo unicolor hacen contraste con el gresite de la piscina. Las ondas acuáticas se esparcen a la par de su caminar hacia el centro, y consciente de quién se trataba, el irlandés suelta una bocanada de humo que se disipa hacia el frente y actúa como la apertura de su llegada.

Blackwell —se pausa frívolamente—¿Qué estás haciendo aquí? —le pregunta—No me gusta compartir mi tiempo ni mi espacio.

Actúa de manera tosca. De hecho, el rubio todavía no la consideraba formalmente como un miembro más del equipo, sino como una carga; bolsa de carne y hueso que se vería obligado a llevar consigo a todos lados, tal y como había sucedido con Scottie. «Dime qué es lo quieres», era lo que el rubio expresaba sutilmente entre líneas. Sin embargo, y pese a ocultarlo, su cuerpo agotado y consumido por el trabajo en exceso apenas y podía responder a favor de las órdenes de aquel soldado. ¿Practicando? Nada de eso, y aunque hizo caso omiso a los primeros comentarios de la mujer, la verdad es que se vio obligado a responderse así mismo dentro de su mente:  «Ojalá estuviera practicando, aquí solo me puedo mantener a flote»


Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  VOaC76K

Volver arriba Ir abajo

Vaya.. no sabía que la piscina era privada a éstas horas—Respondía con cierta ironía ante su aparente reclamo.

Mediante brazadas lentas, la mujer parecía crear un efecto de separación en el agua conforme sus brazos se abrían de par en par mientras que su delicada figura se desplazaba con cierta galantería tradicional en un movimiento recto a un lado del hombre. Una vez allí, como si se tratase de un carnívoro acechando a su presa, Alexia comenzó a nadar alrededor de Marcus, utilizando sus pies para ondear en el agua mientras retrocedía, en tanto su recorrido se volvía lento y progresivo.

Te noto tenso, Marcus—Se atribuía a sí misma la confianza para referirse al hombre por su nombre, conservando la sutileza en su voz—Deberías relajarte, estás solo aquí—Interrumpe—Bueno..”solos”—Sonreía, ofreciéndole un guiño de complicidad.

Se detuvo un breve instante donde el respeto por la intimidad pasó a segundo plano y el poco tacto del que ésta se caracterizaba se hizo notar en cuanto, sin medir distancias, se posicionó a unos pocos centímetros de su espalda, manteniendo su cuerpo a flote, tomándose el tiempo de echar un corto vistazo a los dibujos que yacían plasmados en su cuello.

¿Qué significan?—Murmuraba por lo bajo como si quisiese que la conversación fluya solo entre ellos dos, emulando una curiosidad vana que desembocaría en un simple camuflaje de lo que sería una búsqueda de información.

Volver arriba Ir abajo

En un compendio dedicado a los múltiples factores que en teoría podrían o no influenciar la toma de decisiones, el irlandés atestigua, analiza y se percata de que tan hábil, tenaz y sosegada se encontraba aquella morena al servicio de la USS. Sin embargo, y ya viéndose familiarizado con semejante sistema del cual hoy haremos mención, sospechó de sus intenciones al encarar de frente aquella cálida compañía que emerge sin motivo, aviso o protesta.

Acto seguido, y después de una tercera fumada, el rubio desvía la mirada y percibe tanto el olor de la mujer como su silueta, tan blanquecina como la nieve y cuya belleza innata sólo se vería reducida ante la desconfianza del primer sujeto. Pudo sentir incluso la ligera perturbación del agua mientras que Blackwell finalizaba su recorrido, y al cabo de un momento; ensimismado en el tema en cuestión, Marcus se voltea y la mira directamente a los ojos, estando este cautivado por el verde avellana que profundiza en ambos globos como un efecto compartido.

En fin. Un cuerpo lleno de cicatrices y secretos suele ser también quién predomina, producto de la experiencia, y recordando la frase:  «Cada individuo profesa en beneficio de un propósito propio» este comienza a liderar un intento por aplicar las cuales creía eran las fortalezas de aquella dama, planeando utilizarlas en su contra. Es por eso que, durante una efímera, pero intensa muestra de interés, el piloto invierte la interrogante y la reformula en un simple diálogo que intentaría despertar su verdadera forma de ser.

Sonríe ligeramente y demuestra un poco de su picardía y de su esencia oscura acumulada, y debido a que esta última ya había roto los límites con relación al distanciamiento, se encarga de presentarle un nuevo tipo de reto que estaba seguro no podría superar.

Nueva sangre, hija de Müller. Es eso los que mis tatuajes significan —en referencia a que él creía que Blackwell funcionaba para el germano directamente—. Sangre desechable al igual que lo eres tú y lo soy yo —se pausa mientras la olfatea y asciende por su cuello hasta el pómulo izquierdo—. Sangre que es fácil de corromper, de dominar, sodomizar... —le susurra.

Al finalizar, Marcus se distancia de ella sin borrar aquella sonrisa picaresca de su rostro, se gira ciento ochenta grados hacia la derecha y le da una cuarta fumada a su cigarrillo. Esto último lo hace después de esbozar un gentil gesto de superioridad, lo cual lo conduce a soltar el siguiente comentario.  —Hazme caso Blackwell, no deberías estar aquí. No conmigo, no siendo tan frágil.


Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  VOaC76K

Volver arriba Ir abajo

La picardía y el presumido atrevimiento por parte del hombre dimanan en un despertar de consciencia en la mujer, dictando lo errático que podría llegar a ser su comportamiento dependiendo de la situación a la que fuese expuesto, y en éste caso, la presencia de la fémina no sería la excepción. Entre tanto, una respiración cálida le abrazaba en su recorrido desde el cuello hasta su mejilla en un aliento seco y febril, que más bien, parecían emanaciones violentas de un animal marcando su territorio. Alexia, presa de pueril vergüenza, volvía a veces el rostro atrás, riéndose por lo bajo al convencerse de las intenciones del hombre para con ella en su aparente intento por intimidarla, cosa que no habría generado resultado alguno más que terminar en una simple carcajada muda.

Negó con la cabeza por un momento mientras al ver que éste retomaba nuevamente su postura rígida, se desplazó bordeando el cuerpo del hombre hasta conseguir posicionarse delante de él, en donde apoyó su índice y dedo medio sobre su pecho, como si eso de alguna manera frenase el movimiento que éste fuese a hacer.

No es bueno morder la mano de quien te alimentó, al fin y al cabo, ¿por él estás aquí, no?—Murmuraba, deslizando sus dedos hasta su abdomen donde apartó su mano, para luego seguir desplazándose alrededor de él, pero esta vez, sin estar a plena vista.

Velo así, eres su mascota, al igual que yo—Se escuchaba la voz de Blackwell haciendo eco desde el fondo casi como una epifanía en los oídos de Marcus—Nos alimenta, nos viste, nos compra accesorios. De no ser porque ya veníamos con un nombre de fábrica, seguramente hasta el nombre nos habría dado.

Marcus desde su lugar, podía sentir las vibraciones del agua ante el movimiento impreciso de la mujer en la piscina, cosa que daría cuenta de su presencia allí, mientras ésta última continuaba divagando acerca del Gran Germano, hasta que en un punto dichas ondas cesaron al igual que las palabras de Alexia, dejando un pequeño espacio para el silencio.

El asunto es.. que si Muller se hunde—Susurraba entre pausas—Te hundes con él.—Con ciertos aires de advertencia.

Antes de que el hombre pudiese responder algo, Blackwell se sumergió por debajo del agua, jalando de forma tosca en una “jugarreta” el torso de Marcus con tal de sumirlo a la profundidad de la piscina, desde donde ella segundos después, emergería hacia la superficie de un tirón, repasando sus manos desde su rostro hasta su cabello, acomodándolo hacia atrás, mientras hacía el esfuerzo de mantenerse a flote esperando la reacción del rubio.

Volver arriba Ir abajo

Su mente se sumerge al igual que su cuerpo, toca el fondo de la piscina pero no regresa para tomar represalia, al menos no de forma inmediata. En cambio, se ata así mismo al suelo durante un breve periodo de tiempo y es ahí cuando abre los ojos, observando hacia la superficie aquel efecto visual de una estela blanca producida por los bombillos de la sala. Esto genera en él una sensación etérea de paz y comodidad, opacada tan solo por aquel silencio casi absoluto del cual se ve rodeado, lo cual hace reflejo de una soledad y armonía relativa. Sin embargo, al cabo de unos pocos segundos se decide por cambiar su estado de ánimo y avivar aquel carácter insípido que reflejaba a través de una vaga mirada.

Marcus recupera la concentración y fija su vista hacia la comandante Blackwell, luchando por mantenerse a flote; desde su ángulo visual solo percibe sus piernas. Es allí cuando flexiona y se impulsa hacia ella para finalmente aparecérsele por detrás, tomando una gran bocanada de aire y sometiéndola ante una llave de sumisión antes de hundirla junto a él. «Enséñame qué es lo que tienes», y de un momento a otro se encontraba ejerciendo con su brazo izquierdo una fuerza medida sobre el cuello de la mujer. Además, había inmovilizado gran parte de sus brazos, y enredando sus pies junto a los de ella también la había cohibido de protegerse con las patadas.

Dos cuerpos flotantes, ambos sumergidos bajo el agua, ahora yacían a la deriva en el fondo de la piscina; pese a no tener intenciones de querer ahogarla. Marcus quería saber qué tan resistente era aquella doncella de cuerpo delgado, hacerle entender que él no dudaría en arrebatarle la vida si así lo creyera necesario. Tal vez era la única forma de marcar una diferencia entre ambos sujetos, distanciarse y hacer que lo dejara en paz, pero aun así, sin expresar ningún sentimiento, sin esbozar gesto alguno, el rubio sólo podía pensar en lo fácil que sería acabar con todo esto con tan solo presionar un poco más...

DILEMAS:
¿Podrá Marcus seguir sosteniendo al cuerpo de su rival?


Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  VOaC76K

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'Marcus Wright' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Dilemas' :
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  Iu4FQnR
#1 Resultados :
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  Ltpqshu

--------------------------------

#2 '¿Qué hay ahí?' :
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  V9pnalj
#2 Resultados :
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  WZLAtIf Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  R2iNMm8 Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  KpoKnAm Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  3aUN4AD Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  UFzowM3



We are Enjoy the Silence 4.0:
Vértigo: Más allá de las alturas || Alexia Blackwell [2016]  4iMCH5r
Nueve años matando zombies... Y no nos cansamos. ¡GRACIAS A TODOS!

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.