• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite {45/54}
Time Of Heroess6ZDTi3.png
Hermanos
Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] BfaHM5eQueda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] TT9KvUfQueda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Gubwrm5Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Gubwrm5
Directorios
Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] HcLp47q

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo


Una noche como otra cualquiera, de invierno, de frío e incertidumbre, un helicóptero llega, sin aviso para prácticamente nadie, en él, el Director llega con el nuevo encargado de dirigir el USFU, Jack Conway, no obstante, ni tan siquiera se baja del pájaro, se despide y con algunas palabras junto a un fuerte apretón de manos, se despide, indicando al piloto que puede marcharse.

Jack prefiere los climas cálidos, nunca le gustó el clima de la isla de Manhattan, pero siendo aquello agua pasada, ahora mira la entrada auxiliar, junto a los guardias que lo custodian, se interna en las instalaciones, concretamente en el ascensor, para ya sí acceder al módulo correspondiente a su despacho.

Tan solo ha traído lo esencial, va vestido como un miembro de seguridad del lugar, carga sobre su hombre una bolsa negra de tela y una mochila además en su espalda.
El viaje parece haber sido extremadamente silencioso, como si todo aquello que estaba pasando ya estuviera decidido mucho antes y nadie tuviera ya nada que decir.
-Este es su despacho, necesita algo señor? Mañana por la mañana recibirá sus credenciales...-Les mira ambos, guardias, como se comportan, lo gordos que están, muchas cosas que empiezan a mosquearle, a lo que finalmente responde.
-Traedme a Davis, necesito alguien que me guíe, prefiero una cara conocida y a quien por escucharla no me entren ganas de ponerlo a correr con un montón de zombies persiguiéndole...-Les habla muy de cerca, logrando que ambos se miren entre ellos sin saber muy bien que decir, pero finalmente asienten y se marchan a buscar a @Freya Davis, entretanto, se va poniendo cómodo en su despacho.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] PYKTDsh

Volver arriba Ir abajo

Se podían escuchar los golpes a un saco de boxeo y como dos personas entrenaban entre ellos, a golpes. La persona que está dando golpes al saco de boxeo es una chica de pelo ondulado, claro está lo tiene recogido en una coleta alta; justo cuando está por asestar una patada al saco una voz le saca de sus cuentas.

¡Davis! —escuchó decir desde la puerta del gimnasio.

¡Qué coño pasa ahora! —exclamó exasperada mirando hacia la persona que había interrumpido su entrenamiento, si. La joven Davis era muy temperamental.

Conway ha llegado, te está buscando —dijo el otro guardia sin más para poder seguir su camino.

Mierda...” pensó quitándose los guantes para poder dejarlos a un lado, antes de presentarse ante Conway; tomó una botella de agua junto con una toalla pequeña para quitarse el sudor y beber algo de agua durante el camino hacia el nuevo despacho del hombre. Caminó por las instalaciones con total tranquilidad intentando recuperar el aliento, una vez llegó ante el umbral llamó a la puerta alzando una ceja pero sonriendo.

¿Me buscaba, señor Conway? —preguntó dando otro sorbo largo a la botella.— Esos idiotas acaban de hacer que pierda la cuenta golpeando el saco de boxeo, espero que sea importante.

Volver arriba Ir abajo

Toc, toc... — Sylvia se encontraba apoyada en la puerta abierta del despacho, acababa de llegar, justo detrás de la joven morena. — Me dijeron que teníamos nuevo superior y vine a curiosear... te habría traído una cesta de frutas, pero... me lo acaban de chivar — comentó con sorna. — ¿Interrumpo? — Weis miró de un lado a otro, primero a la joven y después al hombre. Sin esperar invitación pasó al interior del despacho. — Me resulta emocionante, he visto a demasiados cabezas huecas llegar con aires de grandeza y después estrellarse... — se echó a reír. — No me culpes, pero venía a apostar a ver cuánto duras tú — la pelirroja ya no se cortaba un pelo con sus compañeros de Umbrella, no era de extrañar que se hubiera ganado un sin fin de apodos... bastante... agresivos. Pero a ella le daba igual, la pagaban para trabajar, no para callarse su opinión.

Sylvia Weis — estiró su mano hacia la de el hombre. — Hey, en serio... no te lo tomes como algo personal, al contrario, vengo a echarte un cable... — con la izquierda le quitó importancia al asunto y tomó asiento en la silla que había frente al escritorio. — Tu unidad últimamente me da vergüenza, se dedican a ir por ahí vacilando de que son lo mejor de lo mejor... pero... — se encogió de hombros. — Que oye, sé que la mía tampoco vale una mierda, pero son mercenarios... yo insisto, hay que llenarles bien esas boquitas y se quedan tan contentos — y más claro no pudo hablar. Confiaba hasta en cierto punto en sus hombres.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Tumblr_nucu9qIoku1tajmxho3_250

Volver arriba Ir abajo

Estaba bebiendo de la botella de agua cuando una voz de una mujer apareció por detrás de ella, por lo que se apartó mientras miraba a la recién llegada. Escuchó con suma atención todo lo que esta decía, estaba claro que el humor que traía Davis estaba empeorando un poquito más; por como miraba a la mujer. Se estaba conteniendo, tenía que ser amable con las demás unidades y lo sabía pero que alguien venga diciendo que la unidad en la que ella estaba eran así; ¿qué se creía?

No dijo nada, miró a Conway esperando su respuesta. Cerró la botella de agua observando tanto a Conway como a Sylvia cruzándose de brazos, iba a ser una charla muy ¿instructiva? Además, quería saber porque el hombre la había llamado. Simple curiosidad, aunque lo suponía si este acababa de llegar.

Volver arriba Ir abajo

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Futuristic-office-by-amaelysz-dadcalx-fullview


Para cuando comienza a llegar la gente ha dejado la bolsa y sus cosas detrás de la mesa, las luces ya estaban encendidas, familiarizándose con el lugar, llega su primera invitada para la reunión.
-Buenas tardes Freya, me alegro de haberte, llevabas 143 golpes se te nota en la cara que otra vez tus paranoias te han distraído no los miembros de seguridad, pero no te preocupes, aunque se que hace tiempo que no tienes una buena presa eso va a cambiar dentro de poco...-Acaba sonriendo ligeramente y dedicándole una mirada de complicidad a su compañera.

-Buenas tardes...-La interrumpe él a ella por un momento, pero después se limita a escuchar, sentándose tranquilamente en la silla todo lo que tiene que decir, palabra por palabra, la forma en la que la mira no ha cambiado en absoluto de principio a final.
-Escúchala bien Davis, porque tiene razón, alguien ha estado tocándose mucho los huevos por aquí, despilfarrando los recursos y poder de la empresa en gilipolleces, pero eso va a cambiar...-Su cuello cruje liberando la tensión sobrante, observando y escuchando de él mismo ya demasiado lenguaje soez.

-No puede ser que todo lo que tenga Umbrella para mí sea a una asesina desfasada y su grupo de animales come coños, y ya que tan efectiva eres, os vais a marchar las dos juntas ahora mismo y me vais a traer a cualquier activo de valor supuestamente...La USS de la USFU, ICE o de la UBCS ante mi despacho, pues tenemos una reunión muy importante que tratar, tenéis dos horas, sino seréis consideradas prescindibles para la empresa, así como todos aquellos a los que os voy a mandar a buscar, se negaran a acudir en el acto, se considerarán también activos prescindibles para la empresa, aquel que no sepa seguir órdenes no nos sirve,  se acabó rascarse el culo señoritas...-Abre una carpeta que traía a mano-Scott Harker, Marcus Wright, Chase Callen, Vanessa Walcott y el puto Michael Blake los quiero a todos en mi despecho de una vez, en marcha equipo...-Es una persona muy tranquila, que habla con una voz muy profunda y cargada de experiencia, lejos de mostrarse dolido por cualquier comentario, asume el problema y decide empezar a trabajar en él desde ese mismo momento, aun no ha ni deshecho las maletas y ya está observando informes y todos los archivos relacionados con los objetivos buscados por Umbrella.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] PYKTDsh

Volver arriba Ir abajo

Cuando Conway la saludó, sonrió llevando dos dedos a su frente para hacer un saludo que ella solía hacer; “143 golpes... Tengo que subir la marca” se dijo. En eso tenía razón el hombre, no habían sido los miembros de seguridad los que la habían distraído; esos días estaba muy dispersa e intentaba centrarse haciendo ejercicio. Necesitaba acción pero esas mini-vacaciones que se iba a tomar fuera de Umbrella, podrían esperar. Sabía que pronto iban a estar muy ocupados.

La cara de Davis era un poema en ese preciso momento, tanto por lo que Sylvia había dicho como por lo que estaba ordenando Conway. Encontrar a unos no iba a ser difícil pero al último... Suspiró, dio otro trago a su agua para volver a cerrarlo e ir hacia la puerta alzando la mano como que había captado el mensaje; era hora de ir en busca de los que faltaban por presentarse.

A la orden, señor —atajó para salir de allí sin despedirse de la mujer.

Davis era alguien que acataba las reglas y las normas, siempre había sido así y eso no iba a cambiar pues era su trabajo.

Volver arriba Ir abajo

Auch... — Sylvia fingió con mucha ironía que le hizo daño con su comentario. — Si eso fuera verdad... — comentó con un suspiro sin llegar a molestarse. Su cara se mostraba inexpresiva, mientras le escuchaba. Sylvia se giró en la silla para mirar de reojo a la chica, Davis.

Parece muy joven, ¿no? — ignoró por completo la orden que le dio, no le gustó nada, hasta le molestó, pero como estaba de acuerdo con sus palabras no dijo nada más. — Esperemos a que lleguen, ¿no? — la pelirroja se puso cómoda en la silla. — ¿Tienes cafetera? — miró de reojo hacia su alrededor, en busca del mobiliario.

¿White Queen? — alzó la voz esperando que la niña apareciera como de costumbre en el despacho. — Solicito que se comunique con toda mi unidad UBCS, para que se dirijan al despacho de Jack Conway, gracias — mientras hablaba, clavaba su mirada en la del nuevo. — Conway también solicita la presencia de A6, Chase Callen, Scott Harker y Marcus Wright — añadió, tal vez por misericordia por Davis para que no se tuviera que patear la base en busca de ellos. — Y no se te ocurra llamar a A6 Vanessa o su pequeño cerebro explotará — en la base no lo usaban, era la única Ice que desconocía al completo su pasado, ya vieron que interfería con la araña.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Tumblr_nucu9qIoku1tajmxho3_250

Volver arriba Ir abajo

«White Queen: Es el actual programa informático que cuida, vigila y controla las instalaciones de Umbrella. Cada base cuenta con una réplica. Es las más innovadora creación artificial hasta ahora. Capaz de controlar en todo momento cada lugar, dar ordenes y reaccionar ante millones de situaciones posibles sin la necesidad de ningún controlador. Fue una mejora del antiguo programa Red Queen.»

Diccionario de Enjoy the Silence 4.0.

Ella está en absolutamente todas partes. Puede aparecer como un holograma en cualquier rincón de la base. Lo ve todo, lo cuestiona todo y no permite que ninguna norma se rompa. Abre y cierra puertas, permite a los miembros de cada unidad acceder a sus zonas permitidas o bloquea aquellas a las que no pueden ir. Asigna misiones, está en contacto con el resto de bases... Si hay algo similar a Dios, esa es ella... al menos es el Dios de Umbrella.

Como de costumbre aparece cuando ella lo cree conveniente, o cuando la llaman. es la vez número 129 que la llaman ese día, es más, ahora hay una de sus réplicas en el hangar dando instrucciones a un escuadrón de su salida y aún así cuando Sylvia Weis la llama desde el despacho de Jack Conway ella aparece.

Buenos días agentes Conway y Weis. ¿Una reunión? Considero que necesitarán de mi presencia también aquí, para resolver dudas y que todo quede recogido por los altos cargos de la Corporación. — la voz de la niña suena dulce, parece impensable que alguien tan pequeño hable así, pero no es real. — Daré aviso a las personas que solicitan — la niña sonríe y no desaparece, se queda estática en el mismo lugar, esperando a que tal vez alguien diga algo. En ese mismo momento su réplica del hangar despide a los agentes que van a salir, y otras tantas aparecen con aquellos que han pedido reunión.



White Queen:
Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] WoUa3KkQueda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] QcZG9NQ

Volver arriba Ir abajo


Tres golpes consecutivos impactan sobre el objeto, un saco de boxeo que guinda de un arnés reforzado y que a su vez se sostiene de un soporte de hierro. Marcus continúa con su rutina de ejercicios mientras que al mismo tiempo interactúa con su compañero de unidad, el soldado Walker, quien sostiene el costal de arena mientras que el primero se encarga de efectuar la ráfaga de ataques. ―¡Mierda! Ya me están temblando las manos―le comunica Walker a su querido homólogo—. ¿Calambre? Ni siquiera sé porque intentas sostener el costal. Te dije que no era algo necesario—responde Marcus ante el comentario.

Walker se hecha a un lado antes de presenciar la aparición de un holograma, la silueta de una pequeña que aparenta ser menor de edad, y que aborda la situación desde la espalda de 13-06. Por supuesto, ambos identificaron de inmediato de quién se trataba, «White Umbrella», por lo que mantuvieron silencio, aunque reflejaron cierta confusión; pensando que algo grave estaba sucediendo. No todos los días aparecía uno de los programas más destacados de la corporación, mucho menos para entablar conversación con miembros del séquito y no con personal de importancia.

Buenas noches, Marcus. Requieren de su presencia en el despacho del señor Conway. Por favor acuda en la mayor brevedad posible—le comunica antes de desaparecer. No responde preguntas ni alarga el tema a discutir, simplemente emite una orden y se desvanece para no volver.

Su compañero se cruza de brazos y observa al operador con una mirada que refleja sorpresa; dando por hecho que lo solicitaban para informarle sobre algo negativo, y no duda en hacérselo saber―Carajos Marcus. ¿Qué hiciste? ―pregunta con voz entrecortada. Como respuesta, Wright se antepone a cualquier especulación y rápidamente le hace saber que desconoce el propósito de su llamado, pero que se encargaría de dar con él.

¿Sabes quién es Conway? —pregunta el soldado con verdadera confusión. Pese a que estaba dispuesto a participar, desconocía por completo hacia dónde debía dirigirse―Espera… ¿Va enserio tu pregunta? ―le contestó Walker con una sonrisa― Conway es el nuevo comandante de nuestra división. Si te han llamado a su oficina es porque ya ha llegado. Algo así había escuchado, pero pensé que no aparecería hasta mañana.

¿Crees que se trate de algo malo? —vuelve a preguntar con cierta intriga. Al parecer, no hallaba como hecho perturbable el que dicho sujeto lo estuviera solicitando a tales horas de la noche, pero se pregunta el por qué de su insistencia. ¿Es que acaso era tan importante?

―No lo sé. Se sostiene la sospecha de que quizá su llegada a nuestras instalaciones signifique un recorte de personal. Sea como sea, no eres el más popular de nosotros, Marcus. Debes irte con cuidado. ¿Sí?

13-06 mantiene silencio ante su advertencia, dicha conversación le brindó el tiempo suficiente para alistarse y salir en búsqueda de ese tal “Conway”, aunque sin despedirse de su compañero, lo último que expresó fue una tenue sonrisa que esbozó previo a su salida del área de entrenamiento. Por supuesto, no significa que asistiría puntualmente, si de un comandante se trataba, primero debía prepararse, bañarse y perfumarse, meterse dentro de su uniforme para así estar como mínimo presentable ante su superior. Por lo que primero se dirigió a las duchas.  

* * * * * *

Treinta minutos después de haber sido llamado, y de también ser víctima de los numerosos tramos y pasillos que ha establecido la empresa, Marcus da con el sitio correcto, aquella oficina en la que se supone sería la reunión. Sin embargo, antes de entrar (y en sus mejores fachas), le es imposible no pensar en las distintas situaciones a las cuales está apunto de enfrentarse. «¿Será un completo idiota o tan solo la mitad de lo que creo?», porque reconoce que detrás de esa puerta, la cual conduce hacia lo ignoto y lo indiscutible, está aquella figura de autoridad que ahora en adelante estaría obligado a soportar. Acto siguiente, Marcus abre la puerta y de inmediato observa aquellas siluetas que pertenecen a numerosas personas, concluyendo que no se trataba de una reunión personal, sino de un comunicado general.

¡Buenas noches, soldado Wright reportándose ante su llamado, señor! —exclama el operador rebelde, quien se posiciona en medio del lugar antes de emitir un saludo militar hacia el personal de la sala. No logra identificar a ninguno de los que yacen allí presentes, pero evidentemente parece que él sí es conocido entre el concilio. ¿A qué se debe todo esto? Se pregunta y lo mantiene en silencio.

Volver arriba Ir abajo

Había dejado el despacho del señor Conway para poder ir a llamar a su unidad o los que quedaban porque cuando llegó al lugar donde había algunos de ellos, ya no estaban. Pudo ver a “White Queen” guiar a un grupo hacia la zona de la que ella misma venía, eso le hizo alzar una ceja. No estaba en contra de usar a ese programa, es más le caía bien pero estaba molesta. Optó por ir a su habitación para poder darse una buena ducha y cambiarse, porque sí. Debía estar presentable.

Media hora más tarde se terminó de arreglar, su pelo lo recogió en un moño alto dejando que algunas ondulaciones le cubrieran el rostro; salió de su habitación para poder volver hacia el despacho de Conway. Una vez allí se cruzó de brazos, saludando de nuevo.

Me tomé la libertad de ir a asearme, ya que White Queen fue a llamar a todos ―dijo con una sonrisa que no aportaba buenos augurios, su sonrisa se esfumó para poder situarse al lado de Marcus y esperar a los demás.

Volver arriba Ir abajo

Esta investigación me tiene estancado y el IED me va a colgar de los huevos si sigo tardando, Scott. Sólo te necesito unas horas en el laboratorio, analizas las muestras y me das tu opinión.

Sabes que ya no trabajo en ese campo, Dutch. Hace años que no. Últimamente sólo realizo tareas mundanas de la unidad, pero eso no significa que pueda dejar de cumplir horarios.

Nunca se deja de ser científico, hermano. Te conozco desde que te graduaste, y sé tan bien como tú que prefieres pasar tiempo detrás de un microscopio antes que sujetar un fusil. Déjale esa tarea a los perros de guerra, tu eres más que eso. Tu lugar está en el laboratorio.

Debo irme, Dutch. Pero lo voy a considerar. Te mantendré en contacto —El beep del comunicador al colgar hizo eco en la solitaria habitación del espía.

¿Cuantas veces lo habían llamado con peticiones similares el último año? Ya no llevaba la cuenta de ello.

Mientras desarmaba y limpiaba la nueva carabina a la que se estaba acostumbrando después del último entrenamiento con Marcus, no podía evitar pensar en su pasado como bioquímico. Ese había sido su origen en la compañía, la primera labor significativa con la que empezó a contribuir para el crecimiento de la misma en su sector predilecto, que era la farmacéutica. Desarrollar proteínas y hormonas, fórmulas de medicamentos y drogas, e incluso estudiar la composición de múltiples virus para sintetizar una vacuna, o bien para magnificar su letalidad. Era bueno en todo ello, posiblemente se iba a convertir en el mejor... y dejó todo eso atrás. ¿Por qué?

El ruido del dispositivo de comunicación en su oreja le impidió pensar en la respuesta a su reciente cuestionamiento interno. Cargaba aquél auricular radial pegado a la oreja casi todo el día y parte de la noche también, únicamente se deshacía de él cuando iba a dormir... y ello porque dormía en un tanque de agua con sales minerales. Aunque esa comunicación no era una ordinaria, como las que solía recibir. No era un informe de vigilancia, ni un test de señal de los que le sustituyeron en su turno. No. Era la mismísima Reina Blanca, que además de presentarse en su característica forma etérea y virtual frente a sus ojos, le ponía al tanto de la situación que acontecía en cierta oficina, donde aparentemente demandaban su presencia con la máxima premura posible.

«¿"Conway"?», se preguntó cuando el holograma le dejó con un mensaje un tanto difuso y difícil de comprender a primera instancia. Pensó que una chequeada no le haría mal antes de prestar visita a un piso superior, por lo que bastó un par de tecleos para que su ordenador enlazado al servidor de inteligencia y el censo de la base le dotase de la información que buscaba antes de dejar su rifle en el suelo, coger su chaqueta e ir al lugar que le correspondía.


───※ ·❆· ※───


Ala del USFU
Despacho del Comandante

Lo primero que vio cuando su silenciosa y desapercibida presencia atravesó el umbral con la puerta ya abierta, a la espera de más personas solicitadas como él —piensa—, fue a los allí presentes. A la comandante del Servicio de Contención sólo la conocía por renombre, casi por la obligación que tenían los miembros de inteligencia interna como él de hacer seguimiento a las figuras del mando superior. E indiscutiblemente, a Marcus, de quien mostraba cierto cansancio expreso en su mirada por los encuentros forzados a los que Müller los había sometido desde su particular forma de conocerse, aquella vez en el gimnasio.

Con permiso —Diría cuando todos habían parado de hablar, esperando no interrumpir a nadie—. Veo caras familiares. Y otras nuevas para mí —Observó con especial detalle a la joven de cabello ondulado y el hombre tras el escritorio—. ¿Sangre nueva o puesto nuevo? Bienvenido, en cualquier caso —Dirigiéndose particularmente al veterano, asumió que era él quien solicitó la reunión. Las canas en su cabello encajaban con la etiqueta "señor Conway" que usó el programa artificial para solicitar la presencia del moreno allí—. He de suponer que si la señorita Weis está aquí, esperaremos a la señorita Bob, ¿me equivoco? —Se cruzó de brazos mientras exploraba vagamente la oficina, aparentemente distraído entre los títulos de los libros repartidos en los distintos estantes.

Especulaba que la situación dada fuese como dijo por la simple razón de que tanto bullicio debía ser por alguna razón importante. Alguna suerte de consenso o algo similar. Se detuvo un momento para observar el uniforme de Wright y aprovechó para contener una risa con sana discreción.





Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] 4vbZLjf


Caja Misteriosa:

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Anthropos-2

Award:

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] 8c27Laj

Volver arriba Ir abajo

¿A ti también se te ha aparecido el fantasma de la navidades pasadas diciéndote que acudas al despacho de un tal Conway? — comentó el hombre cuando se encontró por el pasillo con Bob. — Casi me da un ataque al corazón, podrían avisar o algo de cuando va a aparecer... se me sigue haciendo super raro — explicaba mientras que ambos iban hacia el despacho de Conway. Callen no sabía gran cosa, tan solo que le hacían ir y que al parecer acababa de llegar a la base.

Ellos no solían trabajar con otras divisiones, por lo que se sentía muy curioso por lo que fuera a pasar a continuación. Aunque también se sentía preocupado. ¿Habría hecho algo que requiriese atención? Tal vez era por eso por lo que habían llamado a Bob y no pudo evitar preocuparse algo más.

Bueno, lo de Canadá... — se encogió de hombros. Para él no había ido mal, pero lo que pensara Umbrella podría ser otra cosa totalmente diferente.

Buenas... — Callen se sorprendió al ver a tanta gente en el despacho. — Buenas, Chase Callen reportándose, señor Conway — el hombre saludó por pura inercia llevándose la derecha a la frente y golpeando ambos talones, ni siquiera se dio cuenta de que lo hizo. Gajes del oficio, al menos de uno del que casi ni se acordaba.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Tumblr_p68nziETPa1r4jst5o2_r1_500

Volver arriba Ir abajo

Canadá fue un éxito — contesté en un tono de voz más serio de lo habitual. Ambos recorríamos uno de los largos pasillos en dirección del despacho de Jack Conway. No sabía absolutamente nada y pese a las dudas que Callen pudiera tener, yo iba tranquila. Mi unidad, era la más pequeña de Umbrella, entre todos no alcanzábamos ni cinco personas. Y pese a ello trabajábamos bien, lo único que me imaginaba era que aquello reunión sería para tratar alguna misión en conjunto a nuestra unidad. Y nos querrían a Callen y a mi, pues si n habrían llamado por ejemplo a Anna. Pero tan solo eran conjeturas.

White Queen había sido muy parca con sus instrucciones.

Hola a todos — vi algunas caras conocidas en la estancia, entre ellas la de la pelirroja y Scott, y obviamente la niña que estaba en todas partes. No fui tan protocolaria como Callen, pero sí que me acerqué al hombre que estaba sentado en la mesa del despacho y estiré mi mano en su dirección. — ¿Conway, verdad? A6 — se presentó.


No memories, no pain, no life...

Volver arriba Ir abajo

No pasan desapercibidos los comentarios de Weiss, a quien tan solo sonríe, sin decir nada al respecto de la edad de la agente Davis. Se nota que tiene poco que teclear cuando de golpe la comandante de los UBCS se dispone a solicitar la ayuda de la inteligencia artificial de la empresa, en ese momento, se recuesta ligeramente en la la silla y apoya el codo el reposabrazos, haciendo que su mano sujete la barbilla, quedando un dedo a través de su cara apuntando al techo.

-Con la mayor presteza posible...-Le responde a White Queen, sin cambiar en ningún momento su postura o actitud. Sabe que Davis ha salido a hacer las cosas a la antigua, a buscarles escopeta en mano y con poca ropa para que no se despisten de a quien tiene que seguir, pero las reglas han cambiado, lo cual lo mantiene observando y aprendiendo de todas las personas que ha mandado llamar, en como visten , como hablan, su condición física, que tratan de comunicar siendo el 7% de lo anterior mencionado, expresión corporal, lenguaje, tono etc, el resto es la intención, el porqué de transmitir algo, tan metido está en sus pensamientos, que le despierta en sí la voz de Marcus, casi chillando como si la situación fuera de una película militar.
-Relájese, le voy a ascender a cabo, un tipo tan grande y capaz no puede ser un puto soldado de mierda, quien cojones daba los rangos antes de que yo viniera?...-Parece muy enfadado con la situación de Marcus, a no ser que sepa de sobra su historial y esté tratando de ganarse su confianza, cual sería la respuesta correcta.

-Harker! Tenía ganas de verle...He leído mucho sobre usted, es un gran actor si me entiende lo que quiero decir...-Abandona la postura reclinada y termina por ponerse de pie. Conway tiene un humor ligeramente ácido pero se nota que es un tipo con experiencia, tiene calma y siempre parece medir bien sus palabras antes de hablar, no parece enfadado en ningún momento, solo atento y receptivo.
-Muchas gracias por la bienvenida, no sé a quien llaman Bob, igual es Vanessa, igual es A6, la cuestión es que estoy reuniendo las fichas de aquellos que Ashcroft considera válidas para una nueva operación, una que debió empezar hace cuatro años y después de todo ese tiempo no tenemos nada...-Se nota que la situación lo frustra de sobremanera, llevándolo a respirar hondo y dejar el tema aparcado por un instante.

-No te preocupes Davis, nuevo juego nuevas reglas, nos adaptaremos rápido...-Pasan un par de minutos hasta que parecen los dos últimos invitados, es cuando el propio Conway los adelanta a todos para cerrar la puerta del despacho él mismo.
-Bienvenidos, A6 y...Callen, Chase Callen, nunca esperé que alguien se me volviera a presentar como si fuera 007, supongo que hoy hemos aprendido algo nuevo...-Se encoge de hombros, relajando el gesto y se permite ser más cercano con ellos.
-Como muchos parecéis saber ya, lo cual me parece un fallo grave de seguridad en la instalación, me han transferido de la base principal de Washington hasta aquí, a petición de Lord Ashcroft, como le gusta que le llamen ahora, soy el Comandante Jack Conway, era capitán de la USFU en Nueva York antes de la caída de la base, pero dada mi predisposición a la instrucción de academia han creído conveniente enviarme aquí a terminar de perfilar algunos asuntos...Pero podéis llamarme Conway, hay muchos "Jacks" por aquí.
Como sabéis esta base tiene problemas de rendimiento...
-Usa un mandito para que el cristal del lateral se ilumine como pantalla.

-Nuestros jefes quieren resultados cuanto antes, cosa que probablemente no podamos dar, pero algo podremos hacer, porque sino, no solo rodará mi cabeza y ni siquiera otro directivo de Red Umbrella nos podrá salvar de esta, pensad en el dinero y esfuerzo que llevan años invirtiendo. En otras bases han empezado los despidos, precisamente por esto...-Cuando señala la pantalla, salen imágenes de proyectos perdidos, no solo de la base de nevada, de todas en general, pero la de nevada es sin duda la que más problemas tiene. Aparte se ven los carteles de se busca, sin un solo secuestro con éxito, se ven también las fotos de los desertores y como de ellos se tiene información de que siguen vivos incluso algunos colaborando con otros refugios o Pandemónium contra la propia empresa.
-No sois culpables directos de los fracasos de aquellos que os precedieron, pero si lo seréis si no sois capaces de terminar los que ellos o ellas empezaron, incluida tu Weiss...-Como ha dejado bien claro que su propio cuello también está en la mesa listo para servir no teme revelar un poco más.

-Parece que has cabreado y mucho a alguien de arriba por algo que pasó hace unos meses y dudan de tu lealtad, como Ashcroft duda del rendimiento de los chicos de oro, como el presidente en Washington teme y desconfía de que ya no queden hombres o mujeres capaces de entrenar unidades como antes, y empiece a replantearse sustituirnos a todos por máquinas y zombies...-En ese momento mira a Davis, aunque también va para él mismo todo eso, no se siente ni por encima ni por debajo de ellos, solo en la línea, cree que revelar las órdenes y pensamientos de la alta cúpula podría ayudar a que se pusieran antes en marcha.

-Como podéis ver además muy recientemente, Michael Blake, del U.B.C.S se le ha declarado muerto de forma militar, pero como podéis ver, la monitorización que Umbrella ejerce sobre él es clara, está respirando en algún lugar de este maldito desierto y hay que encontrarlo, no podemos dejar que un activo así caiga en manos del enemigo, aparte hemos perdido contacto con un puesto de avanzada al oeste de aquí, entre california y las vegas, necesito que alguien del USFU y del SETR se encarguen de ir a investigar, quiero saber si ha sido sabotaje, o accidente, quienes trabajan allí y que hacían, quiero saber hasta la puñetera marca de cigarrillos que fumaban...Y si hay indicios de B.O.W sin gilipolleces, se llama los U.B.C.S para que ayuden con la contención y limpieza, yo me encargaré de dirigir a la unidad Undertaker para que limpien cualquier rastro-Se nota que se ha ido volviendo intensa la situación, pero no por ello cede ni un poquito aun no.

-Umbrella quiere recuperar a Urstanak del complejo de Fort Detrick, quería que este equipo que he seleccionado para ser los máximos responsables de la base fuera como prueba de su validez, como comprenderéis he tenido que tragar mucho mierda y cobrar muchos favores para que nos dejen demostrar que esta base no es un fracaso, porque no os confundáis, esos médicos y compañeros pueden adornaros los oídos, pero al final del día Ashcroft me llama para contarme todo lo que le sopla White Queen...-La señala haciendo entonces mención a cuan poco le importa que Ashcroft pueda escuchar todo aquello, pues está completamente seguro de lo que hace.
-Así que bien...-Se vuelve a sentar en su silla-...Quien se va a encargar de qué?...-Apaga la imágen de Urstanak específicamente, para ahorrarse preguntas de si irán a por él, Conway está convencido de que es demasiado pronto.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] PYKTDsh

Volver arriba Ir abajo

Estaba cruzada de brazos esperando a que los demás llegaran, conocía a algunos de vista pero a otros no; aunque le importaba poco pero al fin de cuentas iba a tener que trabajar con ellos, entraron tres personas más. Cuando todos estuvieron presentes Conway comenzó a explicarse, la joven Davis atendía al hombre con total atención.

Pudo ver las imágenes quedándose totalmente impresionada más no dijo nada, se quedó en silencio escuchando con total atención y asintiendo a cada tanto. Cuando Conway miró hacia ella apretó la mandíbula, ¿ser suplantada por una máquina o un zombie? Por encima de su cadáver.

Tengo planeado a finales de este mes, enero, ir unos días a California —comentó una vez Conway terminó de hablar.— Puedo ir a ese puesto de avanzada y ver que sucede, no tengo ningún problema.

¿Suponerle algún problema ir a ver que sucedía? Para nada, podría ir de pasada o cuando volviera de California mismamente. Miró a los demás, esperando que hablaran. Ella misma se había ofrecido a ir a uno de esos sitios, no le suponía ningún problema ir con alguien más o verse allí o lo que fuera.

Volver arriba Ir abajo

-Davis se ha ofrecido para investigar el campamento perdido, los demás? O de pronto os habéis quedado sin habla?...-Añade simplemente, firme, mirándoles a los ojos uno por uno.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] PYKTDsh

Volver arriba Ir abajo

No he tomado clases de actuación, pero me han dicho que es uno de mis talentos innatos —Correspondió con el mismo deje de picardía a lo que pudo ser tanto un cumplido como un comentario bufón por parte del nuevo comandante. Ignoraba lo que quiso decir y tampoco estaba interesado en saberlo.

Conway apenas había llegado a la base y daba la impresión de querer comerse el mundo y a todos los que allí estaban con una suerte de charla que Scott tachó de paternalista casi en el primer minuto en que abrió la boca. Lo que decía sobre el declive del rendimiento de Umbrella en Nevada era cierto, y se lo concedía en el silencio y la postura inerte desde la cual prestaba atención a él y al resto de los allí presentes. Sin embargo, a medida que puntualizaba con mayor precisión cada problemática, no sólo parte de sus palabras iban enmarcándose cada vez más en la realidad actual de la compañía sino que pronto revelaron que no era un mandato suyo ni el delirio de un exmiliciano que querría revivir glorias pasadas de un lejano ayer. Eran órdenes estrictamente del tope de la compañía; rostros y figuras que sobrepasaban incluso la autoridad de Ashcroft. Gente que gobernaba el mundo en el que ahora vivían desde el total anonimato.

«Urstanak...». Casi se estremeció cuando el nombre repiqueteó en su conciencia, pero al mismo tiempo se le encendió una chispa de curiosidad que satisfaría cuando tuviera la oportunidad.

Llega un punto en el que el nuevo cabecilla del USFU sugiere un entramado de misiones para el nuevo escuadrón que formarían todos los que estaban, incluido Scott. La morena de cabello ondulado es la primera en tomar la iniciativa, y antes de hacer lo propio, no obstante, el moreno se dispuso a aclarar un par de dudas que venían atormentándole.

A ver si entendí bien... Un mercenario de alquiler se va de vacaciones. Lo dejaron salir a sus anchas... ¿Y ahora debemos irlo a buscar? —Interrogó con el ceño fruncido y una ceja arqueada—. Órdenes son órdenes, lo entiendo perfectamente y haré mi parte. Pero me parece importante dejar en claro que alguien la cagó y debe ser castigado. Sea el mismo Blake o quien tenga que ser —Miró a Jack directamente a los ojos y luego al resto.

Mostraba persistencia sobre el punto anterior porque consideraba el castigo como una invitación ejemplar a no cometer un error que otros tuviesen que pagar. Remarcaría la importancia de ello en una sociedad como en la que vivían si alguno de sus compañeros o superiores mostraba desacuerdo alguno con su discurso. —Iré con ella —Señaló con un ademán de su cabeza a Davis—. Si me lo permite, usted necesita un equipo para investigar el puesto de avanzada y otro para rastrear a Michael —De una de las estanterías, sacó un gran mapa de Estados Unidos que no dudó en poner sobre el propio escritorio del comandante y desplegarlo por completo sin ningún escrutinio—. Davis y yo, y quien se quiera unir, peinaremos la zona de las instalaciones presuntamente incomunicadas —Tomó prestado un marcador rojo de la utilería para dibujar un círculo en Barstow. Sospechaba acertivamente que Conway se refería a ese puesto en particular del que tenía conocimiento—. Luego de terminar nuestro asunto allí, podremos unirnos al equipo de rastreo si es que aún no han dado con el objetivo. Justo en este punto —Tachó esta vez con una "X" el territorio donde se leía en letras grandes: Bakerfield.

Tapó el rotulador, lo dejó caer sobre el propio mapa y apoyó ambas manos en el mueble, con la boca cerrada y atento a las sugerencias o correcciones ajenas.












Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] 4vbZLjf


Caja Misteriosa:

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Anthropos-2

Award:

Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] 8c27Laj

Volver arriba Ir abajo

Sylvia, que al principio se mostraba tranquila e incluso de muy buen humor se quedó en silencio sin decir mucho más. Esperó al resto del personal en el que Conway había puesto la atención y se concentró finalmente en su PDA. No es que fuera exactamente una PDA, pero lo llamaban así. Todo el personal que salía al exterior tenía una, una especie de agenda electrónica que conectaba con la base de Nevada, comunicador, controlaba la ubicación o donde se podían consultar informes de misión, expedientes... La pelirroja andaba curioseando el de Blake, a quién habían dado por muerto. No era de extrañar que los altos cargos estuvieran molestos. Hasta un ratón de experimentos alentado con un pedazo de queso habría sido más hábil en sus tareas. Pero como no, Weis, era muy orgullosa y no le gustaba que nadie señalase lo que estaba mal en su trabajo, más cuando ella misma era consciente. Su unidad y los idiotas que dieron por muerto a Blake la habían cagado y eso le ponía de mal humor porque la cabeza siguiente era la suya. ¿Pero qué podía haber hecho ella? Había una clara falta de comunicación, ya que ni siquiera sabía que a Blake le habían dado por muerto, que se había marchado, nada. Y eso la enfurecía, porque se sentía como si le hubieran bajado las bragas en público. Aún así se mantuvo calmada en apariencia.

Sylvia estaba allí por Angy, no por nadie más. Pero Umbrella la había contratado y debía responder. Así que eso iba a hacer, al fin y al cabo era el negocio familiar y como solía decir su padre: hay que responder por el que paga.

Así que debía responder. Sentada en la silla, con su derecha tecleaba en la pantalla de su PDA, que quedaba sujeta en su antebrazo izquierdo con una funda similar a las que solían llevar los ciclistas para sus teléfonos. Ella escuchaba con cara de póker mientras revisaba la última ubicación conocida de Blake en el informe.

Ya que Blake es de mi unidad, y como bien Harker señala, cagada nuestra... — puso los ojos en blanco y apagó la pantalla. No le dio mucha importancia a sus palabras. — Yo misma me encargaré de buscarlo — aclaró. Trataría de enmendar el problema que habían causado. — Y ya veremos qué pasa después... No adelantemos acontecimientos — se puso en pie mirando de reojo a todos los presentes y por último al recién llegado. — Si no tienes nada más Conway, saldré de la base en menos de media hora, espero — la pelirroja se acercó a la puerta, pero no se marchó aún.


Queda alguien con quien se pueda contar? [Libre para Umbrella] Tumblr_nucu9qIoku1tajmxho3_250

Volver arriba Ir abajo


La debilidad impera entre los vanidosos, quizá porque demuestran una actuación inmoral, poco profesional y a la espera de un respeto inexistente, o quizá porque reaccionan de manera impulsiva dotándolos de cierta fragilidad psicológica, haciéndolos completamente predecibles para él. «Indisciplina», era evidente que allí no compartían aquellas costumbres protocolarias que tanto lo habían marcado durante su vida pasada. Un entorno de menor confianza, ocupada por paramilitares que iban en contra de su estilo de juego. Marcus esboza una tenue sonrisa capaz de expresar su gozo, retrocede y se aparta un poco de los que allí conformaban semejante concilio, dando por hecho que aquella figura de autoridad carecía de ciertas habilidades importantes como líder.

Apoyó la espalda contra la pared lateral de la sala, ubicado al sureste del sitio y justo al frente del centro de la reunión. Solo conocía a Harker, en quien parecían estar todos interesados. ¿Y cómo no? Sólo bastaron cinco minutos para que adoptara su típica postura insensata, aportando una opinión y discurso que bien podrían perjudicarlo a largo plazo, pero que de alguna forma no reflejaba tal resultado. Silente, el piloto prefiere analizar la situación con la intención de estudiar cómodamente la mayoría de sus opciones, aunque su expresión al igual que su comportamiento reflejaban una completa indiferencia. Quizá le parecía poco importante, o quizá se sentía capaz de mantener su efectividad en el campo sin importar la misión que le fuese encomendada.

Wright, ensimismado y atrapado en el mundo de las ideas―aunque prestando atención en un primer plano―se cuestiona ampliamente la capacidad y funcionalidad de sus compañeros. Si bien discutían el fallo y la solución, carecían de un plan táctico real y factible, aunque la idea establecida por su homólogo era sin lugar a dudas la más obvia y funcional de todas. Sin embargo―y hace énfasis en el poco valor práctico que esto representa―que un agente de una división alterna estuviera estableciendo un plan de acción le parecía completamente ridículo. Y esto sin tomar en cuenta que parecían haber ignorado completamente el plan, para él absurdo, del nuevo comandante de la U.S.F.U. ¿Umbrella, corporación élite, estaba realmente tan mal dirigida? —Los problemas de la U.B.C.S son para la U.B.C.S. Lo mismo va para el resto—murmura sin intención alguna de llamar la atención. ¡He aquí la gracia de sus acciones! Pues sí le parecía gracioso―hecho que resaltó con una sutil carcajada entre dientes―que hayan solicitado una reunión entre divisiones para informar y especular más que otra cosa. ¿Planificar? Bien podía burlarse de tan vaga demostración.  

Sylvia, reconocida por Marcus por su discusión con Conway, fortaleció el argumento de Scott e implícitamente confirmó las sospechas de 13-06, carecían de un plan de acción cien por ciento oficial. ¿En verdad estaban presentes los líderes de Red Umbrella? Después de dar con esa conclusión el soldado optó por apartarse completamente, quizá le dio por sentarse al final de la sala y dar por hecho que estaba siendo dirigido por un cúmulo de incompetentes. «Que sea lo que tenga que ser», pensó con cierto sentido de gracia todavía en mente. Trabajaría con quien lo pusieran a trabajar, mejor mostrar disposición y ahorrarse su opinión para el resto. Quizá estaba muy acostumbrado a la metodología militar, e ignorante de su error podría estar pecando inconscientemente al mostrar semejante postura, pero para bien o para mal era eso lo que él pensaba.

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.