• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Audrey Wilford, Freya Davis, Klaus Rostova, Olivia Wilford, Red Queen

[ Ver toda la lista ]


Élite {47/54}
Time Of Heroess6ZDTi3.png
Hermanos
El Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06] BfaHM5eEl Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06] TT9KvUfEl Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06] Gubwrm5El Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06] Gubwrm5
Directorios
El Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06] HcLp47q

El Ocaso del Dramaturgo || Marcus H. Wright [13-06]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Marcus H. Wright


14 de Abril del año 2010.

Hoy bombardeamos al noreste de Samawa, logística detectó una célula terrorista de Al Qaeda y fui el piloto encargado de sobrevolar el área y hacerla estallar en mil pedazos. Estaban ocultos en lo que parecía ser una base de operaciones militares, bien resguardados y protegidos. Amurallados, básicamente. Sin embargo, durante el ataque uno de los misiles atravesó el edificio y lo hizo caer sobre la carretera. Había una familia cruzando en ese momento. Parece ser que nadie los vió, y tampoco me ocupe de avisarles, pero… Miré por la ventanilla cuando recién comenzaba a retirarme. Estaban ahí, los vi. Era un padre, una mujer y un niño. Probablemente estaban regresando a casa después de pasar una tarde agradable en familia. ¿Quién carajo sabe? Tal vez pude hacer algo, apuntar hacia la parte superior del edificio, hacia el patio o...  No. Déjate de mentiras, Marcus.

Maté a veintiocho personas por la tarde, tres de ellas eran civiles desarmados. No lo sé, quizá me haya afectado psicológicamente porque la verdad es que no paro de pensar en ello. ¿Eran inocentes? Para mí sí, pero desconozco el por qué estaban cruzando esa maldita carretera, y desconozco por qué carajo no fui avisado por los de logística. Se supone que es su trabajo, no el mío. ¡¿Cómo coño fue que no los vieron?!

La peor parte del caso es que obtendré un reconocimiento después de todo esto, y la verdad es que sigo pensando que no me lo merezco. Nada de esto me lo merezco. Quizá me estoy cansando de ser piloto de la Fuerza Aérea, o quizá sólo necesito a alguien con quien hablar este tipo de cosas. No importa cuál sea la respuesta a esa pregunta, eso no devolverá a la vida a tres inocentes que sigo viendo en mis sueños, que sigo viendo al otro lado de la carretera.

En fin, cambio y fuera [...]

Volver arriba Ir abajo



26 de Abril del año 2010.

La inocencia de un niño radica en su ignorancia, en su desconocimiento, en la posibilidad de aprenderlo todo. Cada persona nace inocente y así se mantiene durante cierto tiempo, al menos hasta que aprende sobre la naturaleza humana, la malevolencia, el cinismo y la hipocresía que solemos guardar en nuestro interior. Nos adaptamos a la sociedad y nos moldeamos en cuerpo y alma como si no hubiera solución alguna; precisamente porque no la hay, no existe, nunca existió. El ser humano es un ser corrupto y sencillo de corromper, fácil de predecir, casi tan fácil como lo es de quebrarse. La cuestión está en qué tan rápido nos damos cuenta de ello, en qué tan rápido somos capaces de perder nuestra propia humanidad. ¿Es el humano demasiado humano? O quizá el humano nació para deshumanizarse. «De nadie estamos más lejos que de nosotros mismos» y lamentablemente de nadie lo estaremos jamás.

Entendí esto cuando ingresé al ejército y fui enviado a participar en el combate activo. Lo que un hombre le puede hacer a otro con tal de sobrevivir, no difiere mucho de la vida salvaje del mundo animal. Recuerdo que en una ocasión vi a un sujeto aplastar la cabeza de otro a raíz de una disputa por una pieza de pan. Ellos mismos se trastornan y se sumergen al abismo psicológico; quizá podría llamarse instinto primitivo, ¿no? En fin, no lo sé.

Honestamente no creo ser diferente, biológicamente no lo soy, entonces por qué recaer en la falsa idea de ser mejor que ellos. En la guerra aprendí que cualquier individuo puede convertirse en el peor de las bestias si primero es sometido a situaciones extremas. Enfrentar a la muerte es una situación extrema. Nos aferramos a la idea de vivir porque sin eso no existiríamos, entonces… ¿Crees que es algo incorrecto matar a alguien si de vivir se trata? Los conceptos de vida y muerte son muy abstractos, en algunas ocasiones podrían definirse a través de sistemas subjetivos.

Estoy divagando, lo sé. Hoy fui ascendido y me añadieron a la plantilla militar del comando de operaciones especiales de la fuerza aérea, mañana comienzo a cumplir servicio. Honestamente, después de lo último que sucedió en Irak entré en un debate intrapersonal en el que todavía no he llegado a una conclusión. Sí, maté a esas personas, fueran inocentes o no eso no quita el hecho de que por mi culpa están muertas, pero… No gocé al hacerlo, tampoco sentí satisfacción alguna así que de cierto modo no estoy mal. Sin embargo, me cuestiono. Estoy aquí para matar, ¿no? Entonces, por qué debería de afectarme. No estoy matando por placer, lo hago por deber. ¿Eso no debería justificar todo lo demás?

Volver arriba Ir abajo



28 de septiembre del año 2010.

Regresé a casa y me serví una taza de chocolate caliente. Honestamente sigo pensando en la mujer que me crucé hoy por la tarde. Desde niño siempre percibí bajo el velo de la complejidad cumplir con aquellos estándares sociales con el cual suelen convivir este tipo de personas. Una vez que ingresé a la fuerza aérea, dichos estándares se vieron más elevados, pues me acostumbré al trato formal y de mutuo respeto que forman junto al carácter dentro del cuerpo militar. Por supuesto, en absoluto lo asocio al trato con mis compañeros de armas, sólo que a ellos los llevo conociendo muchos años, no es lo mismo con personajes desconocidos. Tengo tiempo sin tratar con personal civil que no fuera miembro de la base y dudo de mi capacidad para llamar la atención de una persona, más concretamente de una mujer. Pero se mostró amable conmigo pese a mi indiferencia, no sé si estuvo bien el no simpatizar con varios de sus ideales y forma de vida, aunque sigo viéndola como una mujer muy interesante.

Dijo que trabajaba en Umbrella Corporation, me pregunto qué sucedería si un día de estos me llegase a cruzar por ahí con la esperanza de verla de nuevo. ¿Cómo reaccionaría? Tal vez las tres tazas de café que compartimos no fueron suficientes. La verdad es que quiero seguir charlando con ella, la cuestión está en si puedo hacerlo mientras intento no cagarla de por medio. No lo sé, se muestra inteligente y bellísima.  «Obvio, eso no pasa desapercibido», en verdad es hermosa. Esos labios, esos ojos…  ¿La volveré a ver?

Volver arriba Ir abajo



01 de mayo del año 2010.

Quizá no valoré algunas cosas, el factor tiempo, por ejemplo. Olvidé que solo estaba de permiso durante el fin de semana y no aproveché mis días para indagar sobre aquella mujer que me crucé el viernes pasado. Tenía pensado visitarla en su sitio de trabajo, pero al final concluí en que eso sería muy extremo. Por más hermosa que sea, aparecerme en su sitio laboral iba parecer muy desesperado de mi parte. No puedo mostrarme tan necesitado frente a una mujer, y pensar que en algún punto llegué a considerar tal acción. «Debo mantener esa excusa para no admitir que planeaba partir en su búsqueda el próximo lunes», pero bueno, ya inició la semana y debo retomar mis actividades rutinarias. Una serie de ejercicios, acondicionamiento físico, tiro de precisión y quizá me ponga a trabajar en algunos vehículos de transporte el día de hoy. Debo afinar mis habilidades en la ingeniería sí quiero aspirar a un cargo administrativo dentro del cuerpo militar. Quiero cambiar las cosas aquí, y, por consiguiente, no puedo permitirme tales distracciones como Rachel. «En verdad quiero creer en eso, pero incluso ahora no paro de pensar en ella»

Tal vez Sandler me ayude a cambiar de parecer, de todos nosotros él siempre ha tenido una perspectiva del amor muy abierta y flexible. Parece alguien sensato, lo cual es difícil de creer ya que no logra mantener por más de tres meses ninguna de sus relaciones, pero la experiencia ha rendido frutos al brindarle la sabiduría necesaria para saber qué hacer y qué no hacer mientras se intenta cortejar a una mujer. Quizá no con Rachel, pero en algún punto de mi vida debo sentar cabeza con alguien. ¿No? No estaría de más contar con dicho conocimiento.

Volver arriba Ir abajo



02 de mayo del año 2010.

¿Quién querría estar en mi lugar? Incluso durante los entrenamientos con armas de fuego lograba imaginar a personas vivas frente al cañón de mi arma. Cada vez me importa menos si alguien vive o muere frente a mí, es un hecho tan natural que me he visto obligado a percibir la esencia como un sin propósito, un efecto cotidiano de la vida misma. «Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos», he aquí la ironía extraída de los escritos religiosos. No pensé que me aferraría a una frase bíblica, pero considerando las innumerables ocasiones en las que estuve apunto de perder la vida al lado de mis hermanos, no lo sé, se hace cada vez más difícil creer que un acontecimiento palpable carezca de valor o sentido propio.

Sin embargo…  Espera… ¿Qué hace Rachel aquí?  

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.