• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados

Carmen Ruiz, Chris Ford

[ Ver toda la lista ]


Élite
Time Of HeroesEl ojo de la tormenta | Matthew UeBOPRkCielo Rosso
Hermanos
Directorios
El ojo de la tormenta | Matthew Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500El ojo de la tormenta | Matthew BssODpeEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5XcEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5XcEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5XcEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5XcEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5XcEl ojo de la tormenta | Matthew SH3v5Xc

El ojo de la tormenta | Matthew

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Wesley Gyles el Vie 17 Jul 2020, 14:13


5 de diciembre de 2012
Foley Square, New York City, NY.


La nevada había durado horas, y tras ella había dejado un gris perlado, una amenaza constante suspendida en el cielo de Nueva York. Wesley miró hacia arriba. Sus ojos siguieron el cordón de luces de colores colgando de punta a punta. Completamente invisibles anteriormente, habían pasado entonces a sólo ser difuminados por una lluvia ligera de copos que quedaban atrapados y se agitaban sin control con cada nueva ráfaga de viento.

Desde el gorro calado en su frente hasta los cordones de sus botas estaban cubiertos por una fina capa blanca. El vaho que revelaba su respiración y el ocasional movimiento para cambiar el peso de una pierna a otra era lo poco que delataba su presencia en el lugar. Hacía días que el frío se había convertido en un privilegio, no solo para aquellos como él, entrenados a soportarlo a niveles extremos, sino para toda alma que todavía vagase por las destartaladas calles de la urbe. Tal vez por ello se había ofrecido a custodiar aquella parte del perímetro, lejos de la estación provisional donde el sonido de la estática proveniente de la radio no pudiese alcanzarlo.

Las directrices se habían ido simplificando conforme aquellos responsables de proclamarlas desaparecían sin dejar rastro, convertidos en prolongados silencios en la frecuencia acordada. Para entonces, nadie tenía dudas de su responsabilidad: proteger aquel punto estratégico o morir en el intento. Había sido sencillo de cumplir hasta la fecha. Eran el tercer puesto desde East River, y la paz de los últimos días indicaba que no el último desde el epicentro de la ciudad.

Lo inusual hizo que el sonido resonara como un pistoletazo en mitad de la noche. La figura del hombre pareció cobrar vida de inmediato. Sus ojos, hasta entonces portadores de una perenne indiferencia se encendieron con una chispa de alarma. Rifle en ristre, aferró con seguridad su arma apuntando sin desviar su atención del punto donde el ruido se había originado. A la primera la siguieron unas cuantas más, y después de unos instantes se encontró apuntando a una silueta.

¡Quédese donde está! —bramó—. Este es un punto de control del ejército de los Estados Unidos. Cualquier acción repentina será respondida de forma hostil. ¿Lo comprende? —Apretó los dientes, como si con ello pudiera forzar una respuesta racional de aquella figura.

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Matthew Kowalski el Sáb 18 Jul 2020, 20:18

En todos esos años en el ejercito jamás había sentido nervios de esa manera. Suponía que al haberse reclutado apenas había salido de la preparatoria estaba listo para cualquier cosa. Ni siquiera cuando había estado en Afganistán o en aquella misión en Irak había sentido tanto miedo. Pero la verdad es que esas veces solo había tenido que pensar en su vida y en la de sus compañeros, hombres que estaban perfectamente calificados para poderse defender ellos solos. Esta vez el miedo tenía algo que ver con otro nombre, Ashley, su dulce prometida ¿Como una maestra de preescolar podría con toda esa mierda que había parecido de la noche a la mañana?
 
Tardó al menos un día en poder conseguir los permisos para volver a Nueva York, había tocado absolutamente cada contacto, había cobrado cada favor para que lo enviaran allí. Ni siquiera lo habían dejado en la maldita ciudad porque se suponía que estaba cerrada, al menos habían  tenido la puta amabilidad de que se llevará un par de armas y su uniforme. Alguien le dijo que eso podía darle una cierta ventaja ya que se supone que la ciudad estaba situada. Pero si no era el ejercito entonces ¿Quienes estaban cuidando la ciudad?

Había decidido entrar por un punto estratégico a la ciudad, no solo porque entrar por los puntos más comunes serían un problema sino porque ese punto le era más fácil para llegar a casa. Cómo un buen chico católico que había sido criado.senla había pasado rezando por la vida de Ashley, su chica era una mujer inteligente, pero dudaba que supiera como usar un arma ¿Porque había aceptado la última misión? Ni siquiera la había besado como era debido porque al marcharse ella ha Is estado durmiendo, le había dejado una nota y había besado su frente. Esa no podía ser la última vez que veía a su mujer, por eso estaba allí, para asegurarse que ella estaba bien y una vez que ella estuviera a salvo iría a buscar a sus padres y hermana.

Entonces una voz llegó hasta el, maldita sea. Levantó las manos dejando sus armas en sus fundas. Traía un uniforme del ejército y todas sus identificaciones pero meter la mano en el bolsillo podría ser tomado como un movimiento hostil -soy el suboficial mayor Matthew Kowalski de la armada de los estados Unidos- se identifico inmediatamente mientras se giraba lentamente hacia el - tengo un permiso firmado por mis superiores para estirar a la ciudad- bueno, no era eso exactamente, el tenia un permiso para desembarcar en Pensilvania, pero había decidido entrar a la cuidad por tierra ya que Nueva York había estado cerrada


El ojo de la tormenta | Matthew 4fdBzym

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Wesley Gyles el Dom 19 Jul 2020, 14:40



El par de manos alzadas ya era una buena noticia; la voz que le llegó desde la distancia que los separaban bien podría ser considerada como una bendición. Cada vez era menos frecuente escuchar nada que no fueran sonidos guturales. Buen indicador como fuere, no hizo que el hombre bajase su arma.

Suboficial Kowalski —repitió con escepticismo. Aquella revelación debería haber supuesto todo un alivio. Toda mano era poca en una empresa que cada vez se volvía más cuesta arriba—. En ese caso no tendrá problema en aproximarse y entregarme sus armas el tiempo suficiente para poder verificar ese permiso.

La llegada de refuerzos había pasado a celebrarse en esos lares con un entusiasmo superior a un cuatro de Julio. Wesley y lo que quedaba de su unidad habían llegado hasta aquel punto de control tres días atrás. Desde entonces no habían tenido copas que alzar. Ni motivos para hacerlo.

Entrecerró sus ojos, escudriñó más allá de la nevada, hacia cada posición amenazadora entre los edificios que los rodeaban. Nada parecía moverse a excepción del hombre. Wesley se parapetó un poco más en su posición defensiva.

No es mi intención faltar al respeto, suboficial. Pero no hemos recibido ningún aviso de llegada. Tampoco es buena señal que no vea a sus hombres. Si ha llegado hasta aquí significa que ha visto el estado de la ciudad.  Déjeme decirle, esta es la parte agradable —advirtió—. Armada, ejército, marines… no son palabras que signifiquen demasiado ya por aquí. Más allá —Señaló con la cabeza al frente, a su espalda—, calculo que unas dos millas si no ha cambiado nada, tienden a costarle a uno la vida. Especialmente movilizándose solo.

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Matthew Kowalski el Lun 20 Jul 2020, 15:37

Por supuesto estas mierdas no hablaban así que no tardó en indentificarse. No solo Omo un miembro del cuerpo de ejército sino para hacerle saber al hombre con el armas que no era una de mierdas. Apenas se había informado de lo que podía toparse antes de salir de su base, pero imaginaba que justamente por eso se le ha Is permito salir con armas. Giró lentamente para poder ver anuncios hombre rubio acercarse mientras lo apuntaba. No es que le sorprendiera que lo hicieran, en la guerra eso había sido demasiado corriente pero tenía un cierto apuro de buscar a Ashley, todo el tiempo que perdía era menos tiempo que ella tenía de sobrevivir.

Entendía a o perfección porque el hombre le pedía que entregará sus armas. Fue el hombre el que pidió que se acercara así que Matthew lo hizo lentamente aún mostrando sus manos, luego se descolgo el fusil M-16 y la bajo hasta el suelo. Luego saco la Glock que llevaba en el muslo. Podían entender exactamente lo que el hombre frente a él estaba pensando. Cuando puso la última arma en el suelo metió lentamente en el bolsillo de su pantalón y entonces saco un papel doblado para estirarse y entregárselo -atirrice esta mañana en la base de Pensilvania. Sabía que Nueva York estaba cerrada- probablemente luego de que el hombre leyera aquello tendría un problema pero no había ido hasta allí para simplemente pegar la vuelta

Una vez que el hombre comenzó a leer el dijo -no soy un refuerzo señor. Vengo a la ciudad a buscar a mí prometida- fue lo suficientemente honesto. El tenia permiso -en dos días debo volver a presentarme con mí unidad- su mirada recorrió la ciudad que parecía ser un campo abandonado. Sabía que meterse allí solo sería una mierda pero no iba a dejarla sola, ella debía estarlo esperando porque como siempre le había dicho el iba a protegerla.

Matthew volvió a mirarlo y dijo -entiendo el riesgo- lo había entendido desde el principio y todo con quién había hablado le había advertido de aquello pero nada había impedido que se cobrará todos los favores que le debían -¿Puedo saber con quién estoy hablando?- porque el se había identificado pero el rubio frente a él no lo había hecho aún. Le dejo el tiempo necesario para que el hombre frente a él pudiera leer los papeles y viera que iba a hacer. De cualquier manera Matt estaba decidido a entrar


El ojo de la tormenta | Matthew 4fdBzym

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Wesley Gyles el Lun 20 Jul 2020, 18:09



El marine tanteó con cuidado el gatillo de su arma a la espera de que el inesperado visitante decidiera jugar sus cartas. Los manierismos le delataban, o eso pensó Wesley. Sus ojos reconocieron el afán metódico, medido, en la forma de desprenderse de sus armas. Las maneras de un soldado. De una forma u otra, el último mes había convertido a la mayor parte de la población de Nueva York en uno, pero todavía era posible reconocer a la fuerza de la costumbre para distinguir a los nuevos de los viejos.

Con un paso de más hacia delante, se situó entre el hombre y sus armas antes de tomar el papel. Su vista descendió automáticamente al sello y a la firma. Una vez probada la autenticidad, leyó por encima el documento. Su ceño se frunció hacia la mitad, alzó la mirada un instante y la devolvió al papel sin decir nada. Resultaba imposible saber si por el contenido del permiso o por la confesión que el hombre acababa de realizar.

El cañón de su rifle descendió hacia el suelo.

Le felicitaría por sus amistades si no fuera porque parecen desear verle muerto. —Dobló el permiso con un par de dedos y se lo tendió de vuelta. Incluso encontrándose en el país, el hecho de que lo hubieran enviado como un permiso personal era, cuando menos, sorprendente—. Gyles. —Tendió su diestra en dirección del hombre—. SEAL, equipo tres. —O lo que quedase de él—. Lamento las molestias, pero en la última semana se han extremado todas las precauciones.

Y no sin buenos motivos. Le habría gustado decir que el decoro militar era lo que había contenido su carcajada al escucharle decir que entendía los riesgos. Sin embargo, el mérito era única y exclusivamente del cansancio. Se agachó para recoger las armas y se la devolvió a su dueño antes de indicar que lo siguiera con un gesto de la cabeza. Hubo un breve intercambio en la radio. Wesley volvió tras las vallas que había abandonado para comprobar la historia del desconocido. Apenas sus pies tocaron el suelo, el sonido de pasos anunció la llegada de otro soldado, listo para cubrir su posición.

¿Neoyorquino? —inquirió sin detener el paso—. Todas las conexiones están cerradas. Los puentes de esta parte de la isla están todos vigilados. ¿Por qué parte de la ciudad has entrado? —No había rastro de juicio en su voz, que sí reflejaba cierta curiosidad.

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Matthew Kowalski el Mar 21 Jul 2020, 15:35

Estaba claro que el hombre frente a él ha Is visto bastante de la mierda que se había desatado en el lugar como para mirarlo casi extrañado por lo que estaba diciendo porque después de todo ¿Que clase de loco de mete en una ciudad llena de infectados? claramente el hombre frente a él no se había enamorado jamás como el lo estaba de Ashley y tampoco sabía lo que era querer proteger a nadie. Eso en si no era malo, te hacía ser mejor en tu trabajo. El lo había sido hasta que la maestra había llegado a su vida, luego de eso todas sus prioridades habían cambiado por completo.

Matthew sonrió antes las palabras del hombre y dijo -creo que ellos dijeron algo del suicidó. Pero este caso no se trata de ninguna de las dos cosas. El punto es que necesito entrar a la ciudad- en ese momento se preguntaba ¿Por qué no se había llevado a Ashley a un lugar más tranquilo? En la ciudad de Nueva York habían miles y miles de personas, así que meterse allí sería un riesgo terrible para el. Tomo el permiso y volvió a guardarlo en el bolsillo, probablemente iba a necesitarlo en el futuro.

Tomo la mano del hombre en un apretón firma y dijo -es un placer conocerlo- aunque no supo por qué rango llamarlo así que guardo silencio. Era un Seals y era todo lo que necesitaba saber en ese momento, porque si ha Ian mando a los Seals para eso, era claro que había un problema mayor del que se había imaginado. La realidad es que nadie podía imaginar lo que en realidad estaba pasando y como está cosa terminaría por devastar el mundo en casi nada de tiempo. No dijo nada sobre las molestias, a él en realidad no le importaba lo que había pasado, solo sabía que no podía perder más el tiempo.

Tomo las armas y las acomodo en su lugar antes de seguirlo a su puesto de vigilancia mientras sus ojos recorrían lentamente el paisaje, había tanta calma que no le gustaba una mierda. Nueva York no era así y el hecho de que no se escuchará más que el sonido de una mosca, lo hacía sentir la piel de gallina. Miro a los soldados que se acercaban pero  no pudo evitar pensar que eran demasiado poco ¿Que había pasado en realidad en la ciudad? Levantó la vista y dijo -no en realidad soy de Kansas pero cuando conocí a mí prometida me mudé aquí- algo que jamás le había dicho a Ashley pero que era completamente real.

-Segui el camino de la ruta 80, vine en un vehículo militar pero este me dejó a insistir veinte kilómetros, luego lo seguí a pie- usaba mucho de su tiempo caminando así que aquello no le molestaba para nada -¿Que tan mal está la situación dentro de la ciudad- ¿Cómo iba a llegar hasta ella? Entonces le pareció ver a algunas personas que caminaban hacia ellos, se movían raro, así que Matt tomo su m-16 y apunto -¿Que es eso?- aunque los había visto en los informes, aún no había tenido el gusto de verlos personalmente. Un grupo de siete zombies se acercaba a ellos.


El ojo de la tormenta | Matthew 4fdBzym

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Wesley Gyles el Vie 24 Jul 2020, 21:56



Se permitió sonreír por el comentario. No era una buena broma. En general, las que se intercambiaban durante despliegues pocas veces lo eran, y eso hizo que le estuviera más agradecido aún mientras se giraba y conducía al hombre por la plaza.

Wes —Su voz rompió el silencio, hasta entonces protagonizado únicamente por el crujido de la nieve bajo las botas y familiar sonido del equipo que cargaban durante la marcha—. Puedes llamarme Wes

La pausa minutos antes no había pasado desapercibida. Cuando se trataba de cuestiones de etiqueta no podía decir que sintiera mucho apego, tal vez porque jamás había jugado un papel relevante en su vida antes de comenzar su carrera militar. El tiempo le había llevado a comprender el orden jerárquico, a reconocer su importancia y la necesidad de su existencia. Cualquiera habría dicho que un lugar como aquel haría las delicias de alguien como él. Era difícil ver a dos hombres desempeñando una misma tarea, pero lo primero que saltaba a la vista al presenciar la esquiva visión era que los uniformes rara vez coincidían.

Me temo que no estamos en Kansas —bromeó sin demasiado humor. La referencia cinematográfica era tan antigua como manida, pero no había mucho que hacer al respecto. Wesley se encogió de hombros, más para sí mismo que para su acompañante. Miró a su alrededor, entrecerrando los ojos como si esperara ver aparecer algo en el cielo perlado entre los enormes edificios. Para cuando volvió a hablar, su voz sonaba vacía—. Cuesta pensar que estemos en Nueva York.

Hacía casi veinte años desde que pusiera un pie por primera vez en ese lugar. Los edificios de Foley Square estaban diseñados para intimidar a cualquiera que se pisara en su sombra. Con apenas diez años, recordaba haberse sentido microscópico mientras seguía a tumbos a su hermano. Poco a poco, las enormes columnas del edificio de justicia fueron perfilándose contra la cortina de nieve. El sentimiento había cambiado, pero no podía decirse que se hubiera desvanecido por completo. Ahora el lugar era uno de los pocos núcleos en pie para aquellos que todavía seguían luchando. Wes no había decidido si la ubicación le parecía más irónica u oportuna cuando las palabras del hombre lo arrancaron de sus pensamientos.

La 80 —repitió atónito. Los veinte kilómetros parecieron perder toda relevancia para él. El Oeste era el segundo mejor punto para entrar en la ciudad. No obstante, la ruta 80 quedaba bastante alejada de cualquiera de los enclaves habilitados. La ruta 80 significaba Norte. Incluso si se hubiese pegado al río, el hecho de que estuviera en pie junto a él era poco menos que un milagro—. ¿Has visto a alguien? ¿Te has cruzado con-?

Fue la expresión de su acompañante la que hizo que Wes siguiera su mirada.

No puede ser... —dijo con un hilo de voz. Volvió a empuñar su rifle de manera instintiva. Aquella vez no alzó la voz a modo de advertencia. En su lugar lanzó un aviso por su radio antes de lanzarle una mirada rápida a Kowalski—. Bienvenido al infierno. Apunta la cabeza.

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Matthew Kowalski el Sáb 25 Jul 2020, 02:03

-Wes- repitió en voz baja como si tratará de guardarlo en su mente pero tenía tantas cosas en que pensar en ese momento que probablemente no quedaría guardado. No es que no hubiera notado que el hombre frente a él no había seguido el protocolo de saludo pero si las cosas estaban como el creía, la verdad es que a nadie le importa ese tipo de cosas si el mundo estaba infectado de zombies.

Sonrió al escuchar que ya no estaban en Kansas -eso es verdad Doroti- de cualquier manera lo que más llamo la atención de Matt era el lugar en si, parecía completamente abandonado y cubierto casi de una neblina que parecía sacada de una película de terror. El frío y la nieve tampoco ayudaban porque hacía que cualquiera que haya sobrevivido a una primera instancia se mantuviera escondió -hace unos meses estaba aquí y todo parecía muy normal. Realmente es difícil creer que todo haya cambiado así de rápido-

Volvió su vista hacia el soldado cuando repitio por donde había venido, quizás no había sido el lugar más certero -las demás rutas estaban cerradas- la realidad es que aunque había escuchado hablar de los zombies y de todo lo que estaba pasando, no estaba muy seguro que todo sea verdad. Desde que había desembarcado en Pensilvania había comenzado a notar lo que en realidad estaba pasando en el mundo y el miedo había crecido ¿Que pasaría si cuando llegaba hasta Ashley ella no hubiera podido aguantar? Estaba claro que era algo que jamás podría perdonarse en verdad.

Levantó la vista para volver a prestar atención al hombre cuando pregunto si no había visto a nadie más en el camino -todo parecía completamente deshabilitado- dijo con tranquilidad, pues había pensado que quizás solo era medida de prevención. Aunque la charla pareció verse interrumpida cuando Matthew noto un grupo que se acercaba hacia ellos. Al ver como el hombre apuntaba, no dudó en levantar su rifle y escuchar lo que decía. Entonces apunto a la cabeza. El primer tiro le dio en el hombro a uno y cayó al suelo pero se levantó como su nada -¿Pero qué mierda?- el segundo y el tercer disparo dieron perfecto

Ap 2+0 = 2
AP 2+ 6 = 8
Ap 2+ 3 = 5


El ojo de la tormenta | Matthew 4fdBzym

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Agent 4.0 el Sáb 25 Jul 2020, 02:03

El miembro 'Matthew Kowalski' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Números' :
El ojo de la tormenta | Matthew IkQzmV6
Resultados :
El ojo de la tormenta | Matthew 6xVtgQi El ojo de la tormenta | Matthew 1snaOI6 El ojo de la tormenta | Matthew WHL2E4g


El ojo de la tormenta | Matthew CUHaM1B
We are Enjoy the Silence 4.0:
El ojo de la tormenta | Matthew JQA0Htu
Más de ocho años matando zombies... Y no nos cansamos. ¡GRACIAS A TODOS!

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Wesley Gyles el Sáb 25 Jul 2020, 11:06



La respuesta abrasó sus entrañas como una lengua de fuego. Nada. Por las indicaciones, Wes deducía que el soldado había recorrido la orilla oriental del Hudson. Debía haber aproximadamente diez millas de distancia, diez millas en las que Kowalski sólo había encontrado calles desiertas y destrucción. El marine se dijo que Nueva York era grande; los pocos inocentes que se mantuvieran con vida se encontrarían bien resguardados, y las fuerzas que custodiaban la ciudad estaban preparadas para adaptarse, para cambiar su posición si se veían obligados a ellos. Se lo repitió unas cuatro veces, pero después de la última sólo podía aferrarse a una posible mentira por su parte. Después de todo, lo poco que sabía del hombre a su lado es que contaba con un objetivo aparte y una férrea convicción para no desviarse de él.

Creer en una mentira requería tiempo y esfuerzo. En ese momento, mientras las exclamaciones se sucedían desde la radio en su uniforme y el hombre a su lado abría fuego, Wes carecía de ambos. El coro de voces se apagó, quedó reducido a un segundo plano. A cada segundo el pequeño grupo ganaba terreno, avanzaba entre estertores y gruñidos alejados de lo que cualquier ser humano pudiera producir. La cacofonía se había abierto paso hacia algún lugar de su subconsciente y encontraba una puerta a su cerebro para llenar las pocas horas de sueño que podía permitirse.

Asió con fuerza su arma. A su derecha, escuchó la de su acompañante accionarse. Antes de que los casquillos cayeran contra los adoquines del suelo, un par de siluetas se precipitaron contra el suelo. Wesley no insistió en su consejo anterior. Todos habían pasado por ese rito de tránsito en algún punto, y dudaba que nada de lo que tuviera que decir fuera a hacérselo más sencillo, por lo que se limitó a hacer lo que estaba en sus manos y disparó.

La nieve dificultaba la visión. Tuvo que tomarse una milésima de más para recalcular la trayectoria, pero logró alcanzar al que se había mantenido en pie tras el disparo de Kowalski. Al primer signo de desplome, su mira se posó en otro par de cráneos antes de disparar y comprobar cómo el número del grupo se reducía considerablemente. Lejos de tranquilizarlo, la idea sólo lo llevó a pensar cuántos podían seguirle los talones a ese grupo desde la niebla. Había vuelto a apuntar y se disponía a disparar cuando alguien les dio el alto.

Con un ensordecedor clic, un inmenso foco se encendió a sus espaldas. El chorro de luz blanquecina atravesó como un cuchillo la niebla e iluminó al par de figuras restantes. Un par de disparos resonaron a unos cuarenta metros desde su derecha y ambos cayeron al suelo con un quejido gutural, retorciéndose en la nieve durante unos segundos antes de quedar completamente inertes.

Wes bajó su arma, alzó el brazo izquierdo en un gesto de agradecimiento y tomó una bocanada de aire.

Ven —indicó, dando una palmada en el hombro de Kowalski. Se aproximó al grupo de cuerpos, todavía bañados por la luz. Haciendo uso de su pie dio la vuelta al más cercano—. Esto es lo que ronda ahí fuera. Cientos de miles. La mierda que hizo esto empezó en el centro de Manhattan. Dices que llevas un tiempo viviendo aquí, por lo que serás capaz de hacer tus cálculos. Ciudadanos, turistas… tratamos de evacuar a cuanto civil encontramos durante la primera semana, pero es imposible saber si lograron salir de la ciudad a tiempo. —Negó con la cabeza y apartó la mirada de aquella criatura para posarla en Kowalski—. Si las peores previsiones se cumplen estamos hablando de cifras que rondan el millón. Y por desgracia no son la única amenaza ahí fuera, sólo la más numerosa. ¿A qué parte de la ciudad intentas llegar?


DADOS
1+3=4
1+9=10
1+6=7


Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Agent 4.0 el Sáb 25 Jul 2020, 11:06

El miembro 'Wesley Gyles' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Números' :
El ojo de la tormenta | Matthew IkQzmV6
Resultados :
El ojo de la tormenta | Matthew WHL2E4g El ojo de la tormenta | Matthew FtibEMD El ojo de la tormenta | Matthew 1snaOI6

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Matthew Kowalski el Sáb 25 Jul 2020, 22:32

Aunque su mente se negara a creer lo que estaba viendo, aquello era real. Por supuesto que había leído algunos reportes sobre el asunto pero una cosa era leer y otra muy distinta era verlos en persona. Tomo su arma la puso en posición y comenzó a disparar. Todo se veía en cámara lenta,, podía escuchar incluso su propia respiración al apretar el gatillo por primera vez. Por lo general un hombre caía al suelo cuando Matthew disparaba en ese punto pero este apenas se movió para seguir caminando hacia ellos, entonces rectifico su mirada.

Los dos que siguieron cayeron al suelo y pudo ver cómo el que se le había escapado caía al suelo por el disparo de alguien más.  Así cuando no vio nada más moverse se hizo un silencio casi sepulcral. Alguien dio la voz de alto pero Matthew no dejó su arma, en cambio siguió apuntando y preguntándose un millón de cosas ¿De verdad Ashley pudo sobrevivir a eso? Un escalofrío recorrió su espalda al pensar en las probabilidades.

Siguió la luz con la vista para ver caer a dos más y bajo el arma para mirar al hombre a su lado. Quería decir algo pero no encontró palabras en una primera instancia. Camino en silencio aunque sintió las palmadas mientras se preguntaba si el mundo estaba realmente preparado para esta mierda. Levantó la vista a la ciudad y dijo -Perdi la comunicación con mí prometida cuando la ciudad cayó en cuarentena. No estoy seguro si logro salir- ahora entendía a la perfección la idea del suicidó y todo lo que le habían dicho al querer meterse ahí.

Un pensamiento le hizo saber que no podía con el número de esas porquerías -necesito saber todos de ellos ¿A qué estímulos reaccionan? ¿Que tan rápido son? ¿Que zonas están peores? - se negaba a dejar a Ashley, tenía que saber que había pasado con ella o jamás podría vivir en paz. Se llevó una mano a la sien y dijo -¿Cómo que no es la única amenaza? ¿Que más hay ahí?- aquello se estaba volviendo casi imposible en todos los putos aspectos.


El ojo de la tormenta | Matthew 4fdBzym

Volver arriba Ir abajo

El ojo de la tormenta | Matthew Empty Re: El ojo de la tormenta | Matthew

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.