• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite {45/54}
Time Of HeroesAhora no es el final [Abby's memories] UeBOPRk
Hermanos
Directorios
Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500Ahora no es el final [Abby's memories] BssODpeAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5XcAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5XcAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5XcAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5XcAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5XcAhora no es el final [Abby's memories] SH3v5Xc

Ahora no es el final [Abby's memories]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ahora no es el final [Abby's memories] Empty Ahora no es el final [Abby's memories]

Mensaje por Abigail Roth el Dom 19 Abr 2020, 19:15

Abigail Roth


27 de noviembre de 2012, Nueva York.
Cuando te llamaba tu jefa a las cinco de la madrugada diciendo que había una buena montada en Nueva York y te obligaba a ir con tu cámara de fotos no es que fuera un buen despertar, pero peor era la que se le venía encima a la fotógrafa del New York Times.

Un rato perezosa Abby salió de la cama y encendió la televisión. Cuando la morena vio que habían cerrado todos los accesos a Nueva York por poco se atragantaba con la tostada. ¡¿Qué estaba pasando en Nueva York?! Pensaba que su jefa exageraba, así que no. Se espabiló de golpe, se arregló y salió a toda prisa de su apartamento, regresando a la misma velocidad porque se había dejado su nikon. La D80, modelo que ya llevaba una buena temporada junto a ella y su prometedora carrera como corresponsal e investigadora.

Aquellos días estaba viviendo en un hotel en la misma ciudad de Nueva York, así que no le costó nada llegar hasta el corazón de la Gran Manzana. Bueno, al menos hasta acercarse a la zona de Times Square que estaba rodeada por diversos equipos. Vio hasta una furgoneta del CDC, una larga cola de periodistas a los alrededores con sus cámaras de vídeo, de fotografías... Había un cordón amarillo de cuarentena que rodeaba la zona a la que no podían pasar. Vehículos de policías, coches del ejército... Todos en torno a las oficinas de Umbrella.

Eh Antonio, ¿sabes que está pasando? — Abigail se acercó al corresponsal en Nueva York de una cadena española. Se conocían ya de haber coincidido en diversos lugares. Su español sonó casi perfecto a excepción de su marcado acento estadounidense. — Umbrella y nada más Abby — Él por el contrario habló en un perfecto inglés. La envidia se la comió por dentro; le encantaría hablar tan bien el español como él hablaba el inglés. — ¿Una fuga de algo en Umbrella? — Preguntó ella, esta vez en inglés, mientras sacaba la tarjeta SD de su bolsillo, la soplaba y la introducía posteriormente en la cámara de fotos. — Sí y no parece algo de poca enjundia — Abby se distrajo viendo como de golpe, varios de los periodistas se dispersaban y se marchaban a toda prisa. — Llevan toda la mañana así; hay avisos de numerosos altercados y asesinatos incluso por toda la ciudad... Pero yo no me voy de aquí, sea lo que sea aquí está la punta del iceberg — Explicó cuando se percató de hacia donde iba la curiosidad de la morena. Abby lo miró fijamente. — ¿Crees que esos avisos podrían ser una simple distracción para que no nos centremos en esto — Abby señaló hacia el cordón amarillo y él asintió. — Puede ser, sea lo que sea parecen haber metido la pata hasta el fondo, el cordón ni siquiera rodea la zona exacta, son varias manzanas, han querido aislarlo bien, sea lo que sea... — Abby lo miró pensativa mientras que encendía la nikon, sin mirar, se sabía el procedimiento de memoria.

Está bien, voy a ver si tomo algunas fotos... — No sabía por qué pero estaba inquieta. El modo de su preciada cámara estaba en el manual, ajustó el diafragma y luego la velocidad que le indicaba el exposímetro y comenzó a fotografiar la escena. Su atención se centraba en el motivo amarillo rodeado de agentes de la policía. Tan solo se detuvo en su tarea cuando en la lejanía escuchó los disparos. Abby alzó la mirada del objetivo de su cámara, pálida y buscó con la mirada a Antonio que se disponía a grabar junto a su cámara parte de su informativo. Pero distinguió que él estaba tan nervioso o más que ella. Más policías atravesaron el cordón hacia la zona despejada, a toda prisa. No, algo iba mal, muy mal para que hubieran tenido que abrir fuego en pleno corazón de Nueva York.


Ahora no es el final [Abby's memories] BzWy0A1
Gracias:
Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o63z7jwqNR1rkui2uo1_r1_400Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o6ytzwrmOs1rkui2uo4_400Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o6ytzwrmOs1rkui2uo3_400

Volver arriba Ir abajo

Abigail Roth


27 de noviembre de 2012, Nueva York.
Buenas, aquí Antonio García, en el centro de Nueva York, donde recientemente... — Abigail se quedó apenas un momento observando al reportero hablar hacia el cámara, pues rápidamente centró su atención en la zona a la que no le permitían acceso. Varios policías corrían veloces hacia el corazón de la acción. Todos los reporteros de la zona trataban de captar el momento y Abby no fue menos, fotografió la carrera de los policías. Velocidad rápida, diafragma totalmente abierto... observó en la pantalla de su cámara como había logrado detener el momento. Pero ni su mayor hobby conseguía alejar su mente de lo que estaba ocurriendo. Abby solía apartarse del mundo cuando miraba a través del objetivo de la D80, ahora sin embargo esa inquietud no se marchaba.

Hmmm... — Abby estaba dudosa. Un par de ideas bastante alocadas cruzaron su cabeza veloces. Su antiguo profesor de imagen siempre le había dicho lo mismo: «El fotógrafo debe tener siempre un poco de morro o más bien mucho.» Sí, no era de otra forma, así se conseguían las mejores imágenes. Así que miró a su alrededor con atención, nadie la miraba, todos andaban centrados en sus reportajes, los guardias corrían hacia el centro de la acción... nadie que fuera a regañarla por colarse. Tal vez estuviera cometiendo una locura, pero así era ella un culo inquieto, incapaz de quedarse a salvo, meterse en líos era su sino.

«Cuando uno va seguro de sí mismo puede entrar en cualquier parte.» Recordó aquellas palabras y se armó de valor. Respiró hondo y cruzó el cordón policial, el único que se percató de ello fue Antonio que le dedicó una mirada bastante sutil, sabía lo que quería decirle: que tuviera cuidado. El hombre continuó con su grabación.

Abby alzó su vieja aliada entre sus manos y se dispuso a tomar un par de fotografías más, cuando de pronto, de la nada una mano se aferró a su brazo. La mujer dio un leve respingo. Se trataba de una joven, no superaría los veinte años aún, cabello claro, mirada perdida y en un estado lamentable, la verdad. Abby soltó la cámara de entre sus manos para agarrar a la joven por los hombros, la cámara quedó colgada de su cuello y ella miró a la chica con preocupación. — ¿Estás bien, qué ha pasado? — Preguntó preocupada por la muchacha de veras. Otros reporteros solían preocuparse más por la noticia, para Abby era imposible desconectar de las desgracias y aún más aparcar su humanidad a un lado.

«No quieres quedarte a ver lo que sucede.» Abby observó perpleja a la joven y luego desvió la mirada hacia el centro de la acción. En la lejanía resonaron más disparos y además ella era capaz de ver que lo que parecía ser un pequeño grupo de personas iban hacia ellos, se movían de forma complicada, movimientos bastante descoordinados. Lo que más impactó a Abby fue ver como la policía gritaba para que se detuvieran y como al no obtener respuesta comenzaron a abrir fuego en dirección de ellos. Y si eso era sorprendente, ya no hablar de que ninguno de esos disparos logró detener en lo más mínimo a esas personas, que comenzaron a lanzarse contra los agentes.

Salgamos de aquí — Abby agarró por el hombro a la chica y comenzó a correr de nuevo en la dirección contraria, para salir del cordón policial. — ¡Salid de aquí ya! — Abby comenzó a avisar a la gente que estaba en la zona, los reporteros, fotógrafos, casi ninguno la hizo caso, excepto Antonio, ya se conocían y solo bastó una mirada para que el español ordenase a su equipo que recogiera. Abigail corrió hasta el chevrolet y le hizo gestos a la chica para que subiera. Antonio en la lejanía discutía con su cámara por abandonar el lugar, su equipo se negaba a marcharse al parecer. Abby esperó un momento para arrancar, Antonio acompañado por su cámara corrían hasta el coche y subieron detrás.

En Kabul me arrepentí de no hacerte caso, espero que ahora tengas razón, porque el cretino de nuestro director nos acaba de despedir — el cámara y él subieron en la parte de atrás y se abrocharon los cinturones. — ¡Hola soy Nick! — Exclamó el chico que acompañaba a Antonio.

Larguémonos de aquí, las cosas se están poniendo feas — Abby arrancó el coche una vez que estuvieron todos en él, retrocedió rápidamente para salir de ahí y pisó a fondo para dejar atrás la calle. Si miraban a través de los espejos, podían distinguir como varias personas cruzaban por fin las cintas amarillas y se lanzaban contra la gente que estaba allí atacándolos.


Ahora no es el final [Abby's memories] BzWy0A1
Gracias:
Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o63z7jwqNR1rkui2uo1_r1_400Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o6ytzwrmOs1rkui2uo4_400Ahora no es el final [Abby's memories] Tumblr_o6ytzwrmOs1rkui2uo3_400

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.