• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿El fin de todo? Esto no ha hecho más que empezar
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyHoy a las 00:04 por Silence

» ₪ Mercado negro
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 23:50 por BalioN

» ₪ Novedades de febrero
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 23:27 por K-Mart

» Cronología de La Reina Roja
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 23:14 por Red Queen

» ₪ CENSO DE ACTIVIDAD - FINALIZADO
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 23:02 por K-Mart

» El papá de Aiden {0/1}
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 22:40 por Sage A. Kramer

» Tú decides [Libre]
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 22:39 por Sage A. Kramer

» Apunta que se me olvida [Cronología]
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 22:24 por Zasha Stolzfus

» Archivos {WQ}
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 22:21 por White Queen

» Perdido y atrapado (Priv. Ryder)
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  EmptyAyer a las 21:58 por Agent 4.0

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 7 Invitados

BalioN, Richard Jackson

[ Ver toda la lista ]


Élite
Hermanos
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  BfaHM5eHasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  TT9KvUfHasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Gubwrm5Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Gubwrm5
Directorios
Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  NgodK5u

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Richard Jackson el Dom 26 Ene 2020, 14:41

21 de octubre de 2015, Georgia

Richard abre la puerta de la cabaña y mira en su interior antes de entrar, casi como si alguien fuera a salir para recibirlo.

No es así, la chica miedosa que vivía ahí ya no está. Sucedió lo previsible y murió devorada. Tampoco encontró señales en el exterior de la cabaña de que otros supervivientes tomarán su lugar.

Algo que no era tan extraño, pues esa cabaña se encontraba en lo más recóndito del bosque.  No había demasiadas personas que pasarán por ahí cuando existía la civilización,  ahora podría ser que algún superviviente pasará por ahí como fue el caso de Richard o Alexia antes que él, pero no era lo más habitual.

¿Y en cuanto a los zombies? Esas malditas cosas llegaban a todas partes, pero no eran tantos como en otros lugares y Richard podía limpiar el terreno con su machete. Para llegar hasta ahí ya había tenido que clavar su machete en la cabeza de unos cuantos.

Era una suerte que la cabaña en el bosque aún conservará un aspecto tan habitable, espera que durará todo el invierno; Richard desconocía un sitio mejor para refugiarse en las temporadas más frías.

Richard rebusco entre las cosas que había en la cabaña y las que había dejado en ella la última vez que estuvo. Encontrando varias latas de comida que había dejado para el invierno, una cuerda y un hacha para cortar leña para encender la chimenea.

Con el hacha apoyada en el hombro, Richard vuelve a salir con el hacha al hombro y camina por los terrenos cercanos; zombie que ve, zombie al que clava su hacha en toda la cabeza. Así se aseguraba que las cercanías estaban limpias y seguras para cuando cayera la noche, aún recordaba el dolor del segundo mordisco que se llevó cuando tuvo que hacer esa limpieza en plena noche porque los zombies rodeaban la cabaña y apunto estuvieron de entrar.

Acto seguido se dirigió a uno de los árboles que había en el exterior de la cabaña y dirigió hacia él toda su furia con contundentes golpes para talarlo. Tras eso preparó la leña y la metió en la cabaña para dejarla en el suelo al lado de la chimenea. Así se aseguraba de tener leña para un tiempo.

Richard metió la leña en la chimenea y la encendió para que el fuego calentará la casa, tras el tiempo de abandono donde no hubo ni un alma en el interior. Con el sabor del trabajo realizado se echó en el sofá dejando que el calor de la chimenea le acariciara la piel.

No supo cuánto rato pasó antes de que se quedará dormido, solo se dio cuenta que cuando despertó se escuchaba el golpeo de las gotas de lluvia sobre el tejado de la cabaña. Parecía que finalmente estaba comenzando la tormenta, por suerte esa vez le pillaba a buen resguardo.

Richard estuvo a punto de encenderse uno de sus cigarrillos pero un fuerte ruido que venía del exterior llamo su atención. En alerta tomó su hacha y se dispuso a ver qué era ese ruido no le gustaba ni un pelo.

Tal vez un alma más asustadiza se hubiera asegurado de que todo estuviera bien cerrado y se hubiera metido debajo de la cama sin querer saber nunca que había sido ese ruido pues en el mundo actual podría ser cualquier cosa; pero Richard no. Él abrió la puerta para ver que había sido, confiado en su experiencia en situaciones difíciles y peligrosas y en su propia letalidad.

Pero de ningún modo hubiera estado preparado para lo que se acercaba. Aparte de los zombies que vio acercarse de los lindes del bosque, lo que llamó su atención fue una criatura mucho peor.

Una de esas raras creaciones de Umbrella ¿bio-mutante mucho más sofisticada de lo que solían ser las creaciones de la corporación? ¿Una robot sexy muy puñetera? No importaba, lo único que importaba es que esa pequeña criatura del mal con cabellos rubios les había hecho pasar difíciles momentos a su hermana y a el persiguiendolos en varias ocasiones mientras investigaban a Umbrella. Uno pensaría dado la obvia diferencia de tamaños que Richard no tendría problemas para dejarla sentada en el suelo de una palmada o dejarla colgada de un árbol sin embargo esa criatura había demostrado ser letal en el combate y compensar su tamaño con una gran rapidez y agilidad. Por eso y su destacable mala leche su hermana y él llegaron a sospechar que era una nueva creación de Umbrella, una que combinaba dos miedos muy comunes de las historias de terror: las niñas siniestras y las muñecas siniestras. Sí es que haciendo ese tipo de cosas Umbrella tenía muy merecido el nombre de:  “La corporación del mal”.

El caso es que esa pequeña diabla los había perseguido; pero tras todo el apocalipsis siendo Chris dado por muerto y supuestamente Umbrella habiéndose destruido así misma, Chris considero que nunca más volvería a  ver a esa criatura, sin embargo la película de Terminator no parecía tan alejada de la realidad y lo había seguido hasta el confín del mundo. ¿Skynet responsable de crear a la Terminatrix? Qué va, eso lo hizo Umbrella. ¿Quién si no?

-No puedo creer que me hayas seguido hasta aquí.
Profirió Richard con resignación mientras baja un poco la mirada con cansancio, luego volvió a dirigirla a la criatura:
-Eres Nemesis en versión miniatura, rubia y con cara de muñeca diabólica-dijo mientras sujetaba el hacha con firmeza preparándose para entrar en combate, finalmente simplemente hizo un leve movimiento a modo de encogimiento de hombros: -¡Qué remedio!

Tras eso avanzó con energía dispuesta a entrar en un intenso combate con su antigua enemiga a la que no pensó que fuera a volver a ver. Los zombies no le preocupaban pues aún les quedaba cierta distancia para llegar hasta él y prefería centrarse en la criatura más peligrosa y letal.


Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Re: Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Erica Ashcroft el Mar 18 Feb 2020, 23:16

Las gotas de lluvia caían sobre sus rostro, Erica estaba empapada y pese a ello seguía avanzando entre los árboles. Horas atrás la vieja camioneta la había dejado tirada en una carretera secundaria de mala muerte, había tratado de buscar gasolina, pero la única que había encontrado hacía mucho tiempo que quedó inservible. Eso era un autentico problema si el combustible comenzaba a ponerse malo, esperaba que fuera por las condiciones en las que estaba. Lo comentaría a su regreso a La Prisión. Hablaría con el resto, pues cada vez era más complicado encontrar combustible.

Su día había resultado de lo más decepcionante, pero sobre todo agotador, y cuando cayó la noche se sintió aún más molesta por aquel fatídico día, no podría regresar a La Prisión para descansar en su cama.  Y eso le hizo cambiar drásticamente su humor, para colmo comenzó a llover y eso no ayudó nada. Erica pagó su enfado con todos aquellos zombies con los que se cruzó en su camino. El bate estaba ensangrentado cuando sus ojos se posaron en una luz en mitad de la noche.

— ¿Tal vez algo de suerte? — se dijo en voz baja, en perfecto alemán. Con un suspiro comenzó a caminar en aquella dirección, no le importaba coincidir con nadie, quería secarse y dormir. Pero no, parecía que el día no mejoraría. Nada de nada.

— Tienes que estar de broma... — susurró entre dientes, en su propio idioma. Aferró entre sus manos el bate con más fuerza y su cuerpo se tensó. No esperaba para nada encontrarse con él. Frunció su ceño y analizó sus movimientos con calma. Richard Jackson no era un cualquiera a quien poder enfrentarse y mucho menos en aquella situación.

Enarcó una ceja ante aquellas palabras.

— Claro, como si no tuviera nada mejor que hacer... — su cuerpo se relajó y avanzó hacia él soltando el bate, lo dejó en su mano derecha. — No te tires tantas flores Jackson, Ford... o cómo coño quieras llamarte — avanzó pasando al interior de la cabaña, prácticamente dándole un codazo para que la dejase pasar. Conocía a aquel hombre, el policía idílico que debía luchar por lo correcto, por proteger a los indefensos, bla, bla, bla...

— Relájate, ya no trabajo para Umbrella — dejó caer la chaqueta mojada en el suelo junto a su bolsa de deporte y se agachó frente a la chimenea para tratar de entrar en calor.



Erica Ashcroft

Erica Ashcroft
The Old Red Umbrella

Volver arriba Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Re: Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Richard Jackson el Sáb 22 Feb 2020, 12:18

No podía creerlo. La mayor parte de las personas sobre la faz de la Tierra estaban muertas, encontrar a alguien era una lotería y ya que fuera alguien que conocieras del pasado prácticamente una Utopía. Y de todas las personas con las que se podía topar era alguien de Umbrella.

Esa chica había sido todo una molestia cuando su hermana y él investigaban a Umbrella. Los había intentado matar en varias ocasiones, obviamente sin éxito alguno. Por eso no era extraño que si se la encontraba, Umbrella tuviera algo que ver o que viniera a terminar lo que había empezado antes del apocalipsis.

Sin embargo, estaba completamente mojada y con el bate ensangrentado. No parecía más que una superviviente más de aquel mundo de mierda. Algo que resultaba irónico pues Rachel y él siempre habían bromeado con que tipo de criatura sería su enemiga.

Sin embargo, su falta de interés en el conflicto fue evidente cuando mostró una postura relajada y le entregó su bate cubierto de sangre en señal de rendición.
-Eres una persona -comentó Richard con sencillez pero sin perder el tono serio ni sonreír
-siempre pensamos que serías una bio-mutante o una robot sexual.


Aunque le sorprendió la despreocupación con la que se metía en su caballa y se ponía cómoda ante la chimenea… un poco más y le faltaba tiempo para echarse a dormir en su sofá. Sin embargo, a Richard no le caía demasiado bien que una antigua enemiga que pertenecía a la corporación más maligna y causante de la mierda en la que estaban metidos se tomará tantas confianzas.

No perdió tiempo, se internó en la cabaña cerro la puerta detrás de él y colocó el hacha y el bate de beisbol en el suelo, a un lado de la entrada. Luego se acercó con decisión a la recién llegada y la tomó de los hombros para voltearla y colocarla contra la pared, alzándola del suelo para de esta manera poder mirarla directamente a la cara y estando a la misma altura. No estaba para juegos.
-Dame una buena razón por la que no debería echarte de aquí a patadas. Para no dejar que tus propios monstruos te devoren.

Richard la observó teniendo su rostro a poca distancia del de ella, así pudo percatarse mucho mejor de que verdaderamente era una belleza, razón por la que Rachel había comentado que tal vez fuera una robot con más funciones que simplemente pelear. Pero eso no venía a cuento, era de Umbrella, o por lo menos había trabajado para esa maligna corporación, así que la desconfianza era algo natural.


Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Re: Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Erica Ashcroft el Sáb 22 Feb 2020, 14:16

Erica abrió la boca para decir algo, pero en lugar de eso se quedó con el ceño fruncido y pronunció una queja de asco ante sus palabras. Lo más asqueroso de todo es que no era la primera vez que la confundían con la amante de Eldritch Ashcroft. Pero claro, para aquel viejo engreído decir que tenía una hija era más que complicado, así que prefería tener a una joven las veinticuatro horas del día pegada a sus espaldas, con todo lo que eso suponía.

— Yo siempre pensé que eras muy cortito... — empezó a decir con todo el sarcasmo del mundo. — ...y ahora es más que evidente que sigues siéndolo... — se puso en pie. — ¿Dónde se ha quedado la inteligente de los hermanos Ford? — estaba tan cansada que ni opuso resistencia cuando la estampó contra la pared, se limitó a resoplar. — Definitivamente prefiero tratar con tu hermana... era más divertida — sonrió.

— Vamos Chris, he hecho una pequeña tregua y tú ya te estás acercando demasiado para mi gusto... — las últimas palabras las dijo con cierta molestia. — ¿Seguro que quieres iniciar otra pelea? — se limitó a preguntar eso, ni más explicaciones, ni argumentos que esos... Lo miró fijamente, desafiante.

Aquel lugar era seguramente el único en kilómetros seguro y cálido. ¿Le agradaba aquello? Claro que no, aunque sí que le parecía divertido, como si el destino fuera un cachondo sarcástico. Para ella sería mucho mejor quedarse en su mugrienta cama de La Prisión, la cual por más que limpiase seguiría con aquellas marcas asquerosas... ahora se conformaba con poco. Sacó como conclusión.

— Que si quieres... — soltó su mano y comenzó a deslizarla por la muñeca de él, podría usar la llave perfecta para zafarse de él y no dudaría en iniciar aquella pelea si él seguía sujetándola.



Erica Ashcroft

Erica Ashcroft
The Old Red Umbrella

Volver arriba Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Re: Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Richard Jackson el Sáb 22 Feb 2020, 21:33

Pese a las palabras de chucky rubia y en miniatura, Richard no se mostró molesto.
-Soy cortito -dijo de forma pensativa y con una sonrisa burlona, luego encaró directamente a la rubia -y, sin embargo, te has demostrado completamente incapaz de acabar conmigo ¿eso en que te convierte?

Preguntó con sorna antes de poner cara de fastidio ante lo que acababa de decir sobre su hermana.
-No puedo creerme que tengamos algo común. Yo también hubiera preferido encontrarme con mi hermana,  en vez de con la versión oxigenada de Annabelle.

Teniéndola contra la pared Richard reflexiono sobre sus opciones. Todo podía ser un engaño, pero si la muñeca diabolica trabajará para Umbrella no la hubiera mandado de esa forma. Sería una mala estrategia mandarla a ella que más allá de pegar patadas no podría ganarse la confianza de nadie. Seguro que una maligna corporación como Umbrella tendría efectivos muchos más encantadores y aparentemente inocentes para mandarlos de espías. Obviamente no estaba en condiciones de un ataque directo y lo cierto es que de todas ella era muy burda para andarse con engaños. Así que no había muchas más opciones que fuera verdad que no era de Umbrella. Sin embargo, tampoco la veía con la conciencia suficiente para desertar jugándose la vida. Así que de seguro no estaba en mi buena posición.

Otra cosa es que podía sacarla de ahí pero no sin levantar un escándalo que lanzará a todos los caminantes de los alrededores en plan orda. Así que como iniciará un conflicto ya podía olvidarse de ese lindo refugio. Puede que la pelea fuera entretenida pero no valía la pena tener que salir en plena noche y volver a buscar un refugio confortable.

-Supongo que no. No mereces la pena. -dijo mientras la soltaba y le daba la espalda para caminar hacia el sofá. -Si ya no vales nada para Umbrella, menos para mí.

Dijo antes de llegar hasta el sofá, y sentado cómodamente se encendió un cigarrillo. En verdad, aunque su intención primordial fuera fastidiar a la muñeca diabólica no estaba lejos de la verdad. Lo cierto es que cuando era un miembro de Umbrella tal vez hubiera merecido la pena enfrentarse a ella y tal vez cargarsela, pero si no era de Umbrella ya no era nada. Nada por lo que mereciera la pena el esfuerzo, y eso en una situación normal. Si un enfrentamiento le costaba su cabaña que fuera por algo que valiera la pena, no por ella.

Sin más, se quedó sentado en el sofá mientras daba caladas a su cigarrillo e ignoraba cualquier otra presencia que no fuera la suya.


Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)  Empty Re: Hasta el confín del mundo (Erika Ashcroft)

Mensaje por Erica Ashcroft el Lun 24 Feb 2020, 14:56

— En alguien con muy mala suerte... — susurró haciendo rodar los ojos. Ya que Ford había pasado por fin de ella, Erica pudo volver a sentarse en el suelo frente al fuego. Necesitaba de veras entrar en calor después de haber estado caminando durante horas bajo la fría lluvia. Pese a su orgullo, pasó por completo de las palabras de él acerca de que ya no valía nada para Umbrella. Eso le hizo recordar, aquella última vez con su padre en Alemania, su mirada cuando la empujó fuera del helicóptero.

Sus ojos se quedaron fijos en las llamas de fuego, Erica no observaba nada en concreto, simplemente parecía hipnotizada. Aquello parecía una broma bastante mala del destino. Ambos se quedaron en silencio, cada uno en su pequeño espacio al cobijo de la lluvia. Cuando en antaño habían tratado de matarse en numerosas ocasiones. Pero ella siempre había sido guiada por su padre y ahora, por primera vez en toda su vida podía elegir sus propios pasos. Le molestaba que Ford tuviera que estar ahí para verla en su peor momento. Aunque él tampoco es que estuviera precisamente en una nube. No, definitivamente ninguno de los dos. Solo hacía falta ver sus pintas.

El trueno resonó con violencia en el exterior, como si no hubiera caído muy lejos de allí. La rubia siguió en silencio sin decir absolutamente nada. Apoyaba sobre sus rodillas la barbilla y continuaba mirando el fuego, esperando que sus ropas se secasen algo, al igual que sus cabellos. ¿Qué era lo que quería? Toda su vida había girado en torno a su padre y Umbrella. Y ahora, que por fin superaba eso, volvía a girar en torno a él. Se decidió a viajar a Estados Unidos solo para darle caza, solo para vengarse de él por cómo la había tratado, por como la repudió cuando ella más le necesitó. ¿De verdad quería eso? No pudo evitar mirar de reojo a Ford. ¿A caso los buenos ideales se pegaban? No llevaba ni diez minutos a su lado y comenzaba a replantearse su vida. Maldijo para sus adentros. Si fuera por ella se largaría de aquel lugar, comenzaba a sentirse cada vez más malhumorada. Después de todos los insultos, los golpes... y ahora, allí estaban ellos dos, compartiendo un sucio espacio para resguardarse de la lluvia.

¡Y los motes! Casi se había olvidado de esos malditos motes, era como si Ford tuviera una larga lista que se preparaba para cada ocasión que se veían y no volver a repetir nunca ninguno. La versión oxigenada de Annabelle... ¿Se estudiaba esas cosas? Erica resopló a la vez que hacía rodar sus ojos de nuevo y miraba hacia otro lado, volviendo a apoyar la barbilla sobre sus rodillas.



Erica Ashcroft

Erica Ashcroft
The Old Red Umbrella

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.