• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿El fin de todo? Esto no ha hecho más que empezar
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyHoy a las 00:04 por Silence

» ₪ Mercado negro
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 23:50 por BalioN

» ₪ Novedades de febrero
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 23:27 por K-Mart

» Cronología de La Reina Roja
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 23:14 por Red Queen

» ₪ CENSO DE ACTIVIDAD - FINALIZADO
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 23:02 por K-Mart

» El papá de Aiden {0/1}
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 22:40 por Sage A. Kramer

» Tú decides [Libre]
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 22:39 por Sage A. Kramer

» Apunta que se me olvida [Cronología]
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 22:24 por Zasha Stolzfus

» Archivos {WQ}
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 22:21 por White Queen

» Perdido y atrapado (Priv. Ryder)
La hermana de otro (Mia Hansen) EmptyAyer a las 21:58 por Agent 4.0

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

BalioN, Keith Hansen, Richard Jackson

[ Ver toda la lista ]


Élite
Hermanos
La hermana de otro (Mia Hansen) BfaHM5eLa hermana de otro (Mia Hansen) TT9KvUfLa hermana de otro (Mia Hansen) Gubwrm5La hermana de otro (Mia Hansen) Gubwrm5
Directorios
La hermana de otro (Mia Hansen) NgodK5u

La hermana de otro (Mia Hansen)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Richard Jackson el Lun 20 Ene 2020, 16:34

Georgia
16 de octubre

Un viejo humvee deteriorado por el uso atravesaba las calles infectadas de muerte. Richard tenía la vista clavada en la carretera que cada vez se veía en peores condiciones para transitarla, no solo porque cada vez se notaban más los efectos del abandono, si por los únicos que solían transitarlas con frecuencia: una pila de cadáveres andantes que cada a día se movían buscando una nueva presa por devorar.

Por suerte, el humvee era bueno pasando por encima de ellos pero hasta para un vehículo para ese tantos choques contra cuerpos humanos le pasaba factura. Eso sin mencionar que los humvee estaban pensados para los combates, no para darle un uso tan abusivo como el que le estaba dando, gran parte del día durante mucho tiempo.

Si eso no era suficiente para saber que pronto tendría que abandonarlo su depósito de gasolina cada vez resultaba más difícil de llenar. Eso sumado a que se acercaba el invierno hizo que que su prioridad fuera encontrar un lugar seguro donde pasar los meses más fríos del año.

Por suerte, tenía la idea de donde podía ser dicho sitio. Había una cabaña en Georgia en mitad del bosque que resultaba bastante apartada. Ya había estado ahí hace algún tiempo, pero la había abandonado tras que la persona con la que la compartió los primeros meses terminará caminando junto a la caterva de muertos.

El coche de Richard se topó directamente con un grupo de muertos y sin tiempo para maniobrar solo quedo atravesarla con las ventanillas subidas. A una velocidad moderada para que los golpes no fueran excesivamente contundentes para el vehículo.

Eso no fue lo peor, pues tras salir de ese grupo de enemigos que iban en dirección contraria, a poca distancia por delante del vehículo apareció una criatura espantosa que aparece en los sueños de Richard cada vez que se remontan a lo vívido en Raccoon city: un licker.

Chris sabía que como empezará a perseguirlo tendría serios problemas, pues los lickers a diferencia de los simples zombies eran veloces y la suficiente inteligencia para seguir el ruido que hiciera el vehículo a una buena distancia.

Así que hizo algo que posiblemente se cargará el humvee ya del todo, aceleró y se dirigió directamente contra el licker para pasarle por encima, y si podía ser de la lengua mucho mejor.

Richard sintió el impacto del vehículo y como todo templo aparte de que la sangre de Licker manchara su vehículo. Comenzó a reducir la velocidad mientras miraba hacia atrás para asegurarse de que definitivamente estuviera muerto.

Parecía que sí pues no lo vio, aunque sí pudo observar como el resto de zombies había cambiado la dirección y avanzaba en su dirección. Así que volvió a aumentar la velocidad para marcar distancia entre él y los zombies.

La mala suerte parecía perseguirlo esa mañana pues no llevaba mucho a esa velocidad cuando se topó un camión en mitad de la carretera. Tuvo que dar un volantazo para esquivarlo, normalmente la maniobra hubiera salido bien pero el mal estado del vehículo tenía que pasar factura tarde o temprano.

En lugar de simplemente moverse hacia un lado, el humvee terminó volteandose, Richard notó como el suelo dejaba de estar en su sitio hasta terminar justo donde tendría que estar suelo. Por suerte, llevaba puesto el cinturón pero eso no evitó que se sintiera como si Nemesis lo hubiera tomado por el cuello y lo hubiera sacudido de un lado a otro.

La tensión se había acumulado en su cuerpo haciendo que le doliera todo y lo peor era que había quedado sentado boca abajo y atrapado en su auto. Como le fue posible llevo sus manos hasta el cinturón y lo desabrocho para luego poner las manos por delante de la cara amortiguar un poco la caída.

Tras quedar inmóvil unos segundos para recuperar la respiración y que todo dejara de darle vueltas. Finalmente se arrastró contra la puerta para abrirla y tirarse fuera del vehículo. Quedó echado de costado, dándole la espalda al vehículo respirando entre jadeos de agotamiento.

Una vez de pie volteó el vehículo para tomar su bolsa de viaje y el machete del asiento del copiloto. Se colocó el machete colgado al cinto y colocó la bolsa militar de viaje en el suelo a su lado.

Parte de él no se resignaba a dejar ahí un vehículo que le había servido tanto durante su viaje, así que cerró la puerta y colocó las manos contra el lateral del humvee y lo empujó en un intento vano de darle la vuelta y ponerlo como tendría que estar.

Lo intentó por unos momentos antes de respirar resignado y bajar los brazos.
-Tenía que intentarlo.
Fue entonces que escuchó una serie de gruñidos que hasta ese momento le habían pasado desapercibidos, pero demasiado tarde. Sintió un intenso dolor en su hombro al que reaccionó girando el vientre y aprovechando la energía de ese movimiento para dar un codazo hacia atrás que impactó contra la cabeza del indeseable.
Grito movido por el dolor y también por la furia mientras llevaba el puñetazo hacia delante y realizaba varios ataques contra la cabeza del zombie para finalmente agarrarlo y destrozar su cabeza impactando contra el coche.

Richard respiro hondo y miró a su alrededor, en la distancia se veía la mareada de zombies avanzando hacia él lentamente. Estaba en mitad de ninguna parte sin vehículo con el que moverse y ahora para colmo un asqueroso y puto zombie le mordía con todo lo que eso suponía. Incluso para él que te mordiera un zombie era una gran putada.

No lo mataría, no se convertiría en una criatura sedienta de carne humana, pero nadie le quitaría que su hombro ardiera con una intensidad que le hacía pensar en el infierno, eso sin mencionar los dolores de cabeza y mareos que podrían llegar a darle, algo que irremediablemente reduciría sus fuerzas y las necesitaba para llegar a cualquier sitio.

Para intentar mejorar un mínimo su estado de humor sacó una cajetilla de tabaco y se encendió uno llevándoselo a los labios y dándole varias caladas.

Tras eso tomo su bolsa de viaje y se la colgó al hombro izquierdo, pues al derecho le era imposible en esos momentos. Finalmente inició la marcha por la carretera, inicialmente mientras fumando su cigarrillo hasta que se lo termino y lo tiró a un lado de la carretera.

Estaban en octubre, y el clima tiraba a ser frío con lluvias, razón por la que todo estaba húmedo y sin embargo Richard sin embargo se sentía como si estuviera bajo un sol de justicia en pleno agosto. Efectos colaterales de volver a tener el virus-T recorriendo su sistema.

Aunque no todo era horrible, las jaquecas parecían ser más suaves que la última vez que lo mordieron, esa era la tercera vez y era curioso se sentía un poquito más leve que las anteriores. Era un virus después de todo, te mataba o tu cuerpo se mostraba más fuerte a la hora de actuar en su contra. Richard se imaginaba que cuantas más veces se contagiara menos le afectaría, aunque verdaderamente espero que esa fuera la tercera y también la última mordida que recibía.

No supo cuánto tiempo pasó caminando, pero finalmente llegó a un estacionamiento para que parecía estar desierto. Era evidente que no era completamente seguro pero estaba seguro de que no encontraría nada mejor en una buena distancia.

Antes de entrar inspeccionó la zona del aparcamiento para asegurarse que no hubiera ningún monstruo cercano, finalmente se internó en la tienda que había ahí. Se encontró un par de zombies pero hizo cuenta de ellos con su machete.

Tras dejar despejado el lugar cerró la puertas para que no pudieran entrar las criaturas.
Fue el momento de centrarse en su herida, no quería salvarse de morir con el virus-T para morirse porque se le infectara la herida.

Así que rebusco por la tienda hasta encontrar un desinfectante, sabía que dolería mucho pero era mejor no arriesgarse, así que se rasgó la camiseta por la zona de la herida,para echarse el agua oxigenada. De todas formas ya estaba rota por el mordisco, eso sin mencionar lo desgastada y hasta desgarrada por otros sitios que se encontraba. Cuando se recuperara tendría que cambiarsela, esa estaba para tirar.

Soltó un fuerte grito de dolor al notar el líquido entrar en contacto con la herida y se preguntó si no estaría siendo peor el remedio que la posible enfermedad.

Finalmente fue a la trastienda, un lugar rectangular desde el que rápidamente podría percibir si alguien estaba por entrar. Ahí se apoyó contra la pared y se dejó resbalar por ella hasta terminar sentado en el suelo. De esta manera quedó enfrente pero a cierta distancia
que daba a la trastienda.

No pasó mucho tiempo antes de quedar dormido, cuando despertó ya debía haber pasado bastante tiempo pues la tienda se encontraba en penumbra. Supo lo que le despertó, alguien estaba abriendo la puerta y estaba claro que no era un zombie.

-Mierda -profirió en voz baja mientras inclinaba la cabeza levemente con resignación, en numerosas ocasiones los vivos resultaban peor que los muertos. Miró a su alrededor y la bolsa de viaje militar estaba a su lado.

Trato de incorporarse pero su cuerpo aún le pesaba y no le respondía adecuadamente en ese momento, así que simplemente escondió el machete y trato de parecer inofensivo ante quién pudiera entrar por la puerta. Al menos mientras reunía las fuerzas suficientes para levantarse y poder luchar.


La hermana de otro (Mia Hansen) Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty Re: La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Mia Hansen el Miér 22 Ene 2020, 00:48

En el medio de la carretera había encontrado una colilla de un cigarrillo, observé a los lados para estar segura de que nadie me seguía, que nadie me notaba, y llevé la colilla a la punta de mi nariz para sentir el olor del tabaco. Ahh... Ese olor.. Daría cualquier cosa por un cigarrillo... Guardé la colilla en uno de mis bolsillos y continué mi caminata.

Mi larga caminata que si de no haber sido terca y escuchado a mi hermano, estaría con el hoy, que ese era mi objetivo ahora, volver a encontrarlo, después de descubrir que la mordida de los infectados no me mataría, quería volver a encontrar a mi hermano. Sabía  que con el estaría segura y no me quedaba nadie más con vida. Pero esto se estaba volviendo muy demorado...

La última vez que lo había visto había sido en el shopping, mi cabello era mucho más corto, y esta era la primera vez que estaba realmente sola en este mundo. Siempre estaba viviendo en las espaldas de alguien, alimentandóme de los servicios de otra persona, bueno.. Mi vida fue siempre así, ahora forzosamente tocaba cambiar... Y creo que estar acostumbrada a eso era el porqué quería ir con mi hermano...

Estaba segura que Keith estaba envuelto con el ejercito o temas militares, el siempre estaba metido hasta las manos en ese tipo de cosas. Por eso, sabía que el conseguiría un lugar para mi, no solo por ser su hermana, bueno.. Si.. En realidad solo por ser su hermana.. Me avergonzaba? Quizás un poco... Pero ya había estado cara a cara con la muerte y le tuve tanto miedo, tanto miedo de morir, que haría cualquier cosa por vivir, sin importar que tan miserable fuera mi vida.

Por este lado de la carretera estaba tan vacía que ni los caminantes estaban de píe. Cerré los ojos y dejé que el frío golpeara mi cara. Quería una ducha de agua caliente, quería estar drogada, quería un buen hombre, quería una cama y poder dormir con ambos ojos cerrados. Todas esas frustraciones... Me amargaban.. Me amargaba tanto saber lo sola que estaba, los peores momentos era en la mañana cuando despertaba y en la noche antes de dormirme. Dormir cada vez era más y más difícil, hace tanto que no consumía drogas que mi cuerpo temblaba de la nada. Claramente mi organismo las necesitaba, pero ya las habían erradicado de mi cuerpo.. Irónico..

En la mitad de la carretera, había sangre.. Sangre roja, casi que brillaba, me alarmé al ver esa sangre con ese color tan vivo, no era experta pero sabía que alguien había sido herido hace muy poco.. Pero los rastros iban hasta un costado de la carretera y se perdían por el bosque, ni loca me iba a meter por el bosque sola, a esta hora, Apenas aceleré el paso de mi caminata levantando un pedazo de rama con forma de tubo mientras lo llevé al pecho por un minuto pero luego lo estiré y lo llevé conmigo. No tenía punta, era apenas un consuelo para decir que llevaba algo, pero con esto no le haría daño a nadie.

Continué caminando hasta encontrar un estacionamiento, no había un solo auto, apenas unas tiendas algunas llevadas por el viento, otras destruidas pero, quedaba una de píe, una única tienda de pie. Suspiré observando el camino de la vuelta, y el camino que tenía por recorrer, volver.. No, no había nada atrás, y hacía adelante se escuchaba el zumbido de muchos caminantes, no quería problemas ahora, y no quería desviarme de la carretera, sería solo un segundo, chequear si había algo de útilidad en la tienda y seguir mi camino.

Al abrir la tienda, un hombre bastante moribundo estaba observando la tienda, estaba desde el piso, se notaba que había pasado bastante mal las últimas horas, me alarmé completamente al verlo así. No pensaba encontrarme una persona aquí adentro, tenía manchado con sangre el hombro, su mirada tranquila parecía ser forzada, levanté ambas manos a la altura de mis hombros, mi cara de nerviosismo era claramente visible y notoria. Calma.. No quiero problemas si? Ya me voy, te dejo aquí con tus cosas y me voy, está bien? La tienda no era muy grande, no había nadie más que el aquí. El problema que era un hombre, parecía herido, si, pero si algo que me enseñó mi hermano en la defensa personal era, nunca ir a un forcejeo con alguien del doble de tu masa, y naturalmente yo era bastante pequeña, era difícil ser más grande que un hombre, y este era bien grande.

No sabía si me dejaría irme así sin más, me detuve parada esperando su permiso para que yo me retirara de aquí sin causar problemas, no quería ni planeaba conocer a nadie, pero este era el tipo de mi suerte que tenía.. Ahora solo pensaba en un camino para correr, pero no podía irme así sin más, si el se dispondría a agarrarme, seguramente me ganaría en una carrera, mientras esperaba su respuesta y que no sea un tipo hostil, mi cara de nervios lentamente se intentaba tranquilizar pero eso solo dependería de como reaccionara este hombre.


La hermana de otro (Mia Hansen) C8VdEYX

Mia Hansen

Mia Hansen
Civil

Volver arriba Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty Re: La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Richard Jackson el Miér 22 Ene 2020, 13:40

La puerta se abrió. Richard se había puesto nervioso porque por ella podría aparecer cualquier cosa: desde mercenarios hasta cosas mucho peores, como los cabrones de Umbrella. En esa situación las cosas podrían irle muy mal pues no estaba en las mejores condiciones para acabar con ellos, menos si eran más de uno los que llegaban.

Un resoplido burlón acompañado de una media sonrisa de alivio durante unos instantes reflejo todos sus pensamientos en un instante. No se trataba de ninguna amenaza. Era una chica bajita y menuda que ni siquiera parecía portar un arma decente; aunque lo cierto es que la propia experiencia le había enseñado que alguien como esa chica, aparentemente inofensiva para él, podrían convertirse en auténticas muñecas diabólicas poseídas por belcebú si tenían entrenamiento para el combate y muy mala leche.

No, lo que la descarto como amenaza fue el susto que se llevo y lo reflejado que tenía el miedo en el rostro. Parecía un ratón asustado y tembloroso que a pesar de mencionar que se iba parecía congelada en el sitio.

Richard clavo su mirada en ella y la observó fijamente durante unos instantes:
-No tienes que irte, ratoncita. Si no atacas yo tampoco lo haré.
Le aseguro con suma tranquilidad mientras la estudiaba con la mirada. Sí, parecía estar aterrada aunque no vio que tuviera más arma que una rama inofensiva. ¿Realmente había sido capaz de llegar hasta ahí ella sola? O mejor pregunta: ¿realmente esperaba llegar a algún lado?

Richard miró hacia arriba a través del escaparate de la tienda viendo el negro del cielo y como pronto reinaría la oscuridad, eso si no caía un chaparrón como parecía estar a punto de suceder. Tras eso volvió su vista otra vez hacia la jóven observándola con una mirada penetrante:
-Pronto caerá la noche. ¿Realmente quieres vértelas con esas cosas en medio de la oscuridad?

Cuestiono con cierta indiferencia, aunque era obvio que con esas cosas se refería a los zombie, aunque algo que no todos sabían es que se podían encontrar criaturas mucho peores que los simples zombies. ¿Cómo olvidar a ese tipo alto y feo que le estuvo persiguiendo por media Raccoon city? Y ese solo era la versión más actualizada hasta el momento, ya el primer prototipo Tyrant ya era sumamente peligroso.

Richard solo esperaba que esa chiquilla no fuera solo una exploradora de un grupo mucho peor, y que tras su marcha llegaran otros. Aunque sí las experiencias no engañaban no le iría muy bien si seguía su camino hasta que la oscuridad la engullera o las lluvias la calarán.

El instinto de Richard le decía que esa sorpresa que se llevó y el miedo en sus ojos no eran algo fingido. Así como la urgencia de marcharse nada más verlo... marchar hacia la muerte.


La hermana de otro (Mia Hansen) Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty Re: La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Mia Hansen el Miér 22 Ene 2020, 19:15

Su cara se transformó después de verme, como que se recuperó aliviado, estaría esperando otra persona? Sin duda lo tomé desprevenido pero al verme allí se tranquilizó de algo que no esperaba. Entre tanto nerviosismo de mi parte parece que le había respondido que no era hostil y que no quería problemas. El momento pasó muy rápido y no demoró para que el me contestara de manera tranquila.

De a poco me tranquilizaba yo también y analizaba la situación. El estaba solo, herido, seguramente buscado por alguien o algo? Me mantuve quieta y a decir verdad, me tranquilizó ver que el no se presentaba hostil, pero... Que esperar de el? Por qué estaba tan calmo después que me vio? Volvió a hablar el hombre mencionando que pronto caería la noche.. Si.. Eso era un problema, estar sola y no ver nada, con todas las criaturas que habían sueltas, no podía arriesgarme...

Pero estar aquí con el tampoco me aseguraba nada.. Tenía que tomar ventaja y mantenerme un paso adelante, estaba herido.. Estaba solo. Observé a mis pies pensando que debería hacer. No podía mostrar más debilidad de lo que ya había mostrado. Ya un poco mejor de cara finalmente le respondí. Bien, me quedo hasta el amanecer.. Si, era peligroso quedarme con un completo desconocido, pero.. Era más peligroso marcharme en el medio de la oscuridad de la noche, sola. Además, si me iba, me iba a quedar con la incertidumbre de saber quien era este hombre y de haberlo conocido, odiaba estar sola, y hace un par de horas atrás era todo lo que había pedido.. No se, quizás es solo una ironía del destino que podría llevarme a mi muerte o mucho peor pero.. La aceptaba.

Si no llego mañana a mi campamento, mi grupo me saldrá a buscar. Comenté antes de cruzarme de brazos y tranquilizarme otro poco. Mia. agregué para romper un poquito el hielo y que no quede con el miedo de que tendría un grupo imaginario detrás de el por si me hacía algo. Era solo una garantía de que no le estaba diciendo que estaba sola del todo. De ahí en más, podría pensar lo que quisiera.


La hermana de otro (Mia Hansen) C8VdEYX

Mia Hansen

Mia Hansen
Civil

Volver arriba Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty Re: La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Richard Jackson el Sáb 25 Ene 2020, 14:24

La recién llegada no parecía una amenaza, más bien una superviviente más perdida en un mundo muerto. Las apariencias podían engañar, pero ese temor que había percibido en ella, sus temblores y el nerviosismo que había podía leer en su rostro le indicaban que las apariencias no estaban muy lejos de la realidad.

No se había confiado del todo, aún podía llevarse una sorpresa desagradable pero en esas circunstancias la mejor opción era confiar en su instinto y que esa chica no suponía ningún peligro. Por eso se mantuvo completamente tranquilo, no le era difícil, había pasado por demasiadas situaciones difíciles como para que una simple chica le pusiera nervioso.

Diablos, solo bastaba volver la vista atrás para que se le pusiera la piel de gallina recordando cosas que incluso su tiempo en el ejército o en los S.T.A.R.S. previa a Umbrella se sintiera como un simple paseo, un simple preparatorio ante lo que le deparaba el futuro.

Richard se mantuvo completamente tranquilo mientras observaba a la recién llegada. Sonrió para sus adentros mientras escuchaba las palabras de la chica mientras afirmaba que se quedaría hasta el amanecer, eso se exteriorizó con un simple movimiento de las comisuras de su boca.

Lo cierto es que tenía sus propias razones para querer que se quedará. La primera era la maldita conciencia; mucho lo había intentado y sin embargo no había logrado mitigar del todo ese sentimiento de protección hacia los demás tan propia de su antiguo ser. Ni siquiera acallar esa musitada voz en su cabeza que sonaba cada vez que hacía algo que el antiguo Chris Ford no hubiera aprobado, ese murmullo que tan ansiosamente había tratado de acallar. L
Los viejos principios por los que hacía tanto tiempo se había movido ya no servían, en un mundo como aquel los auténticos supervivientes eran los hombres sin conciencia… y sin embargo la suya se negaba a tener una muerte digna.

Era bastante evidente que si esa chica abandonaba ese lugar no sobreviviría a la noche y ese era un pesar que prefería evitarse.

La otra razón y las que se repetía mentalmente eran mucho más práctica:
estaba herido y la cabeza le palpitaba, a diferencia de las dos primeras veces era mucho más soportable, pero no del todo. Bajo esas circunstancias aunque pudiera defenderse no era tan mortífero como lo sería en una situación normal. Tal vez bajo esas circunstancias era mejor tener a alguien a su lado, aunque fuera una absoluta desconocida.

Luego había otras razones que tal vez tuvieran más que ver con el antiguo Chris que con la persona en la que se había convertido. El principio de que estar solos eran más fácil de matar pero juntos podían enfrentar grandes peligros… o por lo menos estar algo más protegidos con los que pudiera aparecer por la puerta.

Y finalmente, tal vez echaba de menos la compañía de otras personas más de lo que se pudiera imaginar.

Entonces escucho las siguientes palabras de la chica sobre que su grupo la iría a buscar y la observo fijamente durante unos momentos con una sonrisa incredula y una cara que claramente quería decir: “Oh, ¿en serio?”.

Pero luego la dejo de pasar relajando su mirada y saco el paquete de cigarrillos para sacar uno antes de volver a guardar la cajetilla:
-Richard -dijo mientras se llevaba el cigarrillo a los labios y luego utilizaba su encendedor para prender fuego al otro extremo del cigarro dio una calada antes de volver a clavar su elocuente mirada en la jóven, o más bien en el arma que llevaba: -Bonito palo, Mía ¿tu grupo te deja salir sola armada únicamente con eso?


La hermana de otro (Mia Hansen) Richar10
Mi pb::



Richard Jackson

Richard Jackson
Mercenarios

Volver arriba Ir abajo

La hermana de otro (Mia Hansen) Empty Re: La hermana de otro (Mia Hansen)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.