• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 23 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 22 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Maximillian V. Alexandros

[ Ver toda la lista ]


Élite
Hermanos
[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] BfaHM5e[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] TT9KvUf[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Gubwrm5[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Gubwrm5
Directorios
[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] NgodK5u

[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Empty [FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras]

Mensaje por Gilbert White el Mar 19 Nov 2019, 12:51


Por si acaso, en el ocaso, me hizo caso

09/09/15 ♦ Puesto de vigilancia de La Fábrica ♦ 21:00

-¿Qué opinas tú Gilbert?-
rompió el silencio Jonás, con quien el destino me había unido para una larga noche de guardia.

En realidad, era un muchacho poco mayor que Leonard, que se había visto envuelto (quizás por la gente que le rodeaba) en bastantes conflictos que lo habían puesto en el punto de mira de todos. Pero desde el altercado con Monty y sus secuaces, había demostrado que era alguien de quien se podía fiar uno. Di un largo sorbo a la botella de agua, para responder lo más rápido que pude.

-Pues.... si te soy sincero, tarde o temprano tendrá que pasar.... y lo mejor de todo es que estamos preparados.

No sabía lo que me estaba preguntando. Podía haber sido que qué me parecía todo el incidente burocrático de La Fábrica. Que Albert y Monty se hubieran quedado con todos los beneficios como si eso fuera a servir de algo, que hubiesen vendido las armas, que hubiesen mantenido a gente enferma con tal de ahorrar medicación.... Pero también podía referirse al aumento sustancial en el número de zombies en nuestras vallas, a los pobres pero continuos ataques de pequeños grupos de caminantes y que cada vez aumentaban más en frecuencia y cantidad.

Aunque claro, también podría tratarse del berrinche de Marcus por repartir en varios vehículos las semillas y la comida por si ocurría algo que no se perdiera todo de una misma materia. Eso se lo había enseñado yo: repartir la comida entre todos los componentes del grupo, la munición, las armas, y las medicinas.

Así que ante la posibilidad de cualquier conversación, opté por lo más fácil, una respuesta genérica que tras examinar la cara del muchacho y asentir de arriba abajo, pareció convencerle. Aunque he de reconocer, que ahora había sembrado la duda en mí con a qué se refería el chico, pero no fui capaz de preguntarle, me habría parecido grosero y de mal gusto. Pero de improviso, Jonás se levantó de un salto y gritó.

-¿Quién es? ¡Joder, no nos asustes!- Al dedicarle palabras al intruso, en vez plomo, intuí que quien se acercaba sería alguien del campamento y no un caminante. -Ahora vuelvo Gilbert. No tardo.

Gilbert White

Gilbert White
Civil

Volver arriba Ir abajo

[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Empty Re: [FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras]

Mensaje por Vernice Valdeviras el Mar 19 Nov 2019, 12:59

Había cubierto mi turno de guardia nocturna la noche anterior, y buena parte de aquella tarde la había pasado dormitando en la gran sala común, en una postura incómoda pero que, a estas alturas, ya no tenía importancia. Durante el día el grupo era una maquinaria que llevaba un ritmo frenético, siempre había algo que hacer: recoger verduras o regar el huerto, enmendar huecos en la valla metálica, hacer alguna reparación en algún vehículo para que aguantase (al menos) veinte kilómetros más... Pero cuando anochecía, el silencio y la paz inundaban hasta el último rincón del complejo industrial.

Parecía que, con esto del fin del mundo, habíamos recuperado esa relación entre actividad y luz del sol, antaño perdida cuando las ciudades empezaron a brillar gracias al milagro de la electricidad. En el salón comedor apenas quedaban tres personas jugando a las cartas a luz de un candil de aceite, la señora María ya había abandonado su cocina después de que el turno de "barra" le hubiera ayudado a recoger todo el menaje de la cena, e incluso en la enfermería los pacientes, enfermeros y médicos de guardia, se dormitaban apaciblemente a tan temprana hora.

Hice mi propio intento con reconciliarme con Morfeo yendo al pequeño apartado de los dormitorios que compartíamos Gilbert y yo, pero el ver el camastro anexo vacío me hacía sentir melancólica y... bueno, era una costumbre, antes o después, cuando alguno estaba de guardia, el otro se pasaría con una taza de café y un hatillo con algún bollo de los preparados para el día siguiente. ¿Técnicamente era... coger prestado...? Puede, pero no era más que un pequeño hurto al que todos hacían oídos sordos, una disimulada cortesía para con quien pasaba la noche en vela cuidando de los sueños de los demás, una trastada infantil sin importancia que, en secreto, compartíamos.

Cuando llegaba al pie de la torre de centinela, el grito de Jonás me hizo saltar con un respingo, demasiado asustadizo quizá para estar haciendo la guardia o quizás, simplemente, no esperaba que hoy llegase tan pronto. En cuanto el chico bajó de la torre por la escalerilla le entregué su propio termo de café y su bolsa de tela con un par de magdalenas, aún calientes del horno. Lo contemplé alejarse hacia el patio central del complejo y como, poco a poco, la oscuridad iba desdibujando su figura. No sería demasiado el tiempo que pasaría lejos de su puesto de guardia, pero sí el suficiente como para tener unos instantes de paz.

Ascendí a la torre con todo el sigilo que podía, sujetando la segunda bolsa de tela entre los dientes. A menudo Gilbert se hacía "el tonto" aunque sabía perfectamente quién subía y no era raro que me escuchase ascender por los escalones metálicos. Cuando llegué hasta la plataforma en que enganchaba la escalerilla, descolgué la bolsa de la boca y hablé.

-Cucú... ¿Quién soy...?

Vernice Valdeviras

Vernice Valdeviras
Civil

Volver arriba Ir abajo

[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Empty Re: [FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras]

Mensaje por Gilbert White el Mar 19 Nov 2019, 13:00

Ayudé a la joven bombera a entrar en la cestilla de vigilancia y a su pregunta, no hubo más que un beso como respuesta.

-Muchas gracias.- dije -Demasiado pronto, ¿no?

Añadí comprobando que aún había demasiada luz en los edificios, cosa que indicaba que la actividad no había cesado del todo.

-¿Qué llevas en esa bolsa?- dije jugueteando mientras ella intentaba esconderla disimuladamente y robándole otro beso, como si fuéramos un par de adolescentes.

Eran esos momentos los que volvían a recargar la paz de un corazón. Eran esos momentos los que nos hacían volver a sentirnos vivos. Y eran esos momentos en los que si no fuera porque Jonás iba a volver antes o después....

….

…. No era el sitio.

Gilbert White

Gilbert White
Civil

Volver arriba Ir abajo

[FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras] Empty Re: [FB] En el ocaso, por si acaso, me hizo caso [Vernice Valdeviras]

Mensaje por Vernice Valdeviras el Mar 19 Nov 2019, 13:02

-Así que quieres saber lo que hay en la bolsa... ¿Verdad?

Le seguí el juego, intentando mantener el hatillo de tela detrás de mi espalda, levantando el brazo para dejarlo fuera de su alcance cuando intentaba algún otro ángulo de ataque.

-¿Alguna vez has jugado al juego de las veinte preguntas? Seguro que sí, es un típico juego de excursión en coche... Tienes veinte preguntas para adivinar lo que va dentro de la bolsa, y yo sólo voy a responderte con un sí o con un no, así que medita bien tus preguntas- hablé poniendo una entonación dramatizada, como si intentase imitar a una anciana y mística adivina. -porque si no lo aciertas me lo quedaré yo. Muahahaha.

Arrugué la nariz tras su último beso y colgué el hatillo de tela de uno de las viguetas que sostenían la precaria estructura de la torre de vigilancia, esperando que él aceptase las condiciones del juego. Si seguía sosteniéndolo yo, seguramente antes o después usaría alguna artimaña para distraerme y quedarse con la bolsa de tela.

-¿Estás listo para comenzar? Venga, pregunta.

Me apoyé contra una de las barandillas de la torre de guardia mientras servía el humeante café del termo, esperando que él aceptase el juego.

Vernice Valdeviras

Vernice Valdeviras
Civil

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.