• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

BalioN, James J. Yeager, Mia Hansen

[ Ver toda la lista ]


Élite
Hermanos
Directorios
The real enemy [Keith Hansen] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500The real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5XcThe real enemy [Keith Hansen] SH3v5Xc

The real enemy [Keith Hansen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Alice Stephens el Miér 24 Abr 2019, 17:25

02 de Octubre de 2015.
12:33 - Algún pueblo de EE.UU.

Ah verano... sí, ya tocaba a su fin. Se notaba como el insoportable calor comenzaba a disminuir, sin embargo aún hacía calor durante algunas mañanas, se notaba en el sudor, en como hasta la prenda más fina molestaba al pegarse a la piel y luego el frío de la noche. Alice siempre había soportado bastante bien los cálidos veranos de Raccoon City, es más, odiaba el frío y le encantaba disfrutar de unos buenos rayos de sol, sin embargo ahora empezaba a odiarlo. El cansancio, las pocas horas de sueño y el tener que caminar durante largas horas por carreteras desiertas bajo los dañinos rayos de luz comenzaban a acabar con ella. Por eso es que aunque estuviera cansada, cuando vio en la lejanía aquel pueblo, la morena no dudó en acercarse hasta él prácticamente corriendo.

Las plantas de los pies le dolían a más no poder, pero eso no le importó, solo pensaba en encontrar un lugar fresco en el que poder descansar, la más mínima sombra le serviría para ello. Al final la primera casa que encontró le sirvió de cobijo, Alice primero se encargó de revisarla de arriba a abajo, asegurándose de que estaba sola y una vez lo comprobase bien comenzó a relajarse. Claro estaba que primero cerró todas las puertas y ventanas que fue encontrando.

La sala de estar le sirvió de dormitorio, creyó que se trataba de la habitación más fría, en el interior de la casa era la más protegida de los rayos de luz. Las botas acabaron desperdigadas por el salón, la mochila en el otro extremo, Alice en el centro, tirada de cualquier forma sobre el polvoriento sofá, ni se molestó en sacudirlo, simplemente se dejó caer en él, sujetando con fuerza la beretta entre sus manos.

Se quedó dormida sin darse cuenta, lo necesitaba de veras, pero aquel descanso no iba a durar mucho. Se despertó de un gran sobresalto cuando escuchó el portazo. La morena se dejó caer del sofá al suelo y se arrastró por la vieja tarima de madera recogiendo sus cosas. Alguien había entrado en la casa, escuchaba los pasos por el pasillo y no tardarían en llegar hasta la salita de estar. No eran zombies, pues se trataban de pasos firmes, el portazo... no y en aquel momento no sabía decir si era peor aquello o no.

Gateó rápidamente hacia la parte contraria de la casa, colándose por la puerta que daba a la cocina, justo cuando la puerta del salón se abría. Alice se quedó sentada en el suelo, pegando su espalda a la encimera, mientras se colocaba las botas y escuchaba.

- Voy a echar un vistazo en la cocina, tú revisa el salón - se trataba de una voz ronca, Alice terminó de colocarse las botas a la vez que huía gacha por otra puerta al pasillo de la vivienda, si podía evitaría el contacto con cualquiera. Ya había comprobado que la gente se había vuelto loca con el fin del mundo. Corriendo y tratando de hacer el menor ruido posible Alice salió rápidamente por la puerta de la casa hacia la calle principal: terrible error...

- ¡¿Pero qué...?! - exclamó un hombre que caminaba por mitad de la calle. - Mierda... - susurró ella. - ¿Eh? ¿cómo coño estáis registrando casa?, ¡hay una chica aquí! Eh muchacha, ¿estás bien, necesitas ayuda? - el hombre, que estaba fumándose un cigarrillo, tiró la colilla al suelo y comenzó a acercarse a ella con calma, mostrando bastante amabilidad, una amabilidad de la que la morena no se fió para nada. - Eh, sí, estoy bien y no, no necesito ayuda, buscaba comida junto a mis compañeros... supongo que igual que vosotros - se encogió de hombros y el tipo sonrió mostrando una horrible dentadura negra. - ¿Y dónde están tus compañeros? - por un momento el rostro de Alice palideció, sabía que estaba sola y eso solo supondría nuevos problemas.


The real enemy [Keith Hansen] Tumblr_nphud9G4DW1rsh4mao5_250

Alice Stephens

Alice Stephens
S.T.A.R.S

Volver arriba Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty Re: The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Keith Hansen el Vie 08 Nov 2019, 01:58

Info info!:
Holi! Lo primero, no me ha quedado muy claro a qué hora del día más o menos te han encontrado, así que no he hecho mucho inciso en eso, pero si me lo puedes resolver para los siguientes, perfecto :P Por último, la palanca que nombro la he conseguido en lo del primer arma! Por si las dudas, un saludo!

Una parte de mi se podría acostumbrar al amplio maletero de aquel jeep, entraban por lo menos dos o tres personas más sentadas como yo lo estaba, pero eso sí, lo que no acababa de convencerme era la bolsa de tela en la cabeza.

— Ya os he dicho que voy solo... — ¿Cuánto llevaba aquí metido, había pasado un día completo? De vez en cuando tiraba con todas mis fuerzas para tratar de liberarme de las bridas que me mantenían preso, pero era incapaz de hacerlo de una manera de la que no me vieran así que centraba mis esfuerzos y mantenerme sereno, si lo único que quisieran de mi fuera meterme un tiro ya lo habrían hecho, ¿no?

— Me cago en la puta, ¿piensas callarte alguna vez? — Mi acompañante en el maletero, no daba mucha charla, solo me vigilaba, había podido verle cuando me metieron y si recuerdo bien, era bastante poca cosa, pero llevaba un arma. — ¡Metele una hostia y verás cómo se calla! — Gritó el conductor. Por mi parte no pensaba apoyar esa idea pero al chaval le importó bien poco y me soltó un golpe en la cabeza con mi propia palanca. Otra siesta.

— Ugh... — El ruido de las puertas del coche me despertó. Me incorporé desde el suelo del coche, al menos habían tenido la decencia de dejarme las manos por delante pero... ¿cuánto había pasado? Podía sentir que ya no nos movíamos, pero aun así el chaval que me había pegado seguía delante mío, veía su figura a través de la tela. Quizás... estabamos solos. — Como vuelvas a hablar te mato directamente — Dijo con un tono muy poco creíble. — Tío, solo... quitame esto, creo que me has hecho una brecha — Realmente no mentía, la cabeza me dolía mucho, y por A o por B el chico aceptó mi petición. Miré a mi alrededor, reconocer la zona era lo primero, solo veía casas y un par de calles, coches abandonados... el típico paisaje hoy en día. Podíamos estar en cualquier sitio. Lo importante es que habíamos aparcado más o menos como una persona decente un día cualquiera y ninguno de los demás del convoy parecía estar cerca, solo pude ver a un par entrando en una tienda en la otra acera, cuántos podrían ser en total, ¿seis, siete?

— ¿Tengo algo? — Ladeé la cabeza para que pudiera mirar justo donde me había golpeado. — No, yo no veo... — Me abalancé sobre él, brazos por delante, cayendo contra el suelo del coche con todo mi peso sobre su pecho. Coloqué una mano a cada extremo de su cuello, las bridas me dejaban el espacio justo para ahogarle con ellas. El chico intentaba gritar, pataleaba, me golpeaba cada vez con menos fuerza con aquella palanca, pero yo no desistí, seguí apretando aunque mis muñecas sangraran por el roce con el duro plástico, seguí hasta que me aseguré de que ya no se volvería a mover jamás. No era algo de lo que me sintiera orgulloso pero sabía que él no sería ni el primero ni el último, y más si quería salir de aquí. Recuperé el aliento y me senté, entonces golpeé mis muñecas fuertemente contra el estómago para romper las bridas. El primer golpe no fue suficientemente bueno, tuve que repetir la técnica un par de veces. Las muñecas me ardían y sangraban, pero tenía que moverme. Cogí la palanca, abrí el maletero y salí de allí, metiéndome en la primera casa que vi abierta antes de que nadie me viera.

Nada más entrar por la puerta de la casa me senté contra la pared, agarrándome las muñecas y aguantando un gemido de puro dolor. — ¿¡Pero qué coño!? — Escuché a toda voz desde fuera. — ¡Que lo ha matao el muy joputa, que ha matao al Billy! — Gritó uno de ellos, por ese acentazo, sureño. Mierda. Qué poco habían tardado en ir a revisarlo. Agarré la palanca con fuerza y esperé agazapado tras la puerta, si alguien entraba se iba a quedar sin pierna.

Keith Hansen

Keith Hansen
S.T.A.R.S

Volver arriba Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty Re: The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Alice Stephens el Lun 02 Dic 2019, 15:58

- Pues por ahí... - se encogió de hombros a la vez que miraba hacia varias cosas. - Nos separamos para investigar mejor el pueblo... - metió las manos en los bolsillos, él sonreía aún, de esa forma tan desagradable que le producía escalofríos a ella. - Bueno, esperemos que no te hayan dejado tirada, ¿no? - se volvió a encender otro cigarrillo.

- Lo dudo - Alice estuvo rápida y pronunció aquellas palabras muy segura de sí misma, como si toda esa mentira fuera verdad. Él le dio una calada enorme al cigarrillo recién encendido y dejó escapar el humo, Alice lo miraba con las manos en los bolsillos, ligeramente nerviosa, pero tratando de mostrarse tranquila.

- Pues venga, ¿eh? que os vaya bien - soltó como si nada para seguir su camino o más bien largarse de allí lo antes posible. - ¡Eh chica! Espera mejor aquí, conmigo, no me gustaría que te pasara nada malo - Alice se detuvo apenas un segundo. Aquellas palabras podrían parecer amables, tranquilizadoras... pero la forma de decirlas sonaron a amenaza total. Tensó la mandíbula y se giró.

- Creo que sé defenderme sola - sentenció. Alzó la sudadera levemente y mostró su antigua placa de STARS, que descansaba en su cinturón. Aquello era un aviso para él, y venía a decir algo así como "No me toquéis la narices". Junto a la placa llevaba su antigua reglamentaria. Y ahora ella se permitió sonreír. Pero lejos de causar el efecto que quería, él también comenzó a reirse, cosa que la molestó notablemente. ¿Con cuántas personas había tenido que verse que no la tomaban en serio por mucho que hubiera alcanzado aquel puesto? Este le recordaba a todos esos capullos que pensaban igual.

- Muy bien, me piro - saludé con la mano y cuando fui a girarme me encontré con otro hombre delante de mi. - Creo que no, nos gustará tener una chica en el grupo y más si es policía - me giré hacia él, mi expresión se tornó muy seria. Él seguía mostrándose divertido. Alcé rápidamente el arma y le apunté.

- ¿Eso crees? - grité a la vez que retrocedía para golpear al otro tío que se arrimaba a mi, todo antes de que me atrapase o me dañase. Lo tiré al suelo y sujeté su brazo a la vez que pisaba su cuello sin oponer fuerza, con la otra mano le volví a apuntar de nuevo.


The real enemy [Keith Hansen] Tumblr_nphud9G4DW1rsh4mao5_250

Alice Stephens

Alice Stephens
S.T.A.R.S

Volver arriba Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty Re: The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Keith Hansen el Miér 04 Dic 2019, 02:52

¡MIRA MIRA!:
Después de haber estado retenido por ellos como un día más o menos a Keith me lo imagino así pero con su pelito Very Happy

Quizás podría escapar, echar a correr sin mirar atrás y con suerte no volvería a ver a estos cabrones nunca más pero ahora mismo esa era mi última opción. Necesitaba recuperar mi mochila, la ropa y cosas así me daban igual, me importaban los recuerdos, mi placa, mis fotos... cosas personales vaya. También quería hacerles daño, acabar con ellos. Podría decir que únicamente lo quería hacer por asegurarme de que no volvían a hacer esto jamás pero no nos engañemos, un parte de mi quería hacerles sufrir por lo que me habían hecho.

Podía quedarme ahí esperando o moverme y decidí la segunda. Crucé la casa rápidamente, saliendo al jardín trasero y encontrándome allí con el regalo divino de turno. Quien fuera que vivió aquí era un aficionado a Robin Hood o alguna chorrada de esas, tenía su diana y todo. Me puse a mirar unas mochilas deportivas, ahí estaba, un arco compuesto con su carcaj y un buen puñado de flechas. Ahora es cuando agradecía esos años de instituto con actividad extraescolar de tiro con arco. Aun así no quería llamar la atención, por mucho daño que pudiera hacer un arco no quería tener que vermelas en un duelo a ver qué dispara más rápido, si una pistola o mi nueva adquisición. Me moví rápido por detrás de los edificios hasta encontrarme de bruces con una situación bien peliaguda.

En mitad de una de las calles perpendiculares a la que estaba yo, podía ver a tres personas, dos de pie y una en el suelo... Una de las que estaba de pie le estaba haciendo una llave muy pero que muy bien al del suelo. Nada mal. Y además apuntaba al otro, todo una profesional. Me acerqué con toda la discreción del mundo, de primeras tenía una ligera idea de quién era quién porque no había visto ni escuchado ninguna voz femenina en todo el rato que me tuvieron secuestrado así que esta chica debía ser nueva. Aun así me cubrí detrás de un coche próximo por la espalda del tipo que aún seguía de pie y de frente a la chica.

- A qué viene todo esto nena, somos buenos tipos, ¿por qué no nos relajamos? - Dijo con total seguridad a pesar de tener una pistola enfrente y a su compañero en el suelo. No me hacía falta saber mucho más, con un comentario tan machista tenía que ser uno de estos sureños de mierda.

Me asomé para ver cómo estaba echando la mano hacia la cintura muy, muy despacio. Entonces me fijé, llevaba una pistola metida por la espalda, justo encima del culo e intentaba alcanzarla para pegarle un susto a la chica. Quizás ella era suficientemente inteligente para fijarse y dispararle antes, o quizás no... Salí de detrás del coche de un solo movimiento rápido, colocándome en mitad de la calle igual que ellos solo que con unos cuantos metros de distancia. — ¡Eh, idiota! — El tipo se asustó y dejó caer la mano que iba hacia la pistola para girarse después hacia mi. Cargué el arco hasta el fondo soltando una flecha rápida directa al pecho. El tipo cayó al suelo de rodillas con media flecha asomando por su espalda. Podía haberle dejado vivir después de que decidiera no ir a por la pistola pero sinceramente no quise. Miré hacia la chica sin reconocerla de primeras y levanté las manos para no llevarme un tiro de gratis. — Estoy de tu parte.

Keith Hansen

Keith Hansen
S.T.A.R.S

Volver arriba Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty Re: The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Alice Stephens el Lun 20 Ene 2020, 21:46

- Eso es nuevo... - susurró sin saber qué más podía decir ante aquel giro tan drástico de los acontecimientos. El hombre en el suelo se quejaba y comenzó a gritar al ver a su compañero muerto, Alice, que no era tan malvada, o eso se trataba de decir, golpeó su cabeza con una patada para dejarlo inconsciente. Tampoco es que fuera un gran acto de bondad, pero era eso o pegarle un tiro.

- ¿Qué pasa contigo? - soltó. No se permitió guardar el arma del todo, porque alguien que disparaba así a un hombre no le causaba mucha confianza, por más que el segundo fuera un hijo de la gran puta. Le habían enseñado unos valores y seguía aferrándose a ellos.

Alice comenzó a caminar lentamente hacia el hombre y cuando recorrió una distancia prudente se detuvo por completo. Tuvo que parpadear y enfocar bien para saber si se estaba equivocando o no. Pero aquel hombre, aunque muy desmejorado ahora, ella lo conocía.

- ¿Keith? - preguntó completamente sorprendida, a la vez que extrañada. Instantes en el que dejaba caer su mano por completo. No iba a disparar a su antiguo compañero en los STARS.


The real enemy [Keith Hansen] Tumblr_nphud9G4DW1rsh4mao5_250

Alice Stephens

Alice Stephens
S.T.A.R.S

Volver arriba Ir abajo

The real enemy [Keith Hansen] Empty Re: The real enemy [Keith Hansen]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.