• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Where am I | Victoria  BfaHM5eWhere am I | Victoria  TT9KvUfWhere am I | Victoria  Gubwrm5Where am I | Victoria  Gubwrm5
Directorios
Where am I | Victoria  NgodK5u

Where am I | Victoria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Where am I | Victoria  Empty Where am I | Victoria

Mensaje por Marcus L. Smith el Dom 21 Abr 2019, 21:51

Aulario, primaria
15 de Septiembre, 2015
Por la noche, oscuro todo

No sabía en aquel momento en qué estado estaba, lo único que sabía es que se encontraba en una academia, un colegio. Lo podía ver por cómo era el edificio por fuera, sus columpios y las pinturas de la pared. El hombre de gran cuerpo, y alta estatura, se encontraba en hurtadillas, agachado en aquella penumbra. La noche había caído hacía poco tiempo, podía ver unos focos directos hacia el edificio en cuestión, señal de que podían haber supervivientes. El tema era que no quería encontrarse con ninguno, al poder ser. Desde lo ocurrido con el campamento, y con Ashley, no era muy afán de tratar con otras personas. Estaba comenzando a no saber si quería entablar amistades que podían morir, en un alto porcentaje de probabilidad, o ser un huraño.

Así que sus pasos no fueron muy seguros al principio, mientras pasaba una abertura de la verja que daba al patio de recreo, si había alguien dentro podían ser enemigos o neutrales, pero no aliados. Los aliados hoy en día no era tan fáciles de encontrar. Una vez pasó se acercó a una de las ventanas, la única no tapiada y que parecía ya rota. Quizá había sido un bandido que ya retiró la madera. Poco importó, Marcus sentía que no tenía nada que perder, ya había perdido demasiadas cosas y, posiblemente, a su hermana también. Si seguía en pie era por ese atisbo de esperanza de encontrar a aquella mujer con la que compartía apellido, y no por matrimonio. Aquello del matrimonio le recordó cosas que le dolían, a cosas duras y a sentirse traicionado. Debía dejar aquello de lado, no era momento.

Entró por la parte del cristal roto, miró a ambos lados y permaneció en la oscuridad del interior de aquella habitación, registrando todo a su paso. Nada. No había nada a lo que echarle mano, todo estaba o demasiado oxidado o bien roto. Maldijo por dentro, miró a través de la cerradura de la puerta que daba al pasillo central de aquella escuela y no parecía haber nadie, o no se escuchaba nada. Poco a poco giró el pomo de la puerta y entró al pasillo, cerrando tras de sí. Miró a todos lados sin moverse, comprobó que la puerta principal estaba cerrada por dentro por unos tubos enrollados. No olía a podrido, tampoco se escuchaba nada y no parecía haber sangre. Se puso en pie, pero preparado para enfrentarse a cualquier cosa. Pasó incluso a otra habitación y esperó encontrar cosas, pero no quería irse sin mirar bien...

Algo, por tonto que fuera, debía haber en aquel lugar que le pudiera servir de ayuda para seguir adelante con su travesía hacia ningún lado en concreto.


Where am I | Victoria  Qs7lu38

Volver arriba Ir abajo

Where am I | Victoria  Empty Re: Where am I | Victoria

Mensaje por Victoria Mountbatten-Wind el Mar 23 Abr 2019, 07:22

- Listo

Se palmeó las manos contra los muslos un par de veces, quitando lo poco que podía de suciedad. Había llevado a Richardson a la escuela para escapar de un zombie bastante grande que les había perseguido por días. Ahora estaban dentro del aula de una escuela. Victoria no tenía fama de tomar las mejores decisiones bajo presión, pero igual jamás había dejado a nadie atrás, o al menos eso se esforzaba por creer.
La cosa, tristemente, radicaba en que Richardson había sido golpeado con bastante severidad, y por la pinta que tenía, Victoria podía asegurar que tenía algunos huesos rotos, como mínimo.

- ¿Como se encuentra señor Richardson? - preguntó después de encender la linterna para que alumbrara a través de la ventana. En las condiciones en que se encontraban la única solución era pedir ayuda, y aun sabiendo que la señal era bastante llamativa, no podía pensar en otra cosa para que sus hombre la encontrasen.

- ¿Alguna vez ha sentido que ve a una mujer hermosa y le falta el aire? - resopló el hombre, tras sus palabras una mueca de dolor le retorció el pecho. Por supuesto que jamás lo había sentido, no porque hablara de una mujer, Victoria jamás se había enamorado, salvo de una buena novela de amor cuando era una chiquilla con ilusiones de… valga el cielo, princesa. Se sentó a su lado, dando un par de palmadas contra su hombro.

- ¿Como mariposas en el estómago? - intentó forzar una sonrisa, lo suyo no eran las bromas, aun si se sentía obligada a mejorar los ánimos. Y Richardson al parecer apreció el gesto.

- Más como la mordida de una amante despechada - su risa sonó gorgoteante, pero la enmudeció en un santiamén. - Disculpe alteza

- Lo entiendo - sonrió de la manera más gentil que podía encontrar dadas las circunstancias. Una mordida no era algo que ella hubiese tomado en cuenta, sin embargo se convertía en una realidad escalofriante. Victoria jamás había matado a alguien vivo, valga la redundancia. - Entonces…

- Eso creo.

- Lo siento…

Un silencio incómodo, de esos que llegan cuando ambas personas comprenden lo que va a pasar a continuación, y saben que es inevitable y deben aceptarlo, pero simplemente no pueden expresarlo.

- Bueno…

- Está bien alteza, tarde o temprano tendría que pasar, a todos nos toca - Otro silencio incómodo acudió al aula, parecía incluso que el mismo aire tomaba un peso descomunal en la pareja, podía percibirse la tensión del momento, le momento irremediable que debían vivir.

- Yo… - Richardson la tomó de la mano, con una confianza que jamás nadie le había mostrado.

- Por favor… no, Victoria… Sabes lo que tienes que hacer, como sabes que no hay remedio ni milagro que nos saque de esta situación. - Presionó su mano con mucha calidez, la princesa se sonrojó. - Si algo puedo pedirte, una sola cosa, es que acabes con esto rápido… No estoy en mi derecho y no puedo obligarte, pero sería un gran gesto y… Siempre me gustaste.

- Es usted… eres nefasto James Richardson - Victoria comenzó a llorar, mirándolo con labios temblorosos - Nefasto, irreverente e imbécil - Lo había dicho y era un alivio, que la coprolalia sirviera para reducir la angustia.

- Solo quería un momento de honestidad antes de… solo quiero irme sin remordimientos

¿Cuantas veces le habían hecho disparar armas sin balas a sus compañeros? ¿Cuantas dejando el cañón justo en medio de los ojos, justo como a un cerdo al que se le sacrifica? ¿Y cuantas le regañaron por no ser capaz de tirar del gatillo? ¿Cuantas le dijeron que era misericordia? ¿Que era un acto de compañerismo evitar tan cruel destino?
Le dio un beso en la mejilla pues ¿Qué más podía hacer? Y lo encañonó justo en la frente, como a los cerdos en el matadero. Lo miró a los ojos, y él le sonrió.

- Gracias

Los cristales retumbaron en todo el lugar. En medio de la noche la detonación, por pequeña que fuese ensordecía a cualquiera.

En el aula, Victoria se escondió en una esquina, tapando el rostro entre las rodillas mientras de la mano colgaba su escopeta recortada, con el cañón todavía humeante.


Where am I | Victoria  Firmav10

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.