• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Pamela B. Gordon

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
The Beginning //Nerida  BfaHM5eThe Beginning //Nerida  Gubwrm5The Beginning //Nerida  Gubwrm5The Beginning //Nerida  Gubwrm5
Directorios
The Beginning //Nerida  NgodK5u

The Beginning //Nerida

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Dom 14 Abr 2019, 17:38

The Beginning //Nerida  EVCyuRP
The Beginning



Julio 16, 2015
Base Del Desierto, Umbrella
Nevada

Los dedos ensangrentados del proyeto rebuscaban una hebilla, botón, u otro mecanismo para deshacerse del incómodo bozal sobre su rostro. Una hora entera llevaba en esa tarea, pero sólo logró ajustarlo un poco más haciendo que el cuero se enterrara en la piel de sus mejillas. Wendigo metió uno de sus finos dedos en la rendija del bozal para tirar de este, pero casi sacó su cabeza de sus hombros en el intento. La frustración se acumulaba como la parte inferior de un reloj de arena y el cristal estaba por ceder para dejar escapar todo eso que sentía.

La puerta sonó con tres golpes.

Los ojos de Wendigo se posaron sobre ella dejando caer sus brazos a cada lado de su torso fingiendo que no intentaba escapar del mecanismo de defensa que le habían puesto el día anterior y su mirada cayó sobre una mujer con bata blanca que lo llamó para salir de esa celda incolora. El hombre se quedó inmóvil, la sorpresa lo paralizó, y eso irritó a la mujer. Wendigo se levantó y salió de esa celda maravillado por la tecnología a su alrededor. La científica lo guió a otro cuarto para ordenarle que se limpiara y vistiera ya que tenía que cumplir con un requisito si quería seguir vivo.

Wendigo reapareció ante los ojos de la mujer con ropa nueva y sin un rastro de sangre excepto por su boca escondida detrás del bozal. Ella se acercó, dudó por un instante, pero pidió que se agachara el alto para quitar esa pieza para que lavara su rostro. Unos minutos después, Wendigo parecía un hombre más de las facilidades con ropa deportiva negra y cabello peinado hacia atrás. La mujer continuó su tarea, entonces visiblemente nerviosa, para llevarlo al gimnasio para entrenar con otros proyectos de su nivel.

Ellos se detuvieron antes de entrar.

-No me hagas arrepentirme por quitarte eso.- avisó la mujer antes de abrir la puerta con un código y dejar al proyecto pasar.

El gimnasio era un espacio increíblemente amplio con varias paredes cubiertas en taquillas. Un sector del lugar se dedicaba a las pesas, otro al cardio, y algunas máquinas sobrepasaban el conocimiento del proyecto. Sin embargo, el área más poblada era la que contenía menos máquinas, el área de entrenamiento de combate. Wendigo avanzó al extremo opuesto del ajetreo sólo por evitar el contacto con otros, pero la mujer negó e indicó que debía ir a continuar su entrenamiento de combate. Un suspiró señaló resignación de su parte y se acercó al montón de proyectos con muy poco ánimo de compartir su miserable tiempo con ellos, pero no tenía opción.

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 15 Abr 2019, 01:06

Aquel día tocaba un entrenamiento rutinario para enseñarle aquellas técnicas que querían que aprendiese. Como la albina no era más que una esponja en aquel momento, cualquier información era absorbida con facilidad. Igual que un niño chico, Nerida estaba aprendiendo todas las cosas de la vida y, como era evidente, no sólo eso. De ahí que le llevasen a la zona de entrenamiento y quisieran enseñarles técnicas para ello. Puede que no tuviera la experiencia de un soldado que llevaba años trabajando, puede que no fuera capaz de anticiparse a las situaciones por falta de dicha experiencia.

Sin embargo, eso era algo que se podía arreglar, mientras tanto sería instruida para el combate como buena arma biológica que era, a fin de cuentas. A penas llevaba dos meses entrenando, dos meses en los que había aprendido bastante, pero no era suficiente. — Debes ser más ágil, ¿te pesa a caso el cuerpo? No eres un plomo, Roxanne. — Aún desconocía de porqué le llamaban así, pero quizá había sido un capricho de su Padre. Ella asintió sin pensarlo dos veces, aquellos eran quienes le habían salvado la vida y ella se encontraba bastante perdida, a decir verdad. Parecían tan convencidos de lo que hacían que no iba a cuestionar nada.

¿Por qué iba a hacerlo? No tenía nada en contra de ellos y, junto a los mismos, podría acabar con aquellos que un día quisieron matarla. Al menos así se veía a ojos de la proyecto.

Estaba entrenando junto a otro compañero de trabajo, o que sería compañero. Él era normal, no habían experimentado con él. Aquello era una lucha de experiencia contra el aprendizaje perfecto. Duros rivales que acabaron con la derrota de ella, pero que no fue más que una victoria a su vez porque había aprendido de lo que había pasado. La cuestión es que por condición física, ella estaba en perfecto estado aún, como si no se hubiera despeinado, mientras que el contrario necesitaba tomarse un respiro. Cosa que provocó un evitable aburrimiento repentino en ella. Uno de los primeros sentimientos en el que darse cuenta.

Buscando distraerse mirando cómo peleaban los demás, por seguir aprendiendo, se fijo en que estaban llevando a un hombre, no demasiado viejo, demasiado protegido. Que no era realmente protección, bien se había dado cuenta Nerida que, por la postura corporal de quienes les rodeaba, tenían más atención por cómo pudiera comportarse el hombre. Eso hizo que la albina entrecerrarse la mirada y se quedase mirando, dejando caer su peso sobre una de sus piernas y moviendo la cadera a la par. La curiosidad le llamó. « ¿Por qué tantas molestias? » Pensó. — ¿Quién es él? — Preguntó, pues no le había visto la cara antes. Su compañero se encogió de hombros. — Debe ser nuevo, pero no parece alguien de confianza... — Y aquello le llevó a plantearse otras preguntas, pero que prefería guardarse por el momento.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 15 Abr 2019, 03:31

Wendigo lucía cansado, pero no tenía una pizca de cansancio en su cuerpo genéticamente alterado. Sus pasos eran lentos porque no quería unirse al grupo de luchadores que practicaban sus técnicas de combate. La científica de bata blanca lo obligó a mezclarse entre esas personas y parecía no querer marcharse hasta asegurar que el sujeto estuviese entrenando con alguien que no fuera un saco de arena. Wendigo miró las parejas que lanzaban puños y patadas esperando ver a alguien que estuviera disponible para ayudarle a aprender del combate de cuerpo a cuerpo, pero su visión sólo alcanzó a una mujer albina que lo miraba. No iba a practicar con una mujer. No creía ser machista, pero no quería lastimar a una mujer a propósito a menos que esta viniera con un cuchillo a apuñalarlo. Aunque no quería entrenar con ella por otra cosa... la encontraba bonita y no quería dañarla. Pensar en golpear a una mujer así era como pisotear con malicia un clavel.

La mujer de bata blanca lo introdujo a un soldado, un típico americano joven de cabello rapado casi a ras y gran espíritu patriota, un idiota de esos, y Wendigo no tuvo opción que aceptar la mentoría. El proyecto se quedó quieto delante del soldado que era sólo bajo porque Wendigo era tan alto. El soldado estaba en guardia preparado para atacar pero Wendigo estaba con una expresión neutral en su rostro esperando que avanzara a lanzar ese puño que amenazaba tanto lanzar. Los puños llegaron y el alto sólo esquivaba. La científica negó indicando que debía atacar también.

La científica no se fue hasta que el proyecto lanzó sus golpes. Wendigo aprovechaba su agilidad para golpear aquí, allá, plantar una patada en su costado. Pronto la tarea de patear al estereotipo del americano perfecto pareció ser divertida para el proyecto. Pero la diversión acabó cuando lo logró tumbar al suelo y pegó una patada a su espalda. Wendigo le admitió la derrota para que lo dejara levantarse y se pudo sentar en el suelo por un breve instante antes que el soldado pegara una patada en su rostro.

-En un combate real no hay descanso.-

Wendigo se apoyó de su codo sintiendo que su boca se inundaba del sabor metálico que bien conocía y miró al soldado con una siniestra seriedad. El proyecto se levantó del suelo para seguir con la pelea con el maldito pigmeo hiperactivo pero sólo recibió un puño a su mejilla que desató lo que intentaba mantener en calma. Wendigo se acercó mirando al soldadito con unos ojos vacíos y hambrientos que no reflejaban duda. De la rendija de sus labios escapaba el color rojo de la sangre acentuando la palidez del proyecto igual que un vampiro, pero él no era un vampiro. Por un breve instante no le importó verse con el bozal de nuevo si ese era el precio de borrarle esa expresión tan patética del rostro al tipo ese...

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 15 Abr 2019, 10:42

Por unos instantes, tanto el nuevo proyecto como ella habían mantenido la mirada. No sabía lo que sentía cuando ocurrió, no era todavía capaz de identificar sus sentimientos al respecto. Sólo sabía que estaba localizado en el estómago, pero al carecer de dicha capacidad tampoco le impidió seguir observando al contrario a la espera de que hiciera algo al respecto o siguiera con lo suyo. Aun así,  dejó de mirarle por unos minutos, los que necesitó para dejar K.O en aquel momento al soldado contra el que volvía a combatir. Al igual que el nuevo sujeto no tenía descanso, el soldado contra el que iba Nerida tampoco tenía demasiado.

No tengas piedad con los que no tuvieron contigo. — Fueron las palabras de provocación, motivación. Dentro de la cabeza de la albina solo podía ver en el rostro del soldado la cara de sus enemigos, era lo único que visionaba. Tras haber estudiado en el anterior combate el cómo se movía el hombre, pudo anticiparse. Sabía que la experiencia era primordial, por eso su afán sumarse a otros trabajos que no le correspondía en su tiempo libre.

Tan sólo hizo falta unos pasos para acabar con el soldado en el suelo cansado. No le había pegado, Nerida era más dirigida a técnicas de retención, en la que acabó el soldado en el suelo con una llave con la que no pudiera moverse, ni si quiera morderle. Precisamente estaban para eso, no tenía necesidad de dañar a su compañero. No era piedad, era ser prácticos. — No me mires como si te hubiera perdonado la vida. Hay destinos peores que la muerte. — Su voz sonaba tan neutral que parecía una máquina automática. Fue entonces que dieron por finalizado su entrenamiento por aquel día, pues ella ya llevaba sus horas ahí y estaba ligeramente cansada, pero su recuperación era bastante rápida en todos sus aspectos.

Cuando acabó, llevó nuevamente los ojos al chico que había captado su atención, algo tan común en adolescentes, Nerida estaba en esa etapa ya. Sintió mala espina en el momento que encontró el rostro de aquel proyecto tirado en el suelo que se levantaba de manera desafiante ante los golpes contrarios sin previo aviso. Bien había experimentado ella aquel entrenamiento antes, sabía cómo de impotente se podía sentir cuando estabas recién salido del nido de los laboratorios y te entrenaban. Las cosas cambiaban con el tiempo, un tiempo breve pero duro. No eran máquinas perfectas porque seguían teniendo sentimientos, aunque fueran lejos de ser sentimientos como otros más humanos.

Se acercó en el momento que la mirada del contrario se tornó en una peligrosa que los científicos ni debían permitir por la integridad de otros. No es que Nerida fuera la persona más empatica del mundo, pero no quería que hubiera bajas innecesarias en su equipo, pues al fin y al cabo Umbrella era un equipo en conjunto a su vista. — ¿Va todo bien por aquí? — Interrumpiría en aquel ambiente tenso, tanto que podía ser cortado con un cuchillo con facilidad. — ¿Novato? — Miró al proyecto directamente. Nerida permanecía totalmente tranquila, no temía al contrario ni a esos ojos que pudiera ponerle, su voz sonaba igual de tranquila y cálida, porque así era la voz de ella, no porque era fingiera nada. Esperaba al menos, interrumpiendo, que las cosas se relajasen y luego miró a la científica. — Terminé mi entrenamiento, ¿hay algún problema si le ayudo a espabilar yo?


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 15 Abr 2019, 21:15

La mirada vacía de Wendigo se clavó en los ojos claros del militar de manera hostil y desafiante. En silencio lo retaba a golpearlo de nuevo, a intentar conectar su puño con su mejilla de nuevo. Lo retaba a permitirle cruzar la raya. Un soldado del calibre que era aquel otro joven era difícil de intimidar y estaba considerando bajar esos humos al inestable proyecto a golpes. Wendigo se acercó un poco más saboreando su propia sangre y el otro iba a poner distancia con un empujón cuando una voz femenina le interrumpió. Esa oscuridad en el proyecto se retractó de golpe aunque hubo un rastro de ella cuando miró a quien lo llamó.

Se mantuvo al borde.

La hermosa albina pidió permiso a la mujer de bata para tratarlo y fue permitida llevarlo lejos del soldado de pacotilla que debía entrenarlo. Wendigo fue detrás de ella para alejarse del ambiente hostil que sólo lo tentaba a desgarrar gargantas con sus propios dientes. Extrañaba el sabor... extrañaba el color de la sangre manchando sus manos. Quiso regresar al soldado para dejar un buen recuerdo como él ya lo tenía en su labio... que, a decir verdad, ya no dolía. La mirada regresó a la blanca mujer dejando dispersar esos deseos infernales en su mente para poder concentrarse en otra cosa que no fuera sangre y muerte.

-Estoy bien, no necesitas quedarte a cuidarme.-

Las palabras del proyecto decían una cosa, pero se podía sentir que si lo dejaban a su discreción las paredes blancas del gimnasio se mancharían de sangre. No importarían las consecuencias o los castigos que fueran a darle. Wendigo no podía controlar esa rabia que le subía a la cabeza más cuando esta prometía el placer de probar la sangre de los demás. No importaba que la carne estuviera cruda. Nada de eso importaba.

La mirada volvió a caer en la albina y su mente dejó de susurrar.

-No entrenaré contigo.- fue su primera y última palabra en el asunto.

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 15 Abr 2019, 23:59

Una vez que le fue concedido el entrenamiento de aquel proyecto, sintió que por fin confiaban algo en ella y que además era útil para algo más que seguir órdenes, que nunca venía mal sentirse así. El soldado no estaba contento de ello, pero algo hizo que la científica confiase el proyecto en ella. ¿Podía ser por ese pequeño cambio que hubo cuando ella llegó? La albina lo desconocía, ella simplemente se quedó con esa afirmación. Esto le llevó a llevarse al hombre lejos de aquella zona, lejos de aquel soldado, que no sabía que pensar realmente sobre él. No sabía realmente que pensar de cualquiera con el que entrenó de esa forma. Tenía sentimientos encontrados, pero acabó aceptando la idea de que era un entrenamiento. Nada más, no había que llevarlo a lo personal.

Una vez llegaron a un sitio más cómodo, lejos de otros por si acaso la cosa se descontrolaba. No le importaba salir con algunas heridas, si es que llegaba a hacerle algo. Estaba confiada de sí misma, lo cierto. Incluso no pudo evitar sonreír por dentro cuando escuchó las palabras del contrario. — ¿Acaso me ves con cara de niñera? — Su rostro mostró algo de indignación, llevando una de sus manos a la cadera y mirándole con aquella cara de: ¿de qué narices vas?He visto como le mirabas. Creo haber escuchado antes que: si las miradas matasen, ese soldado ya estaba muerto. — Entonces negó lentamente la cabeza, en desaprobación. — Y no me preocupas tú, me preocupan ellos. — Pues aquella era la realidad, ella también había pasado por lo de él. Bueno, mentira. Pasó por algo similar, distinto y sin esos ojos tan perdidos en el odio, tal vez por las circunstancias.

Observó la actitud contraria y entonces se cruzó de brazos. Ella tampoco iba a tener piedad, le enseñaban a no tenerla, y él no estaba en su lista de excepciones. Así que cuando le dijo que no quería entrenar con ella, esta no encontró otro modo que serle clara. — ¿Cómo te llamas? O .. ¿Cómo te llaman? A mi me llaman Roxanne. — Preguntó antes de nada mientras se acercaba a él, para encarar al contrario que le sacaba varias cabezas de altura con facilidad absurda, pero Nerida estaba totalmente tranquila. — Por cierto, vas a entrenar conmigo quieras o no, ¿quieres que te pegue como ese soldado?— Entonces alzó su brazo y dirigió su puño a la mandíbula de él, esperando que lo esquivara. — No me preocupa destrozarte, por la herida de tu labio que se a curado tan rápidamente te delata. — Tenía que ser de la misma condición que ella, al menos. — ¿Piensas seguir sin entrenar conmigo?

Tras aquello, ella continuaría buscando atacarle sin buscar hacerle tanto daño, pero el suficiente para que se activase y formase parte de aquello. Su objetivo era acorralarlo hasta acabar reduciendo al mismo al suelo, pero primero había que llegar al primer paso de conseguir que se uniera con intercambios de ataque. — ¿Te preocupa pegarle a una mujer? ¿Acaso eres de esos hombres débiles que se dejan llevar por dos pechos? — Rodó los ojos, tenía entendido que los hombres, o mujeres que gustaban de otras mujeres, se solían fijar en aquello. « ¿Los míos acaso son atrayentes? », se preguntó confusa. — ¿Por qué no quieres entrenar conmigo?


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Miér 17 Abr 2019, 00:49

Wendigo fue claro en su declaración.

No. Iba. A. Entrenar.

Nada había probado ser incentivo suficiente para hacer al proyecto cambiar de opinión. Umbrella desconocía qué o quién podían utilizar para ganar control sobre Wendigo pues desconocían su procedencia. La corporación sólo conocía la información que ellos mismos recolectaron luego de arrebatarlo de la calle cuando estaba apunto de convertirse en un monstruo sediento de carne fresca. Hasta entonces, Wendigo sólo parecía tener una debilidad a la cual intentaban explotar y era su hambre por carne enjugada en sangre cálida y de ahí lo habían bautizado. Cuando un grupo de científicos encontraron el cuerpo de un guardia desgarrado descubrieron que el proyecto contaba con una peculiaridad perfecta para ser identificado con la leyenda nativa de un demonio caníbal. La fascinación sobre el proyecto duró muy poco porque pronto se volvió una amenaza para todos forzándolos a recurrir a un bozal para controlarlo antes de considerar otros métodos.

El proyecto dudó en responder.

-Wendigo.- finalmente dijo cuando la albina, Roxanne, se puso adelante.

Gracias a sus desarrollados reflejos, Wendigo pudo apartarse del golpe a escasos centímetros. El proyecto retrocedió para poner una distancia ya que seguía firme en su decisión de no lastimar a la mujer.

¿Acaso era porque era mujer?

No estaba seguro.

No quería lastimarla a ella. Por alguna razón, Wendigo no quería dañar la perfecta complexión de la mujer de cabello blanco. La encontraba hermosa, aún cuando estaba lanzando golpes en su dirección, y no se veía capaz de dañar a alguien que parecía una muñeca de porcelana con su piel blanca, cabello blanco, y ojos grises.

Umbrella estaba convencida de que Wendigo sufría de amnesia luego de los experimentos, ya que muchos de ellos olvidaban parte de sus vidas pasadas. Sin embargo, él recordaba todo. Wendigo recordaba su nombre, su familia, su trabajo... el sinfín de poemas y cuentos que leyó en su camino para ser quien era antes de la tragedia. Roxanne le recordaba un poema al cual, irónicamente, no podía recordar.

No quería lastimarla. Era simple. No quería lastimarla porque podía perder el control de su rabia que estaba a flor de piel por culpa del soldado y en esa piel tan blanca no combinaba el siniestro tono de la sangre.

-Basta, Roxanne.-

Wendigo puso las manos para capturar una patada.

-Basta.-

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Miér 17 Abr 2019, 10:06

Al menos se había decidido a responder, la albina no tenía claro que este fuera a responder. Sabía que ese no era su nombre, tampoco había que ser un genio para ello, igual que Roxanne tampoco era su nombre pero era suficiente para mantenerla momentáneamente lejos de su vida pasada. Los científicos querían aprovechar su amnesia, era su mejor baza. Lo que ellos no sabían aún era que no iba a poder nunca recuperar su pasado, y eso sin duda era algo bueno para Umbrella. Saber del nombre del contrario le ayudó a al menos verle como una persona más de allí con mayor facilidad, no un animal que parecía querer matarte con sus propios ojos. Aunque a ella no le mirase de ese mismo modo, y si lo hiciera poco le hubiera importado. Al final de todo, ellos eran entrenados para cosas peores.

Esquivaba, pero no atacaba. Algo no iba bien con aquel hombre que no quería formar parte de aquello, ¿acaso no tenía solución? Si algo iba a ser era insistente. No entendía que era lo que le movía en su interior para no querer atacar, al menos calculó que le iba quedando menos paciencia que el ataque anterior que le dirigiese. Nerida vivía ajena de sus reales motivaciones, no iba a caer que no lo iba a hacer por el hecho de que ella fuera una mujer, o algo similar. Todos eran soldados, quisieran o no, y al ser tan nuevos con este cuerpo debían entrenar para convertirse en mejores máquinas de matar, eso era algo que para la albina era bastante claro.

Como era obvio, Nerida no iba a parar por mucho que él le dijera pero al menos vio un cambio. Su pierna quedó atrapada a la altura de la cadera del hombre con una petición bastante clara. El rostro de la australiana era completamente neutral, sin expresión de sentimiento alguno. — Tienes que hacerlo, Wendigo. — Le diría, ella sin problema de estar así porque su elasticidad había mejorado con sorprendentes resultados. Tenía un cuerpo delgado y no era demasiado alta, ágil y veloz. Él sin embargo era bastante alto, así que su cadera estaba por encima de la media, y de ello que su pierna más alzada. No logró fijarse en otros detalles del físico del hombre porque no tenía conocimiento que éste pudiera ser interesante para ella. — Voy a seguir, lo sabes. — Se lanzó hacia su izquierda tirando de su pierna para zafarse y apoyar sus manos en el suelo para, una vez liberada la pierna apresada, dirigirla con rapidez a los pies del hombre para tirarlo al suelo.

Pégame, ¿por qué no lo haces? He visto esa mirada, debes controlarlo. — Y nuevamente los ataques volverían, evitando las piernas a una altura por encima de la cintura, había aprendido y aquello era algo que se llevaba. — Si no consigues controlarlo tomarán serias medidas. No es que me preocupe por ti, pero seguro que eso será una pérdida para Umbrella. — Los ataques y el cuerpo de Nerida tenían que obligar de algún modo al hombre a no resistirse y defenderse, no esquivar todo. A sentirse cada vez más acorralado contra la pared de aquella habitación de entrenamiento. Bajo presión, si se le podía llamar así, debía por fin responder, ¿no? Como ella no sabía sus razones para no atacarle, al igual que tampoco los iba a comprender porque no entendía aún esos aspectos de la vida, no podía buscar otro modo de enfrentar aquello.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Miér 17 Abr 2019, 20:44

No.

No tenía que hacerlo.

Ella podía seguir lanzando golpes en su dirección, pero Wendigo se iba a dedicar a quitarse del trayecto del golpe. Roxanne se recuperó rápidamente cuando su patada fue bloqueada y atacó los pies del proyecto obligándolo a retroceder más. La pared se acercaba a un paso constante marcando el límite a su pasiva forma de pelear. Una vez que su espalda tocara la pared, Wendigo debía atacar para escapar de estar entre la espada y la pared. Las grandes manos del proyecto cobraron vida a un mínimo nivel para dejar que sus patadas y puños encontraran un blanco como un entrenador y su aprendiz. Sin embargo, se llevó un golpe al costado cuando mencionó la "mirada."

Ella lo vio. Ella no sólo vio una mirada de rabia, pero más allá del odio como para saber que debía ser controlada.

Roxanne vio la mirada que intimidaba los científicos que se atrevían a molestarlo. Ella vio la mirada que lo nombró como un espíritu maligno que se destacaba por esa cruel hambre por carne humana. Si ser descubierto en eso no fuera suficiente, la advertencia sirvió para recordarle la experiencia en los laboratorios de Umbrella. Wendigo podía continuar su resistencia, pero los recuerdos del dolor encendieron un primitivo miedo en su pecho y por inercia atrapó la muñeca de la albina. El poco entrenamiento que tenía cubría las llaves básicas de sumisión y Wendigo aplicó una aprovechando el factor sorpresa. El brazo de Roxanne fue doblado para que ella girara para darle la espalda a Wendigo que acabó el ataque cuando puso su mano libre por la garganta de ella manteniendo el cuerpo de la proyecto cerca al punto que podía sentir el aliento del hombre.

Podía ceder a sus instintos, su cuello estaba a su merced. Podía desgarrar su piel con sus dientes en ese momento después de todos esos golpes dirigidos a motivarlo a despertar. Ella misma quería que hiciera algo al respecto para que Umbrella no tomara serias medidas y el cedió aún cuando esa rabia estaba latente como un carbón que se negaba a extinguirse.

¿Cómo podía calmar esa rabia?

Wendigo separó los labios un poco más.

-No sabes de qué hablas.- dijo refiriéndose a su comentario sobre controlar esa mirada pues ciertamente ella desconocía qué exactamente significaba.

Wendigo la soltó percatándose que ella no era una frágil figurita sino que era mucho más fuerte de lo que aparentaba.


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Miér 17 Abr 2019, 22:37

No estaba segura de cuanto tiempo más iba a estar así, cuanto tiempo aguantaría el hombre mientras Nerida poco a poco le seguía acorralando más y más contra una pared. La albina no se iba a dar por vencida, incluso cuando veía un pequeño atisbo de mosqueo en él se sentía más motivada para seguir con aquello. Tenía esperanzas de despertar la ira de aquel hombre de nuevo, pero más de uno se dio cuenta de la paciencia que estaba teniendo Wendigo con aquella muchacha, tan insistente y porculera como un mosquito que no te dejaba dormir. Los científicos se dieron cuenta que ella podía ser una kryptonita. Muchos de los ojos curiosos de los que se encargaban del señor rabioso pudieron ver una salvación al proyecto antes de gastar más material del necesario en él.

La pequeña Blancanieves no tenía ni idea de lo que estaba pasando realmente, ajena a todos esos pensamientos siguió queriendo pegar al hombre. Fue la sorpresa de ser detenida, por fin, por él lo que hizo que este ganase una ventaja que sin duda no se veía venir, y de ahí la sorpresa como era de ver. Nerida quedaría contra la pared con el brazo acorralado y el hombre acorralándola a él. Podía sentir el cuerpo ajeno, su respiración, su sudor.. Su corazón comenzó a latir por la inyección de adrenalina que sintió, o quizá fueron otras hormonas que en aquel momento no logró reconocer. ¿Acaso podía saber lo que le estaba pasando en aquel momento?

Giró el rostro de modo que pudiera ver al contrario de reojo, podía ver su rostro enfadado pero no tan rabioso como había estado con el soldado. ¿Quizá lo estaba pero lo había controlado? Si él hubiera querido ella habría sido la presa perfecta, pudo haberle mordido y haber satisfecho todos sus deseos de carne, pero no lo hizo. No lo hizo y además fue liberada, sintiendo que el hombre poco a poco se separaba del cuerpo de ella y le dejaba respirar, aunque no hubiera tenido antes problemas para ello. Algo no iba bien con su cuerpo, lo primero que hizo fue girarse y tomarse las pulsaciones mientras miraba a Wendigo con los ojos entrecerrados. — ¿Ahora me vienes con la historia del chico misterioso? — Rodó los ojos, sabía que fuera lo que fuese lo que le pasara no debía ser algo incontrolable.

Tenía las pulsaciones por el aire, pero no estaba cansada. Aquello era tan extraño que lo apuntaría en su cabeza para más adelante hacerse un pequeño chequeo. — Mira, no sé que te pasa, es cierto. — Comenzaría a decirle mientras se acercaba a él, encarando le de nuevo. Mostrando que no le tenía miedo, ni después de eso. — Pudiste haberme hecho lo que quisieras hace segundos, pero sin embargo no lo hiciste. — Lo más gracioso, si se le podía decir así, es que ella tenía que alzar el rostro para poder mirarle a la cara, lo que le dificultaba a imponerse sin duda. Aun así, se sentía débil estando tan cerca de él, y no sabía ni porqué era si confiaba de sus propias cualidades físicas. — ¿Por qué no me quieres pegar? ¿Qué te hizo querer reventar a ese hombre pero a mi no? Solo sé que llegados a este punto, está claro que puedes controlarte. — Y aprovechó que seguramente estuviera distraído con la charla, con las miradas fijadas, para darle una patada en la pierna para hacerle caer al suelo.

Una vez cayese al mismo se sentaría sobre él, con las piernas a los lados de la cadera de él y las piernas propias sujetando las de él, sujetando sus brazos, ella no tenía cualquier fuerza y, al igual que él, había tenido una mejora física. Él podría haberse dado cuenta. — Va, sé que escondes más de lo que muestras... — Y para tentar más a su suerte, buscando cabrearle más todavía, se acercaría al rostro de él. Haría todo lo que fuera por hacer de él un proyecto útil, por Umbrella. También cabía añadir el gran interés que comenzaba a tener por él, algo de lo que ella no se daba cuenta por el momento. — Sé que puedes sorprenderme.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Jue 18 Abr 2019, 04:35

¿Historia de chico misterioso?

Wendigo miró a Roxanne con genuina confusión.

¿Acaso estaba pensando que su idea era aparentar ser misterioso?

-¿De qué hablas?- logró decir en medio del tumulto, pero ella aceptó que no conocía su estado.

La pequeña albina se acercó con gran seguridad al proyecto que un minuto atrás estaba tentado a desgarrarle el cuello con sus dientes y lo abofeteó con el hecho que pudo hacerlo pero no lo hizo. Wendigo intentó restarle importancia a sus palabras, pero estas resonaban en su mente. Adelante del proyecto estaba ella lanzando más verdades en su cara, verdades que él aún no comprendía. Pudo controlarse un par de veces. Pudo tomar un respiro y no hundir sus dientes en todos los presentes. Aquello debía ser un avance en su condición, sin embargo, él lo reconocía como un golpe de suerte que podía durar sólo un rato más.

Roxanne golpeó su pierna robándole el balance y Wendigo se estrelló contra el suelo. La espalda tocó el suelo con un repentino dolor en su omóplato que duraría una fracción de segundo. La albina lo dominó poniéndose encima inmovilizando sus piernas con el peso de ella y sus brazos contra el suelo del gimnasio. En ese momento, Wendigo olvidó que era un ser avanzado con genes mutados para hacer cosas extraordinarias en su cuerpo, y sólo fue un hombre que estaba siendo tentado de una manera muy... peculiar. Wendigo exhaló el aire que tenía en sus pulmones pensando en el dolor del experimento y no en la presión que ella ejercía sobre él.

-Roxanne...-

Lo menos que quería era lucir como un depravado que no podía controlar ninguno de sus impulsos, pero era un hombre siendo montado por una hermosa mujer y su cabeza de pronto deseó regresar a la lujuria por la sangre y no esa que empezaba a sentir por ella.

Su rostro estaba cerca del de él y sostuvo la mirada de ella. Si no quería parecer como un adolescente sufriendo una erección pública, Wendigo debía actuar.

Wendigo aceptó el reto de sorprenderla.

La besó.

Su boca se unió a la de ella en un breve beso, uno para desconcertar lo suficiente como para zafar sus manos y tumbarla a un lado. Sin importarle los ojos que tendrían encima, Wendigo se puso sobre ella poniendo las delicadas manos de la albina sobre su cabeza para inmovilizarla como una vez el lo estuvo.

-¿Quieres más sorpresas, princesa?-

La científica carraspeó y Wendigo se quitó de encima quedándose sobre sus rodillas y levantó las manos para señalar su inocencia.

-No hay sangre. No he hecho nada.- dijo en un tono que pareció burlón. Wendigo miró a la albina. -Como personas. Ella teme que acabes siendo mi cena.- confesó en ese mismo tono que hizo que pareciera una mentira divertida y no la siniestra verdad.


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Jue 18 Abr 2019, 15:27

Estaba realmente concentrada en su cometido, en sus ojos se podía ver la determinación. Poco le importó que su cabello ya estuviera algo descolocado por los bruscos movimientos hasta el momento, por tantas vueltas contra la pared o la intensidad de querer sacar lo peor de él. No era un hombre fácil, nadie era fácil, pero otros ya hubieran buscado apartarla de manera efectiva: atacar. No era la primera vez que un tío no quería pegarle porque era una chica, cosa que detestaba, pero cambiaban bastante rápido cuando veían que esa mujer les pateaba el culo, y atacaba directamente a su varonilidad frente a los demás. El porqué no funcionaba con el contrario no lo entendía, tampoco lo hacían los científicos que iban apuntando los datos en sus papeles, tras haberse encargado de aquel soldado que había estado antes con Wendigo.

Cuando el contrario suspiró y luego pronunció su nombre supuso que quizá se había rendido ya, que estaría cansado. ¿Pero como iba a estar cansado si no habían hecho nada? Había sido ella principalmente pegando. Estaba tan confundida que frunció su ceño en busca de alguna explicación. ¿Habían servido sus palabras para alentarle? Estaba un cabezazo, aunque no tuviera sentido quería que él le diera un cabezazo para saber que había conseguido su misión de que, por un momento, hiciera algo ofensivo de verdad. Fue ver cómo alzaba la cabeza rápidamente y, por milésimas de segundos, creyó que por fin había conseguido que él fuera violento pero.. ¿Podía considera a aquello como un acto violento?

Sintió los labios del contrario y sus ojos se abrirían de par en par, sorprendida hasta el punto de que sus músculos se relajaron. No se sentía incómoda, no sabía como se sentía. Ahora ella era la acorralada y, cuando sus labios fueron liberados de aquel manjar de los dioses, tomó aliento como si se hubiera quedado sin él por minutos, siendo tan sólo segundos. Tenía que reaccionar rápido a las palabras de él, antes de que él se pudiera dar cuenta que algo no iba bien con ella y aquel beso, como si un robot estuviera dando un error a no saber cómo procesar el problema. — No me refería a eso, idiota. — Tartamudeó ligeramente al principio, pero se recompuso con rapidez, y sonrojada, pero con la recuperación de su aliento parecía más por cansancio. O quizá tan solo era un modo de mentirse a sí misma para fingir que no pasó nada en su cuerpo.

Cuando él se quitó de encima, tras la presencia de la científica, agradeció que llegase aquella mujer. — Estoy bien, no me ha hecho nada. Nada malo. Pensó. — ¿Cómo que acabe siendo tu cena? — No comprendía nada, miró a ambos confusa mientras se levantaba con las piernas un poco débiles, apoyando las manos sobre sus rodillas y dejando su espalda curvada al estar agachada de aquel modo, con piernas semi-flexionadas. — Sea como fuere, no me ha atacado en todo este rato. Tampoco ha puesto la misma mirada, no sé si eso sirva de algo. — Le había mirado con otros ojos, eso lo pudo reconocer y sabía que algo había pasado, pero no sabía qué. La científica bien sabía lo que se podía dejar caer en aquel ambiente de tensión, pero no era la misma tensión que con el soldado.

Parad, no hace falta que sigáis entrenando. — La científica fue bastante clara mientras terminaba de rellenar unos papeles que llevaba. — Tenemos ya lo que necesitamos de Wendigo, podéis retiraros si queréis. Os llamaremos para unas pruebas. — Fue lo último que dijo la mujer, ella nada tenía que ver con lo que realmente estuviera pasando. Ellos tenían lo que buscaban: tenían una posible solución a sus problemas. Fue cuando se fue la mujer que volvió a mirar al chico, molesta y mosqueada, sin saber realmente porqué se sentía así ya que le había gustado. — ¿Quién te dio permiso para robarme un beso? ¿Es que no tienes modales? — Se incorporó más, llevando una mano a su cadera y el otro antebrazo a retirarse el sudor de la frente, para luego agitar su camisa, manteniendo la mirada enfadada en él. — ¿Esa es tu táctica? ¿Ir besando a las tías para que no te peguen palizas? — Fue la mejor excusa que se le ocurrió para preguntar sobre lo ocurrido.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Vie 19 Abr 2019, 00:06

El entrenamiento finalizó sin que una gota de sangre fuera derramada a causa del inestable proyecto. Era un increíble progreso que la dama en bata apenas podía creer, pero mucho menos podía creer que fuera bajo su vigilancia que encontraran la simple respuesta de todos sus problemas con Wendigo. Roxanne, otra proyecto, era sin duda alguna una mujer de atributos atractivos los cuales engatusaron a Wendigo desde el comienzo. La científica no lo notó de primera impresión, pero para entonces era obvio. Roxanne sería la clave. Ella partió con sus avances en el estudio de entrenamiento dejando a los proyectos en total libertad de discutir lo sucedido.

Ella estalló antes que Wendigo pudiera decir algo. Su piel pálida tenía un tono rosáceo que podía ser de la vergüenza o de la rabia que ella mostraba tener por el inesperado acto del proyecto masculino. Wendigo se levantó del suelo con suma paciencia que no era inusual en él, se sacudió el pantalón, y arregló la sudadera antes de levantar la mirada para ponerla sobre Roxanne. Sus ojos no mostraban nada en particular en ese momento, sólo la observaban como si no comprendiera porqué tanto alboroto.

-¿Uh? ¿De qué hablas ahora?- su confusión era fingida para alterar más a Roxanne. Esperó un segundo para que ella creyera su ignorancia, pero su rostro mostró una sonrisa al verla de aquella forma. -¿Beso? ¿Qué beso? - continuó su juego que sólo la haría estallar en figurativas llamas.


-¿Qué crees que serán las otras pruebas?- preguntó mirando la puerta luego de un rato en el que ignoró a Roxanne. Wendigo miró a la albina, se encogió de hombros, y se dirigió a la puerta casi dudoso ya que era extraño que lo dejaran moverse solo por el lugar por tanto riesgo que él proporcionaba a todos. El proyecto salió al pasillo blanco de la facilidad y miró a ambos lados como si fuera a cruzar una calle transitada. La brisa artificial del aire acondicionado mandó un escalofrío por su espalda o era ese tentador sabor a libertad.


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Vie 19 Abr 2019, 00:28

De un momento a otro la albina iba a explotar, y su cabeza lo haría antes. No solo por la gran confusión que tenía retenida en el cuerpo y que le estaba provocando un principio de infarto. Combina esas sensaciones de no saber qué estaba pasando con el rostro que se le había quedado al muy idiota. Nerida estaba a punto de estallar, de volar. ¡De pegarle un tortazo en la cara! No lo hizo, y seguramente al día siguiente se preguntase el porqué, pero se mantuvo lo serena que podía mientras esperaba una respuesta de la parte contraria, quien no parecía ni haberse alterado ni un centímetro con la regañina que le estaba echando la australiana, toda molesta ella con aquellos besos que le dejaron bobalicona. Fue observar cómo se levantaba y entonces si que si se enfadó más con motivos más que evidentes a su vista.

¿Os imagináis una cabeza con forma de bomba que explota tras una palabra mágica? Este caso era similar, sólo que con la mágica frase de: "¿De qué hablas ahora?". — ¿Cómo que de qué hablo? ¿Eres imbécil? — Las palabrotas era lo que más fácil se aprendía a utilizar. — Me has besado antes, en el suelo. Incluso te regodeaste en mi cara. — Haciendo referencia el haberle echado en cara si había sido sorpresa eso o no. Las mejillas, a medida que se hablaba de aquel tema, se volvían más coloradas en una piel tan delicada a simple vista como la suya, con esa tonalidad tan clara. Y obviamente, como cabía de esperar.

De los creadores de "¿De qué hablas ahora?", le presentamos a "¿Beso? ¿Qué beso?".

Miraba como si realmente no hubiera pasado nada algo que le ponía de los nervios a la albina, quien claramente se estaba comportando como una adolescente porque técnicamente estaba en una etapa similar desde que se convirtió en proyecto. Lo peor de todo ocurrió cuando éste, sin avisar y de la nada, cambió de tema radicalmente y comenzó a marcharse del gimnasio, ahora que estaban en momento libre. La australiana no encontró mejor forma de expresarse que con un un gruñido de enfado, que inevitablemente no quedó muy intimidante. — ¡Eh! ¿A dónde te crees que vas? — Y fue tras él hasta el pasillo, entendiendo que era mejor seguir la discusión unilateral que estaba teniendo con él.

¿Pero qué pasa contigo? ¿De qué vas, tío? — Se podía notar que la dulce tranquila voz que siempre tenía la albina había desaparecido tras aquel beso, y cada vez desaparecía más a medida que él seguía fingiendo que no pasaba nada. Ahora estaban ambos en el pasillo, ella ignoró la última pregunta de él incluso. Los nervios los tenía a flor de piel y una especie de ansias que no conocía. ¿Quería matarle? No, no era ese sentimiento de matar que solía tener cuando estaba de misión. — ¿Vas a responderme o vas a seguir en ese plan? — Fue entonces que decidió pararlo en seco, tomándole del brazo para obligarle a hacerle girar. — ¿Acaso piensas irte como si nada? ¿Vas haciéndole eso a todas? — Inevitablemente no podía evitar pensar en que quizá se estaba burlando de ella, y que de ahí todo ese numerito. Algo que le preocupaba, pero ni si quiera eso era capaz de distinguir.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Vie 19 Abr 2019, 19:27

Wendigo se detuvo ahí en medio del pasillo. Las cadenas invisibles se quebraron y tenía la oportunidad de ir a donde quisiera dentro de la instalación, pero a sus espaldas estaba Roxanne echando chispas de rabia por doquier. El proyecto quería disfrutar de su recién adquirido privilegio y Roxanne quería discutir sobre lo sucedido en el gimnasio, algo que a él no le apetecía al momento. Iba a ignorar la situación un poco más, pero ella lo detuvo con más preguntas. Su súbita indiferencia desapareció de la misma forma que apareció y comprendió que su mente se vio saturada por lo de la científica, el enojo de ella, y su misma confusión en el asunto, pero cuando la vio sintió una perturbadora calma porque a pesar de su cabello despeinado y sonrojo lucía igual de hipnotizante. Wendigo suspiró mirando a un lado a otro por el ruido a la lejanía más que por asegurar que no había nadie.

-Roxanne...-

¿Qué iba a decir?

¿"Te besé porque eres una mujer atractiva y tenía miedo de que tuviera una erección delante de todos"?

El regresó a ser un océano en calma con tenebrosos secretos escondidos en las oscuras profundidades. La besó por ese miedo primitivo, la vergüenza, pero en realidad debajo de esa superficie de agua turbia él la quería besar porque los días en esas paredes blancas eran crueles y la vida que recordaba en el exterior era atemorizante y entre tantos factores negativos encontraba a una mujer hermosa que lo hacía actuar como un idiota porque era claro que le gustaba. Wendigo, o quien era antes, leyó tanto del amor a primera vista y por mucho tiempo creyó que eso era un montón de líneas ficticias, pero estaba adelante de Roxanne y aceptó, que aunque en ese momento no saltaría al frente de un tren por ella, evitaría que sufriera algún daño. La quería conocer y en otros tiempos para entonces le invitaría un café, pero en la realidad en la que vivían todo era grotesco y salvaje. No había una cafetería, él comía carne cruda y humana, y ella era un arma para una corporación que se dedicó a acabar el mundo, es que aunque la encontrara como alguien que quisiera conocer... no importaba.

-Lo siento... - susurró con la mirada a un lado de ella.
-Para escapar hubiera dado un cabezazo lo suficientemente fuerte para cortar tu frente o quizás ceja... por aquí...- llevó su mano libre a su ceja para marcar. -te hubiera quitado de encima justo como lo hice y hubiera mordido tu garganta, o quizás más al cuello, así si llego a cierta profundidad desgarro tu yugular que anda por aquí...- bajó su dedo a su cuello y retiró su mano. -Por eso me vigilan. Por eso me temen. Por eso es que te besé porque si te mataba... tu misma lo dijiste, tomarán medidas extremas.-


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Vie 19 Abr 2019, 20:02

Si seguía llamándola por su nombre de aquel modo haría que la albina acabase arrancándole la piel, en vez de al contrario. Sentía que se lo iba a desgastar, el nombre, de una manera irresistible. Lo cual provocaba que se enfadase más de manera impredecible. Quería que fuera directo, sincero. No entendía porqué él a la mínima de cambio se marchaba sin nada. No sabía de que iba todo aquello y, sobretodo, de qué iba aquel beso. Podía entender que, tras marcharse la científica, quisiera explorar las instalaciones que Umbrella poseía. Mas si algo era esta proyecto es tediosa, no se iba a ir sin una respuesta clara de parte del contrario y que le solucionase los problemas que tenía en aquel momento pasando por su cabeza, cuando era algo que no era posible. Ella no estaba en la cabeza de él, y él en aquel momento se estaba expresando como el culo. No entendía donde quería llegar, ni creía que estuviera respondiendo con claridad su pregunta.

Sus disculpas no las aceptaba, no del todo. ¿Por qué iba a pedir disculpas por dar un beso? ¿Por qué iba a ser un beso mejor opción que un cabezazo? Le estaba contando cosas que no creía que viniesen a cuento, no concordaban con la lógica de ella. Aun así pudo saber la naturaleza del porqué se estaban preocupando tanto de que él no se pasara de la raya con el soldado, y al igual con ella. — Será mejor que vayamos por partes en el asunto. — Iniciaría tras que él terminase de hablar, agachando la mirada para pararse pensativa a ver como afrontar aquello. — Entiendo por lo que te vigilan y la verdad es que no me hubiera preocupado que me mordieras de ese modo. — Diría con bastante seguridad de aquello, dirigiendo nuevamente la mirada a los ojos contrarios. — Debes ser un proyecto como yo, así que nuestra regeneración es mucho más rápida que la de otros. Si hubieras hecho eso sólo me hubiera enseñado, para algo era un entrenamiento. — Diría, convencida que aquello no hubiera supuesto un problema para ella, siempre que no provocase su muerte.

Colocó su espalda sobre la pared del pasillo, optando por una postura cómoda. Hablaba más que él, pero también parecía ser la más inquieta en todos aquellos asuntos. — Sin embargo, no es un motivo coherente por el que haber decidido besarme. Si realmente tus impulsos te hubieran dicho de arrancarme la yugular, lo hubieras hecho cuando me tenías contra la pared. — Se podía ver que para ella había sido un momento que le provocó nerviosismo del mismo tipo que él pero que, a diferencia de él, no había conseguido saber porqué. Desvelando así su ingenuidad e inocencia al desconocer. — Besándome has tenido la posibilidad de hacerme desangrar bastante al arrancarme uno de los labios. — Se podía ver la confusión que tenía ella en la cabeza, no es que escondiera muchos sus sentimientos ni tampoco sabía realmente como hacerlos, no respecto a unos que no conocía.

Se retiró la coleta y dejó su cabello suelto, se lo colocó más o menos bien y lo dejó caer a los lados de su rostro. Se quedó unos segundos mirando al suelo. — Pudiste haber acabado conmigo como pudiste con el soldado. Aun así está la diferencia de la mirada, tu mirada no era igual que con él. No se veía esa sed de sangre... — Volvió a mirarle, no parecía mirarle con miedo ni nada, realmente seguía sin preocuparle, le miraba más bien con una extraña preocupación por querer comprender aquello. — Pudiste simplemente haberme dicho cualquier cosa o haber reaccionado de algún otro modo pero.. Decidiste besarme, decidiste no pegarme. ¿Por qué? — Se acercó un poco a él, lo suficiente como para invadir su espacio corporal pero para hablar más bajo, apoyando el hombro en la pared. — Entiendo que cuando dices de morderme el cuello de ese modo es algo bastante .. Sangriento. ¿Acaso te gusta? ¿Disfrutas de la sangre y de la carne? — Levantó entonces las manos. — Tranquilo, no voy a juzgarte, ¿vale? Pero al menos sé sincero conmigo.. — Y volvió a cruzarse de brazos, esperando a que él le ayudase a comprender todo.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Vie 19 Abr 2019, 21:00

¿Acaso no comprendía?

Roxanne no estaba agradecida sino que discutía sobre el porqué Wendigo no la atacó. Ella se excusaba con que serían lecciones para su entrenamiento, pero todos los que pasaban por las fauces de Wendigo terminaban muertos.

¿Porqué no agradecía Roxanne que Wendigo omitiera su violenta naturaleza?

La entrevista continuó, pero Wendigo no quería responder. No quería ser el idiota con un crush. Wendigo no iba a ser el típico depredador que bajaba su guardia al encontrar una mujer bonita como el cliché de cada novela romántica de la década. No se trataba de fantasías, romance, o nada de eso, sólo no quería matarla. Los pensamientos del proyecto eran una carretera sin semáforos, algunos colisionaban y otros iban en dirección opuesta. La confusión era tanta. Aceptaba que Roxanne le agradaba, no la quería lastimar, y quería conocerla a otro nivel, pero nada era así de simple. Wendigo llevó las manos al rostro para demostrar que su paciencia estaba siendo atacada y pronto iba a ceder cuando Roxanne tocó un nervio y todos los recuerdos llegaron como un disparo a la frente.

Sólo se escuchó un respiro pesado de entre sus dedos antes que su rostro se descubriera.

Wendigo le agradaba la sangre, la carne, la violencia, el acto. Todo. A Wendigo le gustó el sabor desde que lo probó tanto tiempo atrás cuando tuvo que ver a su padre sacrificarse. Wendigo era Wendigo desde hace tanto. El proyecto sólo pudo ver en su mente la sangre mojar sus manos, el cuchillo sucio, y la blancura de la nieve detrás de su ventana. El sabor. El sabor metálico que se infiltró en su gusto cuando intentó limpiar una lágrima. El llanto de ella. El "Todo estará bien..."

El labio de Wendigo estaba sangrando de nuevo. El proyecto miró a Roxanne que le recordó la nieve, el tono rojizo de su piel le recordó la sangre.

-Juzgué mal. Creí que eras débil, delicada, inofensiva, pero claramente no lo eres. Pediste una sorpresa, te besé, y te sorprendí. Un cabezazo lo hubieras previsto. -

El dilema: hablar de su dieta o del beso.

Planeó irse después de decir aquello, pero en tan poco tiempo pudo predecir que Roxanne insistiría. Wendigo se acercó a ella, sólo se puso adelante y miró a sus ojos.

-Y ya tengo hambre...- susurró con el propósito de asustarla. Se quedó cerca un momento más.


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Vie 19 Abr 2019, 22:31

Nerida quería hacerse las pruebas de control de su cuerpo, quería ver que todos los valores estaban dentro del rango que debían estar. No debía ser normal todavía tener las pulsaciones aceleradas en un estado de reposo. Estaba firme, si, no se iba a inmutar a lo que él hiciera porque no tenía nada de lo que perder. Por cómo había actuado el contrario y lo que decía podía saber que no le haría nada malo, no se la iba a jugar tanto y menos en aquel momento. La albina veía en el fondo de él una criatura dócil. Eso sí, odiaba lo terco que era y lo poco hablador, porque eso suponía que no le estaba dando las respuestas que ella quería oír o no tantas respuestas como deseaba. Aquello le estaba sacando de quicio, todo mientras se humedecía los labios a la espera de una reacción de él. Estaba más nerviosa que la vez en la que, por primera vez, pudo comenzar a caminar bien.

Cuando vio como se cubría el rostro no pudo evitar sentir ligera ternura, cosa que pocas veces se daban en ella. Escuchar su suspiro le hizo sonreír porque significaba que estaba llegando a incordiar, y por algún motivo no podía negar que le encantaba verle así. Su cara cambió cuando observó nuevamente su rostro y su labio un poco sangrado. ¿Se lo había hecho él mismo o se había abierto su herida? No era el tema de conversación en aquel momento, pero ya se encargaría de ello. Los proyectos de Umbrella debían estar en perfecto estado, lo máximo que pudieran. Al menos ella creyó que era por interés de la compañía que tanto había cuidado de ella. Aquello quedó en un segundo plano facilmente cuando creyó que le iba a responder las dudas, pero sólo habló de lo que parecía algo evidente a simple vista. — Pudiste simplemente haber desviado mi atención de otro modo, ¿las cosquillas no te valían?

Verle acercarse a ella con aquellas palabras no le asustaban en absoluto. — ¿De verdad crees que diciéndome eso me vas a asustar? Patético... — Rodó los ojos, pero ante todo no le dejaría irse, por eso le tomó de la camisa aprovechando la cercanía. — Entonces dime: ¿sólo me besaste porque te parecía la mejor opción? — Seguía sin comprender, tal vez por el hecho que aún estaba asimilando. — No puedes besarme así porque te de la gana, idiota. ¿Acaso no pensaste en que quizá yo no quería? Cosa que realmente no se sintió así. La mirada de la albina era realmente de enfadada, pero un enfado inofensivo y más bien de una colegiala que no quería aceptar que realmente le había gustado y ser clara con él. Complicando tontamente las cosas.

Por tu culpa me has quitado el primer beso, sin ni si quiera saber lo que significa un beso. — Entonces le golpeó en el hombro, molesta para luego apoyar toda su espalda y cruzarse de brazos. — Como vuelvas a hacerme algo así te vas a enterar, no aguanto tonterías de críos como tú. — Aquella amenaza realmente no iba ser nada serio, pero así sentía que iba a ser ella. Como la peor de las pesadillas de Wendigo. — Tus disculpas no me sirven de nada si ni si quiera te importa realmente el cómo me haya podido sentir yo, eres un descarado. ¿Te crees que me das miedo? Pues que sepas que no, que te quede claro que tu cara bonita no me va a asustar por muy alto que seas. — Si, le había llamado cara bonita sin darse cuenta. Y luego miró hacia un lado, suspirando. — Por cierto... Te sangra el labio.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Wendigo el Vie 19 Abr 2019, 23:11

Nada servía para espantar a la albina que entonces adoptaba una irritante actitud de adolescente malcriada. Roxanne era imposible de intimidad a base de implícitas amenazas. Ella no parecía verlo capaz de desgarrar su garganta con sus meros dientes, y la verdad es que no lo era. Wendigo la encontraba irritante, frustrante, y en parte graciosa por quejarse de que perdió su primer beso por su culpa. Más amenazas fueron dirigidas a él, amenazas que le hicieron bastante difícil la tarea de mantener su rostro sereno. Puso la mano en la pared para apoyar su peso en la espera que Roxanne acabara sus amenazas o se quedara sin aire y cuando ella por fin guardó silencio Wendigo sonrió porque si ella quería ser irritante para molestarlo le pagaría con esa misma moneda.

-A ver si entendí todo: Eres imposible de intimidar, no quieres admitir que te agradó el beso, te molesta que te quitara el primer beso aunque estas mayor para eso, soy un descarado con cara bonita, y me sangra un labio. ¿Eso es todo? -

Wendigo asintió despacio para apartarse un poco del espacio personal de la albina. Entre tanto conflicto interno que tenía en todo momento, Roxanne probaba ser una bocanada de aire fresco mezclado con drama. Esa inocencia en ella era especial. Wendigo llevó su mano a su propio mentón en un obvio gesto de pensador.

-Todo el problema viene del beso...¿Cierto?-

Su usual porte tan serio hacía que ese momento pareciera que Wendigo estuviera exorcizado de esa maligna identidad dejando atrás el muchacho que debía ser.

-¿Te lo devuelvo?- preguntó con total seriedad que le costó tanto ante tremenda estupidez que dijo.

Wendigo asintió como si hubiese acordado algo con su voz interna. Sus manos se encontraron en un aplauso que marcaba que iba a actuar para devolverle el beso y se acercó una vez más tomando el mentón de la albina. -Si lo tomo de vuelta, no hay vuelta atrás.- avisó cerca de su boca percatándose entonces que quería besarla de nuevo. Wendigo se quedó quieto siendo atacado por la tormenta de conflictos que existía en su persona.

¿Qué sucede?

El proyecto se sintió mal por jugar de esa manera con Roxanne y al final se separó sin cumplir su propio deseo. Fue como si el espíritu del Wendigo regresara a su cuerpo con toda la miseria que lo apartó de Roxanne. Primero fue un paso, luego otro, y después se dio la vuelta para andar por el pasillo sin saber a dónde debía ir a desenredar sus pensamientos.


You are like a poem:

The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Vie 19 Abr 2019, 23:52

« ¿Por qué está poniendo esa cara tan seria? Argh, no puedo dejar de mirarle y no quiero. Es un estúpido que se lo tiene muy creído todo, tiene que bajarse sus humos ». Pensó mientras le estaba mirando al rostro, viendo aquella cara que le hacía querer enfadarse más con él, o simplemente buscar una excusa para que siguiera ahí delante de ella. No se estaba divirtiendo, pero él parecía que realmente le entretenía sacarle de sus casillas, porque encima se puso a repasar todo con cosas que no eran ciertas para la albina. Los colores de la pálida mujer se resaltaron más aún, estaba sonrojada para ese punto y ni se había dado cuenta de ello, y el hombre tampoco pareció darse mucha cuenta porque quizá estaba atento a otras cosas. Algunas no eran ciertas, otras sí pero no las admitiría. — Si, soy mayor, pero no recuerdo lo que pasó antes del 2015 prácticamente, perdí la memoria. — Diría con un tono pesado, molesta por tener que contar aquello para no avergonzarse, que tampoco entendía porqué debía sentirse así.

Cuando él hablo del problema, ella asintió con firmeza. — Si, ese beso que debo aclarar que no me gustó — No podía evitar en el fondo de su interior de sentir cierta gracia por la cara que ponía, intentando parecer que realmente lo estaba pensando. « No será capaz de besarme de nuevo, ¿verdad? ». Todo parecía estar en una situación de plena comodidad para la albina hasta que el hombre invadió más su espacio y sintió que le cogió del mentón, alzando su rostro y obligando a mirarle a los ojos. Tragó saliva, se puso nerviosa y entonces si que sintió miedo. Miedo de que le volviera a besar y que realmente él tuviera razón en todo lo que había dicho antes. — ¿Ahora importa mi opinión? — Sintió tan cerca la respiración de él y los labios estuvieron a punto de rozarse, pero no pasó ni aun viendo lo seguro que estaba el contrario por hacerlo. Ella ya tenía los labios entre abiertos. Sin darse cuenta estaba su cuerpo dispuesto a recibirle.

Cuando comenzó a marcharse sin haberle besado, se enfadó por no haber recibido ese beso. La cuestión era enfadarse por algo. A la vez se preocupó del motivo del porqué comenzó a caminar sin decir nada, ¿qué se le había pasado por la cabeza? Se sentía en la obligación, además, de que no hiciera nada malo. ¿O quizá fue ella misma quien se puso esa obligación. — ¡Eh! ¿A donde vas? ¿Te vas sin decir nada? — Caminó detrás de él para comenzar a caminar junto a él. Aquello era como: te odio pero no me dejes sola. El tiempo volaba junto a él, independientemente de si estaba enfadada o realmente era sólo una mascara para poder expresarse. — No entiendo nada, Wendigo. Me besas y luego te haces el imbécil. — Comenzó nuevamente a enfadarse. — Ahora estás a punto de besarme de nuevo sin importar mi opinión y no lo haces. ¡Además te largas sin más! — Le dio un empujón con la mano hacia su brazo, para moverlo muy ligeramente, o esa era su intención. — Quiero entenderte, ¿sabes? No tengo ni puta idea de lo que pasa y tú no ayudas en absoluto. ¿Quieres seguir en tu plan de chico malo porque te gusta la carne y la sangre? — Dijo sin tapujos, intuía muchas cosas de su nombre, porque cultura general debía tener y ahí entraba esas criaturas.. — Pues me parece una idiotez que te pongas así por algo tan insignificante, ¿qué problema hay? ¿Eso te impide ser claro al decirme las cosas? — Y como no, ella seguía siendo igual de irritable, pero sentía que tenía sus motivos y que no debía dejarle marchar solo. No quería dejarle solo, una parte de él en el fondo le parecía bastante adorable y encantador, la parte que le hacía molestarse más.


The Beginning //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
The Beginning //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
The Beginning //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

The Beginning //Nerida  Empty Re: The Beginning //Nerida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.