• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ethan J. McQuoid, Evan Cauldfield, Marianne Evans C., Richard Jackson, Taron Travis, Theodore Louie

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 BfaHM5eUn encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Gubwrm5Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Gubwrm5Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Gubwrm5
Directorios
Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 NgodK5u

Un encuentro inesperado || Richard Jackson

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :


Un encuentro inesperado

05/10/2015 ♦️ Cabaña en algún bosque al noroeste ♦️ 23:28 ♦️ 16º
Hace frío. Mis brazos rodean mi torso y mis manos se agitan con cierta rudeza sobre este esperando así que algo de calor se forme por la fricción. Mi estómago ruge como cada día, ya casi no recuerdo como era la comida de verdad, la que preparaba en casa para Simon... No, otra vez no, él ya no esta, ya no debo pensar más en eso. Es el pasado y allí debe quedarse...

Miro de nuevo a través de la cortina para volver a ver la profunda oscuridad de la noche cerniendose en el bosque, donde cada ruido parecía estar hecho para que mi corazón sufriera un pequeño infarto. Desde la última vez que estuve un lugar como ese había pasado mucho tiempo... Extrañaba la casa de James... Extrañaba a James, era un buen hombre y sin él, no estaría hoy aquí.
Sacudo la cabeza de un lado a otro como un perro hace con el agua para alejar esos tristes recuerdos de mi cabeza. Ahora debía estar alerta, en silencio y lo mejor escondida posible. Nunca se sabía que o quién podía aparecer por la puerta. Me acuclillo en la esquina más cercana a esa ventana y miro la chimenea durante un segundo... No, encenderla daría mucha luz y no queremos que nos encuentren.

La guardia se hace eterna y un largo suspiro desencadena un bostezo que culmina en que mis ojos se cerraran más de lo que debían, terminando dormida en aquella oscura y fría esquina... Una mezcla de sueños y pesadillas se forman en mi cabeza. Lloro, río y huyo, huyo como he hecho en los últimos años. Mis amigos, familia y pareja me persiguen transformados en no muertos, pútridos y agujereados, dejando a la vista todos los órganos que les quedaban intactos...
Y, de pronto, el crujir de la madera del porche de la casa me despierta. Aprieto en mis manos el atizador que había encontrado al lado de la chimenea y me arrastro por el suelo para acercarme a la puerta y apoyarme contra la pared. Podía escuchar perfectamente como mis rodillas chocaban entre si por el temblor de estás ante el terror de que, otra vez, una de esas cosas me hubiese encontrado
Levante el trozo de hierro y, cuando la puerta se abrió, grité con todas mis fuerzas mientras apretaba los ojos y movía el arma a diestro y siniestro.

Volver arriba Ir abajo


Para ver el sueño de Richard: Aquí

-¡Kiara! -es el nombre que sale de los labios de Chris al despertar. Se encuentra confundido mirando hacia la puerta, no la ve, solo ve a otra chica que en ese momento no reconoce ni le interesa. Luego busca a Sarah, pero tampoco la ve, siente como si le clavaran un puñal al rojo vivo cuando se da cuenta de que no está, y no estaría nunca más. Qué no volvería a verlas nunca.

Eso hace que se vuelva a echar sobre el sofá completamente abatido. Mientras el sueño se desvanece de su memoria y la realidad cobra constancia, simplemente desea morir, que el veneno que corre por sus venas realmente acabe con todo, pues el mundo se había vuelto un infierno. No era la primera vez que pasaba por algo difícil, había perdido a sus padres y a sus abuelos, acabado en un centro de acogida, estado en la guerra de Afganistán, entrado en la mansión de las montañas Arklay y vívido la caída de Racoon city. Había podido con todo eso porque siempre había tenido a alguien por quién luchar, algo a lo que aferrarse, primero fue su hermana Rowan, luego se enamoró perdidamente de Sarah Jackson y finalmente tuvo a Kiara, una hija a la que amar con todo su corazón. Siempre le habían dado fuerzas para sobrevivir, sin importar lo difíciles que fueran las cosas, y ahora… ahora no tenía nada. Por eso no tenía sentido seguir llamándose Chris Fowler, porque sentía que él había desaparecido junto con ellas, ahora solo sabía cobijarse bajo la falsa identidad de Richard Jackson, porque ni siquiera sabía quién era.

Finalmente tomó la decisión de seguir viviendo, algo le animaba a continuar, solo que no sabía o recordaba el que. Su cuerpo le dolía y pesaba como si le hubiera caído encima una columna de hormigón, su cabeza palpitaba y parecía a punto de explotar, se llevó la mano a la frente y descubrió que estaba caliente, tenía fiebre.

Trato de hacer memoria, su mente estaba bloqueada… miró hacia la puerta pues sospechaba que esa chica linda que dormía podría ser una pista. Al principio, no le llegó nada pero al rato una lluvia de recuerdos le golpeó como un tren a alta velocidad. Tan frenéticamente que tuvo que incorporarse rápido para buscar un inodoro y echar en su interior todo el contenido de su estómago.

Sin prácticamente energía, volvió al sofá y se echó otra vez mientras trataba de recolocar los recuerdos en su sitio. Estaba de viaje por Georgia cuando se le hizo de noche, así que fue a resguardarse en una cabaña y entonces… ¡Una mocosa salió con los ojos cerrados y gritando mientras movía el atizador como estúpida!

Richard volvió a mirar a la niña que dormía delante de la puerta con un bate en las manos. ¡Ahí estaba la mocosa! No había ninguna duda de que era ella…¿Qué hacía ahí? ¿Qué pasó luego? Hablaron y… ¡La madre que la parió! ¡Le mordieron por su culpa! Porque tuvo la estúpida idea de gritar y porque se le cayó el bate en el peor momento poniéndolos nerviosos. ¡Será desgraciada! Y encima tenía el descaro de dormirse tan tranquilamente. ¿Y qué pasa? ¿Acaso no tenía una cama que tuvo que dormirse en el suelo? Un momento, había algo que no cuadraba. Sí él había sido mordido y podría llegar a convertirse ¿Por qué estaba él en el sofá y ella ahí tan cerquita? No sería que…

Ok, ok, después de pegar un grito atrayendo a todos los zombies del bosque y terminar por ponerlos nerviosos hasta el punto de que parecían a punto de tirar la cabaña uno pensaría que no se puede estar más idiota, pero va la niña y demuestra que sí, se puede, se puede estar más idiota. ¡La cría se había dormido mientras hacía guardia! Y no hablamos de vigilar por si venían los bandidos a pegarte un castañazo, se trataba de que tenía a un infectado en el sofá y como se convirtiera la iba a devorar viva. En peligro de morir entre terribles sufrimientos y es capaz de dormirse ¡Se duerme! ¡Por Chuck Norris que la niña se ha dormido! A esas alturas ya ni molesto estaba, le parecía tan absurdo todo que no estaba ni furioso, se estaba muriendo de risa en el sofá.

Y más con lo que haría a continuación, pues a la Bella Durmiente se le había acabado el cuento, ahora mismo le iba a meter tal susto que se le iba a quitar la tontería para todo un año.

Con esas malas intenciones en la cabeza se incorporó silenciosamente y caminó hasta ella con el mismo sigilo. Se colocó delante de ella para gritar… “¡Te voy a comer! ¡Soy un terrible zombie asesino y voy a devorarte!"... Pero no lo hizo. La niña se veía tan tierna e inocente que no pudo hacerlo. Si antes pensó que era como un unicornio, ahora más bien le recordaba a un perrito o un gatito. A veces hacían travesuras que fastidiaban, pero eran tan entrañables que no podías enojarte con ellos en realidad. Y eso le hizo recordar que cuando fue mordido ella lloró por él, y Richard le pidió que no le aplastará la cabeza y ella… no lo había hecho. Puede que no fuera la persona más lista que había conocido, ni siquiera la niña más lista, pero si lo fuera le hubiera matado, así que en cierta forma le había salvado la vida. Y también había sido muy mona llevándolo hasta el sofá… y por si fuera poco había hecho a la perfección lo que le había pedido, miró a su alrededor pensativo, hasta había tapado las ventanas como si realmente supiera lo que hacía. Richard suspiró resignado mientras se pasaba la mano por la nuca al darse cuenta de que definitivamente no podía enojarse con ella, así que tendría que despertarla de otra forma. Y a todo esto, ¿cómo se llamaba? Ni lo recordaba.

-¡Eh, niña! ¡Niña despierta! -la llamo pero ni por esas despertaba, definitivamente dormía como un bebé. Así que se agacho para despertarla, pero antes le quito el bate de las manos, si se parecían en algo posiblemente terminaría dándole un batazo al primero que tratará de despertarla. Apartó el bate, y con el peligro neutralizado colocó una mano en su hombro y la zarandeó levemente, con suavidad -¡Eh, Comida para zombies! A despertarse, que ya es de día.


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Richar10
Mi PB:




Volver arriba Ir abajo


Un encuentro inesperado

06/10/2015 ♦️ Cabaña en algún bosque al noroeste ♦️ 08:27 am ♦️ 16º
Corre. Salta. Escóndete... Las ramas chocan contra mi cara provocando pequeños cortes que escuecen a cada nuevo golpe, pero no puedo detenerme, si lo hago me alcanzarán y será el final. No quiero morir, no quiero ser un monstruo... Quiero vivir, quiero envejecer...

--¡Eh, Comida para zombies! A despertarse, que ya es de día. - La voz hace que abra los ojos de golpe y, de forma brusca, mueva los brazos como si intentase quitarme miles de insectos de mi cuerpo pero, cuando mis pupilas se cruzan con los gélidos ojos de Richard, me detengo en seco para observarlo detenidamente. Aún llevaba la improvisada venda atada al antebrazo y, aunque se le veía cansado, estaba vivo. No lo puedo evitar...
-Richard... E-Estas bien... - Mis manos se alzan hasta su rostro el cual toco despacio esperando que no fuese un sueño y que el verdadero Richard me estuviese devorando pero, al palpar la piel de sus mejillas y ver como estas se hundían levemente, sonrío mientras mis ojos se llenan de lágrimas y termino de pasar mis brazos por sus hombros para abrazarlo con fuerza. -¡Estas vivo!

Su espalda estaba levemente sudada a causa de la fiebre que aún tenía ya que su cuerpo seguía caliente... Parecía que aún le quedaba algo por pasar pero, definitivamente, aquello era algo asombroso. Era la primera persona que veía que era mordida y no se transformaba.... Aquel hombre es alguien extraordinario, no me cabe duda de ello.
Lentamente rompo el abrazo y le miro el rostro de cerca, tomándome unas confianzas muy extrañas en mi... pero es que aquello era algo increíble. Palpo su frente, tiro con cuidado de la piel cercana a sus ojos para ver la blancura en estos y, luego, miro su antebrazo con extrema curiosidad. No puedo contener en mi el asombro y las ganas de empezar con las preguntas pero, lo primero era lo primero...

-¿Cómo te encuentras? - Empiezo con las preguntas mientras me levanto despacio del suelo, notando como el dolor me recorre el cuerpo a causa de haber dormido en el suelo. Aún así, no me detengo ni con las preguntas, ni con mis intenciones, pues lo tomo de la mano y camino despacio hacia el sofá, observando que no había probado la comida que le había dejado. -No has comido nada... ¿Te duele algo? ¿Necesitas que te traiga algo?

No me había parado a pensar en que tal vez mis preguntas le estaban agobiando... pero es que él no podía entender lo mal que yo lo había pasado anoche. Ni siquiera sabía como demonios había conseguido dormirme... Estaba tan preocupada... Me sentía tan mal por lo que le había sucedido que entendía que me odiase... Pero si iba a echarme de aquel lugar, primero quería asegurarme de que estaba bien...


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

¿Comida para zombies? Sí, ese era el nombre que mejor le quedaba. No es que la hubiera fastidiado ya tres veces en el poco tiempo que la conocía, es que ni siquiera para despertarse parecía tener buenos instintos de preservación. La única razón por la que permanecía con vida es que tenía la gran suerte de que Richard no pudiera convertirse en un zombie.
A pesar de que era exactamente eso lo que podría estar despertándola en este momento, un zombie devorándola, su primera reacción no fue de atacar por autoreflejos, ni tampoco de apartarse hacia atrás rápidamente, fue sacudirse como es un pez fuera del agua mientras movía sus manitas en todas direcciones. Sí, claro, como si eso fuera un buen repelente para zombies: el ataque del pez.

Cuando la niña por fin se dio cuenta de que quién la había despertado era un Richard humano y no un Richard zombie, se quedó completamente flipando. Se notaba que acababa de despertarse de un sueño, porque aún seguía pasmada.

La pequeña llevó su mano hacia la mejilla de Richard, algo que esté pensó en impedir tomándola de la muñeca:
-Sí, estoy bien pero… -”eso no es razón para manosearme” lo que no llegó a decir pues antes de quitar esa mano de su mejilla, la niña se lanzó hacia él dándole un fuerte abrazo. No sabía si eso iba a funcionar contra un zombie, pero contra Richard parecía que sí, pues lo dejó paralizado. La pequeña se mostraba bastante cariñosa y aliviada de verlo con vida, eso resultaba bastante tierno, y hacía imposible estar cabreado por el lió que había causado antes.

Cuando Richard se vio liberado del abrazo, la pequeña hizo algo que si ya se paso, acerca su cara a la de él y comienza a palpar su frente, tirar de la piel de sus ojos, y a toquetearlo en definitiva haciendo que se sintiera incómodo… suerte tenía de que sus reflejos fueran lentos. Pues antes de que pudiera quitársela de encima le tomó de la mano y lo sentó en el sofá.
-Pues al parecer lo suficientemente bien como para que puedas meterme mano, Caperucita- ”y no lo suficiente para que pueda impedirlo”. Dijo de forma sarcástica mientras le echaba una mirada concentrada. Guardándose la segunda parte de la frase para sí mismo.

Ante la pregunta de la pequeña, Richard respondió con un resoplido burlón.
-Me ha mordido un zombie, tengo el maldito Virus-T recorriendo mi cuerpo y a una metepatas taladrandome la cabeza con sus preguntas ¿Tú que crees? -soltó de forma sarcástica y sin darle verdadera importancia, como si fuera un hecho, a la vez que era afectado por su fiebre y dolor de cabeza. Finalmente respiró resignado mientras alzaba las manos en señal de que no pasaba nada -Estoy bien. No te preocupes por mi.

Dijo antes de quedarse sentado en el sofá, pensativo, melancólico. En realidad no se sentía bien… desde hacía tiempo, pero no tenía nada que ver con el virus que recorría su sistema. ¿Cuánto hacía que no comía en realidad? Como mínimo desde el día anterior, al mediodía, y ahora sabía que tenía que hacerlo… pero, ¿no terminaría volviendo a vomitar si lo hacía?


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Richar10
Mi PB:




Volver arriba Ir abajo


Un encuentro inesperado

06/10/2015 ♦️ Cabaña en algún bosque al noroeste ♦️ 08:27 am ♦️ 16º
Como había pensado en un principio, Richard no se veía del todo cómodo con mis acciones pero, es que... Él jamás entendería lo que es que las personas que se acercan a mi acaban muriendo y, que él siguiera allí, frente a mi, hablando y moviéndose con normalidad, me había hecho sentir tanta felicidad y alivio... No, definitivamente explicárselo solo complicaría más las cosas y además, a mi no se me da muy bien hablar de sentimientos...

-!N-No¡- Exclamo mientras siento como mi cara enrojece y empiezan a arderme las orejas. - Yo no pretendía... No quería... - Trato de excusarme ante su comentario. Yo no pretendía meterle mano, ni hacerle sentir incomodo ni nada.... Solo quería asegurarme de que estaba bien y, si, vale, tal vez podría haberme esperado... Pero es que es tan extraordinario...

Mis manos van hasta mi boca donde, inconscientemente, empiezo a morder lentamente las uñas mientras Richard continúa respondiendo a mis preguntas. Tiene razón, solo soy una metepatas que causa problemas a los demás y, además de eso, una pesada. El sentimiento de marcharme de aquel lugar me azota fuertemente y un ligero malestar se forma en mi pecho.
Todo se queda en silencio entre los dos. Mis ojos están fijos en los suyos mientras que él parece estar inmerso en sus propios pensamientos. ¿Qué debía hacer ahora? No quería molestar más, no quería que Richard se siguiera encontrando mal por mi culpa. No quería hacerle más daño a nadie. Trago saliva con fuerza... Intento buscar las palabras adecuadas pero no me atrevo a hablar. Me siento como el gato negro, el espejo roto, la sal derramada... Siento que estoy gafada, que todo el que se acerca a mi corre el peligro de que le ocurra algo malo. Cuanto más lejos este de los demás, mejor... Así nadie más tendrá que sufrir por mi culpa...

-Richard... - Hablo bajito, temiendo que se molestase conmigo por interrumpir sus pensamientos - Tienes ahí algo de comida, quise guardarte por si acaso... Y, bueno... - Coloco las manos frente a mi estómago mientras entrelazo los dedos de forma nerviosa. Siempre era complicado hablar de como me sentía. - Siento mucho lo que te ha pasado. Ha sido todo por mi culpa... Si quieres que me vaya puedo entenderlo...

No sería la primera vez que me echan de un sitio. La última vez fue un grupo que, directamente, ni dejaron que me acercase. No se lo tuve en cuenta a aquellas personas, hoy en día una no puede fiarse ni de su propia sombra pero... Si seguíamos repudiándonos unos a otros ¿cómo volvería el mundo a ser el mismo?


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

Richard ya no estaba acostumbrado a tratar con las personas como antes, y menos aún con alguien como la persona que tenía delante. Por eso no se esperaba que sus palabras pudieran afectarla tanto, más bien esperaba que el rojo se le subiera a sus mejillas y protestará poniéndose algo nerviosa, eso habría sido bastante divertido, pero por su reacción se notaba que se lo había tomado demasiado en serio… y sobretodo no tuvo nada de divertido.
-Eh, tranquila, se que no era tu intención ¿de acuerdo? -dijo alzando las manos en señal de rendición, aunque no pudo evitar poner los ojos en blanco, antes de volver a bajarlas -tan solo era una broma.

En otra situación hubiera calculado mejor el peso de sus palabras, pero en ese momento no se sentía bien, no solo era por la mordida o por el virus que corría por su sistema; pero sentía un gran vacío en su pecho las mañanas, el tiempo en que no hacía realmente nada se sentían tan pesados, era como tener algo ardiendo en su pecho. Esa mañana no estaba solo, pero no era un gran consuelo considerando que no podía ni bromear sin que se lo tomará a la tremenda.

Entonces la niña volvió a llamar su atención, pero hablaba de una forma tan bajita y cuidadosa que la hacía parecer completamente asustada. Richard hizo memoria, no la había  tratado tan mal, o por lo menos no le había hecho algo tan grave, como para que le tuviera tanto miedo ¿O sí?
-No entiendo, ¿estas diciendo que quieres que me lo coma o que tienes hambre? -dijo de forma directa, realmente no sabía a lo que se refería concretamente, Caperucita se explicaba bastante mal.
Entonces ella se disculpó y parecía tan arrepentida e indefensa que, como sospechaba, no podía cabrearse con ella.
-No, Caperucita, no quiero que te vayas. No voy a mentirte diciéndote que no paso nada, pero lo que pasó: pasó. ¿De qué va a servir seguir atormentándote con eso? -dijo mientras la encaraba y luego emitió un resoplido -Vale, eres una metepatas y no sabes nada pero ¿comparada con toda la mierda que hay en el mundo? no es algo tan terrible. Así que en vez de obsesionarte con lo que has hecho mal, piensa en que puedes aprender y que es lo que harás bien en el futuro.
Guardó silencio durante unos momentos mientras su mente divagaba en lo bien que le sentaría un cigarrillo en ese momento, antes de recordar lo serio que se había tomado lo de: “meterme mano”
-Y sobretodo… deja de tomártelo todo tan en serio.


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Richar10
Mi PB:




Volver arriba Ir abajo


Un encuentro inesperado

06/10/2015 ♦️ Cabaña en algún bosque al noroeste ♦️ 08:27 am ♦️ 16º
Richard parece disculparse por sus palabras y, por un segundo, su gesto me recuerda alguien que esperaba ir olvidando con el paso del tiempo... Me siento mal, aunque el diga que es una broma yo me siento mal. No sé, llamadme tonta pero ha mi me enseñaron a respetar a los demás y, algo me dice que en su broma hay algo de verdad...
Y tras eso, sus palabras continúan pero esta vez en forma de pregunta a lo que me limito a negar lentamente. -No... Es para ti, pensé que podrías tener hambre cuando te despertases... - Si es que llegaba a hacerlo, porque aún me sorprende que consiguiese dormirme a sabiendas de que podría despertarme el mordisco de un no-muerto que yo habría provocado. Supongo que hubiese sido lo justo ¿no?

Richard vuelve a hablar y, esta vez, sus palabras me hacen sentir como una niña que es regañada por un profesor ante un altercado en clase. Más bien, me recuerda a algo ya vivido en un pasado que se ve más como un sueño que realidad. Agacho la cabeza y miro mis desgastadas deportivas a la vez que su voz cala dentro de mi cabeza. Tiene razón, debería empezar a cambiar... La vida es corta; mucho más ahora; y aunque mi deseo es pasarla lo más tranquila posible, también tengo que empezar a saborear los pequeños momentos que nos da la vida. Como aquella casa en la que estaba ahora mismo o, por ejemplo, el haber encontrado otro ser humano...
Aún así, cuando abro la boca dispuesta a hablar, levanto un poco la cabeza solo para mirarle a la cara y soltar un suave... -Lo siento...-... A la par que me sentaba en el sofá que estaba enfrente de el suyo.

Un tenso silencio se forma en el ambiente y cada vez me pongo un poquito más nerviosa pero, por lo menos, no escuchar nada significaba que no había nada que temer. Miro a mi alrededor observando los detalles de la casa. Cuando aún era habitada por el dueño seguro que debía haber sido mucho más bonita... ¡Oh cielos!... Me levanto del sofá de golpe y miro el pequeño recibidor con aquellas estrechas escaleras que daban al piso superior. Apenas había visto nada de este sitio y, mientras Richard se recuperaba, no tenía nada mejor que hacer...

-Ehm... Aún no he mirado la casa a fondo así que... bueno, voy a ir a mirar. - Me muerdo los labios despacio mientras frunzo las cejas sintiéndome una completa tonta. Busco mi bate con la mirada y cuando lo localizo, vuelvo a clavar mis ojos en sus claros ojos azules. -Así podrás descansar y, si necesitas cualquier cosa, pues... puedes llamarme... - Y sin más me alejo despacio del salón para acercarme al bate que había quedado tirado en el suelo esperando por si Richard tenía algo de que decirme.


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

La pequeña le sorprendió con que el plato de comida era para él, eso hizo que le dedicará una tierna sonrisa.
-Muchas gracias, Caperucita.
Se limitó a decir mientras lo cogía y comenzaba a comer, más que nada por no hacerle un feo a la pequeña que porque quisiera hacerlo, después de todo el riesgo a vomitar aún persistía.

Finalmente llegó la hora de dejar las cosas claras, odiaba regañar pero es que esa chica que tenía delante… su actitud era más como el de una niña que como el de una adulta, y por eso le habló así, le hablaba como una niña porque se comportaba como tal. Su intención era que en lugar de comerse la cabeza de esa manera se centrará en aprender y mejorar. Aunque no llego a saber si le había llegado el mensaje o solo malgastaba saliva en vano. Ojalá fuera una persona mucho más comunicativa y dijera lo que pensará claramente, todo sería muchísimo más fácil.

Su simple  -Lo siento...- dejó claro que el mensaje no le había llegado en realidad. Richard negó con la cabeza.
-No pasa nada, simplemente no seas tan dura contigo mismo -dijo aunque en realidad no sabía si eso terminaría por llegarle o caería en saco roto. Cuando ella se sentó en el sofá de enfrente reinó el silencio, ella no parecía dispuesta a romperlo, y Richard tampoco lo haría. En realidad, no tenía ni idea de que decirle, así que para no empeorar la situación se mantendría callado aunque fuera raro en él. Pero ya que la conversación estaba completamente descartada se acercó a su bolsa y comenzó a rebuscar. Fue entonces que la voz de la pequeña llamó su atención.
-Claro, no te preocupes, sube Caperucita -dijo mientras sacaba el paquete de cigarrillos de la bolsa y se encendía uno, realmente necesitaba fumar, necesitaba mantener su mente ocupada en algo o ya no soportaría más. Sus recuerdos comenzaban a agobiarlo.

Cuando termino de fumarlo le dio una nueva arcada así que volvió al wc para echar el desayuno. Tras eso y sin energías se volvió a tumbar en el sofá para volver a dormir.


Un encuentro inesperado || Richard Jackson - Página 2 Richar10
Mi PB:




Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.