• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Conrad Hayes, K-Mart, Max A. Walcott, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsThe kill [Rhys A. Hawkins] FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
The kill [Rhys A. Hawkins] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500The kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5XcThe kill [Rhys A. Hawkins] SH3v5Xc

The kill [Rhys A. Hawkins]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Cora Valentine el Dom 10 Mar 2019, 19:13

Washington D. C. - 07 de septiembre de 2015

Mierda... — mascullé al ver que ni una mísera gota de agua caía de la botella cuando fui a dar un trago. La había acabado y no me quedaba más, cosa que no hacía más que empeorar mi ya de por si precaria situación. Debía encontrar más agua, pero tampoco descuidaría la misión que me había traído hasta aquí. Necesitaba averiguar algo con desesperación, necesitaba saber donde operaba Umbrella, porque seguían operando, lo sabía. No les había bastado con destruir el mundo, no, ellos seguían a día de hoy jugando a ser Dios y ahora ya nada podía simplemente detenerles. Si antes que había ley no pararon, mucho menos lo iban a hacer ahora.

Yo no podía hacer nada así, sola, pero tampoco me iba a quedar de brazos cruzados. Y eso era lo que iba a hacer aquel día. Conocía las oficinas públicas de Umbrella, al menos todas aquellas que se localizaban en lugares públicos y que servían para tratar de cara al público. Donde trabajaban administradores y se realizaban tratos, donde jamás se experimentaba con nada, la cara bonita de la corporación se localizaba en aquellos lugares. Y aunque tal vez no sirviera de nada, debía dejarme caer por sus oficinas, allí tal vez pudiera encontrar ubicaciones de las bases operativas. Podría ser que allí hubiera aún información de gran utilidad para mi. El problema era entrar en la capital del país.

Allí daría con una de las principales oficinas, debería encontrar algo, sin embargo el peligro era mucho mayor. Washington D. C. contaba con una población superior a los 600.000 habitantes. De los cuales prácticamente todos estarían contagiados. Me estaba dejando caer en la boca del lobo por una información que no era seguro conseguir. Pero es que estaba desesperada, necesitaba algo por poco que fuera.

Avanzaba por una calle aparentemente vacía. Hasta ahora solo había tenido algún que otro desafortunado encuentro con uno o dos zombies como mucho, nada alarmante. Había sabido deshacerme de ellos con agilidad y ahora seguía con mi viaje. Según el mapa que portaba no quedaba ya muy lejos. Afortunadamente estas oficinas no se encontraban en una zona demasiado céntrica.

Cargaba con el bate entre mis manos y el cuchillo en mi cinturón, dispuesta a atacar a cualquier cosa que se topara en mi camino. Llegaría a esas dichosas oficinas pasara lo que pasase. Me pegué a una pared y me asomé por esa misma esquina para ver en la acera de en frente la abandonada entrada a las oficinas. Las ventanas estaban casi todas rotas y las dos puertas principales se mantenían ahí a duras penas. Suspiré sujetando el bate, pues entre mi posición y la entrada habían cuatro caminantes. Me mordí el labio e hice lo primero que se me ocurrió. Me hice con un trozo de ladrillo que había no muy lejos de mi y lo lancé en la otra dirección. Los caminantes fueron directos hacia ese lugar y yo rápidamente corrí hacia las dos puertas, abriéndolas con el mayor sigilo para colarme en la recepción de esa sede de la corporación Umbrella.

Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, no porque estuviera en peligro, todo lo contrario, la entrada al menos parecía vacía. Lo que ocurrió fue que me quedé allí de pie mirando fijamente el logo de Umbrella en la pared, lleno de manchas de sangre reseca y eso en conjunto a todo lo demás provocó que yo no obtuviera una agradable sensación. Si, sentía que estaba entrando en la boca del lobo. Y nunca mejor dicho, aquellas oficinas eran enormes y seguramente muy peligrosas. Aún así allí estaba yo, buscando una aguja en un pajar.


Cora Valentine

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Mar 12 Mar 2019, 08:19


THE KILL

07/09/15 • WASHINGTON • CORA • B.S.O.


Se encontraba subiendo la escalera de emergencia de aquel edificio, intentando no prestar atención a la cantidad de caminantes que teñían las calles. El plan era ir a su refugio a sacar munición y armas para finalmente poder abandonar aquella ciudad y seguir moviéndose, aunque el verdadero dilema, es que estaba atrapado, sin contar que, por cuestiones de ganar velocidad, tuvo que dejar atrás su arma contundente, que era efectiva mas si que lo ralentizaba. La avenida era lineal, sin dar muchas opciones de movimiento más que al norte — el cual estaba repleto de zombies — o al sur —en el cual a la distancia se podía apreciar una extraña bestia, dando leves convulsiones al caminar —, prácticamente dejándolo sin opciones, más que adentrarse en un callejón cercano al notar las escaleras de emergencia.

Unos gruñidos se le escaparon, el coraje de que sus cálculos no salieran como esperaba lo tornaba demasiado irritable. Pero, ¿cómo podría haberse planteado que habría una de esas cosas en las calles? Es decir, lo común es que estén repletas de horas y hordas de zombies, así que el encontrarse con una criatura humanoide como aquella no le dejaba más opción que actuar con sigilo y esperar a que el camino estuviera libre. Cuando ya había logrado subir hasta el segundo piso de aquel edificio, un cartel publicitario llamó su atención, entendiendo a quién perteneció aquella edificación—. Umbrella, ¿eh? —murmulló, fijándose en lo dañada e inestable que estaba la puerta de salida de emergencia de aquel nivel—. Sí fue de ellos, mínimo debería quedar algo útil.

Sin forzar mucho la manija, la puerta cedió y él se abrió paso al interior, observando cada rincón de aquel pasillo, esperando no encontrarse con ningún zombie o bestia. O peor aún, un humano. Al percatarse de que por el momento tenía el camino libre, decidió avanzar con sigilo, cuidando sus pasos y analizando cada detalle a su alrededor, no podía permitirse un punto ciego. Entre más avanzaba, el olor a humedad y suciedad se hizo presente en su olfato, llevándolo a fruncir el ceño—. Qué idiota. —aquello apenas fue audible, pues fue más que nada un pensamiento en voz alta al razonar que estaba desarmado en una edificación que solía ser de Umbrella. Pero sentía que valdría la pena el intentarlo, seguro habría algún objeto que tomar del lugar.

Aquello estaba repleto de mobiliario en mal estado, trozos de objetos y demás baratijas inservibles. Su paso se detuvo al ver a un caminante recostado de lado en el suelo a lo lejos, aunque no podía decir más por la falta de luz en aquella zona. Buscó con velocidad algo con que defenderse, lo muy lejos de su pie, se encontraba la pata de una silla de madera. Todo podía ser un arma en esos momentos, así que no dudó en tomarla y agarrarla como si se tratara de un bate. Cuando se acercó, se dio cuenta de que el zombie tenía la cabeza casi que partida en dos. En pocas palabras, ya estaba muerto. Soltó un suspiro de alivio, asomándose al balcón interior que daba vista a varios lugares, principalmente, a la recepción.

Sus cejas dieron un salto en cuanto las puertas se abrieron y una mujer entró al edificio, para alguien que tenía en cuenta que las personas podían ser más peligrosas que cualquier criatura infectada, eso no le sentó nada bien—. Joder. —musitó, dando lentos pasos hacía atrás. Estaba exhibido de forma directa, solo necesitaba voltear para verlo directamente, tenía que ocultarse.

Un ronco y áspero gemido se escuchó muy cerca de donde estaba Rhys, llevándolo a voltear y encontrarse con que aquel caminante con medio cerebro al aire, se estaba poniendo de pie. Sin dudarlo un momento, lanzó el golpe directo a la cabeza del monstruo, rompiéndole la cabeza con el trozo de madera que llevaba en mano. Su espina dorsal se tornó helada, aquel ruido provocado por el golpe hasta eco había producido sin mencionar el que hizo el cuerpo del caminante al caer de nuevo al suelo. Se giró hacía ella, mirándole un par de segundos antes de salir disparado a esconderse tras el muro más cercano, no sabía si ella estaba armada con armas de fuego—. Maldición, ¿ahora qué? —refunfuñó para sí mismo debido a la desesperación. ¿En qué se había metido?


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Cora Valentine el Mar 12 Mar 2019, 16:48

Joder... — tragué saliva. Incluso un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, uno más largo de lo normal y encima bastante desagradable. Casi podía sentir como si la temperatura bajara en aquel edificio. Tuve que abrazarme a mi misma y frotarme ambos brazos para evitar un nuevo escalofrío. Me concentré en visualizar bien mi alrededor. Tenía que estar atenta por si se acercaba algún zombie, o peor aún, alguno de esos seres monstruosos. Aquellos eran a veces demasiado sigilosos, la presa perfecta y la victima indicada... Quería evitar ser el postre de nadie, al menos un día más.

Decidí encender mi vieja linterna. La luz no era muy fuerte, pero de algo me serviría, aunque conforme esta empezó a parpadear mis esperanzas de salir con vida de aquella disminuyeron. — Joder no... — con cuidado, tampoco quería romperla, le di un golpecito a la linterna. La luz volvió a relucir con fuerza, algo más incluso que antes. — Las nuevas tecnologías... — me dije con sarcasmo ante tal reparación. Sin más rodeos comencé a avanzar por el pasillo, lentamente, mientras trataba de ignorar las enormes manchas de sangre reseca en las paredes. El pasillo estaba bastante más oscuro, pues no tenía ventanas, este se introducía hacia el fondo y prácticamente no lograba casi ni distinguir el final.

Avancé un poco más y ahí vi el ascensor. No iba a hacer mucho con él por lo que mi mirada fue hacia la puerta de al lado que serían las escaleras. Sin embargo no llegué a avanzar más. Aquel ruido provocó que sufriera una sacudida en el interior de mi pecho. El pasillo estaba totalmente vacío, ¿entonces qué había sido eso? La luz de mi linterna no llegaba hasta el final del pasillo, al lado del ascensor había otro pasillo aún mayor que se adentraba más y más en el edificio.

Deshice mis pasos y fui hasta la puerta más cercana, a mi derecha. Estaba entreabierta, así que la empujé lentamente. La escena provocó un nuevo escalofrío en mi, pero traté de mantenerme firme. Sujeté la linterna, que no era muy grande entre mis dientes y el bate con ambas manos. Se trataba de una especie de despacho con más puertas al fondo, pero lo que me intranquilizó de veras fue el desorden y el rastro de sangre reseca que había en el suelo, hacia una de las puertas.

Mi respiración. El vaho. Silencio y adiós a ese silencio.

Un solo chillido, bestial, aterrador, desgarrador... y el problema que nada humano.

No me dio tiempo a reaccionar, al menos no de forma limpia. La linterna se cayó al suelo al instante, tras iluminar el rostro del licker que había caído del techo. La luz se fue y quedé a oscuras. Lo único que fui capaz de hacer fue cerrar la puerta lo más rápidamente posible.

¡Ahg, como odio a esos bichos! — exclamé prácticamente cayendo hacia atrás al cerrar de forma tan brusca. El bate cayó estrepitosamente a un lado, apoyé ambas manos en el suelo, agarré el arma y me levanté para salir corriendo por donde había venido. Conocía a esos seres, oh que si los conocía... Raccoon City había estado plagada de ellos los días del brote.

Paré de correr al escuchar la puerta abrirse de nuevo. Me giré rápidamente y ahí no había nada.

Oh que si os odio... — alcé el bate, a esas cosas les encantaba jugar con sus víctimas antes de matarlas, lo sabía demasiado bien. ¿Qué hice? Cualquiera seguiría corriendo hacia la salida, pero no, esas malditas criaturas eran listas y eso eran lo que quería que hiciera. Cambié de rumbo, comencé a correr hacia el interior del edificio. Y la criatura gritó, otro chillido de ultratumba, sonreí de lado, parecía molesta de haberse equivocado conmigo y entonces palidecí.

Frío, viscoso... en mi tobillo, solo me dio tiempo a mirar al suelo para ver esa asquerosa lengua aferrar mi pie y antes de que pudiera decir nada caí al suelo. El golpe contra la barbilla fue demoledor, el bate cayó a un lado, a saber dónde... la cabeza me daba vueltas. El licker tiraba de mi arrastrándome por el pasillo hasta que quiso soltarme y no precisamente de buenas formas... contra la recepción, golpeando mi cuerpo con furia. Estaba libre, sí, pero veía al licker acercarse por el final del pasillo, en la oscuridad. Mi cabeza daba vueltas, sentía la sangre cálida caer lentamente por el costado de mi cabeza y... ¿Había alguien más allí? ¿Era un zombie? Una figura humana, sí, eso lo veía... y poco más. Mi cerbero quería que yo me levantase, al menos una parte racional... el resto solo quería dormir.


Cora Valentine

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Miér 13 Mar 2019, 09:34


THE KILL

07/09/15 • WASHINGTON • CORA • B.S.O.

El ser visto no era una opción que él llegara a considerar. Debido al silencio que a sus oídos solo era perturbado por su misma respiración, entendió que lo más probable es que si logró pasar desapercibido a ojos de la mujer. Dejó salir un suspiro de alivio y pensó en la posibilidad de seguir explorando las oficinas y habitaciones cercanas de la salida de emergencia o simplemente retirarse del lugar para evitar cualquier posibilidad de toparse con ella, no sabía que nivel de amenaza ella podría representar. Antes de que su cerebro decidiera que hacer, escuchó aquel peculiar chillido, tan agudo y fastidioso. Rhys había tenido encuentros antes con aquellas criaturas, nunca la enfrentó, pero si tuvo la oportunidad de esconderse y observar una de cerca en uno de sus tantos viajes.

Aún si no las conocía a fondo, se había percatado de que no poseían ojos, así que debido a su ceguera, lo probable es que sus movimientos estuvieran asistidos únicamente por su olfato y su oído. Si se sabía como manipular aquello, tal vez no podría vencer a la criatura, pero mínimo si podría escapar de ella sano y salvo. ¿Quién se mete en un combate con un monstruo tan peligroso pudiendo simplemente escapar? Tal vez no era la mejor técnica, pero el evitar confortamientos directos con bestias que no fueran zombies, era lo que lo había mantenido vivo hasta ahora—. Malditos bichos, son peor que un dolor de muelas.

Algo relajado de poseer aquellos conocimientos, comenzó a caminar con sigilo a lo largo del pasillo, cuidando cada detalle para no provocar ruido, totalmente decidido a buscar algo de valor entre las oficinas de Umbrella. Cuando llegó a las escaleras, comenzó a bajar escalón tras escalón con lentitud, no quería emitir algún sonido y brindarle al monstruo su ubicación exacta. Intentó omitir aquellos quejidos fuertes que la bestia emitía, por otro lado, en cuanto escuchó la voz de la mujer además de distintos sonidos que parecían de una persecución, su espina dorsal se congeló. Sin pensarlo tanto, aceleró un poco su paso, hasta acabar de bajar se asomó al pasillo, apretando aquella pata de madera que aún poseía entre sus manos.

Observó el cuerpo de la chica recostado en el suelo, sumándole al licker a una distancia no muy lejana a ella, el dilema, es que ese bicho se aproximaba a la mujer, la había detectado. Su pulso se aceleró y sus pupilas se hicieron diminutas debido a los nervios. ¿Qué podía hacer? Si se metía de intermedio, seguro que él igual saldría asesinado, así que su instinto común le advirtió de huir, dejar la situación a como estaba y regresar por donde había llegado como si nunca hubiera visto nada de aquello. Por otra parte, todavía existía en él aquel lado que tanto odiaba. El lado de querer hacer lo correcto.

Estaba aturdida y herida, a plena disposición de un monstruo que quería devorarla. No podía dejarle así por mucho que se odiara a si mismo, pues hacer lo correcto no lo mantendría vivo—. Me voy a odiar un buen de tiempo por esto... pero, allá voy —musitó, tomando una buena cantidad de aire en sus pulmones mientras baja los últimos escalones con el cuerpo helado debido a la adrenalina que estaba acumulando. Analizó con la vista a su alrededor y planeó todo en su cabeza con velocidad, estaba claro que si actuaba sin un plan, no la contaría. Apuntó y con toda la fuerza que tuvo, lanzó la madera que tenía en mano al monstruo, dándole justo en el cerebro y provocando que este soltara un quejido—. ¡Oye, bicho estúpido! ¡Ven por mí!

Gritó aquello a todo volumen, lanzándose a correr hacía el cuarto de máquinas, ignorando el fuerte rugido agudo de aquel monstruo. Miró sobre el hombro, notando que efectivamente el licker había ignorado a la chica y había ido a por él. Corrió con gran velocidad, ignorando los obstáculos en el suelo. Maldijo continuamente en su cabeza cuando notó que toda la maquinaría estaba destruida, por lo que le facilitaba el desplazamiento al licker. Llegó a un punto donde no había salida ni retorno, estaba frente a un muro lleno de tuberías rotas y el escalar los restos de maquinaría le quitarían mucho tiempo—. Maldita sea.

Se giró jadeante, en cuanto escuchó al licker caminando lentamente detrás suyo, le había alcanzado y no solo eso, le había acorralado. El bicho soltó un fuerte gruñido antes de lanzarse hacía Rhys, quien casi que por instinto se agachó, protegiendo su cabeza y cerrando los ojos, solo esperando algún daño en su cuerpo. Un sonido parecido a un tajo se escuchó, acompañado de múltiples quejidos por parte de la bestia. Cuando el castaño se giró, vio a la criatura ensartada en las tuberías rotas y puntiagudas, se zangoloteaba, intentando desenterrarse de aquellos tubos metálicos.

Golpe de suerte —susurró, levantándose al instante y corrió de vuelta hacía donde estaba ella. Se agachó, poniéndose de rodillas e inspeccionó la herida con un vistazo—. Estarás bien —con su izquierda, tomó el brazo contrario de la chica, haciendo que rodeara su nuca con él para ayudarla a ponerse de pie. Con su diestra, tomó el bate que ella había soltado, después de todo, necesitaban con que defenderse en aquella situación—. No sé si las tuberías lo detengan por mucho tiempo y no nos quedaremos para averiguarlo. ¡Vamos!


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Cora Valentine el Vie 22 Mar 2019, 21:54

Vamos... levántate. Tenía que salir de ahí, pero me sentía tan cansada que era incapaz incluso de moverme. Una parte de mi me decía que era hora de dormir y que no pasaría nada si lo hacía. Pero esa cosa debía llegar y entonces acabaría conmigo. Una batalla mental en la que solo ganaba mi cansancio y dolor. Pero la criatura no llegaba, tal vez se hubiera ido y entonces podría dormir.

¡Ah no! — moví mis manos torpemente al sentir cuando me tocaban. ¡Estaba allí, estaba allí! Traté de reaccionar y de defenderme, pero apenas pude mover leve y torpemente mis brazos. Apenas era capaz de ver ya nada con tanta oscuridad y la sangre que había caído en mi ojo izquierdo tampoco ayudaba. Pero sí que logré distinguir un rostro humano y eso me tranquilizó.

Bradley.

¿Qué de una tubería...? — alcé la mirada en la dirección de él, no entendía a qué se refería, pero igualmente me apoyé sobre él y caminamos juntos. — Gracias — observé que llevaba mi bate, eso me tranquilizó. — Bradley, llevo un cuchillo en mi cinturón y una pistola en mi funda, úsalos si lo necesitas... — era consciente de que yo no podía utilizar ambas armas ahora, así que en él serían más efectivas. — Pensé que moriste en Raccoon — la cabeza me daba vueltas. — ¿hacia dónde vamos? — no podía dejar de hablar, porque sabía que de hacerlo mis ojos se cerrarían. Algo en mi cabeza me decía que aquello no estaba bien. ¿Por qué Bradley me estaba ayudando si yo no pude ayudarle cuando murió? Y entonces recordé que le había visto morir y que era imposible que él me estuviera ayudando ahora.

¿He muerto? — pregunté.


Cora Valentine

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Sáb 23 Mar 2019, 05:03


THE KILL

07/09/15 • WASHINGTON • CORA • B.S.O.

¿Bradley? No, soy Rhys —explicó sin dejar de avanzar, sin embargo, se abstuvo de hacer más preguntas y aumentó el ritmo de sus pies, volviéndolo más rápido y decidido. Aún con el peso de la chica sobre él no se podía permitir bajar la velocidad. Seguro que el golpe sufrido le había causado una contusión y por eso estaba tan confundida. Al escuchar su explicación bajó la mirada, mirando efectivamente tanto el cuchillo como la pistola—. Entiendo, gracias —dijo en voz baja.

Tenían que apresurarse, incluso si salían del edificio, nada les garantizaba que el licker no los seguiría, pero si se mantenían sigilosos, no podría encontrarlos, era un monstruo ciego y con el ruido del exterior no tendría como localizarlos. Aún sabiendo que ella no estaba en todos sus sentidos, era paciente y se limitó a responder sus preguntas en un tono bajo de voz, de forma que solo ella pudiera oírle—. Mi camioneta no está muy lejos de aquí, el plan es llegar a ella —tras llegar a las escaleras, subió a una velocidad que a ella no se le dificultara el seguirle el paso—. Allí tengo una caja de analgésicos y otras cosas, creo que serán de ayuda para curarte —su boca se cerró de un momento a otro y su ceño de frunció.

Sí. Se estaba dejando llevar por su lado altruista, no entendía el porque, ni siquiera sabía su nombre y estaba dispuesto a darle parte de sus provisiones de primeros auxilios. Dio un largo suspiro y se odió a si mismo, quizás no quería quedarse con el sabor de boca de que pudo hacer lo correcto y no lo hizo, no tenía idea de porque, pero había confiado en ella lo suficiente como para arriesgar su propio pellejo contra una B.O.W.—. No, no has muerto. El otro plan es que ninguno de los dos lo haga.

Tras una larga caminata por aquel pasillo, pudo observar a lo lejos la puerta por la que entró, una sonrisa de alivio se formó en su rostro. No obstante, esta se esfumó en cuanto escuchó el eco de un fuerte chillido llegó a sus oídos. Apretó los dientes y apresuró el paso a la máxima velocidad, seguro ese bicho se había liberado y no tardaría mucho en llegar hasta donde se encontraban ellos dos—. Vamos, vamos... —en cuanto cruzaron esa puerta y salieron a las escaleras de emergencia, cerró la puerta y forzó el seguro de forma que se atascara.

Echó un vistazo rápido hacía la avenida principal, la horda de minutos antes se había disuelto y eran pocos los zombies que quedaban rondando por la zona. Ninguno de estos no-muertos parecía percatarse de su presencia en lo alto del callejón, así que con tranquilidad comenzó a bajar las escaleras—. No puedo garantizar que la puerta detenga al licker por mucho tiempo, debemos seguir avanzando —la ayudó a bajar las escaleras a un ritmo constante, mientras miraba la herida de la chica—. Y tranquila, estarás bien.


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Cora Valentine el Miér 12 Jun 2019, 02:59

No era Bradley. Por un lado me sentí apenada, ya que en un momento creí que el muchacho estaba con vida. ¿Y entonces quién era aquel hombre y por qué me ayudaba? Sus últimas palabras fueron de gran alivio. Sonaron tan sinceras, o al menos así lo creí. Como si incluso predijera el tiempo, que nos siguiera una BOW en aquel momento hasta pasó a un segundo plano, porque aquel extraño me había asegurado que estaría bien. Tal vez fuera por el golpe que me había llevado en la cabeza, pero confié plenamente en sus palabras.

Entonces sigo viva, tiene sentido... — decía pesadamente por culpa del dolor mientras que él me ayudaba a bajar las escaleras. Entonces no estaba muerta con Bradley. Era lógico, de estar muerta ¿por qué me iba a sentir así de mal?
Mi cabeza... da vueltas — susurré llevándome la mano libre a ella. Entonces vi los zombies y mis pies se pararon por completo en el escalón.

¿Los has visto? — traté de seguir avanzando. Tal vez eran pocos, pero no lograba distinguir el otro lado del callejón, tuve que cerrar uno de mis ojos por culpa de la sangre.

Me aferré a aquel desconocido con fuerza, para continuar hasta llegar al suelo. Tal vez era momento de desenfundar la pistola, ya daba igual el ruido que pudieramos hacer y más si la BOW de antes comenzaba a golpear la puerta por la que habíamos escapado. Lo golpes metálicos resonaban en todo el callejón atrayendo a los zombies, nos hubieran visto o no.


Cora Valentine

Volver arriba Ir abajo

The kill [Rhys A. Hawkins] Empty Re: The kill [Rhys A. Hawkins]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.