• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Chicas Vs. Chicos
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyHoy a las 10:59 por Jacqueline Hale

» ¿Hora de pasar página? [Zasha]
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyHoy a las 10:57 por Jacqueline Hale

» Hasta siempre supervivientes y criaturas
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyAyer a las 15:04 por Richard Jackson

» Ponle pareja al de arriba
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyJue 15 Ago 2019, 18:05 por Cassandra Baržić

» Don't breathe [Libre]
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyJue 15 Ago 2019, 17:53 por Cassandra Baržić

» ¿Que te sugiere el nombre de arriba?
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyJue 15 Ago 2019, 17:30 por Cassandra Baržić

» Esposa e hijos [2/4]
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyJue 15 Ago 2019, 11:32 por Geralt Travis

» Hubo una vez... [Ajax Burke]
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyMiér 14 Ago 2019, 12:47 por Sutton

» ¿Que harías si el de arriba te besara?
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyMiér 14 Ago 2019, 04:09 por BalioN

» ₪ Temas Concluidos {O B L I G A T O R I O}
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] EmptyMiér 14 Ago 2019, 03:56 por BalioN

¿Quién está en línea?
En total hay 15 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Samantha C. Murray

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] BfaHM5eYa no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] TT9KvUfYa no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] Gubwrm5Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] Gubwrm5
Directorios
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] NgodK5u

Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasadena, California 19:22pm
Old Pasadena, Madison AV, Hungtinton Hospital.




Camina escondiendose por un callejón angosto, vestido con vaqueros, deportivas negras y una sudadera gris cuya capucha es muy grande emulando la de un monje.
Se apoya tras un contenedor, observando que se encuentra justo enfrente del Huntington hospital, ha elegido ese lugar porque le recuerda que es el nombre de una zona de Virginia Occidental donde hay un castillo precioso.

Se esconde porque hay algunos caminantes por la calle, se esconde, porque lleva días sin comer, se le acaba el agua y ese hospital puede ser su salvación, pues lleva un corte en el costado que no ha curado bien, la fiebre ha empezado a subirle, está sudando.
"Mierda...No queda otra, es arriesgarme o morir, morir puedo igualmente, pero joder, vamos solo hay que cruzar el parking y llegar a la entrada..."Piensa mientras observa la desgarradora escena, un lugar que antaño hubiera sido una gran bola de fuego y música por sus fiestas en épocas del año, relegada al silencio de la noche, un atardecer que enmudece un día caluroso, anunciandose lluvias para las primeras horas al alba.

Observa durante unos instantes más la entrada del hospital viendo que las barricadas antiguas del lugar han sido superadas por profesionales, lo cual mantiene a Jensen indeciso, quien jadea y tose ligeramente, clavando su mirada en los alrededores y ventanas esperando encontrar algo a alguien, lleva demasiado tiempo solo, teme que ya no queden personas humanas, casi como si hubiera aceptado que solo queda muerte.

"Vamos...Es ahora o nunca..."casi sin llegar a contar hasta tres sale corriendo hacía la entrada, cojea ligeramente, se apoya finalmente en la puerta, observando que apenas han tenido que forzar la empalizada para entrar, el hospital tiene 3 plantas más la azotea, decide internarse encendiendo su zippo por si la oscuridad del encierro fuera demasiado fuerte.
A simple vista, el lugar parece saqueado, al menos la entrada, le parece haber oído algo por los pasillos y decide apagar el mechero y esconderse detrás de la mesa de recepción.
"No estoy solo?...Joder que van a ser sino putos zombies?..."Resopla derrotado.

Volver arriba Ir abajo

El médico de campo del grupo de uno de los equipos de rescate, había enfermado con un catarro que le arrojó en cama de la peor manera, era divertido pensar que la gente aún podía enfermar y ponerse lo suficientemente mal para no poder salir de cama... era aliviante recordar esas cosas tan simples, en medio del caos que era el mundo... así que fue solicitada para aquella tarea de reemplazo, con un equipo que era curioso por realizar sus misiones más lejos del área conocida... no le gustaban aquellas cosas, los transportes esperarían en cierto punto, no podían arriesgarse a que fuesen encontrados por nadie.

¿Por qué había aceptado tal misión? No podía dormir, ni quedarse quieta... no quería estar dentro de Pandemónium y que mejor manera que apuntándose a esas misiones en las que apoyaba sin conocer el modus operandi de quien comandaba... nada como un poco de adrenalina para limpiar el sistema, ya en el Humvee, aprendió los detalles de la misión con mayor claridad, iba a durar un par de horas por que la distancia que iban a recorrer era mayor.

Pasadena...

El trayecto fue asegurado con facilidad, ya que el equipo tomó un camino seguro y ya conocido que los llevaría hasta donde habían recibido la señal de ayuda, casualmente, cerca del Hospital Huntington... la morena, lo vio como una oportunidad estupenda, por lo que, en vez de quedarse en el vehículo en el punto neutral, se bajó con el equipo armada con aquella pistola de regla que les habían dado gracias a sus entrenamientos en tiro. Sintiéndose respaldada por primera vez, al estar sola... o más bien, sin ese equipo liderado por ese rubio con el que peleaba tanto. Hombre, que le llegaba a la mente cuando estaba sola con otros equipos, recordando aquellas órdenes y señales que él daba para asegurar una movilidad fluida y segura, por inercia, tomando las mismas precauciones que ella había visto que él tomaba.

Era memoria física, ella no se daba cuenta.

“Dra. Murray, haremos una breve incursión en el hospital, mientras registramos por los sobrevivientes”

¿Qué tan seguro es que lo hagamos? – preguntó, mientras avanzaban y ella veía el monstruo de dos alas, unidas por un solo paso elevado, la abandonada entrada decorada con pilares que alguna vez había sido iluminada elegantemente con luces amarillas. Las áreas verdes estaban descuidadas y totalmente apoderándose de lo que alcanzaban a capturar, mientras que el silencio se apoderaba de todo.

“Manténgase a raya entre Davis y Cooper, ellos le cuidarán las espaldas, estamos en un área de peligro”

Comprendido Smith –contestó, mientras el equipo se movió con cautela, evitando a los caminantes de la calle para dirigirse hacia el edificio que a oscuras los esperaba. Lograron evadir las barricadas e ingresar en el lugar que ahora olía a polvo y humedad, las máquinas dispensadoras estaban destrozadas, papeles regados, muebles volcados... el lugar ya había sido saqueado, comenzaron a moverse por los pasillos, revisando las habitaciones hasta encontrar un mapeo de las alas, en búsqueda de las oficinas, donde sabían, podría haber una radio. Revisaron estancia por estancia- todo ha sido saqueado aquí... al menos en este piso, sería seguro volver hasta las escaleras y subir al siguiente piso... –recomendó.

“En efecto, eso es lo que vamos a hacer, volvamos al lobby, estén alertas todos”


Y así fue que, en un orden perfecto, todos cuidándose los flancos y alertas, se movilizaron por los pasillos que los llevarían a donde estaban las escaleras. Fue cuando uno de los del equipo avisó que se detuvieran, hablando en susurros “creo haber visto una sombra” todos se miraron y alertas alzaron sus armas. La morena tragó saliva y prosiguieron en completo silencio, hasta que vieron la abandonada recepción... no parecía haber nadie.

“Bien, tenemos que revisar cada planta, al menos hasta encontrar de donde vino la señal de auxilio, subiremos por las escaleras y nos dividiremos en dos equipos, Dra. Murray, avísenos si desea detenerse a revisar los suministros”

Ella afirmó sosteniendo su arma firmemente y escuchaba a los del equipo hablar del rescate que debían realizar, los escaneos que hacían al área y la repentina realización que el infrarrojo mostraba algo tras el escritorio, el equipo silenció y el líder levantó el arma apuntando al mostrador.

“Ya sabemos que está detrás del mostrador, manos donde pueda verlas salga de su escondite, AHORA”

Todos tensos con la preocupación que fuese de Umbrella, no podían permitirse una confrontación. En el fondo, todos esperaban que fuese solo un civil o alguien de quien no tuviesen que preocuparse, quizá el rescate que tenían, quizá, alguien con quien no tuviesen que combatir.



Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo


"No son más que zombies Adam, saldrás corriendo, ni siquiera mirarás sus rostros, el tiempo se ralentiza cuando está en la puta mierda, es cuando las emociones se intensifican..."Tras escuchar ruidos y voces se mentaliza, se acomoda bien tras el escritorio, comprendiendo que se ha vuelto a meter en un edificio lleno de no-muertos, sedientos de sangre, dispuestos a perseguirle hasta los confines del mundo.

Sonríe, cerrando los ojos, suspira liberando el aire, dejándo escapar ligeramente la tensión previa al momento. Una mano sujeta el costado, el cual está precariamente vendado bajo la sudadera. Jadea ligeramente inmerso en sus pensamientos. Su respiración hace que el torso suba y baje, más en su cabeza las peores pesadillas le recurren.
"Lo siento..."Niega con la cabeza, lentamente saca el paquete de cigarrillos, se pone uno en los labios, abriendo la caja con una sola mano y empujando por abajo con el pulgar uno de los pitillos. tras recogerlo con sus labios decide sacar el zippo otra vez, ignorando la conversación que puedan estar teniendo frente a él.
"Se que os fallé...Lo siento...Dejad de atormentarme..."Se va quitando la capucha lentamente, da una fuerte calada y mira el fondo, la pared que está ante él, como un alcohólico encontrando un momento de claridad.

"Eso eran voces humanas?...No puede ser..."Con la vista perdida da otra calada, escucha hablar a uno de ellos mencionando que saben dónde se esconde a lo que Jensen, tan solo puede fruncir el ceño y cuestionarse quienes pueden ser esos comandos que van de aquí para allá cumoliendo misiones.
"No...Ya no debe entrometerme no importa quienes sean..."Se sujeta el rostro por un momento, está cansado y febril.
-A ver! Tengo un jodido problema con la autoridad! Es evidente! Y no estáis contribuyendo a que mejore, dónde ha quedado la educación de pedir las cosas por favor?!...-Grita con todas sus fuerzas saliendo del trance y finalmente decidido, muy despacio se levanta, mostrando su rostro, palagado de una frondosa barba, su cabello largo por los hombros recogido en una precaria coleta hecha con una goma elástica, pero para nada lo hace con las manos en alto, no tiene nada contra ellos, tampoco parece muchas ganas de sentirse reén de nadie.

-Llevo días sin comida, me he quedado sin agua, me persigue una horda desde hace 6 días, mi coche se quedó sin gasolina hace ya seguramente más de 50 kilómetros, solo me queda un cigarrillo y esta herida de unos 12 centímetros de ancho, fruto de un disparo...Que cosas, no me gusta que me atraquen...-Termine finalmente mirando a todos los presentes tras haber mostrado su herida muy mal curada y posiblemente infectada, aparte por todo cuerpo que haya sido visible se aprecian tatuajes y cicatrices, parece haber toda una vida ahí detrás.
-Así que joder! Pedir las cosas sin gritar y más viendo el rostro de alguien vivo no debería ser pedir tanto no creeís?...-Es entonces cuando sus azules ojos recorren a todos los que le apuntan con un arma, especialmente a la doctora, lo curioso es que no la mira en especial por ser doctora, no ha estado totalmente atento a la conversación que se ha llevado a cabo, por lo que solo la observa por ser diferente a los demás.

Puede ver en ella que no tiene experiencia en combate, por la forma en la que se mueve y sostiene el arma. No puede evitar mirarla con absoluta bondad tras esa pícara sonrisa.
-De verdad es necesario seguir apuntandome de esa manera? Voy desarmado, he renunciado a matar, si comprendeís que estoy herido con gusto me dejaré identificar y registrar vale?-los va mirando a todos uno a uno hasta terminar de nuevo en la doctora, ahora si levantando suvamente las manos y colocándolas detrás de la cabeza.

Volver arriba Ir abajo

Las palabras dichas por una voz masculina, los puso a todos en alerta, la morena se mantuvo alerta protegida y respaldada por los dos miembros del equipo, que le habían asignado. Mientras otros dos, vigilaban sus espaldas y que no se acercaran sorpresas por la entrada de la recepción vandalizada y destrozada.

El líder del equipo David Smith, junto con dos más estaban apuntando fijo a donde habían visto la marca térmica y escuchado la voz... y ahora, olido el humo de cigarrillo encendido, todos esperaron a que el hombre ingresara en su campo visual, tras unos segundos más de espera, escucharon su larga explicación y lograron ver la herida que el hombre mostraba, mirándose entre ellos,  atentos a los gestos del líder que conservaba su arma fija en el extraño, hasta que decidió bajarla y realizó un gesto a uno de sus hombres para lo catearan para asegurarse que no iba realmente armado.

“Está limpio señor”

Indicó el soldado, David Smith, exhaló volviendo su atención a su equipo.

“No podemos perder tiempo, si es cierto que una horda lo va persiguiendo ¿Doc, puedes echarle un ojo? Entre menos huela a sangre fresca, mejor, dividamonos, Davis y Cooper, quédense con la Dra. Murray y aseguren el perímetro, Wallace, Johnson, Hubber y Dawson, vengan conmigo, mientras buscamos la fuente del comunicado”

Echó una última mirada a la doctora y sus dos soldados, una mujer y un hombre. Y de último, al hombre encontrado, mientras agregaba con seriedad.

“Y vigilen a nuestro acompañante por si acaso”

El silencio se hizo en la estancia, como quien no sabe qué hacer, los grillos nocturnos canturreaban sus sonidos apaciguantes, junto a la brisa nocturna, que removía con suavidad los matorrales lejanos, tanto como Davis y Cooper, se ubicaron para vigilar el exterior y mientras la morena, que tenía su linterna de chaleco encendida tenía su atención fija en aquel hombre, mientras enfundaba su pistola y rebuscaba en su maleta un sobre de comida que guardaba por si acaso y lo extendía hacia el hombre- Es comida... quizá te venga bien –le miró con atención, posando sus ojos olivo en la palidez de su rostro- ¿Cuando te dispararon?...¿quien lo hizo? –preguntó entonces para romper un poco el silencio, mientras caminaba hacia una estantería cuyas puertas estaban casi todas abiertas, sin embargo, abrió las que no y comenzó a buscar para encontrar alguna cosa útil que pudiera servirle luego. Mientras escuchaba la respuesta del desconocido.


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo



Apenas terminan de registrarle baja las manos sin pausa y de una sola vez pero con una fluidez tan medida y a una velocidad tan baja que no parece mostrarse amenazante simplemente cansado. Les ignora a todos includía a la doctora, después se hace un pequeño hueco sobre el mostrador y se sienta sobre este con una sonrisa, identificando con la mirada a acada soldado cuando lo nombran y cual será su misión a partir de ahora.

"Bueno al menos parece que saben lo que hacen, la cuestión es, que es lo que cojones hace aquí un grupo uniformado y entrenado con equipo médico? hay algún refugio cerca probablemente, mierda, me vendría bien descansar y conseguir algo de trabajo, aunque claro, como seguir siendo mercenario si ya no quito vidas? Pues nada, nose me haré transportista..."Sonríe mirándo a Samantha cuando la nombran en el plan y deciden que ha de quedarse para atender la hérida de Jensen.

Decide devolverle la mirada al que va de jefe y levanta las manos de nuevo.
-No se preocupe señor, aun puedo luchar!...-Levantando la voz ligeramente, pero no tarda en guardar silencio mirando el techo del lugar, intentando aguantarse la risa de la manera más educada posible.
Cuando le extiende la ración de comida la mira antes de tomarla, aunque la toma igualmente y después pregunta en tono cantarín, su voz es más aguda de lo normal como si estuviera conteniendo la risa.
-Por casualidad no tendrás un poco de agua no?...-Sus pupilas están dilatadas a más no poder.-...Porque esta mañana me he bebido media botella pero no me ha hecho nada, tenía un sabor un poco raro...- Se queda mirándola con la cabeza ladeada ligeramente, gesto de sorpresa y mirada perdida, poco a poco se va cayendo hacía detrás, pero justo en el instante antes de caer de espaldas al suelo alcanza a decir.
-Jajaja, no era agua...Era LSD...-

Volver arriba Ir abajo

Definitivamente, la doctora notaba que el hombre estaba bajo el efecto de alguna droga potente que estaba nublando su juicio en muchos sentidos, los del equipo miran hacia el hombre caído, mientras la morena los mira y corre para ayudarlo a levantar- HEY, cuidado… -dijo entonces sujetándolo del brazo- si, tengo agua para que bebas… -agregó esperando que el hombre se dejara ayudar, divisando unas roidas sillas de la que alguna vez fue una sala y que cerca había una camilla desaliñada y algo sucia del tiempo de no usarse- ven, ven conmigo… -dijo mientras intentaba guarlo hacia allí para que se sentara y así poder tratarlo.

¿Solo tienes esta herida, no? -dijo esperando que se dejara revisar, indicandole que se alzara la camisa, para saber que tipo de herida era. Por su bien, esperaba que no fuera mordida o herida hecha por los muertos, porque entonces la palidez y la sudoración indicarían que estaba en sus últimas- ¿con que te heriste y hace cuanto? -preguntó para enfocar mejor su linterna del chaleco y así iluminar mejor la zona herida. Antes de sacar los implementos debía asegurarse que tenía reparo o no..

Mientras ellos se resguardaban, los otros equipos registraban el hospital en busca de quien había enviado aquella señal que los había llevado hasta allí. Se comunicaban por los comunicadores y ella podía oírlos. Esperó a que él respondiera sus preguntas, antes de atreverse a agregar- si, hay un refugio y estamos en misión de rescate de civiles… -contestó sin dar información en específico. No podía decir nada de comprometiera la seguridad de Pandemonium, sus ropas, sus chalecos y todo lo que llevaban era negro, no había logos, ni identificaciones y no podían acoger a cualquiera, debido a la anonimidad que debían mantener para evitar una confrontación con Umbrella.


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo



La mente de Adam, ha caído en un mundo de luces y colores surrealistas. Abre los oos con calma, nota la boca seca, el corazón le va a mil y arde todo su cuerpo, sus pupilas casi parecen dos orbes negros de lo dilatadas que están, tiembla ligeramente, no se deja ayudar a levantarse. No lo hace de un modo descortés simplemente se incorpora rascandose la cabeza.

Mira a su alrededor maravillado, saber que ve o que imagina es todo un enigma pero parece mucho más tranquilo que antes.
La mira ladeando ligeramente la cabeza, como un cachorro tratando de comprender la situación, aun así se deja ayudar por ella para ir hasta la camilla, Adam pesa, además se nota que le falla el sistema psicomotriz, no cordina bien los pasos y parece ser incapaz de cerrar la boca o concentrarse realmente en nada.

Se sienta en la camilla, antes de tumbarse, se termina todo el agua de golpe en un gesto rápido y brusco, sin perder la sonrisa en ningún momento. No ha dicho una sola palabra y parece que pretende seguir así. Después se quita la sudadera y la camiseta que lleva debajo juntas, sin quitarse la coleta, mostrando un cuerpo muy atlético, lleno de tatuajes y cicatrices.
La herida está en la zona izquierda del abdomen, es un corte de uos 10 cm de largo, parece proundo, no le ha alcanzado le ha rozado y le ha abierto una herida, lo diga él como lo diga.
-Me dispararon, hace un día o dos, pero tranquila...Ya me siento mejor de la herida...-Se recuesta dejando que la situación lo atrape y se relaja dejándose tratar.

-Ha robado alguna vez Doc? Ha mentido? Ha matado?...-Hace una pausa mientras su mirada se pierde en dirección al techo.
-Yo sí...-Las venas de su cara están infladas a causa del LSD dándole un aspécto más serio y peligroso, aunque su comunicación no verbal y expresión física lo muestran realmente relajado.
-He derramado tanta sangre que tengo pesadillas con ella, llevo media vida matando y la otra media sobreviviendo, estoy cansado Doc, hecho de menos a mis amigos y mi familia, lo único que mantiene vivo es que ahí fuera queda gente que necesita ayuda, nuestra ayuda...-Termina la frase mientras un par de lágrimas caen por sus ojos.

Volver arriba Ir abajo

Los ojos verdes de la morena se posaron sobre ese torso descubierto y buscó de inmediato la herida que atormentaba la estabilidad y salud del hombre. Su torso contaba muchas historias, sacando conjeturas de aquella vista, segura que muchas cosas habían pasado para él, en ese tiempo en que sabía, la humanidad había tenido que adaptarse a una nueva realidad.

La doctora, sacó de su maleta especial, un frasco y unas gasas en su paquete que colocó en una mesa de acero inoxidable que había visto cerca, tomó unas tenazas y las puso a la mano en un ojal de su maleta y así sacar otro frasco desinfectante y antibacterial, se colocó unos guantes de látex, de usanza médica y abriendo el segundo frasco, abrió una gasa y empapándola con el líquido, comenzó a limpiar ese costado herido y el entorno de la herida y la herida misma. Ardería, pero ayudaría a desinfectar la piel y asegurarse de matar cualquier bacteria mal sana que podría relentizar la curación natural del hombre.

Encuentro signos de una ligera infección... parece profunda, pero no lo suficiente para tomar puntos... –informó, al ver el tejido alrededor del corte causado por el roce de una bala. Seguramente de esos grupos rebeldes que buscaban atacar, robar y matar a quienes se vieran más equipados. La mirada de la doctora, se posó en ese semblante masculino por un momento, antes de volver la atención a su trabajo- He robado... –murmuró- para conseguir algo que necesitaba mi sobrina, antes de que algo peor ocurriera... –explicó con serenidad, repasando esos tiempos en los que había vivido como nómada, antes que la SSU de Pandemónium la encontrara a ella y a su mejor amiga y su sobrina- pero no he matado personas vivas... y por lo general, trato de no mentir... –explicó, mientras terminaba de limpiar la zona y así, poner la gasa ensangrentada a un lado con las tenazas.

Abrió la primera botella, que contenía un potente antibiótico/desinflamante y cicatrizante y abrió otra gasa, que empapó en este líquido que desprendió un olor alcoholado y con el que empezó a repasar la herida con mucho cuidando- Hemos sufrido mucho... hemos perdido cosas importantes y solo podemos aferrarnos a la humanidad que pocos parecen compartir... –simplificó, mientras ejercía su trabajo.

Cerraba ambas botellas y dejaba la segunda gasa junto a la otra, con las tenazas para no ensuciar los guantes y entonces, tomar un ungüento y colocarlo sobre la herida, sabiendo que este ayudaría a que el dolor se redujera considerablemente- el refugio del que venimos... –uno de los soldados la mira, llamando su atención, ambos asienten y ella vuelve a concentrarse- es un lugar seguro... donde tratan de darle a los civiles o personas cansadas, un respiro de una aparente “tranquilidad”, las personas como los militares o médicos como yo... deciden que quieren ayudar a las personas y se unen a escuadrones como este... de rescate. Pero siempre sabemos que tenemos un refugio, “hogar” seguro a donde llegar...

Hizo una pausa, para entonces, sacar una cinta adhesiva médica y tomando una tercera gasa alargada comenzó a cubrir la herida, usando la cinta médica para pegar los bordes de la misma y así volver a cubrir la herida ya atendida- podría servirnos más manos que deseen ayudar... y si no es para ayudar y solo para intentar vivir... también eres bienvenido. –dicho eso, la doctora esbozó una sonrisa pequeña- ya está... ya atendida, podrá sanar mejor y te recuperarás mas rápido...


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo



Sigue en su viaje dentro de sí mismo, por algún motivo solo es consciente de la presencia de Samantha a quien por tantos años de guerra está llamando simplemente "Doc". Se deja tratar sin chistar, lo más curioso es que no responde al dolor como lo haría cualquier otro civil, no se queja, no pone caras, bueno, caras si que pone pero no por la herida precisamente.
-Bien, mejor, odio contenerme...-Responde simplemente cuando le habla de que no cree que vaya a necesitar puntos, por un momento cruza la mirada con la suya y traga saliva.
-Hacía tiempo que no encontraba a nadie tan amable, nose si son los alucinógenos o todo esto es real, espero que sea real...-Por un momento habla solo mientras se frota la cara con las manos retirando parte del sudor.

A pesar de su estado no huele como un zombie, se mantiene dentro de lo aceptable para alguien que está huyendo herido. La calma que lo está manteniendo a ralla parece ir disipándose lentamente a medida que la conversación avanza. Adam se revuelve ligeramente un poco sin poner en molestia el trabajo de Samantha, abre y cierra las manos un par de veces tomando aire muy muy lentamente, su mirada se posa en la nada en el frente.
-Doc, mira esto...-De su bolsillo del pantalón frontal izquiero, saca con calma, mostrando que hasta en las manos lleva heridas y tatuajes unas chapas de identificación de la U.S Army, con la peculiaridad que donde marca el ejército lo tacharon hace tiempo rallando el metal de forma permanente, en tinta roja ha pintado "Renegade" en su lugar, no es que se lea increíblemente fácil, pero a poco que te fijes podrías entender lo que pone.

-Hace años me reclutaron por que era un asesino que se negaba a morir, a mi y a mis compañeros, antes de ser Seals fuimos una banda criminal, nos ofrecieron la cárcel o la armada, joder a veces pienso que elegí mal...-La mira un momento, su cara se ha relajado por un momento, parece que por culpa del LSD Adam no tiene filtro y dice todo lo que piensa sin miedo alguno a que lo juzguen, no puede sentirse peor de lo que ya se siente.
-...Estaba acostumbrado a robar en las misiones, a veces era necesario, como bien dices, nunca mentí a mis hombres y siempre que matamos era necesario, o al menos así lo creía, así nos entrenaron...-Asiente varias veces con la cabeza, perdiendo de nuevo la mirada en el techo de la sala tratando de no marearse demasiado por el viaje psicodélico.
-Nuestra unidad era muy especial, caza terrorista, esoterismo, bandas con motivos religiosos, no sabes la de sesctas que desmantelamos con los años, hicimos bien al mundo eliminando a un puñado de hijos de puta que mataban torturaban y reían sobre sus víctimas...-Hace una pausa para volver a frotarse la cara, esta vez con una sola mano. Parece que las paredes se le derriten y hace un esfuerzo quedándose en silencio porque no se note que está teniendo una alucinación vívida.

Pasan unos segundos, hasta que respira hondo soltando con calma todo el aire de sus pulmones, consiguiendo la serenidad necesaria para continuar.
-Traicionado por mi propio superior, quien en realidad era uno de los peores criminales del mundo antiguo, aquí...-Niega con la cabeza-...Perdí a mi mujer, Mariah, a mi niña...Nirvana...-Inevitablemente se incorpora recordando, casi atragantándose al decir esos nombres, temblando pero firme decide seguir hablando.
-...No encontraba a nadie de mi antigua unidad y el mundo ahora lleno de putos no-muertos...Que no son lo peor, no...-Niega con la cabeza-...Al principio solo aceptaba trabajos por munición o gasolina, no aceptaba cualquier encargo, era un mercenario muy selecto, pronto recorrí el país en mi Mustang, sabes cuantas veces me pagaron con munición o gasolina? Ninguna, ya te hago el adelanto...-Estira los brazos, parece liberarse de la alucinación por un instante.

-La mayoría de clientes que he tenido son gente que no tenía nada Doc, que querían encontrar a sus padres, a sus hijos-añade retóricamente-Pero lo que más abunda...-Hace una pausa mientras se ríe ligeramente mirándola a los ojos, Adam está lleno de una historia de violencia y fuertes impactos emocionales por lo que su expresión sin filtros es la de un cazador explicando su modo de vida.
-...Es la violencia. Sí, la cantidad de mujeres abusadas robadas y humilladas han sido mi principal fuente de agua y chocolatinas, durante años, pero el problema Doc, es que no me pedían simplemente que los matara, todos todas me han pedido que los hiciera sufrir, que los cazara con tenacidad, que los humillara en su muerte así como ellos o ellas habían sido humillados o humilladas...Y así era, vestido con mi traje de mil dolares y mi sonrisa, era el encargado de ir a cazar al hombre del saco cada noche y cada mañana-Hace otra pausa y trata de relajarse en una postura mas cómoda, tomando aire.
-Una vez llegué a una gasolinera, tenía un sótano que se había construído a posterior, el modo de acceder era una nevera falsa, eran dos hermanos que vivian por Arizona, en mitad de la nada, grasientos y muy enfermos mentalmente hablando. Había por lo menos sangre de una veintena de personas, no era la primera vez que lo hacían. Cuando bajé el olor impactó contra nariz despertando ya un sentimiento en mi, por aquella época aun usaba armas de fuego así que con mi 45 en mano accedí, vi los cadáveres de varias mujeres colgando de ganchos para cerdos congelados, sobre una mesa, solo el tronco superior de una niña de la edad de mi hija...-Hace gestos con las manos en su propio torno para describirle, un par de lágrimas caen de su rostro cuando sigue explicándole.
-...Tenía el cabello rubio y los ojos azules como ella, no podía hablar...-Hace un silencio y la mira a los ojos de nuevo, con sus penetrantes ojos claros.
-...No le hizo falta...-Una sonrisa de piedad se dibuja cuando prosigue-...Sabía lo que me pedía con su mirada una y otra vez, antes de morir...-Hace otra pausa para no perderse en sus propias visiones de lo ocurrido consecuencia de las drogas.

-...Volví arriba, empecé a preparar las trampas para acabar con ellos, apareció una chica, no llegaría a los 30, inocente como una novicia de 18 años virgen por las calles del Bronx. Nunca habia matado, yo le mentí, le dije que estaba trabajando, que nos iban a pagar por aquello si lo conseguíamos, le dije la verdad sobre lo que hacían allí, ella vomitó, pero al recomponerse con dos cojones cogió la escopeta de mi coche y accedió a ser el cebo...-De su pantalón saca un cigarro y un encendedor, no se priva y se pone a fumar echando el humo lejos de Samantha.

-Acabamos con ellos por supuesto, la subestimaron y uno de ellos salió volando con un tiro en pleno pecho por parte de la chica, el otro...Yo estaba escondido sobre el letrero del establecimiento, usé uno de los cables de tensión para descolgarme y atarlo a su cuello para colgarlo, le arranqué la piel con mi cuchillo de mis días de cazador de locos mientras aún estaba ahogándose...Ella lloraba porque había matado a una persona pero yo no, yo no soy así Doc...-Da una fuerte calada-...Enterré los cuerpos y quemé el lugar antes de marcharme con la chica y seguir mi camino, pero sabiendo que una parte de mí ya no volvería a ser la misma...Y así fue, las cosas empezaron a salirme mal desde entonces-Otra calada-...Le dije la verdad, que la había hecho matar por mis propias motivaciones egoistas, por mi venganza personal, la perdí a ella y a otras que tenía por todo el país, me enorgullecía de ser el mesias de la carretera pero en realidad no cambié nada, solo destruí lo suficiente unas cuantas vidas como para que aprendieran a sobrevivir en este nuevo mundo...-



Respira hondo y da otra calada después, de forma muy errática-...Perdí contacto con todos y todas, perdí mi coche, mi equipo, acabé solo de valle en valle cuchillo y palanca en mano, abriéndome paso, comiendo de aquello que no estuviera infectado, ya casi era un animal cuando llegué a otra gasolinera pero esta era distinta, sus habitantes eran supervivientes, buenas personas, me acogieron y durante un mes entero no volví a recurrir a la violéncia ni a las drogas, estaba curándome, teniendo tiempo de llorar la pérdida, de dormir, aunque llegaron las pesadillas y quebraderos de cabeza, al fin encontraba la paz...-


Niega con la cabeza, llegando al final de la historia-...Una noche me desperté como otra cualquiera, ninguna de ellos estaba allí, de hecho la habitación tenía la seguridad por dentro habilitada, bloqueada pero ellos estaban fuera, caminantes...-Sigue negando con la cabeza-...A veces saliamos a buscar provisiones pero no tan tarde, tenía fiebres y no pude salir con ellos...Tsk!...-Se termina el cigarro y lo lanza al suelo para apagarlo con el pié-...No pude matarlos, sentí como si todo lo que hiciera mal estuviera tomando forma y persiguiéndome, porque créame Doctora, disfrutaba con mi trabajo, adoro exterminar el mal...-Sonríe de nuevo con los ojos cerrados moviendo la cabeza-...Pero desde esa noche no...-Vuelve a negar con la cabeza-...Siento que si vuelvo a matar sean seres vivos o zombies me alcanzará una de esas muertes como las que yo fui repartiendo, por eso sigo haciendo lo de siempre, pero sin matar, trato de resolver las cosas hablando, quizá unos golpes contra alguien peligroso, pero...Esta vez buscando atacar sus mentes para que comprendan que debemos unirnos no luchar entre nosotros...Nose si soy una buena persona Doc, ni si merecería pertenecer a un refugio, pero si me quedara en un solo lugar...Ahí fuera, hay gente que realmente nos necesita, a personas como yo dispuestas a hacer lo que otros no pueden...Gracias, pero como mucho me prestaría a colaborar...-Después le dedica otra sonrisa antes de marearse finalmente y caer sobre ella casi inconsciente.

Volver arriba Ir abajo

Bueno, tengo la buena fortuna de informarte que no estás alucinando y soy muy real... –dijo la morena con una pequeña sonrisa, conforme se quitaba un guante y dentro de este, guardaba las gasas ensangrentadas y ataba el extremo abierto, para que estas permanecieran dentro, dejándolo sobre esa mesa de acero inoxidable, para luego recoger las botellas y limpiar las tenazas con cuidado y tranquilidad. En su auricular, escuchó las voces de uno de los soldados anunciando que subirían al siguiente nivel, mientras ella desvió su atención a las manos de hombre, para ver lo que tenía en ellas, aparte de las cicatrices y los tatuajes que le dieron a entender mucho.

Ella se apoyó en la camilla que tenía puestos los “frenos” en las ruedas, por lo que no se movió bajo su peso, se permitió relajarse un poco, a la escucha del relato que el hombre compartía con ella, mostrando cambios en su semblante, dependiendo de la parte en la que iba: Entendimiento, preocupación, curiosidad, tristeza y un profundo lamento. Posando su mirada en él cuando lo vio querer levantarse, ayudándolo un poco para que no se esforzara, por su herida... entendiendo que este... era otro hombre roto que encontraba en el trabajo como mercenario, un modo de vida... casualmente, todos sus conocidos fuera de Pandemónium, eran mercenarios.

Observaba sus maneras y formas de moverse, lo miraba y afirmaba, emitiendo suaves sonidos de comprensión, en su voz ronca naturalmente. La morena sabía muy bien que ese mundo, era un mundo de violencia y horrores, por eso ella salía cuando podía con los equipos de la SSU, para salvar a más personas de esos horrores indescriptibles. Ella recordó por un instante que tuvo la suerte de encontrarse con Demon, cuando todo estaba empezando... él la había puesto a salvo a ella, a su sobrina y a su mejor amiga, habían logrado encontrar un grupo nómada seguro, gracias a él y por ello, siempre le estaría agradecida... pero si, había escuchado, visto y atendido mujeres abusadas, víctimas de ese nuevo mundo sin ley, que no tenían a nadie que las cuidase y si... algunas aprendían a cuidarse solas, pero otras, no.

Tragó saliva y continuó escuchando atenta. En sus ojos verde olivo, había comprensión, ella entendía muy bien, muy bien, muy bien, sí. Ese hombre por sobrevivir, había aceptado un precio de sangre que no podría superar, porque cualquiera que se permitía tocar esa faceta de torturador, ejecutor y destructor, ya fuese en el nombre de la venganza, victimas y dolor, como recaudador de impuestos...de sangre, con cada muerte, la herida emocional se abría más.

Su ceño se frunció sintiendo tristeza por él, una tristeza que se fue atenuando, siendo superada por el asco, al escuchar de aquellos dos hermanos en Arizona, que habían utilizado ese apocalipsis, para dar rienda suelta a sus instintos asesinos. Las pobres víctimas, aquella pequeña... la morena suavemente posa una mano en el brazo más próximo del hombre y presiona con suavidad, intentando demostrar con eso, que comprendía la terrible realidad que en su relato estaba viendo, conmocionada y muy sacudida, apartando su mano para darle libertad de movimiento, sintiendo como su estómago resentía un poco el horror.

El olor a cigarrillo, picó en su nariz, pero no se movió en lo absoluto, fijó su mirada en ese hombre que despedazado por la dura vida que llevaba, aún lograba mantener “humanidad” en la dirección correcta, ayudando a las personas correctas, que narraba como había matado en compañía a esos dos animales y como aparentemente, le había regalado un trauma permanente a esa muchacha y quizá otras... ella lo comprendió, si... porque en ese mundo, todos debían aprender a sobrevivir, si querían respirar un día más. Ella lo sabía bien, también.

Asintió comprendiendo lo que él trataba de decir, él era un solitario, no como ella que prefería estar en equipo y tener un lugar seguro para volver, aunque se sorprendió por sus acciones, ella pudo apañarlo, sosteniéndolo lo mejor que podía, los brazos de la doctora, abrazaron al hombre y por un lapsus de tiempo suspendido, ella dejó que el silencio se apoderara de todo, con ese gesto tan humano y sensible, antes de permitirse moverse y ayudarlo a recostarse de nuevo con mucho cuidado- Comprendo todo lo que has dicho... –quiso hacerle saber- entiendo por lo que has pasado –formuló, meditando aquella realidad- y aunque hayas hecho cosas horribles, te admiro por seguir luchando por aquellos que no pueden hacerlo o no tienen las fuerzas necesarias para hacerlo…


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo


Durante su inconsciencia algo sucede en las plantas superiores, un sonido rompe la tranquilidad con la que hasta ahora han sucedido las cosas, parece el de una bandeja de metal cayendo escaleras abajo. Esto provoca que Adam tiemble como si tratara de reaccionar y despertarse aunque en un principio no lo hace.
Sin embargo aleteos, siseos y golpes como si hubiera un disturbio se empiezan a escuchar, pasos, por todas direcciones, parece que el equipo de Pandemonium que miraba por las plantas superiores ha despertado alguna clase de criatura, porque lo que se escucha no parece humano.

Finalmente Adam abre los ojos y toma del brazo a Samantha, la mira fijamente mientras sus pupilas se dilatan y su mirada la enfoca, su oído hace rato le está avisando, tras ser plenamente consciente la suelta y se incorpora con torpeza frotándose la cara, ya no lo está disfrutando, el LSD le está jugando una mala pasada, siente como todo le pesa, le cuesta concentrarse, no puede evitar acordarse de Kyra, se levanta entre temblores, apretando todas las arrugas de su rostro, ahora que el ácido recorre sus venas con fuerza su cara se ha descuadrado, como la de un asesino psicópata, algo que trata de no ser, pero cuando el momento llega.

-Doc, salid de aquí...Me buscan a mí...-Se pone una mano en el pecho y gruñe enrabietado-...Si este es mi destino que así sea...-Pone una mano en el hombro de Samantha.
-Gracias por todo, pero tienes que marcharte, no quiero perder a nadie más...-Le da un beso antes de que conteste, muy corto, sobre los labios, no sabe de que otra forma darle las gracias, tampoco tiene tiempo ni parece preocupado porque sea suficiente.

-Yo los distraeré saca a tu gente de aquí...-Va tambaleándose hacía el pasillo donde se encuentran las escaleras, muy drogado y apoyandose en las paredes, hasta que llega al pié de las escaleras, donde se pone firme, respira hondo y aprieta los puños con fuerza mientras acoge aire de nuevo.
-¡¡¡¡Ahhhhh!!!!!-Grita liberando una gran cantidad de adrenalina, con tanta rabia y volumen que incluso aquellos que están cerca podrían llegar a ensordecer momentáneamente, pues Adam lo da todo en su grito, con la intención de distraer a sus enemigos.
-Queréis un pedacito del viejo Balion verdad cabronazos?...-Empieza a subir pesadamente escalón tras escalón, su voz se ha tornado más calmada y llena de rabia sílaba a sílaba.



OFF:


Tu decides si mueren soldados de esos que han ido contigo o lo que les pase etc, solo pongo la chicha por hacerlo más guay jajaja

https://www.enjoythesilence4-0.com/t5674-bestiario-listado-de-criaturas

Te dejo el enlace para que veas como son las quimeras y tal.

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'BalioN' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Enemigos' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] IDoJJo6
#1 Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] YSiQDWv

--------------------------------

#2 'Números' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] UhINJZT
#2 Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] HEs7Yiz

Volver arriba Ir abajo

A lo mejor, era mucho pedir que no fuesen sorprendidos por aquellas criaturas de pesadilla de las que todos huían.

“Tenemos a los supervivientes, bajaremos por las escaleras del ala este”
–informó una voz del soldado Dawson.

“Entendido” –dijo el líder del equipo, David Smith- “Nosotros les cuidaremos las espaldas”

La doctora, sintió alivio de saber que traían consigo a los que habían pedido ayuda, cuya señal los había llevado a todos a ese hospital abandonado- Ya han encontrado a los supervivientes, vienen bajando muchachos... –informó la morena, causando que la soldado Davis, que se había quedado allí, aguardando, soltara un suspiro de alivio.

“Vale, ya era hora, así podemos irnos de una puta vez”

Ella sonrió un poco, para volver sus ojos verde olivo al rostro del hombre que había atendido, en el momento que escuchó un ruido que la hizo mirar hacia arriba y luego un chillido espeluznante, que la hizo tragar saliva, llevando una mano a su comunicador, que activó para hablar de inmediato- ¿Wallace? ¿Dawson? ¿Escucharon eso?

“Afirmativo Doc. Aguardando órdenes David” –dijo Wallace.

“Procedan con cautela, saquen a los supervivientes, corran al transporte y no miren atrás” –ordenó el líder. Seguido de la voz temblorosa de Hubber.

“Pero que putas es eso... BOW A LA VISTA, repito BOW A LA VISTA, cuento 3 en nuestro pasillo” informó el hombre que de inmediato comenzó a disparar. La interacción caótica de los hombres la hizo bajar la mirada y fijarla en el rostro del hombre herido que abrió sus ojos y tomó su brazo, causando que una alarma se disparara en todo sentido, en su sistema nervioso-.... uh!... –emitió al ver como se incorporaba- E... espera, con lentitud... –pidió, mientras miraba a Davis y Cooper, que preocupados recibían las órdenes del líder. La voz del herido mercenario llama su atención, escuchando las indicaciones que chocaban con las del líder que le decía a Hubber que no se comprometiera en un combate con las criaturas, pero él no hacía caso “HUBBER, ABANDONA Y VETE, HUYE”, y el mercenario diciendo que era su destino- ¿Qué?... pero... –intentó protestar mientras sentía la cálida mano sobre su hombro y aquel agradecimiento que terminó por dejarla estupefacta.

Boquiabierta, pareció perder la capacidad motora de reacción y solo cuando lo vio irse, fue que prestó atención a los pasos que se aproximaban corriendo por un pasillo. Un hombre de unos 50 años, con un adolescente, seguramente padre e hijo, ambos escoltados y acompañados por Wallace y Dawson, que gritaban “VAMONOS, VAMONOS” los gritos de Hubber, hicieron que todos se tensaran mucho más, mientras la mano de Cooper la sujetaba del brazo y la obligaba a moverse- ¡ESPEREN! Aquel hombre... –dijo la morena, escuchando el grito salvaje que este liberaba llamando la atención de los tres que perseguían a Hubber y Johnson, uno caído y el otro ya hacía su camino hacia unas escaleras alternas.

David, el líder del equipo también luchaba contra una serie de 4 BOWs que logró eliminar con disparos a la cabeza, evitando por poco la muerte, gracias a que un agitado Johnson había intervenido, informando de la caída de Hubber, pero poco pasó, cuando una quimera más apareciera de la nada y se lanzara sobre Robert Johnson, matándolo con sus garras, dándole tiempo suficiente a David de escapar por las escaleras alternas y finalmente llegar a la planta baja, donde Dawson, Wallace, Davis, Cooper y la doctora estaban.

“¿Qué hacen aquí? Les dije que partieran de una buena vez...”
–habló cabreado el agitado líder de la operación que finalmente instó al resto a seguir su camino de salida, Sam se había descuidado por un segundo, por su preocupación por ese mercenario que drogado esperaba a esas criaturas que se escuchaban a lo lejos... poco imaginaba ella que una de ellas ya estaba a sus espaldas, Cooper, gritó:

“DRA MURRAY, A SUS ESPALDAS!!”

Ella se giró y en lo que sus reflejos la hacían llevar una de sus manos a la espalda para agarrar su pistola, escuchó disparos, todos los presentes del equipo dispararon a la cosa antes de que pudiera alcanzarla viendo como el cuerpo se disolvía en ese químico verduzco extraño y terminaba en larvas asquerosas que la hicieron sentir como el jugo gástrico se revolvía en su estómago, paralizada por la impresión, ella volvió la vista hacia Balion, escuchando como los sonidos de las criaturas se aproximaba y  otra caía de uno de los ductos y  también amenazaba con atacarla.



Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo


Para él no hay nada peor que escuchar el lamento de los inocentes y los indefensos, otro paso lo acerca peldaño arriba, alzando la vista se da cuenta de que su enemigo le observa, son dos bichos de un aspécto inhumano, grotesco y desproporcionado, el hedor, los siseos y movimientos que estos generan causan una repulsión clásica de insecto, sumado a su gran tamaño y velocidad hace que finalmente sus garras y mandíbulas parezcan un dulce sueño que pronto acabaría con cualquiera.

-Esta gente no os ha hecho nada, aun así parece que a Umbrella le da igual que sus criaturas anden sueltas...-Se frena observando como esos seres se lanzan en picado a por él, ignorando cualquier cosa que no sea su enemigo y el comabte, seriamente concentrado, alucinando con que es su destino, mete la mano derecha en su bolsillo, la siniestra va hacía la barandilla de la escalera lentamente, flexiona las rodillas, recordando la voz de su sargento como si lo tuviera al lado.
"Cuando estás de mierda hasta el cuello el tiempo se ralentiza..."Enfrascado en sus pensamientos, va sacando lentamente la mano del bolsillo, mientras que la izquierda ya va aferrándose con fuerza a la barandilla, aprieta los dientes ofreciendo un gesto de rabia sin igual.

Su mente es recorrida por los recuerdos de su entrenamiento, sometidos a torturas y fases de aclimatación que podrían llegar a prohibirse de conocerse su programa en su totalidad por un antiguo gobierno. Recuerda la prueba de los cuchillos, esquivando cuchillos que van a por sus ojos, mientras otros tratan de reducirle para ponerle el trabajo más fácil a su sargento. Recuerda haber apuñalado en los ojos al menos a una decena de enemigos en total.
La mano derecha sale completamente del bolsillo, lentamente caen un par de chapas del ejército, mientras la cadena se mantiene en la palma de la mano, cuando estas rebotan en el aire por su propio peso al estar atadas a la cadena, termina de flexionar las rodillas y parece que trata de elevarse con rapidez al tiempo que las chapas dan vueltas sobre la palma, estrechando cada vez más las chapas hacía la mano, a modo de puño americano.

-¡¡¡¡Ahhhh¡¡¡¡-La zurda le sirve de punto de apoyo para lanzarse en el aire en linéa recta, cuando lo hace empieza el gesto sabiendo que dará una vuelta en el aire para tratar de fintar a sus enemigos y después usar su bota derecha para destrozar la cabeza del primero, el que cae por su lado izquierdo de un fuerte pisotón.
Mientras que para el segundo si todo sale bien espera poder acertarle en toda la cara con el puño americano improvisado para arrancarsela.

Los segundos pasan despacio, mientras recuerda, todas las veces que le alcanzaron en la cara porque no fue lo basrtante rápido, su visión se difumina por un instante, mientras las garras del primero cuando trata de alcanzarlo se clavan en su pierna y abdomen, volviendo a abrir y empeorado la herida que ya tenía Adam, no obstante termina por arrancarle la cabeza al insecto, que para su suerte no es muy resistente.
Cae al suelo justo con el otro insecto encima, que no duda en abalanzarse sobre él, sin tiempo para poder reaccionar y habiendo liberado simplemente su abdomen es sorprendido por su enemigo, quien sin duda es mucho más veloz que él.
-Grgbfga...-Gruñe mientras observa como su enemigo se topa su tiempo acercándose sobre él teniendo ganada toda la posición.
-Vamos...Hazlo...Lo estás deseando...-Le replica manchado de mierda de insecto y herido apenas sin poder levantarse.


Un fuerte siseo rompe la tensión de la escena y logra sujetar las pinzas de su enemigo por un instante mientras este abre las fauces y las acerca denotanto que por muy entrenado que estuviera el ex-navy seal, jamás sería rival en una competición de fuerza física con su enemigo. Cada centímetro le acerca más a la muerte y no deja de recordar que si mataba tendría un final horrible, lo que le hace mirar a la izquierda, viendo el cadáver del otro insecto con sus patas aun levantadas y amenazantes cerca de su rostro, empieza a respirar con desesperación, su azul mirada se vuelve a clavar en la de los múltiples ojos de su enemigo, quien ya está a escasos centímetros, haciendo que la baba y el hedor que producen sean insoportables, las puntas empiezan a rozar su cara.
-¡¡¡¡Ahhhhhhhhh!!-Otro grito inunda la sala, haciendo su máximo esfuerzo por no perecer contra su enemigo, pero, en un instante deja de ejercér toda fuerza, al contrario se trata de pegar con la espalda al suelo, la derecha conecta muy veloz tomándo por sorpresa a su enemigo quien ya está siseante por devorar, terminando ahora en un siseo de agonía y muerte, cuando no solo el golpe lo noquea sino que hace atravesar su cara contra una de las garras del enemigo ya vencido.
-Odio!...Los putos!...Bichos!...-Mira a lo alto viendo como un par se escapan por los pasillos.

Con un fuerte quejido se saca de la pierna la pata de su enemigo caído, sangra con cierto descontrol, pero no tarta de hacerse un torniquete en la pierna. Con violencia se acerca y toma una de las patas que no se han roto de sus enemigos, con ayuda de su pierna buena la pisa y estira con violencia hasta que consigue arrancarla. No tarda a tropezones en subir las escaleras, escuchando los gritos y disparos, su corazón se dispara si es que es posible, escucha como está muriendo gente y esto le hace moverse aún más rápido, entre jadeos y gruñidos llega a la segunda planta, no tarda en ver el agujero por el que se han colado sus enemigos, hasta la primera planta hay un par de metros de caída, para cuando quiere darse cuenta ya ha caído tratando de rodar pero queda tendido unos segundos, pitando sus oídos, escuchando como acaban con otro de ellos, pero está viendo como otro agazapado espera el momento en que vuelvan a bajar la guardia para intentarlo de nuevo.

El impacto le ha dejado sin aire, no puede gritar para avisarles, sobre el suelo se hiergue ligeramente, el insecto lo mira y de no ser porque no tiene una cara huamana Adam juraría que le sonríe con malicia, dándole a entender que a él lo dejará para después, que primero empezará por aquellos que no lo han detectado y son una amenaza.
-Grr...-Cierra los ojos escuchando el latido de su corazón y recordando una de las torturas más duras a las que eran sometidos. Recuerda sobre todo la primera vez, el sargento coleman apuñalandolo con una navaja y hablándole de la capacidad para controlar y dominar el dolor hasta convertirlo en rabia para usarlo contra el enemigo.

Esta vez no se escucha ningún grito, conforme el insecto cae a por ellos tratando de obtener la ventaja, justo por detrás como un peso muerto cae Adam pata en manos, como si se tratara de un ave cazando a su presa, cayendo justo por el mismo agujero en el conducto que su enemigo, antes de que este pueda atacar a los miembros de pandemonium, unas chapas caen en su cara haciendole girar la cabeza un momento para intentar batir las alas pero la pata se clava en su pecho haciendolo caer contra el suelo y a Adam con él, que en un alarde de fuerza sobrenatural con las drogas se termina por levantar y aplasta la cabeza de su enemigo por la parte blanda de un último pisotón antes de caer de rodillas y sujetarse la herida del abdomen mirando por todas partes como un loco, sudando como un animal, buscando algo, sabe que tiene que darse prisa o será el fin. Aun así tiembla y no parece que vaya a poderse levantar.

//OFF//:


Tiraditas!

Combate + Condición física
Dif 5 para la primera (10) Fallo
Dif 6 para la segunda (Si la primera falla pero la segunda conecta recibe herida a pesar del éxito) (5) éxito

De fallar las dos muere!

De conseguir acabar con ellos intentará subir las escaleras para alcanzar al último, seguirle y saltar tras él para tomarle por sorpresa mientras intenta atacar a Samantha y su equipo, este último lo dejaré como desafio para hacerlo un poco más dramático y que sea 50% de probabilidades jeje
De fallar el desafio fallará al defenderla no al seguirle, veamos que pasa finalmente jaja
[éxito]

-Estado de salud de Balion- Preocupante.

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'BalioN' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Números' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] UhINJZT
#1 Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] 427dK2I

--------------------------------

#2 'Números' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] UhINJZT
#2 Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] JUI3GyF

--------------------------------

#3 'Desafíos' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] VdyBiRe
#3 Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] PHRzu7U

Volver arriba Ir abajo

Ella no se quiso girar, pero esa naturaleza humana que te llamaba a querer ver, la hizo voltear por sobre su hombro derecho, mientras sus manos aferraron su arma con firmeza, paralizándose en el momento que el sonido monstruoso, la hizo sentir un escalofrío que la recorrió de pies a cabeza y finalmente la obligó a ser consciente de que necesitaba ayuda... su corazón dolió en su pecho y por un momento creyó todo perdido, cuando justo en un parpadeo, el mercenario que había atendido cayó del mismo agujero del techo y acabó con la criatura en un sonido crujiente y asqueroso, desprendiendo un aroma a insecto.

“Santa mierda…”

Maldijo Dawson, mientras veía como las larvas empezaban a brotar, asquerosas de los monstruos muertos, se hizo un silencio aterrador, en el que nadie más dijo nada, solo se escuchaban los sonidos viscosos de las cochinas larvas retorciéndose y el respirar acelerado de todos. David Smith, el líder del equipo, frunció el ceño y miró a Wallace que ahora resguardaba a los dos sobrevivientes que habían ido a rescatar.

“Tenemos que movernos, esto fue solo el inicio, si nos quedamos aquí, no tardarán en venir más y estoy seguro que esos disparos atrajeron a más mierda de la misma, Davis, Cooper, ayuden al sujeto, Doc. Murray, vamos, llegaremos a zona segura y podrá ojearnos a todos, antes de marchar a casa…”

Dawson tocó el brazo de la doctora, que reaccionó con un respingo, tragando saliva para afirmar y volver su mirada al mercenario al que Davis y Cooper se acercaban, evitando pisar a la criatura, escuchó como ambos instaban al mercenario a levantarse a ir con ellos para evitar que otros bichos se lo tragaran si lo veían por allí. El equipo optó por una salida alterna que llevaba a una calle cercana, como atajo hacia el vehículo donde subirían y como plan de contingencia, irían a un hangar que usaban como punto de “descanso” para recuperar energías, comer algo corto, sanar heridas, revisar a los supervivientes, hacer la evaluación y determinar si realmente no eran una amenaza para Pandemónium.

Davis y Cooper, repetían entre ellos al hombre que irían a un lugar seguro y que luego podría irse, no iban a dejarlo por allí tirado mal herido. Nadie hizo preguntas, ni dijo nada en el camino, siendo ese un momento clave para no llamar la atención y salir de allí lo más rápido posible, al llegar al vehículo, la doctora no tardó en acercarse al hombre cuyas heridas eran graves, las manos de la doctora se posaron en los hombros del mercenario con suavidad y un cuidado que buscaban no alterarlo y a su vez, darle tranquilidad- Vamos a hacer una parada segura a un lugar cerrado que tenemos para estos casos, allí te veré mejor y podrás descansar un poco... por favor resiste... –le pidió buscando el semblante masculino, sintiendo el movimiento del vehículo que los llevaba lejos del área.

Poco tiempo pasó, hasta que ingresaron en ese hangar que lograron cerrar y asegurar, para analizar y evaluar a los civiles rescatados, llevandose a recostar a una rústica camilla, al mercenario, cuyo estado era peor a como lo habían encontrado. Más allá en una esquina, un SSU, interrogaría a los civiles, otros dos sacarían las provisiones para beber agua y bajar la tensión, hablar sobre esos dos SSU´s muertos, mientras que el líder y otro hablarían entre ellos sobre lo ocurrido.

La doctora desplegó sus instrumentos y tomó una mesa con una lámpara led que funcionaba con carga de energía para luego no necesitar conexión alguna y así ver mejor el estado del hombre con preocupación- eres un loco… -murmuró, llevando una mano para sentir la frente del hombre y recorrer su anatomía, para evaluar los daños y cortes que se había hecho en la pelea contra esos asquerosos monstruos- ¿te llamas Balion?... -preguntó para hacerlo hablar y reaccionar, al interactuar con ella.


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo



Su corazón late con fuerza desmedida, se sujeta el rostro con la mano que no se sujeta el costado, en un gesto de asco y agonía, con la mirada perdida en ninguna parte en específico, no puede evitarlo, termina por vomitar apartando la mano en el último segundo. No parece sentir ningún pudor, pues escupe al acabar para aclararse la garganta.

"He matado...Es...El fin..."Piensa dejándose caer en el suelo, su espalda queda completamente pegada al suelo, al igual que su cabeza y extremidades, satisfecho, victorioso, con una amplia sonrisa en sus labios.
-Marchaos...Yo me encargo...Ahora tengo la habilidad de ver el futuro, veo un futuro prometedor, con vosotros lejos de aquí...-Agrega alzando la mano con un gesto un tanto cómico, para luego dejarla caer de golpe y exhalar con fuerza.
-Además una horda viene hacía aquí, todo el tiempo que pasamos aquí hablando pone a este gente en peligro, gracias, pero no creo que pueda seros de mayor utilidad...-Exhala y rueda hasta la esquina del pasillo, del suelo tira de unos fardos sacando una moneda brillante que se guarda con prisa, justo en el mismo lugar un paquete de cecina por abrir con el que hace lo mismo, lo pega a su cuerpo pero finalmente pierde la consciencia.

Lo siguiente viene siendo algo complicado para el de asimilar, siente que lo cargan, que lo llevan, pero al mismo tiempo se siente flotando por el LSD. Oye voces y cánticos al mismo tiempo que a los demás hablar. El aire se torna un tanto dulzón en aroma, se siente en casa al oler los restos de queroseno, la gasolina, el metal. Se siente en casa.
Termina por perder de nuevo el conocimiento.

Se despierta al escuchar su nombre en clave de cuando era un Navy seal mientras ella lo recorre con sus manos, primero abre los ojos despacio y después pone una de sus manos sobre la de ella.
-Nose dónde has escuchado ese nombre, pero poco importa, nose si es porque me conoces desde antes de que todo se fuera a la mierda o es que han empezado a circular rumores, pero ahora ya no uso ese nombre...-Sigue sujetando la mano de la doctora, aferrándose a la vida, ha perdido mucha sangre y ya casi delira, con el LSD-...Puedes llamarme Adam, ese es el nombre que me dieron mis padres...-Suspira-...Con el que me han llamado siempre mi familia y mis amigos...-La mira y suelta su mano despacio para que pueda seguir curandole.
-No vas a envenenarme verdad?...-Cierra los ojos y sonríe relajando su cuerpo, poco a poco su mente va entrando en el Limbo, casi parece que fuera a volver a desvanecerse, demasiado cansado para seguir luchando, queriendo aunque fueran 10 minutos de paz, respira con fuerza y profundamente, recordando todo lo malo que ha pasado en este tiempo, tanto tiempo sin matar y ahora que lo ha hecho, al menos no se siente un monstruo o un asesino, sabe que ha hecho lo correcto. Su expresión corporal muestra un estado de relajación parecido al de la meditación.

"El mejor viaje de la puta historia, no sabía que quedaran cartones así, he de confiar más en mis contactos..."Niega con la cabeza tratando de mantenerse consciente, por lo que abre un ojo lentamente para espiar a la doctora.

Volver arriba Ir abajo

El miembro 'BalioN' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'¿Qué hay ahí?' :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] G7ne6Ue
Resultados :
Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] X0o9l9j

Volver arriba Ir abajo

Los ojos de la doctora, entonces se posaron sobre el semblante masculino y sonrío- escuché que lo mencionabas en el hospital, cuando te apartaste para enfrentar a los monstruos que nos encontraron... –explicó con suavidad, escuchando finalmente el nombre real de ese mercenario que le había salvado la vida y mantendría bien en su memoria- Adam… es un bonito nombre... –repitió con suavidad, dándole un suave apretón a la mano masculina- mi nombre es Samantha... pero me dicen Sam... –se presentó también, riendo por lo bajo, negando ante la pregunta que denotaba cierto humor- No, al contrario, veré si puedo ayudar a que tu cuerpo libere mejor la droga…

Dicho eso, notó como él finalmente se relajaba y volviendo su atención a lo importante, comenzó a trabajar queriendo quitarle la camiseta que llevaba, Wallace se acercó para preguntar por él.

“¿Como está?”

La herida que le había cerrado está abierta de nuevo y peor… -contestó- ¿tenemos ropas de reemplazo que hayamos guardado? -Wallace asintió, mientras se cruzaba de brazos.

“Creo que tenemos algo que podemos cederle, iré a buscarlo”

Gracias… -dijo la morena, mientras abría un tarro de agua que tenían escondido por allí en ese hangar seguro que usaban para “respirar” cuando las misiones se tornaban más complicadas. Con un paño mojado comenzó a limpiar su rostro, su cuello y el herido torso para quitar los rastros de los fluidos de los monstruos que él había matado, así como la herida abierta que lucía peor, ella negó un poco, mientras se colocaba unos nuevos guantes y tomaba una medicina tópica que serviría como anestésico y colocó en torno a la herida, para que él no sufriera demasiado aquel terrible dolor de re suturar la herida; Mientras hacía efecto, se levantó- Voy a quitarte las botas y voy a tener que cortar tus pantalones o quitártelos…¿que deseas tú? -habló a Adam con una voz suave y preocupada, mientras se acercaba a sus pies y desataba los cordones de las botas y con cuidado las retiraba, dejándolas en el suelo y así volver junto a él, esperando que le respondiera que consideraba mejor.

No dudó en colocar un torniquete para parar el sangrado de la pierna y así, poder concentrarse en la herida del costado- ¿que tipo de música te gusta? -quiso saber para distraerlo y ayudarlo a que no perdiera la consciencia aún, mientras comprobaba la sensibilidad de la zona que esperaba estuviese adormecida, atenta a si reaccionaba abruptamente.


Ya no hay buenas fiestas en pasadena?[Samantha C. Murray] AarbaIv

"It's a lie for a lie and I'm getting tired. On the other side, on the other side... "

Volver arriba Ir abajo



Adam presenta varios sintomas con diferentes grados de gravedad, el primero y más evidente es la pérdida de sangre, le siguen el hambre y la deshidratación, como traumas agravantes, tiene una herida de bala en el abdomen, aunque solo le haya rozado, en el otro costado lo han perforado con una pata puntiguada, ningún órgano vital parece dañado a primera vista.
Su pierna tiene una herida similar a la altura del muslo derecho, no ha seccionado la artería femural por tan solo unos centímetros, aparte de varios cortes, arañazos y moratones que entrarían en la categoría de síntomas leves.

Desde que ella ha empezado a tratarlo con más soltura Adam confía más y hace todo lo que la doctora, Sam, le pida.
-Pero Sam...Entonces dejaré de ver lucecitas y colorines, los gnomos ya no querrán ser mis amigos...-No puede evitar reírse bastante afectado aún, tose adolorido cual karma atacándolo por imbécil.
Sigue relajándose un poco más dejándo que Sam haga su trabajo, a lo que con calma y por el rabillo del ojo empieza a observar el lugar en el que está, no lo reconoce, aunque si reconoce lo que sucede, comprende que está en algún lugar que usan como base sin ser realmente su base.

-Pero nada de ir de negro eh, no voy de funerales ya...-Se vuelve a reír-...Ay Sam, que preguntas más pecaminosas me haces...-Con tranquilidad se desabrocha los pantalones y va a quitárselos pero se recuesta tras otra punzada en la que sus brazos se quedan colgando sin fuerzas ya.
-Pero solo los pantalones eh Sam...No me cortes nada más...-Poco a poco va perdiendo la consciencia a causa de las heridas, mientras la mira a los ojos fijamente con una sonrisa.

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.