• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 20 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Amy Clímaco, Annabeth V. Santini, Demon, Levithmie, Maximillian V. Alexandros, Samantha Stryder

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Aprende la lección [Maximillian]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aprende la lección [Maximillian]

Mensaje por Stephanie Wayne el Mar 12 Feb 2019, 01:14

14 de agosto de 2015.

«Los Wayne siempre nos hemos hecho valer.» Una voz que le resultaba agradablemente familiar resonó en lo más hondo de mi mente, se trataba de un recuerdo, pero no lograba identificar a quién había pronunciado esas palabras, solo su voz y eso era curioso, porque había un estudio que aseguraba que lo primero que olvidaba una persona era la voz de otra. Bien, era capaz de saber ese dato, pero no mi nombre.

No podía creer lo que veían mis ojos. Esa situación tan caótica había provocado en mi mente ese recuerdo, pero no más. ¿Y quiénes eran los Wayne? tal vez yo fuera parte de ellos. Algo me decía que sí.

Sentía mis pies doloridos, la cabeza me daba vueltas, pero por fin había logrado llegar hasta lo que había parecido una casa. ¿Qué había pasado? Simplemente había "despertado" y caminado desorientada. Me adentré en la vivienda no muy segura de mis actos, ¿qué podía encontrar allí?

¿Hola? — mi propia voz me sorprendió. — ¿Hay alguien ahí? — claro que no había nadie allí, la casa, al igual que el resto del pueblo se encontraba totalmente abandonada. El mueble de la entrada se encontraba tirado por el suelo, y el espejo lleno de polvo. Lo limpié con la mano: mis cortes y golpes habían comenzado a cicatrizar. Tenía un moratón horrible en mi ojo izquierdo, un corte en la mejilla, otro golpe en la frente y en la barbilla... sin hablar del resto de cardenales y golpes que cubrían mis brazos. La sangre en su mayoría ya estaba reseca. ¿Quién me había hecho aquello?

Logré llegar hasta la sala de estar, sin rastro de nadie, una capa de polvo lo cubría todo y entonces me fijé en una cámara de vídeo sobre la mesa. La sujeté entre mis manos y abrí la pantalla, parecía que podía encenderse: había tan solo un vídeo, pulsé reproducir.

«¡Hola abuela!, es un bonito día, ¿por qué no damos un paseo?» Una anciana aparecía en pantalla, sonriendo a quien grababa la escena, de esta niña parecía proceder la voz. Una voz infantil con un acento que me pareció bastante... ¿Terrible? Esa fue la expresión que respondió mi mente instintivamente.

El acento americano... — susurré sin ser consciente ni de que lo había dicho. Un golpe, procedente del interior de la vivienda, fue lo que me hizo pausar la grabación, dejar la cámara en la mesa, empuñar el destornillador y volver lentamente al pasillo, en busca de su procedencia. — ¿Hola? Solo busco ayuda, creo que he tenido un accidente... y no sé qué está pasando — iba diciendo mientras recorría el pasillo hasta el final, donde habían unas escaleras.


Volver arriba Ir abajo

Dia inusual, donde todo olia mal y es que por unos animales zombis tuve que cruzar un oloroso canal. Era mi suerte que no me había mojado pues algo flotate había encontrado y a mis muertos persecutores el agua se los había llevado. Aun así un elefante muerto me siguió, uno cual muy destrozado se vió, pero tras varias vueltas por callejones se perdió.

-...-

Como sea, el zoologico muy atrás ya se quedaba y más adelante un pueblecito se vislumbraba, lo que es bueno porque el agua se me acababa. Con un poco de suerte un pozo voy a ver y si no esta infestado de ahí voy a beber o por lo menos alguna cama podré tener. Caminando como si no me importara cuando un sólo muerto frente a mi se parara, pues mi machete fácilmente lo terminara. Mis ojos no muchos muertos lograba discernir, quizás alguna horda fueron a seguir...o quizás en sus casas aun fueran a vivir.

-¿hu?-

Una voz por un momento creo que escuché y mirando una puerta abierta encontré, pero de inmediato no me adentré. Con una puerta así cualquier cosa podría entrar y fácilmente la llegaría habitar, por eso con mucho sigilo me empecé a acercar.


Spoiler de spoilers:

Vestimenta:


Aunque la sangre no nos una somos familia:


Awards:




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.