• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt BfaHM5eIt's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt TT9KvUfIt's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt Gubwrm5It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt Gubwrm5
Directorios
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt NgodK5u

It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo



Fecha: 26/12/2012
Hora: 15:23 Hrs
Lugar: Seattle. Washington

Pasaron horas desde la muerte de Alessandra, luego de ser mordida Alex se quedo dormida, despertó cuando la fiebre le broto, comenzó a hablar y arrepentirse de cosas que hizo y, eventualmente, falleció para darle paso a su resurrección, Anna tuvo que acabar con ella. Lloró por horas, estaba sola y seguiría sola por mucho tiempo. Anna siguió su busca puesto a que específicamente Alex le pidió que buscara a Nigel, a su mejor amigo y a su padre. Su mejor amiga y fiel compañera ya no estaba y no regresaría jamás, antes, luego de la muerte de su madre, se hizo la fuerte por su hermana, ahora, ya no sabía qué hacer con su vida, sabía que tenía que cumplir con lo que había solicitado Alex, pero ¿Y si todos estaban muertos? No sabría que hacer.

Personas se acercaban a donde estaba, Annabeth se adentro en un edificio abandonado, no sin antes prevenir que si lo estaba, resulto ser una boutique de ropa. Si antes no hubiese muerto su hermana actualmente estaría corriendo por el establecimiento buscando que llevarse, cosa que si estaba haciendo pero un poco menos animada. Annabeth se quito la ropa que llevaba puesta para poder cambiarse.

Agarro prendas de ropa cómoda pero lindas y que le quedasen bien, dejó su bolso en el piso y fue metiendo varias prendas más, para intentar acomodar todo en su bolso saco todo lo que tenía: Su cuaderno donde escribía todo (Además de que tenia imágenes y otras cosas sueltas), Su antigua ropa que ya estaba sucia, la cual dejaría en el lugar para meter la nueva, comida y otras cosas que había robado, acomodando todo para que cupiese en su bolso.

Escucho nuevamente a alguien aproximarse, la italiana agarro sus cosas y corrió rápidamente a la parte trasera de la boutique, escondiéndose entre la ropa que había en algo que parecía un closet, esperaba no ser oída, no sabía ni quiénes eran pero si eran como los saqueadores que antes se habían encontrado estaba totalmente perdida. Cerró fuertemente los ojos y aguanto la respiración, como si eso la volviese invisible. Un recuerdo se vino a su mente, una familia, su familia, ya no estaba completa, una lagrima se escapo de sus ojos para así recorrer toda su mejilla.


I'm Still Here, Fighting

—Hablo— —Pienso— —Hablo Italiano—

Me♥️:
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt LNpuzdG

Awards ¡Gracias!:
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt TnT4sI9It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt 5tugF7T

Volver arriba Ir abajo

Las cosas se habían puesto muy feas. Hacía apenas seis días que el gobierno estadounidense se había rendido. En menos de un mes todo se había ido al traste y lo que parecía prácticamente imposible ocurrió: la nación que presumía de ser la super potencia mundial no podía hacer ya nada más en aquella guerra. Los zombies habían ganado la guerra.

Tras que ya poco pudiera hacer nuestra brigada de bomberos en nuestro distrito los que quedábamos aún con vida nos marchamos. Yo me encerré en mi apartamento, allí tenía muchas latas de comida, agua... siempre compraba todas esas porquerías porque no se me daba bien cocinar y cuando no podía mangarle algún tupper a mis compañeros o comer de lo que cocinaba el capitán en el cuartel... pues yo me calentaba alguna lata de estas.

Pero mis reservas de soltero y cocinero inepto comenzaban a agotarse y no podría sobrevivir mucho más tiempo allí encerrado. Así que debía salir en busca de alimento, por más que me pesara y no quisiera salir. No deseaba ver a esas criaturas, no quería volver a toparme con ellos, pero era lo más prudente después de tantos días.

Armado con mi fiel hacha, una capucha oscura (como si eso sirviera para camuflarme) y una espaciosa mochila, salí a las calles de Seattle tratando de evitar a los no muertos. Iba por callejones, entre los coches, tras los contenedores... todo por no ser visto, hacha en mano, alerta ante cualquier indicio de zombie. ¡Zombies! ¿Quién nos iba a decir que después de los pantalones de campana ese iba a ser el peor problema de nuestra nación?.

Y entonces ahí aparecieron, al final de la calle y yo tan asustado y con los nervios a flor de piel que me encerré en la primera tienda que encontré. Cerré las puertas con cuidado y después miré a mi alrededor, dando un respingo cuando unos ojos azules, que no me esperaba, se clavaron en mi.

¡Ay su madre...! — exclamé recordando que debía bajar la voz mucho, zarandeé los brazos y respiré tranquilo cuando me di cuenta de que se trataba de un maniquí demasiado realista para mi gusto. — Buenas tardes señorita... — saludé pasando a su lado. Tal vez si esperaba los zombies pasaran de largo de aquella calle y yo de mientras podría encontrar ropa nueva. ¿Eso me convertía en un ladrón? Yo tenía ropa en casa, pero la mayoría ya sucia y no la podía lavar.

Si solo me llevo lo que necesito... ya nadie es dueño de esto — trataba de tranquilizarme yo solo, hablando conmigo mismo para no perder la cabeza. Me encogí de hombros, dejando mis cosas en un sillón y comenzando a quitarme la sudadera, camiseta y pantalones para cambiarlos por ropa limpia.


It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt Oliver10

Volver arriba Ir abajo

Escuchaba pasos y una voz, era un hombre, —Mierda, Anna, ¡Tienes que salir de aquí!— Se regañaba así misma, no podía permanecer así todo el día, abrió lentamente el closet y comenzó a gatear para no ser visualizada por esa persona, obviamente sin abandonar su mochila. Lo bueno era que esas estanterías la cubrían, sino estaba totalmente perdida. Luego de ver lo que hacían esos saqueadores en New York, no se imaginaba lo que iban a hacerle a ella. Estaba sorprendida de que la boutique aun tenía ropa, porque en New York todo ya se había caído, todas las personas saquearon casi todo.

Su plan iba bien hasta que su mochila se atoró con uno de los estantes donde tendían la ropa para que todos la tomaran, por todos lados en el establecimiento. Anna halo la mochila pero terminó viendo como se caía toda la ropa junto a los ganchos, haciendo un gran estruendo, Beth cerró los ojos fuertemente, todo había dado un gran vuelco, agarro nuevamente su mochila, saco su palanca (Que antes había guardado) y se levanto, —¡No se mueva, señor!— Dijo en voz alta, como si con una palanca le fuese a ganar, aunque no podía ver el futuro, tal vez si le podía ganar, todo quedaba en manos de ella y del tipo.

Se le ocurrió algo, ya que el hombre estaba de espaldas: —¡No se vaya a voltear! Si lo hace le meteré una bala en el cráneo. Y no bromeo.— Mentía mientras lo veía semi desnudo. Hubiese sido mejor que se hubiese ido pero tenía que revisar si era Cacc o Hunt, únicamente pensaba en la promesa que le había hecho a su hermana. —¿Cuál es su nombre?— Pregunto mientras daba unos pasos hacia este, —Y es mejor que no me mienta.— Decía con la esperanza de que no notara que no cargaba una pistola, por ello permanecía a distancia de este.

Le preocupaba que fuera un saqueador pero de esos que acababan con todo con lo que se encontraba, le aterraban esos tipos, ya se había encontrado con varios antes de llegar a ese lugar, lo bueno era que Anna y Alex siempre salían ilesas gracias a Dios o a la suerte de ambas, depende de que perspectiva lo vieran. Además de que siempre se escondían, por ello casi nunca las encontraban, o huían, como cuando se encontraron con unos que les comenzaron a disparar antes de llegar a Seattle, Annabeth y Alessandra tuvieron que correr y esconderse en la farmacia donde Alex fue mordida, destino o casualidad, ¿Quién sabe? Solo sé que me gusta esa canción, ah no, así no era, bueno, ustedes entienden.


I'm Still Here, Fighting

—Hablo— —Pienso— —Hablo Italiano—

Me♥️:
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt LNpuzdG

Awards ¡Gracias!:
It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt TnT4sI9It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt 5tugF7T

Volver arriba Ir abajo

No quise asustarte, perdona — fue lo primero que se me ocurrió decir y no es que fuera mentira, era cierto. — Mi nombre es Nigel, trabajaba como bombero si eso te consuela... no busco hacer daño a nadie, solo algo de ropa limpia — expliqué rápidamente a la vez que mantenía las manos alzadas por lo que pudiera pasar. Sin embargo... pese a aquella situación debía preocuparme, había algo en la voz de aquella mujer que me resultaba familiar. Parecía alguien joven y... ¿Dónde había escuchado yo antes aquel sonido?

Por favor, te lo pido, no me mates... sería muy triste morir ahora después de todo lo que he pasado — comencé a explicar en un intento de apelar a su razón y sobre todo a su juicio.


It's All Your Fault ... Or Mine? || Nigel Hunt Oliver10

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.