• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Carlos Jimenez, Nicholas Robles, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

En busca de refugio [Yeli Li] [Leon Carnby]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y otro día más buscando un sitio cómodo en el que descansar, lavarme de cualquier forma, una ducha caliente era soñar demasiado... Yo no era de soñar mucho, pero en aquellas circunstancias cualquier pequeño detalle se convertía en un sueño inalcanzable.

Seguí caminando por entre las calles con coches abandonados, por desgracia ninguno de ellos funcionaba, o no les quedaba gasolina, aparte que estaban bloqueados, no me podía imaginar como podría sacar ninguno, pero por lo menos alguna noche había podido pasar recostada en el asiento de atrás, tal noche como esta. Podía acordarme lo poco que le gustaba a Ash que nadie pusiera los zapatos sucios sobre el tapizado del coche, me acomodé un poco más y sonreí recordándole ¡ojalá pudiera decírmelo otra vez! Pero nadie dijo nada. Otra noche sola.

No recuerdo cuándo me dormí finalmente, sin embargo el brillo del sol en la cara fue lo que me despertó al día siguiente, me enderece un poco, lo justo para poder observar que no había nada alrededor para poder salir, y así fue. Salí de aquel coche y me estiré un poco antes de continuar la búsqueda de un sitio seguro. Bebí un poco de agua que me quedaba y reservé un par de tragos para más tarde.

Al borde de la carretera habían decenas de brotes de plantas, y pude reconocer alguna, me acerqué y arranqué una ramita de lavanda y me la restregué por el cuello, me encantaba el olor de lavanda. Escuche algo raro detrás y me quedé inmóvil unos segundos.

Volver arriba Ir abajo

Exhausta, demasiado exhausta, necesitaba detenerse, pero... ¿Donde?, no sabía siquiera donde estaba exactamente. Días antes un joven la había llevado en su moto hasta ahí, pero la dejó abandonada alegando que no le gustaba la compañía. Bueno, no podía quejarse, en este nuevo mundo el solo respirar es una recompensa. "¿Qué pensaría él si estuviese con ella?", esa pregunta parecía ser la única que se hacía "¿Qué pensaría o haría él?", no estaba enamorada ni nada y aunque fuese raro que pensase antes en su compañero de trabajo que en su familia podía parecer raro. Aun así tenia una explicación solida para eso, pues él probablemente sabe o sabía por qué sucedió esto; bueno eso dedujo Yeli Li desde que todo comenzó.

"Las personas prefieren andar solas antes qué encariñarse con alguien y verlo morir. ¿Era la decisión correcta?. Bueno, de cierta forma, no mueren, vuelven a la vida, como monstruos pero vuelven al fin y al cabo. Si de alguna forma volviesen consientes, si de alguna forma el virus no afectara a las personas. Bueno, algún día descubriré si eso es posible.

#Pag 230"

Las ultimas palabras en sus notas parecían que serían las ultimas pues no encontraba nada sobre que escribir, días sin ver al menos uno de esos zombies. Se detuvo un momento para limpiar sus lentes empañados y entonces escuchó como la puerta de un auto que estaba en la carretera se abría. Se colocó los lentes con rapidez y observó como aquella mujer se colocaba frente de ella sin siquiera notar su presencia.

Yeli Li dio unos pasos hacia delante y notó entonces como esta se detenía en seco, -Hola, yo... ¿Estas viva?- dijo preparada para correr si de alguna forma se llegase a tratar de otro monstruo de esos.

Volver arriba Ir abajo

Tras unos segundos que parecían eternos escuché una voz de mujer, me relajé un poco, solté la ramita que aún permanecía en mi mano y me levanté despacio pero a la vez que me daba la vuelta, una chica joven estaba muy cerca de mi. Di un pequeño paso atrás y le contesté -Hola... Sí... No suelo encontrarme mucha gente... y menos que te hablen normal- Miré de reojo a los lados, quizás sólo estaba distrayéndome mientras otros me rodeaban.

No vi nada raro, así que me relajé algo más -¿Conoces de algún refugio? ¿algún sitio seguro?- No tenía nada que perder, aquella chica no tenía pinta de ruda, todo lo contrario. Di un par de pasos hacia ella y le extendí mi mano -Angelica, mucho gusto-

Unos pasos como si alguien se arrastrara hicieron que me diera la vuelta hacia la derecha, un muerto se estaba acercando, me quité la mochila lo más rápido que pude y cogí la palanca bien dispuesta a arrearle el mayor golpe que pudiera en ese momento, dejé la mochila y le golpeé en la cabeza. Aquel ser del infierno cayó al suelo y me di por satisfecha, sin embargo, volvió a levantarse. Rápidamente alcé de nuevo mi arma asestándole dos golpes más y un tercero que finalmente quedó clavada a la cabeza. Aquel muerto ya no nos molestaría más.

Volver arriba Ir abajo

Sonrió a aquellas palabras que la mujer le había dirigido, en tanto tiempo si haber visto a una persona viva esta chica parecía ser amable. Esperaba que esta situación se mantuviera pues no sabría que hacer si le tocaba defenderse, nunca había sido buena para hacerlo y con un simple cuchillo de cocina que ni siquiera sabía usar para pelear no iba a poder hacer mucho.

Aquel momento demasiado pacifico y bonito para la joven Yeli Li se vio perturbado por el sonido de los pasos de aquel zombie que se les acercaba a las dos. Ella solo se echó atrás preparada para correr si de alguna forma debía hacerlo. La chica que conocía como Angelica se encargó de el casi en un pestañeo, sorprendiendo así a Yeli Li que con mucho esfuerzo apenas y podía empujar uno.

-Wow... Yo...- Dio un suspiro de alivio al ver como aquel zombie caía finalmente. -Bueno... Yo soy Yeli, Yeli Li, mucho gusto.- Se acomodó su coleta de caballo apretándola un poco mas y caminó hacia el zombie esperando ver si había algo distinto en el a los que ya había visto antes; pero todo era similar con visto por ella en todo este tiempo.

-Yo tampoco suelo encontrar mucha gente, de hecho no he visto a nadie desde hace días.- Empezó a revisar en sus bolsillos rápidamente esperando sacar la foto de su compañero, debía intentarlo, debía preguntarle, aunque sabía que probablemente esta chica no le conocía. -No conozco ningún refugio o lugar seguro la verdad, estoy sola de hecho, pero... La pregunta es; ¿Enserio hay algún lugar seguro?- no pudo evitar sonreír a la mujer después de decir estas palabras. -Lo siento, suelo ser un poco pesimista en algunas ocasiones pero no todo el tiempo.

Levantó entonces su mano hacia la chica mostrando la foto de su amigo mientras bajaba un poco la cabeza -Disculpa el abuso, no sé si me incumbe preguntar pero... ¿Sabes quien es este chico?.

Volver arriba Ir abajo

El sol encandilaba mi cara sin dejarme dormir, estaba en el banco trasero de un auto completamente oxidado, lo había revisado que no tuviera ningún infectado adentro y poder dormir una pequeña siesta antes de continuar, sin saber como.. Porque hace un par de dias, me había cruzado con saqueadores y para escapar de ellos, tuve que saltar desde un edificio de un segundo piso, y en la caída había un fierro levantado que me dio justo en mis costillas, afortunadamente, tenía un chaleco tactico de policia que había encontrado hace meses, eso evitó que el fierro perforara mi cuerpo, pero seguro que alguna de mis costillas estaba rota.

Al escuchar voces  me desperté de inmediato, mi primer instinto, fue de sorpresa, susto, ansiedad, pero esperé un poco, podría haber más gente involucrada, pero mientras los minutos pasaban y aparentemente por las voces las dos mujeres se conocían más, supuse que estaba fuera de peligro, y sería mejor para mi recibir ayuda, me desesperaba un poco pensar como saldría de esta caminando con tanto dolor. En un instante, intenté moverme rápido al darme cuenta que había un infectado por cerca, mi sentido de justicia sonó fuerte cuando el infectado hubiera tenido la chance de tomar a las dos mujeres por sorpresa y esta reunión podría terminar de la peor manera, pero ambas parecían experimentadas en el rubro de matar infectados y ambas se percataron de la situación dado que el infectado fue rápidamente eliminado, esta era el tipo de ayuda que necesitaba, ir a algún lugar seguro con alguien para recuperarme, solo, sería imposible.

Aproveché mientras ellas conversaban y seguían allí para salir del auto, haciendo ruido, podrían pensar que se trataba de un caminante, pero cuando me bajé del auto les hablé de inmediato.  No disparen.. Soy humano. anuncié con una mano sosteniendo mi abdomen y con la otra levantada. Se trataba de dos mujeres, una aparentemente de treinta y pico y la otra chica asiatica probablemente con mi edad o menos.

No quería alarmarlas, pero también quería darles tiempo a que reaccionaran y entiendan la situación, para mi también era nuevo por asi decirlo, hace días no me cruzaba con alguien sensato. Las ultimas personas que me había cruzado eran saqueadores y me habían intentado matar, necesitaba ayuda para curarme y esto no era algo que ocurría a menudo, podríamos compartir intereses aquí, además. Por su pequeña charla, no creía que ellas fueran malas personas.


Monsters. I guess after this there'll be one less to worry about. .

Volver arriba Ir abajo

OFF ROL:
Si os parece el orden que seguiremos a partir de ahora será:

  • Yeli
  • León
  • Angie

¿de acuerdo? Rolling Eyes

Saqué la palanca del cráneo de aquel ser repugnante y la limpié en el pantalón, total, ya estaba lleno de mugre. Volví junto a la muchacha y junto a mi mochila, la recogí y escuché sus palabras

Aquella joven se llamaba Yeli Li y justo como pensaba tampoco se había encontrado con muchos vivos. La noté un tanto nerviosa, rebuscando algo en los bolsillos, eché un paso hacia atrás no sé cómo había reaccionado al ver al zombie y no sabía aún si ella era amiga o enemiga, y lanzó una pregunta -Ésa es mi única esperanza, encontrar un sitio seguro- después de haber estado buscando algo, simplemente me mostró una foto y me preguntó si lo conocía.

Me acerqué entonces de nuevo y le tome la mano entre las mías mirando la foto, aquel chico me resultaba familiar, pero definitivamente no lo conocía, ni lo había visto alguna vez, quizás le confundiera con otra persona -Siento decepcionarte, pero no he visto a tu amigo- dejé escapar un suspiro y sentí que no era la única que seguía este camino.

Un portazo muy próximo a nosotras me sacó de mi ensimismamiento, solté la mano de Yeli y me giré al instante, parecía un zombie, pero los zombis no abren las puertas de los coches como tú o como yo, un chico algo encorvado nos habló y nos sacó de dudas. Decenas de días sin ver a nadie y ahora de repente dos personas en menos de 4 metros cuadrados, dejé escapar una leve sonrisa, pero la borré apartándome el pelo de la cara -¿Qué te pasa? ¿Estás herido? ¿¡TE HAN MORDIDO!?- eché la mano hacia atrás a recoger la palanca de mi mochila, pero no la encontraba, giré la cabeza y estaba en el suelo -NO TE ACERQUES MÁS Y CONTESTA-

Había perdido los nervios, aquel chico si quisiera habernos atacado lo habría hecho más rápido, así que no recogí el arma del suelo, pero si hiciera algún movimiento en falso...

Volver arriba Ir abajo

La verdad no la decepcionó demasiado la respuesta de aquella chica, prácticamente estaba totalmente acostumbrada al "no, lo siento, no sé quien es" o el "creo que recuerdo haberlo visto pero no con claridad"; no exigiría mas ya qué ademas estaban muy lejos de donde su amigo había desaparecido. -Está bi...- Sus palabras fueron cortadas por aquel sonido que provenía de la puerta de un auto.

Yeli Li logró ver entonces a aquel chico y se dispuso a ir a ayudarlo pero fue detenida por las acciones de Angelica, podía estar mordido tal como esta dijo así que se mantuvo quieta tras ella; esperando que la respuesta de aquel chico negase la pregunta que le había hecho Angelica pues Yeli no sabría reaccionar ante aquella situación.


.-.:

Volver arriba Ir abajo

En un grito hostil, la mujer que aparentaba tener un par más de años que la chica Asiatica se hizo notar. -¿Qué te pasa? ¿Estás herido? ¿¡TE HAN MORDIDO!?-  Fue una pregunta coherente y justa, salir de la nada, lo hice avisando que estaría allí, pero de cualquier manera era una pregunta justa. La chica asiatica quedó petrificada después de esa pregunta, al principio, parecía que me ayudaría sin dudarlo, pero ahora su mirada también era de desconfianza hacía mi.

 -NO TE ACERQUES MÁS Y CONTESTA- Levanté una de mis manos de nuevo y la otra se tomaba de mis costillas, mi gesto de cansancio y dolor en una sola faceta se notaban claramente. No no! ... No me mordieron, me caí de una altura muy grande y creo que me fracturé mis costillas.. No avancé un paso más, no quería dejar la situación más tensa de lo que ya estaba.

Estaba completamente jugado aquí, si ellas decidían atacarme, podrían hacerlo y era probable que tuvieran excito, porque estaba bastante herido y el dolor era insoportable. Solo, no sobreviviría un día más. Vi que la mujer tenía una palanca de arma personal, ingenioso para usarla contra los zombis, letal, no veía armas de fuego en ninguna de ellas, tampoco yo tenía.

Supongo que ambas habían tenido suerte, sin armas de fuego, si se hubieran encontrado con los saqueadores que yo me encontré, era probable que ambas estuvieran ahora muertas, o mucho peor. Dos mujeres, solas, sin armas de fuego. No quiero ni imaginar lo que les podrían hacer, había que moverse, pero no podía dejarlas más nerviosas de lo que ya estaban conmigo, además, también podrían creer que las estaba llevando a alguna trampa o algo, y realmente necesitaba su ayuda.

Miren.. Por Favor.. Necesito ayuda, no creo que pueda lograrlo solo.. No tenía idea si alguna de las dos pertenecía algún refugio o algo, sabía que no se conocían porque las había escuchado minutos antes, pero ahora que estabamos los tres aquí, me parecía que era un buen momento para formar un pequeño grupo e ir a buscar un lugar seguro como para descansar y tratar esta herida que tenía.

Caminé unos pasos hacía atrás recostandome contra el auto desde el cual había salido, cuando la situación se tranquilizó un poco, les daría tiempo para que ellas decidieran mi destino, si me ayudaban o no. Observé a la Asiatica, ella parecía más empatica al verme que la otra mujer, podía intentar por ese lado. Me llamo Leon.. Viajo solo hace bastante ya... Comenté para romper un poco el hielo y la tensión del momento.


Monsters. I guess after this there'll be one less to worry about. .

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.