• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Maximillian V. Alexandros

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

₪ Tema: House of Autumn {Participantes}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

₪ Tema: House of Autumn {Participantes}

Mensaje por Bogey el Sáb 10 Nov 2018, 18:41

HOUSE OF AUTUMN


??/08/2015 • BOSQUE • Sonido Ambiental
Las normas en este rol son las similares del foro sumando las siguientes.
El orden de posteo es indiferente siempre que haya al menos dos mensajes entre tu último post y el nuevo. Los míos no cuentan.
Solo podéis narrar por vuestros personajes, ni siquiera por zombies u otros enemigos a no ser que yo lo diga.
Podéis enviarme por MP restricciones. Es decir, cualquier herida que no deseéis que sufra vuestro personaje, o cosas por las que no estáis dispuestos a que pasen, podéis avisarme de ello.
El mínimo de líneas es de 5, siendo el máximo de 30. (No os voy a pegar con un palo por no cumplir la norma, pasarse un poco no es problema) Sólo queremos hacer que el rol avance más rápido, sé que muchos escribís incluso más, la norma es para que el tema sea más fluido. Lo siento si a alguno se molesta.
Si la fecha supone algún problema se puede modificar.
Si quieres apuntarte al tema puedes solicitarlo aquí y responder éste tema.

Los huéspedes de la casa se encontraban esparcidos, recostados con cuidado sobre el suelo o sobre una desvencijada cama, algunos en el sofá y otros incluso sobre la mesa del comedor. Vestían con remera gris, pantalón negro y calzado de trabajo, las prendas de las tallas incorrectas en algunos casos. También traían una manta que los cubría para que no pasaran frío.

El ambiente era húmedo, habían surgido algunas goteras por la gran tormenta. La temperatura era baja, en disonancia con la época del año.  La casa se encontraba abandonada desde los años 90', eso decía un cartel en el hall de entrada. Allí también había una nota escrita a mano con letra difícil:

«Recuerda que estás aquí por tu propia voluntad.
Recuerda que quieres la recompensa.
Recuerda que decidiste permanecer aquí por 24 horas.
Recuerda que puedes irte cuando quieras pero no podrás volver.»

Un rayo iluminó la casa un instante, seguido de un sonido vibrante tan intenso que algunos elementos sueltos de la casa cayeron al suelo. Aquel estruendo era suficiente para despertar a los huéspedes dormidos.

Cada uno tenía una nota pegada en la mano con adhesivo:

«Bebiste el sedante que te dí. Yo te traje aquí. No pierdas la calma. Ya recordarás por qué lo hiciste.»

Volver arriba Ir abajo

Me desperté con dolor de cabeza, abrí los ojos y no sabía donde diablos estaba. No tenía ni mi mochila ni la insulina ni nada. Joder. Estaba jodido. Ya para empezar no tenía puta insulina. Más me valía encontrar algo para medir mi nivel de azúcar y controlar bien para no llegar ni a necesitarla. No me lo creía ni yo. Estaba incómodo. Tras ese susto de la insulina, toqué a mi alrededor, estaba tumbado en una bañera, mis pies medio colgaban, era pequeña por tanto la habitación no podía ser mucho más grande. Abrí los ojos, me miré para hacer reconocimiento, y no estaba herido, tenía un atuendo raro y pequeño, pero era pasable, la manta era un puntazo, por que la temperatura era baja y poco más podía reconocer ahí tumbado. No podía discernir si era de día o de noche, y cuando me levanté vi la nota en mi mano. Genial. Me había metido yo solito en esto ¿y no se me había ocurrido llevar insulina? Genial. Simplemente, asombroso. Suspiré y empecé a buscar si estaba yo solo o no. Por de pronto, al estar en el baño, buscaría si había insulina por algún lado. Ojala hubiera. Ojala no lo necesitase si no había.


Erick

Gracias Thea!

Volver arriba Ir abajo

Un sonido agudo se oye por todo el lugar por lo que lentamente me empiezo a levantar, aunque no de buenas puedo estar. Con un dolor de horrores mi cabeza me palpitaba a montones como si alguien desde dentro le diera pisotones. Con cuidado me voy levantando en una mesa donde bien podría estar desayunando ¿Acaso es que estoy soñando? Sin saber donde estoy o que día es hoy por los pasillos voy. Mis ropas me quedaban ajustadas y del baul de un abuelo parecen sacadas, a este paso seguro las dejo rasgadas.

En mi mano una nota tenía pero no mucho sentido le veía ¿Por qué un sedante bebería? -Todo esto es muy extraño- pienso cuando me veo en el espejo del baño cual bien podría usar un paño.

La nota fui a arrancar pero en el zapato la fui a guardar pues quien sabe cuando la podría necesitar. Sinceramente el salir de aquí me hace ilusión, pero primero quiero saber el porqué de mi decisión, especialmente cuando lo escrito en el cartel entra en mi visión. ¿De qué recompensa está hablando y porqué por el estar aquí me estarían pagando?

Por ahora frente al cartel me quedaría pues quizás alguien más vendría, sino pues por todo el lugar buscaría.


Vestimenta:


Mercenario:

Mercenario

¿Quién está dispuesto a pagar para las preocupaciones olvidar?
Tu problema sin aparente solución yo lo arreglo con sólo un poco de munición
Tú tranquilo y yo nervioso, siempre que con las monedas no seas envidioso
Aquel tesoro adorado en tu casa pronto será apreciado, pero, ojo, que quien no paga es llorado
Nunca nos vimos pero tu vida ahora es mejor y yo a un buen bistec le metí el tenedor
Brindo por la fortuna con una copa en alto y casquillos por lo bajo
Soy mercenario y esta vida no la cambio

Volver arriba Ir abajo

Una tras otra, las pequeñas y gélidas gotas de agua empapaban la rubia cabellera de Christel, quien se despertó tiritando. Sentía la garganta seca, la vista nublosa y el suelo duro. Nada que fuese distinto en su vida, salvo por la manta que tenía sobre ella. Se levantó como pudo sin saber bien que había pasado, la cabeza le dolía solo un poco y los pensamientos estaban obnubilados. Se estiró en un intento por desperezarse, y sintió al cerrar la mano un pequeño papel que tenía pegado. Tras un leve parpadeo logró componer su vista lo suficiente para ver la nota.

Mmph – había algo escrito, y Christel se entretuvo un poco descifrando las palabras que no comprendía, así que lo dejó y miró a su alrededor.

La cabaña donde se encontraba olía demasiado a humedad, la madera se veía hinchada, incluso podrida. Se escuchaban las gotas de lluvia cayendo sobre la cabaña, lo que explicaba la gotera que le había despertado. A lo lejos, la tormenta seguía haciendo estruendos .

Christel se acomodó la manta a modo de capa, usando la pared más próxima para ponerse en pie y poder caminar. Llevaba una ropa demasiado grande para ella, no era lo que recordaba haber vestido y eso le preocupaba, de hecho, mientras mas conciencia tomaba de su entorno, mayor era su temor.
No sabía donde estaba, tampoco que había ocurrido. Todo se veía gris a su alrededor, seguramente por la bruma, y mientras iba  avanzando dando pequeños brincos junto a la pared buscaba las veces de un bastón que le ayudase a caminar. Las mangas de la sudadera gris – que olía a humedad, como todo – le quedaba bastante grande, por lo que sus manos solo aparecían como una serie de dedos diminutos que se aferraban a unos pantalones que amenazaban a cada brinco con caer. Era ropa para adultos, adultos grandes, hombres seguramente, lo que suponía un nuevo reto para Christel, pues si bien podía deshacerse del pantalón el frío la atormentaría, además, no sabía quien pudiese estar con ella.

Y eso la aterró

Se detuvo de repente, aferrándose a la diminuta ranura del marco de una ventana, enfrente de ella había alguien, o al menos la figura borrosa de alguien. Christel no sabía bien que hacer, bien podría estar muerta esa persona, o peor.

Buscó donde poder esconderse, sin tener muchas esperanzas a su alrededor.


off:
– No especifico a quien veo, así que quien guste – o lo que guste – aparecerse, es bienvenido XD]

Volver arriba Ir abajo

Re: ₪ Tema: House of Autumn {Participantes}

Mensaje por Bogey el Jue 15 Nov 2018, 06:11

SITUACIÓN
El sonido del péndulo se hizo notar tras unos momentos donde mermó la tormenta. El reloj de cuco se encontraba a una distancia prudencial respecto a la chimenea. La leña y el atizador sugerían que el anfitrión deseaba que enciendan el fuego para calentarse.

En la cocina había tantos sobres de comida militar* como personas dentro de la casa. Algunos estaban abiertos y todos estaban caducos.

Las ratas se encontraban exaltadas por el clima y el movimiento que comenzaba a haber en el lugar. No tardarían en salir a defender un sitio que les perteneció por más de dos décadas.

El reloj dio las ocho de la noche, emitiendo ese sonido característico de cucú. A su vez, en la habitación central la radio comenzó a reproducir un casete a todo volumen, estaba demasiado dañado para comprender si se trataba de música o si era una grabación hablada. Otra opción es que estuviera del revés.

Fuera de la casa, en los árboles, comenzó a haber movimiento. Los muertos vivientes aún se encontraban allí, en algún sitio, bajo la lluvia. El ruido de la radio los atraería. Por fortuna, el considerado anfitrión había dejado algunas armas de sus invitados esparcidas por la casa, por si algo acontecía.



DILEMA
TODOS: De momento pueden elegir si tienen el sobre de comida militar abierto o cerrado, lo que influirá más adelante. Pueden usar el dado "Dilemas" ( - Está abierto. No - Está cerrado.) Aunque también pueden elegir sin los dados.
_______________
* ACLARACIÓN: En los kit de comida de supervivencia militar hay raciones de comida para 24 horas, incluyendo colaciones.

Volver arriba Ir abajo

El Veterano Marine se despertó sobre una mesa. Parpadeo varias veces al abrir los ojos por primera vez tratando de acostumbrarse a la escasa luz que inundaba el edificio. Tras pasar unos segundos acostumbrándose pudo observar su alrededor ya con claridad. Se levanto y vio que estaba sobre una mesa en la cocina, al lado suyo habían sobres de raciones de comida. Algunos se hallaban abiertos, en un primer instante penso que habia sido el el que los abrio pero no era posible pues el sistema de apertura no funcionaba por peso mayor. Tras observar aquello, se percato que habia mas gente en la casa. Se acerco a la fuente del sonido y la primera persona que vio fue una joven rubia, quizas veinte o veint-y-cinco tenia ella. -Hola...- Se presento con cierta confianza pero observando todo el alrededor cual sabueso que entra en un lugar desconocido y su instinto dice que olfatee todo y a todos para conocer todo y todos.

Volver arriba Ir abajo

Abrió los ojos, sobresaltada, y se incorporó rápidamente. Estaba sobre una cama que olía a moho. Había tenido pesadillas, horribles pesadillas, aún las recordaba. Se le erizaron los vellos de la nuca. Tocó su pecho, el corazón le latía fuerte por el susto. No sabía de qué se había asustado. Sintió el papel pegado en su diestra y leyó la nota. Luego se la despegó y la guardó en su escote. Tenía la sensación de responsabilidad consigo, algo le decía que la nota era real y que estar ahí era su voluntad. Pero todo era muy difuso. Tomó la manta con la que estaba tapada y se sentó. Estaba oscuro pero podía ver algo gracias a los refucilos. Pantalones negros y una remera tan ajustada que dejaba poco a la imaginación. Se cubrió con la manta por pudor.

Escuchó pasos fuera de la habitación. Deseaba que sean Joseph y Christel. Se puso de pié y al llegar al marco de la puerta el reloj y la radio sonaron, pero Phoenix no sabía qué eran esos ruidos. Aún no se recuperaba del sobresalto inicial cuando ya tenía otro que le heló la sangre. Quedó aferrada a la puerta como si el suelo fuese a caerse, intentando no entrar en pánico.

Salió directamente al hall de entrada y pronto vio a alguien familiar. Era Maximillian. También pudo ver una nota escrita. Sólo leyó la primera frase. El ruido misterioso la seguía perturbando.

¡Maldición! ¿Qué es eso?

Tapó su cabeza con la manta y apretó sus oídos para obtener silencio. El ruido era realmente irritante para la asiática. Apoyó su cuerpo en la pared. Hacía mucho no se sentía con resaca.

Volver arriba Ir abajo

Lo primero que Ebba se percató al recuperar conciencia y abrir sus ojos eran las partículas de polvo que danzaban frente a ellos una melodía desenfrenada como desconocida para la rubia. Parpadeó un par de veces para alejar las minúsculas molestias de sus orbes y observó más allá. Notó un techo sobre su rostro y algo del ángulo de la imagen le pareció extraño. Fue allí que cayó en cuenta de que su cuerpo estaba acostado sobre una superficie dura y fría. Y por el dolor en su espalda sospechaba que estuvo sobre el suelo hacia un rato. Aún somnolienta, se incorporó lentamente, apoyándose sobre el respaldo de un sillón que estaba a su lado, sintiendo como algo se le deslizaba desde el pecho hacia abajo y se asustó por unos segundos hasta que su mirada se clavó sobre una manta que yacía cubriendo su regazo y piernas.

Sentada sobre el piso miró a su alrededor. Estaba dentro de un lugar que no le era familiar. La parte de atrás de un sillón le obstaculizaba casi toda la vista.  Al no poder dar mejor vistazo decidió levantarse, parándose rápido e inestablemente sobre sus piernas. Observaba que se encontraba en una sala, el área estaba polvorienta y amueblada y no se le escapó de la vista el desuso por su aspecto. El miedo volvió con fuerza nuevamente en ella al verse en un lugar desconocido, una casa, que no recordaba haber llegado por si misma. Se preguntó donde estaba y como había llegado a ese lugar.  Y tal vez no lo más importante pero ¡¿Qué llevaba puesto?! Ebba no recordaba nada de nada, no podía acordarse de haberse puesto aquella ropa, como tampoco pegarse en la mano una nota, la cual apenas encontrarla la leyó y trajo más preguntas que respuestas con ella.

Las preguntas fueron olvidadas cuando reparó que no estaba sola en aquel lugar. Escuchó voces que provenían aparentemente de otras habitaciones. Ni hubo dado un paso en aquella dirección para inspeccionar el asunto que de repente un ruido estruendoso la tomó por sorpresa y la sobresaltó casi haciéndola caer al suelo. Su cabeza de inmediato giró hacia donde parecía provenir el ruido. Sus ojos buscaron y cayeron sobre un viejo radiograbador, el cual había comenzado a sonar por si solo en la habitación, acallando las voces que anteriormente Ebba había oído, reemplazándolo por solo sonidos confusos.


Volver arriba Ir abajo

Re: ₪ Tema: House of Autumn {Participantes}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.