• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

The Stars and Stripes | Privado. | E.S

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :


The Stars and Stripes

16/08/15 ♦️ Washington, D.C. ♦️ Privado ♦️ Ebba Sørensen
A pesar de que de pequeño sintió un asco por la figura que representaba Estados Unidos de forma global, como los salvadores del mundo libre y vencedores contra las fuerzas del mal llámese fuerzas del mal a la Alemania Nazi y posteriormente la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Sigismund los veía como un país formado por terroristas y piratas, debido a que el patriota del Imperio Británico le decía a gritos que aquel país era un símbolo de la mayor derrota de Inglaterra y sus dominios coloniales. Ahora veía el susodicho país en la ruina, literalmente estaba hecho cenizas. Cualquiera hubiera pensado que Estados Unidos habría sido destruido tras una tormenta de misiles nucleares lanzados por sus rivales contra el y el hubiera devuelto el ataque al tiempo que lo recibía. Pero no... el propio país se había fragmentado en si mismo debido a su propio capitalismo y libertad empresarial.

El andar de Sigismund era calmado, el anciano "caballero" observaba su alrededor cual águila inspeccionando sus dominios de vuelo, pero no se inquietaba por la presencia de los No-Muertos, estaban distraídos y alejados de el como para fijarse. Su atención se centraba en cadáveres calcinados en autos ennegrecidos. Pero aun a pesar de la tranquilidad, necesitaba un descanso dado que llevaba caminando por las calles desde el amanecer y ya era medio día. Le resulto irónico que el lugar donde decidiese acampar fuese el Thomas Jefferson Memorial.

Volver arriba Ir abajo



The Stars and Stripes

Washington, D.C. ♦️ Privado ♦️ Ebba Sørensen

-En Inglaterra hubo algunos casos de soldados que habian sido mordidos pero aun asi no se transformaron. Parecía que su organismo tenia cierta inmunidad aunque eso no quitaba que los Infectados como los cadáveres de afuera, los vean como alimento.- Informo observando detenidamente el brazo ignorando sus intentos de zafarse del agarre de la rubia pero al observar los ojos vidriosos y el llanto, no pudo evitar, quizás llevado por la compasión. Abrazarla. Su altura de casi 1,80 se volvió a dejar claro cuando al abrazarla hizo que su cabeza se apoyase contra el pecho del veterano.

Volver arriba Ir abajo


Había otras personas como ella, allí afuera, que fueron mordidos pero no se habían convertido.  Era extraño ponerse a pensar del porque de esto. De que tal vez ella fuera uno de los pocos afortunados que eran inmunes a un virus tan mortal. ¿Había una razón por ello? ¿Acaso su mezcla genética había ayudado? ¿Y si era así, existía la posibilidad de que su hermano… sus padres también lo fueran? Tantas interrogantes de las que no tenía respuesta segura, ni siquiera de lo que era ella.

Sumergida en sus propios pensamientos y a punto a echarse a llorar casi no se dio cuenta de que dos brazos rodeaban su cuerpo protectoramente. Su rostro se encontró enterrado, refugiando sobre el pecho del hombre que conoció aquel día. No sabía cómo reaccionar. Hacía tiempo que no se encontraba en aquella posición, el contacto humano le resultaba extraño y ajeno. En esos momentos no pudo evitar recordar su último abrazó y la calidez de este. Había sido con su hermano, en una visita que hizo a meses de que el mundo que conoció se terminara. Por alguna razón no podía hacer lo mismo con sus padres y eso la entristeció un poco más. Solo por un rato se dejó llevar y dio rienda suelta a sus impulsos, aferrándose a la otra persona frente a ella como si esta fuera todo lo que le quedaba en esa horrible vida que estaba llevando y lloró.

No pasó mucho cuando paró, respirando lentamente intentando así calmar su angustia ante lo desconocido que afrontaba y de a poco Ebba se separó reticente, dejando espacio suficiente para dejar que sus ojos húmedos se clavaran en el contrario —Gracias… creo que necesitaba eso— dijo, su voz se quebrándose solo un poco, aún no dejándolo ir porque, aquella calidez que desprendía el cuerpo del militar, por extraño que sonara, la hacía sentir segura nuevamente. Su corazón le dio un vuelco al reconocer ese sentimiento, uno que Nigel, un superviviente y amigo que consideró como un hermano mayor desde que el apocalipsis empezará, le hizo sentir también. Él fue el único que se tomó como misión proteger y enseñarle muchas cosas para poder seguir con vida y su pérdida aún fresca, dolía.

Se distanció, secando sus ojos — Lo siento por todo eso — señaló a su ropa un tanto mojada con las gotas húmedas de sus lágrimas — Si lo que dice es cierto, que no lo dudo, quizás aún quedan esperanzas en este mundo — Ebba quería pensar que tal vez la había, que de todo ello se podía sacar aún alguna clase de solución que ayudaría a otros que todavía corrían aún el riesgo de convertirse.  ¿Aquel sueño de librarse de esa terrible enfermedad una vez por todas era posible?



Volver arriba Ir abajo


The Stars and Stripes

Washington, D.C. ♦️ Privado ♦️ Ebba Sørensen

-No te preocupes...- Dijo tras observar como ella se separaba de el y se disculpaba por la humedad de las lagrimas. Si ella había desahogado emociones y estrés, no importaba. Su comentario le hizo emitir una sonrisa. -Puede que sea por la genetica en particular, pero mejor que no se te suba a la cabeza. Aun sin el peligro de infeccion, eso no impide que un mordisco en el cuello te vaya a doler y/o matar.- Explico con tranquilidad. -Cuanto tiempo llevas viajando sola ?- Pregunto con la curiosidad de quien encuentra a alguien que no parece haberse acostumbrado al nuevo mundo.

Volver arriba Ir abajo



— Lo se, esas cosas aún me siguen como el primer día cuando aparecieron. Eso no ha cambiado — dijo haciéndole saber que a ella no se le había "subido a la cabeza", como este muy bien le advertía, dado que lo estaba viviendo en carne propia. Aunque el significado de la mordedura, que había recibido tiempo atrás, aún era una incógnita para ella, estaba consciente que la protección que esta le procuraba era limitada.

Miró a a su alrededor para asegurarse que ninguna de esas cosas se les hubiera acercado ante el altercado emocional que había sufrido Ebba hacía momentos. La pregunta de Sigismund no le pareció rara al escucharla, ella misma se le estaba cruzando por la mente en algún momento realizarle la misma pregunta al hombre desde que le había contado sobre lo sucedido a su tripulación — Tuve la suerte de encontrar a varias personas a los largo de los años. Personas que no valen la pena que se les recuerde y otros si, pero... hubo alguien que me ayudó como nadie jamás lo había hecho. Él, Nigel es su nombre, desde que nuestros caminos se cruzaron, cuidó de mi y enseñó a como sobrevivir en este caótico mundo de muerte y desesperación. Es... era... mi amigo, no... esa palabra no esta bien... — su voz dudó y amenazó con quebrarse al final al recordar a este y fragmentos de sus experiencias juntos — Hace un tiempo nos separamos y yo no se si este aún sigue con vida. Quiero pensar que sí  — esperaba que el hombre estuviera satisfecho con aquella respuesta porque por el momento era la única que podía dar, sino se pondría otra vez malditamente emocional.

Carraspeó, tratando de volver su voz a la normalidad y por acto reflejo cerró y abrió sus manos, extrañando el peso de su hacha en una de ellas. Lanzó una mirada a su arma que estaba en el suelo cerca de su mochila y fue a por ellas — ¿Pasará la noche en este lugar? — Ebba pensó que ya había descansado lo suficiente y tenía que ponerse en búsqueda de un mejor refugio para pasar la noche, antes que esta la atrapara en aquel monumento abierto a los cuatro vientos. Tomando su hacha con una mano y colocándose la mochila a los hombros, ella estaba tentada a invitar al viejo General para que la acompañara. Tal vez por allí encontraran algo mejor que comer que aquel guisado. La verdad Ebba no quería arriesgarse con ello.



Volver arriba Ir abajo


The Stars and Stripes

Washington, D.C. ♦️ Privado ♦️ EBBA SØRENSEN

Sigismund la escucho y podía notar en su mirada y la voz que estaba forzando demasiado si preguntaba sobre esas compañías y podría quebrarse emocionalmente. -La verdad es que acampado para preparar algo para nutrirme y poder seguir moviéndome sin preocuparme por el cansancio.- Vio que ella tomo el hacha con ansia, casi como ella fuese una niña que no se sintiese segura sin su "oso teddy". -Conozco un lugar donde se podria establecer un campamento, sin peligro excesivo a zombies. El problema... es demasiado grande para una persona.- Comento confiandole pensamientos. Fort Monroe era el lugar y segun sus exploraciones era un lugar perfecto para establecer una "Colonia."

Volver arriba Ir abajo

Re: The Stars and Stripes | Privado. | E.S

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.