• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Christel Flowers, Nicholas Robles

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Escondidos tras las rejas [La Prisión]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Uno de agosto de 2015.
La Prisión, Georgia.


Al abrir los ojos el color gris fue lo único que vi, gris y más gris por todas partes. Era diferente, no era como volver a Umbrella, desde luego que no... pero aquello no estaba mal, me hacía sentir algo más segura, puesto que aún no confiaba en aquellas personas que me rodeaban.

El día anterior fue diferente, encontré este lugar y aunque de primeras se mostraron recelosos conmigo, después me dejaron entrar y aprender qué era aquel sitio. Una cárcel que había impedido que los malos escapasen ahora servía de refugio para protegerlos del mal que había afuera. Eso era muy irónico.

Salí de mi celda con calma, me habían dejado la puerta abierta y aunque se suponía que era algo nlrmal, para mi era diferente. En Umbrella jamás me dejaron la puerta abierta.

Caminé por la galería con cuidado, no veía a nadie, per la luz de la mañana entraba de diferente forma a través de los barrotes, me producía hasta una sensación cálida, gal vez algo más parecido a un hogar del que querían que creyera a Umbrella.

Quería saber qué debía hacer ahora, ¿qué se suponía que debía hacer allí? Tras escapar de Umbrella me había pasado los últimos días huyendo, escondiendome y peleando contra esas criaturas, ¿y ahora que se suponía que estaba a salvo?


Volver arriba Ir abajo

Llevaba mucho tiempo parado...

Quizás demasiado...

Iba siendo hora de que todo comenzase a moverse en condiciones...

Era hora de liderar, tal y como debía.

Abrió los ojos, de golpe, despertándose así de una pesadilla que estaba teniendo. Deseó que, por un vez, todo volviera al pasado, que estuviera, al escapar de aquella pesadilla, en su casa, junto a Jenna; que Umbrella ni siquiera hubiera aparecido en la ecuación, nunca.
Pero la decepción y la vida real le golpearon una vez más con fuerza, y al ver que se encontraba en una habitación que no era, ni de lejos, la de su casa, tumbado en una cama que tampoco se le parecía a la que había tenido antes del desastre, suspiró, pesadamente. Lentamente se fue incorporando, y miró hacia la puerta, viendo que la gente ya comenzaba a realizar sus tareas para colaborar en aquel refugio. Miró la hora de su reloj: Las diez de la mañana.

Era hora de colaborar también, como líder.

Se estiró, haciendo crujir varios huesos de su espalda. Luego hizo lo mismo, con el cuello, y se levantó de la cama. Buscó ropa limpia —o al menos algo que ponerse—, y lo cogió todo con un solo brazo, dirigiéndose después a las duchas.
Al abrir el grifo, el agua fría que cayó sobre él le sentó como un verdadero golpe en el pecho, que incluso le hizo jadear un momento. Poco a poco, el agua se fue templando, hasta que finalmente ya se calentó tal como quería, haciendo relajar todo su cuerpo.

Una vez duchado, se colocó la camiseta de manga corta, la ropa interior y los pantalones vaqueros que había escogido para aquél día. Luego, volvió a su habitación, dejando la ropa de noche en la cama, y cogió el machete y la pistola, colocándolos en sus fundas en zonas específicas.
Se miró al espejo, viéndose reflejado como alguien totalmente diferente a como era él en el pasado: Su mirada se había endurecido, producto de todo lo vivido, su mente y su cuerpo se habían fortalecido también, más aún de lo que ya hubieran estado tiempo atrás. Parpadeó despacio y se llevó una mano al cabello para echárselo hacia atrás, y salió de su habitación.

Había empezado a andar, o más bien patrullar, por los diferentes pasillos de la Prisión, saludando a quienes se cruzaba con un gesto de cabeza. Obviamente, su intención no era dedicarse a andar mientras el resto colaboraba, pero estaba pensando en algo que hacer.
Entonces, se cruzó con una señora algo mayor, a la cual reconoció rápido, y ésta a él, y con una sonrisa amable, cogió una taza de una mesa y se acercó a él.


-Pensaba que no desayunarías hoy, ten.

-Me he dormido, perdóneme, señora Sunshine.-Cogió la taza que se le estaba ofreciendo, y observó el líquido humeante de su interior.-Como siempre, tiene buena pinta.

-Eres un cielo, Drake.-Mientras el hombre daba un pequeño sorbo al café, la mujer esbozó una sonrisa más amplia, que empequeñeció un poco.-Por cierto, deberías ir a ver a la chica nueva, parece un poco perdida aún.

-¿Ya ha salido de su habitación?

-Oh, sí, la vi hace un momento por una de las galerías, por allí.-La mujer señaló en una dirección, que el moreno siguió con la mirada. Luego dio otro sorbo y asintió. Le puso una mano en el brazo a la mujer y apretó un poco, de forma cálida y amistosa.

-Muchas gracias, señora Sunshine. Y muchas gracias por el café.-Se alejó de ella, dirigiéndose allí donde la señora le había indicado, sin prisa, calentándose las manos con la taza y dando de vez en cuando algún trago.
Finalmente, la chica apareció ante sus ojos, estaba a su espalda, pero sabía que era ella. Se quedó quieto, observando, y alzó una ceja.


-¿Es diferente a donde estuviste antes?-


Volver arriba Ir abajo

Mucho — observaba a través de los barrotes con atención, fuera había gente que paseaba por una especie de cultivos, parecían trabajar en ellos. Las alambradas separaban aquel lugar del exterior, algunos zombies se agolpaban en ella, nada preocupante, al menos por ahora. Había algunas grietas en el cemento, pequeñas, telas de araña en lo más alto del techo de aquella galería... me giré por fin hacia el hombre que acababa de hablarme. Le había visto el día anterior, de lejos, no había hablado directamente conmigo, pero sí interactuó con las personas que me recibieron, diciéndoles todo lo que debían decirme o hacer conmigo, así que se trataba de alguien importante allí, seguro.

Me quedé completamente estática, con la mirada fija en la suya y las manos entrelazadas, esperando que me fuera a decir algo más, tal vez qué debía hacer yo ahora o a dónde ir.


Volver arriba Ir abajo

El hombre se metió la mano libre en el bolsillo del pantalón, sin dejar de mirar a la chica, dio un nuevo sorbo al café. Reconocía a aquella persona, tenía muy buena memoria, más aún teniendo en cuenta su condición o "regalo" que Umbrella le dio. Pero lo único que desconocía era su nombre, puesto que no tuvo demasiada relación con el resto de personas, a excepción de su escuadrón.
Por otro lado, no estaba seguro si ella le conocía a él, al menos de esa forma, principalmente porque en Umbrella apenas mostraba su rostro: Lo mantenía oculto con su casco en las misiones, y si no estaba en una, se pasaba la mayor parte del tiempo entrenando.


-Ya te digo yo que es muy diferente.-Dijo de pronto, tranquilo; pero pese a su tranquilidad, seguía sospechando de ella. Era la tercera persona que alojaban allí —sin incluírle a él— que venía de Umbrella. Y era evidente que pensara que estaban buscándole, a él, para evitar "cabos sueltos".-Debes sabes que si planeas quedarte aquí, con nosotros, deberás colaborar, como todos.-Sin embargo, su intención no era delatarse, ya que ahora que no llevaba ninguna posible prueba que pudiera delatarle, podría tratar de ver las intenciones de la desconocida.-Por supuesto, podrás decidir tú misma en qué ayudar, siempre hay sitio para nuevas manos.-Pretendía aparentar ser un simple líder de una comunidad que solo quería prosperar, y sobrevivir ante aquél mundo. Respiró hondo y dio un nuevo trago al café.


Volver arriba Ir abajo

Efectivamente aquel hombre era el líder de aquel lugar.

No, te lo he dicho yo ¿Por qué me lo ibas a decir tú? No sabes de dónde vengo... — mis ojos se clavaron en los suyos, con mucha curiosidad. Seguía en la misma posición, estática, casi sin pestañear.

Si debo ayudar lo más adecuado es que me enviéis donde más haga falta, así que yo no puedo decidir — añadí un rato después cuando consideré que aquel silencio se estaba prolongando demasiado. Mi pa... Blade solía decir que no debía quedarme ni tan estática, ni tan callada... que eso podía inquietar a mis interlocutores.


Volver arriba Ir abajo

La respuesta de la chica dibujó en el rosteo de Drake una ceja alzada y la boca medio abierta, para después convertirse en un ceño fruncido y un carraspeo con la boca ya cerrada. ¿Qué coño había dicho? Por un momento, pensó que quizás esa mujer no estaba muy en sus cabales o que... Quien sabe.
Pero sí algo estaba seguro, era que sabía de donde venía, ya que tenía muy buena memoria, y recordaba cada rostro que pasaba por delante de él, más aún si tenía que ver con Umbrella; pero por otro lado, decidió que lo mejor era no decir nada al respecto y simplemente esperar a ver si simplemente buscaba un refugio de verdad o estaba con la aquella organización de tarados, eso sí, sin bajar la guardia.

Dio un nuevo sorbo a su taza, se giró a un lado y dio unos pasos hacia una celda, donde dos niños estaban jugando con... Lo que fuera que tuvieran. Mientras escuchaba la nueva respuesta de la no tan desconocida, claro que iba a ser enviada a trabajar, claro que iba a colaborar, no iba a quedarse allí viendo como la mantenían el resto, incluído el propio Drake, que era el líder.
-¿Qué sabes hacer?-Se volvió a girar para quedar frente a la chica y entrecerró los ojos ligeramente.-¿Sabes algo de medicina? ¿Infraestructura quizás? ¿Agricultura? No puedo enviarte a algo que quizás no tengas ni idea, antes quiero saber si se te da bien algo.

Off: Lamento la tardanza, el trabajo me tiene exprimido.


Volver arriba Ir abajo

Tal vez decir que no estaba segura de lo que podía o no hacer sería extraño y sospechoso para él,  pero decir que no recordaba nada y que lo poco que sabía se lo habían enseñado en la temible Umbrella no sería precisamente la mejor idea. — No estoy segura realmente de lo que podría hacer o no — terminé por confesar finalmene a la vez que me encogia de hombros.

Pero aprendo rápido — añadía quitándole importancia. Podía dar explicaciones, las tenía preparadas por si acaso, prefería no tener que daras, así que actué con tranquilidad. — Tal vez pueda hacer algo en el huerto, me resulta interesante — simplementte prefería quitarme aquello de encima, había algo en la mirada de aquel tipo que mno me gustaba, como si me esuvier analiando.


Volver arriba Ir abajo

La chica confesó, a la par que se encogía de hombros, que no sabía con seguridad qué era lo que se le daba bien. A eso, Drake soltó un pesado suspiro, como si aquello le hubiera molestado, y no era para menos, ya que al fin y al cabo eso significaba que podría ser un lastre, una boca que alimentar y que no aportaba nada... Y eso sí que no iba a permitirlo: En esa comunidad todos debían colaborar, en mayor o menor forma, dependiendo de la persona, claro.
Pero lo que añadió justo después le dio algo de "esperanza" al hombre, pues si de verdad aprendía rápido y tenía interés en ello, podría hablar con alguien para que le enseñase. Más aún si lo que le interesaba era el huerto, siempre hacía falta allí, siempre había que trabajar en el huerto. Eso y mantener a los caminantes alejados de la valla eran los trabajos que más esfuerzo exigían... También estaba eso de buscar recursos, pero con el huerto comenzaba a ser menos necesario.


-Si es el huerto lo que te interesa, entonces trabajarás allí, tendrás que ir a hablar con quien esté allí para que te diga los turnos que te corresponden.-Dio un último sorbo al café y luego se guardó la taza en un bolsillo.-Pero bueno, no he venido solo para asignarte un trabajo.-Entrecerró los ojos ligeramente y la miró de arriba a abajo.-¿De dónde vienes? Apareciste aquí, sin más... Pero sabemos muy poco de ti, y la confianza en una comunidad, además de conocer al prójimo, a veces es necesario.


Volver arriba Ir abajo

Ni siquiera sabía lo que era Umbrella hasta que ellos hablaron de ella, estando allí solo recordaba a Blade, quien decía ser mi padre y aquel dibujo rojo y blanco, similar a un paraguas. Supe que había sido retenida en Umbrella cuando alguien de la prisión encontró un medicamento con el logo de la compañía y entonces até cabos. No sabía mucho más.

Las pesadillas se sucedían noche tras noche y trataba de ignorarlas, había encontrado a aquellas personas y era mucho mejor que vagar por ahí afuera, aunque aún no sabía hasta qué punto podía confiar. Lo único que tenía claro era que teníamos un enemigo en común.

Por fin llegaron las temibles preguntas, ¿y qué versión debía contar?

Eso quisiera saber yo, no lo sé, desperté, escapé y aquí estoy... ¿Qué de dónde escapé? Creo que de Umbrella — solté sin más, sin expresión alguna en mi rostro, no había más qué añadir, era la verdad, si aquella verdad no le gustaba tomaría otro camino. — Y preferiría que nadie más supiera eso último, si te lo cuento a ti es porque creo que como líder este lugar debes saberlo, perotras ver cómo hablan los demás sobre Umbrella no quiero asustarlos, si llega el día en que esto pueda suponer un problema o puedan estar en peligro me marcharé por mi cuenta — las cosas claras.


Volver arriba Ir abajo

La chica terminó por confesar de dónde venía, y tal y como Drake esperaba, se trataba de Umbrella. Según ella, había escapado de aquél lugar pero... ¿Debía creerla? Conocía muy bien Umbrella, y sabía que eran capaces de enviar a alguien lo suficientemente entrenado para ir a acabar con los cabos sueltos... En este caso era él y Crow... Al menos que él supiera.

¿Acaso era un maldito imán para la gente de Umbrella? ¿Acaso estaba destinado a tener a esa organización el resto de su vida?

Trató de mantener la calma, y pese a que tenía una mano descansando sobre la pistola, no iba a desenfundarla todavía, mucho menos allí. No, no podía arriesgarse a hacer tanto ruido y alertar a toda la Prisión por matar a aquella chica. Y también, si algo había aprendido, era que todos merecían una segunda oportunidad, o al menos los que no eran psicópatas. De hecho, había sospechado también de la propia Crow, y ella había tomado el mismo camino que él: Dejar Umbrella.


-No diré nada...-Dijo finalmente, mirándola a los ojos.-Si pones en peligro a esta comunidad, yo mismo acabaré contigo.-Advirtió, muy seriamente.


Volver arriba Ir abajo

Pestañeé impertérrita. Drake parecía querer sonar amenazador, tal vez asustarme por si pretendía algo en contra de aquel lugar, y me parecía innecesario, más aún después de mis palabras.

No tendrás que llegar a eso — solté igualmente. — Como te he dicho si hubiera la menor muestra de peligro me marcharía antes de poneros en riesgo, entiendo que es tu grupo y que quieras protegerlos, después de todo yo también, es el primer lugar en mi vida en el que me tratan bien... — o al menos que yo recordase.

Iré fuera ya para empezar mis tareas, si no tienes nada más que decirme — seguí un momento más en el mismo lugar, por si Drake tenía algo más que decirme y después seguí con mi camino hacia la parte exterior de la Prisión, junto a la alambrada allí había un huerto, sería donde al parecer comenzaría a trabajar.



Volver arriba Ir abajo

La mujer trató de calmar los ánimos del líder y demostrar, al menos con palabras, que estaba allí para vivir como los demás, sin causar ningún problema. Obviamente, y eso era lo que pensaba Drake, tendría que demostrarlo con hechos: Podía haberse ganado la confianza del resto, pero él era muy diferente, y tendría que pasar un tiempo antes de que pudiera siquiera dejarla tener un arma en aquél lugar, tal y como pasó con supervivientes anteriores.
Respiró hondo y miró a su alrededor, luego a la chica, a los ojos, se acarició la barba y asintió.


-Puedes llamarme Drake.-Dijo recordando entonces que ni siquiera se habían presentado.-Puedes marcharte si quieres, y bienvenida a este refugio.-Inclinó la cabeza hacia abajo, a modo de despedida, y se dio la vuelta, comenzando a andar por donde había venido: Quería salir a limpiar la valla con el resto y, mientras tanto, saber si podía conocer más de la nueva gracias a ellos.

Off: Por mi está bien así ^^


Volver arriba Ir abajo

Re: Escondidos tras las rejas [La Prisión]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.