• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsDetermination (Undertale)Lacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

High Hopes || Christel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

High Hopes || Christel

Mensaje por Joseph M. Crowborough el Jue 31 Mayo 2018, 04:07

Antes de salir se aseguró de haber impedido el acceso a la cabaña donde se estaba quedando con Phoenix. Ensamblar trampas con ramas le había salvado de más de un apuro en aquellos días y colocarlas en las entradas de las puertas y ventanas le daba más tranquilidad al dejarla sola con Salem. Hasta el momento no habían sido atacados en ese bosque, pero tampoco quería tentar a su suerte. Esperó a que ella se durmiera para salir rumbo a la ciudad cargado con una pequeña mochila de provisiones y un cuchillo de cocina que encontró en el lugar.

Enfrentarse a este mundo apocalíptico realmente había cambiado la perspectiva de Joseph. Su prioridad ya no era demostrar ser el más brillante de la habitación, simplemente era llegar bien a tal habitación. Empezaba a comprender el significado de cosas tan simples como los abrazos o las sonrisas furtivas, incluso entender un concepto tan ambiguo como el bienestar: Cualquier cosa que le hiciera sentir que había valido la pena toda desgracia acaecida. Phoenix era una de ellas y se había prometido mantenerla a salvo y cómoda hasta donde las oportunidades se lo permitieran. Aquella expedición formaba parte de sus intentos para ofrecerle tal "bienestar".

Al llegar a la ciudad hizo un esfuerzo mental por recordar la distribución de los comercios de la misma. Sólo había estado ahí una vez antes de la propagación del virus y lo que menos le había preocupado era la ubicación de las tiendas en las calles. Salvo un par de caminantes, al quienes logró despistar escondiéndose en un camión de pasajeros, el resto pasó de él. Ventajas de la infección, pensó irónicamente. El apetito insaciable definitivamente eclipsaba cualquier aspecto positivo de tener el virus corriendo por su sangre.

Forzó la cerradura de la puerta trasera de un edificio con la fachada de centro comercial y empujó la puerta que parecía haberse atorado. No le sorprendió, después de tres años de aparente inactividad habría sido sorprendente que el metal no se hinchara. Intentando hacer el menor ruido posible, arremetió un par de veces contra la puerta hasta que logró abrirla. La atascó tras haber entrado y empezó a caminar por el pasillo donde fue interceptado por un caminante que aparentaba haber sido el guardia de seguridad del recinto. Le enterró el cuchillo en medio de la frente y el mango del mismo se rompió en él. No lo pudo sacar, pero esperó fuese la única criatura que estuviera en su interior.

Se dirigió sin dudar a la tienda departamental más grande del recinto mientras preparaba mayor espacio en su mochila. Decidió empezar en la sección de vestir para buscar vestimenta y calzado nuevo para Phoenix y él. Empezó a tararear "Alabama Song" de The Doors se adentró entre los pasillos del lugar.



Believer
I was broken from a young age. Taking my sulking to the masses. Writing my poems for the few that look at me, took to me, shook to me, feeling me singing from heartache from the pain. Taking my message from the veins; speaking my lesson from the brain; seeing the beauty through the pain.

Volver arriba Ir abajo

Re: High Hopes || Christel

Mensaje por Christel Flowers el Dom 03 Jun 2018, 07:50

“¿Crees que se me vería bien? giró grácilmente sobre su propio eje, poniéndose en puntillas con su pie mientras simulaba que la falda de su nuevo vestido revoloteaba junto con ella. Estaba sucia, y es que ducharse en esos tiempos era una dicha que poca gente podía darse. Pero un vestido, eso era algo que podía obtener fácilmente y con los precios más bajos del mercado.

Al terminar la vuelta dejó caer su otro pie, un desgastado destapacaños mal puesto debajo de su rodilla, la madera hizo un sonido hueco al chocar contra el bonito suelo de la tienda. Miró entonces a la silla que tenía frente a sí, donde su nueva mochila se encontraba también, una muy bonita de color verde y millones de bolsas por doquier, justo como a ella le gustaban, y encima de ella, un libro abierto de par en par con una fotografía acomodada cuidadosamente en forma que pudiese ver el retrato desde donde Christel estaba.
No había aprendido bien quien era esa muchacha, Phoenix, pero le había ayudado y eso según recordaba no la hacía tan mala persona, en cambio a la otra que estaba en la fotografía vaya que si la ubicaba. La asiática se había burlado de una forma mordaz sobre su incapacidad para hablar, y en muchas ocasiones le había retado por no intentar siquiera articular una pequeña sílaba. Minzy no era una persona paciente… o sociable… o muchas cosas que se deberían de esperar de la gente, caso contrario parecía una máquina de matar, una especie de Chuck Norris chino (¿O coreano? Quizás algún día, si es que llegan a existir países de nuevo llegaría a importarle) que podía matar a cien zombies con la mirada, y claro que las armas ayudaban, pero era simplemente increíble ver con qué facilidad podía acabar con medio mundo mientras la entonces pequeña Christel miraba escondida. No había sido la mejor persona en el mundo, no como Esmeralda pero, si seguía viva en gran parte fue gracias a ella. Y encontrar la foto había sido un excelente augurio… lástima que tenía que dejar a la otra japonesa atrás, le había agradado bastante, y hubiera sido demasiado incómodo para ambas tener que admitir que Christel tenía derechos sobre las fotos, aunque definitivamente el diario no era algo importante, sabiendo que no podría leer la mitad de lo que había allí escrito, y seguro que ni divertido sería.

“Seguro que este me quedaría mejor aunque… creo que…” no sabía que era peor, el hecho de que estuviera hablando con una fotografía, o el hecho de que imaginara que estaba siquiera hablando, o peor aún, creer que la foto podría entender sus gemidos, leer sus pensamiento y en algún momento llegar a responder. Christel suspiró, dejando caer la minifalda - se vería fatal con una pata de palo – y tomó asiento junto a sus cosas, el vestido en su regazo cubriendo sus piernas. Solo quería algo de ropa, algo que de hecho pudiera servirle para seguir su camino, sea cual fuese. Entonces ¿Por qué elegir vestidos y faldas? A decir verdad estaba cansada de vestirse como niña, quería algo más, algo que sentía le habían arrebatado y jamás podría obtener. Toda su ropa había quedado inutilizada, mucha de ella por rasgaduras, otras por manchas de sangre que, a pesar de todo, le causaban una vergüenza terrible cada mes. Algunas otras no le quedaban más y terminaban siendo abandonadas en algún lugar. Ahora que había encontrado ese centro comercial, lo suficientemente seguro para ser inspeccionado, estaba dispuesta a llevarse muchas cosas para su reserva. Ya tenía mucha ropa acomodada y guardada en la mochila, y ella estaba vestida únicamente con unos pantaloncillos cortos y una vieja blusa que llevaba a modo de ropa interior. Quería el vestido, pero su pierna… su falta de utilidad y su pierna.

“¿Sabes Min? Será mejor que deje estas boberías, no podré sobrevivir con una falda…” y debía dejar de imaginar que hablaba también. Guardó el diario que había “conseguido” junto con la foto dentro de la mochila, pero no se vistió en seguida, se quedó mirando al vestido con cierta nostalgia, y a un pantalón que le quedaría sumamente holgado en el suelo. ¿Por qué tenía que tomarle tanto tiempo la decisión? Cuando era pequeña su preocupación era ver donde dormía, la ropa era absurda ¿Por qué ya no era así?

Gritó frustrada… un grito que más bien pareció un lamento de un zombie a bajo volumen. Se tapó la cara con las manos y dejó caer el vestido, tapando por completo sus piernas. También se sentía mal por tomar el diario pero quería conservar algo de su pasado, aunque fuese una fotografía de Minzy.

Si pasó algo a su alrededor en ese tiempo no se enteró, estaba demasiado apesadumbrada para prestar atención a su entorno.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.