• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

IV Mercado Negro: Pistola con gancho

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

IV Mercado Negro: Pistola con gancho

Mensaje por Jerry Lee el Miér 23 Mayo 2018, 15:08

VEINTE DE JUNIO DE 2015.
ATLANTA, GEORGIA.



Pues sí, yo fui modelo de Calvin Klein antes que el inútil ese... y habría proseguido con mi carrera como modelo de no ser porque llegó el apocalipsis —decía el chico con cierta arrogancia, mientras que daba otro sorbo al batido que le habían traído—. Puagh... ¿pero a qué chufa sabe esto? —Lee escupió parte del batido y se lo estampó al hombre en el pecho, para que se lo llevara.

Tráeme un vaso de agua, rápido que me quite este sabor a mierda de la boca... —tosía y se limpiaba la lengua con un pañuelo. En eso estaba cuando entró uno de los hombres de negro, avisando de que había llegado alguien al edificio. Lee se quedó mirando al hombre fijamente.

Deja que pase... —el otro le traía el vaso de agua que tomó con avidez—. Y dile al de los batidos que busque otro sabor, porque vaya mierda... —se cruzó de brazos ligeramente molesto. Jerry tomó asiento en su mesa y se cruzó de brazos. Era una habitación sencilla, con su escritorio, una ventana cerrada a cal y canto al fondo y los dos hombres que le cubrían a cada lado.


→ El edificio es un viejo cuartel de bomberos, en una zona marginal de la antigua Atlanta.
→ Los hombres de negro son tipos vestidos con ropas de ese color. No son uniformes, la mayoría de estas prendas están desgatadas o sucias. llevan el rostro tapado con pañuelos.
→ Aparentemente el edificio está abandonado, cuando llegas a la entrada ves las tres cartas pegadas en la puerta con una nota debajo: si quieres algo llama, sino lárgate cagando leches.
→ Nada más llamar a la puerta salen cinco hombres armados con rifles, escopetas... ninguno habla, te hacen dejar las armas en una caja, te registran y depositan todo cuanto llevas en esa misma caja, luego te llevan hasta mi.

→ El orden de posteo es indiferente. No voy a esperar a nadie, piensa que cuanto antes hagas esta parte más tiempo tendrás para cumplir la misión.


Volver arriba Ir abajo

Cuando a usa regresé medio desarmado me quedé, así que algunos rumores por ahí escuché. Un sujeto que vende cosas que podrías necesitar, sí es que lo llegas a encontrar y su precio pagar.

Sinceramente de esos rumores dudaba pero de todos modos al viajar las dichosas cartas de su negocio buscaba, gran fue mi sorpresa cuando un día las cartas en un edificio visualizaba.

"¿Es está una oportunidad o el camino a la eterna obscuridad?"

Pese a que seguro nunca estaría el estar bien armado mi profesión pedía, así que pronto la puerta tocaría. Nada más tocar cinco tipejos me apuntaron por lo que pronto mis manos se alzaron -Vengo a negociar- Mis labios pronunciaron.

Lo poco que tenía en un par de cajas deposité y el no terminar en una fosa mañana esperé como sea pronto frente al mercader me presenté.

-Mucho gusto. Soy Maximillian, un joven mercenario trotamundos. He escuchado un poco de usted, pero aparentemente no lo suficiente como para hacer facil el encontrarlo.-

Si había donde de me pudiera sentar ahí mi retaguardia iría a posar, sino pues nada, parado me iba a quedar.

-Escuché que usted facilita cosas interesantes por un precio por lo que quise venir a comprobar que tan interesante son dichas cosas y el precio de tales tesoros.-


Vestimenta:


Mercenario:

Mercenario

¿Quién está dispuesto a pagar para las preocupaciones olvidar?
Tu problema sin aparente solución yo lo arreglo con sólo un poco de munición
Tú tranquilo y yo nervioso, siempre que con las monedas no seas envidioso
Aquel tesoro adorado en tu casa pronto será apreciado, pero, ojo, que quien no paga es llorado
Nunca nos vimos pero tu vida ahora es mejor y yo a un buen bistec le metí el tenedor
Brindo por la fortuna con una copa en alto y casquillos por lo bajo
Soy mercenario y esta vida no la cambio

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.