• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados

Phoenix Hemmer

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Ride. // Nicholas

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Lun 21 Mayo 2018, 03:07



Ride.
Pueblo en Colorado
Mediados de Julio del 2015
13:54 hs
27ºC


Las cosas rara vez salen como yo quiero.

Hacía dos días que se había atascado en un pequeño pueblo de Colorado. No podía continuar su camino sin un vehículo y sin provisiones. Esa mañana había comenzado bien temprano, revisando cuidadosamente cada tienda de las calles céntricas. Logró encontrar unas mudas de ropa y algo de agua. Quienes hayan pasado antes habían arrasado a consciencia. Se encontraba sumamente molesta pero a su vez no se creía capaz de culparlos. La escasez era inevitable para todos.

Al menos estamos tranquilos.

Salem se mantenía cerca de Phoenix en las búsquedas de provisiones, olía los alrededores con atención. Y lo que aseguraba la mujer era cierto, no había muchos caminantes en las calles. Sí había muchos muertos descomponiéndose o ya secos por el tiempo, pero muy pocos se levantaban para atacar.

Se encontraba en una droguería. Phoenix observaba con detenimiento cada envase de medicina, todo estaba caducado y servía para las dolencias de quienes ya no las necesitaban. Insistiría, estaba dispuesta a encontrar drogas útiles, o al menos antibióticos por si surgía alguna infección.

El felino movió la cola insistentemente. Advertía a su ama que estaba percibiendo algo. Phoenix tomó su kukri y se escondió tras el mostrador. También había oído el sonido característico de los pasos. En este caso no pudo percibir si eran de un vivo o un muerto. Sólo sabía que debía ocultarse porque ambas opciones eran peligrosas. Lamentaba no haber traído algún arma de larga distancia, pero tenía que apañarse.

Esperó un momento, tenía la esperanza de que lo que sea o quién fuera se alejara. No estaba en condiciones de presenciar ninguna lucha. Mientras, Salem había salido de escena, como bien hacía cuando había que esconderse. Ni Phoenix sabía dónde se metía ese gato.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Sáb 16 Jun 2018, 04:28

En junio la temperatura comenzaba a aumentar. Pronto el verano pegaría fuerte y no sería lo más conveniente permanecer cerca del desierto, por eso la opción era salir de Nevada y regresar cuanto antes a Silver Lake, después de una larga ausencia que no podría haber pasado por alto entre los integrantes del refugio. Sin embargo, antes de regresar a California, tenía que cumplir con una tarea.

Mi misión tras salir de Los Ángeles en mayo era buscar la ubicación de la base de Umbrella. Sabía por experiencia en carne propia que se encontraba en algún lugar del desierto de Nevada, pero no conocía el lugar exacto. Tenía la esperanza de hallar algo, aunque fuera una pequeña pista, antes de que la temperatura me impidiera entrar en el desierto mínimo hasta el otoño, pero mi investigación resultó infructífera y mi frustración incrementaba con cada hora que pasaba bajo el ardiente sol y las candentes arenas como ascuas. Hacia mediados de junio se me estaba acabando el agua y la comida. No podría sobrevivir por mucho tiempo, pero tampoco podía darme por vencido. La única opción que me quedaba para no regresar a Silver Lake con las manos vacías era ir a Nueva York o a Racoon City en busca de cualquier cosa que me condujera hacia mi meta.

Me puse en marcha, pasando por miles de peligros y retos, cruzando por las rutas y carreteras que podía ubicar con un mapa andrajoso y manchado de sangre que le arrebaté a un muerto que al parecer cruzó todo el país en busca de un lugar seguro. Para mediados de julio me encontraba en Colorado, sin haber avanzado demasiado, pero yendo firme. Aunque, para cuando llegué a un pequeño pueblo cuyo nombre ya se perdió en el pasado, la el indicador del combustible se acercaba peligrosamente a la E roja.

- ¡Maldición!- exclamé sin medir el volumen de mi voz.

El motor se detuvo y descendí de mi vehículo, no sin ir debidamente armado por si acaso, a pesar de no ver ni escuchar ningún muerto viviente al rededor. Abrí la cajuela del coche y saqué una larga manguera negra que me serviría para extraer la gasolina de otros autos y recolectar la suficiente como para continuar mi viaje y salir de aquel lugar. De paso, aprovecharía la oportunidad para buscar algo de comida y agua, porque mi estómago estaba vacío y mis labios tan secos que pronto empezarían a sangrar.

A mitad de la calle había una droguería. Nunca tuve interés en buscar provisiones en esos lugares, por lo que mi plan era pasar de largo directo a la licorería de la otra esquina. Aunque fuera licor, cualquier líquido caería como agua de manantial en mi lengua. Así que, con un machete en la mano y un revolver en el cinturón, pasé por la puerta de la farmacia sin mirar a dentro (de hecho, mi ojo ciego me impedía incluso mirar de reojo hacia el interior). No sabía lo que me esperaría después.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Sáb 16 Jun 2018, 05:16

Esperó el tiempo suficiente hasta comprender que allí dentro había alguien vivo. Buscó algo que le sirviera de reflejo para poder ver con sigilo el aspecto de aquella persona, pero sólo tenía su kukri donde a duras penas podía verse una silueta. Era todo, utilizó esa opción.

Lentamente se movió hasta el borde del mostrador y observó de reojo con su kukri, un gesto que bien pudo haberla delatado si se miraba directamente a ese punto.

No hubo caso. Al menos sabía que sólo se trataba de uno. Que era un hombre, caucásico y alto. Pensó que lo mejor sería ser cortés y retirarse para evitar problemas. Lo único que quería la asiática últimamente era la vida más tranquila que la realidad podría darle.

Pss. Ey. Detrás del mostrador. Voy a levantarme y marcharme ¿de acuerdo? El lugar es tuyo... Vengo en son de paz...

Lentamente se incorporó, mostrando el kukri, evitando parecer amenazante.

Observó al hombre un momento. Frunció el ceño en un gesto de extrañeza. Lo conocía. Pero era muy difícil coincidir con alguien.

—  ¡Vaya! ¿Me recuerdas? —  « ¡Su nombre, Phoenix! ¿Cómo es su nombre? » Nos vimos antes en horribles circunstancias. —  No lo decía para que él la recuerde, sino para refrescar ella los detalles.

El fin del mundo, donde cada minuto cuenta, genera una sensación de recuerdos de otra vida.

Digo. ¿Eres quien creo que eres o estoy haciendo el ridículo?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Sáb 16 Jun 2018, 06:04

Mi mirada estaba fijada en la licorera a la esquina de la calle. Mi único ojo apuntaba a aquella derruida puerta de madera coronada con un letrero que anunciaba "licorería Moe's". Me encontraba tan concentrado y ensimismado imaginando la ideal escena en la que yo vertía todo ese licor en mi garganta reseca cual si fuese el elixir de la vida que ni siquiera percibía lo que había a mi alrededor. Bien podía salirme uno de los feos de América desde cualquier punto y arrancarme el pescuezo con sus podridos dientes que yo mantendría mi sonrisa de ilusión que nace de la esperanza de poder beber algo. Estaba tan cerca de una botella de ron, pero cada paso que daba parecía hacerse más pesado, como si tuviera botas de concreto sólido en lugar de unos costosos pero mugrientos zapatos negros propios para vestido. No era el mejor calzado en caso de necesitar correr, pero tampoco es que pudiera ser muy exigente con mi forma de vestir últimamente.

La voz femenina que provenía del interior de la farmacia llegó a mis oídos como una flecha asesina. Aquella voz, aunque dulce y suave, me sonó tan amenazadora como pudo haberme resultado cualquier otro sonido que proviniera de un ser humano vivo. Sin duda alguna, los vivos son por mucho más peligrosos que los muertos. Por eso me giré hacia la mujer, doblando ligeramente mis rodillas, con la mano izquierda sobre el mango del revólver y la derecha empuñando con fuerza el machete, listo para apuñalar, cortar, rasgar, disparar o lo que fuera necesario, todo menos huir, porque echar a correr dándole la espalda al enemigo podría desembocar en un disparo en la nuca o la columna. Ni siquiera entendí sus palabras. Cuando escuché su voz mi cerebro entró en modo instintivo y mi corazón empezó a bombear adrenalina en lugar de sangre. Sin embargo, al verla un poco mejor y notar que su posición era relajada, yo también me tranquilicé.

Su rostro me era familiar, muy familiar. La conocía, estaba seguro. Me llegaban recuerdos fugaces de momentos con ella, pero nada en concreto.

- Todas las circunstancias son horribles. Mira a tu alrededor- le respondí frunciendo el ceño en un intento inconsciente por recordar quién era ella exactamente.

No estaba acostumbrado a reencontrarme con personas fuera de Silver Lake, por eso perdí la capacidad de almacenar en mi memoria rostros y nombres, quizás como una manera de protegerme a mí mismo del sufrimiento que supone perder a alguien que conoces aunque no sea precisamente un ser querido. Tenía la certeza de que todas las personas que me he cruzado desde que empezó esta mierda estaban ahora muertos o eran descerebrados en busca de carne humana, pero ahora la tenía a ella de pie frente a mí demostrándome que quizás haya otros más con vida.

- Te recuerdo, pero no sé quién eres- no tenía sentido lo que acababa de decir, pero era la única manera de expresar mi sentir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Sáb 16 Jun 2018, 16:12

¡Nicholas!

Se hizo la luz en la mente de la mujer. Se sorprendió de sí misma al haber dudado tanto en sacar a flote los recuerdos de cuando había visto a ese hombre. Tanto los buenos o neutrales, como los malos. Buscó en su interior a ver si había algún rencor, pero no encontró más que sorpresa de haberse encontrado con alguien en un sitio tan alejado de cuando se vieron por primera vez.

¡Soy Phoenix! ¿Me recuerdas? La primera vez que te vi estabas por atravesar una zanja, hacía mucho frío, estuvimos en una cabaña. Te dí arroz... y tomaste algo de ropa. Ese mismo día nos encerraron, entraste en psicosis, rasguñé tu cara y me mordiste...

Recordó el pánico cuando fue mordida. Recordó todos esos pensamientos que vinieron a su mente y no pudo evitar reír.

¡Realmente me asustaste! Tuve la mano hinchada como por una semana y unos tres o cuatro días de fiebre y descompostura. Aunque eso bien pudo haber sido algo malo que comí.

Respiró profundamente y dejó salir cualquier tensión que aún se albergara en su cuerpo. Estaba con Nicholas, alguien a quien consideraba un buen superviviente. Ya no le extrañaba que siguiera vivo, sólo la increíble coincidencia de encontrarlo.

Salem, por su parte, salió de su escondite, manteniéndose alejado de ambos como mero observador.

Lo observó. Se veía mucho mejor que la última vez que lo había visto. Pero aún, por precaución, no le daría la mano. Sabía que era ilógico de su parte seguir pensando en eso, había llegado a la conclusión que todo había sido un extraño show producto del pánico, pero prefería tener ciertas precauciones.

Se acerco lo suficiente a Nicholas como para sorprenderse nuevamente de la diferencia de estatura.

¿Hay algo en que pueda ayudarte?

Como en todo sitio, el movimiento ambiental no dejaba de aumentar cuando había interacción social entre los vivos. Los occisos siempre podían percibir que había comida cerca. Al ser una zona ya muy saqueada, Phoenix tenía la esperanza de que también esté lo suficientemente despejada como para que los caminantes restantes no fuesen una gran amenaza, y más importante, que sean muy pocos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Sáb 16 Jun 2018, 21:48

Un mar de recuerdos me golpeó repetinamente como un bulldozer pasando por encima de una hormiga. Recordaba la cabaña, recordaba a su gato, ese mismo animal negro que ahora nos vigilaba meneando su larga cola de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, también recordaba la leña y la maleta llena de ropa que iba a ser destinada a personas que a día de hoy ya no existen, pero en cierto punto mis recuerdos se veían interrumpidos exabruptamente.

- ¿Te mordí?- pregunté con alarma, abriendo mi ojo todo cuanto podía. Una gota de sudor fruto de la preocupación brotó de mi rostro.

Ese episodio se había borrado de mi memoria. Breves recuerdos relampagueantes me veían de un hospital psiquiátrico y del rostro de Phoenix cargado de miedo, pero la sensación era similar a la que deja un sueño terrible tras despertar. Pero si era cierto que yo había mordido a la asiática en ese entonces, hace ya tres o cuatro meses, la situación para ella podía ser diferente de lo que creía. Al parecer, ni siquiera la misma Phoenix era consciente de lo que ocurría en su sangre.

- ¿Estás segura que te mordí y sólo tuviste fiebre por un corto periodo de tiempo?- Sí, ella ya lo había dicho, pero cabía estar cien por ciento seguro.

La poca saliva que quedaba en mi boca resbaló por mi laringe. Me había olvidado por completo de la deliciosa botella de ron que seguía esperándome al otro de la calle. Ni siquiera puse atención a su pregunta a pesar de sí necesitar algo en esta ocasión: beber algo. La sed persistía, el hambre también, pero ahora tenía frente a mí otras cosas de las cuales preocuparme.

- Escucha...- no sabía cómo plantearle el asunto. - Las probabilidades de que hubieras sobrevivido a una mordida mía deben ser inferiores al 10%. Hay algo diferente en tu sangre- me temía haberla convertido en una criatura similar a mí. - ¿Desde entonces has sentido algo extraño? Tal vez ahora eres más resistente a las enfermedad, o tal vez todo lo contrario. ¿Algún antojo alarmante y descontrolado en particular?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Dom 17 Jun 2018, 01:15

Asintió a la pregunta de Nicholas y acto seguido hizo un gesto con la mano como si el asunto estuviera zanjado ya. Vio la expresión del hombre. Era ya el fin del mundo, todos tenían problemas personales, de supervivencia, problemas de salud, no quería que la culpa se apoderara de él por algo que no había pasado a mayores. Aparte, justificaba sus actos, la situación había sido muy estresante para todos los presentes y cada quién había reaccionado como mejor pudo.

Descuida. Yo rasguñé tu rostro. Lo lamento. Sólo fue un mal momento.

Vio que el hombre no daba el brazo a torcer con la preocupación y lamentó haber mencionado lo de la agresión mutua. Suspiró y observó de reojo a Salem como si solicitara ayuda, claro que el felino ignoró el gesto. No le quedaba más que oír qué tenía para decir Nicholas. Así que lo observó atentamente, más que nada porque parecía que estaba por decir algo personalmente difícil.

Lo escuchó. Frunció el ceño. Eran preguntas extrañas. No le quedaba más que responder con sinceridad, aunque ya suponía que él iba a sorprenderse más. Lo suponía más que nada porque ya estaba bastante exaltado.

Bien... Estoy viva, estoy bien. — Sonrió, se señaló a sí misma con ambas manos.  Con cuidado porque en la diestra traía el kukri aún. — Mi sangre está bien, supongo. — Recordó haberla analizado en varias ocasiones para practicar bioquímica, nada a destacar. — Desde entonces... — quería responder a esa pregunta con detalle, pero nada en particular pasó por su mente — ... bueno, cambió el clima. Te dije que soy de Alaska, el calor no me gusta, no estoy acostumbrada, pero me sobrepongo. — Volteó los ojos como si acabara de decir algo sumamente irrelevante. Luego pensó en la última pregunta. « ¿Antojos? Si me mordió, no me folló. » Negó con la cabeza. — No tengo antojos.

Extendió su brazo solicitando silencio. Lo veía alterado y no quería que las cosas se pusieran mal. Más cuando ese mismo hombre, en lo que Phoenix aseguraba fue un ataque de pánico o de psicosis se puso tan mal. Mantenerlo con buen ánimo sería lo ideal.

Mira. — Comenzó, esbozando una sonrisa. — Tu mandíbula no es tan fuerte como crees. Casi ni se nota la cicatriz. La saliva humana promedio tiene muchas bacterias y bueno, claro que se me hinchó la mano y tuve algo de pus. Si yo te mordiera pasaría exactamente lo mismo. Sinceramente no quise tocar una fibra sensible, en serio, no te culpo. Todos estábamos muy nerviosos. — Se acercó más y extendió su brazo para poder palmear el hombro de Nicholas. — Relájate, anda. Será mejor buscar agua y comida. ¿Te parece?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Mar 19 Jun 2018, 05:01

Todos sus respuestas conseguían desconcertarme cada vez más. No entendía cómo era posible que ella estuviera viva, sana y ningún efecto secundario después de mi mordida. Ella intentaba tranquilizarme, o eso suponía, porque en realidad estaba tan sumergido en mi propia mente que sólo escuchaba un constante "bla bla bla" de fondo. La palmada en mi hombro fue lo que me regresó a la realidad, pero mi confusión se negaba a alejarse, por el contrario, aferraba sus garras tan fuerte que empezó a dolerme la cabeza y el ojo malo. De hecho, el ojo me ardía, tal cual como aquella vez hace más de dos años en que lo perdí; era la resurrección de un recuerdo lleno de sufrimiento.

No sabía si sincerarme con ella o echarle tierra al asunto. Explicarle que un caminante me sacó el ojo y que me han mordido más veces de las que puedo recordar, quizás podría asustarla. Ya ni hablar de decirle de mis inexplicables antojos por carne humana, de la pérdida momentánea de consciencia o del hecho de que a veces puedo pasar a través de una horda de esas cosas sin que se inmuten, como si me consideraran uno de ellos. Todos esos "síntomas", si es que se pueden llamar así, me han dado a creer que yo soy una especie de criatura mitad humano mitad zombi, un verdadero muerto viviente, porque debería estar muerto desde hace años pero sigo aquí con vida. Soy, en efecto, el resultado de algún experimento maquiavélico de la compañía del infierno, Umbrella. Sin embargo, aunque siempre pensé que mi saliva y fluidos podían ser tan infecciosos como los de esas bestias, en realidad nunca lo comprobé y ahora las palabras de Phoenix me daban pié a pensar que a pesar de mis "síntomas", el virus no habita en mi sangre o no soy contagioso. ¿Pero su testimonio era suficiente para alegrarme? Claro que no, debía asegurarme haciendo pruebas en mi propia sangre, sin que nadie en Silver Lake se enterase, porque muy pocos conocen mi condición.

- Sí...- hubo un breve silencio. - Vamos a buscar comida y agua. Tengo mucha sed- me decidí por no tocar más el tema. De repente regresaron mis ansias por un trago de ron.

Salí de la farmacia y volví a fijar la mirada en la licorería al final de la calle. No veía muertos vivientes a los alrededores, pero ahora sí que escuchaba el leve rumor que hacen sus pútridas gargantas regurgitantes. Parecían ser muchos, más de una docena, pero seguían estando lejos a juzgar por el eco de sus ruidos.

- No tenemos demasiado tiempo. También debo buscar gasolina para mi vehículo- dije agarrando con firmeza el machete y poniendo marcha hacia el tan ansiado licor que aliviaría mi sed.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Miér 20 Jun 2018, 00:43

Ya todo estaba zanjado y resuelto. Se alegró de que aquel tema de conversación haya acabado. Por alguna razón siempre le había molestado debatir sobre acciones descorteses que ya habían pasado. Un lo siento bastaba para la asiática, con ello podía seguir con su vida sin más explicaciones. E inclusive podía prescindir de las disculpas sin problemas.

Se puso en marcha, seguida por su fiel compañero felino. Salió de la droguería a pasos firmes. Ya que estaba acompañada prefería seguir un camino conjunto. A fin de cuentas era improbable encontrar un medicamento útil y en buen estado.

Suspiró y asintió ante la afirmación de Nicholas, al tiempo que sostenía el kukri con más energía por si era necesario luchar de imprevisto. El tiempo se estaba acortando. Los caminantes de la zona parecían estarse dando aviso que habían vivos allí. No quería permanecer en el lugar si decidían atacar en horda.

Las cañerías no funcionan, así que agua del grifo no obtendremos, ya me fijé. —  Estaba de más aclarar que las tiendas carecían de cualquier bebida o comida, o de cualquier objeto útil. Nada en un sitio tan saqueado.

Caminó hasta la licorería en silencio, pensando de dónde podrían sacar gasolina.

¿Has visto alguna estación de servicio por aquí? Dudo que podamos encontrar gasolina en el mercado.

En otros tiempos vendían gasolina en el mercado, al menos en el barrio donde Phoenix vivía. Y respecto a la estación de servicio, lo consultó ya que en el poco tiempo que estuvo allí no logró ver nada parecido. Pero claro, entre dos se podía explorar más terreno.

Se adentró en la licorería y observó el caos usual, como en todos los negocios. Las mesas aventadas al suelo y con marcas de balas eran como en las películas de pistoleros. La barra con los estantes rotos, sucios y mohosos, allí deberían estar las bebidas alcohólicas en otro tiempo. Ahora cualquier rastro de alcohol había sido evaporado hacía tiempo. El sitio se veía clásico y algo moderno a ojos de la asiática. Tal vez en parte era porque de una pared de madera había comenzado a surgir una planta verde y saludable, y no era la única dada la humedad y el aire viciado del lugar, era natural que hubiese vida.

Parece que pronto la naturaleza se apoderará de todo. — Comentó acercándose a lo que parecía ser un helecho.

En lo que respecta a Phoenix, no había nada que encontrar ahí.

¿Por qué estás aquí?

Aún le parecía muy poco probable encontrarse con una persona de casualidad, en un sitio tan alejado, y más aún en la realidad actual. Mientras tanto, Phoenix buscaba en los bolsillos de los occisos muertos y secos como el polvo.

No te increpo, sólo... Yo estoy en busca de un grupo de supervivientes que está aún muy lejos. Bueno, eso es lo que me dijeron.

Encontró mucho dinero e identificaciones, fotos familiares, lo usual. No se apropió de nada de eso.

Los caminantes ya estaban lo suficientemente cerca como para aparecer en el negocio. Phoenix sólo esperaba que fuesen pocos. De igual modo ya había encontrado la puerta trasera para huir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Miér 20 Jun 2018, 05:19

Mi ojo se dilataba mientras más cercaba estaba de la licorería. Cualquiera diría que yo era un alcohólico sufriendo de los efectos normales de la abstinencia, pero es que la sed vuelve alcohólico a cualquiera, hasta al obispo más recatado del Vaticano, quien se bebe la botella entera de vino blanco en caso de sed, porque ni Dios libra al ser humano de un padecimiento tan básico y terrible. Pero en todo caso la simple idea de considerar la existencia de un alcohólico o cualquier otro adicto a tres años del apocalipsis era risible. Si no los mató a todos la abstinencia extrema e inevitable, los mataron esas cosas.

El interior de la licorería estaba oscuro. Las plantas se habían apoderado de ventanas, paredes, piso y techo sin distinción alguna, tapando así la poca luz del sol que podía entrar. Por fortuna, ya estaba acostumbrado a la oscuridad y mi visión conseguía adaptarse bastante rápido. No parecía haber nada fuera de lo común: mesas volcadas, marcas de disparos, manchas de sangre, destrucción en general, todo lo normal. Pero...

- ¿Dónde está el alcohol?- pregunté desesperado. La sequedad en mi garganta hacía que mis cuerdas vocales se esforzaran de más para poder producir un sonido.

No había ni una botella ni una gota a la vista. Los estantes otrora repletos de whysky, ron, vino y mil licores más, ahora yacía destrozado y saqueado. Era de esperarse, supongo. Nadie en su sano juicio dejaría de saquear una licorería si tiene la oportunidad de hacerlo. Era probable que esa tienda estuviera desprovista de alcohol desde hace muchísimo tiempo. Pero sea quien sea que se hubiera llevado todas las botellas en aquel entonces, no tenía ni idea que ahora un pobre hombre tuerto estaba sufriendo por sus acciones egoístas.

- ¡Maldita sea!- exclamé golpeando con el puño cerrado una de las mesas de madera, la única que quedaba sobre sus cuatro patas. - Tengo mucha sed- caí de rodillas, sintiendo que ya ni saliva podía producir.

Me puse de pie nuevamente. Nunca fui tan débil como para desfallecer por unas cuantas horas sin beber nada. Ya que no había podido encontrar nada para tomar, mi prioridad debía centrarse en hallar el combustible necesario para salir de ese pueblo fantasma hacia otro lugar donde quizás sí pudiera haber agua.

- Si es que logro salir de esta, iré a Racoon City o a New York en busca de pistas sobre el paradero de... ellos- dije sin cuidado alguno. Phoenix conocía mi propósito, no había por qué ocultarle nada con respecto a eso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Jue 21 Jun 2018, 02:58

Dejó de buscar algo útil entre los muertos del bar cuando Nicholas expresó su disgusto golpeando una mesa cercana. Lo observó. No sabía desde cuándo él buscaba algo para beber. De cualquier modo sabía que ella era demasiado paciente y tal vez otras personas se desesperarían con más facilidad. Suspiró. Lo contempló caer al suelo por la sed. No había nada que pudiera hacer. Ella y Salem también tendrían sed en unas horas si no encontraban algo qué beber. La ración se había terminado hacía un par de horas.

Voy más o menos para el lado de New York, pero más al sur.

No pensaba en lo que estaba diciendo. Algo se le había ocurrido a Phoenix mientras observaba un grifo inútil donde seguramente en otro tiempo salía alguna bebida alcohólica. Meditó con cuidado su idea, atendiendo a los sonidos de los caminantes que se acercaban al bar, también teniendo en cuenta la salida por la puerta de atrás.

Creo que podríamos buscar el tanque de agua del pueblo. Ahí tiene que haber agua sí o sí, aunque sea poca. Si es por bomba igual estamos perdidos, claro. Ambos debemos viajar mucho y necesitamos agua para mantenernos con vida.

Dudaba que hubiese alguna botella o cantimplora con agua en algún sitio de ese árido pueblo. Pero ir a la fuente tenía que ser la opción más segura. Sin agua no sobrevivirían más de tres días.

Los caminantes llegaron en grupos de tres y cuatro por la puerta delantera, donde habían ingresado ambos y el gato. Eran mujeres las fallecidas, en su mayoría, todos tenían las prendas ajadas por el tiempo. Podía ver que eran sobrevivientes de otras luchas, uno traía una especie de estaca clavada en el pecho, como si fuera un vampiro. Claro que las comparaciones no estarían del todo erradas, pero no lo eran. El tiempo le enseñó que tenía que dañar los sesos. Y ya era momento de hacerlo o huir.

Nicholas, creo que son demasiados. Tal vez sea mejor irnos y ver qué hacemos mientras nos alejamos de aquí.

Se aproximó con decisión a la puerta trasera. Estaba atascada y no la podía abrir con facilidad.

¿Cuándo fue la última vez que bebiste algo? ¿Crees que te puedes desvanecer? No... creo poder cargarte.

Siguió intentando abrir la puerta, sin éxito. Y las últimas palabras de la asiática fueron dichas con sincero pesar. Si a Nicholas le daba hipoglucemia o si le bajaba la presión de manera precipitada, no podría hacer mucho al respecto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Dom 01 Jul 2018, 23:19

Persistía el sentimiento de decepción al no haber encontrado ni una ligera gota para beber, pero el tiempo y la experiencia me habían enseñado que no podía simplemente darme por vencido ante el primer obstáculo que se me presente, si hiciera eso ya estaría muerto hace mucho. Ahora debía concentrarme en otras prioridades más inmediatas, como salir de ahí cuanto antes.

Las ventanas de la licorería obstruían la luz exterior e impedían la vista hacia afuera, gracias a la pintura roja y verde que polarizaba el vidrio. En otra época, ese tipo de ventana serían perfectas para ofrecer un ambiente más oscuro propio de un buen bar, pero en la actualidad sólo servían para obstaculizar la vista ante los peligros que se aproximaban. Pude ver las sombras humanoides pasando junto a los vidrios. Eran evidente la naturaleza no-viviente de esas "personas", si es que todavía se les puede llamar así. Su andar lento y arrastrado, sus figuras encorvadas y demacradas, y los lamentos de ultratumba que emitían sabían poner en alerta roja a cada célula de mi cuerpo. No tardaron en aparecer por la puerta principal: cerca de una docena, con sus ojos lechosos y sus mandíbulas desencajadas. Por un instante sentí nostalgia al verlas (porque la mayoría eran mujeres). Ellas debieron ser madres, hermanas, novias, tías, amigas de alguien, pero ahora eran criaturas carentes de humanidad. Yo pude ser como ellas, ¿pero quién era realmente más afortunado entre ellas y yo? ¿Realmente podía considerarme a mí como el más afortunado siendo que en vez de estar a su lado babeando y sin cerebro me encontraba en ese bar ladrando de sed? Ya daba igual, de todas maneras no podía renunciar a mi vida tan fácilmente sólo por el capricho de no querer sentir sed.

Me acerqué a Phoenix y utilizando el resquicio de mis fuerzas, la ayudé a abrir finalmente esa puerta que estaba atorada por el óxido. El estruendo que hizo el portón metálico al abrirse no pasó desapercibido para mis amigas caminantes, quienes inmediatamente nos fijaron como el centro de sus apetitos.

- Bebí un poco de agua hace treinta horas, un poco más. Todavía puedo aguantar. No necesito que te preocupes por mí, pero gracias- le dije fingiendo una sonrisa al mismo en que cerraba la puerta y arrastraba un contenedor de basura para frenarles el paso a las señoritas que nos perseguían.

Ahora nos encontrábamos en medio de un callejón. A pesar del apocalipsis, el lugar estaba tan sucio como lo estaría si el mundo fuera normal. Un par de ratas corrían de aquí para allá sin prestarnos mucha atención y los graffitis pintados en las paredes no parecían tener ya varios años de existencia. Lo único que hacía diferente a ese callejón de cualquier otro era la presencia de un hombre descomponiéndose sentado contra el muro con un agujero de escopeta en la cara. El olor era repugnante, pero ya estaba acostumbrado a esa clase de hedores.

- Mi auto está a un par de calles de distancia, pero no tengo gasolina para poder irnos. ¿Qué sugieres tú?- estando en soledad, hubiera pensado en robar la nafta suficiente para salir de ahí antes de que se formase toda una horda en las calles, pero ahora que estaba en compañía de alguien, supongo que lo más sensato es escuchar lo que ella tuviera que decir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Mar 24 Jul 2018, 02:16

Observó el semblante de Nicholas por un momento. Había múltiples pensamientos que rondaban la mente de la asiática. Muchos eran de preocupación por el hombre. Otros le advertían que tuviera cuidado. Debía hacer caso a ambos pensamientos. Era difícil confiar en alguien de quien debes tener ciertos recaudos. Suspiró, aún intentando abrir la puerta. A su vez esperó poder acostumbrarse a su presencia.

Luego de un momento tuvo la fortuna de que su compañero la ayude a abrir la puerta. Al ceder hizo un ruido incómodo. Atendió a las palabras que le dijo e hizo un gesto despectivo, como si lo que le dijera de no preocuparse fuera algo imposible.

Salem fue el primero en salir. Luego Phoenix y Nicholas. Ya estaba dispuesta a correr cuando notó que él estaba trabando la puerta para que no pasen los caminantes. Se impacientó por un momento.

¡Vamos!

Trotó hacia la salida del callejón. No sin antes detenerse un instante frente al fallecido, siempre tenía la esperanza de encontrar un arma al lado de un muerto no convertido. Pero no corrió con tanta suerte. No había nada interesante qué agarrar en aquel sucio lugar.

—  Puesss....

Aún no pensaba qué responder. Trotó un poco, no era un callejón de esos que tenían salida directa. Había una reja que daba a la calle. Tomó la reja con ambas manos, dispuesta a treparla y saltarla, pero para su sorpresa se abrió sin problemas.

... creo que debemos buscar agua y gasolina. Mmm.... no recuerdo dónde está la gasolinera. Pero mientras buscamos agarremos todo lo que nos haga falta. Pero tenemos que hacerlo rápido.

Fuera había más caminantes. Aún no llegaban a ser una horda, pero no descartaba que en menos de una hora el lugar quedaría atestado de occisos.

¿Cómo crees que haremos más rápido? ¿Buscamos juntos los suministros o por separado?

Observó a Nicholas a los ojos. O al ojo, mejor dicho. Tenía que levantar mucho el rostro para poder verlo. La diferencia de estaturas era casi hilarante.

De un modo u otro creo que tendremos que correr.

Phoenix se veía impaciente. El sonido de los muertos acercándose no la tranquilizaba. Tampoco estaría conforme si se separaba de Nicholas. Pero quería hacer las cosas del modo más óptimo posible. No había bien o mal allí. Cualquiera de las dos opciones la ponían algo nerviosa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Vie 03 Ago 2018, 01:19

Correr no era una idea especialmente agradable para alguien que está atravesando una etapa de deshidratación. Acusaba a mi condición de medio-zombi de poder de pie sin caer de bruces por la falta de agua. Separarnos no era parecía la mejor opción, aunque tenía sus ventajas y desventajas: para empezar, siendo dos nos sería más complicado escapar en caso de que los muertos nos acorralen, pero a la vez tendríamos mayores posibilidades de defendernos; pero también debía pensar en mi débil condición, pues no quería ser un estorbo para nadie, mucho menos para ella.

─ Mantengámonos juntos, pero si ves que estoy muy débil, déjame atrás y sigue adelante. Puedo apañármelas en medio de una horda de esas cosas sin problema─ y no mentía, pero tampoco entraría en detalles para no asustarla.

No conocía el pueblo, pero aun así debía lanzarme a sus calles como quien se tira al mar rodeado de tiburones. Empezamos a correr hacia el lado contrario por el que estaban los occisos. El pueblo, hasta ese entonces, parecía un lugar baldío y abandonado, sin rastro de vida alguna más allá de las plantas que volvían para apoderarse del suelo que una vez fue suyo. No parecía posible que hace unos pocos años esas mismas calles habían estado atiborradas de gente haciendo sus vidas felices y sin mayores preocupaciones que las del día a día. Ahora, esos mismos ciudadanos estaban tras nosotros con ansias de devorar nuestra carne.

─ ¿Tienes alguna idea de a dónde ir?─ le pregunté mientras corríamos sin rumbo fijo.

Sin embargo, la respuesta apareció por sí sola: en el último piso de un edificio de apartamentos se veía una bomba de agua. Subir por un lugar oscuro y en mal estado, sobre todo sabiendo que es un sitio residencial, no era lo más sensato; ni siquiera sabíamos si esa bomba todavía tenía agua, pero ¿qué más podíamos hacer?

Alisté mi arma y mi cuchillo. Podíamos entrar y aprovechar la luz del día sin tener que utilizar linternas, pero la cautela debía conservarse en extremo. Hice cálculos rápidos sobre cuántas personas pudieron haber vivido ahí: cerca de 200, pensé, de los cuales quizás 50 permanezcan adentro como pútridos sin cerebro. Si no los excitábamos, podríamos pasar ilesos y resguardanos en la azotea hasta que las cosas se calmen.

Miré a Phoenix para asegurarme de que ella pensaba como yo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Vie 03 Ago 2018, 02:35

Intentaba imaginar sus próximos pasos. No estaba segura de cómo encontrar agua o gasolina en ese lugar. Observó a Nicholas cuando dijo que podía dejarlo solo con una horda. Mordió su labio inferior y vio hacia otro lado. Le pareció la peor idea de todas, una irrealidad. No se sentiría capaz de dejarlo atrás, a menos que fuera evidente que había muerto. De todos modos, esperaba que no llegara a presentarse una situación de tanto riesgo. Más que eso, deseaba que no haya percances en la búsqueda de recursos.

Se mantuvo atenta a su alrededor, por si algún caminante corría en dirección a ellos para matarlos. Nada pasó. Todos parecían estar muy atentos en el bar. Pensó que tal vez realmente los muertos querían estar en el bar, tal vez era un acto reflejo. Negó ligeramente. Le pareció una falta de respeto aquel pensamiento respecto a las personas que seguramente antes fueron de bien. Aunque no dejaba de ser gracioso que se reunieran en el bar.

No tengo un plan, la verdad.

Estaba algo desganada ya que su único objetivo allí era poder encontrar provisiones para el día y un refugio para pasar la noche. La presencia de Nicholas modificaba sus planes y por alguna razón no podía adaptar los pasos a seguir.

El edificio frente a ellos llamó la atención de la asiática. Notó que también él lo notó. Buscó que hubiera escalera de emergencias en uno de los laterales del lugar, pero no era el caso. De hecho, sí estaban los balcones metálicos pero las escaleras estaban rotas y oxidadas. Correrían peligro de caerse por lo endebles que se veían.

 Claro que sí.

Habían pensado lo mismo. Tomó su ballesta con firmeza y caminó por delante. Prefería entrar primero ya que su compañero tenía muy mal aspecto. Temía que un susto fuera suficiente para desvanecerlo.

El hall de entrada era como el de cualquier sitio. Estaba el inútil ascensor, las escaleras, la recepción, el sitio donde se dejaban las cartas del correo y por supuesto las típicas manchas de sangre seca que decoraban cada lugar. La vegetación aún no se había podido apoderar de esa zona. Aún así en unos años más seguro lo lograría.

Había puertas de apartamentos. No quiso averiguar qué había allí. Dedujo que todo ya estaba saqueado y sólo podría encontrar occisos. Subió al primer piso con lentitud, intentando que sus pasos no retumbaran por los pasillos. Ya se podía oír que había movimiento dentro de algunas viviendas. Volteó para ver que Nicholas estaba bien y continuó su camino hasta el segundo piso. Se veían vestigios de lucha, marcas de balas en las paredes, había cadáveres acribillados y se oían rugidos. Inclusive en los pasillos podían verse algunos muertos que se movían ligeramente. El ambiente se ponía más oscuro y escalofriante.

Al intentar subir al tercer piso hubo un evidente problema: habían tapiado la escalera. Varas de madera clavadas de alguna forma bloqueaban el paso. Sin contar con la enorme cantidad de cosas que había del otro lado. Debían encontrar otro modo de llegar a la próxima planta. Lo que significaba enfrentarse a los caminantes supuestamente acribillados pero aún moviéndose.

¿Crees que podamos subir desde una ventana hacia la ventana de arriba o es demasiado complicado? Tal vez hay balcones. — Susurró.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Vie 03 Ago 2018, 03:41

Definitivamente Phoenix también se había fijado en el mismo edificio. Era arriesgado pero íbamos a entrar de todas maneras. Por un momento pensé en bloquear la entrada una vez estuviéramos ahí, para impedir el paso al grupo que se formaba afuera, pero luego se me ocurrió que con la entrada bloqueada tampoco podríamos salir nosotros en caso de emergencia, así que mejor deseché la idea de inmediato. De todas maneras no hubiera servido de mucho un bloqueo porque las puertas eran de cristal y el vidrio ya estaba roto de por sí, con agujeros de bala y manchas de sangre seca.

Dejé a la mujer ir primero. Su arma era más silenciosa que la mía a pesar de ser más engorrosa, por eso era mejor dejarla a ella avanzar adelante mientras yo protejo la retaguardia. Así empezamos a subir escaleras. Cinco pisos y estaría nuestra recompensa. En los apartamentos había cosas desagradables y uno que otro condenado en los pasillos que ignoraba la presencia de carne fresca. Mientras evitáramos los problemas el mayor tiempo posible, íbamos a estar bien.

Pero como siempre, los problemas estaban a la vuelta de la esquina, literalmente. Aquel bloqueo estaba muy bien elaborado como para pensar que era simple coincidencia.

Puede haber gente más arriba─ advertí mi suposición entre susurros.

La ventana que teníamos al junto daba acceso a la escalera de la salida de emergencia. No se veía muy estable, pero era la única opción que nos quedaba como no fuera trepar por las cuerdas del ascensor. El problema era que la ventana estaba cerrada. Intenté abrirla pero la bisagra ya no se movía por culpa del óxido. Sólo podíamos romperla y salir rápido antes de que los muertos llegaran. Igual, el bloqueo serviría para mantenerlos a raya.

Con el cacho de mi pistola rompí el vidrio haciendo que el ruido inundara los pasillos y devolviéndonos como respuesta los gemidos de esas cosas.

Rápido, sal─ le dije terminando de romper el vidrio para que no se fuera a hacer daño mientras salía. Yo me quedaría a retener a los primeros que se atrevieran a asomar su feo rostro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Vie 03 Ago 2018, 16:45

Sinceramente, espero que arriba no haya supervivientes.

Sabía que desear que las personas que habían hecho el bloqueo ya estuvieran muertas era algo muy cruel, pero los vivos podían ser un gran problema. Mucho más que los muertos o los mutantes. La inteligencia del ser humano podía ser muy perversa.

Revisó que no hubiera occisos cerca mientras Nicholas se encargaba de la ventana. A su vez maldecía internamente que no haya sido más sencillo el abrirla. Detestaba hacer ruido cuando intentaba ser sigilosa. Pero a fin de cuentas, confiaba en que todo saliera bien.

Cualquier cosa pide que vuelva. ¿Sí? — Dijo mientras salía por la ventana, sin detenerse.

Pisó el balcón metálico de la salida para incendios. Este aceptó su peso con un crujido. Phoenix conservaba un peso saludable pese a los malos tiempos. Según sus cálculos Nicholas lo había pasado peor, pero aún así era indudablemente más pesado. No creía que las escaleras, tan endebles, pudieran soportarlo a él cuando a cada paso que daba todo parecía romperse internamente. No era el caso de Salem, el felino subió sin inconveniente alguno.

Llegó a una habitación, en éste caso no era la continuación de la escalera sino un departamento. Se sintió ligeramente confundida con el modo en que estaba hecho ese edificio. Pensó fugazmente que tal vez del tercer piso para arriba las viviendas serían más grandes y cómodas. Buscó rápidamente qué podía usar para ayudar a subir rápido a su acompañante. Ya podía oír a los occisos del piso de abajo hacer una algarabía por el ruido.

¡Sí! — Susurró para sí misma, por si alguien la oía.

Encontró un alargue eléctrico con seis tomas y rogó para que sea de tres metros o más. No era buena con las medidas, pero el cable era más alto que ella. Lo aventó por la ventana, moviéndolo de un modo  serpenteantes para llamar la atención de Nicholas sin tener que llamarlo. Esperaba no tener que soportar el peso del hombre y que pueda subir sin inconvenientes por la escalera, pero aún así se preparó mentalmente para ello. Incluso vio si había lugar dónde amarrar el cable, no tuvo opciones.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Dom 05 Ago 2018, 05:28

Fue en el mismo segundo en que Phoenix puso un pie afuera que sentí como el mundo se me venía abajo. La deshidratación estaba pasando factura y faltó muy poco para desvanecerme ahí mismo, pero saqué todas las reservas de mi fuerza de voluntad para no hacerlo, porque ese hubiera sido mi final y quizás también el de la mujer. Me vi en la necesidad de poner una mano contra la pared para sostener mi propio peso y de respirar un par de veces profundamente para llevar el suficiente oxígeno a mi cerebro.

No ahora, Nicholas. No ahora─ me advertí a mí mismo en su susurro para luego darme una bofetada suave en cada mejilla.

Una vez me vi recompuesto, al menos lo suficiente como para seguir adelante, miré hacia atrás y Phoenix ya no estaba al alcance de mi vista, pero los muertos sí que empezaban a aparecer emitiendo sus sonidos de ultratumba. Tenía la ventaja de que esas cosas no son muy hábiles subiendo escaleras, así que por cada escalón que subían, resbalaban dos más, lo que me daría tiempo suficiente para escapar sin tener que utilizar mi arma. Sin embargo, para retrasarlos aun más, arranqué una silla metálica de la pared de obstáculos que servía como bloqueo y se las arrojé a los comecerebros. Derribé a uno, haciéndolo rodar todo lo que había conseguido subir, pero quedaban por lo menos otros cuatro ascendiendo en busca de mi cuero.

Un cable pasó por la ventana y supe que ella lo había aventado. Asomé la cabeza y la vi arriba, con el cable en la mano. Sin pensarlo más tiempo, atravesé la apertura que yo mismo había abierto, teniendo precaución para no cortarme. Con los dos pies puestos sobre el endeble soporte metálico de la salida para incendios y las dos manos firmes agarrando el cable, empecé a subir en dirección a Phoenix. La vaina se tambaleaba peligrosamente a causa de mi peso. Mi ya de por sí pálida piel perdió color al mirar hacia abajo y ver mi posible destino quince metros hacia el suelo. Le temía a las alturas, era una sensación horrible. Sentía que en cualquier momento todo se derrumbaría y ambos acabaríamos con las piernas rotas o el cráneo astillado.

No me sueltes─ pedí con voz temblorosa. Inmediatamente me arrepentí de decir eso. Parecía débil por esas palabras, pero es que hasta el asesino más letal se ablanda en las alturas si tiene acrofobia.

Lentamente llegué hasta donde estaba ella. La abracé con fuerza, al menos la poca que me quedaba. No quería volver a pasar por esa escalera de incendios, así que mejor entrar en ese apartamento aunque fuese peligroso. Y así lo hicimos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Phoenix Hemmer el Miér 08 Ago 2018, 14:23

Se asomó para observar a Nicholas. Allí estaba. Escuchó cómo el hierro oxidado se quejaba con el peso del hombre. Elevó una rápida plegaria para que aquello no caiga. Las consecuencias de que todo se desmorone eran horribles ahora que pensaba nuevamente en ello. Sostuvo con fuerza el cable, sintiendo la presencia de su compañero sosteniéndola del otro lado. Lo observó. No se veía bien. En ningún momento se lo vio bien en realidad pero era algo diferente. Pudo percibir el miedo o inseguridad que traía. Y el ruido de las escaleras no ayudaba en lo más mínimo a aminorar las tensiones.

—  Ya casi estás.

Se esforzó por sostener con más firmeza el alargue, temía que en cualquier momento las escaleras cedan y tenga que poner en práctica su fuerza física, mental, emocional, y llamar a todas las fuerzas existentes para sostenerlo.

Una vez estuvieron en el mismo piso, Phoenix sintió alivio. Pero antes de suspirar se encontró con su compañero aún tenso frente a ella y la sorprendió con un abrazo fuerte. Su mente recalculó unos pocos segundos antes de corresponder. Comprendió que tal merecía ser reconfortado. Había muchos motivos posibles, no iba a inmiscuirse. Y por qué quejarse, Phoenix disfrutó esa demostración de afecto.

—  Ya pasó. Con cautela iremos bien. Y pronto encontraremos agua y comida.

Por alguna razón Salem ya no estaba en escena. Phoenix lo buscó con la mirada. La puerta de salida de la habitación estaba cerrada. Se veía un conducto de ventilación en la esquina de una pared. Supuso que ahí se había metido. Se agachó para ver por el agujero, era inútil, estaba muy oscuro.

—  Seguro encontró algo importante. Pero no cabemos por ahí. Seguiré yendo adelante. Si sientes mal cuerpo... Mejor dicho, si ves que empeoras, me avisas. Vamos a ir un paso por vez.

Abrió con cuidado la puerta de salida. Esperó encontrar el pasillo de las viviendas pero olvidó que estaba en una habitación que parecía una oficina. Continuaban los ambientes de la casa. Un caminante colgado del techo se bamboleaba de un lado a otro. Aparentemente el inquilino se suicidó pero terminó convirtiéndose.

—  Dejémoslo.

Fue a la cocina. Rebuscó rápidamente. Encontró una bolsa de arroz, especias y medio frasco de miel con aspecto dudoso. Tomó una cuchara y la clavo con énfasis en la durísima miel, luego se llevó la porción a la boca y degustó.

—  La miel no vence ni cambia el sabor, es cierto eso. Sólo está seca. Cómete todo. Yo voy a explorar las otras habitaciones. Y cuando estés listo, seguimos.

Creyó apropiado hacer una pausa, aprovechando que la única amenaza colgaba de una cuerda graciosamente. Aparte, le dolían las piernas y estaba nerviosa por los peligros que vendrían. Ya podía oír a una horda pequeña en el pasillo. Al menos no parecía haber vivos allí.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Nicholas Robles el Sáb 11 Ago 2018, 20:08

No le presté atención a lo que había a mi alrededor. Siempre era lo mismo: cosas sucias, abandonadas y sin valor alguno para potenciar la posibilidad de supervivencia. Una oficina como cualquier otra, sin nada que destacar más allá de las escasas manchas de sangre en las paredes. A lo que sí le presté atención fue a los sonidos que había en el exterior. Sonaban los lamentos de un caminante relativamente cerca, uno que acabábamos de despertar por el ruido que hicimos al entrar. Traté de advertirle a Phoenix de lo que estaba oyendo, pero fue demasiado tarde, ella ya había abierto la puerta, sólo para hallar que el muerto en cuestión yacía colgando del techo. Quién sabe cuánto tiempo llevaba ese pobre diablo ahí pendiendo. Acercarse a acabar con su sufrimiento podría ser una mala idea, por la posibilidad de una mordedura accidental, así que estaba de acuerdo con dejarlo ahí, pero había algo en ese tipo que me daba un muy mal presentimiento: tenía una herida de dientes en su pierna izquierda. Quizá mordieron al hombre y en su ingenuidad se suicidó creyendo que eso lo salvaría de convertirse en una de esas cosas. Pero lo que me preocupaba era ¿quién lo mordió?

Seguí a la norteña hasta la cocina. La miel era una buena fuente de alimento en estos días, pero comer sólo eso podía caer pesado al estómago, sobretodo estando así de seca. Por eso sólo comí unas tres o cuatro cucharadas del manjar dulce, como para reponer fuerzas en vísperas a lo que se avecinaba.

Deberías comer tú también un poco─ sugerí pasándole la cuchara.

Mi voz estaba siendo opacada por los lamentos cada vez más intensos del cadáver colgante. ¿Pero acaso no estaba haciendo demasiado ruido esa cosa? Caí en la cuenta de que no era sólo uno el que gemía con intensidad, sino varios de ellos al otro lado de la puerta principal, en el pasillo del edificio. No sabía si consiguieron derribar el bloqueo en las escaleras o si ya estaban ahí antes del bloqueo, pero eso no importaba, lo importante es que eran muchos, demasiados. No podíamos salir a ese pasillo y no podíamos subir por las escaleras de incendios. ¿Qué íbamos a hacer entonces? Tal vez la respuesta estaría en lo que el gato haya encontrado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ride. // Nicholas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.