• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Y ahora llegan los problemas [Harry Sforza]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

16 de julio de 2015
Mariposa (mapa), California

Ni sé si encontraré lo que busco, maldita sea... — caminé hasta quedar frente al capó del jeep, coloqué el mapa sobre este y comencé a mirar con atención qué era lo más cercano que había a mi posición. Se trataba de un pueblo, uno pequeño de menos de 2.000 habitantes: Mariposa. Estaría bien porque no habría demasiado población infectada, pero desconocía si encontraría gasolina para el coche, que me había dejado tirada en mitad de la nada. Solía ser muy pacífica, pero no me importaría pegarle una buena patada en el culo a quien usó el vehículo y luego no lo aprovisionó, se suponía que siempre había que hacer eso.

Con las manos en mis caderas me giré para mirar a mi alrededor, el pueblo en cuestión no quedaba lejos, podría llegar volver antes de que anocheciera, el problema era que no me sentía del todo segura al hacerlo. Lo que se había convertido en una sencilla misión de reconocimiento de los alrededores iba a acabar en algo mucho más complicado. Pero no sería la primera vez que me enfrentaba a algo así, y aún seguía viva, debía confiar más en mi misma, ¿no? Decidido, me acercaría a Mariposa.

Algo más de una hora más tarde por fin comenzaba a ver los edificios de aquel pueblo, sonreí al ver un cartel que señalaba una gasolinera no muy lejos de mi posición, tan solo esperaba que en aquella aún quedase combustible, o que funcionara la bomba del surtidor, cosa que no solía ocurrir demasiado... Ya había dado con un par de lugares en los que aún quedaba gasolina, pero con mis medios era imposible de sacar.

Me preguntaba si en Silver Lake, a estas alturas, se habrían percatado de mi ausencia. No había avisado a nadie de mi marcha porque sabía que querrían haberme acompañado y por ahora prefería seguir sola. ¿Que si aún lo prefería?, sí, mientras las cosas no se complicaran aún más. Garrafa en mano fui capaz, por fin, de llegar hasta la dichosa gasolinera y sin encontrarme con ni un solo zombie. Eso me agradaba, aunque no me tranquilizara del todo, seguía alerta por lo que pudiera pasar. Una vez junto al surtidor, comprobé que este funcionara y ¡lo hacía!

Por fin algo de suerte — guardaría la ubicación de aquel lugar y más tarde se la pasaría a Nicholas, para que enviara a algún grupo en busca de más gasolina, pues no se trataba de algo fácil de obtener en aquellos días. Mientras se llenaba la garrafa observa mi alrededor con atención, el aroma a gasolina inundaba mis fosas nasales mientras que yo me fijaba en la fachada de uno de los edificios, me había parecido ver algo; habría jurado que había alguien observándome tras una de las cortinas y que esta se había movido cuando yo puse la mirada en ella. Dejé la manguera en su sitio para marcharme de allí lo más rápido posible, lo último que necesitaba eran más problemas, pero ah no... Estos llegaban ya. Fue cuestión de segundos, volví mi rostro en otra dirección, a tiempo para evitar un golpe fatal.

La criatura en sí parecía uno de esos seres, un zombie más, pero no lo era, se trataba de otra de las atroces criaturas de Umbrella. Portaba una llave inglesa y trataba de golpearme una segunda vez. Me tiré al suelo y pateé sus piernas para hacerle perder el equilibrio, la criatura en sí cayó al suelo mientras que yo me ponía en pie. Tal vez no fuera muy astuto por mi parte, pero así era yo. Golpeé la llave de tal forma que quedase lejos del zombie y me lancé a por él sujetándole las manos. Quedé sentada sobre sus brazos sujetando su cabeza con ambas manos para examinarla.

¡Dios santo! — exclamé porque no había palabras. Rápidamente puse fin a aquello, incrustando la hoja de mi cuchillo en su sien. El zombie, o lo que fuera tenía el rostro desfigurado, lleno de ojos. Me puse en pie para ver que no estaba sola, venían más. — Ahora si que me arrepiento de venir sola... — susurré a la vez que corría hacia el interior de la cafetería de la gasolinera. Aquel primer ataque no había sido más que una distracción para rodearme. La cafetería aparentaba desierta, corrí hacia la cocina, cerrando tras de mi, no tardarían en llegar. En el fondo de aquella estancia había un ventanuco, en la parte alta, era pequeño, pero lo suficientemente grande como para poder salir yo por él. Me subí a la encimera, golpeé el cristal hasta que rompió, despejé los cristales rápidamente, como mejor podía y me impulsé para saltar por la ventana, todo eso mientras que escuchaba los ruidos al otro lado, estaban ya ahí. Caí al suelo de un aparcamiento trasero, llevándome un buen golpe en el costado. — Mierda... — maldije llevándome una mano a a zona, dolía a rabiar, pero no podía detenerme allí.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Hacia meses que habia decido parar. Que habia decido parar de buscar. La había encontrado una vez pero el que fuera posible hacerlo otra vez era muy dificil. Hace dos meses que habia llegado a aquel pueblo. Mariposa se llamaba. Los edificios no era muy altos y decidi hacerme con uno. Fue asi como gaste las ultimas balas de mi M-16 en aquel lugar pero podía asegurar que estaba libre de zombies. Me llevo un tiempo quitar todos los cadaveres del edificio. Luego lo fortifique en todas las posibles entradas y salidas. Solo había una. Las escaleras de emergencia y justo debajo de ahi se encontraba el jeep. Cada día dormía en una habitacion del edificio distinta. No era muy alto cuatro plantas y cuatro apartamentos por planta. Donde escoger tenia al menos. Todos los dias salia a buscar suministros, ya fuera por el mismo pueblo o saliendo del mismo.

Mientras meditaba en todo esto me estaba vistiendo, porque tambien intentaba buscar ropa para poder cambiarme; una vez vestido cojo el hacha y echo un vistazo por la ventana cuando veo una figura femenina en la gasolinera. ¿En serio habia alguien aqui? Giro la cabeza y veo una gran numero de zombies y entre ellos un bicho de los grandes. Aquella chica necesitaria ayuda.

Sin pensarmelo mucho salgo por las escaleras de emergencia y salto encima del jeep. Voy corriendo hasta allí. El lugar más fácil sería ir a traves de la cafetería y sobre todo sin llamar la atención. Menos mal que me conocía bastante bien este dichoso pueblo.Una vez llegó a la altura de la cafetería me freno y entro despacio en el aparcamiento trasero. Se escuchaba de fondo a los zombies y justo en ese momento escucho cristales romperse y un golpe seco. Voy corriendo y por unos segundos me quedo de piedra. No podía ser. El destino estaba jugando conmigo. Hacha en mano voy caminando hacia ella tendiendole la mano. Ya habría tiempo de hablar porque lo importante ahora era correr.
-Lo mejor será correr si no quieres ser comida para zombies

Volver arriba Ir abajo

Aún me encontraba en el suelo del aparcamiento, respirando con fuerza tras el golpe. Me puse en pie y examiné el costado: no había herida alguna, tan solo el golpe, nada grave, curaría en un par de días, si es que lograba salir de allí con vida. — Genial — me llevé una mano a la cabeza mientras que examinaba el aparcamiento. Lo más seguro es que allí no quedase ni un solo coche que pudiera funcionar y lo peor era que me había dejado la garrafa de gasolina atrás. La situación mejoraba por momentos.

Harry — susurré sorprendida al ver allí a mi prometido. ¿Era producto de mi imaginación? Sujeté su manos con fuerza para ayudarme a ponerme en pie. Era él, esa forma de sujetarme, sus manos... me conocía cada centímetro de su piel como la palma de mi mano. — Necesito esa garrafa de gasolina, mi jeep no está muy lejos de aquí — señalé en la dirección de la que venía.

No sabía qué hacer, y se notaba en mi expresión de desesperación. En aquel momento solo podía sentir un fuerte cosquilleo en el interior de mi pecho al volver a ver a Harry de nuevo, quería abrazarlo con fuerza, pero aquel no era el momento. Entonces me limité tan solo a apretar su mano con fuerza, no quería volver a perderle.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

La agarro con fuerza y la escucho mirando de donde viene. Con esos caminantes por ahi seria complicado pero si era importante para ella tendria que hacer algo.
-Corre por ese agujero en la pared que esta despejado. Yo los distraigo y voy a por tu jeep. Esperame en la farola roja que hay detras.
Hacha en mano voy hacia donde me indico. Se supone que estaba enfadada con ella y aun asi la salva de unos caminantes e iba a recuperar una cosa para ella. Si es que era medio tonto. No, no era eso. Estaba enamorado. Comienzo a darles hachazos a los zombies que me voy encontrando y hasta coger la garrafa y correr hasta el jeep. El cual arranco sin dudarlo dirigiendome hacia donde le dije a Ashley que me esperara.

Volver arriba Ir abajo

Está bien — pero antes de dejarle ir, sujeté su mano con más fuerza. — Te espero, vuelve por favor — prácticamente se lo supliqué. No podía volver a pasar ppr aquellos meses otra vez, no podía perder a Harry de nuevo, no después de todo lo que había pasado, necesitaba tenerle a mi lado.

Corrí en laa dirección que mi prometido, al menos eso creía, me había indicado, me colé por el interior del agujero y veloz salí hacia la siguiente calle, en la lejanía no tardé en ver la farola a la que Harry me había enviado. Sentía que esos malditos me pisaban los talones, así que corrí veloz, con todas mis fuerzas.

Harry tardaría algo más que yo en llegar, ya que el jeep quedaba algo lejos. Nada más llegar hasta mi objetivo me di la vuelta y vislimbré a un par de esos seres, por un lado era un alivio ver que me habían seguido pocos, por el otro temía por Harry, pues si no estaban allí ahora es que habían ido tras él.

Desenfundé mi glock y apunté a esos seres, tal y como Harry me había enseñado en un par de ocasiones, apunté y presioné el gatillo, varias veces. Gasté un total de cinco balas, pero mis dos enemigos cayeron antes de tocarme a mi. Ahora el problema iba a ser el ruido.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Acabo llegando al jeep de Ashley y lo arranco rapidamente acelerando. Por suerte me sabia el camino de sobra para llegar a donde le habia dicho a Ash. Una vez alli freno de golpe.
-Vamos sube antes de que vengan mas
En cuanto lo hace la miro y arranco a toda velocidad dispuesto a dejar a todos esos seres atras lo antes posible. Llego al callejon donde se encontraba mi jeep y bajo del jeep de Ashley.
-Aunque los hayamos despistado un poco nos seguiran y estaran por la zona.
Me subo a la parte trasera de mi jeep.
-Sera mejor que vengas conmigo arriba. El edificio es seguro y esta escalera es la unica forma de entrar al mismo

Volver arriba Ir abajo

No Harry, no podemos quedarnos aquí — en cuanto llegó con el jeep, recogí el bidón de gasolina para echarle un par de litros al jeep, rápida volví a guardarlo en la parte de atrás. — Hay gente que me está esperando y no puedo simplemente quedarme aquí — debía volver a Silver Lake, llevar la gasolina y... aunque apenas hubiera encontrado nada, no podía dejarlos sin saber sin mi, luego lo pasaban mal.

Esas cosas... nunca había visto nada similar, debo ponerlos alerta y debería encontrar comida y otros útiles, no puedo perder el tiempo escondiéndome de esas cosas — guardé las cosas y me dirigí a la parte delantera del vehículo para recoger mis armas.

Debo ir a otra parte segura de la ciudad, evitar a esas cosas, o ir a otro pueblo no muy lejos de aquí... — sí, aquel era el mejor plan. — ¿Me sigues? — pregunté antes de subir al jeep. Esperaba que sí, necesitaba estar con él de nuevo, pero entendería que estuviera enfadado conmigo aún, después de todo lo que pasó.

Me subí en el jeep y arranqué para salir de allí lo más rápido posible, esas cosas ya estaban llegando al callejón, atropellé a una de ellas sin importarme lo más mínimo. Aceleré y conduje a toda velocidad fuera de ese lugar, seguiría los mapas hasta el siguiente pueblo, ya que los zombies podían ser un problema, pero esos seres, eran mucho peores y aquel lugar estaba infestado de ellos.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Escucho lo que dice. Su tiempo me habia costado establecerme aqui y convertirlo en un lugar seguro como para irme ahora e intentar hacer lo mismo en otro sitio. Lo dificil era establecerse en un sitio. Quien me mandaria a mi salir aquel día. No me tendría que haber movido de aquel lugar. Cojo aire y suspiro.
-Arranca y da la vuelta hasta la entrada principal del edificio nos vemos alli
Salto hacia la escalera y rapidamente voy hacia la zona seguro del edificio. En las dos bolsas militares que tenia empiezo a meter recursos como comida en lata que habia encontrado sobre todo y utiles de primeros auxilios además de algun que otro libro tambien. Cojo tambien la mochila y corro hacia la entrada principal apartando la barricada justo cuando salgo veo al jeep con Ashley dentro y corro a toda velocidad hacia el. Tiro las dos bolsas al jeepp y me subo yo a la parte de atras del mismo mirando al edificio que habia sido mi hogar ese tiempo. Ahora sería empezar otra vez en otro sitio.
-¿A donde se supone que vamos?

Volver arriba Ir abajo

Aquella situación estaba resultando de lo más dolorosa. Tiempo atrás cuando nos reencontramos fue todo muy diferente, perder una vez más a Harry, buscarlo... pero en esta ocasión, parecíamos dos completos extraños que se reencontraban tras muchos años atrás.

Paré el jeep para darle tiempo al que era o había sido mi prometido a subir al coche, esos segundos se me hicieron eternos y cuando logró subir... solté el embrague y pisé el acelerador para salir lo más rápido posible de allí.

Miré a través del espejo retrovisor a Harry, estaba en la parte de atrás junto a dos mochilas.

Primero debemos salir de aquí... — conducía hacia las afueras de aquella ciudad, una vez en carretera sentí que por fin podía volver a respirar tranquila. — Silver Lake, es un asentamiento en el que estoy ahora — detuve el coche en seco en mitad de la carretera, ya rodados por la nada. — ¿Qué vas a hacer tú? — pregunté muy seria, sin saber si era la mejor pregunta o qué debía hacer ahora.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Era obvio que lo primero era salir de alli. Este tiempo sion ella habia sido muy duro y no me esperaba el volver a verla despues de tanto tiempo. Cuando por fin habia pasado el peligro me dice a donde vamos y me hace la pregunta clave. La miro fijamente. Por un lado aun seguia dolido por haberme mentido en su relacion al trabajo con Umbrella pero tambien sabia que lo habia dejado y que desde entonces no tenia contacto. Eso la convertia en un objetivo. Era mi Ashley. Mi pequeña princesa. Esa de la cual me enamore nada mas verla. Esa misma con la que me habia comprometido y que nunca llegue a casarme. El tenerla cerca de nuevo. Me bajo de la parte de atras del jeep y me meto en el asiento del copiloto mirandola.
-Ashley...
Muevo una de mis manos y le acaricio una de sus mejillas para luego besarla en los labios dulce y suavemente. Eso respondia a su pregunta.

Volver arriba Ir abajo

Aquellos segundos en silencio podrían haber acabado conmigo. Sí, casi podía sentir cada latido de mi corazón en el pecho o incluso como me faltaba hasta el aire. Yo sabía que no había hecho nada bien. Había metido la pata hasta el fondo con Harry, pero después de todo por lo que habíamos pasado aquello no podía simplemente terminar como si nada.

Harry yo... — empecé a decir cuando subió de nuevo al vehículo, pero no me dejó continuar hablando de ello. Sujetó mi rostro entre sus manos y me besó como había hecho tantas veces atrás y como solo él sabía hacer para reconfortarme.

Sujeté sus manos con las mías, llenando de caricias su piel a la vez que me fundía con él en aquel beso tan intenso y deseado por mi durante tanto tiempo, prácticamente desde la última vez que nos habíamos visto, que a mi juicio parecian haber pasado siglos.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Aquel beso lo habia esperado durante mucho tiempo. O mas bien lo habia vuelto a esperar porque era la segunda vez que me pasaba algo parecido. No me queria separar de los labios de Ashley. El sentirlos de nuevo junto a los mios y de esa forma era algo que me reconfortaba por dentro. Tras un largo rato acabo separandome mirandola a los ojos mientras acaricio su mejilla.
-Te amo Ashley y siempre te voy a amar.No entendere porque estabas con ellos pero al saber que ya no estas me alivia. Solo te pido una cosa. No mas secretos entre nosotros. Estoy aqui contigo para cualquier cosa y no voy a permitir que nadie nunca jamas te haga daño
Mirandola a los ojos con cara de enamorado mientras una de mis manos estaba en una de sus mejillas y la otra sobre su cintura.

Volver arriba Ir abajo

Harry y yo a ti, créeme, nunca he tenido algo tan claro. Trabajaba con ellos porque no sabía realmente a qué se dedicaban... — trabajar para Umbrella había sido mi sueño muchos años atrás, se suponía que era la gran empresa farmacéutica, que sería un enorme logro para mi. Cuando empecé a trabajar con ellos hacía investigaciones principalmente sobre medicamentos, efectos, posibles mejoras... cosas que creían que se usaban en beneficio de la población y hasta ahí todo iba bien.

Creía que era algo bueno... — mi mirada se quedó en blanco. Los últimos meses mi trabajo cambió allí, me colocaron en una nueva ubicación dentro de la compañía, investigaciones sobre regeneración celular, proyectos pequeños aislados que creía que servirían para nuevos fármacos y que ayudaron seguramente a la creación del virus T. Jamás me perdonaría por ello. Finalmente huí, cuando lo descubrí todo me largué y jamás volví. Seguramente ahora si descubrieran que seguía con vida me matarían.

Pero no era bueno y no sabes cuanto me arrepiento de ello — mis ojos estaban llenos de lágrimas, rodeé sus hombros y apoyé mi frente sobre la suya. — Así que de verdad que ahora intento compensar mis errores — las lágrimas comenzaron a caer por mis mejillas. Trabajar para Umbrella había sido el mayor error de mi vida y ahora trataba de arreglarlo. — A veces siento, después de todo lo que ha pasado... que no te merezco — acaricié su rostro, no me podía creer que estuviera allí de nuevo, pero ahí estaba él y le necesitaba tanto...


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Escucho sus palabras mientras la miraba a los ojos. Sabia que estaba siendo sincera. La conocia demasiado bien. Le acaricio las mejillas secandole las lagrimas y luego la abrazo fuerte contra mi pecho acariciandole el pelo.
-Tranquila Ash...eres la mejor persona que he conocido en mi vida y con la que quiero compartir el resto de mi vida. Voy a estar a tu lado
La abrazo con mas fuerza contra mi dandole besos en el pelo y luego sonrio separandola de mi. La miro a los ojos por unos instantes.
-Te vas a reir de mi pero...
Habia algo que aun conservaba.Algo que tenia desde hace mucho tiempo. Salgo.Rebusco en una de las mochilas y vuelvo a la parte delantera del coche con una pequeña. La abro.En ella dos anillos. Los anillos que nunca llegamos a usar. Porque nunca nos llegamos a casar pero eso se habia acabado.Cojo el anillo destinado a Ashley y le cojo su mano.
-Ashley Jones. ¿Me quieres a mi Harry Sforza en todo lo que la vida nos depare como esposo?
Digo todo esto mirandola a los ojos.

Volver arriba Ir abajo

Por supuesto que sí — me eché a reír, aún con los ojos llenos de lágrimas. Apenas pensé mi respuesta, era algo que tenía más que claro, quería estar con él, todo lo que me quedase de vida. — Todo lo que esté por venir Harry, quiero compartirlo contigo — observé los anillos en sus manos. Sujeté en mis dedos la suya y le miré fijamente mientras que acariciaba su mano. — No son tiempos fáciles, ni si quiera sé qué será de mi dentro de una hora, un día, dos... pero sí que sé que te necesito a mi lado y que quiero estar contigo, lo que nos quede de vida, luchar juntos... ¿qué me dices mi vida? — sujeté el anillo entre mis dedos para colocárselo.

Después de todo por lo que habíamos pasado... solo tenía claro que no quería volver a separarme de él.


Silver Lake - Gracias Octavia:

Volver arriba Ir abajo

Escucho su respuesta y ya sabia yo que se iba a reir pero cuando la escuche le puse el anillo sin pensarmelo dos veces y cuando ella comenzo a hablar.
-Claro que si. De aqui a la eternidad junto a ti
La miro acariciandole la cara para secarle las lagrimas y vuelvo a besar sus labios. Esos labios en los que se me hacia tremendamente facil perderme y de los cuales nunca me queria separar una vez que comenzaba a besarlos.

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.