• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo, esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, sino... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 14 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Agent 4.0, Dante De Witt

[ Ver toda la lista ]


Élite
Sailor Moon SacrificeMagic WordsDetermination (Undertale)Lacim TenebrisTime Of HeroesCrear foroExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Survive | Samantha's memories

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Survive | Samantha's memories

Mensaje por Samantha A. Howlett el Mar 13 Feb 2018, 14:05

Nightmare


19 de Diciembre, 2012
Estábamos en casa, desayunando, como cada mañana. Siempre teníamos la misma rutina, aunque Jack tuviese aún dos horas más para seguir durmiendo, él se levantaba, me preparaba un café y se sentaba conmigo a desayunar, porque sabía que no había nada que odiase más que desayunar sin ningún tipo de compañía. Mi taza del café se cayó al suelo de un momento a otro, la puerta y las ventanas empezaron a temblar. Yo corrí en dirección a la entrada, donde se situaba un pequeño armario en el que escondía mis cosas. Saqué del interior una pistola, comprobé que tuviese munición mientras le gritaba a mi hermano que se alejase de las ventanas y que se metiese debajo de la mesa. Me gritaba diciéndome que podía ayudarme, que no era un niño pequeño, que sólo había nacido tres años más tarde que yo y que en condición física me superaba. Entonces me planteaba muy seriamente darle una buena bofetada para que dejase sus berrinches y se protegiera.
La casa volvió a temblar dos veces seguidas, la lámpara del techo se tambaleó hasta que finalmente cayó encima de la mesa y nuestros desayunos. Jack se asustó, me miró disculpándose con la mirada, había estado a punto de ser aplastado por aquella lámpara. Corrió hacia una de las ventanas para ver de dónde procedían todos esos ruidos y esos temblores. Yo le repetía una y otra vez que se alejase de las ventanas mientras examinaba el interior de la casa con precaución pero con rapidez.

Todo pasó muy rápido, sólo le escuchaba decir que había soldados en el exterior y gente muy agresiva, mientras tanto las explosiones se sucedían una tras otra. Me enfadé con él, era un auténtico idiota cuando quería, me acerqué, quería tirarle de las orejas y decirle que se escondiera pero no llegué a tiempo. La última explosión cayó cerca de nuestra posición reventando así todas nuestras ventanas. Él se cubrió la cara con los brazos pero el impacto nos echó de bruces contra el suelo.
Intenté levantarme, buscar su cuerpo con la mirada pero la conmoción me impedía centrarme en la realidad y el pitido de mis oídos me impedía pensar con claridad. Aún así saqué fuerzas y me levante. – ¡Jack! – Mi grito fue desesperado, no escuché respuesta. Volví a gritar pero los disparos exteriores y la cantidad de ruido y gritos hacían aquello mucho más complejo. Empecé a buscarle y le encontré inconsciente tres metros a mi izquierda. Le tomé el pulso, seguía con vida. Busqué un modo de hacerle reaccionar, necesitaba que se despertase para poder escapar, pero no tuve suerte.

Alguien empezó a golpear la puerta, hice caso omiso, mi prioridad era Jack. Tumbaron la puerta y cuatro hombres con el uniforme del ejército de los EEUU entraron en el interior. – Señorita, somos del ejército,  necesito que salga de aquí. Tenemos controlada la situación, estamos en zona declarada en peligro. Nos llevamos a todos los supervivientes a la base, necesito que colabore. – Me negué, no me iba a ir de ahí sin Jack. Intenté razonar con ellos, pero insistían en que evacuarían primero a los supervivientes que se pudiesen valer por sí mismos y que regresarían a por los cadáveres después. Jack tenía pulso, no era un cadáver. No entendía nada de lo que pasaba, empecé a forcejear con ellos pero eran cuatro. Me sacaron a rastras de ahí, yo pataleaba e intentaba soltarme de su agarre. – ¡Dejádme, soy un S.W.A.T! ¡Soltádme imbéciles! ¡Estoy en vuestro bando!– Me sacaron de ahí y la impotencia hizo mella en mí, no podía ayudar a Jack.

Me soltaron de golpe, escuchaba por sus walkies que salieran de ahí cagando leches, que el edificio había sido invadido, que sacasen sólo a los supervivientes que habían conseguido encontrar, que no podían hacer más por el resto. Una serie de gruñidos ocuparon el otro lado del pasillo, 20 o más personas con un aspecto realmente horrible se acercaron, no eran supervivientes, iban en nuestra busca.
Cuanto más los veía más me percataba de que no estaban de nuestro lado y de que ya no tenían vida alguna aunque sus cuerpos se moviesen. Intenté volver a por Jack pero me empujaron y me sacaron de ahí a rastras, de un golpe en el pómulo uno de los soldados me dejó casi inconsciente. Lo último que escuche fue como uno de ellos le decía a otro que disparase al hombre que habían encontrado conmigo en el apartamento.


So many years, too many battles, we've finally arrived.:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.