• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Sayaka Bell, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsBarbara Temple #Recuerdos FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
Barbara Temple #Recuerdos Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500Barbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5XcBarbara Temple #Recuerdos SH3v5Xc

Barbara Temple #Recuerdos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Barbara Temple #Recuerdos Empty Barbara Temple #Recuerdos

Mensaje por Barbara Temple el Miér 06 Jul 2016, 02:09

Barbara Temple


Diciembre de 2012, Nueva York.
Se trataba de una pequeña tienda de alimentos, ¿qué era lo peor que podía pasar?

Yo te cubro pequeña — susurró él con su voz ronca, así que me limité a asentir mientras que pasaba al interior de la tienda, armada con nada, ya que había perdido todas mis armas, entre ellas mi reglamentaria que tristemente se había quedado si munición tiempo atrás, la habría conservado para ver si conseguía más munición, pero esos malditos muertos...

Gracias y te lo agradecería aún más si me llamaras por mi nombre — le dediqué una mirada llena de cansancio, pues no era la primera vez que le rogaba que me llamara por mi nombre, le había dado tres opciones: Barbara, Barb o Temp, y no era capaz de utilizar ninguna de ellas. Él se encogió de hombros y con una de sus pesadas sonrisas se dedicó a cubrir la entrada del local mientras que yo iba a los estantes en busca de comida. Ambos nos moríamos de hambre y dada la situación seguro que a nadie le importaba que desaparecieran un par de sobres y alguna que otra botella de agua.

Me encontraba revisando los estantes cuando repentinamente comencé a escuchar ruidos, él forcejeaba contra un par de caminantes, así que no me lo pensé dos veces y comencé a correr en su dirección para ayudarle. Lo primero que vi para defendernos fue una de esas botellas de cristal de agua. Cuando apenas nos separaban un par de metros, de la nada salieron dos caminantes a mi encuentro. La botella se la estampé en la cabeza al primero que se me acercaba y acabé con él, ¿pero y el segundo?

Retrocedía lentamente mientras que escuchaba como el chico forcejeaba contra otro de los monstruos. — ¡Eh pequeña! — exclamó de golpe él, cuando miré en su dirección solo vi como lanzaba el machete por el suelo, pasándolo por debajo de uno de los estantes, en mi dirección. Cuando llegó hasta mi pasillo lo recogí del suelo, momento en el que el zombie se lanzaba a por mi. Alcé el machete hasta su cabeza y dejé que se lo clavara él solo con la propia fuerza que ejerció. Cuando el no muerto cayó por fin al suelo retrocedí. El chico no tardó en llegar hasta mi, atravesando el pasillo velozmente, ya que se había quitado de encima a los otros zombies. — ¿Estás bien? — preguntó. Tardé un poco en responder, aquello era... no sabía ni describir lo que sentía, por lo que me limité a asentir.

Será mejor que lo lleves ahora tú... — dijo refiriéndose al machete ensangrentado, el cual sujetaba con todas mis fuerzas. Lo miré fijamente, parecía preocupado de lo que pudiera pasarme, pero seguía siendo un arma, así que volví a asentir de nuevo, aceptando el arma, realmente me haría falta.


Volver arriba Ir abajo

Barbara Temple #Recuerdos Empty Re: Barbara Temple #Recuerdos

Mensaje por Barbara Temple el Sáb 06 Abr 2019, 23:06

Barbara Temple


31 de Dciembre de 2012, Nueva York.
Mis manos temblaban ligeramente, como consecuencia de todo lo que había visto en los últimos días. El haz de luz se movía ligeramente por culpa de ese temblor, así que obligué a mi mano izquierda a sujetar la derecha. Respiré hondo y traté de tranquilizarme. Debía hacer aquello, por más que me pesara.

¿Sarah? — la puerta estaba cerrada con llave y esa era buena señal. Gracias a que tenía una llave pude pasar al interior del apartamento. El pasillo estaba como siempre, con el mueble recibidor a un lado, su espejo... y un par de zapatillas que sabía que pertenecían a Eric y Samuel. — Soy yo, Barbara, ¿chicos? — paso tras paso fui avanzando, pensando en que no vi las zapatillas de Sarah. Tragué saliva... solo esperaba no encontrarlos...

Oh Dios mío, no... — me llevé ambas manos a la boca a la vez que comenzaba a sentir mis ojos húmedos y las lágrimas resbalaban por mis mejillas. Samuel salió del salón, su rostro estaba pálido y decaído. Su piel llena de heridas y arañazos. Sus ojos estaban inyectados en sangre y su boca sucia... el que fue mi cuñado comenzó a gruñir y entonces corrió en mi dirección. Lo evité como mejor pude a la vez que corría por el pasillo, el jarrón que trajeron de unas vacaciones en Egipto cayó al suelo haciéndose mil añicos, Samuel, que estaba descalzo pasó por encima sin inmutarse en lo más mínimo. Ambos caímos sobre la antigua mesa del despacho de Sharon, forcejeando, tratando de evitar que Sam me mordiera.

Estiré mi mano hasta sujetar la pantalla del ordenador de mi hermana y golpeé su cabeza con todas mis fuerzas, una y otra vez, incapaz de librarme de él para sacar el machete de su funda. No era consciente de que estaba gritando por culpa del estrés y los golpes. Perdí la cuenta de ellos, las lágrimas seguían cayendo y yo suplicando que mis golpes acabasen con la no vida de mi cuñado. Uno de los hombres más buenos que podía haber conocido nunca. Finalmente se cayó y Samuel cayó a un lado con el rostro desfigurado.

Lo siento, lo siento, lo siento... — sollozaba en shock, arrastrándome por el suelo para llegar hasta su cuerpo. No me podía creer que aquel hombre fuera él. — lo siento... — mi voz se rompió, dejando escapar un llanto incontrolado sobre el cadáver de mi cuñado. Un ruido me hizo alzar la mirada hacia la puerta, por un instante dejé de llorar, hasta que vi a Eric en la puerta, mirándome con sus grandes ojos azules. — Eric... no — susurré y entonces sentí aún más dolor que cuando vi a Samuel convertido en un zombie.


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.