• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsLacim TenebrisTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios

Painkillers || Ryder

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Lun 10 Ago 2015, 16:44

18 de marzo de 2015. Al noroeste de Oklahoma.
Ayer había pasado el día refugiada en una gasolinera abandonada e inhóspita. Esperaba que el día de hoy resultase más fructífero de lo que había sido el anterior, aunque tampoco me podía quejar del pasado, pues había encontrado algo de comida y bebida. Sin embargo dormir en el suelo no es que hubiera sido el culmen de un día perfecto.

Cargaba con un viejo saco militar, lo había encontrado hacía un mes y me había sido útil para guardar en él todas las cosas que había ido encontrando. Lo malo de perderme, a parte de separarme de mi grupo, había sido que casi todo cuanto tenía lo había perdido también. Mi ropa y todo cuanto tenía había desaparecido al igual que mi grupo, como si se los hubiera tragado la tierra. En el mes que había pasado desde aquello había logrado encontrar nuevos útiles. Mis armas y un par de cosas más habían seguido conmigo, pues las llevaba el día que me perdí.

La gasolinera en la que me había refugiado quedaba cerca de un pueblecito. De seguro que antes del brote tampoco había estado muy poblado. En el mapa de carretera apenas se veían dos calles y poco más. Sería más bien un lugar de paso hasta la ciudad más próxima.

A las afueras me encontré con varios edificios, lo que parecía ser un motel, un supermercado y al fondo una calle de tiendas y edificios de viviendas. Al final parecía distinguir un par de casas. El pueblo era tan diminuto que desde allí podía ver prácticamente todo. Ni siquiera se veían zombies, no a simple vista, tan solo un par a lo lejos, no supondrían problema alguno.

Decidí que lo mejor sería adentrarme en el supermercado, antes de atraer a esos dos. Allí encontraría tal vez comida y bebida. Las puertas estaban cerradas, eran las típicas que tiempo atrás se habrían deslizado hacia ambos lados cuando te acercabas. Ahora tuve que introducir entre la rendija el kukri y hacer palanca para poder colarme entre ambas. Una vez dentro me fijé en que el interior estaba bastante desordenado, había cajas, restos de basura... Todos tirados por el suelo. Allí se había debido refugiar alguien, pues frente a las cajas registradoras había una tienda de campaña medio roída tal vez por ratas o el paso del tiempo. También había restos de sangre reseca y otras sustancias esparcidas por el suelo.

Iluminé el frente con la linterna, así tendría mayor facilidad. En mi otra mano sujeté mi reglamentaria y comencé a caminar en la dirección de los estantes, con la esperanza de encontrar comida.

Aquel sitio resultaba de lo más siniestro, lograba ponerme los pelos de punta. Caminaba por uno de los pasillos cuando vi aquel cuerpo tendido en el suelo, apoyado sobre una de las estanterías que aún se mantenía en pie. Comenzó a moverse con el sonido de mis pasos, así que corrí hacia él mientras sacaba uno de mis kukris. Con ello acabaría de forma sigilosa con él, hundí en la cabeza la hoja del arma y para cuando quise darme cuenta de mi fallo la reglamentaria cayó al suelo y yo tras ella.

Otro zombie había salido de la nada y se lanzaba a por mi. El kukri también había caído a otro lado, pero estaba más cerca que la five seven que había caído bajo el hueco de la estantería. Forcejeaba con el zombie mientras que trataba de recoger el kukri. Estiraba una de mis manos en su dirección, el zombie sobre mi luchaba por morderme cuando vi a un tercero aparecer por detrás.

- Mierda... - Aquel era uno de esos momentos desesperados en los que pensaba que iba a morir. había tenido tantos... Y de todos había salido ilesa. Me estiré pataleando, pero mis fuerzas eran débiles tras el cansancio de los últimos días que había acumulado, traté de moverme para alejarme del otro. Me quejé sintiendo las afiladas uñas del zombie clavarse en mi brazo derecho y grité de puro dolor y terror cuando sentí como el zombie caía sobre mi y mordía con furia mi hombro. Abrí los ojos de par en par y algo en mi desconectó; se acabó. Mis fuerzas fallaron y el que tenía encima mordió también mi brazo.

- No... - Sollocé sintiendo un fuerte dolor en la garganta al quejarme. Grité agónica empujando a ambos. Logré coger el kukri, le di un codazo al que tenía encima, hundí el arma en la cabeza de el de detrás y le propiné una patada al segundo. No sabía de donde habían salido aquellas fuerzas, lo único que supe es que iba a morir, así que me dejé caer esta vez yo sobre el zombie hundiendo el arma sobre su cráneo, una y otra vez... Aunque no fuera necesario, aunque ya estuviera muerto, muerto del todo, aunque fuera a morir, aunque hubiera terminado todo, aunque no volviera a ver a mis amigos, a mis seres queridos... Daba igual, una pena muy honda y una rabia aún mayor se habían apoderado de mi y me cebaba con aquel ser, hasta que finalmente rompí a llorar.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Dom 16 Ago 2015, 01:38

- ¡Ya falta poco! - exclamé con alegría. Ya estaba en Oklahoma, cada vez estaba más cerca de mi destino y la euforia me invadía. También sabía que aún quedaba la parte más complicada del viaje, pero tenía esperanzas de llegar con vida a Los Angeles y trataría de seguir con calma. Era preferible llegar un par de días más tarde a no llegar porque me había convertido en una de esas cosas horribles o porque me habían devorado viva.

Guardé rápidamente mis cosas en la bolsa de deporte y la colgué a mi hombro, todo excepto mis armas y el mapa que llevaba en el bolsillo de la chaqueta. Una vez que había identificado la carretera por la que avanzaba decidí seguir más adelante. Pasé por una gasolinera en la que no quedaba nada y como el mapa señalaba que había un pequeño pueblo más adelante pensé que lo mejor sería continuar y pasar tal vez allí lo que quedaba de día. Me dolían los pies de tanto andar; en realidad no había parte de mi cuerpo que no doliera. Necesitaba descansar, lo necesitaba tanto como respirar y de paso, tal vez, hacerme con más provisiones. Pero tenía mis dudas, si ya habían saqueado la gasolinera que quedaba cerca del pueblo... Bueno, no debía perder la esperanza.

Tenía sueño, no dejaba de bostezar. Llegar hasta las afueras no fue complicado, pese a las incontrolables bocanadas que soltaba, necesitaba dormir, pero nunca había sido capaz de dormir bien estando ahí afuera. Sólo había logrado dormir bien en Pandemonium, aquella base era mi hogar y estaba totalmente convencida, debía volver allí lo antes posible.

A veces el pensar que no me dejaban regresar conseguía que me preocupara bastante, cada vez que pensaba en ello temía que me rechazaran por haberme marchado así durante aquel mes. Solo esperaba que no lo tuvieran en cuenta y que hubieran encontrado mi diario. Daba por hecho que sí, pues lo había dejado sobre mi cama adrede para que alguien que fuera a buscarme lo localizase rápidamente. Lo que sí sería penoso es que al volver nadie se hubiera percatado de mi ausencia. Pero sabía que gente como Jemma o el ruso si que se darían cuenta de que había "demasiada tranquilidad". Bueno, de él si que me lo podía esperar, pero Jemma seguro que me buscaba. «Ojalá no estén muy enfadados...»

Aproveché que había un supermercado cerca de la entrada al pueblo y fui directa a este. Tenía cierto miedo de lo que pudiera encontrar en él, pro necesitaba ir y recoger agua y comida, si es que quedaba algo aún. Cuando iba a cruzar la calle vi como dos caminantes andaban distraídos por las cercanías. Pensé que lo mejor sería distraerlos hacia otra dirección y por ello lancé una piedra lo más lejos que pude. Ambos siguieron en aquella dirección y yo corrí chocándome contra las puertas del supermercado. - Oh mierda... Se me había olvidado que estas cosas no funcionaban ya... - introduje la palanca de hierro entre ambas y presioné para abrir un poco. Con cuidado de no hacer ruido me colé en el interior.

Mi corazón comenzó a latir con una fuerza que creí que le haría explotar en el interior de mi pecho. Todo se debió al ruido que escuchaba desde el interior del local. - ¿Qué...? - me giré pensando que a lo mejor debía marcharme ahora que podía, pero no, no podía... Esos zombies estaban delante de la tienda y tuve que moverme rápidamente para que no me vieran.

Pegada a una de las paredes comencé a respirar hondo y tratar de localizar aquel ruido. Sonaba débil desde mi posición y yo me preguntaba que sería. En una primera instancia creí que podría ser uno de esos seres, pero conforme prestaba mayor atención me iba dando cuenta de que no era ni más ni menos que un llanto. Tal vez me confundiera, tal vez fuera la peor cosa con la que podía tropezar, pero me armé de valor y avancé hacia aquel pasillo. Había una luz tenue que procedía de uno de los pasillos.

- ¿Hola...? - susurré cuando giré por aquel pasillo y me detuve al ver a una mujer sentada en aquel sitio. Lloraba, a su lado tenía tres cadáveres. «Tal vez alguno de ellos fuera algún ser querido» - Hola... Yo... - al acercarme me quedé sin palabras, pues fui capaz de visualizar mejor la escena. No debía haber ningún ser querido allí, al menos no para aquella mujer. Los tres cuerpos tenían las ropas rotas y además pinta de haber llevado un tiempo muertos. Tanto su hombro, como su brazo estaban llenos de sangre. - Oh no... - susurré inconsciente al ver que la habían mordido y comprender que lloraba porque seguramente ella ya sabía que iba a morir. Los ojos se me llenaron también de lágrimas y es que me resultaba demasiado fácil empatizar con la gente o meterme en la piel de otro.

- ¿E...? - el problema es que también me resultaba demasiado fácil quedarme paralizada ante situaciones que me sobrepasaban. Si por un lado me ponía a hablar como una cotorra cuando algo me resultaba complicado o demasiado temerario, cuando otra causa era mayor yo tendía a bloquearme. Pero en aquel momento decidí que no podía permitirme aquello. Desde que había iniciado todo aquel desastre me había obligado a no caer en aquellas parálisis, ser fuerte y seguir eran lo que me habían mantenido, seguramente con vida, ahora debía ser fuerte por aquella mujer, aunque no la conociera de nada. De estar en su lugar yo... No querría morir sola.

- Hola, soy Ryder - susurré con la voz entrecortada. - Por favor, no te asustes o me ataques, soy de fiar... Bueno, yo sé que eso es lo que diría cualquiera, ¿no? - me fui acercando lentamente. - Solo quiero ayudarte, de verdad - me agaché frente a ella para ver mejor su rostro. - Sé que debes estar muy asustada - mis manos temblaban y por ello las coloqué sobre mis rodillas. - Yo también lo estoy - confesé, una débil y triste sonrisa se forjó en mis labios. - Yo... De estar en tu lugar no querría estar sola - una lágrima cayó veloz y caliente por una de mis mejillas y rápidamente la limpié de mis rostro con la mano.

Ella tenía una clara razón por la que llorar ¿Por qué lloraba yo?, ¿porque estaba asustada?, ¿porque sabía que aquella mujer iba a morir y podía sentir su dolor?, ¿porque estaba tan aterrada como ella?, ¿porque sabía que si me quedaba luego tendría que acabar con ella?, ¿porque aquella desgracia le estaba ahora ocurriendo a ella pero además la habían vivido millones de personas?, ¿porque era un espejo del dolor y el mal que estaba viviendo el mundo?... No había una sola razón, era todo aquello y más. - Por favor, déjame acompañarte, limpiaré tus heridas - estiré de la mochila y de ella saqué un rollo de vendas que le mostré. Porque supiéramos que ya estaba condenada no había razón para no ayudarla y curarla.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Mar 18 Ago 2015, 15:48

Al menos era consciente de una cosa. Mi búsqueda había llegado a su fin y ahora podría descansar, dejar de buscar y olvidar esa venganza absurda en la que comenzaba a perder la fe. Todo había terminado ya para mi.

Me llevé ambas manos al rostro para cubrirlo mientras continuaba con aquel llanto incontrolable. Ni siquiera prestaba atención de las heridas abiertas en mi piel, la sangre brotaba lentamente de estas y caía por mis brazos. Cuando me fijé en la sangre ya estaba en mis manos, las observé fijamente. Ambas manos temblaban y sollocé con más fuerza. Iba a morir, agaché la mirada callando repentinamente. Coloqué las palmas sobre mi frente y cerré los ojos con fuerza. - Shhh... - Me chisté. - No llores más Thea, se acabó, se acabó... Es hora de parar, de descansar - Respiré hondo y mi mirada fue en busca de la reglamentaria, quise ir a por ella. En mi mente se había organizado un rápido plan. Recogería el arma y le pondría punto final, antes de que pudiera hacer daño a alguien.

Cuando iba a recoger el arma me di cuenta de que no estaba sola. Pensé que se trataba de otro de ellos, que llegaba tarde al banquete, pero era una chica, una chica joven que me miraba asustada, podría parecer que incluso tan asustada como yo me sentía y eso era complicado.

- Aléjate de mi - Alcé mi mano derecha en su dirección, no quería que se acercara. Aún me quedaban veinticuatro horas aproximadamente, pero quería hacer aquello yo por mi misma y tal vez cuando me viera no dudaría en acabar conmigo. - Si quieres mis cosas solo tendrás que esperar un rato y serán tuyas - Mi voz sonó tan fría como el hielo. Me agaché y logré alcanzar la five seven que estaba bajo el estante.

- ¡Aléjate de mi! - Grité esta vez furiosa, pero no solo eso, apunté a la muchacha con mi arma. En aquel momento no me sentía yo misma y entonces escuché sus palabras. El pulso me temblaba, ¿por qué no se marchaba?, podría robarme cuando estuviera muerta, se lo estaba diciendo, pero la muchacha no se preocupaba por aquello.

Ryder se presentó y su voz sonaba tan sincera, tan asustada e incluso triste. - No puedes ayudarme... - Pronuncié lentamente sin llegar a bajar el arma de su dirección. - Vete por favor, no quiero hacerte daño y si te quedas... - Observé su rostro fijamente. No parecía una mala persona. - Siento haberte conocido en estas circunstancias, no pareces mala persona Ryder y por ello te pido por favor que te marches, llévate mis cosas si las quieres, no las necesitaré más... - Sentía un fuerte nudo en mi garganta al pronunciar aquello, pero no bajaba el arma, sus buenas intenciones la acabarían matando. - Te acabarás matando tú sola - Señalé el saco militar con mis pocas pertenencias. - ¡Llévatelo ya y lárgate! - Grité nuevamente. Empezaba a impacientarme, necesitaba que se fuera, quería estar sola.

Mi primera impresión sobre ella comenzó a ser buena y al final sentía que al menos no le dejaría a cualquier cuanto me quedaba. "Yo... De estar en tu lugar no querría estar sola" dijo a punto de echarse a llorar. - Por favor vete, no quiero hacerte daño... - Insistí, pero sus palabras causaron mella en mi. Sentía los ojos tan húmedos que con aquello no pude aguantar más y sentí las lágrimas ardientes caer por mi rostro. - Por favor... - Apenas pronuncié las palabras. Mi mano temblaba y el arma cayó con mi mano hacia un costado. Caí de nuevo de rodillas rompiendo a llorar nuevamente, pero esta vez como una cría. Pensaba en Hal, en Dallas, en Katherine, Jay, Taylor, mi familia... No los volvería a ver nunca más, moriría sin saber siquiera si estaban bien. - No, vete, por favor... - Supliqué entre llanto y llanto, sin poder ni hablar apenas. ¿Ryder era real? se preguntó mi subconsciente. ¿Era posible encontrar hoy en día con alguien que tuviera aún tan nobles intenciones?




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Vie 11 Sep 2015, 19:27

- No, no quiero tus cosas - no la culpaba por pensar aquello de mi, hoy en día la humanidad se había perdido y era normal que pensara que tan solo quería saquear a una pobre moribunda. Pero pensaba que no tenía pinta de ladrona. Comprendía como pudiera sentirse ahora aquella mujer, bueno, en realidad me hacía una idea, debía ser horrible. Ponerse en su lugar sería muy complicado. - No, yo solo... - no sabía ni como proseguir, que decir o que hacer. Ella parecía enfadada, pero tan enfadada como triste y yo de verdad que solo deseaba ayudarla. Trataba de ponerme en su lugar y a mi no me gustaría acabar así, en un lugar como aquel, sola, no, odiaría morir sola.

- ¡Por favor déjame ayudarte! - insistí. Sentía como un deber aquello, en su lugar yo mataría por algo de compañía. Así que debía quedarme, lo sentía así. - No - sentencié. Mi voz sonó tajante a la vez que serie y me dejé caer frente a ella. Una vez sentada en el suelo la miré fijamente. Había algo en su rostro que me resultaba familiar. - Pienso quedarme, te importe o no, estaré contigo, seguro que en realidad no puedes desear quedarte sola en un momento así, por favor... - la miré fijamente. - Hazme caso, deja que te ayude - dejé mis cosas a un lado y me arrastré levemente para acercarme y estirar mi mano en su dirección.

- Déjame que cure tus heridas, que te haga compañía, que no pases tus últimas horas sola, hablaremos de cualquier cosa y pasará rápido sin que pienses en ello demasiado... - ¿cómo sería estar solo sabiendo que estabas a punto de morir?, debería ser horrible. La miré fijamente de nuevo. - Estaré bien, lo prometo, sé que hago - insistí. - No he sobrevivido a tanto por nada, ¿sabes? - ella tampoco parecía una chalada o mala persona. Sus palabras tenían sentido, pero no podía, no sería capaz de simplemente marcharme.

Me hice de valor y pese a sus avisos me acerqué lo suficiente para estirar mi mano y sujetar la suya con fuerza. Tenía un mordisco en el brazo y otro en el hombro. - Deja que las limpie por favor - alcé la mirada en busca de la suya, sabía que podía ser un desperdicio, pues al fin y al cabo se moría irremediablemente. ¿Pero ya por eso había que dejarla sufrir sus últimas horas y no prestarle cuidados? No, al menos yo no la dejaría así.

Estiré mi brazo para buscar en la mochila un sobre de gasas y antiséptico. Con ello limpiaría sus heridas y las cubriría. Se sentiría mejor al menos durante un par de horas a lo máximo, antes de que apareciera la fiebre. Solo le quedaban 24 horas. Trataba de meterme en sus zapatos y era horrible. Eso me hacía preguntarme: ¿si hubiera llegado antes podría haberla ayudado? Respiré hondo, tal vez hubiera podido hacer algo.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Dom 18 Oct 2015, 19:01

Miré fijamente a la joven y rápida limpié con el dorso de mi mano mi rostro, para limpiar las lágrimas que habían caído. Dejé de hablar y en aquel momento me limité a asentir. - Está bien... - Me costó algo pronunciar las palabras, pero finalmente acepté su compañía. - Pero... Si te vas a quedar necesito que me hagas un favor - Respiré hondo a la vez que miraba hacia el techo tratando de contenerme. - Te puedes quedar con todo cuando acabe, lo único que te pido es... - Sollocé, era muy duro decir en voz alta aquellas palabras. - Cuando mi corazón se detenga no esperes a nada... - Sujeté el arma entre mis manos y le quité el seguro.

Mis dedos temblaban ligeramente. Aproveché que Ryder estaba cerca de mi y primero agarré con fuerza su mano cuando me la dio, pero luego coloqué el arma entre sus manos. - Solo un disparo directo a mi cabeza - Y pronunciar aquellas palabras no fue tan difícil como las demás. Miré fijamente sus ojos, estaba totalmente segura de que quería aquello. Cerré mis manos sobre las de ella de tal forma que agarrase el arma con fuerza.

- Promete que lo harás - Agarraba sus manos y las apartaba de mis heridas para que sujetase el arma. - No, da igual, no es necesario, sería malgastar tus recursos, tú solo promete que apretarás el gatillo cuando sea el momento - Tragué saliva, sin apartar aún la mirada de ella. Necesitaba saber que lo iba a hacer y que cumpliría mi voluntad. Sentía los ojos ligeramente inflamados a causa del llanto y no era capaz de detenerlo.

Dejé sus manos al fin y me quedé en la misma posición mirando las mías, sobre mis rodillas. No iba a aceptar que me curase, sería absurdo. Iba a morir de todas formas, por lo que malgastar aquel material conmigo sería una perdida de tiempo.

- Viajaba con un grupo de gente del que me separé... - Tenía que decirlo. - Y ahora no los volveré a ver nunca más - Mi mirada se ensombreció aún más. Si que podía entristecerme más, solo tenía que pensar en ellos y en las cosas que ya no viviría.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Jue 22 Oct 2015, 09:30

La mujer sujetó mi mano con fuerza. Sostuve su mirada a pesar de que me costaba una barbaridad hacerlo sin venirme abajo. ¿Por qué debíamos pasar por aquello? Sentía los ojos húmedos, solo fui capaz de asentir a su petición, aunque fuera tal vez una de las cosas más difíciles que tendría que hacer jamás. - Sí... - mi voz sonó rota. Ojalá no tuviéramos que pasar por aquello, pero ahora no me echaría atrás; la iba a ayudar. Lo hacía no porque creyera que era la correcto, que también, sino porque era capaz de meterme bajo su piel y de entender por qué estaba pasando ahora y de estar en su lugar lo último que querría sería estar sola.

- Está bien, pero... - miré a la mujer a sus ojos, ¿por qué no?, no quería que malgastara mis recursos con ella. Podía hacerlo, en Pandemonium había más. Pero no, ella sabía que su caso ya estaba perdido y que no merecía la pena. Así que decidí no insistir. - Pero... Al menos deja que detengamos la sangre, hay mucha... - tragué saliva. Sus manos y las mías estaban llenas de aquella sustancia. En un primer momento apenas me había fijado, pero ahora... La cabeza me dio vueltas, había demasiada sangre.

- Tampoco me has dicho tu nombre, ¿cuál es? - pregunté mientras sacaba de mi mochila un par de trapos limpios. Me acerqué algo más para limpiar su brazo, con mucho cuidado. Ver la sangre comenzaba a ponerme aún peor, enferma, triste, asustada... Los recuerdos se agolpaban en mi cabeza, la muerte de mi madre, nuestro secuestro, como escapé...

- No me gusta mucho la sangre, me recuerda cosas que no... Que prefiero olvidar - traté de sonreír, nerviosa, no era capaz de hablar de ello sin llorar y no deseaba aquello, así que traté de cambiar de tema. - ¿A qué...? - la mujer habló de que estaba con un grupo de gente. - ¿Por dónde viajabais? - pregunté. - ¿Cuantos erais? - no sabía que decirle para hacerla sentir mejor, ni tampoco de que hablar, pues ya no tenía solución. - ¿Cómo eran? - tal vez si hablaba de ello se olvidara un poco de lo que estaba pasando, o tal vez  solo fuera a peor, ¿pero qué más podía hacer? Ojalá hubiera un libro de instrucciones para situaciones como aquella.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Lun 26 Oct 2015, 19:57

Me arrastré por el suelo hasta quedar con la espalda pegada a uno de los estantes. Allí esperaría a morir. Ryder aceptó mi petición y ahora se dedicaba a tratar de limpiar la sangre, apenas había empezado y me fijé no solo en su rostro, sino que también en su expresión. No le gustaba la sangre. - Tranquila, déjalo, estás hasta pálida, de verdad que no hace falta, no es necesario - Si que me hice con uno de sus trapos y con este improvisé un torniquete en la herida del brazo, que era la que más sangraba. Luego me eché la chaqueta y tapé las heridas. - Así - Me encogí de hombros y sentí una buena punzada de dolor en el lado de la herida.

- Ven aquí - Le pedí que se acercara y con otro de sus trapos limpié sus manos y las mías. Luego lancé el trapo a un lado. - Ya está, no más sangre - Finalicé con una débil sonrisa. La joven seguía apenada y todo era por mi, me costaba aún comprendérlo, era como si se tratase de un ángel. ¿De verdad quedaba hoy en día gente buena en el mundo?

- Eramos un grupo un tanto particular... Algunos compañeros de la comisaría, fui policía en Nueva York - Froté la nariz con el dorso de la mano en un movimiento inconsciente. - Mi mejor amiga, un viejo amigo... - Sonreí al pensar en Hal. - Luego se fueron sumando otros supervivientes: un obseso de la comida, un chico muy loco, una pareja, alguno que otro más serio... Pero habíamos formado una familia y me sentía bien - Me quedé en aquel momento con los recuerdos agradables. - Por el suroeste, pero da igual, porque les perdí el rastro y por más que los busqué no los encontré - fijé la mirada en uno de los estantes y luego miré a Ryder de nuevo. - Soy Thea - Estiré mi mano en su dirección a modo de presentación, aunque fuera tarde.

- ¿Y tú?, ¿viajas sola?, pareces muy joven - Tal vez fuera por el trauma, la pérdida de sangre o a saber, pero la cabeza comenzaba a darme vueltas. Comenzaba a sentirme mal y aún había pasado poco tiempo. Podría ser la sugestión también. - ¿Puedes hablarme? - Pregunté. - Quiero decir, hablar de otra cosa que no sea nada relacionado con todo esto... - Alcé las manos señalando nuestro alrededor. - Necesito escuchar algo que no vaya relacionado con todo esto... - Sentí las lágrimas asomar en mis ojos. Necesitaba distraerme, necesitaba desconectar y solo lo conseguiría con una conversación normal. Dejar atrás el apocalipsis y todas esas historias tristes. - Por favor - Agarré su mano de nuevo y la miré a los ojos.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Jue 29 Oct 2015, 09:09

- Pero... - traté de insistir en que debíamos hacer algo con sus heridas, pero la morena se negó. Se tapó y limpió como mejor pudo el rastro de sangre. - No está bien - susurré con la mirada perdida en otra zona de la tienda. Obedecí sus órdenes y me senté a su lado, dejando que ella limpiase mis manos. Me encontraba mejor gracias a que ya no se veía tanta sangre como antes, pero me sentía mal por no poder ayudarla.

Comenzó a hablar de su gente y presté atención a sus palabras. Parecía sentirse mejor al hablar de ellos y eso me produjo cierta paz. Finalizó con su nombre: Thea. - Es un nombre muy bonito - sonreí. - Te lo dice alguien que se hace llamar Ryder porque su nombre original es horroroso - mi nombre había sido cosa de mi padre, así que cuando se fue decidí que tampoco quería saber nada de él y tampoco de todo cuanto tuviera que ver con él.

- ¿Cómo qué...? - la miré dudosa. ¿De qué quería hablar? Y entonces caí en la cuenta de lo que estaba ocurriendo. Hablar de sus compañeros me había hecho olvidar un poco la situación. Thea se estaba muriendo, si estuviera en su lugar no querría encontrarme aquí. Querría cualquier cosa menos recordar lo que estaba ocurriendo y yo... Que hablaba por los codos, ahora no era capaz de decir nada. Sostuve su mirada y asentí. Agarré su mano con fuerza, no la dejaría.

- Así que policía... - sonreí nerviosa. - ¿En qué ciudad?, yo viví en Nueva York durante una temporada y me detuvieron una vez, ¿sabes? - reí llevándome ambas manos a la cabeza. - Resulta que colarse en los servidores de la policía no era algo legal... - comenté con sarcasmo. - Tengo familia en Los Angeles y siguen vivos - pensé en Jemma y en Pandemonium, mi hogar.

Hablar de aquello me recordó un par de cosas que yo prefería olvidar, pero Thea no sabría lo que pasó con Umbrella y mi madre. - Trabajaba con ordenadores, para un grupo muy pesado lleno de idealistas... - reí de nuevo y me froté la sien con ambas manos. En un tiempo aquella gente fue muy importante para mi, ahora me daba cuenta de que mi grupo no habíamos sido más que cuatro tontos con sueños imposibles. ¿De qué podía hablarle a Thea si mi vida había sido un desastre?, solo conseguiría deprimirla aún más.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Lun 16 Nov 2015, 14:17

- Ryder, tranquila - Estiré mi mano hasta la suya y sonreí sincera. Pues la joven comenzaba a ponerse nerviosa y aunque no la conocía de nada se notaba en su actitud o en que por ejemplo le había dicho que era de Nueva York y me había hecho la misma pregunta. - Soy yo la que se muere, no tú - Me acerqué y sujeté su rostro entre mis manos. - Lo estoy asumiendo, no pasa nada, sabía que tarde o temprano iba a pasar, está bien - Aclaré. ¿Cuántos años tendría ella?, su rostro tenía aún ciertos rasgos de niña, de niña inocente, pero su mirada era tan madura como podría serlo la mía. ¿Cuanto habría sufrido aquella muchacha en todo este tiempo?

- Tal vez nos hubiéramos topado en Nueva York, seguro que estuvimos muy cerca y fíjate... La vida es irónica - Acaricié con suavidad su rostro y volví a mi sitio. Quería hablar de cualquier otra cosa y por fin la conversación se encaminaba en algo que distraía mi mente de los problemas. Sentía el dolor de las heridas sobre mi piel, pero comenzaba a alejarlo de mi, a centrarme en las palabras de Ryder y a olvidarme del fin del mundo.

- Así que eras una de esas... - Reí. - Alguna vez creo que detuve a uno de esos chavales luchadores por los derechos del saber, libertades... - Me quedé con la mirada perdida en el final del pasillo, añoranza en mi rostro por esos tiempos y... Me sentí bien al recordarlos. - Lo echo de menos, quiero decir que nunca estuve en contra de lo que perseguíais, pero si de los métodos, en alguna ocasiones nos complicasteis bastante... ¿No serías tú la que bloqueó todos los ordenadores y sistemas de seguridad durante un día entero? - La miré enarcando una ceja mientras me carcajeaba. - Mi compañera Dallas se cabreó bastante con aquel grupo pero solía decir que quien lo hizo debía ser un genio - Me coloqué de tal forma que fui capaz de abrazar mis piernas y de apoyar la cabeza sobre mis rodillas, hecha un ovillo.

- En cierto modo ambos grupos luchábamos por la justicia, con métodos distintos, pero luchábamos, si lo pienso ahora perdimos mucho tiempo incordiándonos unos a otros, si hubiéramos unido fuerzas... Oh, la de cosas que habrían cambiado, ¿no crees? - Pregunté mientras estiraba del asa de mi mochila. En ella guardaba comida que había estado racionando durante los últimos días. Ahora que sabía que iba a morir, no había necesidad de seguir guardándola. - Mi última lata de cocacola, la dejaba para una ocasión especial y creo que esta la merece... Una lata de estofado, un vaso de fideos instantáneos y chocolatinas, te invito a comer - En realidad no me quedaba mucha comida, pero aquella la había estado guardando para otra ocasión y me valía día a día de chocolatinas o lo que iba encontrando. Ya no había necesidad de seguir ahorrando esas latas o el vaso de fideos. Me decía que tal vez las necesitase más en otra ocasión, ya no tendría más ocasiones, lo bueno sería que ni moriría sola, ni con el estómago vacío. - ¿Y ahora dónde podemos calentar esto? - Eché un rápido vistazo a nuestro alrededor. Hal solía improvisar con cualquier cosa una cocina, yo no tenía tanta imaginación.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Miér 18 Nov 2015, 18:16

Me quedé completamente estática, con los ojos abiertos como platos cuando Thea se me acercó y acarició mi rostro. Todo porque podría echarme a llorar justo ahí por sus palabras. - Si me dices eso así me echaré a llorar otra vez - susurré tratando de romper la tensión. ¿Cómo era posible que siendo ella quien se moría pareciera al revés? Me acerqué a la mujer y la abracé con fuerza una vez más, apoyando mi cabeza en su hombro sano. Era un símbolo, era un abrazo a Thea y a todos aquellos que habían caído por culpa de aquel virus. Además, en aquel momento, no se me ocurría persona más fuerte en el mundo que ella. Menuda endereza.

- Creo que a partir de ahora serás mi heroína, ojalá fuera la mitad de fuerte que eres tú - susurré y luego me aparté limpiando mis ojos húmedos. Taté de cambiar de nuevo, odiaba no ser capaz apenas de no pensar en otra cosa, lo hacía y sin embargo al minuto siguiente le volvía a recordar que se moría. Sí, soy idiota. Así que aparté esos problemas.

- No puedo responder a eso sin mi abogado... - me eché a reír, aún con la mirada triste y los ojos húmedos. Había hecho tantas cosas antes en contra del departamento de policía... Suspiré. - No me solían caer bien los policías, pero tú y Dallas ya me caéis bien - volví a reír de aquella forma. Poco a poco, evitando el problema. - ¿Y Dallas es mujer? ¿cómo era? - no pensé en que pudiera sentirse mal por hablar de alguien de su pasado, fui idiota al soltar la pregunta, pero ya era tarde.

- Habría sido divertido ver como nos peleábamos por el café, creo que era lo mínimo que teníamos en común - en realidad pensaba mucho más sobre el tema, pero no era el mejor momento para crear un debate. En otros tiempos me habría encantado discutir por qué esa relación podría ser o no factible.

Thea explicó que llevaba comida en su bolsa, cosas que ahora me parecían todo un manjar y que en otra ocasión me habría parecido de lo más simples. - Yo no llevo gran cosa la verdad... - me levanté con mucho cuidado recogiendo mi mochila. - Creo que sería conveniente retirarnos de este pasillo, tal vez haya una oficina al fondo, u otro lugar mejor donde no hayan tan desagradables vistas - señalé los cadáveres.

Sonreí cuando ella preguntó donde podríamos calentar la comida. - No te preocupes, creo que nos las podremos ingeniar bastante bien, déjalo en mi cuenta - DJ, al que había conocido hacía casi un mes, me había enseñado un par de trucos y estaba segura de que podría llevarlos cabo con facilidad. Caminé por la tienda y recogí del suelo la reja de un conducto de ventilación que había caído, ya tenía una parte de lo que acabaría siendo mi improvisada cocina. - Por aquí hay más cosas, creo que comeremos bien - sonreí mientras revisaba los estantes que estaban repletos aún de género.

Lanzo cuatro dados porque al estar en un establecimiento más grande lo lógico es que demos con más cosas.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Agent 4.0 el Miér 18 Nov 2015, 18:16

El miembro 'Ryder' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'¿Qué hay ahí?' :

Resultados :



We are Enjoy the Silence 4.0:

¡Cinco años de zombies y los que nos quedan! ¡GRACIAS A TODOS!

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Jue 19 Nov 2015, 16:30

Traté de sonreír aunque la pena se apoderase de mi, sus palabras si que iban a provocar que yo rompiera a llorar. Incluso aquel abrazo casi terminó por romperme en mil pedazos, pero me contuve. - Seguro que eres mucho más fuerte de lo que te crees, has sobrevivido a todo esto, así que ya me dirás - Acaricié su rostro de nuevo. Recordé algo, era la medalla que me dieron cuando me hice policía. Fue mi padre quien me la dio en su día y yo se la había dejado posteriormente a Keith. La había recuperado unos meses antes, cuando la encontramos, ella me había dicho que le había infundido fuerzas y al mirar a Ryder a los ojos, pensando en que ya no me quedaba nada...

- Ryder - Descolgué la medalla de mi cuello. - No soy especialmente creyente, pero esto era tradición entre la policía, en su día mi padre me la regaló y luego yo se la dejé a una muy buena amiga, cuando la volví a ver me aseguró que estoy le había salvado la vida, es St. Michael, el patrón de los policías - Señalé la parte superior de la medalla. Ahí se podía leer un claro: St. Michael, pray for us. - Quiero que te la quedes tú, a mi ya no me hará más falta - Coloqué la medallita sobre su mano y la obligué con delicadeza a cerrarla. - Sé que eres fuerte, estoy totalmente segura, sé que tampoco necesitas ningún amuleto, sé además que eres una bella persona y... Es mi forma de darte las gracias, parece una chorrada, pero es muy importante para mi, me gustaría saber que no se quedará adornando un cadáver, así que por favor, llévala contigo - Respiré hondo, con una pequeña sonrisa, algo forzada ya que no quería seguir empañando aquel momento con lágrimas.

- ¿Dallas?, sí - Reí. - La llamamos así porque era de allí - Comencé a explicar. - Se llamaba o se llama Sienna, rubia, muy guapa, ojos claros y... ¡Está como una maldita cabra! - Volví a reírme al hablar de ella. - Y es la mejor amiga que podría haber llegado a tener nunca - Aunque luchaba por no llorar una lágrima cayó veloz por mi mejilla, casi con la misma velocidad me limpié el rostro y sonreí. La echaba tanto de menos... Los echaba tanto de menos a todos...

- Claro, será lo mejor, si no me equivoco hay una oficina, efectivamente - Señalé la parte del fondo de la tienda, allí se podía ver una puerta de color azul oscuro. Ryder había aprovechado para echar un vistazo y yo decidí acercarme a la puerta mencionada para echar un vistazo y ver que tal era aquel sitio. Alumbré con mi linterna tras abrir, era el típico despacho y me producía cierta depresión saber que ahí descansaría para siempre. De uno de los estantes recogí una bolsa de velas que dispuse por el despacho, las fui encendiendo todas creando una estampa más cálida. Había un sofá en una de las paredes, un armario, una mesa central con su sillón y un perchero, nada más. - No está mal ya - Deposité mis cosas en la mesa y me senté en el sofá. ¿Cuanto había pasado desde que me habían mordido, cerca de una hora? Suspiré, me quedarían ya unas 23 horas aproximadamente antes de convertirme en uno de ellos. Esperé a Ryder mientras apoyaba la cabeza en el respaldo del sofá y cerraba los ojos, por un lado lo agradecía, empezaba a estar ya muy cansada de todo y quería que todo terminase. No así, pero ya no podía dar marcha atrás.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Lun 21 Dic 2015, 15:01

- Puede ser... - sonreí negando, quitádole importancia, ya que realmente para mi solo veía que había tenido suerte. No habría llegado hasta aquí en muchos casos de no haberme encontrado con personas como DJ, Nicholas o Alek...

Cuando Thea me entregó aquel colgante sentí una fuerte punzada en lo más hondo de mi ser. ¿Podía aceptar aquello? Ni siquiera sabía si podría contener las lágrimas, aquel era un gesto demasiado grande para una persona a la que acababa de conocer. - Pero no pue... - me fijé en como dejaba la medalla sobre mi mano y me hacía cerrarla. - Gracias - sentía los ojos hinchados, notaba como ella misma contenía el llanto y eso me obligaba a mi misma a no querer fastidiarlo también. Traté de sonreír aunque fuera con la mirada llena de pena.

La sonrisa creció algo conforme Thea hablaba de la tal Dallas. - ¿Como una cabra, eh? - sonreí negando. - Seguro que me habría caído genial - me acerqué para dar un leve abrazo a Thea, apenas un momento, en señal de que entendía su tristeza. Hablaba de aquella gente con un brillo en la mirada, el mismo con el que yo solía hablar de Pandemonium o de mis compañeros.

Dejé que Thea se quedara en el sofá del despacho y yo mientras me encargué de organizar una pequeña comida que fuera en condiciones. Rebusqué entre las cosas del supermercado, como la última vez con DJ, para poder improvisar algo en donde calentar la comida. Di con una de las rejillas de un conducto de ventilación, cartones y los retos de los tablones del mostrador que estaba hecho pedacitos, con ellos encendería el fuego. También recogí uno de los trozos del conducto de ventilación que había caído al suelo. Cargué con todo ello y lo llevé a la sala donde descansaba Thea. - ¿Cómo te encuentras? - pregunté mientras que colocaba las cosas. Improvisé un pequeño hornillo y luego coloqué en el interior la madera, y el cartón que comencé a encender para prender los tablones. Luego colocaría la rejilla y la comida sobre estar para calentarla.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Vie 01 Ene 2016, 20:23

- Cansada, tengo sueño - Me encontraba sentada en aquel viejo y polvoriento sofá, mientras que la joven iba de aquí para allá. Apoyaba la cabeza sobre mi mano y cerraba los ojos en un intento de tranquilizarme y descansar. Ryder estaba preparando algo para cenar y yo no hacía nada, cosa que me empezó a hacerme sentir una inútil. Nunca me había gustado aquella sensación, pero en aquel momento decidí quedarme quieta, ella parecía tenerlo todo bajo control.

- ¿Necesitas ayuda? - Alcé finalmente la mirada en su dirección, no era capaz de quedarme de brazos cruzados dejándole a ella todo el trabajo. Sentía una extraña sensación, a parte del dolor de las mordeduras sentía un cansancio que iba más allá de lo normal, al igual que hambre y tal vez algo de jaqueca que a cada segundo parecía pronunciarse mal. Aún no era apenas molestia y seguidamente ni serían parte de los verdaderos síntomas de la infección del virus T. Quedaba aún un rato para ello.

Pero ahora había algo que me inquietaba mucho más. ¿Sería capaz de quitarme la vida tal y como Jack lo había hecho en su día? Todo el agobio del mundo cayó sobre mis hombros, respiré hondo y... Contuve las lágrimas. Estaba más sensible de lo normal, como no sabiendo que iba a morir, pero en aquel tiempo nunca había sido capaz de ponerme en la piel de él, no del todo y ahora que lo hacía era mucho más que horrible. Pobre Jack... fue todo tan rápido, tan ¿sencillo? ¿Cómo puede ser tan fácil perder una vida cuando darla es tal vez una de las cosas más difíciles del mundo?

- Estaba pensando en un viejo amigo, le mordieron y... decidió acabar con su vida antes de perderse a sí mismo -
Susurré porque necesitaba decirlo en voz alta. Me planteaba ahora hacer lo mismo, pero no me sentía capaz. A lo mejor era egoísta hablarlo con ella sabiendo que era muy sensible y que le afectaba realmente aquello, pero necesitaba hablarlo.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Dom 10 Ene 2016, 05:55

- ¿Quieres dormir un poco? - pregunté mientras que con un viejo mechero trataba de encender el fuego. - Te avisaré en cuantoe sté la comida - finalmente me rendíi con aquel mechero y rebusqué entre las cosas del despacho una caja de cerillas que había visto antes perdida entre las cosas de la mesa. - Aquí estaba - sonreí y me acerqué al fuego para volver a luchar y tratar de encenderlo. - Que va, un amigo me enseñó a hacer esto y traté de aprender porque sabía que era útil - DJ me había enseñado bien, gracias a él hoy podríamos cenar comida caliente.

Había abierto las latas, había conseguido encender el fuego y coloqué los recipientes sobre la parrilla improvisada, cuando Thea comenzó a hablar. Me la quedé mirando fijamente. - ¿Y lo harás? - pregunté con cierto deje de temblor en mi voz. No sería capaz de quedarme ahí viendo aquello, no sería capaz de nada de eso... Sentí pánico por un momento. ¿Si yo estuviera en su situación sería capaz de hacer eso? No, no debía pensar mucho más, no podría, no sería capaz.

- Yo... - no fui capaz de decir nada más, mi voz se cortó. Me rasqué la cabeza y luego me apresuré a vigilar la comida y a menearla con una cuchara, no era más que algo para mantener la mente ocupada y de paso comer algo. Limpié mis manos a conciencia cuando fui a repartir las dos latas en dos platos de plástico, dejé el fuego encendido aunque acabábamos de terminar, era bastante agradable.

- Ya está, come antes de que se enfríe - le acerqué a Thea su plato y me senté de nuevo al lado del mío. La verdad era que ahora no podía ni comer, con todo el hambre que había estado pasando... Suspiré y traté al menos de acabar con la mitad de mi plato. Mientras, de vez en cuando miraba a Thea de reojo y me preguntaba como se sentiría. - ¿Cómo... Te duele? - pregunté rápidamente al final. Sabía, porque lo había visto y me lo habían contado, que el proceso de contagio era horrible.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Sáb 23 Ene 2016, 02:41

La joven Ryder ya había preparado la comida, debía reconocer que se había organizado muy bien y que lo suyo era el culmen de la imaginación. - Vaya, ¡tú si que sabes! - Exclamé con una amplia sonrisa al ver como había organizado aquella improvisada cocina. Y todo de un momento a otro, como si nada. - Bueno, pues tu amigo y tú sois muy ingeniosos - Me puse en pie algo dolorida por culpa de los mordiscos de mi brazo y hombro.

- Sinceramente, no lo sé Ryder, pero no te preocupes, no te haré pasar por ello, ¿si? - Me acerqué a la joven para ayudarla con los preparativos de la comida, aunque realmente no hice gran cosa, nada más que sentarme y comer junto a ella. - Lo cierto es que sí, pero lo soporto - dije sin llegar a mostrar emoción alguna en mi rostro. Nada más terminar de comer, retrocedí hasta apoyar mi cuerpo en el sillón, pero sin llegar a levantarme del suelo, ya que deseaba estar cerca del fuego. En un rato la fiebre no me dejaría ni pensar, estaba convencida de ello pues había visto a otros caer a manos del virus y habían muerto entre delirios y fiebres tan altas que lo último que les preocupaba era el hecho de sus heridas. Las mías no eran muy graves, pero si lo suficientemente buenas como para doler y bastante, tal vez no debí haberle quitado mérito delante de Ryder, pero todo fue también por no preocuparla más de la cuenta.

- Voy a intentar dormir un poco, ¿te importa vigilar? lo cierto es que... empiezo a estar muy cansada y... - bostecé. - Llevo mucho sin poder dormir del tirón - ni siquiera me senté de nuevo en el sofá, allí mismo, sobre aquel cartón y con la cabeza apoyada en el sillón, de mi mochila saqué una pequeña manta con la que me cubrí, me terminé de acomodar y cerré los ojos. No tardé en caer en un profundo sueño, estaba agotada y una vez que logré relajarme me rendí.

Ya no me importaban el resto de cosas, ¿qué más daba, iba a morir? Tampoco sabía cuanto tiempo había pasado desde que cerré los ojos, hasta que los volví a abrir, tal vez cinco minutos, tal vez una hora... No me encontraba bien, tenía calor y la manta solo conseguía agobiarme más. Tomé aire con fuerza y de un manotazo aparté la dichosa manta, hacía mucho calor. Traté de localizar a Ryder mientras que con la mano sana tocaba mi frente: ardía. Sonreí irónica, ya venía, ya me quedaba menos en aquel mundo.

- ¿Ry-der? - Pregunté mientras trataba de desperezarme. Al fijarme en mis prendas me di cuenta de que estaban manchadas de sangre. Los trapos con los que había improvisado el torniquete se habían caído, por no hablar que el de el hombro era un caso perdido, así que las heridas habían seguido sangrando y ahora me sentía terriblemente mal: mareada, como si tuviera la resaca de mi vida.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Vie 26 Feb 2016, 19:48

- Claro, descansa - sonreí levemente y me levanté para echar un vistazo rápido fuera. Thea no tardó en quedarse dormida, o al menos a mi me parecía que lo estaba. Traté de ser muy sigilosa, cosa que a mi siempre me resultaba bastante complicada, pero el hecho de poder despertar a Thea me ayudaba cuidar de que no fuera por ahí armando un buen escándalo. Tras echar un vistazo rápido fuera de la oficina volví a entrar y decidí tratar de encender mi ordenador.

Tenía un par de baterías en mi mochila que tal vez no estuvieran descargadas del todo, aunque con el tiempo que había pasado lo más seguro era que el pequeño Tony necesitara una buena reparación: sí mi portátil se llamaba Tony Stark.

Una de las baterías logró encenderlo. Comencé a revisar mis antiguos archivos, imágenes con mi madre, algún que otro amigo... Incluso fotografías con mi ex. Estaba bastante bueno, a saber donde estaría ahora aquel inútil. Él había sido otro hacker y bueno, era diferente a mi, yo tenía mi forma de ver las cosas y no las compartíamos.

No sabría decir cuanto tiempo había pasado, pues andaba emocionada revisando viejos archivos, imágenes y vídeos de mi PC cuando escuché la voz Thea, me llamaba y su tono parecía débil. - Estoy aquí Thea - susurré apartando el portátil de mi regazo, lo dejé a un lado y me levanté para acercarme a la mujer. Thea estaba tumbada en el sofá con muy mala expresión. Se había apartado la manta y distinguí las manchas de sangre en sus prendas, además... Su rostro estaba lleno de sudor: seguramente era la fiebre. Tragué saliva.

- Se te han caído los trapos - pensé en voz alta. - Déjame ver - coloqué mi mano sobre su frente: estaba ardiendo. - Thea, no ha pasado aún mucho, probablemente esto no sea por el virus, sino por las heridas y la pérdida de sangre, déjame limpiarlas y vendarlas como es debido - la ayudé a sentarse sobre el sofá. Estiré mi mano para acercar la bolsa de deporte y saqué de esta un bote de analgésicos y mi botella de agua.

- Toma un par, te harán bien - y mi voz fue de orden. - Y... - me detuve al darme cuenta de lo que estaba haciendo, pues acababa de levantar un poco de su camiseta. - Lo siento, pero es necesario, voy a quitarte la camiseta y es que claro... no es algo que vaya haciendo muy a menudo eso de desnudar a la gente, pero es que no nos queda de otra, ¿si? - enarqué levemente una ceja. - Con cuidado, levanta ambos brazos - pedí mientras estiraba de su camiseta, bajo esta llevaba el sujetador, así que la situación tampoco sería tan incómoda. - Quien me iba a decir a mi que acabaría quitandole la ropa a una mujer hoy... - bromeé, no pude evitarlo. Observé las heridas de Thea, habían sangrado bastante. Sin que me dijera nada comencé a limpiarlas con agua y luego un antiséptico. - Esto te vendrá bien - después de ello comencé a vendar ambas heridas, primero la del brazo y luego la del hombro que era algo más complicada de vendar, pero no fue imposible. - Así, poco a poco... - mientras que lo hacía todo hablaba sobre cosas sin relevancia, comentaba que había estado viajando a Nueva York en busca de mi ordenador portatil, porque en él tenía cosas que me gustaría ver de nuevo, así que le conté un buen rollo con todo por lo que había pasado: desde DJ hasta llegar a ella. Eso sí, sin mencionar detalles importantes como Pandemonium. Thea moría irremediablemente, decirle que había habido siempre un refugio como Pandemonium solo la remataría o por lo menos eso pasaría si yo fuera ella.

- ¡Listo! Así no se caerán y cortará la hemorragia, eso ayudará a que no... - desvié la conversación rápidamente. Pues decir: "eso ayudará a que no mueras tan rápido" seguro que no la ayudaba. - Tengo una camiseta limpia por aquí, creo que te valdrá - saqué una sencilla camiseta de color gris de mi mochila y se la entregué, pues ya que la había limpiado, lo ideal es que usara una nueva y no la que estaba llena de sangre.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Mar 01 Mar 2016, 13:35

En esta ocasión no me sentía con fuerzas para renegar o discutir con Ryder; así que ella se encargó de todo y yo me dejé como si fuera una de esas muñecas con las que todos llegamos a jugar de pequeños. Me dio un par de analgésicos, ya no estaba tan reacia a ellos, si me ayudaban a dormir o a aliviar el dolor bienvenidos fueran. Tomé las dos pastillas tal y como ella me había dicho y las dejé caer en mi boca, dando luego un trago a la botella de agua. No estaba bien y la muchacha tenía razón, tal vez todo fuera por culpa de las heridas. Fue además ese malestar lo que ayudaron a que Ryder se saliera con la suya, yo me encontraba tan cansada y tan desganada que sencillamente no fui capaz de negarme.

- Gracias Ryder - Susurré en voz baja mientras mis ojos se entrecerraban y apoyaba mi espalda en el respaldo del sofá, tratando de descansar, de relajarme, sucumbiendo al sueño. Escuchaba su voz lejana, como si ella no se encontrara a mi lado, Ryder me pedía que alzara los brazos y yo lo hacía guiada por ella misma y el sonido de su voz, sin llegar a ser realmente consciente de lo que hacía. Cuando entreabrí un momento los ojos y me vi en sujetador la mire extrañada, pero tampoco dije nada, solo quería volver a dormir. Al sentir el frío del agua sobre mi piel volví a abrir los ojos, Ryder estaba limpiando mis heridas y aunque se notaba que trataba de hacerlo de la forma más delicada posible estas dolían sin remedio alguno.

Logré espabilarme un poco, cuando ya había acabado. Recogí la camiseta que me había dado y me la puse poco a poco: parecía mentira que ponerse una camiseta fuera algo tan difícil. Una vez que terminé me acomodé de nuevo en el sofá  sin decir nada me tapé con la manta, entrecerrando los ojos. - Gracias Ryder - Susurré de nuevo y traté de seguir durmiendo. Una parte de mi decía que esta no era la mejor forma de pasar mi último día, la otra parte y mucho más fuerte solo quería descansar.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Ryder el Jue 24 Mar 2016, 21:38

- No es nada - cuando acabé con Thea se quedó de nuevo tumbada en aquella posición, con los ojos cerrados. - Descansa - susurré, aunque estaba totalmente convencida de que ni se habría enterado de lo que le acababa de decir. Le vendría bien estar así, ya que así no se enteraría apenas del dolor y eso me parecía bueno, al menos una pequeña parte positiva de todo aquello, si es que podía haber parte positiva en el hecho de que se estaba muriendo.

Coloqué el colgante que me había entregado sobre la palma de mi mano y lo miré fijamente: era bonito. Me lo coloqué rápidamente al cuello, pues había sido su regalo y... era sin duda muy especial. Me hice con mi portátil otra vez, ya comenzaba a fallar de nuevo, tendría que repararlo en cuanto llegase a Pandemonium. ¡Y ese era otro tema! Si es que me dejaban volver, claro estaba. Podría ser perfectamente que ahora me tomaran por el enemigo, por nada que y menos que había hecho... Sí, nada y menos.

Decidí volver a guardar el portatil y centrarme en descansar un poco, pues sabía que mañana sería un largo día de viaje. Regresar de Nueva York estaba siendo una de las tareas más complicadas que había hecho en mucho tiempo: ya que viajar sin un lugar fijo era una cosa, pero tener una ruta por la que seguir, zombies, destrozos por todas partes y otros tantos no ayudaba mucho.

Apoyé mi cabeza sobre uno de los lados del sofá y sin darme cuenta comenzaba a quedarme dormida poco a poco hasta que el sueño se apoderó completamente de mi. En otras ocasiones me habría costado mucho más dormir, ya que siempre tenía miedo, pero en esta ocasión tener a Thea a mi lado me ayudaba y sobre todo estar en un lugar que más o menos parecía seguro.

Tal vez aquella no era la mejor situación posible para tratar de dormir, pero lo necesitaba, llevaba varios días de falta de sueño cargados sobre mis espaldas. No podía levantarme y ocasionalmente desviaba la mirada hacia Thea para saber como estaba. Realmente me preocupaba.


Muchas cosas:
Home:

Graaacias Jason ♥️ ♥️ ♥️
Life Is Strange...:
Multipass!:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Thea Grayson el Jue 19 Mayo 2016, 20:34

Los analgésicos habían comenzado a hacer efecto al rato, ya que me sentía mucho más aturdida e incluso perdida, como si me encontrara soñando despierta. El dolor incluso parecía que había disminuido y el sueño se iba apoderando de mi, no había sido capaz de apenas parpadear en un par de ocasiones las veces que abrí los ojos. Los párpados pesaban y no era capaz de seguir despierta, por lo que volvía a dormir.

Pero no podía seguir durmiendo, no sabiendo que Ryder estaba allí conmigo y que en cualquier momento terminaría por hacerle daño. Aún así, con aquellos pensamientos era incapaz de despertar, un sueño intranquilo se apoderaba de mi, no sabía si dormía o no, si seguía despierta, si todo aquello era una horrible pesadilla...

Me erguí lentamente, hasta que me puse en pie. Caminé en la dirección de Ryder, mis dedos se aferraron a su hombro y la obligué a girarse: la joven abrió de par en par los ojos, pero no, no era Ryder ya... ¿Keith? Era la hija de Frost sobre la que me lanzaba para devorarla incapaz de contenerme, incapaz de hacer algo más que matarla.

Me desperté de un sobresalto, sudando, la cabeza me daba vueltas. - Ha sido una pesadilla, una pesadilla... - Me decía entre susurros una y otra vez. Ryder se había dormido ano muy lejos de mi. En aquel momento comprendí que debía irme, antes de que pudiera hacerle daño de verdad. Se había portado demasiado bien conmigo y lo último que deseaba era acabar con su vida. Las heridas aún pesaban demasiado, dolían, pero igualmente me puse en pie, tratando de no hacer el más mínimo ruido, no quería despertar a la joven.

Caminé hasta donde estaban mis cosas: dejé mi reglamentaria a un lado, con la munición, un cuchillo militar y la poca comida que me quedaba. Arranqué una página de mi diario y en él escribí:

Gracias por todo. Cuídate Ryder, por favor.

- Thea.

Ya no necesitaba aquello, así que era una estupidez llevarme todas mis armas y la comida cuando a ella le serían de más utilidad. Cargué con el resto de cosas que llevaba y salí lo más sigilosamente posible de la oficina, cerrando tras de mi. Sentía mi cuerpo más pesado que nunca, pero no me detuve, debía alejarme de Ryder para no herirla.

Nada más salir de la tienda me topé con uno de esos seres, lo miré con frustración, con cansancio, mientras que desenfundaba el viejo cuchillo de cocina y me lanzaba a por él. Hundí el arma en su cabeza y ni me molesté en recuperarla, no la necesitaba ya, solo el revólver, sería lo único que me ayudaría, como Jack... Sentí las lágrimas caer por mi rostro, las limpié rápidamente con el dorso de mi mano y proseguí mi paseo como mejor podía. Un segundo caminante salió de un callejón, repetí la misma jugada, pero es ta vez con un destornillador, lo empujé lejos de mi y proseguí hasta la puerta de una casa en la que no me costó demasiado colarme. Ascendí hasta la última planta, era un dormitorio, cerré la puerta y me senté en la cama. Sujeté el viejo revólver entre mis manos y comencé a cargarlo, me fue imposible contener los sollozos cuando coloqué el cañón en mis labios, tomé aire, acaricié el gatillo y cerré los ojos. El tiempo pasaba a una velocidad normal, pero para mi aquel momento fue eterno, imposible, fui incapaz de apretarlo, así que lancé el arma llena de rabia contra la pared mientras que me cubría el rostro con ambas manos sollozando con fuerza. No podía hacerlo, era una cobarde.

Un ruido me hizo parar, la puerta procedente del baño se entreabría y salía una de ellos. Observé el cuerpo pútrido y descompuesto del zombie mientras que se acercaba en mi dirección. Tragué saliva recogiendo el bate del suelo, cuando se lanzaba a por mi comencé a golpear su cráneo una y otra vez, pese a no tener apenas fuerzas descargué mi ira contra ella, incluso cuando ya estaba muerta del todo, yo seguía golpeándola, una, otra vez... Hasta que me derrumbé a su lado por completo.

Solté el bate de mis manos ensangrentadas y dejé que rodara lejos de mi. Respiré hondo entre sollozos viendo mis manos llenas de aquella sangre coagulada y luego vi el cadáver, el rostro desformado por los golpes. Ese era mi destino, acabar así... mi final.




:

Volver arriba Ir abajo

Re: Painkillers || Ryder

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.