• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Sweet Child O' Mine BfaHM5eSweet Child O' Mine TT9KvUfSweet Child O' Mine Gubwrm5Sweet Child O' Mine Gubwrm5
Directorios
Sweet Child O' Mine NgodK5u

Sweet Child O' Mine

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Sweet Child O' Mine

Mensaje por Harley Køhler el Sáb 21 Feb 2015, 22:30

Harley Køhler


5 de Diciembre de 2012, Base de Pandemonium.
¿Qué haces? — La voz resonó justo detrás de mi y no pude evitar volverme para mirar a mi compañero enarcando una ceja. Gracias a él estaba allí, pues Pandemonium no me habría contratado ni loca si llegaran a saber que había llegado a trabajar en Umbrella, pero todo eso quedó atrás, aborrecía todo cuanto tenía que ver con dicha compañía. Matt sonrió esperando una respuesta que no tardé en darle, acababa de volver de una misión un tanto estúpida, la ropa rasgada, sucia y me preguntaba que hacía. — Vengo del spá... ¿Tú que crées? — Respondí con sarcasmo, molesta, pues estaba agotada y encima contaba con numerosas vendas y tiritas que cubrían mi piel tapando recientes heridas, iba a darme una ducha eterna y a acostarme para que aquel nefasto día acabara de una vez por todas. Al menos había logrado conseguir la misión.

¿Y te lo has pasado bien?, espero que no te hayan cobrado demasiado, tenías mejor pinta cuando te largaste que ahora — Comentó en el mismo tono sarcástico que el mío mientras me seguía por el pasillo. Esta era una de mis primeras misiones sin él, en aquel nuevo y destrozado mundo, aún me parecía extraño que no me acompañara. — ¿Quieres algo?, no estoy para juegos joder... — Me volví molesta para mirarle con esa ceja aún enarcada, maldita ducha que lejos estaba. — ¿Ni siquiera para este? — Susurró sacando de detrás de su espalda un palo de golf, antes solíamos ir a jugar al minigolf, pero ahora... Con todo aquello bien poco íbamos a hacer ahí arriba, nos conocíamos del ejército, quien diría que íbamos a acabar en el mismo sitio. Él siguió los mismos pasos que yo, pero aquí en Los Angeles y nos encontramos poco después cuando huía de Umbrella, no pudo evitar recomendarme a Pandemonium y ayudarme a entrar, antes del segundo brote solíamos pasar las tardes jugando a aquel juego. — Dime que tienes cerveza y será perfecto... — Añadí con una sonrisa. — Me subestimas, ¿eh? — Y sin más sacó de su espalda de la otra mano dos botellines de cerveza.

Así pues, en menos de una media hora, lo que tardé en ducharme y vestirme, nada complicado, Matt y yo estábamos ya en una improvisada pista de golf, los pasillos de la base eran divertidos para aquello y apenas nos habíamos dado cuenta de ello. — ¿De dónde los has conseguido? — Le preguntaba mientras que examinaba mi palo, no entendía demasiado pero era un buen número. — Un mago nunca revela sus trucos... Chantajeé a Max porque me buscara unos cuando subió ayer arriba — Rió a la vez que alzaba su botellín de cerveza y yo chocaba el mío con cuidado con el de él con una sonrisa divertida. Y fue por él por lo que tal vez ahora sigo viva, si no me hubiera logrado este trabajo estaría arriba, en aquel infierno que unos irresponsables habían creado acabando con casi toda la humanidad.

Y así, en aquella zona solitaria de la base, con unas preciosas vistas de un arrecife marino iniciamos una competición que duraría tal vez meses, nuestro pequeño escondite para evadirnos de aquello que nos hacía daño, del mundo real que había sobre aquel mar que nos rodeaba, ese mar misterioso que creaba una perfecta simulación de una ciudad mágica. Eso es princesa, duerme y olvidate de lo que hay arriba.


Volver arriba Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Re: Sweet Child O' Mine

Mensaje por Harley Køhler el Mar 03 Mar 2015, 17:11

Harley Køhler


15 de Marzo de 2012, Los Angeles.
Tan solo habían pasado un par de semanas y ya estaba allí. Los Angeles, una ciudad de "angeles", si, puro sarcasmo, como me habían tratado nada más llegar lo decía todo, se suponía que ahora con un nombre diferente, un ligero cambio de look y pasar desapercibida me mantendría a salvo de Umbrella. Claro, pero no del resto del mundo, se me había olvidado casi lo que era vivir en aquellas zonas que no eran más que el almacén de la escoria de la ciudad, moteles a las afueras, esquinas llenas vagabundos, drogadictos, prostitutas, camellos... Todo un lujo de zona, gente que mataría a otra a cambio de un poco de coca, cualquier cosa. Tan solo me escondía de la gigante farmaceútica, Umbrella era imparable y yo que había trabajado en su seguridad lo sabía mejor que nadie, lo controlaba todo y tras aquel desastre, tras haber renegado de esa compañía tan solo me quedaba esconderme porque nada quería tener con ellos ya. Y tras saber la verdad no me dejarían en paz, al menos tenía suerte en algo, Umbrella me había dado por muerta, o eso creía yo, pero por si acaso mejor era no llamar la atención.

Así pues allí estaba en mi maldito exilio personal, trabajaba como camarera en una cafetería de mala muerte, servía cafés y aguantaba los obscenos piropos de camioneros asquerosos y tíos cada uno más repugnante que el anterior. Así que se veía venir que un día me hartase de aquello, era lo más normal del mundo pues yo no estaba hecha para aquella vida, me había elaborado una base precisamente para no acabar así. Por lo que cuando aquel desgraciado me dio una palmada en el trasero no me aguanté, le tiré la bandeja encima y se llevó el puñetazo del siglo, tuvieron que venir a sujetarme para que no le acabara golpeando más, para que no descargara sobre aquel mi ira y todas las que me había callado hasta ahora.

No me sorprendió que pocos minutos más tarde mi jefe me soltara a gritos un "¡Estás despedida!", me fui sin rechistar, al menos no llamaron a la policía, parecía como si en aquel lugar todos temieran esa palabra. Avanzaba por las calles de Los Angeles con la mirada perdida, me había consentido el capricho de entrar en un Starbucks para comprar un café, avanzaba con la capucha de mi chaqueta tapando mi rostro no sabía que iba a hacer ahora, encontrar un trabajo en el que te aceptaran sin pedir acreditaciones, indetificaciones, que te dieran un seguro... Era complicado, pero es que había muerto. Aquella que era antes estaba muerta, murió en ese "incidente" de Raccooon City y así debería de seguir. Un segundo capricho me llevó a sentarme en la parada del autobus para regresar a las afueras, a esa zona marginal de la ciudad, esperaba tomando pequeños sorbos del cappuccino mientras escuchaba a la gente hablar a mi alrededor, escuchaba una voz en concreto que hablaba sobre unos días libres, fue entonces cuando me fijé en que yo conocía a ese chico, su voz era inconfundible, demasiado familiar como para olvidarla. No pude evitar volverme para comprobar que era él y claro que lo era, pero fue tarde para cubrirme y hacer como que no había pasado nada, él me vio y también me reconoció.

¡Eres, eres... ¡Eres tú! — Alzó la voz mientras me miraba y yo, estúpida y poco disimulada me levantaba para marcharme por otra parte, pero escuchaba sus voces detrás de mi, como me llamaba por aquel nombre, mi nombre real, el que había olvidado. — ¡Espera! — Casi gritó cogiendo mi brazo para hacer que me volviera en su dirección, Matt por favor... Pensé para mis adentros, aterrada, ¿y si...?, ¿paranoica?, no, había trabajado para Umbrella, sabía como era esa compañía. — Te equivocas de persona — Apenas alcé la mirada y me solté de golpe siguiendo mi camino. Me quedé más tranquila al ver que dejó de seguirme. Pero no todo iba a ser tan malo, al menos me había ahorrado el dinero del autobus.

Faltaba poco para llegar al motel, las calles ya nada tenían que ver con esas bonitas y elegantes zonas que solían mostrar Los Angeles en las películas, andaba por callejones inhóspitos y desolados cuando esa voz resonó de nuevo y esta vez no en mi cabeza, esas mismas palabras y mi nombre. No paraba de escucharle en mi cabeza durante todo el trayecto, pero ahora era tan real como antes. — Sé que eres tú de verdad, te di por muerta, salías en las listas que Umbrella dio con las victimas, sabía que estabas trabajando para ellos y cuando vi el accidente en las noticias... Me acordé de ti, te busqué, estabas muerta y... ¿Huyes? — Hablaba agotado, como si le faltase el aire por haber estado un buen rato corriendo. Estaba justo detrás de mi y me costó la vida girarme, le miré aterrada, porque lo sabía, ¿cómo?, hablábamos de vez en cuando y entonces recordé que le dije por correo una vez que me marchaba a Raccoon City y él a los Angeles. Habíamos seguido un trayecto muy parecido, excepto que yo pensaba que seguía en el ejército al revés de mi. — No fue un accidente... — Susurré a punto de romper a llorar, porque aún no lo había soltado, porque no había podido librarme de aquel peso, porque sabía lo que habían hecho con otros que trataron contarlo, ahora estaban en busca y captura y seguramente los matarían, nos matarían a  todos si nos encontraban.
·  ·  ·
Agarré la taza entre mis manos con fuerza, estaba helada, hacía ya frío en las calles, Matt me había invitado a tomar una tila, porque cuando empecé a hablar era como si me fuera a dar algo, nos encontrábamos en una cafetería, en la última fila  de asientos, alejados de la gente. Matt había conectado su ordenador portátil a internet y con los auriculares puestos veía un video con atención, yo me encontraba a su lado con la vista fija en la pantalla, aún no había tenido el valor suficiente de ver aquello, el título del video rezaba: "Cruel broma aprovechando desastre Nuclear en Raccoon City". Matt tenía los auriculares puestos, pero a mi no me hacían falta, podía escuchar todos los gritos de horror, de miedo, de pánico, de dolor... Todos se habían grabado a fuego sobre mi piel, soñaba con ellos cada noche, esas imágenes de sangre, de desolación... Me vi obligada a cerrar los ojos con fuerza para dejar de ver aquello, pero no desaparecían aquellas imágenes y me invadían, me atacaban, ¿qué era lo peor de tener una pesadilla como aquella?, saber que esta había sido real, de pequeña podía venir mi hermano y tranquilizarme, me ayudaba cuando decía su típico: "No es real, no es real... Tranquila", pero ahora aquello no servía. Umbrella era un monstruo y tenían que pagar por todo aquello.

Ha... Harley... — Matt susurró haciéndome entrar en si, le costaba llamarme por un nombre que no era el mío, pero se lo pedí y así lo hizo. — ¿Esto es... ¿Real? — Asentí ante su pregunta, parecía aterrado, incrédulo... Incapaz de entenderlo como casi todos aquellos que le dieron la espalda porque en verdad tenían miedo, el ser humano era así, Umbrella desacreditó la cinta y todos lo creyeron, porque era mucho mejor obviar aquello que no interesaba. — No morí, pero se perdieron tantas vidas inocentes... Por eso me oculto, al igual que los autores de esto, ellos trataban de informar de lo que ocurrió y fueron cruelmente perseguidos, consiguieron escapar de allí, al igual que yo, no sé nada de ellos, pero Umbrella no será benevolente con nosotros o aquellos que sepan la verdad... Si se demostrara ese terrible fallo y como lo encubrieron... Sería su fin, condenaron una ciudad entera y la destruyeron, ya queda claro que sus métodos son más drásticos — No podía dejar de pensar en aquella noche, en aquella maldita noche... Ni siquiera supe que tono puse, solo que hablé muy bajo, o que expresión usé, no podía dejar de pensar en aquellos acontecimientos, las manos me temblaban y Matt las agarró para tratar de tranquilizarme, fue entonces cuando escuché la respuesta que lo cambiaría todo, que cambiaría mi situación actual y que me ayudaría en mi cometido. — Te creo.


Volver arriba Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Re: Sweet Child O' Mine

Mensaje por Harley Køhler el Lun 09 Mar 2015, 19:59

Harley Køhler


27 de noviembre de 2012, Los Angeles, Base de Pandemonium.
¿Quién no adoraba los días de permiso?, y aún más cuando coincidían con los de tu mejor amigo y ambos nos largábamos por ahí. Habían sido los tres mejores días en muchísimo tiempo. Gracias a Matt ahora trabajaba en Pandemonium, con un nombre y una vida falsa sí, pero lejos de Umbrella y encima ayudando a destruirla, esto último sin demasiados logros, pero al menos llevaba una vida mucho más tranquila. Pandemonium contaba con dos sedes en Estados Unidos, puede que algunas oficinas más, ahí ya no estaba segura, solo contaba con la de Nueva York y Los Angeles, pero Matt me había contado una cosa y es que tenían una base bajo el mar que sin duda me recordó a Umbrella y sus bases subterráneas, eran secretos que me contaba mi mejor amigo, pues aún seguía siendo novata en la empresa y no me confiarían a ciertos sitios, Matt me comentó que ese lugar era increible, y yo tenía curiosidad por verlo, quien me iba a decir que acabaría más tarde harta de ese lugar. Él solía trabajar allí, excepto cuando me contrataron que pidió estar en la zona de oficinas para así estar cerca.

En la próxima pienso ganarte, ¡será posible!, cría cuervos y te sacarán los ojos... — Se quejaba de la paliza que le había dado jugando al minigolf, él me había enseñado a jugar y ahora le ganaba. — Oh no... Admítelo, soy mejor que tú — Le comenté con sorna mientras bajaba del aston martin de Matt y me colgaba al igual que él la bolsa de deporte con el logo de la compañía al hombro, me reía de sus comentarios de mal perdedor mientras avanzábamos como si nada por el parking en dirección a las oficinas que se encontraban en el centro de Los Angeles. Aún era temprano, aquel día nos levantamos nada más amanecer para ir a jugar, luego desayunar y volver a la rutina del trabajo.

Aquel día había más movimiento que nunca por las oficinas, fue entonces cuando... — Andersen, Køhler, os quieren en el despacho del director — Aquel tono de uno de los empleados nos asustó, ¿acaso nos habíamos equivocado de días o algo similar? — ¡¿Chris qué ocurre?! — Matt no se puedo contener a preguntarle, ambos nos giramos para ver al espalda del tipo que iba a toda prisa como casi todo el mundo. — ¿Es qué no habéis visto las noticias? — Preguntó sin más mientras desaparecía. Matt y yo nos miramos dudosos y salimos a toda velocidad en la dirección del despacho del director, tras pedir permiso le encontramos sentado sobre su mesa, mirando una pantalla de televisión fijamente, era la presentadora de las noticias de Fox, una mujer rubia que hablaba cerca de Times Square en Nueva York, el titular citaba "Nueva York cerrada sin explicaciones algunas, caos en la ciudad" Matt fue a decir algo, pero el director se negó alzando una mano, señaló la pantalla de televisión y cambió a otro canal, la situación era similar, otro periodista en la misma zona, otro titular parecido: "¿Nueva York bajo ataque terrorista?" y así una y otra vez con todos los canales.

No nos dan apenas información, pero hemos logrado contactar con nuestra base de Nueva York y aunque apenas hemos recibido contacto alguno con ellos si que nos han enviado un correo con el siguiente video... — El director giró la pantalla de su ordenador y ahí estaba, el video que hacía un par de meses le puse a Matt. — No lo entendí hasta que debajo leí: "Es real y está pasando aquí" — Hizo una pausa, pero no pude pensar en nada, ni siquiera reaccionar o hacer algo. — No dan información porque no desean alarmar a la ciudad, pero Nueva York no es como Raccoon City, esta ciudad era controlada básicamente por Umbrella, pues sin la compañía no habría llegado a ser nada, no tienen medios de cerrar la ciudad como hicieron con Raccooon y sino lo hacen bien el virus se propagará a nivel mundial... Pero claro, nosotros no pintamos nada, he tratado de contactar con el gobierno, con el jodido presidente y nada, lo desmienten todo, pero si ya no sé que hacer... — Se lo contaba a Matt por ser uno de sus mejores soldados, no entendía por qué no contaba con el líder de la sección. — ¿Crawford? — Matt me leyó la mente al preguntar por él. — Fue enviado a Nueva York nada más amanecer y aún no hemos obtenido respuesta alguna — Y vi el momento perfecto para soltarlo todo.

Yo estuve en Raccooon cuando ocurrió todo aquello... — Matt y el director me miraron sorprendidos, pero Matt también como si me fuera a matar. Apenas diez minutos más tarde el director de las oficinas estuvo al tanto de todo lo que yo ocultaba, se lo conté todo, desde por qué cambiamos mi identidad, por qué deserté en Umbrella, todo... — Bajaréis a la base de la costa, allí os aprovisionarán de armas, iréis a Nueva York para ver que ocurre, nunca y quedaros bien con la palabra le contéis a alguien de allí lo que me habéis contado ahora, Harley nunca se fiarían de ti, yo no sé apenas ni por qué lo hago... — Miró a Matt, estaba claro que era por él. — Os informaremos en todo momento de cuales son las ordenes, Matt, ella sabe lo que es mejor que nadie, así que cuidaros bien — Y esa sería la última vez que veríamos con vida al líder de las oficinas de los Angeles.

Como Matt me había dicho, aquel lugar era increible, como si de un viaje secreto a la mismísima Atlantida se tratase, allí nos preparamos para viajar a Nueva York, sería complicado entrar en la ciudad pues carecíamos de permiso, pero lo haríamos, ya fuera por ayudar y luchar contra aquello, por demostrar ya a todo el mundo que Umbrella era un monstruo, el gobierno los estaba ayudando a encubrirse, ¿pero luego revelarían lo que había pasado de verdad?, es más, ¿qué pasaría esta vez, algo similar a lo de Raccoon City? Quería que fuese una cruel broma, pero no, era tan real como lo que ocurrió hacía ya seis eses en esa ciudad, esa maldita ciudad en la que había vivido mis peores momentos, esta vez la pesadilla revivía, se hacía tan nítida como entonces y yo debía enfrentarme de nuevo a mis miedos, solo que esta vez no estaba sola, Matt iría conmigo.


Volver arriba Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Re: Sweet Child O' Mine

Mensaje por Harley Køhler el Miér 08 Jul 2015, 13:41

Harley Køhler


27 de mayo de 2015, Base de Pandemonium.
El pulso me iba a mil por hora, los minutos pasaban de forma tan lenta que sentía que eran prácticamente una eternidad. No paraba de caminar de un lado a otro por aquella sala de descanso, estaba esperando tras tres días sin noticias de él, hasta que por fin llegó, no me habían dejado verle hasta ahora, tras la operación estuvo un tiempo de descanso y ahora le estaban mirando para ver si se pondría bien.

Cuando llegó el médico y me dedicó esa mirada por poco estuve a punto de caerme al suelo, le miré fijamente y a este pareció salírle un nudo en la garganta cuando se iba a arrancar a hablar.
Dígamelo por favor... — Le rogué suplicante, el médico asintió, Matt estaba bien, iba a sobrevivir y por primera vez en tres días respiré profundamente, aliviada, pero entonces me fijé en su expresión, era un tanto intranquila y yo no terminaba de entenderlo, ¿si Matt estaba bien por qué me miraba así ahora él? — ¿Qué ocurre? — Le pregunté entonces de golpe, él se limitó a acercarse a la puerta de la habitación de mi amigo y a abrirla, me hizo un gesto para que pasara y cubrí la distancia entre el marco y yo veloz, como si fuera el mismísimo Flash. Cuando pasé él cerró la puerta. Aquel olor tan característico de los hospitales estaba en su habitación, cuando todo cayó pensé que ello tampoco lo volvería a oler, pero no, ahí estaba en Pandemonium.

Un pitido sonaba una y otra vez, pausado, indicando que las máquinas a las que Matt estaba conectado seguían funcionando, él estaba tumbado en la cama, con los ojos cerrados y varias vendas por todo su cuerpo, o al menos lo que alcanzaba a ver, los brazos, el cuello...

¿Matt? — Susurré mientras me acercaba a él lentamente, él se giró y se le iluminó la cara, mi voz sonó preocupada, la suya aliviada, aunque débil. — ¡Hey morena! — Exclamó él también en un tono bajo, cuando se terminó de volver vi el vendaje que tapaba su ojo izquierdo, además de una escayola en el brazo izquierdo también. — Eres lo mejor que ha entrado por esa puerta en estos días — Siguió hablando mientras que trataba de incorporarse y entonces yo corrí hacia él para impedir que lo hiciera. — Quédate quieto por favor... — Le pedí al par que me acercaba y sin decirle nada más le daba un abrazo, pero apenas tocándole, con mucho cuidado para no hacerle daño, pues ahí parecía tan débil... — Pensé que no te iba a volver a ver... — Sollocé aunque me aguanté las lágrimas y él se echó a reír, de forma débil, pero se echó a reír y aunque se estuviera burlando de mi escucharle me supo a gloria, no me importaba. — No te vas a deshacer de mi tan fácilmente — Dijo mientras me devolvía el abrazo con su otra mano sana.

¿Qué te ha dicho el médico? — Aún no entendía por qué estaba tan serio antes, Matt parecía estar bien, molido pero bien. En seguida volveríamos a jugar al golf abajo y a beber cerveza. — Que estoy bien, bueno, no ahora, ahora estoy hecho una mierda, pero me pondré bien... — Terminó de hablar casi susurrando. — Bueno... No del todo — Me alcé para mirarle fijamente cuando dijo aquello.  — Lo he perdido — Se señaló el vendaje del ojo izquierdo.  — No volveré a ver nada con él... — No iba a volver a ser el mismo. Me quedé en silencio mirándole fijamente y no sabría decir que expresión puse, pero él rápidamente trató de calmarme.  — ¡Será una pasada cuando lleve parche!, creo que ligaré más... — Enarcó su ceja tratando de reírse y lo hizo, pero entonces se echó a llorar y eso me partió por dentro.  — Harley... Me retirarán de la SSU, me pondrán en seguridad, lo veo venir... — Desvió la mirad al decir aquello, se llevó una mano a la cara y empezó a frotarse la mejilla para que no le viera llorar.  — Lo veo venir... — Repitió con una sonrisa amarga como si hubiera contado un chiste. — Me retirarán por minusvalía, lo harán y... Tú sabes como soy, mi vida era la SSU, no me puedo quedar fuera, no quiero quedarme fuera... Me verán como una carga y me retirarán — Matt parecía un crío, estaba aterrado por ello, no era la primera vez que pasaba algo así, un accidente que no matara a alguien y le produjera una debilidad tan grave, porque Matt ahora había perdido visión. Lo peor era no saber que decirle, por lo que solo le chisté y me abracé a él para tranquilizarle, me quedé la noche entera con él hasta que los dos nos dormimos.


Volver arriba Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Re: Sweet Child O' Mine

Mensaje por Harley Køhler el Miér 27 Jun 2018, 15:23

Harley Køhler


03 de junio de 2015, Base de Pandemonium.
Al abrir los ojos por un momento me creí en estar en mi habitación, hasta que vi en la silla de en frente la chaqueta de Math, con el Andersen justo ahí bordado a un lado, la noche anterior la llevaba puesta, porque no tenía otra prenda que ponerse cuando por fin le dieron el alta, al llegar a su habitación decidí quedarme con él, estaba tan callado y su rostro tan perdido que no quise dejarle solo. Estaba demasiado débil mentalmente y temía que pudiera hacer alguna locura. Me volví en la cama para mirarle, Math estaba tendido justo detrás de mi, con aquel parche negro en su ojo y el otro cerrado, dormía profundamente, la escayola en su brazo izquierdo, los arañazos, cortes de aquella batalla...

Le miré entristecida, porque en los últimos días cada vez que le miraba no le veía a él, si no a alguien desconocido, Matt había dejado de ser él mismo, su actitud bromista, su optimismo... Esa felicidad que radiaba había desaparecido hasta el punto de que ahora transmitía hasta lo contrario. Alcé una mano, la libre, porque la otra me la sujetaba con firmeza y acaricié su mejilla. Matt abrió su único ojo al instante.  

¡Hola! — Susurró sin más y quise echarme a llorar cuando vi que no soltaba ninguna de sus bromas o se burlaba de mi por aquello, un Matt normal habría pedido que no le metiera mano mientras dormía, o a saber... — Hola — Contesté de forma rápida mientras rápida me movía de la cama de un salto, levantándome y yendo a por mis vaqueros. — ¿A dónde vas tan deprisa? — Me preguntó él al par que se erguía. — Tengo que ir abajo — Respondí rápida, sin explicar nada, él estaba de baja, así que no era necesario inventar una excusa que fuera más lógica. — No olvides que tienes que ir a curarte a las 17:00 ¿Vale?, si necesitas algo hazme llamar — Y sin más rápidamente salí de la habitación sin darle tiempo a que me dijera algo más. Porque tampoco es que quisiera escucharle.

Avancé de forma rápida por el pasillo, ¿a dónde iba ahora, si casi ni sabía la hora que era?, aún era temprano, pero de todas formas caminé a toda prisa por aquel pasillo, como si alejarme de la habitación de Matt supusiera una liberación, ¿dónde se había quedado el Matt que yo conocía? Respiré hondo mientras que seguía avanzando, en mi reloj de muñeca visualicé que aún me quedaba un par de horas hasta que tuviera que presentarme ante alguien. Y mi habitación quedaba cerca de la de Matt, no pensaba acercarme a esa zona ni loca. Bajé rápida por las escaleras hasta llegar a una de las zonas de los SSU, allí fui directa a por mi taquilla, suspiré al ver en el interior el uniforme y una toalla, me hice con esta y fui a las duchas, tras desvestirme y meterme bajo el agua comencé a llorar en silencio. Allí sola me dejé derrumbar, mis llantos eran ahogado por el agua mientras que yo sentía la necesidad de golpear algo y eso hice, golpeé con todas mis fuerzas pared mientras gritaba de rabia. Matt era lo único que tenía en el mundo y era como si le hubiera perdido, como si hubiera muerto en aquel accidente y con él una parte de mi.


Volver arriba Ir abajo

Sweet Child O' Mine Empty Re: Sweet Child O' Mine

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.