• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsEl prólogo de los problemas [Taron Travis] FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
El prólogo de los problemas [Taron Travis] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500El prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5XcEl prólogo de los problemas [Taron Travis] SH3v5Xc

El prólogo de los problemas [Taron Travis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

03.03.2012.
Ciudad de Nueva York, Mansión Travis.


¿Y dice que todo eso es real? — su voz sonó notablemente preocupada, sin embargo se mostraba serio y para quien no lo conociera puede que impasible. La respuesta que recibió al otro lado del teléfono provocó que el señor Travis entreabriera más los ojos. — ¿Cómo es posible que hayan llegado a esa situación? Mi empresa no... — quien estaba al teléfono lo interrumpió. Geralt se quedó un rato en silencio, escuchando con atención lo que la otra persona tenía para decirle.

Pero... — de nuevo no pudo hablar, suspiró y siguió escuchando. — De acuerdo, pero esto no puede salpicar a mi empresa, no tenemos absolutamente nada que ver con ello Eldritch y no quiero que el trabajo de mi familia se vea manchado por una metedura de pata vuestra — y ahora así, GeraltTravis volvió a ser e hombre que solía ser. Interrumpió a su interlocutor y no le dejó hablar hastaa que él hubo terminado.

Y aún así me siento responsable, igual que Umbrella está colaborando con las familias, quiero que sepas que Tricell donará también una ayuda en lo que pueda... — pero algo hizo que ravis desconectara de la llamada. Su esposa, Alicia, había asomado la cabeza por la puerta de su despacho.— Ya está Eldritch, no, hablamos más tarde. Hasta luego — esta vez fue Geralt quien interrumpió y decidió que la llamada termnaba ahí. Alzó la mirada hacia su esposa y sorió, ella también. Llevaba una de esas camisetas viejas llenas de pintura y el pelo recogido con un pañuelo.

Taron acaba de llegar.

Ambos descendían por las escaleras del hall principal, Alicia estaba notablemente impaciente. No veían a su hijo desde hacía meses, desde Navidad. Cuano la puerta se abrió Alicia bajó los últimos escalones corriendo, eso causó gracia a Geralt que se quedó apoyado en la barandilla observando a su mujer.


El prólogo de los problemas [Taron Travis] Tumblr_okt80oLAPz1tx12doo1_500

Volver arriba Ir abajo

Aquello era extraño para Taron. Había visitado aquella misma mansión unos meses atrás, para Navidad, y sus visitas no solían ser tan seguidas, a pesar de que ese término fuera un tanto relativo. La mayoría dirían que ver a su familia una vez cada tantos meses era poco, y probablemente tenían razón, pero cuando estabas destinado prácticamente en la otra punta del planeta las visitas se reducían a una o dos al año como algo de lo más normal y por eso aquella era fuera de lo habitual pero aprovecharía la ocasión para pasar menos tiempo en casa y tomarse unas vacaciones por sí solo un poco apartado del nido.

Al abrir la puerta no le sorprendió del todo que sus padres ya estuvieran acercándose, el sistema de seguridad sin duda le había delatado.

Dejó caer su habitual bolsa deportiva algo maltrecha a un lado y extendió los brazos para recibir a su madre en un abrazo efusivo por parte de ambos.

No tardó en reírse mientras la soltaba, recuperando nuevamente su bolsa del suelo — Me alegra veros pero esta vez no habéis tenido tiempo de echarme de menos — sonrió de lado mientras su madre le pellizcaba una mejilla con cariño, puntualizando que ella siempre le echaba de menos, después saludó a su padre con un movimiento de cabeza en su dirección. Siempre habían mantenido una relación más distante que con su madre pero era lógico considerando la personalidad de cada uno. Durante su adolescencia incluso había llegado a odiarle, sobretodo tras ser enviado a aquella academia militar, pero ya había superado esa fase... aunque no la había olvidado.

Debe de ser un milagro que no estés trabajando. ¿Sobrevive la empresa sin ti? —  preguntó con ironía, a sabiendas de que sus muchas responsabilidades generalmente le mantenían un tanto alejado de la familia salvo fechas señaladas y concretas, como Navidad.


Volver arriba Ir abajo

¿Así te han enseñado a saludar en el ejército? — Geralt comenzó a recorrer los escalones que los separaban a ambos. — Ni soy una cabra, ni uno de tus compañeros... — se detuvo frente a su hijo y sin más miramientos lo estrechó entre sus brazos para sorpresa de Alicia, que observó con cariño la escena. No era habitual en él esas muestras de afecto hacia Taron, pero tal vez por eso mismo y lo que había visto hacía apenas unos minutos que le diera tal muestra de afecto. ¿Combatía su hijo en situaciones similares? Siempre se había sentido orgulloso de lo que había conseguido con él, del cambio drástico que supuso en su vida ingresar en aquella escuela y posteriormente en el ejército. Pero ahora... cada vez que veía a Alicia recibirlo o peor aún, despedirse de él... sentía que tal vez no había elegido el mejor camino. Ver a su esposa llorar con las malas noticias que llegaban de la guerra y rezar porque su hijo regresara a casa cada noche... incluso él había adquirido la malsana costumbre de seguir las noticias que llegaban de Afganistán con miedo e incertidumbre. Pero era consciente de que aquello no era más que un castigo muy merecido, al igual que la desaprobación de Alicia en muchas ocasiones. Y nada podía hacer ya al respecto, Alicia le seguiría echando en cara eso siempre y Taron no le perdonaría que él mismo fuera quien los separase. Resultaba hasta irónico. Al final sus acciones se habían vuelto en su contra.

La empresa sigue, pero... eso es lo de menos. ¿Quieres tomar un trago? — Geratl le hizo una señal para que lo acompañara hacia su despacho. — No tardaremos mucho Alicia.

Cruzó la puerta del despacho, se trataba de una amplia sala con enormes ventanas en la que prácticamente no s veía ningún trozo de pared libre porque las estanterías y los libros lo cubrían todo. El señor Travis se acercó al mueble bar y sacó dos vasos, depositó un par de hielos y posteriormente llenó ambos con uno de sus licores favoritos.

Dime Taron, ¿qué tienes pensado hacer de aquí a unos años? — tomó asiento en uno de los sillones que había junto al ventanal. Hacía mucho tiempo que quería tener esa conversación con él, pero no sabía si él querría tenerla con él.


El prólogo de los problemas [Taron Travis] Tumblr_okt80oLAPz1tx12doo1_500

Volver arriba Ir abajo

En realidad un saludo militar sería hasta peor — le recordó tomándose aquel reproche a modo de broma, al menos hasta que su padre se adelantó lo suficiente como para regalarle un abrazo, sorprendiéndole tanto que Taron se limitó a quedarse aturdido y sin moverse durante unos instantes antes de ser capaz de rodear a su padre con un brazo, dándole un par de suaves palmadas en la espalda. Aquello era extraño, quizá no llegaba a incómodo pero desde luego no era algo habitual o que se pudiera considerar "normal" entre los varones Travis.

Emm... está bien... — la invitación al despacho de su padre le puso inevitablemente nervioso. Había sido escenario recurrente de malas noticias o regañinas épicas así que no era su lugar favorito de la casa — Después recojo esto — dejó su equipaje nuevamente en el suelo mientras miraba a su madre — Si grito ven a salvarme — le sonrió burlonamente y ella le dio un golpecito en el brazo antes de que ambos se adentraran en la estancia.

No tengo demasiados planes de futuro. Es mejor así, menos agobios — respondió en un primer momento, avanzando por la amplia alfombra que cubría el suelo del despacho hasta llegar a una de las butacas en las que empezó a tomar asiento — Me han dicho que debería presentarme a las pruebas de especialidad de francotirador pero no estoy seguro. La paciencia no es lo mío aunque tenga puntería — le explicó frotándose las manos en las rodillas antes de aceptar ese vaso bastante cargado.

¿Qué pasa?, ¿te vas a morir? — inquirió tan directo como siempre, pues a pesar de haber adquirido disciplina en el ejército no había desarrollado los mismos modales que los habitantes de aquella casa. Se inclinó más hacia Geralt — ¿Se muere mamá...? — susurró con tono tenso, dando entonces un trago generoso a la bebida. No había que ser un genio para saber que si algo le pasaba a Alicia el resto de la familia se hundiría con ella.


Volver arriba Ir abajo

Dudo que a tus superiores los saludes peor... — y por millonésima vez en su vida, Geralt comenzó a contar una anécdota de sus antepasados que ya aburría hasta a los retratos de el edificio. — Mi abuelo, nos contó en una ocasión quen el servicio militar, una vez saludó a un superior, pero se equivocó con la galonera... le bajó tres rangos con su saludo y le propinó tal patada... que lo tiró al suelo para después hacer cincuenta flexiones — se rió al recordar como su abuelo se carcajeaba con aquella historia, aunque no es que fuera muy alegre, pero después de tanto tiempo siempre se burló de su propia torpeza.

Hijo, da gracias a que me criaron quienes me criaron, porque de haber nacido en otra zona de Inglaterra... te habría dado una buena colleja — Geralt observó a su hijo negando, ya no por precipitarse con aquellos comentarios, si no por lo que sugerían y de solo pensarlo se ponía hasta enfermo.

Taron, todo va bien — dijo en esta ocasión más serio. — Verás, si te pregunto esto es porque quería saber qué pasa por esa cabecita... sé que nunca hemos tenido una gran confianza para que me cuentes tus cosas, pero de verdad que querría que eso cambiara... — si en un principio Geralt se había mostrado serio, ahora por momentos parecía desmoronarse. Le costaba elegir las palabras mas apropiadas para aquella conversación y solo quería que saliera como él tenía esperado.

Eso sobre esa especialidad suena bien, ¿es... algo que te agrade? — dio un buen trago a su vaso. — Paciencia... pero si es algo que te guste, seguro que eres paciente... yo por ejemplo... mis notas cuando estudié ciencis para Tricell eran una basura... — se rió al recordar aquella época. — Creo que nunca os lo he contado, pero estudié porque sabía que era lo que mis padres habrían querido, pero yo me sentaba con aquellos libros... y no podía estar ni cinco minutos seguidos en la silla, lo odiaba... sin embargo la rama de finanzas... eso era otra cosa y menos mal que ahora tu hermana sí que ha estudiado ciencias, porque aún hay veces que no me entero de lo que me dicen... — aquello de verdad que le hizo gracia. Era la primera vez que lo decía en voz alta y por fin le hacía gracia más que avergonzarlo. Siempre había consultado a Blake con la excusa de que él había perdido práctica por centrarse más en la administración financiera de la empresa.

Así que... quien sabe, puede que por una vez en tu vida tengas paciencia con algo — pero eso no era lo que Geralt quería y en aquel momento no sabía cómo decirselo a su hijo. Seguramente le acabaría ehando en cara que él siempre era quien tenía que decidir por todo el mundo... y con razón. ¿Pero qué padre querría que sus hijos se jugaran la vida cada día? Sus andanzas en el pasado se la jugaron.


El prólogo de los problemas [Taron Travis] Tumblr_okt80oLAPz1tx12doo1_500

Volver arriba Ir abajo

¿Se supone que eso tiene gracia? Joder, papá... — terminó riéndose con la anécdota de su abuelo pero más que nada por lo surrealista que resultaba que aquello lo hubiera contado como una gracia. Definitivamente había que mejorar el sentido del humor de su padre.

Miró entonces el vaso que le había servido su padre y tomó el primer sorbo, apretando los labios después. Aquel whisky poco tenía que ver con lo que normalmente bebía con sus colegas, el sabor resultaba intenso e incluso algo incómodo para su paladar poco refinado pero era fácil acostumbrarse.

Ya... pero entiendes que me resulte raro, ¿no? Es decir, tú mismo acabas de decir que nunca hablamos de estas cosas así que no puedes culparme si me imagino cosas — de hecho seguía inquieto con toda aquella conversación, intentar intimar con su padre después de tantos años sin haberse tomado la molestia le resultaba incómodo, quizá porque en el fondo siempre se sentía juzgado cuando hablaba con él. Sabía que nunca había sido lo que él esperaba y estaba cansado de ser una decepción para el apellido familiar, por eso prefería no hablar de aquellas cosas.

Escuchó la nueva batallita de su padre con incredulidad. Era un tipo orgulloso, siempre se afanaba en mostrarse perfecto y que acabara de contarle aquello le resultaba desconcertante — ¿Es otra broma o va en serio? Y yo que creía que cualquier días crearías la siguiente pandemia mundial... — sonrió de lado y volvió a beber, más largamente que la primera vez. Seguía sin comprender a donde quería llegar su padre con aquel intento de "humanizarse" pero tampoco estaba seguro de si quería averiguarlo. Por lo poco que sabía sobre Tricell era mejor no remover algunas cosas.

Puede que lo intente, sí. Ya veremos — se encogió de hombros de forma despreocupada pues en realidad si se quedaba como estaba era suficiente para él. No era tan ambicioso como para necesitar subir puestos en la escala de mandos, se conformaría con pedir un traslado de ubicación cuando se ganara el derecho a ello.

¿Qué hay de ti y de tu empresa? — suponía que lo justo y apropiado era devolverle el interés aunque sabía que no le diría gran cosa. Tricell acostumbraba a trabajar en proyectos confidenciales y por suerte Taron entendía perfectamente lo que era eso. El término generalmente no estaba relacionado con cosas demasiado buenas pero sí importantes.


Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.