• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Samantha C. Murray

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre] BfaHM5eEsto no puede haber cambiado tanto... [Libre] TT9KvUfEsto no puede haber cambiado tanto... [Libre] Gubwrm5Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre] Gubwrm5
Directorios
Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre] NgodK5u

Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

17 de septiembre de 2015
20:23 Hr. Silver Lake

... — no salieron las palabras de sus labios. La bolsa de deporte cayó al suelo, a un lado de ella, a la vez que su propio cuerpo la seguía y sus rodillas se clavaban en la tierra. Cuando pudo ver con sus propios ojos aparecer el campamento de Silver Lake, Neve Travis, se derrumbó. Jamás creería que volvería allí. Ya era lo único que recordaba como un hogar. Un hogar de verdad, pese a todo.

Las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos, porque llevaba meses malviviendo por volver hasta allí, Zane había muerto... lo había perdido todo, todo menos Silver Lake. Era lo que ella creía.

Respiró hondo y se limpió el rostro con la manga de su camiseta. Prosiguió su camino hacia el interior del refugio, topándose con las primeras personas, a quienes para su sorpresa no conocía de nada. Había mucha más gente allí, vehículos... todo estaba diferente, más avanzado. Habían hecho cultivos, modificado algunas de las cabañas...

Eh... ¿Quién eres tú? — un hombre se acercó a ella, la miraba con mucho recelo. — No te había visto... — la miró de arriba abajo. Todos parecían aseados, a diferencia de Neve que llevaba días sin poder cambiarse de ropa. Gracias a aquel hombre, las personas a su alrededor se percataron de ella y comenzaron a formar un círculo a su alrededor. Neve tragó saliva. ¿Dónde estaban los demás?

Soy Neve, ¿dónde está Duncan? — preguntó la morena por quien había ayudado a formar aquel refugio, quien tomó el mando de Terra Save cuando todo cayó. — Llevo meses fuera... y... lo último que necesito es un interrogatorio, quiero ver a Duncan, tengo que hablar con él — sin pensarlo dos veces la joven comenzó a caminar de nuevo, pero el hombre se interpuso haciendo que se detuviera.

¿Qué Duncan? — preguntó él aún más receloso que antes.

Neve pestañeó incrédula ante esa pregunta.

¿Cómo que qué Duncan? — alzó algo más de lo debido la voz. — ¡A quién le debéis todo esto! — señaló el campamento. Zane y ella fueron de los primeros en llegar allí junto a Duncan, así que que le estuvieran cuestionando aquello a ella la molestaba. No el hecho de que no la conocieran, después de tanto tiempo era normal, había llegado gente nueva, habrían avanzado... se olvidarían de los antiguos miembros de Terra Saave ¿Pero Duncan? Una de las mujeres comenzó a cuchichear con otra, Neve no escuchó nada, pero cuando se percató de ello no le gustó ni un pelo esa actitud. ¿Qué demonios estaba pasando ahí ahora?

Volver arriba Ir abajo

¡Eh, eh, eh...! — me adentré entre aquel barullo de gente encontrándome con una cara bonita, bastante molesta y al idiota de Mike frente a ella. Seguro que la había molestado. — ¿Qué está pasando aquí? — pregunté dando por hecho que el chaval ya la había liado, pues le dediqué una de mis mejores expresiones de: "¿Otra vez tú?". Aunque claro, en ese momento mi mirada cambió para fijarse en la joven muchacha, que no me sonaba de absolutamente nada.

Sutton, no me fastidies... ¡Es esta loca que no es de aquí y no para de preguntar por un tal Duncan! — exclamó él como si encima fuera el ofendido. Me giré hacia ella.

Está bien, vayamos con calma y hagamos las preguntas que este patán no ha hecho... ¿Quién eres, por qué estás aquí y quién es Duncan? — pregunté de forma calmada. En eso que me di cuenta de que no estábamos solos, así que alcé un dedo hacia la muchacha para que esperase un segundo y me dirigí hacia todos los cotillas. — A ver señores... ¿No tienen nada mejor qué hacer? ¡Vamos! — les hice señas para que despejasen el lugar y en cua to estuvimos los tres solos le volví a dar pie a la muchacha.


Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre] 0DkhsVF

Volver arriba Ir abajo

Neve estaba a punto de golpear a aquel extraño, si no fuera porque se sentía agotada y ahora muy enfadada.

¡Esta loca! — repitió y avanzó dos pasos hacia el chaval dispuesta de verdad  a golpearle, incluso alzó la mano, pero en el último momento se detuvo. Para colmo decía que ni si quiera era de allí. — ¡Yo ya estaba montando aquí las tiendas cuando tú todavía llorabas por los muertos! — Neve alzó una mano encarando al muchacho y le plantó cara. Ella no solía ser así, parecía la típica macarra, pero después de todo por lo que había pasado... Neve se sentía fuera de lugar. Gracias a Dios se plantó allí una tercera persona que parecía mucho más sensata que ese idiota.

... — respiró hondo, sintió los ojos humedecidos cuando ella también le preguntó por qué estaba allí. Para Neve Silver Lake había sido lo más parecido a un hogar que nunca había tenido y que la tratasen de una amenaza como él estaba haciendo... y que ahora ni siquiera conocieran a Duncan... y entonces su cerebro pareció conectar.

Está muerto, ¿verdad? — era la única respuesta que se le podía ocurrir a ella para que no supieran quién era Duncan. — Soy Neve, miembro de Terra Save, llegué aquí con los primeros grupos de refugiados junto a Duncan, él hizo de este lugar lo que es ahora... y si no le conocéis es que está muerto, ¿no? — respiró profundamente tratando de tranquilizarse.

Volver arriba Ir abajo

Abrí la boca para decir algo, pero me callé. De verdad que habría pagado por ver como la chica golpeaba a Mike, parecía muy dispuesta a tumbarlo y eso que el chico le doblaba la altura. Reconozco que la situación me divertía, hasta que ella comenzó a explicarsey todo parecía mucho más claro, pero también más triste. Até cabos y sentí pena por ella.

Mike al contrario parecía no enterarse de nada, obcecado en buscar bronca.

Mike, lárgate por favor — mirré al chico y le hice señas para que nos dejase, pero quería venganza por el sencillo hecho de que ella le había plantado cara. — Bueno, pues nos vamos nosotras.

Neve, mi nombre es Sutton, ven quiero enseñarte algo — dejamos atrás a Mike y a aquellos curiosos que se habían alejado, pero estaban pendiente de todo. — Deja que te ayude con eso — iba cargada con sus cosas, así que la liberé de peso sujetando su mochila. — Yo llegué después de aquel día... me contaron más o menos lo ocurrido — avanzábamos hacia el cementerio. Era una zona alejada el refugio, con un pequeño altar, bancos y las tumbas. Las cruces eran de madera con los nombres tallados en ellas.

Por lo que me contaron era una salida más, fueron a por un convoy de Umbrella y resultó ser una trampa, murieron todos salvo dos personas, una de ellas ha desaparecido hace poco y la otra apenas habla de ello... perdió ambas piernas — el grupo de tumbas de aquel ataque quedaba a un lado. — Prácticamente murieron todos los miembros de Terra Save, el refugio quedó casi vacío, pero Nicholas Robles, que tenía otro grupo por ahí, los encontró y ayudó. Por eso Mike no te conocía — avanzamos hasta las tumbas y efecivamente había una con el nombre de Duncan. — Lo siento mucho, pero debes saber que aquí seguirás teniendo un refugio.


Esto no puede haber cambiado tanto... [Libre] 0DkhsVF

Volver arriba Ir abajo

Prácticamente murieron todos... — repitió aquellas palabras con los ojos llenos de lágrimas al ver las tumbas. Algunas incluso no tenían nombres. Neve se acercó a ellas y se agachó delante de la de Duncan. Se senót en el suelo y se llevó una mano a la frente, respiraba hondo y trataba de comprender todo aquello. ¿Pero qué debía comprender a caso era tan difícil? Sutton lo había explicado bien claro. Prácticamente todos habían muerto.

Inevitablemente comenzó a llorar en silencio. ¿Qué se suponía que debía hacer ahora? A su familia biológica siempre le costó aceptar a Neve como tal, pero entonces encontró Terra Save, allí la aceptaron tal y como era. Encontró personas con las que compartía muchísimo. Encontró una familia en la que se sentía bien de verdad y ahora todos estaban muertos, bueno prácticamente todos... incluso Zane.

La joven se rompió por completo en aquel preciso instante, apenas podía haber llorado la muerte de su prometido, nada de lo que había vivido. Su familia, sus seres queridos... todos estaban muertos. Del bolsillo de su camisa sacó unas viejas gafas de ver, uno de los cristales estaba roto y las patillas algo dobladas. Eran de Zane. Las sostuvo entre sus manos sintiendo como todo fluía. El nudo en su garganta se deshizo conforme el llanto salía. Ni siquiera le importaba llorar delante de Sutton, ya le daba igual todo. Depositó las gafas en la cruz de Duncan y observó los letreros con sus nombres. Había conocido muy bien a todas esas personas, habían hecho tanto juntos... y ni siquiera estuvo cuando más la necesitaban.

Neve era en aquel momento un mar de lágrimas. A cada nombre que leía era como una punzada en su pecho, "prácticamente todos". No quería seguir leyendo, pero si no lo hacía sería como darles la espalda una vez más. Sería como olvidarlos para siempre, ya que allí nadie los recordaba. Y una parte de ella sentí que leer esos nombres era como matarlos una vez más.

¿Cuántas personas quedan de antes de que yo me marchara? — preguntó a la vez que se limpiaba el rostro y se ponía en pie. Necesitaba erlos de nuevo.

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.