• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Brandon O'Connor, Charlotte Clawson, Max A. Walcott, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsWe Have Chemistry //Nerida  FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
We Have Chemistry //Nerida  Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500We Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5XcWe Have Chemistry //Nerida  SH3v5Xc

We Have Chemistry //Nerida

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Miér 01 Mayo 2019, 00:27

Agosto 12, 2015
Base del Desierto, Umbrella, Nevada


María Shuffer aseguraba que encontró la fórmula para manejar a Wendigo. Ella misma observó el cambio en el rebelde proyecto cuando este fue expuesto a Roxanne. La agresiva mirada que se anidaba en los ojos inexpresivos del sujeto cambió por completo cuando Roxanne estuvo presente. Los apuntes de Shuffer señalaban que él se negaba a atacar o defenderse de los ataques de la mujer, pero cuando se vio obligado a ello para evitar peores consecuencias su comportamiento fue controlado. Varias ocasiones dieron oportunidad para que relapsara a sus instintos caníbales, pero no ocurrió. Shuffer encontró el talón de Aquiles, el punto débil el cual debían presionar para hacer que Wendigo obedeciera. Sin embargo, ¿su debilidad sería sólo una mujer? ¿En realidad era ese su verdadera debilidad o era algo momentáneo que sucedió por casualidad? ¿Un milagro a favor de la proyecto?

La hipótesis era dudosa. Los camaradas de Shuffer se burlaban de tan simple respuesta y abogaban que la única respuesta segura era añadirlo al grupo experimental de los condenados, pero ella luchó para probar su punto. El experimento se tardó en planificarse cuando ni siquiera querían aprobarlo, pero finalmente ella formó un pequeño grupo para probar que Wendigo era un hombre más. En la segunda semana de agosto, Shuffer apareció con su típica bata blanca delante del cuarto, o mas bien celda, de Wendigo para guiarlo a una nueva habitación. El proyecto lucía menos incómodo que las otras veces, ya se estaba acostumbrando a la rutina. No temía al dolor pues había descubierto que cada corte que se daba se sanaba rápidamente y luego que el dolor ya no es una debilidad nada en realidad puede causar miedo.

Wendigo estaba en el centro de la habitación. El era una torre que vigilaba en silencio cada puerta esperando que explicaran el juego de esa tarde. Una mujer, una que no conocía, puso unos electrodos con la excusa que debían medir sus respuestas a un nivel interno. Ella aprovechó que el proyecto sólo vestía una camiseta blanca sin mangas para poner esos cables por su cuerpo y luego lo instruyó a ir a entrenar con el soldado que recién entraba a la escena. Wendigo aceptó ya que sus habilidades en combate de cuerpo a cuerpo iban mejorando cada día. La batalla de puños y patadas se desató en el pequeño espacio otorgado a la ciencia, pero mágicamente no rompieron nada. Wendigo recibía su parte de golpes, pero también se defendía con mucho más destreza. Su tamaño, extrañamente, no afectaba su rapidez ni su agilidad. Sin embargo, el soldado tenía años de experiencia y era mejor que él. Wendigo se vio acorralado contra la pared esquivando los golpes del otro. El entrenamiento parecía estar a punto de convertirse en una paliza cuando Wendigo se agachó y capturó la cuchilla del cinturón del soldado. Con el arma entre sus dedos, Wendigo no se limitó y lanzó tajadas que el otro sólo pudo bloquear con sus antebrazos.

La puerta se abrió interrumpiendo la pelea. Wendigo no podía ver de quien se trataba ya que la puerta estaba a sus espaldas.

-El cuchillo...- intentó decir pues dudaba que le permitieran tener eso a su alcance.

-Toma el karambit.- dijo el tipo antes de cerrar la puerta.

Wendigo se giró con el karambit en su mano manchado en sangre. La vio allí. Detrás de Shuffer. Wendigo llevó el filo sangriento a su boca y limpió en su labio la sangre. Una sonrisa revivió la mitad de su boca antes de que relamiera su labio rojizo en sangre después de todo se alegraba de verla.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Sáb 04 Mayo 2019, 12:25

Se incorporó en la cama, sentándose y dejando colgar un poco los pies, para así no llegar a ponerlos en el suelo. Había tenido unos sueños muy raros y, en principio, aquel día no tenía nada que hacer. Luego pondría los pies sobre el suelo, primero el derecho por los consejos que algunos compañeros le habían dado. Se encaminó hacia el baño de aquel pequeño cuarto y se miraría al espejo del lavabo. Soltó su cabello y observó el mismo, cortando este por sus hombros. Esto tardó unos minutos, casi una hora, para dejarlo como realmente quería. No le gustaba ver las puntas mal, así que dejaría al nuevo pelo llegar para volver a su largura natural. Ahora tenía el justo y necesario para cogerse el moño y poco más, no daría para mucho. — Roxanne, ¿dónde estas? — Ni se había percatado que una persona había entrado en su habitación, un científico que se encargaba de que el proyecto fuera bien hasta que lo dejaran como un soldado más, esa era la esperanza de la albina.

La albina aparecería en pantalón corto y camisa básica, ambos de color negro que destacaba en su cuerpo. Sus pies descalzos se detendrían frente al científico y le miraría con un rostro serio, un cuerpo firme como buen soldado. — Relájate, no estas de servicio ahora mismo. — Y el cambio corporal de Nerida poco se notaría, solo sus hombros se relajaron y tuvo una postura más natural. — ¿Qué necesita? — El científico le haría entrega de una carta a Roxanne donde le harían llegar unas órdenes sobre acompañar al científico hacia unas pruebas a las que le someterían junto a un proyecto para comprobar la compatibilidad con el mismo. No nombraba a nadie en concreto, así que tampoco tenía mucho que opinar. — Ven, acompáñame. — Diría con tranquilidad, pues era uno de los científicos más pacíficos de los que tenía, y el que más trataba de proteger a la proyecto de las locuras de otros del grupo. — Déjeme ponerme algo antes. — El científico asintió y la albina tomaría un chandal de pantalón corto, unos calcetines y unos tenis. Iría al baño y se cambiaría para recoger su cabello en una pequeña coleta. Tras eso se pusieron en marcha.

Una vez llegó a uno de los apartados de laboratorio de pruebas, otro hombre le tomaría del brazo para llevarla frente a una puerta. No sabía que había allí, lo que querían de ella ni que pretendían hacer. ¿qué había tras aquella puerta? Tampoco lo sabía. — ¿Qué debo hacer? — Y aquel hombre soltaría su brazo para colocarse delante y abrir la puerta con un karambit en su mano. Nerida no podía ver nada con el cuerpo del hombre, quien era más corpulento y alto. No hubo respuesta, no para ella.

El hombre había entrado y le dio el karambit a otro hombre. Ella, sumisa cual animal, estaba tras el hombre y no se vio capaz ni mirar tras el hombre, hasta que este se hizo a un lado. Nerida entró antes en el campo visual del gigante, ella lo hizo con retraso y sus ojos se abrieron con sorpresa. Ver cómo el rostro contrario cambio a una sonrisa y aquella relamida le hizo recordar lo que hacía cosa de un mes había pasado. Luego miró al hombre que le trajo a aquella habitación, confusa. — ¿Qué es lo que debo hacer? — Y el hombre volvería a marcharse sin decir nada, parecía que tenían otro modo de hacer las cosas, quizá porque ella no fuera el estudio principal aquel momento y quisieran ir por partes. Así que la albina se quedaría sin saber bien lo que debía hacer, llevándose una mano al codo contrario, cuyo brazo estaba estirado a un lado. — Está bien, permanecería aqui entonces.

La curiosidad de la albina llevó a que se moviera un poco confundida en aquella habitación, mirando los cristales que rodeaban como si una sala de interrogación de la policía fuera. Estarían observando y controlando todo, eso lo tenía seguro. Luego vio a un hombre con heridas, como Wendigo. Frunció el ceño y miró a Wendigo. — ¿Tú sabes lo que hago aquí? — Preguntó al más alto de los dos y luego miró al hombre que no conocía. — ¿Y usted? — La albina no parecía enfadada, se podía ver incluso un poco de felicidad en su neutral rostro, haciéndolo no tan neutral, por haber visto al proyecto tras tanto tiempo y entrenando. Aun así, se podía ver reflejada su duda y confusión, por no saber qué debía hacer o cómo debía comportarse.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Dom 05 Mayo 2019, 19:33

Detrás de las ventanas de observación, el personal responsable de estudiar los cambios en Wendigo se debatían si la causa de ese extraño episodio de tranquilidad era la sangre que probó del karambit o la presencia de Roxanne en la habitación. Shuffer abandonó a la pareja de proyectos para reunirse con equipo en esa sala de investigación enterándose del suceso. Ella era fiel partidaria de que la causa debía ser Roxanne, pero no quería faltar a la ética de la investigación. Por un pinganillo llamó al soldado herido para comunicarle con urgencias que retirara el karambit de la escena, pero él estaba siendo vendado en el otro cuarto. Shuffer misma regresó al cuarto del experimento para retirar el arma ensangrentada sin dar razón alguna a ninguno de los dos. Wendigo se quedó mirando a la mujer de bata blanca hasta que ella desapareció detrás de la puerta cerrada.

-Es un experimento más.- respondió Wendigo cuando el tercer presente no lo hizo.

Las luces del cuarto experimental se apagaron, pero no hubo total oscuridad sino que la ventana que lucía como un simple cristal se encendió revelando una manada de científicos. Shuffer estaba allí, la más apegada al cristal, y tocó con su uña la ventana antes de decir por un micrófono que ese tercero se marchara para dejar a los dos proyectos solos. El anuncio acabó y las luces se encendieron otra vez escondiendo al personal detrás del espejo. El tercer presente se marchó para dejar a Wendigo y a Roxanne solos en esa habitación blanca.

-Roxanne, sal de la habitación por la puerta B. - acabó de decir Shuffer por el micrófono.

La puerta B daba al pasillo que accesaba el cuarto de observación. La puerta se abrió para invitar a Roxanne a salir. Wendigo se quedó en la habitación cuando ella siguió la orden y se sintió extrañamente observado cuando la puerta se cerró.

-Tu deber en el experimento es hacer que Wendigo se enoje. Tu propósito es llevarlo al punto que fuera capaz de matarte, pero al llegar a ese punto será neutralizado antes que hiciera algo en tu contra. Puedes hacerlo tu misma si así deseas.- dio el karambit que fue arrebatado de Wendigo. -El experimento durará treinta minutos a una hora. Esa es tu orden. Adelante.-

Wendigo la vio regresar con esperanzas que ella supiera algo del experimento de esa tarde.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Dom 05 Mayo 2019, 20:37

Estaba un poco perdida en todo aquello, se veía en una habitación junto a dos personas y una de ellas tenía la facilidad de sacarla de quicio. Entendía que estaba ahí por un motivo real y que todavía no se lo había dicho. La mujer que le había dejado ahí era bastante callada, o lo había estado siendo y no parecía cambiar mucho de parecer. Sin embargo, la situación cambiaría en unos instantes que confundieron a la albina de modo que de quedó mirando al contrario fijamente. — ¿Tú y yo en uno mismo? ¿No se supone que somos diferentes proyectos?

Así era, ella tenía razón y pronto le explicarían lo que tenían que hacer. Fue cuestión de unos minutos y un voz diciéndole de marchar a otro sitio primero. Ahí le mandarían a hacer una tarea de la que no tenía ganas pero que sabía que debía cumplir como se le había dicho. La albina no tuvo otra que coger el arma, asentir y permitir que le llevasen a la habitación nuevamente para que la situación fuera la misma que la anterior, pero ahora el arma la tenía ella. ¿Como se lo explicaría? No estaba segura de si él iba a llegar a tal punto con ella, ¿sería una misión fallida?

Tenemos que luchar, tengo que luchar contigo. ¿Vas a darme un combate o te pego una paliza? – Hablaría con total tranquilidad mientras tomaba el karambit como era debido, agachó ligeramente su cuerpo y sus pies se movieron ligeros para lanzarse sobre el cuerpo contrario. No iba a durar en atacar con aquel arma, no iba a puntos vitales, tan solo iba a atacar la superficie de su cuerpo y a hacer cortes en su ropa. Provocar un hombre como él era complicado, partiendo del punto que él la última vez no quiso.

Puede que no estuviera cómoda en aquella ropa, no era la más adecuada, pero personas como ellos dos se adaptaban, no había peligro alguno por el momento. No tenía miedo de él, ni de lo que le pudiera hacer. Tan solo le preocupaba el qué pudiera pasar después de eso. ¿Y si aquel experimento no resultaba bien? ¿Se desharian de él? No tenía ni idea. Tan solo buscó que sus provocaciones no se quedaran cortas y por ello le buscó más todavía, buscó dejarle en el suelo. Humillarlo en el combate, mediante golpes. La albina era ágil, veloz y más bajita que él, utilizaba eso a su favor.—No tengo todo el día, da todo lo que tengas o me aburrire de ti.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Dom 05 Mayo 2019, 23:24

El experimento constituía en medir el control de Wendigo. Roxanne salió con la misión en mente, pero sólo dio lo suficiente para que el más alto tuviera la oportunidad de levantar su guardia. Las grandes manos del proyecto se prepararon para recibir los golpes imitando la técnica de la última vez que entrenaron juntos. Esa vez no la quería lastimar porque la encontraba absolutamente hermosa, pero esta vez no quería atacar de inmediato porque le agradaba y quería que se cansara antes de ganarle el reto. Sin embargo, Wendigo retrocedió con un salto cuando la cuchilla rozó la piel de su mano. Sus ojos se postraron sobre la herida que empezaba a sangrar y su ceño se frunció en confusión. Ella no era de aquella forma, ¿O lo era? Wendigo sólo la conoció por un breve momento aquel día. El más alto retrocedió un poco más poniendo su antebrazo para bloquear un corte. Wendigo atrapó la muñeca de la mano que cargaba el filo y luego fue por la otra. Al tenerla firmemente aguantada avanzó unos pasos para ponerla contra la incolora pared. La intensa mirada de Wendigo estaba puesta sobre Roxanne cuestionando esa agresividad contra él.

-¿Qué te pasa?- preguntó en un siseo, pero ella no parecía poder detenerse. Wendigo separó la mano pálida de Roxanne de la pared para estrellarla contra esta para que soltara el karambit. Repitió aquello para que el arma cayera al suelo y un sonido metálico lo indicó. Puso la bota sobre el filo y la empujó hacia atrás antes de soltar a la albina que lucía un brazalete escarlata de la sangre del proyecto.

No estaba cansado pero tenía la respiración pesada. Había una chispa en sus ojos, había enojo junto a la confusión, pero intentaba justificar sus actos con el experimento. Wendigo soltó un suspiro antes de pasar la lengua sobre el corte de su mano. -El primer entrenamiento pudiste ganarlo, apenas me habían enseñado como pelear. - Wendigo sacudió el malhumor para esperar el ataque de ella al cual contraatacó enredando sus pies contra los de ella para tumbarla al suelo frío de la habitación. Puso la mano por el cuello de ella sin ejercer presión, pero al otro lado del cristal los científicos y más Shuffer se tensaron. Uno de ellos sugirió cancelar la fase A, pero Shuffer puso la mano en el cristal esperando.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Dom 05 Mayo 2019, 23:52

Él sabía que aquello era un experimento, ¿cierto? Los ojos celestes, casi grisáceos, de Nerida estaban completamente clavados en el contrario. Sus bellos del cuerpo estaban erizados de recordar aquel beso, y eso le hizo ponerse algo blanda al principio, pero debía cumplir con aquello que se le había pedido, eso bien lo tenía claro. Así que su cuerpo no dudó, se movió tanto como quiso y más, no iba a cansarse tan rápido, no como él quizá estuviera esperando. Ella no se cansaba, no así de fácil con movimientos tan sencillos. Aun así, no comprendía la confusión. Podía verlo en su mirada que buscaba explicaciones que ella no podía darle en aquel momento o el experimento sin duda saldría mal, porque estaría amañado. Tenía que seguir con aquello, porque si tal vez le confundía era porque realmente le estaba consiguiendo enfadar. ¿Aquello era algo que realmente quería? No le conocía de mucho, de un día, pero sentía que aquello no quería que fuera su sentimiento hacia ella. Le caía bien a fin y al cabo.

Una vez contra la pared, comprobó los cortes y la sangre de él, pero eso no le hizo detenerse. Fueron los golpes lo que hicieron que los músculos de su mano se relajasen para soltar aquel cuchillo y verlo alejarse. La pregunta de él en aquel momento no tenía algo claro. — No pasa nada, sólo lucha. — Fue lo único que le dijo, en el mismo tono que él para luego empujar el cuerpo masculino, alto como un árbol. Le apartó y siguió atacando su cuerpo, cuando vio su pierna enrollada con la de él comprendió que iba a caer al suelo así que se dejó para suavizar el aterrizaje, permitiendo poner la mano en el cuello porque sabía que él no le haría nada grave, ya lo había demostrado.

Confiaba demasiado en aquel hombre para lo poco que lo conocía, pero si algo había visto en su mirada era que se iba a contener. Ya conocía sus ojos inyectados en rabia. — ¿Crees que estas en esta postura porque eres mejor que yo? No me subestimes, si haces algo es porque yo te dejo. — Diría con total seguridad, pues ella era una mujer de mucha elasticidad y fácilmente pudo haber pasado entre sus piernas para no caer, se movía con facilidad y era como una serpiente. Una demostración de aquello fue que pasó su pierna por encima del largo brazo de él y apartó el mismo de un movimiento brusco, que de haber sido otro se hubiera tratado de partir aquel codo. Luego golpeó su mentón con el codo femenino y se separó rodando por una vuelta hasta tomar el karambit, volver a alzarse y optar por una postura defensiva mientras le miraba. —¿Añoras nuestro primer entrenamiento?

Volvería a lanzarse sobre el cuerpo masculino, tenía que ser rápida pero no quería acabar con aquello rápido. Le habían dado un tiempo y lo estaba utilizando a su máximo exponencial, aunque pudo haber quedado bastante claro en aquel punto que Wendi pudo haberle matado en aquella postura y a penas le hizo nada, como si hubiera un campo protector en el cuerpo de ella que el pálido hombre no quisiera sobrepasar. — Atácame, hazme lo peor que quieras hacerme. — Y tras eso buscó utilizar el karambit para cortar de nuevo, también utilizándolo para desviar los ataques en el caso de que Wendigo decidiera hacerle algo. Pero ante todo quería evitar hacerle algo demasiado grave, como matarlo. Pues quería que saliera con vida de aquella, tanto uno como el otro. Confiaba en que él no iba a tener esos arrebatos de ira con ella, pero no sabía si él iba a dar un paso en falso pero... Era demasiado inteligente como para caer en algo así. Así que simplemente dejó que aquello fluyera como un baile peligroso entre ambos.

En el fondo, estaba disfrutando de al menos pasar un rato con él y de ahí su sonrisa mientras le miraba, no era por diversión de la pelea o la agresividad. Era por él.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 06 Mayo 2019, 00:49

Antes de ser Wendigo, él era un muchacho de gran paciencia que pasaba gran parte de su tiempo leyendo. Las competencias no eran algo que él disfrutara y ganar no estaba en su lista de prioridades. El virus alteró muchas cosas de la vieja persona que era, ahora ganar tenía un peculiar sabor que le interesaba. Sin embargo, la competencia con Roxanne la tomaba por un lado más juguetón mientras que con un soldado se hubiera esforzado más en acabar ganador. La llave de la albina lo forzó a liberar su cuello recibiendo un golpe en su rostro que sacó chispas en su humor como metal que roza metal. Roxanne alcanzó una vez más el karambit retándolo a que atacara con su peor ataque. Algo en las palabras trabajaban a un nivel profundo. Roxanne quería hablar o retar a Wendigo y no él. Los ojos claros del proyecto se clavaron en la albina aceptando el reto.

Ella atacó, él se defendió, ella esquivó y él también. El ciclo pasó una y otra vez hasta que uno de los golpes de ella acertó. Su rostro fue forzado a un lado ante el impacto. Wendigo regresó la mira a ella y puso la mano herida en el camino del karambit. Sus dedos se cerraron por el filo ignorando el dolor que este producía porque no existía peor dolor que el que Umbrella le hizo sentir meses atrás. Tiró del karambit para arrebatarlo de Roxanne, pero no lo lanzó al otro extremo como se lo propuso cuando lo capturó. El filo se acomodó en su mano para utilizarlo en contra de Roxanne. Ella era una excelente soldado que se defendía a perfección contra los ataques del arma blanca al punto que escapaba tan bien que frustaba al proyecto.

La sangre dejaba manchas sobre el suelo blanco del cuarto. En ese momento la sangre que pintaba el suelo pertenecía al caníbal, pero eso dejó de ser de esa manera cuando el filo encontró el muslo desnudo de Roxanne. Esa onda de dolor, ese momento de distracción, hizo que Wendigo se dejara cegar por completo por el poder del virus. La empujó con brusquedad contra la misma pared acortando la distancia con largas zancadas en su dirección. La mirada de Wendigo era aquella. La que mostraba el demonio de su nombre y no el muchacho que mantuvo el control cuando estuvo con ella la primera vez. Wendigo se puso adelante de ella aprovechando el aturdimiento del golpe y tiró de ella para acercarla. Sus pies fueron ágiles y lo pusieron detrás de ella justo como aquella vez en su primer entrenamiento sólo que su mano no fue a su garganta sino que se enredó en su coleta para tirar de su cabello para descubrir el cuello de ella. El reflejo adelante mostró cuando pegó los dientes sobre la piel de la albina ejerciendo un poco de presión, pero sus ojos se encontraron con la imagen.

La escuchó. La sintió en aquella posición. Wendigo recapacitó en ese momento dejando a Roxanne. La quería morder. La quería matar.

Wendigo puso el puño en su boca apretando una mordida que sacó del sistema el deseo de sangre.

-Roxanne...-


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 06 Mayo 2019, 12:26

Por fin estaba poniendo de su parte, estaba atacando y correspondiendo al cuerpo de Nerida, en el sentido de combate. Ella se sentía feliz de que por fin le tomara en serio, porque hasta el momento sentía que no era de su agrado, que prefería evitarla. ¿Cómo no pensar eso si tiempo atrás se lo había dejado claro intentando dejarla atrás? Se podía decir de que hasta estaba orgullosa de él, por tomar iniciativa. No sabía si había comprendido la finalidad del entrenamiento, ni ella misma lo hacía. Seguramente quisieran testar cómo se desenvolvían los dos juntos, a raíz de lo que había pasado hacía un mes. Fuera como fuese, la albina no tenía conocimiento alguno sobre ello. Ella simplemente se limitaba a aceptar las órdenes que se le habían dado. Ahora aquello si que era un baile letal, cualquiera de los dos podía acabar mal. Sin embargo, ella tenía la seguridad de que aquello que los científicos esperaban: no iba a ocurrir.

Tras la recomendación de pararle los pies, de darle permiso para detener al gigante, o que sino lo hacían él si le iba a matar a ella. Estaba segura de que las cosas giraban entorno a lo mismo, y entorno a ella misma. Sabía que aún no sabía muchas cosas de la vida, cierto, pero no era idiota y se daba cuenta de las cosas que los científicos hacían con ella y él. Puede que no recordase su vida, pero su cabeza sabía mejor que ella las cosas que los científicos hacían, aunque no tuviera recuerdos de ello estaban dentro suyo. Y ahora él se dispuso a atacar, incluso logró hacerle un corte en el muslo descubierto haciéndose daño a sí mismo. Una opción arriesgada pero que sin duda tomó a Nerida por sorpresa, por la falta de experiencia no se esperó que aquello fuera a ocurrir, y la condición física de ambos era la misma. Un quejido sin duda salió de su boca, en forma de gruñido siseado.

Su cuerpo se tensó, fue controlado por él como una vez ya había sido. Todo a su alrededor giró 180º grados y su cuerpo acabaría contra una pared, rememorando viejos recuerdos que le hicieron sentir más tensa aún. Sintió primero los dientes de él clavados en su cuello, un gemido de dolor y extraña sensación de placer se apoderó de ella. Pudo haberla matado, sin duda tuvo la oportunidad, pero él acabó separándose del cuerpo de ella. Tomaron ambos distancias y él pareció preocupado incluso, sin estar contento de su decisión de aquello. Pudo ver su reacción cuando se giró, cómo se mordía el puño y se hacía sangre. Nerida no era un proyecto perfecto, pero su herida del muslo se sanaba rápidamente e igualmente lo hacía su cuello. Tenía aún la sangre, pero se limpió la misma pasando sus dedos y chupando ésta, desapareciendo así las evidencias del cuello, aunque había un pequeño rastro por tener la piel tan pálida. — Eh, escúchame...

No era de las mejores persona, normalmente no lo era, pero la Nerida que estaba dormida dentro de Roxanne sabía bien que él no tenía de lo que preocuparse. La albina estaba aprendiendo y Nerida era la maestra de aquella proyecto. Ella misma. Así que se acercó a él y le retiró las manos del alcance de su boca, para luego tomarle por el rostro y acariciarlo como una vez hizo. Varios golpes sonaron por el cristal, informando del final de aquel experimento. — Tenía que llevarte a tu límite, quieren ver como reaccionas a mí. — Entonces le acarició la cabeza con suavidad, calmándole y queriendo alejarle de la rabia que pudiera sentir. — No me has matado, no tienes nada de lo que preocuparte. No lo hiciste, tomaste la decisión de alejarte. — Y fue entonces cuando fueron interrumpidos, pero ella estaba mirándole a él con una sonrisa. Orgullosa.

Luego de eso se llevaron a ambos experimentos a otra sala, donde sentaron a Roxanne en una silla donde le tomarían las pulsaciones y otras medidas físicas para comprobar su estado corporal. Pusieron delante a Wendigo, sentado en otra silla al igual que ella. Ambos serían estudiados a la vez, uno frente al otro, para finalizar aquel experimento y detallar lo mejor posible los resultados, ante la clara evidencia de que la albina era el principal motivo del cambio de actitud del hombre caníbal. — Eh, no estés mal. Dame tu mejor sonrisa, va. — Le diría para tratar de animarle, era así como debía hacer las cosas. ¿Cierto? Si quería mantener una amistad con él, o lo que fuera, avanzar: debía tratar de conseguir lo mejor para el mismo. Él había mostrado que se preocupaba por ella antes, ahora quería demostrarle eso a él.

Sin duda había pasado un mes bastante intenso pensando en él, ahora no podía negar lo evidente: le había echado de menos.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 06 Mayo 2019, 17:59

La realidad era despiadada.

Wendigo se dejó llevar por la influencia del virus en su cuerpo que lo alteró para convertirse en un arma biológica para la corporación. La violencia estaba en su nuevo ADN. Wendigo poseía un hambre voraz por la sangre, por la carne, y tenía una adormecida adicción por la violencia que despertó sin avisarle en contra de Roxanne. Esa condición despertaba con soldados, con científicos, o quien tocara un nervio del proyecto, pero con Roxanne no sucedía. Había poca evidencia para sostener ese pensar, sólo la trató un par de horas, pero era más de lo que otros lograban. Sin embargo, se cegó en el duelo y la atacó de una manera que estuvo cerca de matarla. Si no hubiera sido por el quejido de ella, Wendigo no hubiera reaccionado a tiempo.

Las heridas en su piel iban sanando lentamente. Ya su mano tenía sangre coagulada que evitaba que continuara manchando la blanca habitación, pero se abrió otras heridas por el puño cuando apretó sus dientes en el. Wendigó recapacitó no sólo con miedo a su propia persona, de lo que era capaz y del poco control que tenía, sino que temía por lastimarla y por lo que aquellos científicos fueran a hacer. Pensaba en las consecuencias. Wendigo estaba perdiéndose, pero Roxanne lo aterrizó.

¿Cómo podía actuar de esa manera?

Roxanne lo trataba con ternura. Quitó la lastimada mano de su boca y calmó la tormenta de que azotaba su cabeza. Wendigo se quedó quieto sin atreverse mover un dedo. Alguien golpeó la ventana, el espejo, y sorprendió al más alto que andaba soso. Los llevaron juntos a otra habitación con monitores siendo la única fuente de luz. Roxanne fue llevada a una silla para conectar los mismos electrodos en ella para medir su bienestar luego del accidente con Wendigo. Shuffer llevó al proyecto masculino a otra silla para que se recuperara, pero procuró dejarlo cerca de Roxanne porque su hipótesis probaba ser cierta. Wendigo dejó caer sus manos sobre su regazo un poco aturdido y fuera de si, pero la escuchó pedir una sonrisa y sintió que era lo mínimo que podía hacer luego de atacarla. Intentó sonreír y fue difícil por toda la culpa que le pesaba encima, pero hizo un gesto similar que podía ser una sonrisa. Por ella. La mirada del proyecto cayó en el suelo antes de rebotar y subir a los monitores que registraban un cambio.

Shuffer apuntó algo en su libreta.

-Entramos a la fase B. - anunció a todos los presentes.

-Wendigo,- él levantó la cabeza en dirección a la mujer. -Sé que en todo momento hemos dicho que debes controlarte, no debes matar todo lo que se cruce en tu camino, al menos no en la base, pero en esta fase debes salir a la habitación de nuevo y matar a quien encuentres. - Wendigo frunció el ceño. -Roxanne está bien y sólo la vamos a curar y medir unas cosas con ella. No será ella a quien encuentres, no te preocupes.-

Wendigo se levantó del asiento con un poco de duda antes de partir a ese lugar.

-Roxanne,- la puerta se cerró detrás de Wendigo. -Tu nueva misión es hacer que no mate a esa persona. No quiero que desvíes la batalla, detenlo justo como lo calmaste.- Shuffer se agachó para hablar con la albina. -Parece que Wendigo es tu amigo, te importa, si no logras salvar esa persona en el otro cuarto... Wendigo será declarado un BOW inestable y será eliminado. Yo lo conozco desde que entró a esta facilidad, creo que tiene potencial pero no soy nadie para ignorar su conducta errática. - la mirada que dio a la albina dijo el resto.

"Su vida está en tus manos..."

Shuffer la llevó a la ventana que daba a la habitación.

-Cuando veas necesario, sal a hacer tu papel. Te tendremos vigilada con los monitores por precaución.-


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 06 Mayo 2019, 20:20

Sabía que él no estaba pasando por un buen momento, y en ningún momento se detuvo a pensar el cómo lo estaba pasando ella misma. Había perdido ese interés en el momento que entró en la habitación con él. No sabía porqué, pero le preocupaba. Parecía un animalito abandonado, si. Sin duda al principio lo que le motivó fue la curiosidad, luego la pena que sentía por él. Podía ver lo abandonado que estaba, lo sólo que debía sentirse. Había estado con otros proyectos, pero tan sólo con Wendigo había tenido esa conexión a la cual no podía ponerle nombre pero que le hacía perder un poco la cabeza. Tenía complicidad, sentía que podía confiar en él. Él le hacía sentir distinta, de un modo más cálido que otros. No por ser fuerte, rápida o un experimento: simplemente por ser ella misma. Podía ver el interés en los ojos de los demás, cómo le miraban en busca de sacar algo de ella. Así le miraban los científicos, otros querían matarla. ¿Y él? Él no quería nada de eso.

Puede que le diera otra visión el beso, ese que él le robó. Sabía que no debía darle más importancia de la que tenía, pero se encontraban de nuevo ahí. Juntos. Le había visto comer a un muerto y su visión de él no fue a peor, sino que pudo ver más allá de lo que muchos se limitaban a ver. Los proyectos no eran simples máquinas de matar, aún algunos mantenían su forma de ser. Eso quería pensar. — ¿Eh? — Confusa miraría de donde venía la voz de aquella mujer que le daban nuevas indicaciones a ambos. Estaba bastante confundida con las intenciones de ésta, por la orden que le dio a él y la que le acabaría dando a ella. ¿Realmente estaban jugando con la vida de otra persona? Tan sólo tenía que calmar a Wendigo y ni sabía bien si iba a funcionar, las anteriores veces iban porque era sobre su persona pero.. ¿Y si se refería a un tercero? No quería fallar, no por el experimento sino por él. Lo que le había dicho la científica realmente le preocupó más de lo que dejó ver y no tardó en ponerse de pie para ver cómo iba la situación en aquel momento.

El otro hombre estaba recibiendo una paliza, pero seguía defendiéndose. Al principio no parecía que la cosa peligrase más de la cuenta pero entonces llegó la mirada. La llamaba así porque la reconocía con facilidad, podía ver la rabia en su interior y fue cuando entonces Roxanne decidió entrar sin pensarlo dos veces. Debía demostrar a esos científicos que se equivocaban con él, que él podía parar pero: ella no se daba cuenta que podía parar si ella lo pedía, pero no los demás. Así que la albina abrió el pomo y observó como Wendigo seguía pegando a aquel hombre que yacía en el suelo y a duras penas desviaba ataques. — Para, Wendigo. Para, por favor. — No quiso gritar, pero se podía denotar la preocupación de ella en sus palabras que eran inevitables. El sentimiento estaba a flor de piel, aunque no iba a admitirlo, pero iba a protegerle. Ella, sin miedo alguno, se acercó y tomó de los brazos del gigante para separarlo un poco, acariciando los mismos una vez él dio un paso. Luego se abrazó a él, sin permitirle que hiciera nada. Sólo si él estaba tan decidido de seguir adelante y matar a aquel hombre podría moverse.

Ella no le detendría, pero le haría saber que estaba ahí y que no tenía porqué sentirse ya así. — No tienes por qué hacerlo, déjale estar. Olvida lo que te han dicho, ¿si? — Desde hacía ya muchos años, Nerida había destacado por ser una mujer cariñosa, con tacto y cálida. Seguramente muchos de los científicos ahí presente le conocieron en el pasado y vieran una mujer nueva en ella, pero era inevitable que conservase rasgos de su personalidad. Junto con Wendigo era mucho más fácil verlo, ella se dejaba llevar por él fácilmente. Tan sólo quería que funcionara, se calmase. Por ello, poco a poco se separó del cuerpo de él tras darle un beso en la espalda para hacerle saber que no había nada de lo que temer. — ¿Estás mejor? Muéstrame tu rostro. — Ahí estaba ella, esperando ver aquel hermoso rostro al que sonreírle.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 06 Mayo 2019, 21:52

El personal encargado de la creación de proyectos se vio con un problema entre manos cuando el proyecto Wendigo parecía requerir más atenciones por su conducta errática. En los primeros días, luego de administrar el tratamiento, su comportamiento era similar a un infectado mostrando tempranas señales de su incontrolable hambre por carne humana. El virus fue adaptándose a la genética del individuo otorgándole la habilidad de pensar con más claridad. En este punto, Wendigo parecía recuperarse de la infección inicial y los rasgos que adoptó con la mordida fueron disipando hasta regresar al muchacho que debía ser. Sin embargo, Wendigo no se adaptó como otros proyectos. No por completo. Él podía pensar, hablar, actuar con su libre albedrío, pero sus ataques de rabia eran frecuentes y extremadamente peligrosos siendo la causa de muerte de varios miembros del equipo investigativo. Irónicamente, Umbrella quería que Wendigo dejara de matar. Sólo si él lograba controlar su ira, podía ser considerado un proyecto exitoso y no un arma biológica igual que aquellos monstruos que merodeaban las calles.

Pero en ese día, Wendigo fue ordenado a matar.

La puerta se cerró a las espaldas del proyecto. En esa habitación las manchas de sangre resaltaban a la vista aunque el tono vivo se opacaba tornándose en un oscuro marrón. Wendigo dio unos pasos en dirección a la víctima que era un fornido soldado de Umbrella que vestía el uniforme elite de alguno de los sectores más exigentes. El proyecto era predecible en combate, siempre daba el primer golpe a la otra persona, pero esta vez el atacó primero directo al rostro. No pretendía esquivar, bloquear, o defenderse sino que atacar dejando que el virus, el Wendigo, fuera quien tomara el control. Cuando él quería perderse, más le costaba llegar a ese punto tenebroso donde su mirada perdía el brillo. El proyecto tuvo la ventaja cuando una tajada de un cuchillo militar dejó el brazo del soldado estirado y listo para que Wendigo agarrara su muñeca y pegara un mordisco en el codo.

Eso fue lo que despertó la pesadilla. El soldado cayó al suelo contra la pared recibiendo una paliza, Wendigo se agachó para tomarlo del uniforme para levantarlo y estrellar su puño en el rostro del otro una y otra vez.

La escuchó. No gritó para llamar su atención pero la obtuvo casi por completo. El puño de Wendigo que marcaba sus dientes se detuvo en el aire un instante antes de conectar. Roxanne lo detuvo y el soldado apoyado de la pared fue resbalándose hasta el suelo.

-Roxanne... tengo órdenes...- murmuró en una extraña lucidez del violento trance. Ella se abrazó a su espalda paralizando al proyecto que no comprendía porqué iba a obligarlo a incumplir su orden. Ella pidió que tuviera piedad por el soldado y él aceptó respirando de manera profunda. Roxanne se alejó con un beso que sintió en su espalda dejando que Wendigo se volteara. Una vez más estaba manchado en sangre, pero no sentía vergüenza bajo la mirada de Roxanne. Ella le sonrió y eso acabó por extinguir la ira que se alimentó de los golpes. Wendigo asintió despacio dando un final positivo al experimento de Shuffer.

Shuffer sonrió mirando a sus camaradas.

-Les presento... la domadora de leones.-


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 06 Mayo 2019, 22:26

Aquello debió salir como fue planeado, los científicos parecían no creer demasiado lo que acababan de ver: ¿ese insensato animal se dejó llevar por las palabras de esa albina? Creían que aquel hombre era más animal de lo que era, pensaban que esas cosas eran simplemente parte de cuentos inventados. Cosa de telenovelas. Pero ahí estaba la solución para ahorrar drogas, metal. No había necesidad de ponerle una araña en el pecho a aquel proyecto y podrían sacar su mayor potencial. — Increíble, doctora. Sabíamos de los sentimientos de proyectos, y no soy partidario de las coincidencias pero.. — Nerida volvió a acercarse a Wendigo y le volvería a abrazar, esta vez por delante, dejándose manchar por la sangre del cuerpo de él, acariciando su espalda para acabar con cualquier atisbo de mal sentimiento. — Esto supera mis creencias científicas. — Shuffer asintió a lo que decía su compañero. — Ya les dije, aquí tenéis la prueba. Les comunicaré los resultados, espero que esta vez no pongan pega los superiores.

La misma que les metió ahí adentro, daría unos golpes en el cristal para indicar la salida. La albina le miró con confianza y relajó su sonrisa. — Ven, vamos a ver qué toca hacer ahora. No te preocupes por la orden. — Tomó la mano de él para tirar de su cuerpo, sin duda desde aquel momento le consideraba su amigo, quizá era el único que tenía. Cuando iban a salir, la puerta se abrió antes y entraron unos sanitarios para encargarse del soldado que aduras penas se mantenía pero que saldría de aquello. Luego pasaron la puerta y todos los científicos se marcharon, menos Shuffer. Aquella mujer le caía bien, por dejarle demostrar que no debían hacerle nada a aquel gigante. Ella le iba a cuidar. — Vamos a hacer lo siguiente: enviaremos los resultados. Todo salió según lo previsto. ¿Sois conscientes de los que se intentó conseguir? — La albina soltó la mano de él, avergonzándose un poco por estar delante de personas, era muy tímida y se podía ver tras la dureza de ser profesional. Negó y la doctora miró al hombre. — Wendigo, se te ha puesto a prueba en distintas fases para demostrar que puedes ser... dócil. Siempre que se trate de ella. — Señaló a Roxanne. — Dado que los resultados indican que tenéis un alto porcentaje de afinidad: seréis compañeros a partir de ahora.

La mujer de bata blanca comenzaría a marcharse, tras dar la noticia ellos ya podían saber de qué hablaba ella seguramente. Nerida era demasiado ingenua y simplemente pensó que era porque le seguía pareciendo a aquel hombre tierna y frágil, pero podrían haber más motivos como también los había del porqué se preocupaba por él. Aun así, antes de salir la científica de la habitación. — De nada, chicos. — Y tras eso saldría del lugar con una pequeña risa, ligeramente con malicia, quizá porque en su cabeza todo era como una telenovela. Tantas horas encerrada aquella pobre doctora le habían hecho que la imaginación volase con aquella pareja, deseando ver qué pasaba en el futuro.

Volviendo a la situación de ellos dos, ella por su parte se colocaría frente a él con una tímida sonrisa y mejillas sonrojadas. — Seré buena compañera, protegeré tus espaldas. Pero tu debes también que proteger las mías y.. ¡Eh! No me vuelvas a poner contra la pared, a ver si le vas a coger el gusto. — Se cruzó de brazos ligeramente enfadada. — Quitando eso, puede que no lo hagamos tan mal juntos en las misiones. ¿Crees que es una noticia que debamos celebrar? — Y pensó una cosa, que le hizo arrascarse la nuca. — Sé que nuestro primer encuentro no fue el mejor, pero espero te alegre. Eso sí: ¡negaré haber dicho esto cuando salgamos de esta sala! — Tras eso, apoyó la mano sobre su cadera, una de ellas, y la otra la dejó relajada a un lado. — Por cierto.. ¿Estas bien?


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Lun 06 Mayo 2019, 23:14

De la mano de Roxanne, Wendigo ingresó al otro lado de la habitación donde esperaba la directora del experimento recién finalizado. Los motivos fueron rápidamente revelados por parte de Maria Shuffer que dejó la habitación con la noticia de que Wendigo se graduó de ser un proyecto errático a ser un miembro oficial del Red Umbrella siempre y cuando Roxanne estuviera presente para domarlo. La noticia dejó un eco en su mente que se negaba a creer que llegó a alcanzar la segunda fase de su vida como un proyecto genéticamente alterado. Abandonar esa celda vigilada significaba mucho, pero el aspecto que más le agradaba era poder pasar tiempo con Roxanne que parecía ser la única amiga que tenía fe en él. Apenas aceptaba la gravedad de la noticia, pero la albina ya hablaba de celebrar que escapó de las consecuencias. Wendigo se había perdido un poco en sus pensamientos regresando a la realidad cuando ella preguntó su estado al cual él respondió moviendo su cabeza.

-Me cuesta creerlo...- confesó con un bufido que se tornó en una sonrisa manchada en sangre. -Habían hablado de consecuencias por mis actos, por ser de la forma que soy... Los escuché decir que iban a trasladarme a otro tipo de experimentación para corregirme... y ahora, gracias a ti, seré un proyecto más. No tomarán medidas extremas conmigo.- Llevó las manos al rostro sintiendo que un peso que no sabía que tenía dejara sus hombros y miró a Roxanne recordando que a pesar de probar que podía ser dócil esa tarde casi la mató por su hambre de sangre.

-Roxanne... ¿No tuviste miedo? ¿De mi? ¿De que te matara?- preguntó de pronto con absoluta curiosidad. -Lo iba a hacer... y no sé que hubiera hecho si... Roxanne... no te quiero dañar, no lo haría... yo... pero eso... llega un momento que-que no soy yo. - suspiró encontrando la calma en sus ojos, en su rostro, y se acercó a ella hasta que podía ver su reflejo en su mirada grisácea. Las grandes manos del proyecto, lastimadas aún, tocaron las mejillas de Roxanne y bajaron por sus hombros hasta llegar a las manos de ella.

-Seré tu compañero, pero si en algún momento me confundo y te voy a lastimar... prométeme que me matarás.- susurró a la albina. Era estúpido pensar que en tan poco contacto tuvieran esa conexión, pero la tenían y era innegable. Desde el primer día, ese lazo estaba atado como si fuera el destino que unía el yin y el yang para el balance perfecto.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Lun 06 Mayo 2019, 23:44

Estaba bastante contenta con los logros de él, con los de ella misma. Escuchar decirle todas aquellas palabras de agradecimiento y de buenas noticias, le hacían saber que por una vez había tomado sus propias decisiones, sin que Umbrella influyera, y no se arrepentía de ello. Servía para algo más que matar, para algo más que retorcerse como una serpiente. Servía para hacer feliz a alguien, para ayudarla. Si, podía ser una completa hija de puta cuando se trataba de trabajo, pero en su vida social no era más que una adolescente conociendo mundo y tratando formar parte de él al haberse encontrado ant sola, tan vacía y con necesidad de saber de sí misma. Encontrar a alguien en aquel mundo, aunque no encontrase sus recuerdos o su antigua yo, le hacía sentirse más cómoda. Alguien con quien compartir aquello que no se atrevía por si acaso no era lo suficiente sanguinaria, algo de lo que no caería si se trataba de tener que matar a alguien, que lo haría a sangre fría.

Tomó las manos de él cuando éste las llevó hasta ahí, las agarró con fuerzas y ella mantuvo la misma sonrisa para quitarle todas aquellas ideas de su cabeza. Eran amigos, ¿no es así? Los amigos cuidaban los unos de los otros. Así se veía en aquel momento Nerida, con aquella obligación. No obstante, aunque sus sentimientos eran otros, desconocía que era aquello que realmente quedaba más lejos de una simple amistad. — No tuve miedo, Wendigo. — Entonces se llevó las manos de él y besó allí donde había sangre, repetidas veces si hacía falta. Manchándose ella misma la boca de sangre pero sonriendo. — Sé lo que es sentirse, soy consciente que Umbrella nos utiliza. Por eso creo en ti, confío en ti. Tú me aceptarse aquel día a pesar de haberte regañado como una loca. — Y nuevamente llevaría las manos de él a las pálidas y cálidas mejillas de ella. — Quiero que sepas que te acepto como eres y que no te tengo miedo, porque si algo que más demostrado: es que te preocupas por mí.

No sabía bien qué debían hacer en aquel momento, ¿deberían mancharse? Puede que ella fuera libre de caminar a sus anchas, pero nunca sabía qué hacer cuando no tenían misiones que hacer, por eso se unía a otras por placer. — ¿Te apetece ir a tomar algo? Quizá no sea sangre, pero sirven un café muy rico. Aunque es el único que he tomado en esta vida... — Se encogió de hombros y entonces recordó lo que él antes le había dicho. — Sobre lo de matarte... Si llegaras a intentarlo: te mataría y luego te comería. ¿Te parece bien esa opción? — Entonces se separó de él poco a poco para dirigirse a la puerta que les liberaría de aquel lugar. — Bueno, en realidad será mejor que vayamos a los vestuarios del gimnasio para cambiarnos y luego ir a tomar algo, ¿te parece bien? Ahí podremos conocernos mejor, ahora que pasaremos más tiempo juntos...


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Mar 07 Mayo 2019, 04:30

Un niño de desafortunada infancia creció para ser un hombre que de la miseria renacería. Una sonrisa se marcó en los labios del alto hombre cuando la mujer de cabellera blanca besó sus manos que descansaban en sus suaves mejillas. Todos esos sentimientos de turbios colores tomaron un tono claro, un tomo igual que ella, y estuvo allí parado con la sonrisa de un idiota enamorado que ni se percataba de su incurable condición. Cada palabra de ella acentuaba los síntomas de la enfermedad que entonces sufría tentándolo a reaccionar antes que ella partiera en busca del café. Pero ella se apartó para ir a la puerta e invitarlo de nuevo por la bebida y Wendigo avanzó unas zancadas en dirección a su pequeña amiga. Los largos dedos de Wendigo fueron en búsqueda de su mano, atrapó su muñeca para detenerla antes de salir de la privacidad de ese cuarto, y él acortó la distancia que existía entre ellos. Su mano saltó a su mejilla y con cuidado indicó que levantara el rostro para él poder poner un beso sobre sus labios manchados en sangre.

-Me agrada el café.- respondió para empujar la puerta que daba a la sucia habitación del experimento. Wendigo esperó que su cuerpo procesara que una vez más le robaba un beso, pero se tardó un poco. -Roxanne...- llamó su nombre con una pequeña sonrisa en su juvenil rostro. Juntos marcharon de ese cuarto blanco para llegar al pasillo. Iba sugerir saltarse cambiar su vestimenta hasta que se percató que parecían un par de criminales en medio del blanquecino pasillo. Wendigo la siguió a los vestidores del gimnasio dónde encontró una taquilla con su número de identificación. La abrió con absoluta curiosidad reflejada en sus ojos para descubrir un par de chucherías que supuso que le pertenecían. Wendigo agarró un par de piezas que allí encontró y se encaminó a las duchas del gimnasio.

Quitó su camiseta sucia mirando el reflejo de su cuerpo para anotar en su mente que partes debía enjuagar para quitar la sangre. Abrió el grifo del agua y lavó sus manos, sus antebrazos, su boca, su rostro mojando la raíz de su cabello que enmarcaba su rostro. Wendigo se vistió con las piezas de su taquilla que era otra camiseta blanca sin mangas y una camisa de un tono azul gastado la cual dejó abierta. Echó su cabello hacia atrás antes de regresar con Roxanne luciendo como una persona normal ahora que estaba limpio.

-¿Vamos?- preguntó a la albina.

La caminata tomó unos minutos antes que pudiera olfatear en el aire el familiar olor del café. Si hubiese tenido amnesia el olor hubiera traído vivos recuerdos de sus años de estudiante universitario. Recordó servirse de la cafetera una gran cantidad de café en una taza antes de sentarse en la cama de su cuarto a leer, porque su profesión giraba en torno a la lectura. Su cuarto se podía confundir con una biblioteca. Wendigo extrañó ese lugar, su cuarto.

-¿Qué hacen en las misiones? Sé que salen de aquí... pero... ¿Qué hacen?- preguntó a Roxanne para medir si era capaz de algún día escapar a una biblioteca para darse un poco de felicidad a la antigua.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Mar 07 Mayo 2019, 13:26

Estaba más que dispuesta a ir a tomar su café junto a él, mostrarle lo que era poder tener un poco más de capacidad de decisión. Su cuerpo se dirigía a aquella puerta, pero sintió que le tiraban de la muñeca y era él. Se giró y fue atraída. La sorpresa le llevó a estar callada y mirarle expectante. ¿Qué era lo que quería? Ingenua ella, pensó que le iba a dar las gracias y ella como una boba se quedó mirándole. Sintió las manos de él en el rostro y pensó que solo quería agradecer. Podía parecer absurdo de cómo una mujer adulta podía ser tan inocente e ingenua, pero ya lo era en su anterior vida, más aún ahora que desconocía muchas cosas porque era como si nunca hubiera vivido el instituto ni la universidad, donde aprendías a desenvolverte en situaciones como aquella. ¿Qué decir de aquel beso? Esta vez respondió cuando fue capaz de hacerlo, quedándose algo boquiabierta como cuando quieres más. Su cuerpo se había acelerado en un momento y no sabía por qué él volvía a comportarse igual: evadiendo la situación.

Sabía que los besos eran importantes, o así creía ella. Algo de pareja, porque así lo hacían sus compañeros comprometidos. ¿Los amigos también lo hacían? Esa era la duda que ahora tenía la albina, creyendo que quizá era una práctica social de la que no estaba enterada. Cuando él volvió a hablar, ella saldría de aquellas cuestiones, tal vez esperando una explicación del porqué lo había hecho. — Si, vamos a la cafetería que hay, somos empleados a fin y al cabo. — Diría saliendo de aquel momento que se había quedado perpleja. Ahora no sabía como seguir actuando. ¿Cómo se despediría de él? ¿Con un beso? ¿Eso lo hacían los amigos? Negó para si misma, no estaba segura de aquello. Pero igualmente optaría por simplemente guiarle hasta el vestuario y cada uno iría a su propia taquilla para asearse, cambiarse y volver a encontrarse, esta vez como dos personas decentes. Ella ahora llevaba otro chandal, esta vez no era negro completo, era rojo. Los dos colores que predominaban en Umbrella, junto al blanco.

Unos minutos después se encontrarían en una habitación con varias mesas y unas cafeteras, una zona para poder comer y ella empezaría a preparar un café para Wendigo y ella. La curiosidad contraria le hizo sonreír, viendo lo dispuesto que estaba por trabajar, o así veía ella. — Las misiones son varias, nosotros nos encargaremos principalmente de arreglar lo que otros soldados joden. Una misión que haya salido mal que necesiten ayuda, tal vez un secuestro o un rescate. Somos bastantes versátiles, creo yo. — Fue entonces que llevó la mano al cabello de él, era la primera vez que lo veía así, sobretodo tan limpio, y le dio curiosidad la suavidad. Estaban en confianza, ¿no? — Sabes, tienes un pelo muy bonito. Cuando entrenas se te pone hecho un desastre. — Reiría, y no sabía que era capaz de aquello. No sabía que era capaz de sentirse más humana cada vez y ser como los demás que le rodeaban.

Sonó entonces aquello que indicaba que el café estaba listo y la australiana sirvió dos tazas de café para cada uno. — ¿Leche? ¿Azúcar? — Le serviría lo que quisiera, ella por su parte se echaría unas gotas de café y un poco de azúcar. Luego le tomaría de la mano para finalmente guiarle a una mesa y sentarse frente a él, dejando apoyado su café. — También hay tiempos libres, yo normalmente suelo salir de misiones con otros compañeros, para ganar experiencia en combate. — Entonces miró al café, tímida, llevándose como una adolescente unos mechones tras la oreja, que había que destacar que era la primera vez que se dejaba la cabellera suelta. — Si quieres en esos tiempos podríamos hacer algo juntos, si no te aburres de mi y de pasar tanto tiempo conmigo en las misiones.


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Mar 07 Mayo 2019, 22:01

Umbrella ofreció una única oportunidad a Wendigo, una que él mismo casi echó a perder. Sin las constantes miradas, sin el bozal, él se daba cuenta que Umbrella lo salvó de convertirse en un zombie. Umbrella tomó el papel de un padre que debía ser fuerte con su hijo por su propio bien. El virus que corría por las venas del proyecto hizo su trabajo de convertir al muchacho en un arma, una incontrolable, pero el tiempo dio la respuesta para domarlo sin medicamentos ni herramientas. Wendigo estaba en la frágil y borrosa línea del avance y el relapso. Roxanne lo empujaba a controlarse y su entorno ponía obstáculos para probar su efectividad, pero en aquel instante todo iba increíblemente bien. Wendigo dejó de lucir como un psicópata al borde de cometer una masacre para invocar una imagen similar a la suya antes de ser mordido.

-Sin leche ni azúcar. - dijo con naturalidad aunque se suponía que no probaba el café desde antes de su actuada amnesia.

Wendigo fue de la mano de ella a una mesa. El alto tomó asiento maravillado con la naturalidad del momento. El fuerte olor a café puro le recordó las tardes que pasó sentado en la ventana con un cigarrillo en sus labios, un libro en sus manos, y un café sobre la mesa de noche de su cuarto. Eran esos momentos y los momentos junto a su hermana los que más valoraba y atesoraba en silencio sin que nadie lo supiera. Pasó tantos años avergonzado por sus actos antes de la pandemia que consideró una oportunidad nueva al convertirse en Wendigo, pero junto a Roxanne sabía que su yo de antes era mejor. Era normal. Y aunque a ella no le importaba qué era normal, él deseaba haberla conocido en un tiempo donde pudiera llevarla al cine o un bar a escuchar música. Un tiempo donde él pudiera invitarla a salir porque llamaba su atención, porque la encontraba hermosa, y porque con ella estaba dispuesto a explorar una relación. Sí, eso pensaba Wendigo mientras la veía tomar de su café.

-Me agrada estár contigo. No me haces enojar. No me intentas pinchar con agujas. Sólo me pegas cuando te dicen que lo hagas. - dijo tomando un trago de su café. El sabor era tan diferente al metálico de la sangre. -No te molesta mi dieta.- se encogió de hombros.

Wendigo miró a las mesas vacías, el poco personal alrededor, y tomó la mano de ella en la suya. Era una cita. Extraña. Poco apropiada. Un tanto apresurada. Wendigo sonrió levemente retractando su mano para cruzarse de brazos y pones su espalda sobre el espaldar de la silla.

-¿No recuerdas nada de antes de esto?- preguntó por curiosidad para dar otro sorbo, quería saber más de ella.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Mar 07 Mayo 2019, 22:51

Nerida era la confusión personificada, para muchos aspectos de su actual vida. No sabía muchas cosas de la vida porque las había olvidado, otras parecía recuperar lo que eran recuerdos que le enseñaban a desenvolverse. Todo era como si su antigua yo tratase de ayudarla dentro de sus sueños. Sabía que había algo dentro de su cabeza que muchas veces le hablaba. Si, escuchaba voces. Una mujer, aquello era como tener una compañera, una especie de ángel guardián. Puede que ella el virus no le hubiera hecho por comportarse como un zombie que quería sangre y carne, como Wendigo, pero hizo perderse a sí misma y provocó que su cuerpo cambiara físicamente, otros aspectos eran menos relevantes, al menos para Umbrella mientras se mantuviera fiel. Pasó de ser una científica que buscaba escapar de aquellos laboratorios y acabó con una de las más fieles soldados. Viendo a Umbrella como su salvador. Puede que la voz a veces quisiera hacer despertar a la verdadera Nerida, pero entonces estaba ahí la pregunta: ¿era la verdadera Nerida en aquel momento o siempre fue así?

La respuesta de ella cuando pensaba en cosas así era que simplemente se trataba de la mujer que había vivido esas experiencias, pues al fin y al cabo las personas se desarrollan en un entorno social que les condicionan a ser lo que son. Aquella era la Nerida que tenía que ser desde cuando se despertó y poco a poco se conocía más a sí misma. Wendigo ayudaba mucho, más de lo que quizá él pudiera imaginar. Él le ayudaba a facilitar su día a día, intentaba hacer amistades en busca de convertirse en una buena soldado, aunque eso inevitablemente desarrollaba sentimientos como los que estaba desarrollando por Wendigo sin darse cuenta. No tenía ni idea de la vida, pero ahí estaba tomando un café e intentando aprender del contrario, quien parecía tener más facilidades que otros para entenderla y hacerle sentir más cómoda consigo misma.

Escuchar que no era una molestia y que era de su agrado, le hizo sonreír y no trató de esconderlo porque eran cosas que no solía hacer mucho, y de las que quería disfrutar. — No entiendo porqué debería molestarme tu dieta, ¿qué piensan los demás? Por mi no te preocupes, quizá algún día te coma a ti por probar. — Y estaba claro que ella lo decía en su sentido literal, a pesar de lo malinterpretarle que pudiera sonar. Ella combinaba la madurez de una mujer con la inocencia de una adolescente por descubrir mundo. — Tú me sacas de quicio, me haces ponerme nerviosa pero.. Me agradas, me caes bien, Wendigo. — Admitiría, pero no negaría que los nervios seguían ahí, en su cuerpo, cada vez que le veía. Quizá él supiera más que ella de todo aquello y entendiera que estaba más perdida que un náufrago en alta mar.

Acarició la mano contraria con la propia los segundos que estuvo cerca, siendo consciente que había sido él quien lo buscó, también quien lo retiró y le hizo aquella pregunta que siempre respondía igual. — Exacto, no recuerdo nada y si lo que ponen en los papeles es cierto... Nunca recuperaré toda la memoria, si llego a recuperar algo. — Dio un trago al café, haciendo memoria del recuerdo más lejano y un flash se le vino a la cabeza, pero no podía interpretarlo. Luego volvió y miró al contrario con tranquilidad. — Sé que trabajaba para Umbrella antes, científica en el campo de la genética. Se aseguraron, cuando me hicieron proyecto para salvarme la vida, que no olvidase esos conocimientos porque era buena en ello y, quien sabe, puede que quieran un soldado con conocimientos científicos. — Se encogió de hombros y se apoyó en la mesa para acercarse un poco a él, como buscando un ambiente de intimidad entre ambos. — Mas allá de eso solo tengo flash de mi pasado, creo, y pronto me dirán como me llamaba de verdad, temen de que no esté preparada para ello. — Entonces ladeó un poco la cabeza, mirándole fijamente a los claros ojos contrarios. — ¿Tú recuerdas algo?


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Wendigo el Miér 08 Mayo 2019, 18:56

¿Desde cuándo Wendigo decía no recordar nada de su vida pasada?

Al entrar a las facilidades de la corporación, Wendigo era un muchacho con una asquerosa herida infectada que empeoraba por el minuto. El hambre era insoportable. Poco en realidad había en su memoria entonces excepto la razón por la cual vagaba por las calles sin protección alguna. El experimento lo sanó de la infección y le devolvió su identidad, de la cual nunca estuvo muy orgulloso. Los eventos ocurridos cuando era tan sólo un niño lo mancharon y no dudaba que ese evento fuera el causante de sus males en el futuro. Para entonces, Wendigo fingía no saber nada porque quería una oportunidad nueva. Sabía que su hermana estaba bien en el refugio y que aún era una amenaza para todos, exceptuando a Roxanne que parecía ser una Valium para el proyecto.

Wendigo recordaba su infancia, su madre y el sacrificio de su padre, el nacimiento de su hermana, y la escuela. Podía narrar días especiales de su vida, contarle de aquella vez que escribió un ensayo a última hora, recitar su poema favorito, y más de su identidad. Sabía su nombre. Wendigo sabía su nombre verdadero, pero se negaba a decirlo. Por otro lado, Roxanne no recordaba su nombre. Él fingía su amnesia mientras que su amiga sufría de la enfermedad todos los días.

-Recuerdo pocas cosas. Sé que me gusta leer, que me encantan las bibliotecas, que fumaba mucho, creo que tenía un gato una vez...- Poe. -Recuerdo poemas, libros, ensayos que pudiera recitar lo cual es muy extraño.- confesó parte de la verdad. Wendigo llevó el café a sus labios para dar un sorbo largo que quemó su lengua. -Recuerdo que tengo un gusto de chicas. Me agradan dulces, cariñosas, pero que no sean indefensas.- aquellas palabras iban directo a Roxanne. Sólo quería ver como su pálido rostro tomaba un color rosáceo. Él sospechaba que ella tenía algún tipo de atracción igual que él. Una atracción espontánea que nació en el momento que entrenaron juntos y que había fortificado esa tarde.


You are like a poem:

We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Nerida Irwin el Miér 08 Mayo 2019, 20:45

Wendigo parecía recordar cosas y eso le alegraba a la albina, por la sencilla razón que no quería lo que ella estaba pasando para nadie. Lo veía como un terrible sueño del que no podía despertarse y contra el que combatía cada día. Tenía recuerdos que no podía identificar, que le daban dolores de cabeza. Una voz que parecía ser ella misma pero que parecía luchar por el desarrollo. No había hablado de eso con los científicos, ni si quiera respondía a esa voz. Pero ahí estaba, en ocasiones era realmente molesta. ¿Había hablado en presencia de Wendigo? Podía ser, pero estaba tan atenta a él que no se hubiera dado cuenta de haber ocurrido. Quería conocerle, no como quería conocer a sus compañeros de trabajo. Aquello era distinto, sentía que era conocerlo hacia otra dirección que desconocía. Podía ser por los dos besos que ya le había robado, y ese tercero que había quedado en el aire.

Que bien que recuerde esas cosas, son todas buenas por lo que me estás contanto. Excepto lo de fumar mucho... — Ladeó la cabeza curiosa, al lado contrario del que ya estaba ladeado. — ¿Podrías algún día hacerme una sesión de poemas y ensayos? He escuchado a gente a hablar de ellos pero no sé ninguno, no tengo recuerdos de esas cosas. Seguro que eso puede que nos ayude a ambos a recordar más, juntos. — La cuestión es que era juntos, veía en él una esperanza de recuperar una vida normal con recuerdos, o crear nuevos. Recuerdos de verdad, porque él había hecho cosas en ellas que le habían provocado insomnio algunas noches. Conocer a sus compañeros, intentar hacer amistades en tan extraña circunstancia.. Si, estaba bien. Pero no hacía momentos tan destacables como los había hecho en estos dos días con Wendigo. Aquello era distinto sin duda. — Sobre lo de tu gusto de las chicas...

A medida que lo pensaba, y que su subconsciente le hacía señas de que aquello era una indirecta clara, sus mejillas se tornaban más sonrojadas. — Cualquiera pensaría que te refieres a mí, con esa mirada tonta que pones cuando te quedas fijado mirándome. — Desvió la mirada al café, jugando con su pelo con la mano libre y aguantando la vergüenza que cada vez se manifestaba más en su pálida piel afectada por el virus. — Yo no sé lo que me gusta, lo cierto es que no tengo ninguna experiencia en mi actual vida al respecto. No recuerdo nada, absolutamente nada... — Entonces le volvió a mirar, sacando valor. — Te recuerdo que tu has sido mi primer beso, y el único. Nadie se atrevió a eso antes, ni creo que nadie quiera. — Al fin y al cabo ella era demasiado ingenua pensando que nadie iba a querer eso con ella. — Hay muchas mujeres en la base, yo tan sólo soy un proyecto. ¿Quién iba a fijarse en alguien como yo? — Se encogió de hombros, sin saber la respuesta. Cuando hablaba de tener ninguna experiencia era cierto.

Luego pensó que quizá debería corresponder a esa confesión de los gustos. — Por mi parte me gusta el café, estudiar y .. los chicos altos y bobos me parecen muy tiernos, sobretodo si tienen algo de sangre en la cara. — Ella también quería referirse a él creyendo que aquello solo era un detalle que confesarle, pero él vería que en sus palabras había más confesión de gusto por él que otra cosa, no pensaba así de nadie más y sólo le había llamado bobo a él. Nerida no era consciente pero daba más señales de las que ella se daba cuenta, y aunque se lo dijeran no sabría ni lo que eran las señales. — Me puedes responder a algo... ¿Por qué hoy me has vuelto a besar? No lo comprendo, es confuso. No mentiré, fue bastante... Agradable pero... ¿Eso lo hacen los amigos? Porque no estoy enterada de esa práctica social. ¿No se supone que un beso se lo das a alguien que te gusta? Tú ya me diste dos...


We Have Chemistry //Nerida  7mXrfjQ
Nothing will change my mind:
We Have Chemistry //Nerida  NokmDh0
I will let you eat me till I die
We Have Chemistry //Nerida  YrMktwl

Volver arriba Ir abajo

We Have Chemistry //Nerida  Empty Re: We Have Chemistry //Nerida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.