• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 13 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Brandon O'Connor, K-Mart, Max A. Walcott, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsThis is your turn [Jia & RedLine] FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
This is your turn [Jia & RedLine] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500This is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5XcThis is your turn [Jia & RedLine] SH3v5Xc

This is your turn [Jia & RedLine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Freya Skarsgård el Miér 10 Abr 2019, 13:11

Cerca de la frontera de Los Angeles
Último día de la tercera semana de septiembre
2015.

Había enviado un equipo de Red Umbrella, para ser más específicos: a RedLine, hasta Los Angeles para que dieran con supervivientes en sus afueras, además de otros equipos repartidos por la zona. Sin embargo, se encargaría especialmente de RedLine dado que había escuchado recientemente de ellos y quería comprobar su efectividad, antes de realmente formalizar un contrato con los mismos. Si llegaban a capturar realmente a alguien, de manera congruente y sin que se escapasen, entonces les daría por seguro un tiempo de contrato para que siguieran junto a ella y sus finalidades. Entendiéndose contrato como tenerles como grupo principal de búsqueda y captura de víctimas.

Sentía que los supervivientes les tomaban por idiotas, que tan sólo habían desordenado el mundo con la liberación de los virus, pero Freya quería mostrar a otros que estabn ahí para salvarles la vida, realmente creía en ese destino. Lo que ocurrió pudo haber sido un accidente, o tal vez algo deseado. Nadie supo lo que por la mente podía estar pasando en aquellos instantes de nadie, nadie. — Van a ser testigos de la salvación. — Y que no se viera “salvación” con una connotación religiosa, no. Aunque de religión iría aquel día, porque había conseguido información, por un grupo de soldados en Los Angeles, que había supervivientes en una comunidad religiosa que se resguardaban en una iglesia hasta entonces pasada por alto.

Quiero supervivientes, no lo tratéis mal. No todos serán presas, aquellos que se revelen apartarlos del grupo. — Hablaría por un pinganillo que llevaría su voz hacia los miembros del RedLine, dándole la orden y las coordenadas de la posición. — Retirar sus armas y aquellos con instrucción militar distinguirlos de los civiles, también valen mercenarios o cualquiera que se dedique en la actualidad a una tarea similar. — Pero lo que no sabían es que la mayoría, por no decir todas personas, habían comenzado a huir en el momento que esos dos soldados fueron matados al ser pillados por estos supervivientes, marchándose por vía móvil, aunque había sus excepciones. — Que sepan que Umbrella conoce la piedad, pero no con aquellos que son enemigos.

Ser enemigos era algo realmente relativo en estos tiempos, tan fácil de ganar y tan fácil de perder. Los intereses movían a todos, más en Umbrella donde el poder alimentaba cuanto más arriba estuvieras. Freya estaba cansada de las noticias de los proyectos que se escapaban, no comprendía como de inútiles podían ser muchos. Así que estaba más que encantada con el comunicado de aquella pequeña IA, pequeña porque era una niña, por mucho programa que fuera. White Queen siempre era una sorpresa cuando se manifestaba, y en ocasiones una alegría. Los proyectos debían volver a casa, o al menos lo tenía así de claro la nórdica, proyectos y antiguos trabajadores. Esos desertores también eran un grano en el culo que debía ser explotado. Robarles sus vidas y conciencia, para que se volvieran en simples soldados bajo su control. Ser condenados era su destino, así lo veía ella.

Pero ahora había otro asunto entre manos, y por ello estaba de camino a un asentamiento cerca de esa iglesia para tener controlado al equipo desde cerca.


This is your turn [Jia & RedLine] Kjyqi48
Pain is what you need
We all have our secrets:
This is your turn [Jia & RedLine] KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Luna López el Vie 12 Abr 2019, 02:13

Umbrella debía considerar que el nuevo escuadrón estaba cumpliendo su propósito ya que luego de primera misión ellos fueron reorganizados y enviados a la frontera de Los Ángeles para cumplir con otro deber. Luna supuso que debían recolectar data para medir su efectividad y para obtener esa información numérica debían regresar al campo una y otra vez para probar su valor. Sin rechistar, la líder del escuadrón aceptó viajar en uno de los vehículos militares que proveía la corporación en dirección al oeste siguiendo el ardiente sol del desierto. El equipo llegó a la hora acordada para mantener posición hasta que un pez gordo diera luz verde al ataque.

El Redline era un cazador escondido en las sombras esperando con gran paciencia que una voz dictara órdenes por el pinganillo de sus oídos. Luna se subió sobre el motor de la gran bestia mecánica que era el Humvee con su uniforme abierto para que la brisa del otoño la mantuviera fresca. La mujer llevaba unas gafas oscuras que combinaban a perfección con su bandana roja que llevaba en la frente que le daba una imagen casi de estrella de rock con sus tantos tatuajes que estaban al descubierto. Luna tenía una regla que era no tomar alcohol durante una misión, por lo que la botella que llevaba a sus labios no contenía Don Q o Vodka sino que agua caliente. Un audífono en el oído libre cantaba una vieja canción de uno de sus álbumes favoritos y eso hacía que la espera fuera tolerable.

Ella cantaba en susurros la lírica, pero calló cuando las coordenadas del lugar fueron dadas. Ella se bajó de su asiento arrebatando el audífono de su oreja para subir al Humvee para ponerse en marcha. Casi como si se tratara el llamado de una emergencia, la mujer se encargó de reacomodar su uniforme y verificar si su arma estaba cargada y lista para la misión. Luna quitó sus gafas para poner su máscara de gas sobre su rostro tomando un instante para mirar al espejo retrovisor para ver a sus camaradas.

-Ya escucharon. Clasificaremos los sobrevivientes en ofensivos e inofensivos y ejecutaremos a cualquiera que se cruce de la raya.-

La iglesia se erectó delante de sus ojos. Estaban preparados para la operación de capturar sobrevivientes para esa mujer. Se bajaron del vehículo militar no muy lejos del asentamiento religioso para armarse para la tarea. Luna abrió comunicación con la voz femenina que estaba a la cabeza.

-La iglesia está en la mira. Pido permiso para comenzar el ataque. Sólo debes decir la palabra mágica y entramos.-


This is your turn [Jia & RedLine] ITxibjm

Hapiness:

This is your turn [Jia & RedLine] KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo

Me estaba empezando a acostumbrar a esta forma de vida. Era más intensa de lo que estaba acostumbrado pero tampoco me podía quejar, realmente no es que no pudiera, trabajaba para Umbrella, quejarse mucho no solo no estaba bien visto sino que depende de a quien te quejaras tal vez fuera lo último que hicieras.

Me agobiaba estar en el interior del Humvee. Me era más cómodo estar en el exterior dando algún sorbo casual de la botella de agua tibia que llevaba en la mano, una botella de agua llena de vodka y es que, siendo honesto, por mucho que estuviera en USA, seguía siendo ruso. No teníamos prisa, esperábamos las ordenes por parte de los jefes. Me constaba que tendríamos que coger gente y por eso había traído mucho material médico, mucho más del que normalmente traería a una misión como esta. Ese material no me preocupaba, lo había revisado y estaba completo, la verdad es que ya no me preocupaba tanto en estas revisiones como llegué a hacer en el pasado, la vida en esta época vale mucho menos de lo que valía antes. Únicamente me preocupaba la vida y el bienestar de mis compañeros directos y para eso teníamos recursos de sobra.

La jefa recibió las ordenes por el pinganillo por lo que procedí a ponérmelo yo también, no me gustaba llevarlo pues solo podía usarlo en mi oído izquierdo y por usarlo perdía bastante del ruido del exterior dada la lesión de mi oído derecho. Subí al Humvee y me senté junto a mis compañeros. Agarré la máscara de gas y me la puse, abroche mi abrigo negro y me puse el gorro sobre la máscara.- No os arriesgueis más de lo necesario, chicos.- Esta frase pudiera parecer innecesaria pero estaba claramente dirigida hacia nuestra jefa, Luna, por su personalidad y su fisiología era especialmente propensa a heridas graves, lógicamente le era mucho más difícil controlar los límites de la biología.

Todos preparaban sus armas, yo los miraba. Como personal de apoyo y dada mi nula experiencia en combate no poseía ningún arma de fuego real para defenderme, a fin de cuentas mi trabajo no era ofensivo sino defensivo. Mi trabajo era más que nadie se muriera, más que matar gente. Esta situación me incomodaba bastante, temía por mi propia vida y algo por la de mis compañeros. Era alguien a quien proteger no un ayudante totalmente al uso.

La iglesia pronto se mostró ante nosotros, más imponente ante mis ojos de lo que realmente era, mi corazón latía con fuerza en una mezcla de emoción y nervios por una misión que no tenía del todo categorizada.- Боже, помоги нам.

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por D. Jia Ivanova el Lun 22 Abr 2019, 12:47

Nunca había sido muy creyente, ni si quiera cuando su padre le insistía en ello. Creía que la iglesia era la mayor mafia que había existido en el planeta y jamás iba a contribuir a que se aprovecharan de la fe ciega de las personas... Pero ahí estaba, dentro de aquella magnifica y polvorienta iglesia cristiana, rodeada de las veinte personas que trataban de ponerse de acuerdo en buscar un plan de huida al haber sido descubiertos. Salvo por dos personas armadas, todos los demás parecían simples civiles. Mujeres y niños jovenes, parejas de mediana edad y un anciano que parecía que en cualquier momento sufriría un infarto. Y, entre todo eso, la joven soldado miraba por las ventanas a la espera de ver llegar a más personas, quién sabe si eran ellos dos solos o todo un grupo.

-Todo es culpa de ella, estábamos bien aquí hasta que ella apareció. Seguro los trajo hasta nosotros para tendernos una trampa. - Inquirió una mujer contra la joven que la ignoró completamente, aún en silencio. -Deberíamos matarla y tirarla fuera como advertencia para los demás que lleguen. - Unas voces de aprobación se sumaron a esas palabras y la rusa se giró en su dirección, mirando a la mujer con ojos fríos y calculadores. Si, había llegado allí por casualidad pero eso no significaba que fuera a ir contra ellos... Aunque las ganas de darle un puñetazo a la mujer que la miraba por el encima del hombro estaban creciendo.
-Mire señora... Esas personas a las que vosotros... - señala a todo el mundo - ... habéis matado, no tienen pinta de estar en la misma situación que nosotros. Son soldados, no se de que pero por los uniformes de alguna compañía seguro y, si no dejamos de amenazarnos, llegarán más de esas personas. Entrarán aquí y empezarán a llenar la casa del señor con nuestra sangre... - Habla rápida y con cierto tono malicioso, dejando ver que estaba bastante enfadada. -Así que ahora, si no tiene ninguna maldita idea para sacar a todo el puto mundo de aquí... Cierre la puta boca. - La iglesia se sumió en un profundo silencio mientras las miradas pasaban de una a otra. La señora la miraba de forma sería y molesta mientras que Jia se giraba y miraba la iglesia pensando en como salir de allí... Hasta que...
-Aquí hay una puerta trasera - Un murmullo provino de la habitación del cura, a lo que la soldado reaccionó con rapidez, moviéndose hacía la estancia para ver una puerta trasera con un gran candado que los separaba de la libertad.
-Tiene que haber una llave por aquí...- Si el cura no se la había llevado...-Buscadla, los demás deberías vigilar las ventanas por si viene alguien más y...- Se calló al escuchar el ruido del motor de un coche. Aquello se estaba poniendo muy feo demasiado rápido. Miró alrededor hasta dar con algo lo suficientemente grande y pesado para golpear el candado. Un pisapapeles con la forma de un busto de Dios de un color dorado polvoriento sería lo escogido.

Comenzó a golpearlo con toda la fuerza que podía pero el grito de advertencia que la llamaba la hizo detenerse y darle el busto a otro para que continuase. Volvió a la sala principal y se acercó a la ventana para ver el coche a lo lejos y como un par de personas abrían las puertas para salir. Debían tomar posiciones estrategicas para que si entraban y los demás no habían escapado a tiempo, poder darles más margen.

-Esta bien... Tu colócate allí y... y tu allí detrás, cubrirás a tu compañero por si las cosas se ponen peor de lo que ya están. - Uno de los hombres se coloco en el pasillo próximo a la puerta y otro escondido detrás de los bancos y, ella que no tenía balas para la escopeta, se puso tras el altar pero a la vista, esperando poder charlar con los que fuesen a entrar.

De fondo, el golpetear metálico del candado cesa con un sonido seco. Los civiles vuelven a la sala para recoger sus cosas y llenar las mochilas con todo lo que pudiesen para luego, empezar a escapar de allí todo lo rápido que podían.


This is your turn [Jia & RedLine] Firma_10

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Kai Elenek el Vie 26 Abr 2019, 10:19

La verdad que no sé cómo había llegado aceptar la idea tan loca de Luna, volver a montar un ejército poderoso que no le importase en lo más mínimo cumplir las órdenes y limpiar los trabajos sucios de Umbrella a raja tabla. Les debía mucho a esos tipos, por lo que no me pareció tan mal plan y me dejé llevar por mis sentimientos de acción y aventura.

Y ahora nos encontrábamos allí, un pequeño grupo formado por lo mejor de lo mejor en cuanto a estrategia militar, combate y actuar sin escrúpulos ante las órdenes y mandatos de una voz que nos llegaba a través del pinganillo que portábamos en nuestra oreja y nos guiaría por toda la misión, nuestra primera misión como el “batallón Redline”, si hasta el nombre sonaba potente de cojones joder.
Me encontraba sentado con el resto, Luna es quien conducía por la carretera siguiendo las coordenadas que nos habían sido dadas. A mi lado, estaba el militante que por su acento dejaba entrever que era extranjero, ruso quizás, la verdad es que me quedé observándolo en silencio, formábamos un grupo de lo más variopinto, pero todos los que estábamos aquí, no habíamos sido escogidos al azar.
Cada uno debíamos tener algo que a Umbrella le parecía “selecto”, lo mejor de lo mejor o alguna mierda de ese estilo.
Llevábamos de nuevo trajes estilo militar, y yo lo acompañaba con unas rayban que me protegían de los intensos rayos de sol. Cuando Luna frenó el Humvee, supe que habíamos llegado a nuestro destino. Me quité el cinturón y me levanté sonriente, hacía tiempo que no iba en acción de manera “grupal”, y me sentía como un crío en su primer día de colegio. Sonreí travieso mientras cogía mi máscara de gas y me colocaba una bandana negra en torno a mi frente. Era el más alto del equipo y mis músculos se dejaban ver a través del chaleco militar, creo que probablemente me habían escogido por mi fuerza y resistencia física a parte de mi estilo de combate. Todo esto iba a resultar ciertamente interesante.

Bajamos del vehículo y miré a Luna. —¿Una jodida iglesia? ¿En serio? No soy de los que acude a misa todos los domingos, los curas son unos lameculos de “Cristo”.—dije mientras me encendía un cigarrillo y esperaba las siguientes instrucciones a acatar.
.- No os arriesgueis más de lo necesario, chicos.-miré al rubito con acento raro y levanté el dedo para que viera que estaba de acuerdo.
—Pero un poco de riesgo siempre es necesario para hacer de la vida una mierda más excitante, ¿no crees Luna?—inquirí divertido a nuestra líder.

—Sabemos que hay un grupo de supervivientes escondido en su interior. Lo que no se sabe es si se tratan de nómadas, o guardan alguna relación con Pandemonium, incluso puede que entre ellos haya escondido algún desertor cabronazo. Debemos estar preparados a la siguiente señal de nuestra sensual voz que nos guía por esta “oscuridad”.—dije sin poder esconder como todo aquello me divertía más de la cuenta.
—Las órdenes son, en un principio, no matar a nadie y esas mierdas, nos privan ya nada más empezar de un poco de diversión, pero es comprensible. La vida resulta ser un bien escaso estos días…—expliqué tras lo que había escuchado por el pinganillo.
Avancé hacia Luna para hablar con ella de una manera más cercana, ya que era de las pocas que conocía desde hace tiempo en Umbrella. —¿Seremos los primeros que entremos? No quiero perderme la diversión, pero debemos darnos prisa, es probable que tengan un plan de huida, porque no creo que no nos hayan visto llegar en tu flamante “buga”.

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Freya Skarsgård el Sáb 04 Mayo 2019, 10:58

Estando en aquel campamento, una pequeña base circunstancial por la misión, estaba esperando a que la misión fuera realizada con la fidelidad que buscaba del equipo compañero de Red Umbrella. Confiaría su vida si era necesario, pues creía que la amistad entre ambas ramas de Umbrella era realmente importante para seguir adelante de manera exitosa. De ahí que hubiera sub-contratado, por decirlo de aquel modo, los servicios del RedLine, quien hasta el momento estaban siendo bastante receptivos. No era fácil topar con soldados que estuvieran tan abiertos a recibir instrucciones de alguien que no fuera de su misma categoría, muchos saltaban con la típica excusa de rebelde chulito. Algo que realmente detestaba la rubia y que hacía que muchos los quisiera hacer ICE para que aprendieran modales.

Se sentó en una de las sillas de tela que estaba dentro de su tienda provisional, atenta a la pantalla de aquel portátil que indicaba la posición de los soldados en un mapa y, además, veía detallado los nombres de los mismos con una linea que se dirigía hacia los puntos. Todo muy bonito para Freya, así podía saber los signos vitales. Estaba escuchando a la líder del escuadrón informando de la situación y la rubia se quedó callada sin dar aquella señal hasta que viera en la pantalla que realmente era el momento. — Entrar, ahora. — Ordenaría directamente una vez observó que estaban lo suficiente cerca y que los informes de aquella pantalla parecían favorecedores. — Tened cuidado al entrar, observar ventanas y puertas, cualquier salida al exterior desde la que os puedan ver. Una vez entréis, no olvidéis ver por encima de vosotros. — Y tras tomaría un trago de agua con total tranquilidad. — No os diré más por el momento, es vuestro trabajo. Demostrad lo que sabéis.

La Directora tenía la pequeña espina de que quizá las cosas se pudieran torcer, pero tan solo un poco, así que se acabaría por tranquilizar cuando recordó que eran Umbrella. Las cosas no podían salir mal, o así fue pensando. Confiaba ciegamente en la corporación, o al menos lo suficiente para creer en sus principios y los objetivos de la misma. Ella misma los llevaba acabo en los laboratorios. Ahora tan sólo le quedaba esperar para ver cual iba a ser el siguiente movimiento a dar. — Mantenerme informada.


This is your turn [Jia & RedLine] Kjyqi48
Pain is what you need
We all have our secrets:
This is your turn [Jia & RedLine] KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Luna López el Jue 16 Mayo 2019, 13:24

En la espera por la palabra mágica, Luna tuvo el tiempo para dar una mirada a su equipo. Su equipo. Ella nunca fue mujer de entrar en lágrimas por la emoción, pero Umbrella vio el potencial suficiente en su trabajo como para dejar bajo su mando todo un escuadrón. Y no se trataba de cualquier tipo de escuadrón, era la última línea ofensiva que iba a asegurar resultados. Umbrella la debía de considerar una agente más que competente para darle el escuadrón que debía de cumplir bajo cualquier circunstancia y eso alimentaba su orgullo al punto que podía llorar de la emoción, metafóricamente. Los ojos azabache de la latina fueron primero al ruso que dio el claro aviso en su dirección por su tendencia a olvidar que no sentir el dolor no significaba que su cuerpo fuera a resistir todo tipo de ataques. Luna asintió al ruso recibiendo al gran Elenek, un hawaiiano (si no mal recordaba) enorme, con su misma afición por hacer discordia.

-Entraremos primero, si ataca les ponemos una bala entre las cejas porque no toleraré muertes hoy que no sean las de ellos.-

Los súbditos de la iglesia llevaban dos a su favor. Esas serían las únicas.

-Me recordaste que traje algo para esto.-

Luna se apartó del grupo para abrir la puerta del Humvee, pero no se tardó en regresar con una granada aturdidora en su mano. La mostró a todos levantándola a la altura de su rostro cuando la orden entró por el pinganillo. Esa tranquila personalidad que la dejaba juguetear con la granada desapareció de inmediato. Luna entregó la granada al más alto del grupo para darle el honor, o robarle la oportunidad del primer disparo, y se dirigió al ruso que era el menos acostumbrado a ese tipo de acción.

-Serás los ojos, si alguien salió y cree ser listo, nos avisas. No necesitamos ser sorprendidos.- indicó poniendo una mano en un hombro de cada hombre y dejó allí una palmada antes de tomar su arma de fuego de su cadera. -Vamos, en marcha a posiciones.-

El grupo táctico bajó de la colina aprovechando la sombra de los árboles que adornaban las afueras de la iglesia. Eran pocos, robustos, y daban bastante sombra y cubierta si se acomodaban en el espacio perfecto. La iglesia estaba rodeada de una seto de piedra fácil de saltar e inútilmente un portón bajo daba paso al patio interior. Luna se mantuvo cerca del ruso, de todos ellos era el más al que iba a cuidar por su deber directo hacia ella y su poca experiencia. Ella se agachó detrás de un tronco indicando a Thormund que hiciera lo mismo y miró a Elenek para comunicarse el estatus de preparación por gestos. Elenek debía adelantarse, ir por la ventana a arrojar la granada, para que Luna tumbara la puerta de madera a base de balas. Elenek se sumaría rápidamente a la posición de Luna para neutralizar las armas e inmovilizarlos a todos sería tarea de todos.

Luna dio la señal que dejaba ir a Kai adelante. Ella verificó el cargador una última vez antes de salir de cubierta aún agachada hasta el seto donde casi cayó al suelo sentada. Asomó su cabeza para preparar sus cuatro (ideales) tiros para dar con la puerta.


This is your turn [Jia & RedLine] ITxibjm

Hapiness:

This is your turn [Jia & RedLine] KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo

This is your turn [Jia & RedLine] Empty Re: This is your turn [Jia & RedLine]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.