• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Samantha C. Murray, Sayaka Bell, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5XcNo todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB SH3v5Xc

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦️ Cafetería ♦️ 09:45 ♦️ Luna Lopez
Mis manos agarraron rápidamente la bandeja de plástico cargada de cafés y sonreí ampliamente a los clientes a los que les iba dejando su taza y galletita. Volví a la barra, dejé la bandeja y suspiré con una sonrisa en la cara mientras barría el pequeño local con la mirada.
Trabajaba en una pequeña cafetería en una zona estudiantil, profesores y alumnos venían a tomar café y algún que otro dulce, llenando así el lugar de un ambiente agradable y jovial... Una pequeña tele en una de las esquinas daba las noticias y, después de haber pasado varios meses, aún seguían hablando de lo mismo.

"Seis meses han pasado desde la catástrofe ocurrida en Raccoon City y, aunque se demostró que las acusaciones contra la empresa farmacéutica Umbrella Corporation eran falsas, muchos ciudadanos exigen explicaciones. Muchas personas perdieron sus hogares y pertenencias y... - La mujer rubia de la televisión habla sin pausa mientras varias imágenes del desastre aparecen en pantalla.
-Esas empresas son sanguijuelas, solo quieren arrebatarnos el dinero... - Dijo un hombre mayor mientras terminaba su café con leche de cada día y dejaba el dinero sobre la pulida barra de mármol gris. -Como todo hoy en día, ¿a que si joven?
-Claro que si señor, deberían todos dejarse de tanta privacidad y ayudar a los que más lo necesiten - El hombre me mira con aires de superioridad y, sin decir nada más, se da la vuelta y desaparece por la puerta de la entrada -Vaya... Gracias de todas formas señor.

Recogí la taza vacía y el dinero y, tras meter cada cosa en su lugar, el tintinear de la camapanita colocada en la puerta me advierte de que otro cliente a entrado en el lugar. En esta ocasión, dos hombres de aspecto rudo y cara de pocos amigos se sientan los taburetes de la barra los cuales, en comparación con el volumen de sus cuerpos, estos quedaban bastante pequeños.

-Buenas tardes... - Dije mientras me aproximaba a ellos con mi característica sonrisa. - ¿Qué les pongo caballeros? - Mi voz fue bajando la entonación y el ritmo conforme la sonrisa de aquellos hombres se ensanchaba y señalaban a mi espalda los donuts de varios sabores.
-Pon seis de diferentes sabores y el café con leche más grande que puedas poner, anda bonita... - No era la primera vez que un cliente me hablaba así, pero si era la primera vez que me sentía realmente incomoda. No sabía si era por su aspecto o por las sonrisas con la que me miraban, pero no me gustaba. Aún así, asentí lentamente y les di la espalda para empezar a preparar los cafés y la cajita con sus dulces.

Fue en ese momento en el que los escuché cuchichear pero no me atrevía a mirarles por si les podría parecer una falta de respeto. Que gran error... ya que, tras unos segundos de susurros, una mano gruesa azota la parte superior de mi trasero, haciéndome saltar y que una de las tazas volase hasta el suelo, desparramando el negro líquido de su interior.

-Pero mira que eres torpe... - Ríe entre dientes acompañado por el otro varón, el cual se pasa las manos por la frondosa y grisácea barba. -Anda, date prisa y preparalos o nos vamos...

Me quedé levemente atontada mirando los trocitos de cerámica esparcidos por el suelo para luego, con un intenso cabeceo de cabeza, agacharme a recoger las partes del vaso.

Volver arriba Ir abajo

Diez minutos faltaban para que la alarma se activara para despertar a Luna. Sin embargo, ella estaba despierta. A decir verdad, ella llevaba despierta unas cuantas horas para entonces. El insomnio llegó sin avisar a mediados de la noche luego de que cayera rendida en la incómoda cama de hotel y durmiera unas míseras horas. Ese fantasma se acostó a su lado y comenzó a susurrar memorias en su oído que le espantaban el sueño por interminables horas. Los recuerdos comenzaron siendo pequeños, una sonrisa o una mirada, pero se transformaron en largas películas de horror y tragedia. Los ojos de Luna al amanecer carecían de emociones pero el rojizo rastro señalaba las horas de llanto incontrolable que sufrió en silencio y que sólo la almohada sabría con certeza que ocurrió.

La mujer se sentó en el borde de la cama estrellando su puño contra la alarma antes que el ruido de esta estallara por el cuarto. El silencio y el cansancio pesaron de pronto al punto que consideró regresar a la cama por unos minutos más en un desesperado intento por dormir, pero la idea que todo fuera un plan maligno de Morfeo para obligarla a revivir los peores momentos de su vida la hizo levantarse de una vez. Luna fue al baño para lavar su rostro y así ahuyentar el cansancio de sus ojos, pero aquello no sirvió. La mujer acabó en la ducha con la esperanza que el agua la reviviría de alguna forma.

El agua ardiente caía contra el suelo como una cascada, como una quebrada. Lindos recuerdos de su infancia aparecieron delante de sus ojos cerrados causando que ella sonriera con serenidad. Debía visitar su hogar de nuevo, su familia, o al menos a sus hermanos. Los ojos azabache de la latina se abrieron al recordar que la última visita a sus hermanos había sido con ella y por un instante Luna quiso llorar de nuevo.

Era extraño que en toda su vida no hubiera conocido el dolor físico; Podía romperse un brazo y Luna no iba a sentir que su hueso estaba hecho pedazos debajo de su piel. La podían acuchillar sin piedad, pero su cuerpo no iba a reaccionar de la misma manera que otra persona lo haría. Luna no conocía qué era el dolor, pero luego de que ella partiera de su lado aprendió que era capaz de sentir algo. Cada vez que pensaba en Mandy, algo en su pecho "dolía." Se quedaba sin aire, una sensación fría y cruel la apuñalaba en el centro de su pecho y ella no lo comprendía aún.

Luna salió de la ducha cruzando a la habitación con una toalla por su cintura para buscar qué vestir. Unos minutos después, Luna salía de la habitación poniendo unas gafas para esconder sus ojos rojos. La inseguridad, la pena, y el cansancio se quedaron en el cuarto de hotel. La mujer no perdió más de su tiempo con aquellas emociones y entró al carro rentado proveído por la corporación a la cual trabajaba.

-Un café y a la carga.- se susurró arreglando el espejo retrovisor.

La campanilla de la cafetería avisó que otro cliente entro. Luna no esperó que una mesera señalara una mesa para sentarse o que le dieran la bienvenida a la cafetería, ella sólo tomó asiento en una de las mesas a esperar que la muchacha de cabello negro le preguntara qué iba a pedir. Sin embargo, la paciencia de Luna se colmó cuando fue testigo de aquella escena contra la mesera. Por instinto, la latina se levantó de su asiento agachándose para ayudarla con las piezas de cerámica.

-Hey... cuidado, te puedes cortar.- dijo a la mesera con suave amabilidad, la cual se deshizo cuando miró al hombre que causó aquello. -No te preocupes... Alexia... Ve a buscar un mapo para limpiar el café.- se dirigió a ella leyendo su nombre en su uniforme.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦️ Cafetería ♦️ 09:45 ♦️ Luna López
Voy depositando los trozos de la taza en la palma de mi mano mientras escucho reír y murmurar a los hombres que me habían tocado. Me sentía incomoda, normalmente esas cosas no me ocurrían. A la cafetería solían venir gente joven, estudiantes, gente de oficina, madres con sus niños... -No tenía porque pasarme esto, no tenía porque venir este tipo de gente aquí-... Y, hundida en mis pensamientos, no me percaté de la chica que se acercaba a ayudarme. Me llamó más la atención su tono de voz, pues sonaba ligeramente extraña, como si tuviera catarro.

-Gracias... Eres muy amable - Bajo la cabeza a la vez que le susurro, sintiendo como mis mejillas se enrojecen a causa de la vergüenza. Ella es un cliente, no tiene porque hacer esto, debería estar sentada, recibiendo su pedido de forma rápida y eficaz y no ahí, tomando los pequeños trozos de cerámica. Podría cortarse y es lo que menos me apetece ahora mismo. -No se preocupe señorita, de verdad, tome asiento... - Mis mejillas se tornan rosadas en el momento en el que agarro el último trozo y este ejecuta un limpio corte en la yema de mi dedo indice, dejando que una perlita de color bermellón se empezase a formar en la diminuta raja.

Daba pena como persona y como camarera, era mucho más torpe de lo que podía aparentar y ahí estaba la prueba de ello. Me levanto de un salto y tiro los trocitos de cerámica en un contenedor especial de color verde para, luego, caminar con pasos ágiles hasta donde guardábamos el botiquín, sacando una tirita de esta que acabó enrollada en la punta de mi falange.
Mis pies se volvieron a mover pero, esta vez, en dirección a la cocina, cruzándola sin mirar a nadie para ir directa al almacén y, allí, tomar la fregona que descansaba sobre el cubo de color azul. Volví al salón principal y me coloqué al lado de la mancha de café mientras notaba como las miradas de los hombres se vuelven a posar en mi, cuchicheando Dios sabía el que.

Poco a poco quito la mancha del blanco suelo y mis ojos buscan a la mujer de melena corta y gafas de sol que había decido ayudarme cuando no tenía porque. La necesidad de darle las gracias e invitarla a lo que quisiera tomar nace en mi pecho y, cuando mis pupilas chocan con las suyas, una pequeña y tímida se sonrisa se forma en mis labios. -Gracias...


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

Los nefastos murmullos del grupo de hombres continuaron aún cuando la joven mesera se marchó en busca de un mapo para limpiar el suelo. Los comentarios, sin embargo, se centraron en la otra mujer que estaba de rodillas en el suelo en espera de la otra. Luna soltó un largo suspiro para alimentar su paciencia para ignorar las mil y un curas contra la homosexualidad que esos hombres discutían. Mil de ellas ya la mujer conocía, no era la primera vez que se encontraba con neandertales de ese tipo, y la última no la alcanzó a escuchar pues se levantó del suelo para recibir a la joven mesera que con una tímida sonrisa agradecía el gesto de Luna.

Los ojos oscuros y cansados de la latina se fijaron a través de sus gafas de sol en los hombres que no encajaban con la escena de esa cafetería. Ellos eran ruidosos e irrespetuosos mientras que el resto de clientela eran estudiantes, madres, profesores, ese tipo de gente educada que no pretendían incomodar a nadie a propósito. Luna puso los codos en el mostrador para apoyar su peso aún estudiando a los hombres desde su posición.

-Alexia- llamó a la mesera para acercarse un poco. -¿Puedes traerme un café con leche? ¿Tres de azúcar?- pidió a la mesera con una pícara sonrisa ladina. Esperó que ella se marchara a la cocina para poner la mirada de nuevo sobre los hombres que para entonces hacían obscenos gestos con sus manos. Luna tornó los ojos en blanco antes de dejar el sombrero sobre el mostrador y acercarse a la manada de retrasados y puso la mano sobre la mesa para mirar desde arriba al más idiota de ellos.

-Ja... Gracioso, nunca ví ese chiste antes. Bueno, ¿pueden dejar el acto de chimpancé violador y largarse al carajo?-

Luna sonrió cuando el hombre que tenía adelante la miró casi indignado por la forma que ella le habló. Un dedo regordete apuntó a Luna en lo que el tipo buscaba qué decir, pero la ex-agente del CIA agarró este para torcerlo hacia atrás. El tipo soltó un grito y los otros encendieron sus defensas. Luna, sin embargo, tomó un tenedor de la mesa y apuñaló hacia abajo en dirección a una mano que sobre el mantel descansaba. Los cuatro dientes del tenedor se clavaron en la mesa, pero no había sido porque la mano fue más veloz sino porque ella quiso evitar la sangre en el lugar.

-La puerta está por allá.- apuntó con el tenedor antes de apartarse para recuperar su sombrero.

-Ya se van, no te preocupes.- dijo Luna a la mesera sin saber cuánto de la escena había visto.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦️ Cafetería ♦️ 09:45 ♦️ Luna López
La chica que me había ayudado ahora esperaba a un lado de la barra para, luego, pedirme un café con una sonrisa que no supe entender, asintiendo a sus palabras para luego salir rauda hacia la cocina a buscar sobres de azúcar.
Mi intención no era tardar mucho, pero en la cocina siempre había buenas charlas y era fácil entretenerse... Por eso, con un pequeño saco de bolsitas de azúcar entre las manos, me apoyo contra la puerta que separa la cocina del salón y me río ligeramente ante las bromas de los cocineros los cuales, entre plato y plato, podían permitirse bromear y despejarse un poco del monótono trabajo...

De fondo podía escuchar el murmullo del salón, como la gente hablaba y el sonido de las tazas chocar contra los platos, pero fue el grito de un hombre lo que me sobresaltó y me obligó a abrir de golpe la puerta, saliendo con largas zancadas... Pero ante mis ojos lo único que veo es como los hombres de antes salían por la puerta y como todas las miradas del sitio se habían centrado en la joven que estaba de espaldas a mi.

-¿Está todo bien señorita? - Pregunto mientras vuelvo al lado de la cafetera tras la protección de la barra. La respuesta que me da la chica me hace respirar más aliviada y termino por dedicarle una amplia sonrisa. -Oh pues... ¡voy a hacer su café! - No quería admitirlo, pero me alegraba de que se hubieran ido aunque fuese sin pagar...

Esta vez soy yo la que le da la espalda para preparar el pedido de la joven, sirviendo primero el café y luego la leche espumada. Coloco la taza en el platillo y miro la triste y blanca espuma tomando el sirope de chocolate para dibujarle una flor con todo el cuidado de no derramar el líquido. Me giro con el café en la mano y me acerco a la chica para dejarlo enfrente y tratar de descifrar que cara pondría.

-Espero que le guste... - Digo mientras coloco las manos al frente de mi cuerpo y entrelazo mis dedos, enfurruñando los labios en un gesto tímido. -Esta invitada al café... por lo de antes... - Debería callarme... -De todos es la única que vino a ayudarme así que... muchas gracias - Una mano viaja a mi pelo y tomo un mechón para acariciarlo de forma nerviosa. Debería dejarla en paz y seguir trabajando... -Bueno, si necesita cualquier otra cosa solo avíseme y vendré a ver que necesita.

Volver arriba Ir abajo

El aroma del café tenía una pizca de chocolate llegó hasta Luna cuando una taza ardiente se posó a escasos centímetros de sus manos. La mujer de sombrero sonrió a la mesera al notar el tierno detalle de chocolate. Alexia continuó con sus deberes dejando a Luna que disfrutara de su manjar mañanero en su usual solitud. Sin nadie con quien charlar a esas horas de la mañana, Luna tomó su móvil para verificar los últimos avances de la vida y su misión que debía cumplir en par de horas. Si no mal calculaba, su tarea sólo le tomaría un par de horas dejando casi toda la noche libre para ella disfrutar. Luna apagó la pantalla de su móvil para mirar por la cafetería en busca de la mesera. Se dio un trago del café para esperar que apareciera y casi cuando la taza estaba vacía la pudo ver y con un silbido la llamó.

-¡Hey!- la llamó y esperó que se acercara.

Luna esperó porque la dulce morena se acercara. Los ojos oscuros de la mujer de sombrero se asomaron por encima de las gafas de sol antes de ser escondidos de nuevo detrás de esos pequeños espejos. Los labios de partieron en una sonrisa cuando ella estuvo adelante cuando estudio a la muchacha adelante que se acoplaba a su tipo.

-Estoy por aquí por cuestiones de trabajo, pero creo que estaré libre muy pronto.-

Tenía el tiempo contado, la misión iba a ser sólo unas horas aún añadiendo los posibles percances.

-Me preguntaba si me quieres acompañar cuando tu jornada acabe a tomar algo. -

Luna nunca había sido de darle vueltas al asunto. Ella era directa con sus intenciones y dejaba clara las cosas desde el primer momento y entonces ella tenía un interés particular en la mesera. Quizás se aprovechaba de que los hombres ayudaron a darle una buena imagen a Luna, pero no perdía nada en invitarle a salir.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦️ Cafetería ♦️ 09:45 ♦️ Luna López
Todo siguió tan normal después de que aquellos hombres se marcharan de la cafetería, volviendo al calmado y tranquilo murmullo de siempre. Café aquí y café allá, un dulce aquí y otro allí... La paz de todos los días hasta que un silbido capta mi atención, viendo que la propietaria de dicho sonido era la simpática chica que me había ayudado antes.
Me muevo rápido entre las mesas para llegar a su lado y le sonrío ampliamente para escuchar su propuesta con un ligero rubor en las mejillas y una expresión de sorpresa en los ojos.

-¿A tomar algo? - Recapacito unos segundos. Esta noche había quedado con Simon para ir a su casa y ver una película pero... Por una vez que hacía una amiga en el trabajo me apetecía salir y pasarlo bien. ¿Qué podría salir mal? -¡Claro! Déjame tu número de teléfono y yo te dejo el mío, además, aquí al lado hay una discoteca bastante buena a la que siempre he querido ir. - Saco del bolsillo de mi pantalón mi teléfono y abro rápidamente la agenda para apuntar el número que me dicta y, cuando voy a ponerle un nombre me doy cuenta de que aún no me lo ha dicho... Una tímida sonrisa se forma en mis labios y levanto la vista del móvil. - Perdona... Aún no se tu nombre... - Y en cuanto me lo da lo apunto para, luego, escuchar como alguien me llama. -Oh, me llaman... Bueno, un placer Luna... Ah, termino de trabajar a las siete. Mi casa no esta muy lejos así que estaré lista las ocho... !Nos vemos luego¡

Me despido de ella con un movimiento de mano y una amplia sonrisa incapaz de contener mi emoción. Hacía mucho tiempo que no salía con una amiga por ahí a tomar algo... Prácticamente no salía con nadie más aparte de Simon. Desde que había empezado con él, ya apenas veía a las chicas a no ser que el viniese conmigo. No iba a comprar ropa sola, no podía ir a tomar algo al bar que esta debajo de mi piso... Suspiro con fuerza y miro mi móvil... Mejor sería no decirle nada hasta que fuesen las siete, no quiero que se enfade como la última vez y aparezca aquí hecho una furia.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

La invitación fue bien recibida por parte de la hermosa mesera que tenía adelante. Los detalles fueron rápidamente cubiertos e intercambiaron números de celular para poder contactarse. Luna, que había olvidado decir su nombre, se presentó finalmente antes y esa fue la última palabra que pudo compartir con Alexia ya que la llamaban de nuevo a trabajar. La latina se quedó sentada un rato más en lo que entraba el número a su teléfono personal esperando que llegara la hora de marcharse. Finalmente, las manecillas del reloj marcaron las once y media y Luna debió levantarse del banco del mostrador.

El café bastó para despertar a la representante de Umbrella que pasó su noche en vela. Esa bebida caliente aminoró su hambre y otorgó la energía necesaria para un buen desempeño en su trabajo. Luna llegó a la universidad unos pocos minutos luego de abandonar la chévere cafetería donde conoció a la dulce Alexia. En la universidad ya la esperaba un profesor de Bioingeniería que estaba afiliado a la misma corporación. El trabajo podía ser tedioso, pero ofrecía buena paga más mantenía a la desdichada mujer alejada de sus vicios y sus episodios de llanto. Umbrella llenó el vacío que dejó Amanda y la CIA. No era saludable, ella misma lo sabía pero no tenía otra manera de sobrevivir la pérdida. Sin Amanda, Luna no tenía familia. Aún cuando Victor se ofreció a dejarle un espacio en su hogar junto a su esposa, ella no quiso porque se sentía como una intrusa en esa vida doméstica.

En un abrir y cerrar de ojos, el sol iba cayendo del cielo. La agente se despidió del profesor cuando su deber fue finalizado y sin más preámbulos regresó al hotel para prepararse para su noche de tragos. Ella era tan peculiar que no se preocupó por aplicarse maquillaje al llegar al cuarto. Luna simplemente dejó el maletín escondido bajo la cama y volvió a salir por la muchacha que la esperaba para acompañarla a la discoteca. El único cambio que tuvo en su apariencia fue que dejó el sombrero y las gafas más dobló sus mangas para descubrir sus tatuajes.

Vagó por el lugar en su auto rentado en la espera del mensaje o llamada de parte de Alexia. Por un momento sospechó que su plan de olvidarse de todo iba a fastidiarse a último momento con una cancelación imprevista, pero recibió la llamada y como buena cita fue a buscarla.



No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦️ Discoteca ♦️ 20:10 ♦️ Luna López
Miro una y otra vez el vestido que me he acabado poniendo para luego mirar mis zapatos y resoplar con fuerza. No tengo ningunos bonitos, así que las botas tampoco están mal... ¿Qué se habrá puesto Luna? ¿Un traje? ¿Un conjunto normalito?... Otro suspiro se escapa de mis labios y niego con la cabeza varias veces mientras me recojo el pelo en una coleta alta. Si seguía mirándome en el espejo jamás me decidiré por un conjunto así que mejor, me marcho ya o llegaré tarde.

Agarro el bolso con todas mis pertenencias y bajo corriendo las escaleras hasta salir al portal donde, tras mirar a un lado y otro de la carretera, cruzo veloz al otro lado y avanzo con la cabeza alta hacia la discoteca. Me siento bien, me siento guapa y tengo el presentimiento de que va a ser una gran noche. Ya había avisado a Simon de que hoy no iba a ir a su casa y, para asegurarme de que no se presentase allí como un loco, había silenciado el móvil durante el par de horas que iba a estar fuera. Solo voy a tomar algo, no va a pasar nada raro...

A los cinco minutos ya estaba frente a la discoteca con el móvil en la oreja llamando a Luna, esperando que no me hubiese dejado plantada allí porque, eso si sería triste... Pero no, a los pocos minutos la ve llegar en un bonito coche y le señalo una calle en la que puede aparcar sin problemas. Espero que aparezca por la esquina y, en cuanto lo hace, corro en su dirección para darle un abrazo siendo incapaz de contener la emoción del momento.

-¡Luna estas genial! -Digo mientras fijo mis ojos en su rostro ahora sin esas gafas de sol y luego paso a sus brazos tatuados, abriendo la boca con ligera sorpresa -¡Que bonitos! - Exclamo a la vez que rozo despacio los dedos por las lineas de los dibujos en su piel. Siempre me han gustado pero nunca he tenido el valor para hacerme ninguno... -Vamos dentro antes de que ocupen los mejores lugares... Vamos, vamos... - Agarro su mano y tiro de ella hacia la puerta donde el guardia de seguridad nos mira de arriba a abajo y da el visto bueno para dejarnos pasar.

La música suena fuerte, tanto que apenas puedo escuchar mis propios pensamientos pero, el ambiente es tan maravilloso que el solo echo de verme allí en la entrada hace que la adrenalina se mueva por mi cuerpo y el deseo de salir a la pista a bailar me invade pero, primero, había que encontrar un buen lugar donde sentarse o todos los buenos sitios quedarán ocupados.

-Ven, hay un buen sitio al lado de la pista... - Acerqué mis labios al oído de la castaña para que pudiera escucharme y luego, tiro de su mano suavemente; la cual aprieto con fuerza para no perderla entre todo el gentío; y la llevo hasta unos sofás con una pequeña mesa redonda en el centro, justo a la derecha de la pista. -¿Qué quieres beber? - Le grito para intentar que mi voz suene por encima de la música.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

El motor se silenció. Luna se bajó del carro antes de dar una breve mirada a su reflejo en el espejo retrovisor para asegurar que estaba decente para salir con tan bonita muchacha que la esperaba. Las llaves fueron a descansar junto a la billetera de la latina. Antes que pudiera encontrar algo que decir, la muchacha saltó en un abrazo que le extrajo una sonrisa mientras la sostenía. Alexia no tardó en darle elogios que dudaba que mereciera cuando pasó a los dibujos de sus brazos. -¿Yo? Estás preciosa, Alexia.- respondió antes de que la invitara a entrar a la discoteca que estallaba con música que hacía a los muertos revivir para bailar. En cuanto cruzaron la puerta y se vieron envueltas en la música, Luna ya caminaba al ritmo sorprendida que le afectara así aún cuando no había probado una gota de alcohol. Los cuerpos las rodearon, las miradas, y el olor a alcohol mezclado algún perfume dulce. Llegaron a unos sillones con una pequeña mesa redonda en el centro cuando Alexia le preguntó sobre la bebida y Luna pensó sólo una fracción de segundo antes de pedir.

-Fuego & Cola. - dejó que Alexia fuera a poner las órdenes mientras se sentaba en el sofá a esperar que regresara. Sólo se tardó un poco antes de reaparecer la hermosa chica con las bebidas y Luna se levantó de su asiento para tomar uno de los vasos para aliviar su carga. Sin pensar, Luna dio un leve sorbo al licor percatándose entonces que tomó el erróneo y con una risilla intercambió los vasos para tomar el correcto. La latina tomó de la bebida mientras se mecía con la nueva canción que sonaba por la discoteca y ofreció una prueba a Alexia.

-Anda, es justo luego de que me equivocara. ¡Venga!- ofreció un trago de Fuego & Cola midiendo el ritmo en su cuerpo. -Esperame un segundo.- susurró en su oído para dirigirse a la barra para pedir shots de tequila pues si iba a bailar como nunca antes debía estar en el nivel perfecto de alcohol. Luna regresó con Alexia cargando una pequeña bandeja con shots y puso esta sobre la mesa. -Acabamos esto y nos esperan los shots.- dijo retomando su bebida sin poder quedarse quieta por culpa de la música. El trago se fue rápido en el caso de Luna y sólo transcurrieron algunos ocho minutos antes que ella atacara su porción de tequila invitando a la otra a seguirla sin pensar que su tolerancia de alcohol era casi sobrenatural.

Esos shots motivaron a Luna a ir a la pista de baile, pero no sin Alexia. Ella agarró sus manos con una sonrisa divertida en lo que la atraía a la pista. Luna levantó una de sus manos para hacerla girar y con una risa encontraron su espacio en la pista para bailar bajo las luces intermitentes. Las manos de Luna acabaron sobre el vestido de Alexia, sobre su cintura, para mantenerla cerca y lejos de esos hombres que siempre se intentaban interponer al ver dos mujeres bailar.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


No todos los héroes llevan capa

23/08/2012 ♦ Discoteca ♦ 20:10 ♦ Luna López
Luna me da el nombre de su bebida que, a simple oída, ni me suena pero eso no impide que me levante de un brinco y camine hacia la barra al ritmo de la música, moviendo la cabeza y las caderas mientras me abro paso entre la gente. Hace tanto tiempo que no salgo a tomar algo sin Simon que me siento extraña y agradablemente nerviosa. No sabía nada de la chica con la que estaba salvo su nombre y que tenía unos tatuajes increíbles y, eso lo hacía todavía más interesante.

Pido las bebidas al camarero que parecía no dar a basto pero que, entre servir y cobrar, es capaz de hablar con algunos clientes. Me parece tan asombroso que cuando me da las bebidas le dejo algo de propina sobre la barra esperando que la gente no fuese tan mala como para robarla. De esa manera, vuelvo a la mesa en la que Luna espera pacientemente y, cuando voy a dejar las copas sobre la mesa, toma la mía y le da un trago. Era un suave combinado de vodka y soda de limón, no muy cargado y con bastante hielo. Ella ríe y yo la acompaño cuando, ahora si, toma la bebida correcta. Tomo asiento y le doy un pequeño sorbo al vaso para ver como Luna me ofrecía el suyo.

-Venga vale... - Digo a la vez que agarro su copa y veo como, segundos después, se levanta para perderse entre el gentío. Miro la copa. Miro la gente bailando. Me encojo de hombros y le doy un pequeño sorbo para arrugar la cara como si hubiese chupado un limón. Yo solo había bebido vodka en pocas cantidades y algún que otro licor dulce pero aquello era literalmente como su nombre decía: Fuego con Coca-Cola.
Y, tras unos pocos minutos, veo llegar a Luna cargada con una bandeja con dos vasos de chupitos que miro recelosa. Nunca había bebido tequila y la verdad es que el olor no me gustaba mucho pero, ¿qué demonios? Habíamos salido a divertirnos ¿no?... Pero Luna parecía tener mucha más prisa por divertirse que yo, ya que tan rápido como se termina su copa, se bebe el chupito y ya esta arrastrándome a la pista sin apenas haberme dado tiempo a darle un par de tragos más a la copa... Pero me río, me divierte su entusiasmo y se me hace contagioso y fácil de llevar.

Giramos por la pista y nos hacemos con un sitio donde ella posa sus manos en mi cintura y yo sobre sus hombros, sonriéndole ampliamente mientras la música va cambiando de nuevo y la gente salta a nuestro alrededor al son de las parpadeantes luces. Los empujones son constantes pero no molestos para nuestro improvisado baile. La verdad es que bailar era algo que me daba mucha vergüenza.

-Luna... - Le susurro al oído con curiosidad. -Es un nombre curioso. ¿De dónde eres? - Ahí empezaban todas las preguntas sobre su persona. Necesitaba saber algo más sobre ella para no empezar a emparanoiarme sobre si me drogaría y me robaría el sueldo del mes.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB UoGTxLB

Volver arriba Ir abajo

Los cuerpos saltaban al son del sintetizador que daba vida a la música. La luz intermitente dejaba ver pedazos de la hipnotizante escena. La pista se tornaba azul y podía ver una pareja toqueteándose a unos escasos pies de distancia. El tono cambiaba a verde y unas chicas saltaban dejando sus largas melenas bailar por el aire sin control. Todo tomó un exquisito tono rosado cuando la mirada de Luna se posó sobre Alexia que seguía la norma de bailar como si se tratara la última noche de su vida, a su tímida manera. Una sonrisa debió filtrarse antes que las luces se apagaran nuevamente. La latina se apegó a la hermosa muchacha de vestido negro cuando se dio cuenta que llamó su nombre, pero en ningún momento dejó de sentir el efecto de la percusión.

-Puerto Rico, pero viví gran parte de mi vida en Florida. - respondió a su pregunta cerca de su oído para que pudiera escucharla sobre la música. -Oh... ¡Amo esta canción!- exclamó con una sonrisa dándole una vuelta a Alexia para bailar apegada a su espalda.

Luna poseía una gran resistencia al alcohol. Ella era capaz de tomar directamente de la botella y ni siquiera un sonrojo subiría a su rostro, pero esa noche estaba usando de excusa el tequila para soltarse más de lo usual. Luna bailaba sin pensar dejándose llevar por el ritmo que embriagaba a todos en la pista. El montón de chicas que bailaban de manera tan despreocupada captaron la imagen de Alexia con Luna y no dudaron en acercarse. Una rubia se plantó detrás de Luna mientras que una de sus amigas se puso adelante de Alexia. Por alguna razón, quizás una de esas nuevas chicas ordenó, pero llegaron más tragos en pequeños vasos translúcidos.

-Si quieres que se vayan sólo dímelo.- susurró en el oído de Alexia refiriéndose a las nuevas bailarinas que se unieron a su improvisada coreografía. Esperó que Alexia se tornara para poder ofrecerle una sonrisa de confianza cuando la rubia que estaba detrás de Luna la empujó para apegarla a Alexia. -No acostumbras a hacer esto, ¿Cierto?- susurró con esa misma sonrisa. -No te preocupes que yo te cuido.- dijo con una guiñada en busca de darle a entender que no iba a dejar que esa pista de pirañas se la comiera viva, pero quería que diera un chance a la situación porque a veces podía ser divertido salir de la rutina.


No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB ITxibjm

Hapiness:

No todos los héroes llevan capa // Luna Lopez // FB KdjI2k1

Volver arriba Ir abajo


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.