• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 BfaHM5eNo place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 TT9KvUfNo place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 Gubwrm5No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 Gubwrm5
Directorios
No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 NgodK5u

No place like home. [Pipper Hoffman]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdo del primer mensaje :



No llegaron nunca a recoger las plantas medicinales y Angelique había regresado a La Fábrica herida. En definitiva, el viaje de exploración había sido un fiasco.

Marianne estacionó la Chevrolet Silverada en la explanada de entrada del edificio y solo entonces se permitió respirar hondo y tranquilizarse. Al final, se podía decir que no había pasado a mayores: el fuego no las había alcanzado y ambas estaban vivas.
Ya sé que no crees que sea nada grave y que puedes sola —dijo volviendo la vista a su acompañante con cierta curiosidad, había aprendido mucho de Pipper esa tarde— pero de todas formas te acompaño hasta la enfermería, si no te importa —la miró convencida de sí misma y el azul de sus ojos brilló por su seguridad. La de Boston tenía eso, ya desde chica era bien cabeza dura y hacerla cambiar de parecer era todo una batalla perdida.

Marianne se relamió los labios; tenía la boca seca después de la aventura y las horas de manejo. Cuando salió del coche el sol empezaba a bajar para esconderse y a penas si unos pocos cohabitantes salieron a ver quién era que había llegado. Al parecer las médicas no eran las únicas que habían salido esa mañana. Richard no estaba en la entrada, y aunque se fijó a ver si lo veía en la torre de vigilancia, no pudo ver más que a Jonas que miraba al frente. La bostoniana volvió la vista a Pipper.
—¿Estás segura de que estás bien? —preguntó, pero no se refería a la herida específicamente—. Por cierto, creo que aún quedaban inyecciones la última vez que hice el recuento... —y empezó a andar hacia el dispensario.

Volver arriba Ir abajo


Animada, la de Boston se rió de las ocurrencias de Pipper y al final terminó aceptando limpiar el trasto dentro aún si no creyese que un caminante podría hacer tal cosa.

En reversa, Marianne ingresó nuevamente y estacionó en la gran explanada. Con una mano se aferraba al volante, pero con la otra todavía se divertía con la botella de whisky. De no conocerla en lo absoluto, cualquiera hubiera pensado que se trataba de una completa  y absoluta borracha. Pero Pipper y Jonas sabían la verdad.

El dúo se puso manos a la obra y comenzaron a desinfectar el trailer. Todo iba medianamiente bien, teniendo en cuenta que tenía un pequeño ardor en la nariz y las manos resecas por la cantidad de productos que estaban utilizando. Creía, además, que Pipper ya había olvidado el intercambio de historias. Pero estaba equivocada. Después de la acción y quemar los cuerpos, la médica volvía a la carga. Con el toque en su hombro, la morena alzó la vista a su compañera con curiosidad y una media sonrisa, que desapareció al escucharla. Ni ella tenía idea de cómo había sido.
Mhmm...

Volvió a forzar la sonrisa en un intento de que su amiga no se diera cuenta la cantidad de cosas que le pasaban por la cabeza, y siguió con la tarea de pasar un trapo humedecido en productos por el rincón que apuntaba al sur. Sin mirarla, se encogió de hombros restándole importancia al asunto.
En realidad no hubo nada especial en ello —dijo al cabo de unos segundos y se giró levemente para verla otra vez— Hacía mucho tiempo que viajábamos solos los dos, y habíamos vivido tanto juntos, que... no lo sé, simplemente sucedió...

Y no mentía. No del todo. Había sido casi inevitable el terminar juntos. O al menos eso era lo que creía Marianne, que se había visto obligada por la vida misma a poner la suya en las manos de Richard como jamás lo había hecho con nadie. Era injusto que algo que la hiciera sentir tan bien, en ocasiones la ahogase de culpa y angustia.

Nos costó mucho salir de nuestros papeles... los antiguos, quiénes eramos antes —murmuró en un pensamiento que se expandió en un silencio, no se suponía de dijera eso—. Como un año. Ya sabes, yo era prácticamente su subordinada. Y ya sé qué estás pensando, pero jamás pensé en él así —se sonrió, a sabiendas de que Pipper jamás le creería, pero igual lo intentó— No me mires así. De verdad lo digo, yo nunca... —antes solo estaba el padre de su hija.

Y tras ese pensamiento, Marianne volvió a bloquearlo.

—¿Recuerdas ese juego de universidad? Yo nunca... ¡yo nunca tuve un día entero de buen sexo después de librarnos de una de esas hordas de podridos! —había encontrado la botella de whisky con lo poco que le quedaba, y le dio un buen trago. Después se la pasó a Pipper, a ver qué hacía... aparte de seguramente volverse roja como un tomate, claro.

Volver arriba Ir abajo

Escuchar las historias de romance de otros comenzaba a ser un nuevo Hobbie para ella. Primero con Gilbert y Verenice; y ahora era el turno de Marianne, aunque esta le explicara que no tenía nada de emocionante o extraordinaria su historia, a Pipper le seguía pareciendo lindo que se dieran la oportunidad de amar de nuevo aún en medio de toda aquella adversidad.

El limpiar aquel viejo trasto en compañía y con la complicidad de su amiga, hizo que todo el proceso fuera micho más ameno y se sintiera más rápido que en cualquier otra situación en la cual le tocara hacerlo a ella sola. -No es justo que yo te haya contado todo mi drama y tú me digas que el tuyo no tuvo nada de especial. - La traumatologa soltó aquello con esa risa suave y dulce tan típica de ella; risa con la cual todos en la fábrica la identifican.

Su mano siniestra se movía con fuerza sobre una mancha hasta hacerla desaparecer, y un estornudo anunciaba su llegada en los próximos minutos con un ligero hormigueo en las fosas nasales. Movió con suavidad su nariz mientras se rascaba con suavidad la punta de ésta usando el dorso de su otra mano. Si bien antes olía a putrefacción y muerte, ahora la lejía era el principal olor y le recordaba al hospital.

Justamente cuando se levantaba de las cuclillas en las cuales se encontraba para pedirle a Marianne la botella de licor, la escuchó hablar de aquel viejo juego y sólo pudo sonrojarse y echarse a reír de nuevo antes de tomar la botella y pensar un poco que diría. - Yo nunca he pasado toda la noche haciendo el amor con mi novio que entró a hurtadillas mientras mis padres dormían en la habitación de al lado. - El sonrojo no descansaría en ella ese día al parecer. Con una nueva risa tomó otro sorbo y regresó la botella para seguir con aquel juego. Estaba segura que aquello terminaría muy bien para ambas. Aunque se les fuera un poco más la lengua.


No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 RBNmn9G
LIPPER ♥️:
No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 9oVV5Ld

Volver arriba Ir abajo

Marianne miró de reojo a su compañera y se encogió ligeramente de hombros, no sin esconder una media sonrisa en su comisura izquierda antes de emitir una risilla divertida.
¡Ah! Pero eso es porque eres una romántica empedernida, mi querida amiga —la acusó divertida con la intención de alivianar la idea.

Pero al fin y al cabo no mentía. Marianne nunca había sido especialmente romántica. Al menos no de esa manera tan... Pipper. No hacía falta ni que lo dijera, se podía ver en cómo los ojos le brillaban al hablar de León. La de Boston, por otro lado, siempre había sido un poco más pragmática. O al menos así siempre se había definido. Y en definitiva lo era lo suficiente como para dejar de creer que alguna vez encontraría a Evan de nuevo. No iba a suceder después de tantos años. No tras todo lo que ocurrido. Por eso había optado por encerrar su vida anterior en una cajita pequeña que no pudiera ya dolerle, y comenzar una nueva con Richard. Su actual compañero.

Realmente agradeció que el juego hubiera significado una pequeña distracción para Pipper, y aunque Marianne había dejado ya de frotar las paredes, por ponerle atención a ella, volvió a humedecer el trapo que utilizaba con el producto de limpieza más como un acto reflejo que por seguir con su trabajo.
El frío empezaba a colarse entre las puertas del trailer y Marianne vociferó una risotada, de esas que no eran común en ella, al escucharla. Pero al hacerlo no tuvo más opción que beber también.
Intentó no pensar en sus viejos amoríos de adolescencia, los había tirado al mismo tarro a todos al haber conocido a Evan... y ahora esa vida estaba tan lejos que le provocó cierta nostalgia. Pero no se dejó vencer por ella.

¡Y yo nunca tuve tantas ganas de terminar con esto! —y para mayor énfasis tiró el trapo contra una de las paredes, que por lo húmedo se pegó a ella unos pocos segundos antes de caer al suelo con un sonido tipo ¡plof!bueno, ¿Qué? Yo creo que ya quedó bastante bien, ¿no? —se agachó para recoger el trapo. Las paredes limpias y olor a nuevo. Una buena adquisición.
¿Cómo estás del brazo? No te duele, ¿o sí?

Volver arriba Ir abajo

¿Tenía como negarlo? Aquello de que es una romántica empedernida… No, realmente no tiene como negarlo. Lo es y nada se puede hacer con ello, cada quien debe aceptar sus verdades. Y ella desde sus tiempos de primeros y dulces amores con Leon ha sido así de cursi y romántica.  Muy a pesar de todas las cosas que podrían y tienen en común las dos doctoras, está segura que en temas del corazón son polos apuestos, mientas Pipper sueña despierta con su caballero de brillante armadura Marianne vigila que todo a su alrededor esté bien y mantiene sus pies en la tierra.

Miró a su compañera reír mientras ella reía también. Momentos como aquel serian invaluables para su memoria, pero no por eso Pipper dejaría ir aquellos cuentos que le habían prometido y que seguro las harían disfrutar aún más. Al ver el lanzamiento del trapo volvió a reír para asentir de forma enfática, ella también quería terminar con aquello y seguir con la juerga y más al rato despertar a Leon… para bueno… pasar el rato, si… eso. —Estoy bien, no te preocupes por mí, esto ya quedó, tienes razón, así que mejor terminemos con esa botella, y sigamos a lo nuestro, que tú ya sabes todos mis líos amorosos y yo no exijo menos. —Aquellas palabras salieron de la boca de la dulce doctora como si ella realmente exigiera algo… se mantuvo con fachada seria por unos segundos, hasta que volvió a reír revelando sus verdaderas intenciones.

Se bajó del trailer de un saltó comenzando a tomar todos los cachivaches que llevó para limpiar el cachivache mayor. —Guardemos esto y ya mañana acomodamos el trailer, o dejamos que Marcus se vuelva loco preguntándose de donde salió. —Oh… el profesor, tan querido por todos, aunque algo insoportable para algunos. Emprendió su paso directo al almacén junto a su amiga y dejando que esta llevara lo más importante para las dos en aquel momento… la botella de Whisky. —¿Y bien? ¿Qué tórrido romance tienes para contarme? Porque estoy segura que tú tienes más levante que yo. — Y para nada aquella frase significaba una falta de autoestima, sino que la doctora ha sido toda su vida muy penosa, y sus amores han sido contados y demasiado románticos.


No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 RBNmn9G
LIPPER ♥️:
No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 9oVV5Ld

Volver arriba Ir abajo

No place like home. [Pipper Hoffman] - Página 2 Empty Re: No place like home. [Pipper Hoffman]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.