• Welcome
  • Basic
  • Extra!

Estás solo, todo está destruído, la muerte quiere cazarte. Has sobrevivido al fin y eso no es todo: esta guerra sigue en pie, pues el fin supone un nuevo principio, uno más tormentoso donde tendrás que demostrar lo que vales. ¿Crees poder sobrevivir?, si no... Abandonad toda esperanza aquellos que os adentráis en este nuevo, virulento y destrozado lugar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 19 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 17 Invitados

Sayaka Bell, Will Shafter

[ Ver toda la lista ]


Élite
Magic WordsRhys Hawkins [Memories] FUBshBwTime Of HeroesExpectro Patronum
Hermanos
Directorios
Rhys Hawkins [Memories] Tumblr_inline_p5k38cr2B21szqopu_500Rhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5XcRhys Hawkins [Memories] SH3v5Xc

Rhys Hawkins [Memories]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rhys Hawkins [Memories] Empty Rhys Hawkins [Memories]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Lun 18 Mar 2019, 05:17

Rhys A. Hawkins


04/12/2012 • Comisaría de Chicado, Illinois

Una vez aparcó su camioneta Jeep Wrangler, descendió de ella y se adentró a la comisaría— Buenos días, George —saludó al recepcionista y el saludo fue recíproco, él se encontraba como siempre, ajustando su pequeña radio, realmente tenía gustos anticuados. Le sonrió y continuó caminando hacía la oficina del capitán al mando, en pocas palabras, su jefe directo. Intentó controlar su respiración mientras tocaba la puerta, dando leves golpes con sus nudillos, obteniendo una orden de pasar segundos después—. Adelante —al escuchar aquello, tomó la manija de la puerta y se adentró a la oficina—. Hawkins, perfecto. Justo te iba a llamar para aclarar que hubo un cambio de planes. Hoy te toca patrullar el barrio de Ravenswood durante tu turno. Por cierto, ¿por qué no estas portando tu uniforme? —Rhys llevó una de sus manos a su nuca, rascando la zona debido a los nervios—. Capitán, en realidad... venía a ver si me había otorgado el permiso de tener hoy y mañana libres. Quiero ir a Ohio a ver a mi familia, porque con eso del brote... estoy algo preocupado.

El señor dio una media sonrisa, negando con la cabeza—. Rhys, no hagas caso de las noticias, muchas son engañosas. New York es una de las ciudades más importantes del país, ¿tú crees que la dejarán caer? Obvio no. Te aseguro que mañana a primera hora anunciarán que todo está bien, después de todo, no tratarla significa perder más ciudades —aún ante esas palabras, el castaño quedó callado y levemente cabizbajo, su mente seguía negando aquello, no podría estar tranquilo hasta que viera a su madre y asegurarse de que ella está bien—. ¿Qué hay del día libre? Hice la solicitud —sonó severo, casi como si exigiera aquello, el jefe le miró con el ceño fruncido, poco importándole la situación de su empleado—. Bueno, te daré el día libre mañana y pasado mañana. Pero hoy te necesito en tu puesto, así que ve a los casilleros a cambiarte y ponte en marcha como el oficial que eres. Recuerda que estás a nada ser ascendido a detective, no lo vayas a arruinar... —Rhys soltó un pequeño gruñido ante eso y sus cejas se bajaron, podría jurar que eso había sonado como amenaza. No obstante, no podía ponerse al brinco con su jefe, así que después de un momento asintió—. Entendido —susurró, saliendo de la oficina y cerrando la puerta con parcial fuerza.

Fue al área de casilleros, sacó del suyo todo lo necesario para uniformarse y comenzó a cambiarse la ropa. Ya que se alistó, salió de nuevo a la zona de armas, donde tomó su pistola de 9mm, un par de cartuchos, el paralizador eléctrico y su bastón policial. A continuación, tomó las llaves de su vehículo de policia y avanzó para salir de la estación, pasando de nuevo por donde estaba el recepcionista. Allí, se percató de que una de las agujetas de sus botas estaba suelta, así que se agachó y procedió a amarrarla. De un momento a otro, miró el radio de George, concentrándose en lo que decía.

"Las Vegas, Los Angeles, Washington D.C. Maryland y entre otro sin fin de ciudades están siendo arrasadas por el virus que convierte a las personas en caníbales. Aún no se encuentra alguna cura o manera de detener su expansión, si la cosa continua así, las estadísticas indican que solo quedan unos pocos días para que se extienda al resto del país."

Los ojos de Rhys se abrieron como platos, quedando atónito—. Madre... —se puso de pie y salió corriendo hacía el estacionamiento, fue a su camioneta, no podía garantizar que el auto policial tenía el tanque de gasolina lleno, pero su vehículo propio si lo tenía. Porque, evidentemente, iba camino a Ohio.


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

Rhys Hawkins [Memories] Empty Re: Rhys Hawkins [Memories]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Lun 18 Mar 2019, 07:08

Rhys A. Hawkins


04/12/2012 • Hamilton, Ohio

Vamos... vamos... —refunfuñó, ya iban aproximadamente seis horas de viaje a toda velocidad, realmente se exponía y le costaba manejar a 200km/h. En su camino ya se había topado con, al menos, una docena de infectados caminando sin rumbo por las carreteras, así que pidió internamente el deseo de que Ohio estuviera limpia, libre aquella infección. Supo que no le faltaba mucho cuando a los pocos minutos, dejó atrás el letrero metálico de "Bienvenido a Ohio" y comenzó a adentrarse en la ciudad, por lo que tuvo que bajar la velocidad a una decente, que le permitiera tomar curvas cortas y esquivar otros autos.

¡Joder! ¡No! —bufó a todo volumen en cuanto observó personas corriendo y huyendo de pequeñas hordas de zombies. Sabía, que probablemente esos pequeños grupos de no-muertos no tardarían mucho en volverse enormes hordas, una vez más mientras conducía, sacó su celular y entró a los números frecuentes, marcando al celular pero de nuevo, ese número no estaba disponible. Lo mismo con el número del teléfono de su vieja casa—. ¡Fuera del camino, malditos bichos! —no le importó atropellar a un par de zombies en su camino, dejando sus retros regados por el pavimento.

No tardó mucho en llegar a la ciudad donde pasó toda su infancia y adolescencia: Hamilton. Condujo y aparcó la camioneta frente a su antigua casa, dejándola toda mal aparcada antes de descender. En esa calle había dos zombies no muy lejos del castaño, quienes ante que el vehículo provocó, se giraron dispuestos a acercarse con toda el hambre del mundo. Rhys solo había escuchado de ellos por televisión y nunca había visto uno en persona, hasta ahora—. ¡Alto o disparo! —amenazó al sacar de su costado la pistola y apuntarles. Su aspecto era monstruoso, pero al final, seguían luciendo humanos, en la mente del castaño aún había esperanzas de hacerles razonar—. ¡No me hagan abrir fuego! —debido a que faltaban solo algunos metros para que esos caminantes llegaran a él, decidió abrirles fuego, repartiendo una bala en el pecho de cada uno.

Los zombies dieron pasos en retrocesos ante los impactos de bala, pero no tardaron mucho en retomar el paso hacía el varón. El castaño apretó la mandíbula y apuntó hacía un punto donde no estaba permitido, solo en casos de emergencia... la cabeza. De nuevo, repartió una bala en cada frente y los no-muertos cayeron inertes al suelo.

Parpadeó un par de veces viendo como la sangre brotaba de esos cuerpos, intentando hacerse la idea e que no había matado adolescentes, ya que ninguno de los dos tenía mas de quince años. Corrió e intentó abrir la puerta de la casa, pero se encontraba cerrada, buscó sus viejas llaves en su llavero y quitó el seguro, pero aún así la puerta no podía ser empujada. Rhys dio pasos en retroceso, tomó impulso y corrió, abriendo la puerta de una patada y provocando un fuerte golpe contra el suelo.

Se asomó y era que, había un librero bloqueando la puerta, de igual manera el sofá había sido acomodado de forma que bloqueara la ventana de la sala de estar y otro mueble la del comedor. En parte, eso generó alivio en él, significaba que su madre había prevenido toda entrada de esos monstruos, ella estaba a salvo—. ¿Mamá? —llamó en voz alta, repitiéndolo tras asomarse a la cocina y luego, al estudio, donde no encontró a nadie. Por lo tanto, optó por subir las escaleras hasta llegar a la recámara de sus padres, tomó aire y de nuevo intentó abrir la puerta, pero tenía seguro—. ¿Mamá? ¡Soy yo, Rhys! ¡Alex! —nombró su apodo, debido a que su madre solía llamarle de aquella manera. Al notar que los segundos pasaron y no obtuvo una respuesta, intentó forzar la manija a fuerza bruta—. Por favor, ¡tenemos que irnos lo más pronto posible!

De nuevo, retrocedió en reversa solo para tomar impulso y romper el seguro de la puerta de una patada, obligándole a abrirse. Se introdujo a la habitación y se encontró a su madre de espaldas, mirando hacía la ventana. Soltó un suspiro, aliviado de al fin verle que estaba bien, caminó hacía ella y le tomó del brazo—. Vamos, entre más rápido salgamos de aq... —su hablar se cortó en cuanto su madre volteó la cara y él hizo contacto visual con ella.

Eso no era su madre.


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

Rhys Hawkins [Memories] Empty Re: Rhys Hawkins [Memories]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Vie 22 Mar 2019, 10:40

Rhys A. Hawkins


04/12/2012 • Hamilton, Ohio

Instantáneamente le soltó con velocidad y retrocedió hasta que su espalda chocó contra la pared de la habitación, estaba perplejo y congelado, hasta su respiración se había acelerado del impacto—. ¿M-Mamá? —murmulló entrecortado, a lo que ella respondió girándose hacía él con torpeza, dando quejidos y estirando sus brazos hacía el castaño mientras comenzaba a dar pasos impulsivos. Ella estaba pálida, demacrada y con la mirada en blanco, es como si hubiera dejado de ser humana y se hubiera convertido en un cadáver ambulante.

¿Qué te sucede? —en el fondo, él lo sospechó desde que observó su aspecto cara a cara. Saber que ella ya no era más su madre, si no, un monstruo creado por el virus de Umbrella que solo tenía su cuerpo como huésped, lo único que quedaba de ella, era parcialmente su aspecto físico. Por otro lado, ella era la mujer que más amaba en el mundo, aquella que lo crió y le dio todo durante su juventud, se esforzó por él y trabajó para darle lo mejor que estaba a su alcance. Algo de ella tenía que quedar allí, quizás, él podría hacerla regresar, hacerla reaccionar—. Vamos, estarás bien, solo... solo déjame ayudarte, ¿sí?

Segundo tras segundo, ella estaba más cerca, haciendo que Rhys entrara aún más en pánico, pues se encontraba sin saber que hacer—. Buscaremos una cura y te pondrás bien, solo tienes que venir conmigo y... ¡Agh! —esa queja se escapó de su boca en el momento que se madre se lanzó hacía él, donde Rhys reaccionó deteniéndola con una mano en el cuello y otra en su hombro izquierdo. Ella le había prensado fuertemente de los hombros y su mandíbula se abría y se cerraba una y otra vez con una fuerza tremenda, mientras intentaba llegar al cuerpo de su hijo con desesperación.

¡Maldición, detente! ¡Corta el rollo de una vez! —refunfuñó entre dientes, entretanto forcejeaba con ella. Realmente, no recordaba que su madre fuera tan fuerte, le estaba costando algo de trabajo detenerla para no ser mordido—. ¡Por favor, no quiero hacerte daño! ¡Eres a la última persona que querría dañar! —sus ojos se humedecieron en cuanto ella se tornó más insistente y puso más fuerza, no le quedaba más opción, dio un rugido y empujó con mucha fuerza a su madre, haciéndola caer de espaldas al suelo.

Lo siento... lo siento... —murmulló al verla que se había golpeado la cabeza en el impacto, quitándose las lágrimas acumuladas en sus ojos con la mano. Una idea se le cruzó por la mente, la cama de esa habitación era antigua y rustica, aquellas ultra pesadas que costaba mucho moverlas, por lo que decidió sacar las esposas de su bolsillo y, antes de que ella pudiera reaccionar, esposó la muñeca de su madre en el marco de la cama. Ella se puso de pie una vez más e intentó llegar a él, pero las esposas se lo impidieron, por lo que solo estiraba su mano libre hacía él mientras daba aquellos quejidos de ultratumba.

Suspiró un momento de alivio, pero igual eso no le quitaba la tristeza y pesadez que sentía, se negaba a aceptar que algo así estaba sucediendo, no podía perderla. Se percató de la presencia de una hoja doblada sobre la cama, por lo que se acercó y la tomó entre sus manos.

¿Qué es esto...?


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

Rhys Hawkins [Memories] Empty Re: Rhys Hawkins [Memories]

Mensaje por Rhys A. Hawkins el Sáb 23 Mar 2019, 06:41

Rhys A. Hawkins


04/12/2012 • Hamilton, Ohio

Miró dudosamente a su madre, quien seguía con el brazo extendido hacía él dando leves quejidos y no cesaba en sus intentos de llegar al castaño, parecía que aquellas esposas estaban haciendo bien su trabajo al dejarla contenida al marco metálico de la cama.

De nuevo, concentró su atención en la hoja en su mano, desdoblandola y descubriendo que aquello era una nota, más bien, una carta. Esa caligrafía definitivamente era de su madre, aunque por como estaba escrita pudo deducir que lo hizo con prisa, más bien, desesperación. Se concentró y comenzó a leer aquello.

Faith Amy Hawkins escribió:Se que eres necio y testarudo, aunque todos te digan que Ohio está perdido y ni el F.B.I. puede hacer algo para combatir ese virus, tú vendrás a buscarme, lo sé. Me encontraba en mi trabajo cuando la ciudad comenzaba a descontrolarse, Bruce se había quedado el auto por el día de hoy, así que me vine en transporte público.

Intenté volver a casa sin ser vista e ir lo más rápido que mis piernas me lo permitían. Sin embargo, uno de esos monstruos logró alcanzarme y me mordió el hombro. Logré empujarlo para quitarlo de encima mío y seguí mi camino hasta llegar a casa, no sé que tan rápido el virus haga efecto, pero sé que solo me quedan horas por delante antes de... convertirme en una de esas cosas.

Hijo, se que puede sonar muy egoísta, pero quiero pedirte dos últimos favores. El primero, es que entiendas que aunque me pierdas, tienes que sobrevivir y seguir adelante, nada dura para siempre y estoy segura de que este problema tampoco durará mucho tiempo, así que vive para ver ese futuro, por mí.

El segundo... te pido que entiendas que nadie desea acabar como un monstruo, será como si mi verdadera yo esté atrapada en el interior de mi cuerpo y en el exterior solo esté ese desagradable virus que me convierte en una bestia sin juicio alguno. Así que... por favor, te lo pido por lo que más quieras, pero no dejes que acabe así. Te pido, que acabes con ese exterior que me domina, porque eso que verás, ya no seré yo. Cuando leas esta carta, tu madre ya se habrá ido y necesitas, debes acabar con ese monstruo que tienes en frente para darme ese descanso.

Recuerda que eres muy, muy fuerte y puedes con cualquier cosa que la vida te ponga como obstáculo, porque tú soportas los golpes que esta da como nadie lo ha hecho. Perdóname si en algún momento te fallé o te hice enojar, siempre pensé en lo mejor para ti y, creo que a pesar de ser una mujer llena de errores, tuve el regalo de tener a un niño hermoso que crié hasta que se convirtió en todo un hombre maravilloso. Recuerda que siempre estaré contigo, aunque no sea físicamente, porque te amo mucho y eres lo más valioso que la vida me regaló.

Por favor, no olvides estas palabras y, te pido cumplir mi ultima voluntad.

Con amor, mamá.

Un par de gotas cayeron en la hoja y la humedecieron. Allí se encontraba uno de los agentes de policías más respetados de la ciudad, luchando por no soltar sollozos, pero su lucha contra las lagrimas era en vano, le habían gano y fluían como ríos de sus ojos—. Perdóname tú a mí, si nunca me hubiera ido a Chicago, podría haberte sacado de aquí y ahora mismo estarías viva. —expresó, pero fue casi inentendible debido al llanto—. Fuiste mi motivación para muchas cosas, fuiste mi heroína siempre, podías con todo y nada te detenía —tomó aire, intentando recuperar el aliento, mientras retiraba las lágrimas de su rostro con su puño.

Eres la persona más valiosa para mí también, después todo, eres mi única familia y... ahora tengo que decirte adiós... —sonó quebrado, totalmente entrecortado. Cerró los ojos un momento, dando un minuto de silencio mientras recordaba todos los momentos felices que pasó a lado de su madre, agradeciendo cada uno de ellos en su mente y, finalmente los abrió de nuevo, mientras deslizaba su mano a la funda de su pistola, terminando sacándola.

No te preocupes, prometo cumplir todo lo que me pediste, o al menos, lo intentaré... gracias por todo, en serio —dijo, mientras levantaba el arma y apuntaba hacia la cabeza del zombie—. Te amo, mamá.

Cerró los ojos de nuevo y tras unos breves segundos, tiró del gatillo.


I find it kind of funny.

I find it kind of sad.
But in a mad world, only the mad are sane.

Volver arriba Ir abajo

Rhys Hawkins [Memories] Empty Re: Rhys Hawkins [Memories]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.